Publicidad

“Sí. Yo les di el rifle para que mataran a Ellacuría”

Son las 9 de la noche del 15 de noviembre de 1989 cuando el coronel Benavides le dice: "Camilo, andá a darle la orden al Batallón Atlacatl". Casi 22 años después, el teniente coronel Camilo Hernández asegura que se negó a dar esa orden, pero no a entregar el rifle que terminó con la vida de seis sacerdotes jesuitas, su cocinera y su hija, en la UCA. Casi 22 años después, él y otros 19 militares salvadoreños enfrentan una orden internacional de captura dictada por el máximo tribunal de España.

Carlos Dada / Fotos: Edu Ponces

Image 5595

Carlos Camilo Hernández. Fotos Edu Ponces
Carlos Camilo Hernández Barahona era el segundo al mando de la Escuela Militar en noviembre de 1989. Ahí recibió el Batallón Atlacatl las órdenes para asesinar a los sacerdotes jesuitas de la UCA. Poco tiempo después fue uno de los tres únicos militares juzgados y encontrados culpables por el crimen, junto al director de la Escuela, el coronel Guillermo Alfredo Benavides, y su asistente, el teniente Yusshy René Mendoza. Hernández Barahona fue condenado a tres años de prisión, excarcelables; los otros dos fueron liberados un año después al aplicárseles la Ley de Amnistía.

La semana pasada, un juez de la Audiencia Nacional de España dictó orden de captura contra él y otros 19 militares salvadoreños por su participación en este crimen. El auto del juez Eloy Velasco se refiere así a Hernández Barahona:

“Uno de los preferidos de PONCE, fue informado por ESPINOZA personalmente del registro previo a las dependencias particulares de los jesuitas en la UCA, antes incluso que a los miembros del Estado Mayor, ya que conocía su finalidad y el día de los hechos, además de arengar al batallón Atlacatl antes de salir, personalmente le dio a AMAYA GRIMALDI el fusil AK47 con que tenía que cometer los asesinatos y ordenó al grupo hacer pintadas para simular que los autores habían sido del FMLN, siendo quien mandó por radio a MENDOZA y GUEVARA que fueran a la Escuela Militar y se encontraran con BENAVIDES, concertando así la orden de inicio de la operación para asesinar a los jesuitas”. 

Hernández Barahona concedió esta entrevista antes de conocer la orden de captura dictada por la Audiencia Nacional. Aquí admite su participación en la conspiración, aunque según su versión esta fue mucho menor que la que se le ha atribuido. 

Cuénteme su participación en el asesinato de los padres jesuitas.
En los primeros meses del 89 yo había sido trasladado de la Tercera Brigada, en la cual ejercía de jefe de Operaciones, y había sido nombrado jefe de Estudios e Instrucción en la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios. No estábamos asignados a ninguna unidad operativa, a ninguna área jurisdiccional de responsabilidad… Estábamos educando a los cadetes. Prácticamente de lo que es la guerra, nada. Mucho menos aquí en San Salvador, porque aquí no había guerra. La guerra comenzaba en Guazapa, comenzaba en oriente.

La ofensiva…
El 11 de noviembre nos agarra prácticamente de sorpresa. Como militar yo no concibo realmente cómo nos agarraron tan de sorpresa a la Fuerza Armada. Como a las 11 de la mañana del día 11 sentimos a través de los radios militares unos enfrentamientos allá por la parte nororiente de la Guardia, preguntamos al Estado Mayor y efectivamente. Tipo mediodía ya nos dan la orden de entrar en estado de emergencia que implica que nosotros, que andábamos con uniforme de diario, nos vistiéramos de fatiga, no salidas, no licencias, permisos... Nuestra misión en ese momento es proteger a los cadetes y a la instalaciones. El Director empieza a asistir a reuniones en el Estado Mayor.

¿Se refiere a Benavides?
El señor Benavides. Él es el único que sale y entra, yendo al Estado Mayor. Nadie lo acompaña. Pasamos los primeros días nada más en estado de emergencia, sin ninguna unidad dentro de las instalaciones. El día 13 en la tarde él llega del Estado Mayor ya en la tarde informando que ha sido él nombrado comandante de la unidad que cuida el complejo militar que forman Estado Mayor, Ministerio de Defensa, Escuela Militar, la Dirección Nacional de Inteligencia y también la colonia Arce, porque ahí vivían muchos altos jefes. Esa era el área que cubría esa unidad.

¿Qué unidades había?
Yo solo recuerdo unidades de la Policía Militar, de Caballería, y esa unidad élite de los comandos del Atlacatl. El Estado Mayor también asigna a un grupo de operadores, los instalan en la Escuela Militar para que se hagan cargo de las comunicaciones. Con eso se demuestra que la Escuela Militar no estaba preparada para ser un centro de comunicación, un centro de control. Funcionalmente sigue el Estado Mayor, a través de su jefe de operaciones, ordenando la operación. Viene el 15 en la noche, una de las muchas visitas que va el señor director al Estado Mayor. Viene, nos reúne en el casino de cadetes, que es donde está la entrada de la Escuela Militar antigua, tipo 9 de la noche y nos da la información enemiga que hay en todo El Salvador, los problemas que tenemos allá en San Miguel, Usulután, y aquí en la capital. Nos dice en ese momento a los oficiales que la situación está bastante crítica y que hay la orden de asesinar a los líderes izquierdistas; así, líderes izquierdistas, y a nosotros nos ha tocado a los de la UCA, al padre Ellacuría. Que ya los comandos del Atlacatl habían ido a hacer un reconocimiento y que sabían dónde estaban.

¿Y ahí fue primera vez que oyó de ese reconocimiento?
Sí, porque no teníamos mayor información. No estábamos todavía nosotros a cargo de esa unidad. Entiendo que el Estado Mayor fue el que dio esa orden al Batallón Atlacatl. Sería interesante saber cuál fue la misión que le dio, porque un reconocimiento tiene un objetivo. ¿Cuál es el objetivo que le dio el señor Benavides?

Sí.
Pues en ese momento entonces preguntó dónde está el comando del Atlacatl. Le informamos que estaba fuera porque todo el mundo estaba fuera. Entonces nos dice: “Llamen al Batallón Atlacatl”. Terminó la reunión y me dice a mí: “Camilo, andá dale la orden al Batallón Atlacatl”, y yo le dije: “No, mi coronel”...

¿Que usted le diera la orden al Batallón de ir a matar a los jesuitas?
De ir a matar a los jesuitas.

¿Pero y por qué la iba a dar usted? ¿Y el comandante del Batallón?
El comandante del Batallón no está en ese comando. Solo está la unidad de comandos del Atlacatl. El Batallón Atlacatl entendía yo que estaba en la zona de allá por el Sheraton. Estaba empeñado el resto del batallón, que era mi coronel Leo Linares. El resto del batallón estaba allá. Esta unidad, esta sección, este pelotón de comandos del Atlacatl estaba adscrita a ese comando de seguridad, nada más. O sea que dependían directamente del Estado Mayor, y el Estado Mayor se lo asignó al coronel Benavides. Es como un grupo de tarea que se hizo de varias unidades que le dije: Policía Militar, Artillería, Caballería y también la unidad del comando (del Batallón Atlacatl).

Usted dice que en la Escuela vivían como ajenos a la guerra. ¿Por qué una tarea tan delicada y un batallón de operaciones especiales se lo asignan a alguien que está ajeno a la guerra?
Sí, definitivamente es incongruente que se lo asignen al director que está ajeno a eso de la guerra. Segundo: tener una unidad tan calificada como los comandos Atlacatl, ahí prácticamente estaba desperdiciándose el esfuerzo de esa unidad con el esfuerzo del batallón, porque el batallón sí estaba en contacto allá por el Sheraton, y este grupo de tarea estaba nada más defendiendo, protegiendo. Creo que era incongruente que esa unidad estuviera ahí, siendo tan especialistas.

¿Y esto qué significa? ¿Que esta acción era prioritaria?
¿La acción cuál?

La de matar a los padres jesuitas. Para mover a una fuerza que está en contacto además y que son operaciones especiales, para mover un pedazo de esto y destinarlo a esta operación, es porque esta operación era así de  importante, supongo…
O ya se tenía preparada desde antes. Recordemos que el Estado Mayor hace planes y en los planes hay objetivos estratégicos y objetivos tácticos. Entiendo que si antes los mandaron a hacer el cateo significa que había habido algún seguimiento de eso. Estoy elucubrando como militar, pues. Como militar no entendía, hasta después, por qué se tenía los comandos del Atlacatl, siendo una unidad tan especializada de combate, debió de estar allá…

Y en plena ofensiva, pues…
Pero esa es decisión del Estado Mayor. Un jefe de operaciones, que era el coronel Cerna Flores, es el que dice venga, haga esto, véngase esta unidad… Recordemos que en ese momento el hombre más poderoso en área operativa era el jefe del Estado Mayor y su jefe de operaciones. Era el hombre más poderoso que había, que le estaba haciendo frente a la agresión. Entonces él pudo traer a las unidades que él quería o creía conveniente para las misiones que tenía.

En ese momento entonces hablamos del coronel Ponce y el general Larios…
No. El coronel Cerna Flores. El general Larios es el Ministro de Defensa. La cadena de mando era: el señor Presidente, el señor Vicepresidente, el Ministro de la Defensa… los dos viceministros, el señor jefe del Estado Mayor y aquí está su Estado Mayor: el C-1 creo que era el coronel Avilés, el C-2 era el coronel Díaz… Imagínese la sorpresa que llevamos nosotros que el coronel Díaz estaba fuera del país en una comisión, en una misión rutinaria. Que este es el que busca la información, el que establece dónde ir a buscar, cuáles son los objetivos que tiene. El 3 es el que establece los medios con qué combatir, lo que este le designe. El 4 la logística, el 5 operaciones especiales y acciones civiles, y el 6 transmisiones.

El 2 era Díaz, el 3 Cerna Flores…
Exacto, esos dos son lo básico.Y aquí estaba un auxiliar que nos dice que a la Primera Brigada también le habían asignado a unos líderes izquierdistas que estaban en el Camino Real, a esos les iba a tocar la Primera Brigada, que también tenía fuerza para proteger y era la zona de responsabilidad de la Primera Brigada. Aquí estaba el coronel Elena Fuentes.

Image 5596

¿Todos esos participaban en las reuniones de Estado Mayor?
No todos, porque las cinco brigadas estaban en diferentes lugares. Los cuerpos de seguridad sí. La Primera Brigada sí, la Fuerza Aérea también, la Naval no porque estaba en La Unión. Y estos tres también que son el Centro de Estudios de la Fuerza Armada, la Escuela Militar y el Centro de Entrenamiento Militar CEMFA. No teníamos ninguna función operativa. Estos tres éramos de formación militar. La parte operativa estaba allá. El C-1 el área de personal. 2 inteligencia y contrainteligencia, 3 operaciones, 4 logística, 5 acciones civiles…

Pero el que asignó las unidades…
El coronel Cerna Flores.

Claro, entonces cuando llega Benavides…
Me dice que vaya a darle la orden a los comandos y le digo que no, que esa orden yo no la voy a dar.

Cuénteme esa conversación con él. ¿Se la dice solo a usted?
Solo a mí.

¿Qué le dice?
Que yo le vaya a dar la orden a los comandos del Atlacatl. Yo le digo que no.

Que le vaya a dar la orden de…
Asesinar a los jesuitas.

¿Y le dice exactamente a quiénes?
Prácticamente al padre Ellacuría. De que hayan habido otros padres, pues no teníamos información. El padre Ellacuría.

Entonces, él le dice directamente… ¿Cómo le dice?
Que vaya a darle la orden a los comandos del Atlacatl para que vaya a hacer la eliminación del padre Ellacuría.

Y él le dice esto porque… ¿Él le explica que esto es lo que han acordado en el Estado Mayor?
Eso ya lo dijo en reunión con ofciales. En todos los oficiales. Eso ya lo dijo. Que viene del Estado Mayor, que la situación es conflictiva y apremiante, que está a punto de caer el país y la Fuerza Armada y se ha tomado la decisión de hacer esto y esto, y entre ello la eliminación de los líderes.

¿Quién dirigió el cateo previo?
No tengo idea. No tengo idea.

¿No sería lógico pensar que la misma persona que dirigió al batallón Atlacatl en este cateo dirigiera esta operación también?
Puede ser, sí. Sí. Ahora, quien le ordenó a los comandos del Atlacatl hacer eso le debió haber dado una misión: Andá averiguá quién está, cómo está, cómo duermen, o qué, ¿qué es lo que le dio? Antes del coronel Benavides estaba el Estado Mayor al mando de ellos. Me imagino que el Estado Mayor fue el que le ordenó eso. ¿Y qué es lo que le pidió, pues? Eso sería improtante saber.

Y si el coronel Benavides le dice a usted que dé la orden al batallón… ¿Antes de eso no debió ponerle a usted al tanto de lo que habían encontrado en ese cateo, de cuál era la misión…?
Porque yo no sabía nada. ¿O que él me preguntara a mí?

O que le informara: hubo un cateo antier, esto fue lo que encontramos, así está el perímetro, esta es la misión…
Es que nosotros como oficiales de la Escuela no teníamos ningún involucramiento en lo que eran las unidades operativas.

¿Entonces por qué le pide a usted que dé la orden?
Porque era el segundo después de él. Me imagino que porque no quería él mojarse.

Y usted le dice: “No voy a dar la orden”.
“No voy a dar esa orden. No, eso no, mi coronel”, le dije.

Me imagino que en el estamento militar se toma como una desobediencia al superior.
Sí, sí. Es la única orden que yo en mi vida militar desobedecí. Pero no estaba de acuerdo.

Pero suponiendo que eso es una desobediencia, ¿cuál fue la respuesta del coronel Benavides?
Bueno, pues, yo le dije: “No, mi coronel, esa orden vaya a dársela usted”, le dije. “Bueno –me dijo-, está bien”. Y él fue a dárselas.

¿Él fue a dárselas?
Entiendo que él fue a dárselas porque no lo vi. En lo oscuro no vi qué se hizo cada quien. No lo vi.

¿Y usted por qué se negó?
Pues porque no estaba de acuerdo con la eliminación del padre Ellacuría. Si yo lo conocía. Yo había estado en la UCA, por antecedentes también, cuando estuvimos en el golpe lo conocí. Tenía mucha relación con mi coronel Majano, que era el líder de nosotros en ese momento. Lo conocía y no estaba de acuerdo. Yo había combatido a la guerrilla pero así con unidades, de frente. Pero así un asesinato, nunca. Nunca hice yo un asesinato. Nunca. Y mucho menos así de ese tipo. Y en ese momento en que nosotros absortos se me mande a hacer algo así, como quien dice sacado de la manga, no estaba de acuerdo. Ahora, era un riesgo para mí. Fue un riesgo porque la situación estaba crítica. Según lo que habían contado estaba crítica y había que mover algo. Pero ante eso no quise. No quise ser parte de eso.

¿Qué pasó después? ¿Esto fue como a las 9 de la noche?
Como a las 9 d ela noche. Después de eso yo estaba en mi oficina, este apartamento que tenemos, y antes de salir me llegaron a pedir un fusil AK-47 que yo tenía.

¿Quién se lo pidió?
Llegó mi ordenanza primero, a decirme: Mi Charlie mi Charlie, están pidiendo el AK. Bueno, entonces vino alguien del Atlacatl, un comando me imagino que era, ya se los bajé, que lo tenía en mi cuarto, lo saqué y se los di.

¿Al ordenanza?
No. A los del Atlacatl.

¿Por qué tenía usted ese AK-47?
Yo lo había obtenido en la Tercera Brigada. En una operación cayeron unos fusiles y entonces obtuve uno de ellos.

¿Y todos en la Escuela sabían que usted tenía ese AK?
Todo mundo sabía porque yo inclusive los había llevado a unos oficiales a tirar con él, como enseñanza pues para ver el tipo de fusil. También alumnos de cuarto año…

Y llega el ordenanza a decirle que quieren el AK-47…
Sí, y les digo vengan pues, ya lo agarro y se los llevo. Estábamos en la entrada del Casino de Oficiales. Ahí lo entregué.

¿A quién se lo entregó?
A unos del Atlacátl. No sé a quiénes. Nunca había conocido a ninguno del Atlacatl, al teniente Espinoza Guerra nunca lo había visto, no sabía quiénes eran. Al único que conocía era a Cerritos, el otro teniente. Pero lo conocí hasta después que él andaba ahí. Porque habíamos estado juntos en el Batallón Belloso.

La lógica me indica que un militar como usted, subdirector de la Escuela militar, sabía exactamente qué era un AK-47.

Sí.

Sabía que era el arma tradicional de los guerrilleros.
Sí.

A un militar como usted le acaban de decir que vaya a dar la orden de ir a matar a los jesuitas. Sabe que va a hacerlo el Batallón Atlacatl. A un militar como usted le pide el AK-47 el Batallón Atlacatl. Usted sabe exactamente para qué se lo están pidiendo.
Sí. Y con qué propósito, pues. Con el propósito de irlo a matar y que pareciera que lo hizo la guerrilla. Sí. Sí.

Y usted partió esta conversación diciéndome: “Yo no tuve ninguna participación”. ¿Usted no cree que esto lo involucra?
Pues… Sí, me involucra. Me involucra siendo parte… Pues, siendo objeto de ello.

Usted, sabiendo para qué, entregó el arma con que fueron asesinados los sacerdotes jesuitas. Se la entregó a los asesinos físicos.
Sí.

Eso en cualquier narrativa, ya sea militar, ya sea judicial, ya sea periodística… lo convierte a usted en parte de la conspiración.
A lo mejor porque en ese momento estaba obedeciendo una orden, ¿verdad?

Image 5598

Las razones por las cuales usted participa son aparte, y luego las podemos ver. Pero usted entregó el arma asesina sabiendo para qué. No solo para cometer el crimen, sino además para culpar a otros de ese crimen.
Pero hay una realidad: que son 30 fusiles M-16 y un AK-47. Entonces, el resto también, los otros 30… ¿Quiénes los ha dado? ¿Quién ha dado los otros 30 fusiles?

Esto a usted lo convierte en parte de…
Pues sí, si me dan la orden en la cual yo tengo que hacer… vaya, muy bien. Pero que no me voy a comprometer no me voy a comprometer. Porque también ese fusil no me lo entregaron a mí, sino que lo obtuve por un enfrentamiento. Igual quedan todos los fusiles. Lo que sí sabía yo era que lo que querían era distorsionar algo. ¿Si yo sabía que iban a matar a alguien? Sí.  

Y a quién…
Y a quiénes, pues. Sí, sí. ¿Y si no le daba yo el AK-47? ¡Igual lo iban a hacer con otros 30 M-16!

El punto es que usted sabía. Y me dice que entregó ese rifle obedeciendo una orden pero le pregunto quién le pidió el rifle y me dice que un ordenanza…
No.

Un ordenanza no le va a dar órdenes al subdirector de la Escuela.
No. Me llegan a pedir de parte del coronel Benavides pues, ¿verdad? Me llegan a pedir que mande el AK-47 porque ya me había pedido él que lo diera. Muy bien. Pero no es que yo por iniciativa lo di, sino que ya me lo había pedido él. Muy bien, entonces cuando llega el Batallón Atlacatl está bien, se los di.

¿Y qué pasa después?
Tipo 1 de la mañana que ya iban a cometer el asesinato. Estamos ahí todos en la expectativa en la Escuela, cada oficial me imagino que en su cuarto. En lo oscuro, pues no vemos a nadie. A la 1 de la mañana se hace el asesinato. Yo estoy en mi oficina, salgo para ver qué es lo que hay y encuentro al coronel Benavides ahí en los pasillos de la Escuela, y me dice: “Ya estuvo esto”. "Muy bien", le dije. Nos separamos, me voy a la cama.

Todo el operativo para matar a los jesuitas… ¿quién lo coordina?
No sé, me imagino que…

¿Lo coordina Cerna o el coronel Benavides?
El coronel Benavides. Él dio la orden a ellos, y me imagino que dijo qué es lo que tenían que hacer. Porque eso es lo que querían que yo hiciera, que coordinara cómo hacer esto y cómo hacer lo otro. Pero me negué a hacerlo. Entonces me desvinculé en ese momento de la operación.

Entonces se encuentra en el pasillo a Benavides y le dice que ya estuvo.
Sí, y yo me voy a acostar. Todo mundo se va a acostar. En la mañana, a las 7 de la mañana, me llaman a la dirección, me dicen mirá, andá donde el coronel Ponce. Informale que ya cumplimos la misión.

O sea, en la noche, ¿después de eso usted se va a dormir?
Sí, sí. Me voy a descansar. Yo estoy a tres metros de donde estábamos.

¿Cómo se puede ir a dormir? ¿No dimensionaba lo que había pasado?
Justo por eso, porque lo dimensionaba, fue que no di la orden. Ni siquiera quise agarrar la maleta. Ustedes los periodistas no entienden el rol de la Escuela Militar. El rol de la Escuela Militar era educativo. No teníamos relación con ninguna unidad de las que estaban ahí, ni teníamos ningún área jurisdiccional que defender que no fueran nuestras cuatro paredes. En eso llega alguien, el director, a ser el jefe de esas unidades. Pero esas unidades no las conocíamos nosotros. No las conocía él, mucho menos nosotros. Nosotros teníamos que ver el servicio de centinelas, rondas, administración y seguridad de la Escuela. Ese era nuestro quehacer. ¡La guerra a nosotros nos valía sorbete! Éramos los únicos que íbamos a ver a nuestras familias, de escondiditas. Y no éramos nosotros los encargados de eso, sino el coronel Benavides.

El punto es que el coronel Benavides les dice a ustedes qué van a hacer esa noche.
Sí, lo que va a pasar. Y nos da una radiografía de todo lo que está sucediendo, con información enemiga.

Es que a mí me sigue sorprendiendo cómo es que usted es capaz de decir “yo no voy a dar esta orden”, pero no es capaz de decir “no voy a dar el rifle con el que los van a matar”.
Pues porque como me lo pidieron, y yo no estaba involucrado... Además, no era de mi equipo.

¡Pero era suyo!
Pues sí, pero todo mundo tiene fusiles habidos y por haber. Yo no voy a dar mi pistola, que me han asignado a mí.

¿Y cuál es la diferencia?
Que el otro no me sirve de nada, es un trofeo de guerra. Se puede perder. Por mi pistola sí soy responsable.

Pero no le preguntaba porque haya faltado a sus responsabilidades. El punto es que les dio el arma con que los mataron, fuera o no fuera la que tuviera asignada. La dio sabiendo para qué estaba destinada.
Porque así como estaba la mía, había 30 más.

Fue capaz de decir que no a una orden directa del coronel Benavides, pero no se negó a dar el arma.
Sí, definitivamente yo no di la orden porque no me quería involucrar. Además el coronel Benavides lo que quería era aparentar que había sido el FMLN. Pero en el caso mío, ya había un “no”, de que no me involucro. Pero para él fue normal, “bueno, si este no lo quiere hacer, lo voy a hacer yo”. En otro, hubiera dicho “bueno, ¿y este baboso por qué no quiere dar la orden?”, y ahí hubiera parado. Pero no, porque estaba seguro de lo que estaba haciendo. Sí, yo sabía que esa era un arma más que iba en el grupo.

Con la diferencia de que, de no haberla entregado, no estaría involucrado.
Sí, claro. Si yo involucrado estaba desde que estábamos ahí nosotros, desde que nos dicen qué es lo que hay que hacer. Desde ahí estamos como encubridores.

¿Usted no ve ni escucha regresar al Batallón Atlacatl?
No. Porque en la Escuela, internamente, estamos nosotros y los cadetes. Afuera, entran de la calle de Santa Tecla, se quedan en la zona de los cursos y salen. Así es. Entonces cuando a mí me llama en la mañana, me dice: "Llevale esta maleta (al coronel Ponce)", una maleta que es la que se agarró en el cateo. Me llevo la maleta y le digo a un teniente que estaba ahí conmigo “agarrá la maleta”, porque yo no quería ni tocarla. Subimos en mi camioneta, llego al Estado Mayor, pregunto por el despacho del señor jefe del Estado Mayor, me dice el secretario que pase. Entro, me le cuadro y le doy parte: “Mi coronel, manda a informar el señor director que ha cumplido la orden del asesinar al padre Ellacuría”. Y me dice: “Yo no he ordenado eso”. Inmediatamente atrás de mí irrumpe por la puerta un colaborador del C-2 y le dice: “Mi coronel, han matado a los jesuitas. El señor presidente quiere hablar con usted”. Él no nos dice nada, y le digo “Ahí está esa maleta, la mandan para usted”. “Yo no quiero nada”, me dice. “Llevátela”. Vaya, entonces le digo al teniente "llevémosla". Le suena el teléfono al coronel Ponce, lo agarra y nos dice que nos retiremos. Salgo de la oficina de él, voy al COFA, a ver si hay algo adicional. El COFA es el Centro de Operaciones Conjuntas, que es donde están todos los secretarios y oficiales recibiendo información. Y veo al coronel Dorothy, un gringo. Lo conocía de vista, nos saludamos pero no vi nada raro en el Estado Mayor. Entonces agarré la camioneta de nuevo, fuimos a la Escuela y le llegué a decir a mi coronel Benavides: “Mi coronel, dice mi coronel Ponce que él no le ha dado la orden”. “Ah, no te preocupés”, me dijo, “ya le voy a hablar yo”. Así. “Y aquí está la maleta -le digo-, porque no la quiso recibir”. “Ah, pues ahí dejala”. Hasta ahí llegó esa parte, de lo que vivimos ese día.

¿Y no tuvo más información de quiénes participaron en la reunión para tomar esta decisión?
No. Yo no puedo decirle quién le dio la orden, con quiénes… Pero si un comandante llega con autoridad, empoderado de su situación, a dar una orden de esas, entiendo que tiene algún respaldo de alguien. Porque a nuestro nivel, ni un teniente, ni un capitán, se disparan en una cosa de esas.

¿Y el Batallón Atlacatl duerme ahí después de la operación?
Llega ahí y entiendo que sale de madrugada.

¿Y nadie le devuelve a usted el rifle?
No, no.

¿Usted no volvió a ver ese rifle?
No volví a ver ese fusil. Prácticamente para mí era… No es que yo necesitara ese fusil. Yo lo dejé y se lo llevaron. Nunca más lo volví a ver.

Hay cosas que, después de tantos años, me parece extraño que no se sepan. Como por ejemplo, ¿cómo llegó el Batallón Atlacatl ahí?
¿A la Escuela?

Sí.
Cuando comenzó la ofensiva, el Estado Mayor organizó un grupo de tareas para defender el Complejo Militar. ¿Y quiénes son los que organizan eso? El C-3, el Estado Mayor. Cerna Flores. Él era encargado de todos los medios de la Fuerza Armada, es la encargada. Él trae las unidades de donde tiene: de Caballería, de Policía Militar y Batallón Atlacatl, los que va a necesitar. ¿Para qué los va a necesitar? Solo él sabe. ¿Quién le da las misiones, los objetivos? El C-2. “Mire, la amenaza está aquí, mire esta es la otra amenaza”. Él le da los objetivos, y, en función de esos objetivos, él dice: “Agarre estas unidades”. El Batallón Atlacatl –entiendo- que estaba aquí por la parte del Sheraton, ahí por esa zona. Me imagino que le dijeron: “Déjenme los comandos para acá”. Él debió haber solicitado eso.

Vaya, se lo pregunto de otra manera: ¿Benavides no tenía el poder para ordenarle al comando del Atlacatl que se viniera?
No. A Benavides ya le dijeron: “Aquí están todas estas unidades”.

Imagínese que Benavides se hubiera vuelto loco, que él hubiera tomado esa decisión solo, porque él dijo: “Lo que tenemos que hacer, hay que matar a los padres jesuitas”. ¿Él tenía el poder de levantar el teléfono y decir: “Me mandan a los comandos del Atlacatl”?
No.

¿No?
No, él no tenía. Él era director de una Escuela Militar. No tiene atribuciones sobre unidades operativas. ¡Ninguna! Y más batallones de reacción inmediata, dependen exclusivamente del jefe de Estado Mayor, y consecuentemente del C-3.

¿El C-3 podía tomar estas decisiones?
Sí.

¿Sin tener que consultarle a Ponce?
Sí.

¿Sí podía?
Sí puede. Le dice “León, mirá, mandame la sección de comando, mandámela. Mire, coronel Ponce, le dije a León Linares que mandara los comandos”. “Vaya, está bueno”.

Solo que si Benavides regresa a la Escuela diciendo que esta es la orden del Estado Mayor, esta reunión no pudo haberla tenido solo con Cerna, ¿verdad?
No, no. Además, si Cerna le da la orden a él: “Mirá, Benavides –que son compañeros- hay que hacer esto”. Él puede tener la potestad, según doctrina, de decirle: “Esto no lo puedo hacer, preguntémosle al jefe del Estado Mayor, que es el jefe nuestro”. “Mirá, Ponce, lo que me está diciendo Cerna Flores. Esto no lo puedo hacer”.

Claro. No fue Benavides quien planificó esto, porque el cateo de dos días antes no pasó por la Escuela Militar.
Así es. ¿Y quién ordena un cateo? El único es la Sección 2, que es el que tiene que buscar objetivos. ¿Para qué? ¿Con qué propósito los mandaron a hacer el cateo?¿Qué le dijeron al comando Atlacatl ir a averiguar y por qué? Y eso ha de estar en el Estado mayor, ha de estar en los libros del C-2, coronel Díaz. Pero como le conté, me dijeron que el coronel Díaz estaba en comisión fuera del país. Entonces, estaba al mando el teniente coronel Zaldaña. ¿Por qué no revisa los libros? El Plan de Búsqueda, se llama así en el caló de inteligencia, en el Plan de Búsqueda, ¿por qué mandaron ahí a los comandos? ¿Cuál era la misión?

El Batallón Atlacatl hace el cateo en la UCA, ¿dónde duerme ese batallón?
En ese momento no sé. En ese momento no sé dónde estaban alojados. Imagino que en el Estado Mayor, ahí, en el parqueo.

Parece que estaban en una especie de instrucción. Porque tampoco la noche de los asesinatos durmieron en la Escuela. Entraron, reportaron y salieron.
Sí, salieron. En la Escuela durante el día llegaban a descansar en el patio de instrucción, ahí hay unos corredores. No entraban al recinto de la escuela, del edificio. No le convenía a los cadetes. No entraban ahí. Se quedaban en la parte abierta.

Ok. Regresemos a esa noche. Usted dice que no (les dará la orden de asesinar a los padres jesuitas), usted les da el fusil y se va a dormir; dice que ni siquiera estaba alrededor cuando ellos entraron de vuelta.
Es que no entran al edificio. Entran por la puerta de la calle, y entran a la zona del campo de instrucción. Ahí es donde ellos han estado. ¡Yo no tengo nada que ver! O sea yo no tengo que estar ni pendiente de quién entra, pendiente de quién sale.

Solo que no es un día normal y no es cualquiera el que va a entrar, ¿verdad?
Sí, porque para nosotros el que está de guardia, él también pudo haber obviado. Adelante estaba una caseta, en la que está un ordenanza entrando con la pluma; más adentro está el comandante de guardia. El comandante de guardia le preguntó al de la caseta: “Mirá, ¿quién entra?”. Estamos hablando de las 12-1 de la mañana. Oscuro. “Son los comandos del Atlacatl”, y eso escribió el cipote. A nosotros nos tenía eso fuera de toda importancia, pues.

No necesariamente, porque, ¿a qué entraron a la 1 de la mañana?
Después de haber asesinado…

Pues sí, ¿pero entraron a reportar misión cumplida?
Sí, me imagino.

¿A dar parte de lo que había pasado?
Parte de lo que había pasado.

¿A darle parte al director de la escuela?
Sí.

¿El subdirector no estaba con el director?
No, y además a mí no me interesaba.

¿No le interesaba?
No me interesaba. Yo huía, si no me llamaba el director, yo ni atendía, y así todos los oficiales.

¿Ningún otro de los oficiales quiso estar con Benavides?
Nadie, nadie. Por lo menos yo no lo vi.

¿Pero todos estaban al tanto de por qué Benavides no se había reunido?
Sí, todos estábamos al tanto. Todos estábamos al tanto de qué es lo que iba a pasar.

Es que mire, perdone mi insistencia, porque yo no soy militar, pero pienso que si estoy en un lugar y sé que van a ir a matar a los padres jesuitas y menciono lo que van a hacer, no es como que no quiero tener nada que ver con eso y me voy a dormir. Sé que van a matar a seis sacerdotes, por lo menos al padre Ellacuría.
Pero para usted periodista es la noticia.

¡No, no, no!
Para nosotros militares es la ofensiva final. La ofensiva, que se oyen bombazos, que se oyen traqueteos por todos lados. Eso le quita más el sueño que lo que va a pasar. Pero cuando yo no estoy involucrado, que yo no le puedo decir a este teniente: “Mirá, quitate de aquí, ponete para allá”. Si no es mi unidad. No es parte de mi unidad. Nosotros no teníamos ninguna injerencia en estas unidades. ¡Ninguna!

Es que no deja de ser curioso el hecho de que un instante que lo va a perseguir el resto de su vida…
Pero uno en ese momento no está pensando en eso. Está pensando en que él está cumpliendo una orden que le dio el mando. Nada más. Yo no quise involucrarme en eso. Yo dije: “Bueno, él sabe que viene del mando”.

Y despúés de todo esto usted se queda en sus labores normales…
Normales.

Hasta que…
Hasta que forman una comisión especial para investigar y empiezan a llamar a oficiales de la Esucela. Y empiezan a pedir libros.

¿Esto fue cuándo?
Días subsiguientes.

¿Pocos días después?
Sí, póngale la semana siguiente. Esta Comisión la formó el Estado Mayor y empezaron directamente a llamar oficiales de la Escuela. Empiezan a pedir libros. El teniente Yusshy que se dio cuenta de que el comandante de guardia ese día había consignado la entrada y salida de los comandos Atlacatl, dice, me dice a mí: "Mire, dice el señor director que tenemos que quemar los libros porque aquí están consignados estos". Le pregunto al señor director: "Mire, dicen que han encontrado esto y esto en los libros. Hay que quemarlos".

El director.
Sí, el director. Bueno, entonces, que se los entreguen a Yusshy, que haga lo conveniente. Y él los quemó.

O sea, usted se los dio a Yusshy.
No. Directamente yo no se los di. Yo era el encargado del archivo como jefe de estudios e instrucción. No era subdirector. Jefe de estudios e instrucción era mi cargo. Y a cargo mío estaba la parte del archivo.

Pero no había subdirector, o sea usted era subdirector en la práctica.
Sí, por mando, no por cargo. “Entonces que te entreguen los libros, y ahí ve qué hacés. Dice el señor director que hay que quemarlos, hay que quemarlos”. Entonces Yusshy los quema.

Por orden transmitida por usted, pues. Por orden del director que usted le traslada a Yusshy.
Porque Yusshy es el que descubre esa consignación en los libros y él recomienda hacerlo.  

¿Y luego?
Y luego esa comisión no me llamó a mí. Empieza a sentirse que entraban y salían gentes a la comandancia porque la dirección de la Escuela está fuera de lo que es el recinto. Está en una casa aledaña. Llegan gentes, salen jefes, camionetas. Nadie de nosotros está interesado en saber, pero sí hay un movimiento. Luego después llega varias veces el coronel Avilés que dicen que es el que descubrió eso. No tengo ni idea de cómo lo descubrió. O él se lo dijo. Pero sí el coronel Benavides empieza a salir, empieza a ocuparse más de ese problema y del conflicto que estaba latente. Se va en las noches.

¿El coronel Avilés es Carlos Armando Avilés?
Sí. Pero el coronel Benavides comienza a ausentarse, a hacer visitas, me imagino. Una vez me comenta que es amigo del coronel Rivas, de la Comisión de Hechos Delictivos. Me comenta: “Mirá, ya hablé con Rivas, este fue compañero mío, y no hay problema”. En ese momento lo sentí como queriendo darnos tranquilidad, entre comillas. Después pasan los días y me llama y me dice: “Ya me descubrieron, así que decile a los oficiales que yo me voy a hacer cargo y que ustedes no tienen problema”. Me llama a la dirección. Entonces llego yo a mi oficina y llamo a todos los oficiales y les digo: “Miren, el señor director me dice que lo llevan detenido porque ya encontraron que él es el responsable y entonces nosotros lo que tenemos que decir es lo que sabemos, la verdad. Nosotros estamos en esta situación no por nuestro gusto, y nosotros sabemos lo que pasó”. De ahí me trasladan a mí al Batallón Belloso, me toca salir fuera, me llaman a declarar por ese asunto de los libros. Hacen una trama en la cual me incluyen a mí por los libros como el autor de la quema de esos libros para poder cubrir algo. La entrada y salida de los comandos. Que con solo haber llamado al comandante de guardia bastaba. Pero a los oficiales que pusieron los puso el Estado Mayor. Consignados a hacer esto y esto. De Benavides para abajo. Gracias a Dios a los demás oficiales como no teníamos nada que hacer, no estábamos asignados en ninguna unidad, solo Yusshy y el coronel Benavides y a mí que me jalaron para no irse para arriba sino seguir para abajo. Como dar a entender que lo que había sucedido había sido organizado, planificado, estructurado en la Escuela, y no era así.

Pasemos a su juicio. Es un juicio extraño. Lo acusan de obstaculizar la investigación destruyendo los archivos.
Yo estoy en el terreno y me llaman para que venga a declarar de esa pérdida. Mis defensores son el doctor Méndez Flores…

Pero primero era su tío.
Sí, pero no nombrado, sino que me ayudaba. Pero no les gustó a ellos. A Méndez Flores no le gustó que yo tuviera uno aparte. Al grado que salió en los periódicos que estaban en desacuerdo con eso. Entonces mi tío político me dijo: “No se haga cargo de nada porque usted no lo ha hecho”. Y aquellos me decían: “Hacete cargo”.

¿Quiénes son aquellos?
Méndez Flores y no me acuerdo quién era el otro doctor que andaba con él. Y les dije no si no tengo por qué hacerme cargo y no lo he hecho. Además no soy yo el director de la Escuela, el que manda en una guarnición militar. Si yo hubiera hecho eso, ¿por qué no me castigó el director de la Escuela? Efectivamente no me hice cargo, me llevaron al juzgado. A ellos no les gustó. Y buscaron entre las autoridades de la Escuela quién podía ir a declarar como testigo que yo había ordenado la quema de los libros. Por eso me condenaron a tres años de prisión, pero como tres años es excarcelable prácticamente quedé fuera.

¿Cuánto tiempo estuvo detenido?
Estuve detenido en la Guardia Nacional prácticamente un mes y días.

Parece que hay un conflicto de intereses: el doctor Méndez Flores es abogado suyo pero también es abogado de Yusshy René Mendoza, que lo acusa a usted de haberle dado la orden. ¿Cómo podían tener el mismo abogado si uno esaba acusando al otro?
Y compadre del jefe del Estado Mayor a quien yo le había dado el parte de que habían cumplido la orden.

¿A quién?
Al coronel Ponce. Méndez Flores era compadre del coronel Ponce.

¿Y usted cómo aceptó eso? Sabiendo que él estaba defendiendo a Yusshy…
Yo estaba de alta, no tenía otra opción.

¿Por qué?
Yo había querido poner a mi tío político y me ordenaron que no.

¿O sea a Méndez Flores se lo impusieron? ¿Quién se lo impuso?
El Estado Mayor.

Y luego lo trasladan al campo de batalla otra vez.
Para ese tiempo yo ya estoy en el Belloso. Aquí en Zona Franca de San Bartolo. Desde antes estoy en el Belloso. Me arrestan estando ya en el Belloso.

¿Y cuándo fue el atentado en su contra que usted dice?
Comienzan a desmovilizarse algunas áreas en Chalatenango. Yo estoy en Cerro Negro, allá por Las Pilas, y está Cerro Negro, Arcatao, Chalatenango. Y me dicen que tengo que bajarme corriendo porque en Arcatao hay una reunión de toda la cúpula del Frente. Empiezo a bajar, llego a Tejutla, ahí me embarcan en camiones y me llevan a Chalatenango. Me dicen: "Mirá, vas a ir a hacer esta operación contra las fuerzas que están ahí".

¿Quién toma esta decisión?
El Estado Mayor.

¿Cerna?
En ese entonces ya estaba mi coronel Barrera. De ahí de Chalatenango para Arcatao son unos 30 kilómetros. Hay una carretera. Entonces me dicen: “Te vamos a llevar helicoportado por lo menos al otro lado del Sumpul. Por lo menos poner una cabeza de playa al otro lado". "Bueno", le dije, "muy bien, me queda un día". "Mirá, que no hay helicópteros, que mejor tenés que irte a pie pero no podés irte por la carretera y no podés combatir con los centros de refugios que hay. Y tenés que estar 72 horas en Arcatao". “Mire -le dije yo-, esto no se puede. Si por la calle me llevaría un día caminando normalmente. Ahora, que si voy a ir combatiendo…” Pues no, me dijeron, no se puede. Estaba en Guarjila, no podía pasar por la calle, no me podía meter por el hoyo de San isidro Labrador, mejor me subí por la Montaña. Cuando yo iba subiendo por Guarjila, en el campamento de refugiados, con la bandera de Cruz Roja y Médicos sin Fronteras, parapetados me agarraron como que era pato de feria. "No disparen", les dije. Mis soldados con una rabia porque no podíamos disparar. Pero pasamos. Llegamos al otro lado, a San José Las Flores. Ahí me dijeron perate pues, a ver si te podemos hacer un área de embarco. Cortamos árboles y todo. Ya tenía para hacer oleadas de tres helicópteros. Ya tenía formada a la gente, los vuelos. Y al final del día me dicen: No podemos, perate a mañana. A todo esto yo dije: ¿Por qué me están retrasando? ¿Para que acumulen más fuerza allá? Al día siguiente en la tarde me dicen que no hay vuelo. A las 5 de la tarde. A esa hora comenzar a desplegarse. Mañana a las 3 de la mañana vamos a cruzar el Sumpul. Yo sabía que nos íbamos a tronar porque por el puente no íbamos a pasar. Teníamos que pasar por Valle Verde. Y ese lugar gracias a Dios estaba minado. Lamentando que me mataron ahí a dos o tres soldados pero a mí me hirieron poco y ahí me evacuaron. Ahí terminó prácticamente mi vida operativa. No hicieron la operación y pude ver efectivamente que lo que buscaban era que yo chocara.

¿Por qué cree usted que lo querían eliminar?
Porque soy un testigo. Un testigo que relacionó directamente a Benavides y al coronel Ponce. Porque si él no le dio la orden al coronel Benavides, inmediatamente él ahí me detiene. Me dice no, yo no he dado la orden, e inmediatamente manda a detener a Benavides. ¡Si es el hombre más poderoso en ese momento! O que tiene al presidente al teléfono y le dice: “Mire, presidente, aquí en este momento está el mayor Camilo Hernández informándome de esto, y aquí lo voy a detener”. Entonces yo era el eslabón. Era más útil para ellos muerto que vivo. Y nunca había tenido oportunidad de hablar esto.

¿Usted nunca habló con la Comisión Moakley?
Nunca.

Pero sí con la Comisión de la Verdad.
Sí, y se los dije así como se lo estoy diciendo a usted. Pero lo que dijeron era mejor depurado.

Ah, pero esa fue la Comisión Ad Hoc.
La Comisión Ad Hoc era la que proponía las depuraciones que solicitaba la Comisión de la Verdad. Pero nada más. Ahí en el Hotel que antes era Sheraton (hoy Crowne Plaza) fui a hablar con la Comisión de la Verdad.  Una vez, también ya era ministro el coronel Ponce, nos llaman a todos los oficiales de la Escuela Militar a una reunión al Ministerio de la Defensa para decirnos que nosotros habíamos sido los responsables de ese asesinato. Que nosotros los oficiales de la Escuela éramos los responsables. Cuando me tocó la intervención a mí, el único que no estaba de todos los de esa generación, de “la Tandona”, era mi general (Ernesto) Vargas. Me dijeron “¿Y vos por qué no dijiste nada?”. Contesté: “¡Yo le he dado parte al coronel Ponce! A usted le he venido a dar parte”.

¿Enfrente de todos dijo eso?
Sí, en público lo dije.  “Yo a usted le he venido a dar parte. Nosotros sabíamos de los planes que ustedes tenían. El coronel Benavides solo vino con las órdenes; y viniendo del Estado Mayor, ¿nosotros qué podíamos hacer? ¡Nada! Y que ahora vengan a decir que los responsables somos nosotros. No, señor”. Fue el primer enfrentamiento que tuve con ellos.

¿Y qué le contestaron?
Que yo tenía la obligación de haberle dicho al mando lo que estaba ordenando Benavides. ”No, señor”, les dije. “Yo nunca he sido ese tipo de soplón. Mucho menos viniendo de una reunión de ustedes”.

No pasó nada después.
No, no pasó nada. Y no pasó nada porque en ese entonces yo no sabía que me iban a depurar. De haber sabido les hubiera reclamado.

De ahí lo depuraron.
Hubo otra reunión, ahí ya era ministro de Defensa el coronel Ponce, nos llevaron a un grupo de oficiales, y ahí estaba el presidente (Alfredo) Cristiani, y nos dijeron que nosotros éramos parte de la depuración y que no había más que hacer, porque se los exigían los Acuerdos de Paz.

¿Y usted qué hizo? Es toda una vida en el ejército.
Sí, pues sí. Pero nadie de los que estábamos ahí hizo nada. Había compañeros más antiguos que yo. No sé si usted conoce nuestro estamento, pero normalmente cuando uno es subordinado no tiene oportunidad de réplica.

Después de una vida en el ejército, lo echan, ¿qué hace? Usted estaba joven.
Tenía 45 años. Y bueno, me voy a la Universidad, me consiguen un chance en la farmacia de la Fuerza Armada, y ahí empiezo a intentar levantar. Yo llegué (al ejército) a los 23 años, así que no alcancé mi pensión completa. Yo quedé de teniente coronel, en requerimientos para ascender a coronel, pero me cortaron en ese momento.

Cómo da vueltas la vida...
Yo soy de origen pobre. Yo me crie en un mesón de San Vicente, durmiendo en una misma tijera con mis hermanos. Mi familia salió de la pobreza porque Dios me dio la oportunidad de salir de la Escuela Militar. Mi madre murió hace dos años, un 16 de noviembre.

¡16 de noviembre! ¡Mire qué fecha!
El 13 pusieron la querella en España, el 16 estaba muerta mi madre. El 17 la estaba enterrando en San Vicente. Una mujer que me dio a mí fortaleza; nunca me dio a codiciar las cosas ajenas. “¡Trabaje! ¡Estudie!”. Yo hubiera querido terminar mi carrera, pero sobre todo no con el desprestigio que tengo de estar involucrado en la muerte de los jesuitas. Mi familia fue altamente católica y entendieron que no fui yo. Desgraciadamente no fue así para el país, con las publicaciones, siempre me fueron metiendo como uno de los involucrados. En ANDA me quitaron, según el presidente Gómez, “porque este está involucrado en el asesinato de los jesuitas”.

¿Y eso fue después de la querella?
Sí.

¿Cómo se enteró usted de que era imputado en la demanda en Madrid?
En un correo me mandaron el listado. Después salió en el periódico. Pero antes de que saliera en el periódico me habló por teléfono el coronel Ponce para una reunión en la casa de los veteranos, frente al parque Cuscatlán. Ahí estaba mi general Larios, el general (Juan Orlando) Zepeda, el coronel (Francisco) Elena Fuentes, el doctor Méndez Flores; y estaba un abogado que había llevado mi general Larios, mi coronel Majano, y yo. Y empezó el coronel Ponce a hablar de la situación, de cómo había salido esa querella. Yo no conocía el CJA ni conocía de esta organización de derechos humanos en España, él (Ponce) empezó a informar de todo. También el doctor Méndez informó de esta situación del presidente (Cristiani).

El 13 fue esta demanda, el 17 dice usted que estaba enterrando a su mamá, ¿esto cuándo fue?
Pocos días después. Ponce me llamó en la velación de mi mamá, creo que ahí fue donde encontró mi teléfono, y de ahí me llamó a esta reunión.

¿Y qué hablaron en esta reunión?
Información de lo que estaba pasando. Quiénes eran estas personas que habían puesto la demanda, qué era lo que se estaba haciendo. Se nos dijo que el ministro de Defensa tenía un grupo de jurídicos que estaban viendo este tema y que nos iban a estar apoyando, sobre todo en mantenernos informados de esta situación en España. También que había una línea del gobierno del presidente (Elías Antonio) Saca de apoyarnos, y también que el presidente Cristiani había desaparecido como imputado porque había maniobrado antes con dos emisarios.

¿Qué emisarios?
El doctor Santamaría y el licenciado Samayoa.

¿Salvador Samayoa?
Sí, Salvador Samayoa. Ellos supieron antes y fueron allá, movieron sus teclas y por eso lo dejaron afuera (a Cristiani). Nos informaron también de esas maniobras. Había un proceso, también, mediante el cual iban a solicitar al gobierno, y el gobierno iba a decidir si lo aceptaba, igual uno para la Corte Suprema que iba a decidir si lo aceptaba. De eso fue lo que nos dio información el doctor Méndez, de la parte jurídica del proceso y lo que iba a suceder. Nosotros creíamos que ya más no iba a suceder, esa era nuestra esperanza.

¿Y luego?
Nos volvimos a reunir ahí y nos contaron que habían ido a España y que nosotros teníamos una reunión en el Ministerio de Defensa para que nos contaran los jurídicos. La reunión en el Ministerio fue con el general (Jorge) Molina Contreras y el general Rubio Reyes, que era jefe del Estado Mayor; no estaba el viceministro Palacios Luna. Estaban el general Ponce, el general Bustillo, general Zepeda, general Larios, general Elena Fuentes, mi persona, llegaron Espinoza Guerra y Guevara Cerritos. La reunión fue para que los jurídicos de ahí del Ministerio de la Defensa nos explicaran cuáles eran los pasos a seguir y cuáles eran las esperanzas de que el gobierno y la Corte Suprema desestimaran el reclamo de España. Ahí tuve otra vez la oportunidad de decirles, porque Molina Contreras y Rubio Reyes habían sido alumnos míos en la Escuela Militar, les volví a decir que los que estábamos ahí estábamos injustamente y ese señalamiento de imputación era injusto, “porque nosotros habíamos actuado como soldados de la patria, pero ustedes que son Alto Mando no han podido decidir por ustedes mismos. No sé si ustedes le dieron la orden a Benavides. Si ustedes dicen que no, entonces deberían decirle, como su compañero que es, que tome la palabra frente a los generales”. Uno pierde el miedo.

Image 5597

¿Benavides nunca se apareció en alguna de estas reuniones?
No, nunca. De ahí fuimos a otra reunión a Casa Presidencial, con el presidente Saca. Ahí fueron el doctor Méndez, el general Ponce, el general Zepeda, el general Villamariona, y mi persona. Nos recibieron el presidente Saca y Élmer Charlaix. Explicaron cuál era el proceso que se estaba llevando allá, la parte procesal en caso de que aceptaran (el reclamo de España), y les solicitaron ayuda económica para la defensa allá en España. El presidente Saca prometió esa ayuda, no dijo exactamente cuánto, para apoyar. Después de la reunión solo se quedaron el presidente Saca, el doctor Méndez y el general Ponce hablando por largo tiempo; los demás los esperamos afuera prácticamente por una media hora, y después salimos. Después de eso no pude saber nunca nada más de ellos. No sé si dieron el dinero, si dieron el apoyo, no lo sé.

¿A usted alguna vez le ofrecieron algo a cambio de silencio o a cambio de asumir responsabilidades?
No, no, nunca.

Algunas versiones aseguran que después del asesinato, Benavides le dijo a todos los soldados del batallón que el que hablara se iba a morir…
Quizás pudo haberlo hecho antes de que se fuera, a lo mejor.

Ahora, se lo pregunto porque de hecho, hay al menos dos muertos, ¿verdad?
Sí. Ah, no, y una de las cosas que me mencionó el teniente Espinoza Guerra, lo vimos hace poco, será un año. Y me dijo: “Mire, mi coronel, cuando yo me fui al Atlacatl –porque ese mismo día llegó para el Atlacatl- me metieron en una zona del volcán, en las zonas esas a patrullar, patrullaje ofensivo, sobre nosotros andaban los (aviones) O-2”, me dijo. “Cerritos tenía miedo –me dijo- de que nos fueran a tirar a nosotros, porque andaban como buscándonos a nosotros, porque nosotros dábamos nuestra ubicación y andaban buscando, como que andaban buscándonos a nosotros”. Entonces, le conté yo lo del caso de Chalatenango.

El cadete que había escrito las entradas y salidas (en la Escuela Militar, el día del asesinato de los jesuitas), a ese lo mataron.
Sí.

¿Cómo lo mataron?
Entiendo que en un enfrentamiento, pero lo extraño es que tenía el balazo en la espalda. No me consta, para serle sincero, no me consta.

Muy complicado morir de un balazo en la espalda en un enfrentamiento.
Sí.

Que como su nombre lo dice: enfrentamiento.
Sí.

Y luego está el caso de Herrera Carranza, que era el único que testificó que había dado por radio la coordinación de ese asesinato, también lo mataron, ¿verdad?
Sí, sí.

¿Y a ese cómo lo mataron?
Me acuerdo, allá en Morazán. Pero no sabía de que él había dicho algo. Herrera Carranza, un gran soldado, un gran soldado.

Herrera Carranza fue el único militar que confesó a las autoridades que escuchó transmisiones de la radio militar sobre los asesinatos antes de que se descubrieran los cuerpos. Fue asesinado en extrañas circunstancias tras ser transferido de manera repentina al Batallón Atlacatl.
Pero es que lo mataron en el DM-4, ¿verdad?

Tenemos al menos dos muertos en circunstancias extrañas, aparentemente por su vinculación a este caso.
Y un intento.

¿El suyo? Más el otro que usted me dice de Espinoza Guerra. Que le dijo que andaba con Cerritos.
Sí, toda la sección de comandos era.

¿Y con Cerritos usted no hablaba?
No, no, no. Con Espinoza Guerra fue casualidad.

Si usted ve las cosas en retrospectiva es evidente que este crimen trajo como conclusión el fin de todo aquel poder centralizado de la Fuerza Armada, porque al final esto retiró el apoyo de Estados Unidos, puso bajo sospecha al ejército en todos lados, nadie quería saber del ejército porque esto abiertamente los afirmó como un grupo de asesinos, que podían llegar a cometer estos crímenes atroces.
Como militar, le puedo decir que sí hay una planificación. Si hay una guerra, un Estado Mayor como mínimo tiene que tener un plan de acción; un plan de acción tiene que tener objetivos, y los objetivos son tácticos, también estratégicos. Entonces, cuando ya hay un grupo de gente que está asesorando al mando, tiene que andar buscando objetivos tácticos y estratégicos. ¿Qué es lo que llegaron a decir esta gente? Que yo era el responsable. ¿Qué es lo que dice (el ex embajador) Robert White? Que yo organicé, planifiqué e hice todo para el asesinato de los jesuitas. Eso dice, a mí me regalaron una copia. ¿Por qué? Porque hay gente que sí empezó a decir que yo era, que yo era. Porque sabían el vínculo que yo había ido a decir, a darle la orden al mando. Ellos no dicen: “Camilo se negó”. No, no les interesa. “No, Camilo fue”.

Lo que pasa es que “Camilo se negó” lo dice Camilo.
Sí, solamente.

¿Verdad?
Sí, solamente yo. Nadie más. Y los que me lo confirman son Cerritos y Espinoza, que no fui yo el que les dio la orden. Ellos se lo confirman. Pero sí de la Comisión Especial, que organizó el Estado Mayor al inicio para comenzar a investigar, de ahí empezaron ya a inculparme a mí. Gente que fueron contemporáneos de uno… Eso les cayó mal por A o por B motivo, y ahí empezaron. Esa fue una de las cosas en las cuales estaba Parker.

¿Rodolfo Parker?
Sí, ese mismo. Vio que ya todos querían directamente meterme ahí en el problema, como que yo fuera el responsable. Les dijo:“Entonces mejor no, ahí dejen que investiguen”. Porque ahí fue la Comisión que empezó, y ya estaba ordenando por el Mando. Igual los mandos que llegaron a la Escuela Militar que ya iban en ese proceso. A mí me tienen en la Fuerza Armada por izquierdista y golpista.

Por su rol cuando lo de Majano.
Así es.

¿Y cuál era su relación con Majano?
Yo era teniente. Cuando el Golpe, a mí me llaman, por ser el más antiguo de mi promoción, para poder entrar con el Golpe, y él (Majano) me lleva a Casa Presidencial.

¿Qué hace usted en Casa Presidencial?
Estoy en el Estado Mayor Presidencial junto a Majano.

Para usted, ¿cuál es el siguiente paso?
¿Después de qué?

Después de ahorita.
¿De ahorita? Solo estoy esperando que salga mi absolución de allá de España.

Publicidad

 CERRAR
Publicidad