Nacionales / Política
TSE cancela a los dos partidos más longevos de El Salvador

El proceso que arrancó con una sentencia de inconstitucionalidad sobre el decreto legislativo que 'resucitó' a los partidos PCN y PDC culminó este viernes con la cancelación de ambas organizaciones por parte del TSE. Los partidos aun pueden pedir una revisión de la resolución, pero ya comenzaron a preparar su relanzamiento como nuevos partidos.


Fecha inválida
Gabriel Labrador Aragón

El Partido de Conciliación Nacional (PCN) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), de 50 y 51 años de edad, respectivamente fueron cancelados este viernes a las 2:30 de la tarde, según una resolución que firmó el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Este es el último paso de un proceso que inició en abril cuando Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró inconstitucional un decreto legislativo que permitió a pecenistas y democristianos sobrevivir al rechazo en términos de votos que sufrieron en 2004. 

Tres de cinco magistrados firmaron la resolución para que desaparecieran ambos partidos, y basaron su decisión en la orden emitida el 29 de abril por la Sala de lo Constitucional de la Corte. Los que votaron a favor fueron el magistrado presidente, Eugenio Chicas (FMLN), Eduardo Urquilla (representante de la Corte Suprema de Justicia) y Gilberto Canjura, quien fue acordado y elegido magistrado hace 15 días por el FMLN y Gana, junto a los nuevos magistrados de la Corte de Cuentas. 

Dos magistrados votaron en contra: Walter Araujo (Arena) y Fernando Argüello Téllez (representante de la CSJ). Un asesor de los magistrados comentó que la resolución no habría sido posible sin la nueva correlación de fuerzas, en clara alusión a la destitución, hace mes y medio, del magistrado del PCN, Julio Moreno Niños y su suplente del PDC, Óscar Morales Herrera.

La resolución del TSE se basa en que en las elecciones presidenciales de marzo de 2004, el PCN y el PDC no lograron los votos mínimos que la ley electoral de entonces les exigía. En esa elección en la que resultó electo Antonio Saca, de Arena, el PCN solo obtuvo el 2.71% de los votos, y el PDC, que compitió en coalición con el CDU, solo obtuvo el 3.9%. El Código Electoral le exigía a los partidos que competían solos obtener como mínimo el 3% de los votos válidos mientras que a las coaliciones el 6%.

El magistrado Walter Araujo dijo estar convencido de que era imposible desinscribir a ambos partidos porque hoy en día el umbral del 3% o el 6% de votos que debían aplicarle a los partidos que compitieron en 2004 ya no existe. En mayo de 2006, la Corte Suprema declaró inconstitucional esos porcentajes que a la vez eran los requeridos para inscribir a un partido.

Araujo explicó un segundo argumento: la elección impugnada, la de marzo de 2004, no puede servir de parámetro para medir la representatividad que tiene un partido político porque privilegia a quien gane la mayoría de votos, en cambio, las elecciones municipales y legislativas son las que definen cuánto respaldo goza un partido. Y es en base a estas elecciones que debe definirse si un partido debe o no desaparecer.

Uno de los argumentos que habían exhibido el PCN y el PDC para no desaparecer era que ya una vez se les había intentado cancelar y que, por tanto, no podían ser juzgados dos veces por la misma causa como lo establece la Constitución salvadoreña. Ambos partidos se refieren al proceso de cancelación que el TSE inicio en diciembre de 2004, pero que se desestimó cuando el mismo Tribunal archivó el proceso.

En aquella ocasión, el archivo del proceso se dio porque ambos partidos fueron amparados por la Corte Suprema de Justicia. En diciembre de 2004, el PCN y el PDC habían pedido un amparo ante la Corte Suprema argumentando que su desaparición implicaría un retroceso en el sistema político salvadoreño que, según la Constitución, debe garantizar la existencia de múltiples corrientes de pensamiento político.

La Corte, en esa vez, amparó a ambos partidos pero solo porque encontró que el TSE había iniciado el proceso de cancelación sin habérselo justificado en debida forma a ambos institutos políticos. La Corte ordenó al TSE explicarle de manera más amplia a ambos partidos el porqué de su desinscripción, pero la máxima autoridad en materia electoral, en ese entonces presidida por Arena, decidió archivarlo bajo el argumento de que desaparecerlos atentaría contra la pluralidad política.

Pero este viernes, en la resolución emitida por el TSE, los magistrados Chicas, Urquilla y Canjura dijeron que no existía un doble juzgamiento porque en aquella ocasión, el Tribunal había desestimado conocer el fondo del asunto y lo envió al archivo. “La Fiscalía General de la República (como parte que defiende los intereses del Estado en un proceso de cancelación de partidos) también argumentó que existía doble juzgamiento porque en aquella ocasión el Tribunal nunca emitió una resolución, sino que antes, lo había archivado”, explicó el magistrado presidente Eugenio Chicas.

El PCN y el PDC gobernaron desde finales de los 60s hasta 1989. Dos décadas que incluyeron la última fase de la dictadura militar y casi toda la guerra civil.

La sentencia de este viernes fue notificada a media tarde a ambos partidos. Estos tendrán la oportunidad de pedir una revisión ante el Tribunal hasta este lunes próximo a media tarde. Asimismo, el TSE debe resolver en 48 hábiles esa misma solicitud de revisión.

El PCN, sin embargo, no parece que vaya a apelar puesto que incluso ha comenzado a recolectar las firmas para un nuevo partido político que cambiará poco en colores y emblema a los actuales. Este lunes, según informó un diputado pecenista, acudirán ante el TSE para pedir los libros de afiliación, que es en los que deben plasmar las firmas y las huellas dactilares de al menos 50,000 personas. 

Hace dos semanas, el presidente Mauricio Funes ratificó unas reformas al Código Electoral  que el FMLN, PCN y Gana habían aprobado. Estas reformas permiten a cualquier partido en proceso de inscripción que su proceso no se estanque si en las 50,000 firmas que se le exige como mínimo presentar se detectan anomalías. Antes de esa reforma, si a un partido se le encontraban firmas falsas, por ejemplo, se le obligaba a esperar a que concluyera una investigación de la Fiscalía. 

Hoy en día, si un partido presenta firmas falsas, tendrá derecho a continuar el proceso de inscripción y más aun, el Tribunal Supremo Electoral deberá responder en 20 días (antes eran 60) si el partido puede inscribirse. La reforma también indica que si el Tribunal encuentra diferencia entre las firmas o las huellas presentadas, el proceso no será interrumpido.

Los pecenistas lideraron una campaña en la Asamblea Legislativa para que sus aliados políticos aprobaran un dictamen con el cual habrían podido inscribirse nuevamente como PCN pero además mantener los mismos símbolos, emblemas y colores. Se trataba de una reinscripción exprés, pero esta propuesta no contó  con el apoyo de las otras fracciones legislativas y quedó en un mero intento. 

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.
Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.