Publicidad

"El Burro" Herrera a juicio por robo de vehículos

En marzo de 2011, El Faro publicó una investigación que revelaba la existencia de un cártel en el occidente del país dirigido, principalmente, por tres personas: los empresarios José Adán Salazar ("Chepe Diablo"), Juan Samayoa, alcalde de Metapán, y Roberto Herrera, "El Burro". La tarde de este martes, un juzgado de Santa Ana ordenó enjuiciar a Herrera por dirigir una banda de robacarros.

Efren Lemus

 
 

Un juzgado de Santa Ana ordenó la tarde de este martes que el empresario Roberto Herrera Hernández, conocido como “El Burro" Herrera, expresidente de la Feria Ganadera de Santa Ana y presunto integrante del Cártel de Texis, enfrente un juicio por dirigir una banda de robacarros que, en los últimos tres años, cometió seis atracos en Santa Ana, Ahuachapán y Santa Tecla.

Según la Fiscalía, Herrera dirigía un grupo de ocho personas que se encargaban de ubicar, vigilar y atracar camiones y pick ups todoterreno. El 4 de diciembre de 2012, por ejemplo, cerca de una cooperativa de microbuses en Candelaria de la Frontera, Santa Ana, miembros de esa banda simularon que estaban interesados en comprar un pick up, pidieron conducirlo para verificar sus condiciones y se dirigieron hacia una zona desolada de Ahuachapán, donde sacaron sus armas y le pidieron al dueño que se bajara.

Luego del robo, los vehículos eran trasladados hacia una propiedad de Edwar Ruiz Dorat, identificado por las autoridades como el segundo al mando de la banda. Ahí les alteraban los números de chasis y, cruzando puntos ciegos de la frontera, trasladaban los vehículos hacia Guatemala. Además del robo de los vehículos, en algunos casos las víctimas dijeron a la Policía que también fueron despojadoa de sus pertenencias.

Herrera rechaza su participación en esos delitos. Su estrategia durante la audiencia fue intentar desacreditar la declaración del testigo clave “Guardiola”, exmiembro de la banda que confesó sus delitos a cambio de no ser juzgado. Herrera cuestionó que el testigo clave tiene un amplio historial de delitos; que, incluso, en Estados Unidos fue capturado por el tráfico de 19 kilogramos de cocaína y que cada vez que es detenido pide criterio de oportunidad e involucra, según él, a personas inocentes.

El Juzgado contra el Crimen Organizado, sin embargo, desoyó los argumentos de Herrera y ordenó un juicio contra él y otras cinco personas: Edwar Ruiz Dorat, Carlos Posada, Jorge Roberto Cerón, Dolores Herrera y Jacquelin Cordero de Pimentel, por los delitos de robo agravado, encubrimiento y agrupaciones ilícitas.

La resolución judicial fue favorable para otros tres procesados. El enfermero Jaime Sandoval fue exonerado porque demostró con documentos que el día en que sucedió el delito que le recriminaban, él se encontraba laborando en el Hospital Nacional de Santa Ana. José Wilver Salazar y Jason Galán Ruano fueron sobreseídos provisionalmente porque se les procesaba por hechos ya juzgados. Es decir, usando a los mismos testigos, las mismas evidencias, se les abrió un expediente en el Juzgado Segundo de Instrucción de Santa Ana.

Los casos pendientes de Texis

En mayo de 2011, El Faro publicó un reportaje que daba cuenta de la existencia del Cártel de Texis, constituido por un grupo de empresarios, políticos, policías y pandilleros que se dedicaban al trasiego de droga en el noroccidente de El Salvador. Los pilares de la investigación fueron tres informes de inteligencia del Estado que señalaban a Roberto Herrera, “El Burro”; José Adán Salazar, “Chepe Diablo”; y Juan Umaña Samayoa, alcalde de Metapán, como los principales involucrados.

Dos años después de la investigación, la Fiscalía ordenó la captura de Herrera por hurto y robo de vehículos. Ese proceso judicial no está finalizado: un juzgado contra el crimen organizado de San Salvador tiene programada para el 4 de septiembre una audiencia contra Herrera y otras 19 personas por robo y hurto de vehículos en diferentes puntos del Gran San Salvador.

En el Juzgado Especializado B Herrera enfrenta otro proceso judicial por el delito de tráfico de drogas. El caso se puede resumir así: dos agentes encubiertos de la Policía llegaron hasta el lago de Güija, le dijeron a unos lancheros que querían comprar cocaína y al paso de varios meses, tras varias reuniones con pequeños distribuidores, lograron una reunión con “El Burro" Herrera.

En una de esas conversaciones, Herrera dio, según la investigación de la Fiscalía y la Policía, algunas luces del involucramiento del empresario José Adán Salazar en actividades de narcotráfico.

—El cabrón de Chepe Diablo me ha dado la espalda, no me quiere dar más carga (paquetes de cocaína) por la bulla mierda de El Faro —dijo Herrera, según los documentos judiciales.

La Fiscalía no incluyó en la acusación por narcotráfico a Chepe Diablo, un empresario hotelero, exdirigente deportivo y dueño de seis gasolineras. Contra él, las autoridades solo abrieron un expediente judicial por evasión de impuestos, pero el empresario acordó con el Ministerio de Hacienda pagar una multa de 583 mil 734.82 dólares.

Por evasión de impuestos también fueron procesado el alcalde de Metapán Juan Umaña Samayoa y su hijo Wilfredo Guerra, pero ellos también acordaron con el fisco pagar una multa de 912 mil 997 dólares por impuestos que evadieron durante los años 2010 y 2011. El caso ya está cerrado.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad