Regresar al inicio

Ciudad del Vaticano

Cardenal hondureño coordinará el grupo que asesorá al Papa para la reforma de la Iglesia

AFP / El Faro
El Faro / Publicado el 13 de Abril de 2013

El papa Francisco designó este sábado a un grupo de ocho cardenales de todos los continentes para “asesorarle en el Gobierno de la Iglesia” y estudiar un “proyecto de reforma” de la Curia Romana. El coordinador del grupo será un centroamericano, el polémico cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga.



El cardenal hondureño, Óscar Rodríguez Maradiaga, ha sido elegido por el Papa para coordinar el grupo que lo asesorará en la reforma de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia católica. Foto Élmer Martínez (AFP).

El cardenal hondureño, Óscar Rodríguez Maradiaga, ha sido elegido por el Papa para coordinar el grupo que lo asesorará en la reforma de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia católica. Foto Élmer Martínez (AFP).

CIUDAD DEL VATICANO. El cardenal hondureño, Óscar Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, ha sido designado este sábado por el papa Francisco como coordinador del grupo de ocho cardenales que lo asesorarán en la reforma de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia católica.

El purpurado, de 69 años, una de las figuras más destacadas de la Iglesia latinoamericana, que sonó fuerte hace ocho años entre los papables, tiene fama de progresista por sus críticas al capitalismo, la corrupción y la deuda externa que ahogaba a los países de la región. Sin embargo, su posición a favor del golpe de Estado de 2009 en Honduras ensombreció su imagen no solo a nivel interno sino también continental, por lo que su nombre dejó de sonar para Papa en el cónclave de marzo de este año, en el que salió elegido el argentino Jorge Bergoglio.

Piloto de avión, amante de la música, políglota, formado por los salesianos y con dotes de mediador, Rodríguez Maradiaga se enfrenta a un importante reto: ayudar a limpiar a una de las estructuras más antiguas y poderosas de la Iglesia católica.

De la Curia se ha escrito que es una entidad fuertemente dividida, marcada por un sistema de “chantajes” internos, tráfico de influencias, guerras por el dinero y el poder, ambiciones de carrera, lo que ha desacreditado a la entidad, según revelaciones recientes en la prensa italiana.

Francisco pidió al grupo de ocho cardenales, procedentes de los cinco continentes, que estudien “un proyecto de revisión” de la constitución apostólica de 1988, en la que se reglamenta la composición de los varios organismos o ministerios de la Curia Romana, con más de 2000 funcionarios.

Reacciones

En un tuit irónico, el director francés de la revista católica La Vie (La Vida), Jean-Pierre Denis, comentó la designación del hondureño así: “Vaticano gira a la izquierda, anuncia reforma de la Curia coordinada por Maradiaga”.

El mensaje generó una ola de reacciones en el mundo católico en contra y a favor del purpurado, que no se define ni de izquierda, ni de derecha.

Según indiscreciones del diario italiano La Repubblica, el Papa argentino quiere ante todo cambiar la estructura de la maquinaria.

“No se trata de personas, sino de la estructura”, denunciaron varios cardenales durante las reuniones previas al cónclave.

Con las modificaciones en el aparato interno, la Iglesia católica quiere cambiar también la relación con el mundo externo, la política, los laicos, las otras religiones, sostiene el sociólogo italiano Luca Diotallevi, experto en historia de la religión, mencionado por el diario.

Mientras los asesores se concentrarán en el estudio de las reformas, la Curia Romana seguirá trabajando, y la Secretaría de Estado mantendrá su poder y su función de lazo con los demás Estados.

Según el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, los ocho purpurados “no tomarán decisiones”.

En una entrevista reciente a la conocida página católica Aleteia, el cardenal brasileño Claudio Hummes, franciscano, reconoció que la reforma es necesaria: “Muchos dicen que la Curia es demasiado grande, que se hizo un retoque aquí, un retoque allá, una sala más por aquí, una comisión más por allá… Esta no tiene suficiente prestigio.... Todas esas cosas que pasan en una estructura así”.

“La Iglesia ya no funciona. Toda esa cuestión que pasó últimamente (al referirse a los escándalos recientes) muestra que no funciona. Y después, una vez hecho ese nuevo diseño, hay que encontrar a las personas adecuadas para ocupar esos cargos, esos servicios”, advirtió Hummes.

© Agence France-Presse

Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus