Centenares de niños y jóvenes regresaron a las clases presenciales en el sector público, luego de más de un año ausentes debido a la pandemia causada por la covid-19. El 11 de marzo del 2020, el presidente Nayib Bukele anunciaba en cadena nacional la suspensión de clases por 21 días debido al avance del coronavirus a nivel mundial. 391 días después los alumnos del Instituto Nacional General Manuel José Arce y de la Escuela República de Brasil volvieron a ver a sus maestros y compañeros en un ambiente distinto; todos llevan mascarilla, deben respetar la distancia física, cada aula deberá estar a la mitad de su capacidad y las secciones trabajarán divididas en dos grupos, una semana por grupo. El ausentismo también ha marcado el regreso a las escuelas: algunos alumnos relatan que muchos de sus compañeros no asistirán a clases debido al temor de sus padres por un posible contagio. En otros casos, como las aulas aceleradas, muchos alumnos desertaron debido a problemas económicos causados por la pandemia y la violencia de los sectores donde residen.   

 

Por normas de los ministerios de Salud y Educación es obligatorio para los padres de familia llevar a sus hijos con mascarilla, sin importar el nivel educativo al que asistan. En la escuela los maestros son los encargados de que los niños cumplan todas las normas de salubridad para evitar contagios de la covid-19. En el Centro Escolar República de Brasil, los niños de kínder 5 son inducidos para guardar la distancia física entre compañeros, así como a mantener puesta la mascarilla todo el tiempo.
 
Por normas de los ministerios de Salud y Educación es obligatorio para los padres de familia llevar a sus hijos con mascarilla, sin importar el nivel educativo al que asistan. En la escuela los maestros son los encargados de que los niños cumplan todas las normas de salubridad para evitar contagios de la covid-19. En el Centro Escolar República de Brasil, los niños de kínder 5 son inducidos para guardar la distancia física entre compañeros, así como a mantener puesta la mascarilla todo el tiempo.

 

 

 

Según el director del Centro Escolar República de Brasil, Francisco Ramírez, la institución se empezó a preparar desde hace un mes con la rotulación y desinfección de lugares comunes para el bienestar de los alumnos y para que los padres de familia puedan enviar con toda confianza a sus hijos, ''Estamos capacitados para poder recibir a la mitad de la población estudiantil, pero también es deber de los padres de familia educar en normas de aseo a los niños'', dijo.
 
Según el director del Centro Escolar República de Brasil, Francisco Ramírez, la institución se empezó a preparar desde hace un mes con la rotulación y desinfección de lugares comunes para el bienestar de los alumnos y para que los padres de familia puedan enviar con toda confianza a sus hijos, ''Estamos capacitados para poder recibir a la mitad de la población estudiantil, pero también es deber de los padres de familia educar en normas de aseo a los niños'', dijo.

 

 

 

El Centro Escolar República de Brasil tiene una población 843 alumnos de kínder a bachillerato, debido a la pandemia se recibirán a la mitad de los alumnos por semana, para el primer día de retorno a clases solo asistieron 229 según el director eso se debe a la negativa de los padres de familia de enviar a sus hijos a clases por temor al coronavirus.
 
El Centro Escolar República de Brasil tiene una población 843 alumnos de kínder a bachillerato, debido a la pandemia se recibirán a la mitad de los alumnos por semana, para el primer día de retorno a clases solo asistieron 229 según el director eso se debe a la negativa de los padres de familia de enviar a sus hijos a clases por temor al coronavirus.

 

 

 

Juan Carlos Orellana, de 16 años, mide su temperatura en la entrada del Instituto Nacional General Manuel José Arce. El joven cursa segundo año de bachillerato y según dice es un alivio poder volver a clases, ''No es lo mismo recibir clases en línea, en casa hay muchos distractores y en ocasiones la calidad del internet es muy mala. Para la historia va a quedar que pasé de grado sin ir a la escuela'', dijo.
 
Juan Carlos Orellana, de 16 años, mide su temperatura en la entrada del Instituto Nacional General Manuel José Arce. El joven cursa segundo año de bachillerato y según dice es un alivio poder volver a clases, ''No es lo mismo recibir clases en línea, en casa hay muchos distractores y en ocasiones la calidad del internet es muy mala. Para la historia va a quedar que pasé de grado sin ir a la escuela'', dijo.

 

 

 

Alexis Martínez cursa primer año de bachillerato en el Instituto Nacional General Manuel José Arce, en su sección son 40 alumnos que serán divididos en dos grupos de 20. El primer día de retornar a clase 10 de sus compañeros ya le habían dicho que no iban a poder regresar, ''Me mantuve en comunicación con mis amigos y es muy triste que algunos no regresaran por la condición económica y otros porque tiene miedo a contagiarse'', dijo.
 
Alexis Martínez cursa primer año de bachillerato en el Instituto Nacional General Manuel José Arce, en su sección son 40 alumnos que serán divididos en dos grupos de 20. El primer día de retornar a clase 10 de sus compañeros ya le habían dicho que no iban a poder regresar, ''Me mantuve en comunicación con mis amigos y es muy triste que algunos no regresaran por la condición económica y otros porque tiene miedo a contagiarse'', dijo.

 

 

 

El centro Escolar República de Brasil cuenta con tres filtros de desinfección: en el portón principal una maestra toma la temperatura a alumnos y padres de familia, en el punto dos otro maestro desinfecta las pertenencias de los niños y jóvenes y en el punto tres cada alumno debe aplicarse alcohol antes de entrar al salón de clases.
 
El centro Escolar República de Brasil cuenta con tres filtros de desinfección: en el portón principal una maestra toma la temperatura a alumnos y padres de familia, en el punto dos otro maestro desinfecta las pertenencias de los niños y jóvenes y en el punto tres cada alumno debe aplicarse alcohol antes de entrar al salón de clases.

 

 

 

Victoria Lemus es maestra del Centro Escolar República de Brasil, este año la maestra imparte la materia de inglés a los alumnos del séptimo grado. Para ella el retorno a clases es un día histórico y aprovechó para hacerse fotos con sus alumnos y enviarlas a un grupo de mensajería en el cual se comunican, ''Para nosotros los maestros y maestras es una nueva oportunidad de vida en la cual debemos ser muy responsables y acoplarnos a los cambios que la pandemia nos exige. Es triste no poder ver a alumnos que por diversas dificultades no han podido venir. A ellos uno los llega a querer como hijos, ya que a muchos los hemos visto crecer en esta institución'', dijo
 
Victoria Lemus es maestra del Centro Escolar República de Brasil, este año la maestra imparte la materia de inglés a los alumnos del séptimo grado. Para ella el retorno a clases es un día histórico y aprovechó para hacerse fotos con sus alumnos y enviarlas a un grupo de mensajería en el cual se comunican, ''Para nosotros los maestros y maestras es una nueva oportunidad de vida en la cual debemos ser muy responsables y acoplarnos a los cambios que la pandemia nos exige. Es triste no poder ver a alumnos que por diversas dificultades no han podido venir. A ellos uno los llega a querer como hijos, ya que a muchos los hemos visto crecer en esta institución'', dijo

 

 

 

Melvin Vásquez tiene 14 años y cursa séptimo grado en el Centro Escolar República de Brasil, desde que se suspendieron las clases el joven no veía a sus compañeros porque viven en diferentes comunidades,''Para mí es una enorme alegría ver a mis amigos otra vez, ya era necesario regresar y aprender juntos, ya que eso nos motiva a hacer las tareas, en la casa pasamos todos estresados, encerrados y aquí por lo menos tenemos amigos para jugar, platicar y aprender'', dijo.
 
Melvin Vásquez tiene 14 años y cursa séptimo grado en el Centro Escolar República de Brasil, desde que se suspendieron las clases el joven no veía a sus compañeros porque viven en diferentes comunidades,''Para mí es una enorme alegría ver a mis amigos otra vez, ya era necesario regresar y aprender juntos, ya que eso nos motiva a hacer las tareas, en la casa pasamos todos estresados, encerrados y aquí por lo menos tenemos amigos para jugar, platicar y aprender'', dijo.

 

 

 

Cony López es maestra de aula acelerada del Centro Escolar República de Brasil, en su aula recibe alumnos que por diversas razones cortan su ciclo de estudios y se retrasan. Este año, según comenta, muchos de sus alumnos ya no van a llegar, unos por las dificultades económicas y otros por la violencia que se vive en las comunidades. El día del retorno solo asistieron dos alumnas a la clase de la maestra Cony.
 
Cony López es maestra de aula acelerada del Centro Escolar República de Brasil, en su aula recibe alumnos que por diversas razones cortan su ciclo de estudios y se retrasan. Este año, según comenta, muchos de sus alumnos ya no van a llegar, unos por las dificultades económicas y otros por la violencia que se vive en las comunidades. El día del retorno solo asistieron dos alumnas a la clase de la maestra Cony.

 

 

 

Algunos escritorios de maestros parecen púlpitos de predicación. En el Instituto Nacional General Manuel José Arce los maestros y alumnos se reunieron para orar antes del inicio del retorno a clases. En el centro escolar república de Brasil varios escritorios lucieron biblias abiertas a lado de recipientes repletos de alcohol,''es para protección divina'', dijo una maestra.
 
Algunos escritorios de maestros parecen púlpitos de predicación. En el Instituto Nacional General Manuel José Arce los maestros y alumnos se reunieron para orar antes del inicio del retorno a clases. En el centro escolar república de Brasil varios escritorios lucieron biblias abiertas a lado de recipientes repletos de alcohol,''es para protección divina'', dijo una maestra.

 

 

 

 

Marina Orellana es maestra de kínder 5 del Centro Escolar República de Brasil, el primer día de clases presenciales la maestra le dio un recorrido al los que por primera vez pisaban una escuela. Según el director, la escuela cuenta con 31 maestros de los cuales 22 fueron vacunados contra el coronavirus el sábado 3 de abril del 2021.
 
Marina Orellana es maestra de kínder 5 del Centro Escolar República de Brasil, el primer día de clases presenciales la maestra le dio un recorrido al los que por primera vez pisaban una escuela. Según el director, la escuela cuenta con 31 maestros de los cuales 22 fueron vacunados contra el coronavirus el sábado 3 de abril del 2021.