Publicidad

Muere el empresario Nicolás Salume, ex primer designado a la presidencia

Salume Barake fue un financiador clave de la campaña electoral del expresidente Mauricio Funes y patriarca de uno de los más poderosos grupos empresariales de El Salvador.

Tomás Andréu y Fátima Peña

 
 

El empresario Nicolás Salume Barake, quien durante el quinquenio de gobierno de Mauricio Funes (2009-2014) desempeñó al menos una vez el cargo de presidente en funciones, falleció este viernes 12 de diciembre en horas de la tarde, informó el presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes. Salume, propietario de varias franquicias de comida rápida y de empresas de bienes raíces, era cónsul honorario de Turquía en El Salvador.

Salume Barake, de 87 años de edad, fue un personaje de gran influencia en la vida política salvadoreña. Cercano al gobierno de Antonio Saca, su incidencia pareció más clara durante la administración Funes, cuando ejerció como el segund en la línea de sucesión presidencial. Además, hay quienes creen que su ayuda financiera fue determinante para el triunfo de Funes en la elección del 15 de marzo de 2009, al otorgarle un "préstamo" millonario que luego el presidente dijo que no había tenido necesidad de pagar.

El misterio del arreglo entre Funes y Salume alrededor de los 3 millones de dólares que le facilitó en la recta final de la campaña persiguió como una sombra al presidente prácticamente hasta el final de su mandato, en mayo pasado, pues cuando fue cuestionado públicamente, el gobernante dio versiones contradictorias sobre una deuda que luego era donación y que generó controversia porque nunca se aclaró si el presidente pagó el impuesto de renta por el regalo recibido.

El empresario, de 87 años de edad, fue fundador de la compañía inmobiliaria Multipropiedades, S.A. de C.V., que era dueña de una propiedad en el volcán de San Salvador a donde terminó mundándose el expresidente Antonio Saca. 

Meses después de que Funes asumiera la presidencia de la República, pidió a la Asamblea Legislativa que nombrara a Salume Barake como primer designado a la presidencia. Esto significa que, en ausencia de presidente y vicepresidente, Salume Barake asumiría la conducción del país. Esto sucedió en más de una ocasión durante ese quinquenio.

A lo largo de esos años, Funes se rehusó a rendir cuentas sobre la situación de su deuda con su financiador. Hubo quienes dijeron que una evidencia de devolución de favor era que uno de los escasos ejecutivos del gobierno de Saca que sobrevivieron en la administración Funes era el hijo de Salume Barake, Nicolás Salume Babún.

Uno de los primeros cuestionamientos vino de los pobladores del norte de San Miguel, con motivo de la construcción de la presa El Chaparral. Los pobladores se oponían a la construcción y alegaban que el presidente de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), Nicolás Salume Babún, no los escuchaba ni se interesaba en el daño que iba a hacerles. En una manifestación frente a la Casa Presidencial, los pobladores iniciaron una campaña cuyo propósito, decían, era recoger dinero para juntar los 3 millones de dólares que necesitaba Funes para saldar su cuenta con Salume padre. De esa manera, añadían, podía despedir a Salume hijo y abortar la construcción de la represa.

Los cuestionamientos continuaron e incluso llegaron desde el mismo partido FMLN, cuyo excoordinador general Fabio Castillo llegó a decir que el presidente debía aclarar qué había sido de su millonaria deuda, ya que al hacer cuentas, ni que ahorrara todo su sueldo nominal durante los cinco años podía reunir suficiente dinero para pagar los más de 3millones de dólares.

Eso llevó al presidente a reaccionar y a dar una serie de explicaciones que parecían contradecirse entre sí. “Yo no tengo ninguna deuda porque sencillamente don Nico Salume donó eso a mi campaña, pero me lo donó a mí como candidato y no al FMLN. Yo ya no tengo ninguna obligación con él”, respondió Funes en una entrevista televisiva en noviembre de 2013.

Salume Babún dejó la CEL a inicios de 2011. Unos meses después, el 16 de junio de 2011, la Asamblea Legislativa ratificó la propuesta de Funes de nombrar a Nicolás Salume Barake como primer designado a la presidencia. Pronto, el empresario tuvo oportunidad de asumir el cargo: fue presidente en funciones entre el 31 de julio y el 7 de agosto de 2011.

Después de que Funes ganara la presidencia y antes de que asumiera el cargo, el 1 de junio de 2009, Salume Barake le facilitó una residencia en la colonia Campestre, de San Salvador, para que se mudara a vivir a ella en su calidad de presidente electo.

En noviembre de 2013, El Faro reveló que una empresa inmobiliaria de Nicolás Salume vendió al expresidente de la República, Elías Antonio Saca,  una mansión ubicada en el volcán de San Salvador. Saca pagó a la empresa de Salume 2.1 millones de dólares por el inmueble.

En 2007, Salume fue declarado hijo meritísimo de Santa Ana, de donde es originario. Hijo de inmigrantes palestinos que se instalaron en El Salvador, presidió desde 1997 la Gran Logia Cuscatlán, que congrega a los miembros de la masonería en El Salvador, donde había alcanzado el máximo rango.


Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.

Tú también puedes hacer periodismo incómodo. Cancela cuando quieras.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
Conoce acá cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad