Publicidad

Corte Suprema de Honduras libera a salvadoreño acusado en EUA por narcotráfico

El presidente Funes dijo la noche del miércoles que fuerzas de seguridad salvadoreñas participaron en el operativo para capturar a José Natividad Luna Pereira, conocido como  Chepe Luna. La detención duró un día. La Corte Suprema hondureña admitió un habeas corpus y ordenó su liberación. Luna Pereira es acusado en una corte estadounidense por lavado de dinero y tráfico de cocaína. Fue capturado el martes en la sede de su empresa Transportes Ulúa, en Tegucigalpa.

El Faro/AFP

 
 

Un día después de su captura, la Corte Suprema de Justicia de Honduras ordenó dejar en libertad a José Natividad Luna Pereira, alias “Chepe Luna”, una persona vinculada con la banda Los Perrones, en El Salvador, y contra quien pesa una orden de captura internacional ordenada por una corte de Nueva York, Estados Unidos, por los delitos de lavado de dinero y tráfico de cocaína.

El periódico hondureño La Prensa informó este miércoles por la tarde que la Corte Suprema admitió un recurso de Habeas Corpus presentada por su abogado, Marlon Duarte. La defensa pidió dejar sin efecto la orden de captura por tráfico de personas que emitió un juzgado de la ciudad de Choluteca el 4 de agosto de 1998. La Corte Suprema accedió a la petición.

Luna Pereira dijo a la prensa hondureña que recibió la noticia sobre su liberación “con lágrimas en los ojos, pero es de alegría” y consideró que su detención tiene motivos comerciales: “Esta es una persecución a raíz de una competencia entre las empresas Yelvita y transportes Ulúa”. Él agregó que “no tiene nada pendiente en El Salvador ni aquí en Honduras”. Sobre la orden de captura que giró en su contra la Policía Internacional (Interpol), el detenido no dijo nada.

La orden de captura internacional es el resultado de un operativo que montó en las playas de La Unión, en El Salvador, la agencia antidrogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) con el grupo élite de investigadores antinarcóticos de la Policía Nacional Civil (PNC): el Grupo Especial Antinarcóticos (GEAN). En el año 2003, las autoridades infiltraron a dos policías en esa organización.

Los agentes encubiertos realizaron vigilancias en jaripeos, viviendas y hasta participaron en transacciones de cocaína en la zona del Golfo de Fonseca. Según la acusación de la corte estadounidense, Luna Pereira habría facilitado logística para el desembarco de lanchas rápidas colombianas; luego, los alijos eran transportados en furgones hacia Guatemala. Además, entre el 2003 y 2004, Luna Pereira habría lavado unos cinco millones de dólares por medio de remesas.

Duarte dice que esa orden de captura “no existe y fue un caso fenecido”. Y luego se aferra a un argumento parecido al que estableció la Corte Suprema de Justicia de El Salvador para no capturar a los militares salvadoreños procesados en España por el asesinato de los sacerdotes jesuitas: la Policía no puede capturar a una persona solo con una difusión roja emitida por la Interpol, sino que necesita la autorización de un juez.

“Lo que no tenía Interpol era la contraorden de captura, pero ya verificó que no existe ninguna orden pendiente. Por esa razón lo traen para Migración y Extranjería”, dijo Duarte, citado por El Heraldo. “Ni siquiera existe un trámite en Gobernación o en el Ministerio del Exterior como se llama ahora, donde se solicita por el gobierno la detención de esta persona”.

Un tercer punto a favor de Luna Pereira, dicen sus defensores, es que la orden de captura fue emitida fuera del término de extradición del convenio entre Honduras y Estados Unidos. Honduras reformó su Constitución en enero pasado para permitir la extradición de narcotraficantes hondureños hacia segundos países. Luna Pereira tiene actas de nacimiento tanto de Honduras como de El Salvador, según El Heraldo.

Amigo de policías

Al cierre de esta nota, el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, comentó en conferencia de prensa que estaba al tanto de la captura y liberación de Luna Pereira. Según dijo, servicios de inteligencia de El Salvador, que no quiso precisar, colaboraron con las autoridades hondureñas en el operativo que sirvió para capturar al acusado de narcotráfico. "No puedo dar detalles del caso por razones obvias de seguridad. Tampoco puedo decir que hubo personal de fuerzas de El Salvador que se movilizó a territorio de Honduras... El operativo lo realizaron autoridades hondureñas. Fue una coordinación con fuerzas de seguridad de El Salvador."

Luna Pereira fue capturado el martes en la sede de su empresa Transportes Ulúa, en Tegucigalpa.Según la prensa hondureña, hay dos situaciones que provocaron su detención: primero, las instrucciones del ministro de seguridad Pompeyo Bonilla y del director de la Policía Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, director de la Policía, que han habilitado más de 100 capturas emitidas por algunos tribunales.

Un segundo factor que pudo acelerar su detención es la denuncia del periodista Ariel D´Vicente, quien reveló en el programa Frente a Frente de Televicentro el supuesto origen de los 1.125 millones de lempiras decomisados a la esposa de Héctor Guillén, ahora exministro de Finanzas. El periodista denunció, además, que Luna Pereira se reúne con policías de Choluteca, pese a la orden de captura internacional.

“Se llama José Natividad Luna Pereira y allá en Choluteca los policías comen con él, dialogan con él (…) Tiene 400 furgones circulando desde Panamá hasta México y sólo en Choluteca, los jefes de la Policía, nunca se han dado cuenta, lo hemos emplazado públicamente, nos ha amenazado”, dijo D’Vicente, dueño de Libertad Televisión Canal 21, en Choluteca, quien está bajo protección estatal. Luna Pereira dijo este miércoles que presentará una demanda contra el periodista.


No es la primera vez que a Luna Pereira se le relaciona con las autoridades. En 2005, cuando la Fiscalía, Policía, Organismo de Inteligencia del Estado y Dirección de Aduanas de El Salvador planificaron cuatro operativos para la captura del sospechoso, las autoridades se llevaron una sorpresa: la vigilancia policial observó que el comisionado policial Ricardo Meneses acompañó a Luna Pereira a un jaripeo en Pasaquina.

Entre septiembre y octubre de 2009, la Inspectoría General de la Policía abrió un expediente contra cinco oficiales más (los comisionados Godofredo Miranda, Douglas García Funes y Pedro González; y los subcomisionados Óscar Aguilar y Luis Ernesto Núñez) por supuesta fuga de información y por no capturar a Luna Pereira.

Las autoridades salvadoreñas comenzaron a investigar a Luna Pereira por contrabando de mercadería y según dos informes de inteligencia policial que datan de 2008 uno de sus hombres de confianza era José Luis Macal, quien fue procesado por desembarque de contrabando de queso en la Playa El Icacal, La Unión. La Fiscalía logró la confesión de un policía y aunque él delató con nombres y cargos a otros de sus 14 compañeros, ellos nunca fueron procesados.

El miércoles por la noche, el presidente Funes dijo que las investigaciones contra los jefes policiales no han determinado que son culpables y  por ley pueden mantenerse trabajando para la corporación policial. 


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad