Regresar al inicio

Ganancias de las empresas de Saca se multiplicaron hasta por 16 cuando fue presidente

Gabriel Labrador
El Faro / Publicado el 19 de Noviembre de 2013
En 2003, Antonio Saca, al saberse candidato presidencial del partido Arena, dejó las riendas de cinco de sus empresas y las puso en manos de parientes. Al año siguiente inició su período de gobierno y, con él, un período de florecimiento en las ganancias y patrimonio de sus compañías: hasta 1,600 % respecto de los años previos, y sus ganancias ya no se medían en cientos de miles de dólares sino en millones.

Entre los años 1998 y 2003, la vida de Antonio Saca cambió radicalmente: a su rol de empresario de la radiodifusión y de dirigente del gremio de radiodifusores añadió el de presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada y, en 2003, el de candidato a la presidencia de la República por el partido de derechas Arena. En ese período, las compañías del empresario reportaban ganancias promedio de casi 200,000 dólares anuales. Pero eso también estaba a punto de cambiar: el 1 de junio de 2004 inició el quinquenio de Saca, y las ganancias se multiplicaron a tal punto que solo las del año 2005 fueron equivalentes a la suma de las obtenidas entre 1998 y 2003.

La bonanza, reflejada en los números del Registro de Comercio, también abarca las cifras correspondentes al patrimonio de esas cinco compañías, que son las únicas inscritas que El Faro encontró en el Registro a nombre del exgobernante desde antes de que asumiera el mandato presidencial. En el caso de las ganancias, lo que antes de que Saca llegara a la presidencia se contaba en centenares de miles de dólares al año, al llegar a la silla presidencial comenzó a contarse en millones. Y en el patrimonio, que en 2003 totalizaba poco más de 600,000 dólares, en 2009 llegó a los 10.5 millones. 16 veces el valor previo a su entrada al gobierno.

Saca, quien aspira a gobernar a El Salvador nuevamente de 2014 a 2019, es candidato ahora por el movimiento Unidad, la alianza de los partidos Gana, PCN y PDC. Cuando dejó la presidencia, en 2009, no tardó mucho en dar una conferencia de prensa en conjunto con el entonces presidente de la Corte de Cuentas, Hernán Contreras, dirigente del PCN, quien dijo que la institución no había encontrado ninguna anomalía en el manejo de los fondos públicos por parte del exgobernante y, por lo tanto, procedía a darle el finiquito.

Consultado sobre las ganancias de sus empresas y la pirámide que se dibuja justo en su período presidencial cuando se les lleva a una gráfica, Saca respondió con muy pocas palabras. "Mis empresas están registradas, han tenido un incremento y pagué impuestos por ellas".

La gráfica que se muestra a continuación, elaborada a partir de lo que muestran los balances contables en el Registro de Comercio, muestra cómo en los años previos al quinquenio 2004-2009, la mayor acumulación de ganancias había ocurrido en 2000, cuando superaron el medio millón de dólares. Pero el promedio anual entre 1998 y 2003 fue de 197,905 dólares. Lo que los registros de los 14 años entre 1998 y 2011 muestran es que el apogeo de ganancias se produjo en 2007, cuando superaron los 3 millones de dólares, y que en los años en que gobernó el país, las empresas de Saca lograron 10.5 millones de dólares en utilidades.

Saca, ahora que es de nuevo candidato presidencial, se ha manifestado partidario de una Ley de Acceso a la Información Pública fuerte y según su estratega de campaña, César Funes, la razón para que los salvadoreños vuelvan a votar por el expresidente en cuyo quinquenio El Salvador se convirtió en el país más violento de América y cuyo gobierno fue el primero desde la guerra en que la pobreza aumentó, es que ha madurado y ha entendido mejor cómo funciona la política.

Saca, sin embargo, en su administración se opuso a cualquier normativa de acceso a la información. "La mejor ley en materia de acceso a la información es la que no existe", dijo en una ocasión. Y con base en esa doctrina ejerció su mandato. Al menos en cuanto a los gastos de Casa Presidencial. El Faro insistió durante años en pedirle información sobre el monto de su gasto publicitario y siempre se rehusó a transparentarlo. Hace unos meses este periódico volvió a consultarle, y el expresidente volvió a negarse a revelar su secreto.

En 2003, una vez que el partido Arena decidió que Saca sería su candidato presidencial, Saca procedió a renunciar a las presidencias de sus cinco sociedades y las cedió a su hermano, Ricardo Saca, y a su cuñado, Óscar Mixco, en un aparente intento por sortear la prohibición constitucional a los concesionarios de frecuencias de radio. Estos tienen prohibido ser candidatos a la presidencia. El 21 de marzo de 2004, Saca ganó la elección con 1.3 millones de votos. El partido Arena afianzó con él su cuatro gobierno consecutivo desde 1989.

Los números de utilidades y de patrimonio se desprenden de los balances inscritos en el Registro de Comercio correspondientes a las empresas Promotora de Comunicaciones, Grupo Samix, Stereo 94.1 FM, Radiodifusión de El Salvador y Radio Difusión Usuluteca. En 2010, Saca adquirió la estación ABC, pero no fue incluida en este análisis porque no era de su propiedad antes de ser gobernante.

El gobierno Saca estuvo caracterizado por una situación peculiar de acumulación de poder que los mismos areneros comenzaron a criticar internamente a mediados de la administración. 2007 fue el año de ganancias récord, pero también fue el del comienzo de un enfrentamiento entre el presidente y aquellos que señalaban como inconveniente que el gobernante, aparte de dirigir el Estado, también siguiera presidiendo Arena. En una reunión en julio, a la que asistieron al menos una veintena de poderosos empresarios y tradicionales financistas del partido Arena, algunos de ellos le pidieron que dejara en otras manos la conducción de Arena. Cinco meses antes, en febrero, otros empresarios habían comenzado a platicar sobre la acumulación de poder de Saca en secreto. A pesar de las alertas de algunos de esos prominentes empresarios, Saca logró mantenerse al frente de las filas tricolores hasta finales de 2008, cuando su delfín, Rodrigo Ávila, tomó el volante arenero.

A la luz de los números previos a la presidencia de Saca, está claro que la ganancia de más del millón de dólares reportada en 2005 no estaba dentro de la norma. Estadísticamente era anormal. Tal vez el rubro de las radiodifusoras tuvo una expansión generalizada y eso ayude a explicar el fenómeno del crecimiento acelerado en las utilidades de las cinco empresas de Saca.

Con esta inquietud, El Faro rastreó también los números de los balances inscritos por otro grupo radial salvadoreño. Grupo Radio Stereo está formado por las estaciones Radio Femenina, Radio Fiesta, Radio Ranchera, Radio Láser en español y Radio Láser en inglés. Al analizar sus números no se evidencia un crecimiento similar. Al contrario. Por ejemplo, mientras las utilidades del Grupo Radio Stereo en 2005 registraron un crecimiento del 145 % respecto de las de 1998, las de Saca crecieron 608 %, es decir, a un ritmo cuatro veces mayor. O al comparar 2007 con 1998, Grupo Radio Stereo registró un incremento de solo 35 % en sus ganancias, en tanto que el grupo de Saca registró un aumento de 2,109 %, o sea 20 veces mayor.

Consultado sobre este fenómeno, Saca pidió que el análisis de las ganancias de sus empresas lo hagan los expertos, no los periodistas de El Faro.

—Expresidente, documentos en el CNR muestran que durante su quinquenio cinco de sus empresas tuvieron un incremento inédito, no registrado en los seis años anteriores.

—Mis empresas están registradas, han tenido su incremento y pagué impuestos por ellas.

—Sí, sí, pero justamente entre 2004 y 2009 el incremento es...

—Sí, pero ese no es un análisis para ti, que lo hagan los expertos...

—En el Registro de Comercio...

—Por eso, pero ahí está, y además he pagado impuestos por eso. Gusto de saludarte.

 

El expresidente Antonio Saca llega el martes 17 de septiembre de 2013 a los tribunales de justicia en San Salvador para demandar por calumnia a su exministro Hugo Barrera

El expresidente Antonio Saca llega el martes 17 de septiembre de 2013 a los tribunales de justicia en San Salvador para demandar por calumnia a su exministro Hugo Barrera

2007 fue un año parteaguas para Saca. Como presidente de Arena, montó un ejercicio de elección de la candidatura presidencial de 2009 que le fue criticada por favorecer al favorito del presidente, Rodrigo Ávila. "Hubo una mesa desnivelada", dijo la precandidata Ana Vilma de Escobar, para entonces vicepresidenta de la República. Este año, otro de los precandidatos, Francisco Laínez, dijo a La Prensa Gráfica que las internas fueron una farsa y que él fue engañado y calumniado en ese proceso. Hoy Laínez es candidato a la vicepresidencia con Saca.

Las desconfianzas trascendieron hasta los oídos de Estados Unidos, cuya embajada en San Salvador transmitía a Washington, D.C. la información que recibía. En un cable enviado en 2009, tras las elecciones de marzo que ganó el FMLN y titulado “El derretimiento de Arena”, el entonces embajador informaba que Saca había puesto en aprietos monetarios no solo al gobierno sino también a Arena: “(El partido) ahora está necesitado de dinero y patrocinio como partido de oposición”. Las preocupaciones alrededor de Saca no eran únicamente sobre la administración de los fondos públicos sino también del manejo de los fondos dentro del partido Arena. Los cables dicen que Saca llegó a adueñarse de las arcas del partido, y que ante la imagen negativa que proyectaba, hubo financistas que condicionaron su ayuda de campaña a que el mandatario no estuviera involucrado en el manejo de fondos.

En octubre de 2009, Saca fue expulsado del partido Arena en medio de acusaciones de que desvió fondos públicos para su propio beneficio. Otro cable de la embajada estadounidense filtrado por WikiLeaks firmado por el embajador en funciones, Robert Blau, evidenciaba que Washington dudaba de la probidad del saliente mandatario salvadoreño. “Saca construyó una máquina de hacer dinero mientras estuvo en el poder”, escribió Blau en un cable etiquetado como CONFIDENCIAL, la tarde del 27 de octubre de 2009.

Saca dejó el gobierno el 1 de junio de 2009, y el declive gradual de las ganancias de sus empresas y el del patrimonio de ellas comenzó a notarse también con su salida del gobierno.

El patrimonio se entiende como el conjunto de bienes, propiedades y derechos que una empresa tiene su favor, es decir, es lo que a un empresario le permite calcular el precio de su negocio si le tocara o decidiera venderlo. El patrimonio es el valor de ese conjunto de bienes, deducidas las deudas pendientes vinculadas a esos bienes. Las ganancias, en 2011, fueron negativas, es decir, las empresas analizadas reportaron pérdidas. Y el valor del patrimonio cayó un poco pero no a niveles tan dramáticos.

Este incremento del patrimonio de las empresas también fue motivo de un cable de la diplomacia estadounidense, que el 10 de octubre de 2009 dijo esto: "Saca acumuló también recursos y activos bastante llamativos –incluyendo una mansión en San Salvador y un extenso terreno en La Unión- que no cuadran con las inversiones que hizo antes de entrar a la presidencia”.

Aunque en el partido Arena hubo muchos que cuestionaron la probidad del expresidente, nunca aportaron prueba alguna. A pesar de que el sucesor de Saca, Mauricio Funes, dio un discurso de toma de posesión duro contra la corrupción, y a pesar de que esta administración entregó a la Fiscalía decenas de casos de presunta corrupción en el gobierno Saca, ninguno ha tocado hasta hoy directamente al exgobernante. Ni la corrupción encontrada en el proyecto de reconstrucción de los hospitales dañados por los terremotos de 2001, ni en la fallida construcción del bulevar Diego de Holguín, ambos casos ya judicializados.

Saca asegura que los salvadoreños lo elegirán presidente en una segunda ronda electoral. La primera está prevista para el 2 de febrero, y la mayoría de encuestas muestran en una reñida lucha en la intención de voto a los candidatos del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, y de Arena, Norman Quijano. Las encuestas también muestran que lo más probable es que ninguno de los cinco candidatos en contienda obtenga la mitad más uno de los votos, y una segunda elección sería programada para un mes después de la primera votación, y a ella irían los dos candidatos con mayor apoyo.

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.