Publicidad

Policía asegura que mató a 318 pandilleros en “intercambio de disparos” en lo que va de 2016

Desde 2010, cuando el primer Gobierno del FMLN endureció las medidas de seguridad tras el incendio de un microbús con sus pasajeros por parte de pandillas, los enfrentamientos de estos grupos con la Policía han aumentado. El presidente Sánchez Cerén ha dicho que no queda otro camino más que enfrentar con dureza a las pandillas. Las estadísticas de violencia comenzaron a bajar a partir de marzo de este año. 

AFP / El Faro

 
 

 

Policias borran un
 
Policias borran un "placazo" de la Mara Salvatrucha en el municipio de Quezaltepeque. 

El director de la Policía de El Salvador, Howard Cotto, anunció este viernes 8 de julio de 2016 que en lo que va del año 318 pandilleros murieron al ser repelidos en diferentes ataques a miembros de la corporación policial. 

"Hasta ayer (jueves) y desde el 1 de enero (...) hemos tenido un total de 316 intercambios de disparos con un total de 318 agresores de nuestras unidades que han perdido la vida, y un total de 152 detenidos", aseguró Cotto en una rueda de prensa.

La Policía y el ejército mantienen un combate frontal de las violentas pandillas que delinquen y que tienen unos 70 mil miembros, de los cuales 13 mil están encarcelados. En esa guerra también ha habido daños colaterales: personas que no pertenecían a pandillas también han sido asesinadas a manos de la Policía, como José Armando Díaz, en Villas de Zaragoza, o como Dennis Martínez, en la finca San Blas de San José Villanueva.

José Armando Díaz era un empledo de una fábrica que tuvo la mala suerte de que en su casa cayeran desde el techo tres pandilleros que iban huyendo de la PNC y a los cuales los policías ejecutó en febrero de 2016. Dennis Martínez era el escribiente de la finca San Blas (en la cual también vivía) donde una patrulla policial ingresó para efectuar la masacre en julio de 2015.

La contabilización de los pandilleros asesinados a manos de policías llega en la misma semana en que Estados Unidos ha vuelto a escandalizar al mundo con hechos de violencia: dos afroamericanos fueron asesinados por policías en Dallas, Texas, lo que provocó una multitudinaria protesta callejera en la que un francotirador terminó matando a cinco policías. En lo que va de 2016, 123 afroamericanos han sido asesinados por la Policía, de un total de 509 casos, según un reporte de The Washington Post. 

En El Salvador, en cambio, el llamado a la guerra para combatir las pandillas es parte del grito de batalla del gobierno. "Aunque algunos digan que estamos en guerra, no queda otro camino", dijo en marzo el presidente Salvador Sánchez Cerén. 

No obstante, el procurador de Derechos Humnos, David Morales, asegura que este camino escogido por el Ejecutivo ha implicado que el Estado practique ejecuciones extralegales. Dijo en abril pasado que una treintena de expedientes en investigación estaban relacionados con cerca de 100 víctimas asesinadas por la Policía. 

Desde marzo pasado, el gobierno salvadoreño impulsa medidas extraordinarias de seguridad que incluye el estado de emergencia en seis centros penales donde están recluidos pandilleros, y puso en la lista de los más buscados a 100 cabecillas de esas estructuras criminales.

En el primer trimestre de 2016 hubo más de 2 mil asesinatos, 22 cada día; y en el segundo trimestre se registraron poco más de 1 mil, y un promedio de 11. Junio terminó con 331 homicidios, según el conteo preliminar de la Policía Nacional Civil (PNC), lo que certifica la tendencia a la baja iniciada en los últimos días de marzo.

En cuanto a la violencia generada por los enfrentamientos entre Policías y pandilleros, 2014 y 2015 se convirtieron en los años más violentos para la PNC. En esos años hubo 39 y 42 bajas (81 víctimas en total), una cifra que alcanza al total de víctimas de la corporación registradas entre los años 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013 (81 en total). La escalada de ataques contra policías, desde 2009 (cuando se registraron 18 asesinatos de agentes), tiene una fuerte relación con las políticas de seguridad del gobierno del Frente, que a partir de 2010 movió su estrategia de seguridad luego de que pandilleros del Barrio 18 incendieran un microbús repleto de civiles y dispararan a los pasajeros que intentaron huir.   

"En cuanto a modalidad de búsqueda de cabecillas (...) podemos dar el dato de 27 personas entre fallecidas y detenidas, desglosadas así: 21 detenidos y han fallecido seis", sostuvo Cotto.

De los 100 más buscados, falta por detener a 73 cabecillas.

En lo que va del año, la Policía Nacional Civil (PNC) acumula 21 fallecidos en su mayoría a manos de pandilleros.

Desde el 1 de enero pasado a la fecha la policía se incautó de 1 mil 700 armas, de las cuales 192 son fusiles, 184 escopetas y el resto pistolas de diferentes calibres.

cmm/elg

© 1994-2016 Agence France-Presse


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad