Publicidad

Gobierno regresa a Zacatraz a siete mandos medios de las pandillas

Siete pandilleros de la facción Sureños del Barrio 18 y de la Mara Salvatrucha-13 que ya habían estado recluidos en el penal de máxima seguridad en Zacatecoluca fueron devueltos a este centro penitenciario. Los principales voceros de estas estructuras siguen en penales comunes.

Carlos Martínez, Efren Lemus y Roberto Valencia

 
 

A lo largo de este jueves 12 de febrero el gobierno devolvió al penal de máxima seguridad a cuatro líderes de la MS-13, y a tres de la facción Sureños del Barrio 18. El Faro confirmó con fuentes de inteligencia penitenciaria la identidad de los reos que fueron movidos de centro penal.

Aunque solo tres de ellos –uno de la MS-13 y dos Sureños- fueron parte de los primeros 30 reos que fueron trasladados de Zacatecoluca en marzo de 2012 para dar inicio a la tregua, todos estuvieron recluidos en ese centro penal hasta 2012 y fueron trasladados a penales de menor rigor paulatinamente.

Del penal de Ciudad Barrios se trasladó a Ricardo Adalberto Díaz, “Rata de Leeward”; de la cárcel de San Francisco Gotera a Walter Geovany Salguero Pineda y a Óscar Leonel Jovel Martínez, “Misterio”, y del recinto de Chalatenango a César Humberto Salinas Torres, “Negro”. Los cuatro son jefes medios de la MS-13 y solo “Rata de Leeward” fue parte de los reos que fueron sacados de Zacatecoluca en 2012, para dar inicio a la tregua. Según la Policía, este reo llegó a formar parte de la más alta cúpula de la pandilla, pero ha venido perdiendo poder en los últimos años.

Entre los tres pandilleros de la facción Sureños del Barrio 18 se encuentran los dos que fueron interlocutores del sacerdote Antonio Rodríguez , conocido como Padre Toño, en sus intentos por convertirse en el mediador entre pandillas y gobierno: José Timoteo Mendoza, “El Chory”, y Douglas Geovani Velásquez Navas, conocido como “Payaso”. Entre diciembre de 2013 y mayo de 2014 el padre Toño tuvo intervenido su teléfono celular y las autoridades registraron varias llamadas entre el sacerdote y estos dos pandilleros.

Estos dos pandilleros también fueron parte de los traslados masivos que dieron origen a la tregua; sin embargo, “Payaso” fue regresado a máxima seguridad durante los primeros cuatro meses de 2014.

A través de “Chory”, la pandilla pedía al padre Toño que moviera sus influencias con el entonces ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo, para que trasladara a “Payaso” de Zacatecoluca al penal de Cojutepeque. Finalmente, “Payaso” regresó a Cojutepeque el 1 de mayo de 2014.

Del penal de Izalco fue trasladado hacia Zacatecoluca Carlos Calderón, “Bin Laden”.

Según las autoridades, estos siete pandilleros son líderes responsables de operaciones de extorsión y asesinatos. Sin embargo, los principales voceros de estas estructuras siguen recluidos en penales con régimen común.

Estos movimientos carcelarios ocurren luego de que las pandillas ofrecieron nuevamente un “gesto de buena voluntad”, en el que acordaron reducir los homicidios a partir del 17 de enero para provocar un diálogo con el gobierno. Como respuesta, el presidente Sánchez Cerén reiteró que su administración no dialogará con estas estructuras criminales y en seguida presentó una serie de reformas legales encaminadas a combatir la extorsión, entre ellas, permitir que este sea un delito que la Fiscalía pueda investigar de oficio, sin necesidad de que haya denunciantes, y la aplicación de la ley de extinción de dominio para extorsionistas, lo que le permitiría al Estado incautarles todo el dinero y los bienes cuya legítima adquisición no sean capaces de demostrar.

Publicidad

 

Nelson Rauda, Andrés Dimas y Claudia Palacios

Publicidad
 CERRAR
Publicidad