Regresar al inicio

Cnel. Montano está acusado de fraude migratorio

EUA detiene a militar salvadoreño acusado de masacre de jesuitas

El Faro
El Faro / Publicado el 23 de Agosto de 2011
El coronel Inocente Orlando Montano tiene orden de captura internacional girada por España, donde se le acusa por el asesinato de los sacerdotes jesuitas. El exviceministro de Seguridad Pública había declarado a El Faro a inicios de junio que él vivía tranquilo en Massachusetts desde hacía 10 años, y este martes fue retenido por mentir a las autoridades migratorias de Estados Unidos.

El exviceministro salvadoreño de Seguridad Pública Inocente Orlando Montano, requerido por la justicia española por su presunta participación en el asesinato de los sacerdotes jesuitas en 1989, fue retenido la mañana de este martes por autoridades federales en Massachusetts, Estados Unidos, acusado de mentir sobre su pasado en las declaraciones para mantener su residencia en ese país, informó el periódico The Boston Globe.

Según la nota, el coronel Montano, contra quien la Audiencia Nacional de España pide la captura internacional acusado de crímenes de guerra, declaró a las autoridades migratorias que nunca estuvo en el ejército salvadoreño y por eso fue puesto bajo custodia por oficiales federales.

El Globe precisa que el militar retirado no está capturado en relación con el proceso que ventila el juez Eloy Velasco en España, sino por fraude en las declaraciones que ha dado a las autoridades migratorias en los últimos siete años. En junio pasado, El Faro reveló que Montano se encontraba viviendo en Estados Unidos y alegó que el juicio en contra suya y de otros 19 militares salvadoreños por asesinato terrorista y crímenes de guerra estaba montado sobre mentiras. "Puede decir que a mí nadie me ha dicho nada y vivo en el mismo lugar aquí desde hace 10 años", respondió en esa ocasión el militar a El Faro, vía telefónica, como para demostrar que nadie lo perseguía.

“Quizá la labor de la prensa ha sido clave”, dice Almudena Bernabéu, abogada del Center para la Justicia y la Responsabilidad (CJA), institución querellante ante la Audiencia Nacional española contra 20 militares salvadoreños acusados de planificar y participar el asesinato. "Durante las dos últimas semanas se hizo público que estaba en Massachussets y que no se había hecho nada. Imagino que lo tenían vigilado”, agregó.

Según el Globe, los fiscales que llevan el caso de Montano pretendían su detención, a menos que el exviceministro de Seguridad Pública accediera a ser monitoreado electrónicamente, mediante un dispositivo adosado a su cuerpo. Su defensor, dijo el periódico, accedió a esto último durante una audiencia que se llevó a cabo en una corte de distrito en Boston, a poca distancia de donde tenía su apartamento. "Caminaba auxiliado por un bastón", dice la nota.

Bernabéu considera que ahora que está detenido, los fiscales “tengan en consideración que este hombre no solo es un mentiroso, sino, además, participó en un asesinato muy grave que está siendo investigado en España”. En 1989, Montano era teniente coronel y tenía el cargo de viceministro de Seguridad, y según ha dicho vivía desde hace 10 años en Estados Unidos.

La jurista considera que el proceso de extradición de Montano hacia España debe comenzar “lo antes posible”. Estados Unidos no ha explicado por qué Montano no había sido detenido según el requerimiento de la Policía internacional. Esta detención por infracciones migratorias, dice Bernabeu, puede servir a la Fiscalía para ahondar en la investigación del caso y, sobre todo, “que no lo dejen en libertad”.

El CJA, un organismo no gubernamental con sede en California, Estados Unidos, había ubicado a Montano viviendo en la ciudad de Everett, al norte de Boston. El Globe acudió a su apartamento hace dos semanas, y un hombre atendió el llamado a la puerta, pero dijo que Montano no se encontraba. el periódico llegó posteriormente en otras tres ocasiones y ya nadie respondió. Además, el nombre de Montano en el buzón del apartamento había sido retirado.

Una vez se supo que algunos de los militares requeridos por la justicia española viven en Estados Unidos, se alzaron diversas voces pidiendo acción al gobierno de Barack Obama. El periódico conservador The Miami Herald, en su editorial de hace dos semanas, demandó a la administración que fuera más allá del discurso de promoción de los derechos humanos y diera muestras de coherencia haciendo lo necesario para evitar que personas acusadas de graves violaciones a los derechos humanos vivieran en ese país. Citó explícitamente los casos de dos militares salvadoreños, uno residente en California, y el otro en Everett, Massachusetts, que es Montano.

Asimismo, en junio anterior, cuatro congresistas demócratas pidieron a Obama que colaborara con la justicia española en caso de que alguno de los militares salvadoreños requeridos por España viviera en Estados Unidos.

Según el informe de la Comisión de la Verdad, que investigó los crímenes más graves ocurridos durante la guerra civil salvadoreña, Montano estuvo presente en una reunión el 15 de noviembre de 1989, en la que se discutió el asesinato de los sacerdotes jesuitas.

Uno de los involucrados en el operativo del múltiple asesinato, el coronel Camilo Hernández, quien entonces estaba de servicio en la Escuela Militar, reveló en a El Faro en una entrevista publicada en junio pasado, que él fue quien dio a los militares que ejecutaron la operación el fusil con el que había que matar al sacerdote Ignacio Ellacuría, rector de la UCA. La orden fue que no se dejara testigos, dijo Hernández.

Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus