Publicidad
Testigo describe ante juez rol de diputado Rivera Monge en red de narcos
0000013703
testigo-describe-ante-juez-rol-de-diputado-rivera-monge-en-red-de-narcos
https://elfaro.net/es/1048/noticias/0000013703-testigo-describe-ante-juez-rol-de-diputado-rivera-monge-en-red-de-narcos
text-0000013703_testigo-describe-ante-juez-rol-de-diputado-rivera-monge-en-red-de-narcos
Wilver Rivera Monge
wilver-rivera-monge

Nacionales
https://elfaro.net/es/noticias

noticias
/es/noticias

Testigo describe ante juez rol de diputado Rivera Monge en red de narcos

El diputado suplente del PCN-Pes Wilver Alexander Rivera Monge fue señalado por un testigo como miembro de una red de narcotráficantes en una rueda de reconocimiento de fotografías en presencia de un juez. Este reconocimiento completó una confesión judicial previa del mismo testigo, que apunta a Rivera como una persona que facilitaba vehículos y lavaba dinero de la organización. Con las mismas pruebas la Fiscalía ha ordenado la captura de otros señalados en la misma trama, pero no ha requerido contra el suplente del diputado Reynaldo Cardoza.

Efren Lemus y Óscar Martínez

 
 

El testigo clave que delató a la red de narcotraficantes de Jorge Ernesto Ulloa Sibrián, El Repollo, reconoció en una rueda de fotografías ante el juez del caso al diputado suplente por el departamento de Chalatenango, Wilver Alexander Rivera Monge, y lo identificó como una persona que lavaba dinero y facilitaba vehículos para el trasiego de cocaína. El diputado goza de libertad, asiste ocasionalmente a la Asamblea Legislativa y, aunque niega públicamente cualquier vínculo con la organización que dirigía el empresario Ulloa Sibrián, el reconocimiento en fotografías confirma que la investigación en su contra transcendió del despacho de policías y fiscales y llegó ante un juez, que autorizó indagar su posible involucramiento en narcotráfico. La Fiscalía, que ya ordenó el arresto de 15 personas gracias a ese mismo testimonio, no ha requerido al diputado, que fue electo en 2012 por la coalición PCN-Pes como suplente del diputado pecenista Reynaldo Cardoza, vinculado por investigaciones policiales a otra red de narcotráfico, el cartel de Texis.

"Se preguntó al testigo si entre las personas mostradas se encontraba la persona que manifestó poder reconocer en el acta precedente, expresando en sentido afirmativo, señalando al número 5, lo cual se cotejó con la información presentada al juzgado, por lo que el imputado sí fue reconocido", consigna un acta que firmó el juez noveno de paz de San Salvador, Romeo Aurora Giammattei, al mediodía del 3 de septiembre de 2012.

Las autoridades le mostraron al testigo clave una lámina con las fotografías de seis personas, con características físicas parecidas a las del diputado Rivera Monge. A cada fotografía se le asignó un número y el testigo debía señalar a quien había descrito en una entrevista previa: un hombre de piel blanca, pelo negro liso, complexión doble, como de unos 1.75 centímetros de estatura y de 47 años de edad. El juzgado también le pidió detallar como había conocido al sospechoso y cuál era la participación de este en el delito investigado.

—¿Ha visto con anterioridad o posterioridad al hecho cometido a esta persona, y si la ha visto personalmente o por otro medio?

—Personalmente —respondió el testigo.

—¿En qué hechos ha participado esta persona? —preguntó la autoridad judicial.

—Le lavaba dinero al señor Ulloa y proporcionaba vehículos a la estructura para lo ilícito, y de tipo personal al señor Ulloa —resumió.

Ulloa es El Repollo. El Repollo es un empresario que fue capturado en la zona 10 de Guatemala el 16 de marzo de 2013, por infringir la Ley de Migración. Su expulsión de ese país solo fue el punto final a un operativo binacional para encarcelarle como sospechoso de importar unas 16 toneladas de cocaína desde Panamá y Costa Rica, para luego moverlas hacia Guatemala y los Estados Unidos.

En esa red, según aseguró el testigo criteriado ante un juez, participó el diputado Rivera Monge. El testigo lo dijo primero en una declaración y lo ratificó después al señalar la fotografía 5; esa fotografía, según los registros del Juzgado Noveno de Paz corresponde a la extraída del documento de identidad de Wilver Alexander Rivera Monge, un nombre que suena familiar para los investigadores antidrogas.

Esta es la lámina con fotografías en la que el testigo reconoció al número cinco como miembro de la red de narcotráfico, o sea al diputado Wilver Alexander Rivera Monge.
 
Esta es la lámina con fotografías en la que el testigo reconoció al número cinco como miembro de la red de narcotráfico, o sea al diputado Wilver Alexander Rivera Monge.

Tres veces mencionado...

La primera vez que la Policía documentó la posible participación del diputado suplente Rivera Monge en actividades de narcotráfico fue el 17 de octubre del 2007, cuando la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) informó que un salvadoreño detenido en aquel país estaba facilitando información sobre un grupo de salvadoreños, costarricenses y nicaragüenses que "suministraban logística para transporte, almacenamiento y envío de alijos de droga como de remesas de dinero".

El informante de la DEA dijo que el líder de la organización en El Salvador era El Repollo. También dijo que "Wilver", el dueño de un autolote, colaboraba con la red. Aunque el informante no proporciona el nombre completo, la dirección que proporcionó del autolote coincide con una propiedad que Rivera Monge tiene en San Salvador.

Según la DEA, la organización de la que forman parte El Repollo y el diputado Rivera Monge estaba formada en 2007 por unas 120 personas. Uno de los primeros decomisos que se documentó y relacionó con esta estructura fue la incautación de 366 kilos de cocaína el 17 de enero de 2008. Los paquetes de cocaína fueron encontrados flotando sobre una lona, alrededor de la embarcación Eduardoño, a dos millas de la costa en Limón, Costa Rica. La lancha había sido enviada desde Colombia y el destino del alijo era El Salvador.

La DEA entregó esos datos a El Salvador y Costa Rica. Las autoridades costarricenses iniciaron una investigación y en 2008 arrestaron a un grupo de policías y empresarios por narcotráfico y lavado de dinero. El Salvador también abrió una investigación. A mediados del 2008, fiscales salvadoreños pidieron informes de una serie de inmuebles, llamadas telefónicas y registros de vehículos, pero para que la investigación llegara a la etapa de las capturas tuvieron que pasar seis años.

El 23 de junio de 2008 los fiscales salvadoreños pidieron un informe al Centro Nacional de Registro (CNR) sobre los inmuebles registrados a nombre del ahora diputado Rivera Monge. La solicitud incluía a otros familiares de El Repollo, como su hija Leslie Elionor Ulloa y su hermana Vilma Gudelia Ulloa. Cuatro días antes los fiscales pidieron a la Policía un informe de inteligencia sobre Orlando Alberto Alvarado Castro, empleado de El Repollo y uno de sus principales testaferros, según el testigo.

En 2008 los fiscales documentaron que el diputado Rivera Monge compró un vehículo Kia blanco a la aseguradora Suiza por 8 mil 600 dólares. Eso sucedió el 4 de julio de 2007. Lo extraño es que el diputado fue dueño del vehículo solo durante cinco días. El 9 de julio vendió el pick up a Efraín González Barrera, un albañil que vive en San Marcos y es empleado de El Repollo, por 9 mil 100 dólares.

Además, por medio del informe del CNR se determinó que el diputado Rivera Monge hizo negocios para perder dinero. El diputado compró un inmueble en la residencial Cumbres de Cuscatlán por 225 mil dólares, pero luego lo vendió por 25 mil a Vilma Gudelia Ulloa, hermana de El Repollo.

La segunda vez que la Fiscalía salvadoreña documentó las andazas de El Repollo y del diputado Rivera Monge en narcotráfico fue a mediados de 2012. Los investigadores encontraron una prueba que explicaba los extraños negocios del diputado: un hombre capturado por traficar un kilo de cocaína estaba dispuesto a confesar su delito a cambio de no ser encarcelado. Para el 21 de agosto de 2012, el ahora testigo había dicho a los investigadores que había recibido amenazas porque El Repollo sospechaba que estaba colaborando con las autoridades. También les facilitó los números telefónicos de los integrantes de la organización y detalló el rol de cada uno.

En el caso del diputado Rivera Monge, el testigo dijo que la extraña compra del pick up Kia blanco era, en realidad, una orden de El Repollo para tener un vehículo, hacerle una caleta para llevar dinero a Nicaragua y regresar de ese país con cocaína. El diputado Rivera Monge sabía eso, según contó el testigo.

La tercera vez que se incluyó el nombre del diputado Rivera Monge en un expediente por narcotráfico fue un mes después de la declaración del testigo clave, el 3 de septiembre de 2012. Ese día, los fiscales pidieron que el testigo reconociera en fotografías a las 33 personas a las que había señalado como parte de la red de El Repollo. En esos reconocimientos se incluían los nombres de sus familiares como Ana Lorena Pérez Cotera, su compañera de vida; Leslie Ulloa, su hija; Vilma Ulloa, su hermana; y también de personas cercanas al sospechoso como Orlando Castro, su testaferro. Por supuesto, se incluía también al diputado Rivera Monge.

Esta es el acta que elaboró el juez ante el que el testigo reconoció al diputado Monge como miembro de la red de El Repollo.
 
Esta es el acta que elaboró el juez ante el que el testigo reconoció al diputado Monge como miembro de la red de El Repollo.

Seis meses después de los reconocimientos en rueda de fotografías, el 16 de marzo de 2013, la Policía capturó a 15 personas acusadas de narcotráfico. En el operativo se perseguía a personas a las que se atribuye un rol importante en la red, como el guatemalteco Benjamín Antonio Alvarez (prófugo) y el salvadoreño Julio César Cabrera, ambos acusados de coordinar trasiegos de cocaína. Para Cabrera no es la primera acusación por narcotráfico. En el 2004 las autoridades lo capturaron por el decomiso de 5 kilogramos de cocaína. En esa oportunidad le incautaron un vehículo registrado a nombre de Herbert Saca, primo del expresidente Antonio Saca.

La declaración del testigo criteriado también sirvió para arrestar a personas con bajo perfil en la organización, como Eliseo de los Angeles Méndez, quien cuidaba un rancho en la playa San Diego, y María Ángeles López Nolasco, una vendedora de peluches en Ciudad Delgado, acusada de narcomenudista.

La declaración del testigo clave mantiene a 15 personas encarceladas mientras esperan una audiencia en el Juzgado Noveno de Instrucción. Entre ellas están El Repollo y Fausto Antonio Portillo Ramos, acusado de llevar dinero a Costa Rica; y el policía Rubilio Viana Osorio, que estuvo destacado en Lourdes, Colón, y está acusado de amenazar a uno de los testigos del caso. Los tres están recluidos en el penal de máxima seguridad de Zacatecoluca.

Aunque las pruebas contra él son similares, el resultado aún no ha sido el mismo para Rivera Monge. El testigo clave y los reconocimientos involucran tanto al diputado suplente como a empleados de bajo perfil de El Repollo en la red de narcotráfico. ¿Por qué entonces la Fiscalía ordenó el arresto de una vendedora de peluches pero no el de un diputado? El Faro habló el martes al mediodía con el jefe de prensa de la Fiscalía, Mauricio Carballo, a quien se le expuso esta duda. Carballo aseguró que consultaría al Fiscal General para dar una respuesta oficial que explicara por qué el diputado Rivera Monge no ha sido arrestado siete meses después de las capturas realizadas gracias a la delación del testigo. El miércoles por la tarde se insistió, pero Carballo no contestó su teléfono ni el mensaje de voz que se le dejó.

Al diputado Rivera Monge se le llamó por primera vez el lunes alrededor de las seis de la tarde para incluir en esta nota su respuesta. Se le marcó a un número que ya había sido marcado en ocasiones anteriores en las que El Faro logró conversar con el legislador. Un hombre que se identificó como Mario Vaquero, empleado del diputado Rivera Monge, aseguró que efectivamente ese era el teléfono del funcionario, pero que de momento él no podía atender la llamada. Se le explicaron las razones por las que se quería conversar con el diputado y él aseguró que entregaría el mensaje a Rivera Monge. Se insistió la tarde del martes al mismo número. Contestó el mismo hombre y dijo que el mensaje había sido entregado al diputado, pero que de momento tampoco podía contestar porque se encontraba atendiendo asuntos de una comisión legislativa.


Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.

Tú también puedes hacer periodismo incómodo. Cancela cuando quieras.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
Conoce acá cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad