Publicidad

Funes decide enviar tropas a Afganistán

Los partidos Arena, Gana y PCN dijeron apoyar que un contingente de 22 militares participe en una misión en Afganistán durante un mes y medio prorrogable. La fecha de partida prevista por el presidente de la República es el 28 de agosto próximo.

Patricia Carías (*)

 
 

El presidente Mauricio Funes se dispone a enviar tropas salvadoreñas a Afganistán el próximo 28 de este mes, dos años y medio después de que El Salvador abandonara su participación en la ocupación de Iraq, donde los militares salvadoreños sufrieron cinco bajas mortales.

Se trata de un contingente de 22 militares que según la información que Funes ha dado a la Asamblea Legislativa, no tendrían participación en combates, sino solo en capacitación en materia de seguridad a las fuerzas del gobierno afgano respaldado por Estados Unidos. La misión duraría un mes y medio, finalizando el 13 de octubre de este año, pero con opción de prórroga, tal como ocurrió con el Batallón Cuscatlán, que hizo 11 envíos a Iraq para igual número de semestres entre 2003 y 2009.

A pesar de que la decisión no está en manos de la Asamblea, dado que el artículo 168 de la Constitución le otorga la responsabilidad de disponer de la Fuerza Armada al presidente de la República -como comandante general-, Funes decidió enviar un proyecto de ley en el que los diputados tendrían que aprobar el cumplimiento de las resoluciones a las que El Salvador ya se comprometió.

“El propósito de la presente normativa de carácter transitorio es cumplir con la Carta de las Naciones Unidas (…) A fin de que dicha Autoridad Provisional de Afganistán y el personal de Naciones Unidas puedan realizar sus actividades en un entorno seguro”, cita el proyecto de decreto, que los legisladores de derecha valoraban aprobar este mismo jueves.   

La solicitud de Funes deja claro que ya está todo preparado, solo a la espera del respaldo político del Órgano Legislativo. Los diputados de Arena, Gana y PCN (45 en total) habían anunciado temprano este jueves su disposición a apoyar el proyecto del presidente. “La Fuerza Armada de El Salvador reforzará a la Fuerza Internacional, mediante la aportación de personal, equipo y otros recursos para el desarrollo de actividades de adiestramiento”, aclara Funes en la solicitud. Además, el gobierno argumenta que ha dispuesto enviar el contingente militar atendiendo resoluciones de la Organización de Naciones Unidas.

La participación del contingente salvadoreño responde a las resoluciones 1386 (2001) y 1943 (2010) de la ONU, tratados de los que El Salvador es firmante, estos establecen la conformación de una fuerza internacional de asistencia a la autoridad de Afganistán en el mantenimiento de la seguridad en la región de Kabul y las zonas circundantes.

Ahora, en contraste con la decisión del gobierno del presidente Funes, la administración de Barack Obama está en pleno proceso de retiro de tropas de Afganistán, donde tiene aproximadamente 100 mil elementos. Este año, Washington tiene previsto retirar unos 10 mil soldados del país centroasiático, y el cronograma prevé que todos los militares estadounidenses terminen de salir en 2014.

Los militares fallecidos en Iraq, pertenecientes principalmente a Estados Unidos y Gran Bretaña, suman 4,784, desde el 20 de marzo de 2003, según el conteo de la agencia AP.

El envío de militares salvadoreños a un país invadido por Estados Unidos a finales de 2001 se producirá ocho años después de que el gobierno del presidente Francisco Flores accediera a una petición del Pentágono de colaborar con tropas en la ocupación de Iraq.

El contingente que será enviado dentro de 10 días hacia el Medio Oriente está integrado por 22 miembros de la Fuerza Armada. Tres estarán trabajando en el adiestramiento de policía militar, nueve en aspectos técnicos de aeronaves y helicópteros y el resto en adiestramiento contra acciones de terrorismo.

Durante su misión en Iraq, los militares salvadoreños sufrieron cinco bajas mortales: dos soldados, dos subsargentos y un capitán. En total, El Salvador aportó unos 3 mil hombres a las operaciones en Iraq, país que Estados Unidos decidió invadir unilateralmente en marzo de 2003. En esa ocasión, el gobierno de Francisco Flores argumentó que el país atendería una resolución de Naciones Unidas, pero luego, diversos medios de comunicación en varios países de Latinoamérica y Estados Unidos fueron revelando que el Pentágono fue el encargado de reclutar colaboradores en la región en un afán de darle legitimidad a la invasión.

Inicialmente, Nicaragua, Honduras y República Dominicana accedieron a enviar tropas a Iraq, pero estos países se retractaron y luego El Salvador fue el único país de Latinoamérica con presencia militar en aquella nación. Eventualmente, en Colombia, los periódicos revelaron que Estados Unidos advirtió con represalias debido a que el país suramericano se había rehusado a participar en la ocupación de Iraq.

Los primeros contingentes hicieron tareas de seguridad pública y patrullajes con los cuerpos de defensa civil iraquíes, también prestaron seguridad en acciones cívicas, y seguridad durante el proceso electoral así como el adiestramiento de batallones de seguridad iraquí. También hicieron proyectos de infraestructura, construyeron bibliotecas, rellenos sanitarios, estructuras viales y entrenaron batallones iraquíes, según información del ministerio de Defensa salvadoreño.

Se suponía que los salvadoreños no iban a estar expuestos a combates, pero estos, que estaban desplegados en la ciudad de Nayaf, al sur de Bagdad, en abril de 2004 se enfrentaron a milicianos del llamado "Ejército de el Mahdi" (ejército de el guía), al servicio del clérigo chiíta Muqtada Al Sadr. El batallón Cuscatlán participó en una maniobra de defensa de la base de la coalición Al Andalus. En un momento, el batallón Cuscatlán quedó emboscado y la lucha llegó hasta un combate cuerpo a cuerpo con los chiítas. En estos combates, en los que participaron también tropas españolas y estadounidenses, murió uno de los salvadoreños.

Los legisladores dijeron estar conscientes de este riesgo y aun así decidieron apoyar a la moción del Ejecutivo. Hasta el mediodía de este jueves, los partidos Arena, Gana y PCN dijeron estar listos para votar a favor, aunque el partido del presidente, el FMLN, dijo que se reservaba sus votos porque antes necesitaban aclarar algunas cosas con el ministro de Defensa, el general David Munguía Payés.

El coronel y diputado del PCN Antonio Almendáriz argumentó que en esta ocasión el trabajo que se desempeñaría no solo representaba un apoyo a las fuerzas estadounidenses, sino que este serviría como respaldo al grupo de fuerzas internacionales de la ONU, conocido como los “Cascos Azules”. “Esta no es ley, no es legislación, solo es un espaldarazo al presidente en su atribución. Además, ellos no participarían, solo observarían”, dijo.

Al cuestionar a Almendáriz respecto a las bajas en los contingentes anteriores este explicó que la medida es además un proceso de retribución al trabajo de la ONU para resolver la guerra civil en El Salvador. “Ellos mandaron gente a El Salvador más expuesta que la nuestra, porque ellos estuvieron en campamentos y no tenían ninguna garantía. No sería ilógico que después de que ellos nos han ayudado a nosotros, nosotros
digamos que no los podemos ayudar porque nuestros soldados se pueden exponer, si ellos ya lo hicieron por nosotros”, argumentó.

Arena y Gana se sumaron a la moción. Para el diputado de Arena César Reyes Dheming -también un militar retirado- este tipo de colaboraciones son importantes porque contribuyen al prestigio de las Fuerza Armada. “Esto ha catapultado a la institución a una posición en niveles internacionales de reconocimiento. Hoy son egos en nuestro país, hoy la Fuerza Armada de El Salvador es una unidad de alto ranking a nivel mundial. Y ahí están los beneficios. La participación trae como valor agregado el aprendizaje”, explicó.

Guillermo Gallegos, de Gana coincidió con Reyes Dheming. “El hecho de que las Naciones Unidas pongan sus ojos sobre nuestros elementos de la Fuerza Armada habla de su calidad y su capacidad”.

Por el contrario, la fracción del FMLN se mostró escéptica ante la propuesta del presidente. Roberto Lorenzana, diputado y secretario de comunicaciones del partido, explicó que la medida es inconveniente. Sin embargo, dijo que se comprometían a estudiarla a fondo.

En cuanto a la negativa en esta misión en especial, Lorenzana explicó que uno de los principales aspectos eran las bajas en las tropas estadounidenses, tanto en Iraq como en Afganistán. “Nosotros en otros casos concretos como la misión que está en Líbano, que tenía otras características, lo vimos como positivo. En Afganistán hay un conflicto, recientemente hemos visto cómo ha habido muertos de tropas americanas, derrumbamiento de helicópteros y nos parece que hay que considerar seriamente la posibilidad de arriesgar a nuestros compatriotas”, concluyó.

Aunque el pleno legislativo conoció la petición de Funes este jueves, la Asamblea decidió que la solicitud pase a estudio de la Comisión de Defensa. 

(*) Con reportes de Gabriel Labrador.

 


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad