Regresar al inicio

Nueva Secretaria de Cultura promete poner la cultura en la agenda nacional

María Luz Nóchez y Élmer L. Menjívar
El Faro / Publicado el 10 de Febrero de 2012
Magdalena Granadino asumió de manera oficial el cargo como nueva secretaria de cultura con un discurso y declaraciones que tuvieron la cautela como premisa, sobre todo cuando abordó temas como el caso del mural de la Catedral. Anunció una gestión respetuosa de las medidas impulsadas por su antecesor.

En una ceremonia corta y eminentemente protocolaria, el presidente de la República, Mauricio Funes, juramentó a Ana Magdalena Granadino de Lima como la nueva cabeza frente a la Secretaría de Cultura de la Presidencia, puesto que quedara vacante luego de la salida de Héctor Samour al ser nombrado como viceministro de Educación.

En sus primeras declaraciones a la prensa la nueva secretaria dijo haber mantenido una buena relación con su antecesor, por lo cual llega ya con una perspectiva de la situación al interior de la secretaría. Aseguró que seguirá trabajando según el plan institucional de trabajo quinquenal que recibe en herencia.

Fue cautelosa al precisar sobre los planes que buscará implementar, prometió a El Faro una entrevista cuando haya terminado la ronda de reuniones con directores y jefes para tener un panorama más claro. De hecho, fuentes de la Secretaría informaron por la tarde del día de la juramentación se hizo presente, pero que solo se reunió con el personal de su despacho. No se sabe aún si habrá cambios en algún nivel de la jerarquía compuesta por 5 direcciones  

“Soy una mujer muy propositiva, trabajadora y voy a poner en la agenda nacional la cultura”, enfatizó al definirse frente a la institución estatal responsable del desarrollo cultural de El Salvador. 

Se mantuvo cauta al responder a periodistas sobre el caso de la destrucción del mural de Fernando Llort de la fachada de Catedral por parte del arzobispo Escobar Alas, solo dijo que la información que maneja es la que se ha publicado en los medios y que debe hacer un análisis desde dentro, pero se comprometió a respetar la ley. Su antecesor ante este caso fue de una primera reacción muy fuerte a favor de hacer valer la ley a una postura ablandada que se resumió en sentarse a platicar con el arzobispado, pláticas que el arzobispo dio por cerradas unilateralmente al declarar que procedió en pleno derecho y remató con un comunicado en el que dice que la obra no será repuesta. Este caso ha levantado muchas expectativas sobre el papel que la Secultura debe y puede cumplir para proteger los bienes culturales del país. 

Su nombre es ya el tercero en 31 meses de vida de la institución luego de que Breni Cuenca fuera destituida y Samour llamado a ocupar la vacante en el Ministerio de Educación. Ante una percepción de inestabilidad y poco interés de parte del presidente por la cultura que podría estarse generando en el sector cultural, Granadino sólo manifestó: “Pero la institución sigue, es lo bueno de la democracia, que permite fortalecer las instituciones”. Agregó que está dispuesta a trabajar de la mano con el equipo de Secultura y que está segura de que las cosas van a mejorar.

La nueva secretaria de cultura será la responsable de administrar en 2012 un presupuesto de casi 16.4 millones de dólares, un 5.4% menos que en 2011. Según el desglose del presupuesto general que ofrece el Ministerio de Hacienda, de la asignación para el año en curso aproximadamente el 76% se destinará a remuneraciones, un 16% a adquisiciones de bienes y servicios, un 1% a servicios bancarios, un 5% a la ejecución de proyectos específicos y el 1.75% a inversión en activos fijos como vehículos, terrenos, mantenimiento de infraestructura propia. 

Con este presupuesto, Secultura, aparte de los gastos de gestión propia, designa fondos para 16 organizaciones no gubernamentales y para los proyectos presentados por las casas de la cultura.       

Granadino no es novata en gestión cultural. Fue Directora del Departamento de Artes y Directora de la Sala Nacional de Exposiciones en la administración del presidente José Napoleón Duarte, miembro del Consejo Técnico Consultivo de CONCULTURA, encargada de comunicaciones y promoción cultural del Teatro Nacional en San Salvador (1976-1977) y hasta este día se desempeñó como Directora General de Cultura del Ministerio de Relaciones Exteriores, puesto que ejerció desde julio de 2009. 

Su trabajo en la cancillería destacó por la creación de una Dirección General de Cultura para fomentar la cultura salvadoreña en el exterior a través exposiciones de arte, bibliotecas en las representaciones diplomáticas, la edición de libros y una muestra itinerante de cine salvadoreño.

 


 

VER VIDEO DE LA JURAMENTACIÓN Y PRIMERAS DECLARACIONES *

   

* Video proporcionado por Casa Presidencial de El Salvador.

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.