Regresar al inicio

Nuevo comunicado de la MS-13 y el Barrio 18

Las pandillas dan un paso más: todos los centros escolares son ahora “zonas de paz”

Roberto Valencia y Óscar Luna / Fotos: Edu Ponces
El Faro / Publicado el 2 de Mayo de 2012

Bautizado por pandilleros y mediadores como “un segundo gesto de buena voluntad”, las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha se comprometieron este miércoles a cesar sus actividades en los centros educativos y también renunciaron al reclutamiento forzoso de nuevos miembros. La desactivación de las extorsiones, uno de los gestos más esperados por la sociedad salvadoreña, deberá esperar.



Monseñor Fabio Colindres y Raúl Mijango hablaron ante los medios tras el comunicado.

Monseñor Fabio Colindres y Raúl Mijango hablaron ante los medios tras el comunicado.

Las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 sorprendieron este miércoles con un nuevo comunicado conjunto en el que explicitan dos compromisos nuevos y concretos, de los que el más importante es el cese de todo tipo de acciones en los centros educativos de El Salvador. Literalmente el comunicado dice así: “Hemos considerado hacer un segundo gesto de buena voluntad, el cual consiste en declarar todos los centros escolares del país, públicos y privados, como zonas de paz; es decir, ya no serán considerados como zonas en disputa territorial, lo cual permitirá que alumnos y maestros puedan desempeñar sus actividades educativas con toda normalidad, y los padres de familia se liberen de toda preocupación cuando envíen a sus hijos a la escuela”.

Para calibrar la trascendencia del compromiso, basta señalar que para decenas de miles de niños y jóvenes que estudian en áreas controladas por pandillas, llevar un uniforme de una escuela situada en una zona de la pandilla contraria puede suponer la muerte, sin importar si ese joven es miembro o simpatizante o no lo es.

El comunicado incluye un compromiso adicional: “Asimismo declaramos que en adelante quedan abolidas todas las formas de reclutamiento involuntario de personas menores y mayores de edad en nuestras filas”

Ambos ofrecimientos, según señalaron los pandilleros, son efectivos “desde ya” y de aplicación en todo el territorio nacional. El comunicado, dirigido “a todo el pueblo salvadoreño”, fue presentado como un texto consensuado por las estructuras de mando tanto de la MS-13 como de las dos facciones del Barrio 18.

El texto fue leído en el centro penal de Quezaltepeque (La Libertad), en el pequeño patio del Sector 1, ante la presencia de dos docenas de medios de comunicación, incluidos algunos internacionales, y en medio de varios cientos de pandilleros, incluidas las mujeres que cumplen condena en el centro y sus pequeños hijos. Al acto, que finalizó con una actuación de un grupo de hip-hop llamado Gangster Fury, formado por tres dieciocheros presos, acudieron también el obispo Fabio Colindres y el ex diputado efemelenista Raúl Mijango.

De hecho, cuando los pandilleros tomaron la palabra lo primero que hicieron fue agradecer a Colindres y a Mijango sus labores de mediación. El agradecimiento lo hicieron extensivo a todos los pandilleros de la 18 de los distintos centros penales, a los de la libre, y –quizá el más significativo– también “a los miembros de la otra pandilla”.

Si bien en la conferencia intervinieron distintos pandilleros, el comunicado fue leído por Víctor Antonio García Cerón, alias Duke, considerado hasta antes de la tregua el máximo palabrero de la facción de los Revolucionarios del Barrio 18, la llamada R. Por lo ocurrido este miércoles en Quezaltepeque, el bastión de la R, García Cerón sigue siendo el líder.

El pago de la renta que, bajo amenaza de muerte, las pandillas imponen a distintos sectores de la sociedad, sigue en pie hasta que se creen condiciones que permitan a los pandilleros y a sus familias compensar esa fuente de ingresos, dijo Ludwing Alexander Rivera, también pandillero.

El grupo de Hip Hop Gangster Fury formada por pandilleros del Barrio 18 ofreció una actuación al terminar la rueda de prensa.

El grupo de Hip Hop Gangster Fury formada por pandilleros del Barrio 18 ofreció una actuación al terminar la rueda de prensa.

Un paso más

El comunicado anterior, fechado el 19 de marzo, explicitó el compromiso del alto el fuego entre las dos principales pandillas, extensivo como “gesto de buena voluntad” a los empleados de la Policía Nacional Civil, de la Fuerza Armada y de Centros Penales, y a sus familiares. Como consecuencia de esta decisión, la cifra de homicidios se ha desplomado a parámetros que no se registraban desde hace al menos una década. Un ejemplo: en febrero de este año hubo un promedio de 14 asesinatos diarios en El Salvador, y en abril esa cifra se redujo a cinco.

Ante esta situación, el gobierno ha seguido haciendo concesiones a las pandillas, más allá del traslado masivo de líderes que supuso la activación de la tregua: la Fuerza Armada ha sido apartada de las labores de registro en los centros penales, la visita íntima es más larga, de nuevo se está permitiendo el ingreso de niños y también de electrodomésticos.

La postura oficial del Ejecutivo, sin embargo, sigue firme en que no se trata de una negociación, y ni siquiera admiten el término “concesión” para referirse a las mejoras obtenidas por los pandilleros en los centros penitenciarios.

El punto 5 del comunicado, referido a los pandilleros de la libre, deja entrever que algunas voces dentro de las pandillas no están viendo con buenos ojos la nueva situación: “El proceso es de gran beneficio para el país, nuestras familias y nosotros mismos, y les reafirmamos que en este proceso histórico nadie está traicionando a nadie, sino todo lo contrario: esto es en beneficio de todo el pueblo salvadoreño, del cual nosotros también somos parte”.

Hubo un llamado explícito a las jefaturas de la PNC y de la Fuerza Armada para que controlen a algunos policías y soldados que, según denunciaron, siguen violentando los derechos humanos. Y señalaron también a algunas personalidades del ámbito político de estar “metiendo cizaña”; en concreto, mencionaron los nombres de Wil Salgado, alcalde San Miguel, y de los políticos areneros Armando Calderón Sol, ex presidente de la República; y Rodrigo Ávila, candidato presidencial en las elecciones de 2009 por el partido Arena y exdirector de la Policía Nacional Civil.

A pesar de estos señalamientos, el tono general de los discursos en cuanto a la durabilidad del pacto fue positivo. “No nos dejaremos provocar por aquellos que desde la oscuridad están empeñados en hacer fracasar este proceso histórico con acciones de sabotaje y atentados contra las familias de algunos de nosotros”, dijo García Cerón.

La garantía de los nuevos compromisos sigue siendo “el valor de la palabra que hemos comprometido”.

Por último, los pandilleros acogieron bien la convocatoria de un “pacto nacional” hecha por el presidente de la República, Mauricio Funes, y agradecieron a las organizaciones que les dan el beneficio de la duda. Las mujeres pandilleras del penal pidieron un mayor involucramiento a la Secretaría Nacional de la Familia y a organismos de defensa de los derechos de las mujeres, como Cemujer o Las Dignas.

Raúl Mijango valoró el gesto de forma muy positiva, pero adelantó que “para que esto siga caminando”, se van a necesitar pasos más concretos de la sociedad salvadoreña en su conjunto, y del gobierno en particular. “Las mejoras en los centros de internamiento son solo restitución de derechos, y con eso no basta para garantizar la paz en El Salvador”, dijo el facilitador. A la sociedad salvadoreña le pidió que comience a aceptar a los pandilleros como parte de ella.

El obispo Colindres se sumó a la satisfacción y reiteró el llamado a que la sociedad valore en su justa medida lo que se está logrando: “Que nombren los centros de estudio como lugares de paz nos llena de alegría y de esperanza, porque sabemos que muchos padres de familia se sentirán felices de que sus hijos puedan ir tranquilamente a las escuelas”.

Funes con la cúpula empresarial

Casi a la misma hora que los pandilleros daban su conferencia en Quezaltepeque, el presidente Funes estaba reunido con las cúpulas de los gremios empresariales, en el que podría considerarse el primer encuentro oficial para construir el acuerdo nacional propuesto por él antes de las vacaciones de Semana Santa.

Funes propuso a los empresarios trabajar junto al gobierno en la implementación de cuatro medidas para prevenir la violencia a través de la creación de oportunidades de empleo y la capacitación de jóvenes en riesgo: “La idea es hacer de la prevención, dirigida a los jóvenes, especialmente jóvenes que habitan en zonas de alto riesgo y que pueden caer en el mundo de las pandillas, hacer de esto no un programa de gobierno, sino una política de Estado".

En el discurso que pronunció Funes, aprovechó la ocasión para desmentir que el gobierno negocia con las pandillas. Entre las palabras que utilizó en su discurso, pandillas la pronunció 30 veces durante su intervención, algo que tiene lógica teniendo en cuenta que es una reunión contra la violencia y en pro de la seguridad. Pero el presidente la utilizó más para desmentir la información que hizo pública El Faro el 14 de marzo de este año. Por ejemplo, dijo:

"Quiero reiterarles amigos que el gobierno no ha intervenido en ninguna forma en esta negociación entre los líderes de las pandillas".

"... el gobierno no ha negociado beneficios con los líderes de las principales pandillas".

"... quienes se sentaron a propiciar esta negociación entre los líderes de las dos principales pandillas, fue la Iglesia Católica".

"El retiro por ejemplo de los efectivos militares, de la seguridad interna, no es una concesión a los líderes de pandillas..."

Wordle intervención Mauricio Funes

Wordle intervención Mauricio Funes


Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus