Publicidad

Presidente Pérez Molina lideraba estructura de corrupción en aduanas, dice la CICIG

Este viernes, el Ministerio Público pidió el antejuicio contra el presidente Otto Pérez Molina por su participación en la estructura que defraudaba el Sistema de Administración Tributaria de Guatemala. También logró la captura de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, todo en un trabajo articulado con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) por los delitos de asociación ilícita, caso especial de estafa, defraudación aduanera y cohecho pasivo.

AFP / El Faro

 
 

La jefa de la Fiscalía de Guatemala, Thelma Aldana, y el titular de la Comisión contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez, confirmaron que el presidente Otto Pérez Molina y quien fue la vicepresidenta, hasta mayo pasado, Roxana Baldetti, formaban parte de la estructura de defraudación aduanera que fue desarticulada en abril por las autoridades guatemaltecas.

“No hay duda, inclusive por la alusión a referencias de reuniones con el presidente de la República, que todas las referencias al 'número 1' y a 'la número 2' corresponden al presidente y ala vicepresidente de la república. En todo esto también hay una participación muy lamentable, tenemos que decirlo, del señor presidente y la exvicepresidenta”, dijo Iván Velásquez, titular de la CICIG.

Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, ha sido el blanco de protestas ciudadanas que exigen su renuncia desde que una comisión contra la impunidad, financiada por la comunidad internacional, destapara dos casos de corrupción que afectan a su entorno político cercano. Este 1 de septiembre, el Congreso le quitó la inmunidad. AFP PHOTO/JOHAN ORDOÑEZ
 
Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, ha sido el blanco de protestas ciudadanas que exigen su renuncia desde que una comisión contra la impunidad, financiada por la comunidad internacional, destapara dos casos de corrupción que afectan a su entorno político cercano. Este 1 de septiembre, el Congreso le quitó la inmunidad. AFP PHOTO/JOHAN ORDOÑEZ

Baldetti fue capturada esta mañana de viernes en un hospital privado, donde se encontraba internada desde el fin de semana pasado, al mismo tiempo que su residencia fue allanada. Este mismo viernes, contra el presidente Otto Pérez Molina, el propio Ministerio Público pidió antejuicio al Congreso de la República. En el allanamiento a la residencia de la exvicepresidenta, las autoridades encontraron nuevos documentos que incriminaban a la pareja presidencial, según explicó Thelma Aldana, la jefa fiscal.

“Después del análisis en conjunto, sistemático, de las escuchas telefónicas, podemos decir que todas estas referencias al 'número 1', 'al mero mero', al 'dueño de la finca', a 'la dueña de la finca', 'la mera mera', 'la señora', corresponde y aluden al presidente Otto Pérez Molina, y por eso se pidió el antejuicio contra él, y a la señora Ingrid Baldetti, y por eso se pidió la captura que se hizo efectiva en la mañana de hoy”, dijo el comisionado Velásquez durante una conferencia de prensa en la que insistió en que no habían tomado ninguna acción de esta envergadura porque no había absoluta certeza.

Las oficinas de investigación de Guatemala parecen no dudar de que la pareja presidencial que gobernó ese país desde 2012 consintieron y permitieron que funcionarios, como el exsecretario privado de la vicepresidencia, Juan Carlos Monzón, y personas que no eran empleados de Gobierno, como Estuardo González Álvarez, desviaran fondos del Sistema de Administración Tributaria (SAT) a través de un proceso denominado La Línea, con la que controlaban a determinados empleados del sistema para desviar fondos.

En el organigrama de la estructura que defraudaba al fisco las fotografías de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti están a la cabeza de la pirámide, aunque la imagen de ambos están cuidadosamente separadas del resto de la estructura por un espacio en blanco. Debajo de las fotos de Pérez Molina y Baldetti aparece Juan Carlos Monzón y él, en cambio, sí está conectado por una línea con el resto de miembros de la organización.

“Hasta antes del 16 de abril teníamos dudas. Sabíamos que se hacía referencia a la 'número 2', a 'la señora', pero no podíamos declarar con certeza que se tratara de ella, por eso hubo necesidad de profundizar en las pruebas para justificar bien la orden de aprehensión (contra Baldetti)”, dijo Aldana, ante preguntas de medios locales durante la conferencia brindada en conjunto con la CICIG.

En la conferencia de prensa el MP y la CICIG también revelaron que habían encontrado documentos informáticos que contabilizaban el dinero que movía la Línea. “Hay un control de recaudación y de sobornos. Estos cuadros son originales de miembros de la organización elaborados por quienes llevaban la administración. Afortunadamente es así, y naturamlente los datos serán contrastados con otra información bancaria, etcétera”, explicó Velásquez.

El MP y la CICIG aun no pueden cuantificar exactamente cuánto fue el monto defraudado por La Línea pero, según explicó Velásquez, hay un equipo haciendo los análisis financieros respectivos. “Por el volumen de la documentación no se puede actuar con la agilidad que quisiéramos. Continuamente hay investigadores y analistas solo dedicado, exclusivametnte, al tema de los importadores. Sí pedimos comprensión en cuanto al volumen de la información”, dijo Velásquez.

Roxana Baldetti en una audiencia en la corte el pasado 22 de junio 2015. AFP PHOTO / JOHAN ORDONEZ
 
Roxana Baldetti en una audiencia en la corte el pasado 22 de junio 2015. AFP PHOTO / JOHAN ORDONEZ

Los periodistas guatemaltecos durante la conferencia preguntaron insistentemente por qué las investigaciones tardaron cuatro meses, desde abril, en concretar acciones concretas contra la pareja presidencial. “No porque se diga algo de una persona en una conversación telefónica podemos determinar que eso es solo porque así se dice en la comunicación. Por ejemplo, en los medios se divulgó un error, se dijo que cuando se decía 'la R' se refería a la vicepresidenta y eso era un error porque en realidad significa recaudación”.

La captura de la exvicepresidenta fue autorizada por el juez de Mayor riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, por los delitos de asociación ilícita, caso especial de estafa, defraudación aduanera y cohecho pasivo.

Debido a que la exvicepresidenta Baldetti se encuentra hospitalizada desde el pasado domingo, un grupo de Peritos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses verificarán el estado de salud de la ex vicepresidenta para determinar si puede ser trasladada al juzgado. El gerente del Centro Médico donde se encuentra Baldetti asegura que al ingreso su salud era estable, "pero conforme pasaron los días en el hospital, su salud empeoró", reportó en Twitter el periódico guatemalteco Prensa Libre. Los médicos se comprometieron a dar más detalles al mediodía.

El abogado de la vicepresidenta aseguró que la aprehensión de Baldetti resultaba innecesaria puesto que ya se había puesto a disposición de las autoridades. “El derecho de defensa se le ha violado toda vez que era más fácil llamarla a una primera declaración que definitivamente girar una orden de aprehensión. Estamos cansados de todo lo que ha ocurrido en este proceso pero esperamos que el juez actúe en base a la ley”, dijo el defensor Mario Cano.

Baldetti salió salpicada tras el desmantelamiento de una red de defraudación aduanera el pasado 16 de abril, donde el supuesto cabecilla era su entonces secretario privado Juan Carlos Monzón, prófugo de la justicia y quien debe ser ubicado y detenido por el ministerio de Gobernación guatemalteco. Monzón, un hombre de confianza de Baldetti con un pasado vinculado al robo de vehículos según investigaciones de medios locales, provocó la renuncia de la vicepresidenta luego de que en escuchas telefónicas entre supuestos miembros de la red se registran menciones como "La señora".

Tras el escándalo de corrupción, la exvicepresidenta renunció al cargo el 8 de mayo, en lo que significó un duro golpe para el gobierno del presidente Otto Pérez Molina, en un contexto de protestas ciudadanas, masivas, en las que trambién se ha exigido la renuncia e investigación por actos de corrupción contra el mandatario.

"La credibilidad del gobierno está por el piso", declaró en mayo el exvicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein (2004-2008), quien mencionó que requerirá de una "gran madurez" de la ciudadanía y los partidos políticos para recuperar la confianza, a las puertas de un proceso electoral.

Más de siete millones de guatemaltecos -casi la mitad de la población- estará llamada a votar en las elecciones generales el 6 de septiembre -25 de octubre de ser necesario una segunda vuelta presidencial-, en un proceso ensombrecido por el escándalo de corrupción y ahora la captura de la ex número dos del Estado guatemalteco.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad