El Faro http://elfaro.net Periodismo independiente y audaz de El Salvador y Centroamerica con noticias, reportajes, investigac es Copyright 2018, El Faro Wed, 14 Nov 2018 02:58:17 +0100 El Faro El vendedor de dulces que guía a la caravana salvadoreña en México http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000030615.JPG http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22685/El-vendedor-de-dulces-que-guía-a-la-caravana-salvadoreña-en-México.htm Marvin Orellana, un vendedor de chocolates en los buses de San Salvador, es el líder al que miles de salvadoreños siguen en su travesía por México. Tiene 29 años, ganaba $10 dólares al día y es padre en una familia desintegrada por las leyes migratorias. Los migrantes salvadoreños que partieron de su país el 31 de octubre lo admiran por sus hazañas en este viaje. Es, sin duda, el líder de los 2 000 marginados salvadoreños que buscan Estados Unidos. "¿Será que Dios me eligió para llevar a la gente a la tierra prometida?", se pregunta él mismo.
Marvin, el vendedor de dulces, habla con el grupo de migrantes, en la ciudad de Pedro de Alvarado, un pueblo fronterizo entre El Salvador y Guatemala, antes de que lograran cruzar a México a principios de noviembre. Foto: Víctor Peña.
 
Marvin, el vendedor de dulces, habla con el grupo de migrantes, en la ciudad de Pedro de Alvarado, un pueblo fronterizo entre El Salvador y Guatemala, antes de que lograran cruzar a México a principios de noviembre. Foto: Víctor Peña.

Bien entrada la noche del 5 de noviembre, un grupo de hombres salvadoreños con un machete camina inquieto en el parque central de Huixtla, Chiapas. El parque es una explanada de gente con los pies reventados. La mayoría duerme al aire libre; la glorieta y el auditorio son los puestos con mayor plusvalía, porque tienen techo. Los hombres del machete también están cansados pero hay en ellos una fuerza mayor: la furia. Los hombres buscan a Marvin, el líder fortuito de una caravana de 2 000 personas que habían salido de San Salvador hacía seis días y 500 kilómetros. Tienen un plan, pero requieren su aprobación. Los hombres entraron a México sin visa y acampan sin permiso en un parque municipal, pero no se atreven a ejecutar su plan por sí solos. Marvin manda en este éxodo.

A Marvin lo llaman a cada momento en este parque. Todos quieren hablar con él para preguntarle la siguiente hora de salida, o saber si es cierto que contratarán autobuses o si en verdad un grupo de migrantes fue secuestrado a unos pueblos de distancia. Cuando el grupo de los machetes encuentra a Marvin, lo apartan unos metros de los demás. En la caminata de ese día, Marvin cedió un poco su liderazgo, y eso provocó caos, aumentó el cansancio y culminó en la furia de este grupo de hombres. El liderazgo de este día lo ocuparon un grupo de hondureños.

El día anterior, 4 de noviembre, un grupo de hondureños se acercó a Marvin en el parque central de Tapachula. En Tapachula, la caravana de salvadoreños se encontró con cientos de hondureños rezagados de las otras dos caravanas que pasaron días antes. Desde ahí, caminaron juntos, pero no revueltos, con ambos grupos recelándose mutuamente.

Los hondureños dijeron a Marvin que eran de una organización llamada Pueblo sin Fronteras y que querían ayudar. Marvin desconfió de ellos pero se hizo a un lado. Este día, 5 de noviembre, los hondureños llevaron al grupo a paso apresurado durante 40 kilómetros. La caravana se dispersó durante varios kilómetros y la gente llegó exhausta a Huixtla. Por eso los hombres buscaron a Marvin. Están hartos y quieren que los salvadoreños retomen el control de su caravana, con Marvin a la cabeza. Están dispuestos a hacerlo por la fuerza, ergo, el machete.

Marvin los escuchó como escucha a todos los que se le acercan. Lo pensó un momento, pero dijo al espontáneo escuadrón que no los autorizaba. Aseguró que un grupo de hombres armados se le había acercado para preguntarle si había pandilleros por ahí. Argumentó que era mejor no encender ningún fuego de momento. Frente al parque y en las calles aledañas, placazos de la MS-13 y del Barrio 18 le agregaban verosimilitud a su relato. Solo Marvin sabe si eso en realidad pasó o lo inventó para calmar a la turba, pero los hombres con machetes se fueron a dormir.

Hace siete días, Marvin solo usaba su palabra para vender en los buses de las calles de San Salvador. Ahora, su palabra mueve a una multitud indocumentada y frena o da luz verde a la violencia.

La caravana de migrantes caminó hacia la ciudad de Tapachula desde el municipio de Metapa, en Chiapas, donde hicieron su primera parada, después de haber tocado suelo mexicano, tras cruzar el río Suchiate. Foto: Víctor Peña.
 
La caravana de migrantes caminó hacia la ciudad de Tapachula desde el municipio de Metapa, en Chiapas, donde hicieron su primera parada, después de haber tocado suelo mexicano, tras cruzar el río Suchiate. Foto: Víctor Peña.

***

Marvin Alexander Orellana Lovo (Olocuilta, 1989) es el líder de la caravana de salvadoreños. Es fortachón, un rival indeseable en una gresca callejera. Su piel está quemada por el camino, oscura.  Viaja ligero. Empezó el viaje con tenis Nike, pero apenas entró a México ya los había cambiado por imitaciones de sandalias Crocs. Cruzó el río Suchiate en un jeans arremangado, pero usualmente lleva shorts largos que cubren sus rodillas. En una mochila azul y sucia lleva cuatro camisetas: dos de ellas sin mangas. Durante las largas caminatas, parece habbituado al sol, y casi siempre está a la cabeza del grupo. Lo único que se cansa es su voz, que carraspea y lucha por salir de su garganta. Es, precisamente, su palabra y no ninguna característica física especial lo que lo ha elevado al rango que ostenta.

Así se dio a conocer. La noche del 31 de octubre, la primera del viaje, Marvin alzó la voz por vez primera a una multitud atenta. Lo hizo por necesidad, por supervivencia. Caía la noche en el parque Pedro de Alvarado, apenas unos kilómetros adelante de la frontera La Hachadura entre Guatemala y El Salvador. A los gritos, primero, y luego con la ayuda de un megáfono, organizó un cabildo abierto para decidir si descansaban en ese parque o seguían caminando de noche. La victoria de los que querían descansar duró 20 minutos, luego la masa se empezó a desgranar y unos siguieron a otros. Marvin organizaba.

Marvin no organizó la caravana, pero la dirige. La versión salvadoreña del Éxodo surgió de convocatorias en Facebook –ahí dice él que se enteró–  y grupos de Whatsapp, a partir del ejemplo de la caravana hondureña que había salido tres semanas antes. Esos mensajes de redes sociales llegaron a la televisión y  a la radio, que amplificaron el mensaje hasta que llegó a todas las personas que llegaron al monumento al Salvador del Mundo desde la noche del 30 de octubre.

Explicar su liderazgo empieza por el vacío de liderazgo.  Aunque todas las convocatorias de la caravana decían que la salida era a las nueve de la mañana, un grupo se adelantó y empezó su marcha a las cinco de la mañana. Una mujer que llegó en moto a dejar a su esposo el 31 de octubre por la mañana vio a una periodista anotar en su libreta y le preguntó: “¿usted es la de los datos?”. Todos tenían preguntas, pero nadie ofrecía respuestas.

Marvin llegó más tarde a la plaza. “Cuando no vi nada, claro, yo grité ‘vamónos’ y empecé a caminar”, asegura. Un grupo de gente lo siguió y así salió el otro gran contingente, pocos minutos después de las ocho de la mañana. Para el 5 de noviembre, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México estimó entre 1,500 y 2,000 personas el grupo que salió de San Salvador, y que este 13 de noviembre llegó a Veracruz.

Pero no son solo las palabras de Marvin lo que lo posicionaron, sino su caminar. El líder –él prefiere que le digan “colaborador”– se convirtió en una especie de caudillo siguiendo el patrón del libro de los Jueces, en la Biblia.  Ante la ausencia de líderes designados, quienes se levantaban del pueblo para guiar eran “jueces”, que se ganaban la autoridad por medio de sus proezas. Así, Sansón por su fuerz; o Gedeón, por sus estrategias militares. Así es Marvin. Alguien que surgió de la necesidad y de victorias que la gente de la caravana recuerda, tanto como para desear que él y nadie más siga a la cabeza de la expedición. Algunos recuerdan especialmente la estrategia de Marvin para cruzar el río Suchiate.

Más de 2 mil salvadoreños tomaron un descanso a la orilla de la carretera, la madrugada del domingo 4 de noviembre, en su camino hacia la ciudad de Tapachula. Foto: Víctor Peña.
 
Más de 2 mil salvadoreños tomaron un descanso a la orilla de la carretera, la madrugada del domingo 4 de noviembre, en su camino hacia la ciudad de Tapachula. Foto: Víctor Peña.

***

“Todos querían entrar por las balsas”, recordó Walter, un joven flaquito de 26 años, de San Salvador. Las balsas —hechizas, fabricadas con grandes neumáticos— son un método común de transporte entre los lados guatemalteco y mexicano del río Suchiate.  Fueron el método de muchos hondureños en las anteriores caravanas. Pero, para cuando llegaron los salvadoreños, del otro lado esperaba Migración y los policías federales. Era ingenuo para la expedición pasar en pequeños grupos directamente a las manos de agentes migratorios. Marvin lo sabía.

“Él sabía el punto cabal para cruzar, él buscó un chapincito (un niño), él iba adelante. Desde ahí él nos llevó”, dijo Walter. Tras el intento fallido de cruzar a pie por el puente Rodolfo Robles, la frontera formal, Marvin lideró la retirada desde el parque de Ayutla, Guatemala, donde el grupo había dormido la noche anterior. A partir de ahí, Marvin empezó a preguntar a los locales. Escuchó de un lugar conocido como el paso de la Culebra y afianzó a un niño guatemalteco para que los guiara. Entonces lideró a la caravana en el vado del Suchiate hasta ese lugar donde lograrían cruzar el río, mojados, pero sin nadar.

Walter Elías, de 26 años y de Soyapango, también ve en Marvin otras características que le inspiran confianza.  “En Tecún Umán, un hombre que llevaba un megáfono casi nos llevó a entregarnos (a Migración). Marvin dijo que nos estaban haciendo la camita. Él sabía por dónde pasar y usó un plan estratégico. Y fue ágil. Nos llevó al parque, dijo ‘vámonos’. Y nos fuimos”, contó Walter Elías.

Desde que cruzaron a México, pasaron por Metapa, Tapachula y Huixtla, en extenuantes trayectos a pie. En Huixtla, un hombre de unos 40 años reflexiona en una asamblea improvisada que, como no, Marvin dirige.

"Yo he visto cómo has venido por el camino. Has venido haciéndolo bien e incluso en momentos has querido desistir pero no por tu voluntad, sino por el desorden de la gente", dice el hombre a Marvin.

Marvin aprovecha estos momentos para arengar al pueblo, para reafirmar un liderazgo que vio tambalearse cuando un grupo de hondureños llegó para querer tomar el timón de la caravana. Marvin hace lo que mejor sabe hacer, lo que hacía en las calles de San Salvador para ganarse la vida. Convencer. Hablar.

Marvin da instrucciones a la caravana, sobre la carretera que conduce del municipio de Mapastepec hacia Pijijiapan, en el estado de Chiapas, el jueves 8 de noviembre. Foto: Víctor Peña.
 
Marvin da instrucciones a la caravana, sobre la carretera que conduce del municipio de Mapastepec hacia Pijijiapan, en el estado de Chiapas, el jueves 8 de noviembre. Foto: Víctor Peña.

***

—Todos me hablan, todos me dicen: ¿cómo está esto? Hasta la fecha, a todos he respetado. Todos son amigos. Me decían 'yo no salgo si usted no sale'—dice Marvin a su asamblea.

Suele dar estas arengas a la hora de explicar su toma de decisiones. Sus palabras convencen.

—Compañeros, escúchenme bien. Ustedes andaban afligidos de secuestros, de la gente del proyecto Sin Fronteras. Tuvimos que agarrar riendas y preguntar quienes son, qué quieren con esta caravana, qué beneficios tienen, por qué nos van ayudando —explica el líder.

Esta es una caravana que entró a México porque desconfió de las autoridades mexicanas, que les pedía quedarse y esperar que los llevaran a centros para procesar sus peticiones de refugio. Este es un pueblo que se reunió para iniciar su viaje a cuadras de Casa Presidencial de El Salvador, y que no cree en las promesas de un país mejor de ninguno de los candidatos presidenciales que hablan día y noche en la radio, la televisión y las redes sociales de cara a las elecciones de febrero. Un pueblo así, sin autoridades, solo podía aceptar como autoridad a uno de ellos. Y Marvin lo es.

Tiene su domicilio en San Luis Talpa, un municipio de La Paz, pero viajaba todos los días a San Salvador para trabajar. Va a Estados Unidos para reunirse con su esposa y sus dos hijos, de ocho y diez años.

Su única experiencia política data de haber coordinado un comando de pinta y pega para la campaña por la Alcaldía de San Salvador del arenero Rodrigo Samayoa, en 2006. Dice que quien lo nombró coordinador fue el propio Adolfo Torrez, exdirector departamental de Arena y fallecido en 2009, en circunstancias que no fueron esclarecidas. 

La caravana es Centroamérica estrujada. El historiador Roberto Turcios dice que Roque Dalton resumió la nacionalidad salvadoreña en un verso cuando escribió que son “los primeros en sacar el cuchillo”. Este grupo cumplió eso como un manual: sacaron un machete, pero Marvin los calmó.

Uno puede leer el resto de ese poema y otear esta caravana y encontrar coincidencias. Los hay arrimados, que viajaban solos y ahora van con amigos hechos en el camino. Los mendigos, como Víctor Manuel y Dani, dos adolescentes de San Miguel, que salieron a pedir dinero para comer en Huixtla, en Metapa o Tapachula. Los marihuaneros que caminan delante de la marcha, echando su fumarola de madrugada, ante la mirada de los federales. Son, evidentemente, indocumentados. Los tristes más tristes del mundo, aunque canten alabanzas cada vez que alguien llega con una guitarra.

Marvin los siente cercanos. “Si me voy para atrás nunca voy a estar bien en mi vida pensando qué pasó con esta gente”, dice. En privado, Marvin es menos resoluto de lo que aparenta en público. En Tapachula, mientras buscaba donde comprar un par de sandalias, me dijo: “esta caravana no va a llegar muy lejos”. En Huixtla, dice que tiene miedo pero que quiere seguir adelante y se hace una pregunta existencial. “¿Será que Dios me puso a mí en este camino para llevar a la gente a la tierra prometida?”. 

—El gobierno dice que alguien nos tiene que ir guiando porque vamos cabal en el rumbo. Simplemente va mucha gente que conoce el camino. Es un camino de sufrimiento, claro que sí. Como dice la canción, los 5 000 kilómetros que recorrí, los recuerdo uno por uno, porque se va sufriendo —finalizó Marvin su discurso, citando Tres Veces Mojado, de Los Tigres del Norte.

Su pueblo le aplaudió.

Un migrante hace notar su cansancio en el parque Miguel Hidalgo de la ciudad de Tapachula, en Chiapas, el domingo 4 de noviembre. Esta fue su segunda parada en territorio mexicano. Foto: Víctor Peña.
 
Un migrante hace notar su cansancio en el parque Miguel Hidalgo de la ciudad de Tapachula, en Chiapas, el domingo 4 de noviembre. Esta fue su segunda parada en territorio mexicano. Foto: Víctor Peña.

***

Cuando los hondureños llegaron al parque central de Tapachula, preguntaron quien era el líder, el coordinador, quien dirigía la caravana. Cuantos respondieron, señalaron a Marvin.

Llegaron a él y mostraron sus cartas. Le dijeron a Marvin que eran de una organización llamada Pueblo Sin Fronteras. Marvin desconfió porque no le mostraron una identificación. Marvin desconfió porque no creyó que nadie les quisiera ayudar. Y desconfió también porque ya ha sido deportado de México dos veces y algo conoce estos caminos y estos pueblos áridos que se miran amigables al ojo que ignora los hilos detrás del telón: coyotes, trata de personas, narcos.  

Brandon Rosales, un muchacho de 19 años, moreno y flaco, es uno de esos "hondureños sospechosos".  Rosales es de Olancho, pero es refugiado permanente en México desde 2006. Su madre se lo llevó cuando huyó de Honduras, huyendo de amenazas de pandillas. “Hablamos con Marvin y le dijimos que no le queríamos quitar la caravana”, dijo Rosales, reconociendo la autoridad de Marvin.

Con un megáfono y chaleco naranja, Rosales llegó a Tapachula, dice, porque es voluntario de Pueblo sin Fronteras. Ayudó en la organización de la primera caravana, la que estuvo unos días en un campamento en la ciudad de México. Pero ningún papel respaldaba esta versión. Dice que perdió todos sus documentos ayudando a la primera caravana a cruzar el Suchiate. Rosales dice que su idea es que esta caravana siga la misma ruta de la anterior, si es que se dejan. “Es como si la mitad del aula está a favor y la mitad en contra”, ejemplificó.

Marvin adoptó parte de ese discurso para lograr que la caravana, aunque fuera por unos días, aceptara la ayuda de Pueblo sin Fronteras.

—Esto es como cuando vas a una escuela. Si quieres aprender, está un maestro que tienes que escuchar. Es igual aquí. Aquí va gente que ha pasado, ha visto, sabe cómo corre —dijo Marvin en una de las asambleas nocturnas en Huixtla.

En Huixtla, Marvin hizo más para afianzar su liderazgo. Nombró apóstoles. Era un grupo de 30 hombres y siete mujeres, un gabinete de gobierno, a los que denominó concejales.

Estarían identificados con los chalecos verdes y naranjas que Pueblos sin Fronteras donó y, en teoría, debían ayudar a Marvin a administrar la carga de gobernar la caravana. En la práctica, su rol quedó limitado a pasar la información oficial y a mantener en línea a la caravana, cuando camina sobre la carretera para dejar un carril libre a la circulación. Walter, el hombre que recordó la hazaña de Marvin en el Suchiate, era un concejal.  Carlos, un hombre del occidente de El Salvador que organizó algunos grupos de Whatsapp para que saliera la caravana, era otro. Margarita Núñez, una mujer de Chalatenango que soñó que llegaba a Los Angeles, fue concejal durante un día. “La gente no hace caso. Si un carro los golpea va a ser culpa de los organizadores”, dijo para explicar su renuncia.

En la arenga para explicar la elección de los apóstoles, la noche del 6 de noviembre, a Marvin le ocurrió una de esas cosas que reafirman a los elegidos. Marvin habló de un hombre que desfalleció en esa caminata a ritmo criminal y, enseguida, el hombre apareció. Como un mesías, Marvin nombra apóstoles y convoca a los enfermos.

—La gente de Pueblo Sin Fronteras nos agarraron a un trayecto de morirnos en el camino. Nunca habíamos dejado a nadie en el camino. Ayer fue algo desastroso. Yo vi a un señor que cayó ahogado en la calle —explicó Marvin. 

Enseguida, un hombre levantó su mano, aún con la pulsera de la clínica puesta, de entre la multitud y dijo: “aquí está el señor que se cayó”. Las palabras de Marvin solo sirven para reafirmar sus acciones.

—Vaya, él no me deja mentir —prosiguió Marvin. Yo venía llorando de tristeza porque él se mira como mi padre, una persona mayor. Tuvimos que tener un diálogo bien fuerte y llegamos a la conclusión de que esas 30 personas y siete mujeres deciden qué se hace en la caravana —explicó.

La caravana asintió.

Fátima y su familia se bajan de un furgón, en el desvío del municipio de Arriaga y Tuxtla Gutiérrez, en el estado de Chiapas. Fátima recorre desde El Salvador junto a su esposo y sus tres hijos. Ellos viajana en la caravana que pretende llegar a Estados Unidos. Foto: Víctor Peña.
 
Fátima y su familia se bajan de un furgón, en el desvío del municipio de Arriaga y Tuxtla Gutiérrez, en el estado de Chiapas. Fátima recorre desde El Salvador junto a su esposo y sus tres hijos. Ellos viajana en la caravana que pretende llegar a Estados Unidos. Foto: Víctor Peña.

***

—Si a mí me investigan, soy vendedor en mi país. Vendo dulces en los buses y chocolates. Pago una casa de $35 mensuales que a veces no tengo para pagarlos. A veces tengo para comer y a veces no, igual que ustedes. Si esto fuera un coyotaje, fuéramos guías, yo estuviera adinerado en mi país. No existe ninguna cuenta de banco donde diga que yo tenga tanto dinero. Soy un muerto de hambre, se puede decir —dijo Marvin.

Esto gusta a la concurrencia, orque se reconocen en él. En 2019, tres de los cuatro candidatos a la Presidencia de El Salvador son de familias millonarias o manejan empresas millonarias. En cambio, las finanzas de Marvin se parecen a las de los migrantes. Marvin vendía chocolates Nikolo. Los ofrecía en buses desde el Hula Hula, en el Centro de San Salvador, hasta el Salvador del Mundo, de donde salió la caravana. De cada caja, obtenía una ganancia de $2.50 y, como vendía unas cuatro cajas al día, ganaba $10 brutos al día. Pero hay que restar los costos de operación: un dólar de pupusas en el desayuno, $1.50 para almorzar y $1.20 en pasajes de bus. Es decir, Marvin ganaba unos $6 al día. Si trabajaba 30 días cada mes, sin días de descanso y con una venta sin fluctuaciones, son $240 dólares.  Esa cifra ubica a Marvin en la categoría de “pobreza relativa”, calculada por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Marvin representa a esta masa de salvadoreños que no vio otra opción que huir. La versión oficial del gobierno o de Estados Unidos es que hay quienes patrocinan de manera oscura a esta caravana. Si Marvin tiene un financista oculto, lo esconde muy bien. Se ha subido con los migrantes a los pickups y a los camiones. Ha comido con ellos de la caridad guatemalteca o mexicana. Se peleó con migración mexicana y los eludió por agua. Caminó con ellos la distancia de un maratón casi cada dos días. Por eso lo defienden. Por eso lo siguen. Por eso no aceptan a ningún otro líder.

***

En Huixtla, Marvin supo que tenía que retomar el control. Empoderado, discutió a los gritos con un hombre en el parque central.

—Enséñame una identificación —exigió Marvin.

—Tú no me vas a venir a decir qué vamos a hacer aquí en mi país, chamaco —replicó Irineo Mujica—. Tú no estás en mis zapatos. Yo ya sufrí con caravanas, ya subí caravanas.

Mujica es un ciudadano estadounidense, activista pro migrantes reconocido en México. Fue arrestado, antes de que la caravana siquiera entrara en México, por desórdenes públicos, tras organizar una protesta a favor de la peregrinación en Ciudad Hidalgo. Ahora está encerrado en Chiapas, donde debe permanecer a espera de resolver su proceso judicial. “Llevo 15 años en esta madre, a mí no me van a atemorizar”, dijo Mujica a El Faro.  A él le estaba pidiendo identificación Marvin, que desconfía de quien se acerque al éxodo que dirige.

En ese primer encontronazo, Marvin tenía una pregunta para Mujica: “¿Qué ganás con subir caravanas?”. Marvin desconfía de alguien que quiera ayudarlos desinteresadamente. Pero, ya con otro tono, Irineo le explicó su trabajo, le explicó que ya habían ayudado a la primera caravana. Y Marvin le creyó lo suficiente como para escucharlo. La noche antes de partir, Mujica se acercó a la asamblea alrededor de Marvin. A regañadientes, y sin creer del todo, el líder pidió a la muchedumbre que confiaran en Mujica.

—Ustedes son los más organizados de los grupos que han venido. Y los más limpios. Pero también son los más desconfiados, y su mismo miedo los ha hecho sufrir más —dijo Mujica.

Es una descripción acertada. Los salvadoreños se organizaron para recoger basura en cada lugar donde se estacionaron, aunque eso no evitó que algunos lugares se inundaran de olor a orines, como el parque de Tapachula.  A ratos era difícil caminar por los campamentos, como en el parque central de Metapa, por la cantidad de ropa puesta a secar. No hay muchas opciones para estar entretenidos en las esperas y se hace fila para todo. Una fila para el baño, para la comida, para la regleta para cargar el celular. La información escasea. Quizá por eso hay tanto chambre: que la caravana de adelante quemó un edificio en el próximo pueblo y por eso no hay que detenerse mucho ahí. Que ya en el pueblo de atrás se acerca una caravana de brasileños que dejaron su país, y que también viene una de venezolanos. Que han secuestrado centenares de migrantes más adelante.

La caravana de migrantes salvadoreños entra al municipio de Huixtla, en el estado de Chiapas. Los migrantes caminaron 14 horas desde la ciudad de Tapachula el lunes 5 de noviembre. Foto: Víctor Peña.
 
La caravana de migrantes salvadoreños entra al municipio de Huixtla, en el estado de Chiapas. Los migrantes caminaron 14 horas desde la ciudad de Tapachula el lunes 5 de noviembre. Foto: Víctor Peña.

A partir del 7 de noviembre, con la ayuda de Pueblos sin Fronteras, la caravana avanzó más rápido, en picops y tráileres. Llegaron a Mapastepec, donde durmieron en un complejo deportivo. Al día siguiente, llegaron a Pijijiapan solo unas horas y salieron casi de inmediato hacia Arriaga, siempre en Chiapas. Solo caminaron lo necesario para pasar como una masa organizada la caseta de migración. No los pueden detener a todos juntos. “Aquí todos somos el pasaporte de todos”, dijo alguien en el camino de Metapa a Tapachula.

“Aquí al que se mete de redentor, lo crucifican y lo van a apedrear”, dijo Mujica, un día antes de que Margarita renunciara. Fue profético.

En Matías Romero, Veracruz, Marvin volvió a enfrentarse con Mujica ante la promesa de ayuda de un ilustre: el padre Alejandro Solalinde, un defensor de derechos humanos y derechos de migrantes, fundador de un albergue en Oaxaca. Mujica quería que la caravana siguiera su paso, Marvin quería esperar a Solalinde, con quien ya se había comunicado. Por megáfono, Marvin ordenó a la gente que no se moviera.

“Cuando llegó el padre, se agarró en vivo con Irineo. Le dijo que cuál era el problema con traernos, que no sabía si había dinero por detrás”, contó Marvin por teléfono, la noche del 12 de noviembre. Eso dilapidó la trémula confianza. Marvin devolvió los chalecos, el megáfono y todo lo que Pueblo sin Fronteras había dado al líder salvadoreño y sus apóstoles. “El padre dijo en conferencia delante de toda la gente: ¿quién quieren que les ayude: yo como padre o estas personas de Pueblo sin Fronteras?”, dijo Marvin. El apoyo popular al padre fue inapelable. Mientras termino este artículo, Solalinde se organizaba para subir en buses a los miembros de la caravana, rumbo al albergue de la ciudad de México. Marvin cree que esa será la última parada que toda esta caravana hará junta, antes de disgregarse con coyotes o por su cuenta para intentar, por fin, llegar a Estados Unidos.

]]>
Centroamérica Tue, 13 Nov 2018 18:50:59 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22685/El-vendedor-de-dulces-que-guía-a-la-caravana-salvadoreña-en-México.htm
Monseñor Romero: ¿conversión o evolución? http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22691/Monseñor-Romero-¿conversión-o-evolución.htm 360 grados Tue, 13 Nov 2018 17:13:09 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22691/Monseñor-Romero-¿conversión-o-evolución.htm Chucho (medio de comunicación o periodista) no come chucho http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22690/Chucho-(medio-de-comunicación-o-periodista)-no-come-chucho.htm 360 grados Tue, 13 Nov 2018 10:31:51 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22690/Chucho-(medio-de-comunicación-o-periodista)-no-come-chucho.htm El llamado a la tribu http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030618.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22689/El-llamado-a-la-tribu.htm Las marchas “por la familia” crean fraccionamientos en la sociedad. Al crear condiciones para que crezcan los prejuicios, se deteriora el ideal de coexistencia que debe prevalecer en un Estado de derecho. El 6 de noviembre del 2018, en El Diario de Hoy, el especialista en artes marciales, experto en seguridad y manejo de armas de calibre pesado, Luis Contreras, escribió la columna Marchando en defensa de la verdad (irónico título) en referencia a la marcha organizada por iglesias evangélicas y otros satélites conservadores. En la columna, Contreras evidencia sus simpatías –qué vergüenza- por personajes de la extrema derecha europea, xenófoba y racista, encarnada en personajes como Sebastián Kurz de Austria y Viktor Orban, de Hungría (busque sus nombres en periódicos de referencia y encontrará sobrada evidencia de sus posturas racistas contra todo aquel que no es blanco, antimigrantes y por supuesto, antiderechos de las minorías). Estos personajes que se alinean en el mismo carril del odio que colocó a Bolsonaro y a Trump en el poder, nos recuerdan que existe una ola de políticos populistas, antidemocráticos, que mueven los institutos más primitivos de las masas, apelando al miedo, explotando las inseguridades y activando las necesidades de supervivencia; haciendo un verdadero regreso a la tribu.

El artículo de Contreras no surge de manera espontánea; se enmarca dentro de las campañas de los grupos ultra conservadores anti diversidad sexual. En El Salvador, una líder visible de estos grupos es Julia Regina Cardenal Sol, de la organización Sí a la Vida (quién tiene notable experiencia como lobbista del Legislativo, impulsando reformas discriminadoras, como por ejemplo la prohibición absoluta de matrimonio entre personas del mismo sexo que impulsó en el 2016 tras la demanda que interpuse al respecto ). Estos grupos llaman a los movimientos feministas o de la población LGBTI como promotores de la “ideología de género” para poder mezclar harinas de diferentes costales; los perfilan como una amenaza para la sociedad, cuando en realidad no pretenden afectarle la vida a nadie, sino que únicamente buscan que se empiece a respetar sus derechos civiles. No se trata de privilegios (como sería no pagar impuestos, como hacen algunas iglesias), sino que se trata de derecho de igualdad ante la ley, un principio básico del Estado de derecho.

Los grupos con los que simpatiza Contreras viven enfrascados en teorías de conspiración de los años ochenta; hablan de “preferencias sexuales” (como si uno pudiera “preferir” hoy una cosa y mañana otra. Hagan la prueba, tomen una foto de alguien de su mismo sexo y decidan que les gusta… no van a poder cambiar su “preferencia” porque no se trata de un gusto adquirido); rayan con la fantasía de un mundo “gobernado” por George Soros, trayendo al temido fantasma del comunismo/marxismo; hablan de un afamado “lobby gay” que supuestamente financia todas las causas “malignas” (si lo conocen, que me lo presenten para plantearle varios proyectos); y niegan las toneladas de evidencia científica por las autoridades mundiales sobre el tema (Organización Mundial de la Salud, Asociación de Psicología Americana, Asociación de Psiquiatría Americana, Asociación Mundial de Psiquiatría) en donde se establece de forma contundente que ni la homosexualidad, bisexualidad ni la transexualidad son una enfermedad mental.

Estos grupos hacen un grito para regresar a la tribu: como los flat earth theorists o los anti calentamiento global, se dedican a rechazar la evidencia de la ciencia, promueven la represión de las personas, buscan limitar las libertades individuales de los demás y moldear las sociedades de acuerdo a sus prismas morales, subjetivos e imprevisibles. El uso de la “ideología de género” constituye un discurso de odio encubierto en lenguaje inocente, donde crean una dicotomía del tipo “ellos” contra “nosotros”, donde “ellos” son una amenaza contra “nosotros”. Usan apelativos despectivos (pervertidos, enfermos, sodomitas, sidosos, poseídos por el diablo) contra el grupo instrumental (feministas o lesbianas, gays, bisexuales, trans) para que poco a poco pierdan su humanidad. Los creadores del término “ideología de género” –una construcción falaz- se enfocan en señalar a la diversidad sexual como una amenaza contra la familia.

¿Qué hace alguien cuando tiene una amenaza o un riesgo? Se defiende. Este es el verdadero riesgo de estos discursos: Argumentar que todo se vale para “proteger a la Familia”. Cuando se argumenta que los grupos “promotores” de la “ideología de género” llevan una “agenda encubierta” para supuestamente transformar a todas las personas en homosexuales (científicamente imposible. Haga la prueba, su cuerpo no le va mentir, lo que le gusta… le gusta. Lo que no le gusta, no le gusta. Nadie lo va cambiar, ni a usted, ni a sus hijos, ni a su marido); reducir la población mundial (por favor, seamos serios estamos en un mundo con 7.5 mil millones de habitantes); “destruir” a la familia (si la familia solo se destruye cuando no hay amor, dejemos de implantar odio) lo que se busca es lograr la cohesión a través de una campaña de miedo, a través de un acorralamiento cuyo caldo de cultivo se genera por la ignorancia y el prejuicio. El riesgo, muy grave, es que poco a poco todo se alinee para que surjan ataques contra la población LGBTI, o contra las feministas, bajo el argumento de que hay que “sobrevivir”.

Olof Palme el primer ministro sueco, asesinado un 28 de febrero de 1986, nos explicó: “Nos gusta vernos a nosotros mismos como mente abierta y tolerantes. Pero no es tan simple. El prejuicio no necesita estar enraizado en algún tipo de teoría complicada. Sus orígenes son mucho más básicos. El prejuicio esta enraizado en la vida diaria…y sobretodo se trata de una expresión de ignorancia y miedo. Ignorancia sobre lo que hace a otras personas únicas. Miedo a perder una posición, un privilegio social, un derecho previo”. Al crear condiciones para que crezcan los prejuicios, se va deteriorando el ideal de coexistencia que debe prevalecer en un Estado de derecho. En este sentido, este tipo de marchas “por la familia”, lo que crea son fraccionamientos en la sociedad. Y es ofensivo para miles de familias leer declaraciones donde se plantea que todos los que vengan de hogares desintegrados están condenados al fracaso o se transformarán en pandilleros para justificarse. El verdadero motivo de la marcha es el bloqueo de información objetiva, respaldada en las tendencias modernas y dominantes en el derecho y la ciencia alrededor de la identidad sexual y la educación sexual. Recuerden que el hecho que los padres tengan derecho a educar a sus hijos no se trata de un derecho superior al derecho del menor a recibir información objetiva, seria y veraz para su formación como ser humano.

Finalmente, si dos adultos libremente deciden hacer una vida en pareja ¿por qué el Estado no los apoyaría? ¿Quién es uno para decir que algo es incorrecto o correcto? El Estado, según la Constitución, está para todos los ciudadanos, donde todos son iguales en dignidad. En ninguna parte de la Constitución viene un pie de página o un asterisco para decir una serie de excepciones. La Constitución no dice “todos son iguales, menos los gays y las mujeres”. No, la constitución establece que todas las personas somos iguales y ya es momento de llevar a El Salvador al siglo XXI. No podemos seguir viviendo en una sociedad donde unos se creen superior a otros. ¿Qué no se dan cuenta que, en parte, por eso vivimos en una sociedad tan convulsa?

Herman Duarte es abogado fundador de Hduarte Legal y Fundación Igualitxs y autor del libro ¿Es Justificable discriminar? Una Discusión Cultural Sobre Estado de Derecho, Libertades y Sexualidad”,  publicado en Madrid por la editorial Aranzandi de Thomson Reuters.
 
Herman Duarte es abogado fundador de Hduarte Legal y Fundación Igualitxs y autor del libro ¿Es Justificable discriminar? Una Discusión Cultural Sobre Estado de Derecho, Libertades y Sexualidad”,  publicado en Madrid por la editorial Aranzandi de Thomson Reuters.

]]>
Columnas Tue, 13 Nov 2018 10:28:02 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22689/El-llamado-a-la-tribu.htm
Monseñor Romero: ¿conversión o evolución? http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030297.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22688/Monseñor-Romero-¿conversión-o-evolución.htm Hay quien cree que Romero, hasta ese momento un obispo ultraconservador, experimentó repentinamente una conversión dramática cuando un escuadrón de la muerte asesinó a su gran amigo Rutilio Grande. Esta versión es equivocada. Se ha hecho muy común hablar de una “conversión” de monseñor Romero. Pero ¿cuándo cambió él realmente, y por qué? La versión del cambio que muchas personas creen es la siguiente: después de su toma de posesión como arzobispo, un escuadrón de la muerte asesinó a su gran amigo, el padre Rutilio Grande, y por eso Romero –hasta ese momento un obispo ultraconservador– experimentó repentinamente una conversión dramática que le transformó la vida.

Esta versión es gravemente equivocada. Romero mismo la rechazaba, igual que quienes mejor lo conocieron. La evidencia es abundante, pero para mí se ilustra mejor mediante una historia contada por Paul Schindler, un sacerdote de Cleveland que trabajó en El Salvador antes y durante los años de Romero el arzobispo. Relaté esta historia en ReVista: Harvard Review of Latin America (Spring 2016):

Paul Schindler recuerda el día en que Óscar Romero se sentó junto a él, temblando. Romero sabía que no estaba entre amigos. Se trataba de una reunión del clero a principios de 1977, y muchos de los sacerdotes estaban furiosos: un hombre con el que habían chocado–Romero–acababa de ser nombrado como el nuevo arzobispo.

Finalizando la reunión, le preguntaron a Romero–quien aún no había asumido el cargo–si quería decir algunas palabras. Para Schindler, era posible que aquellas serían las últimas palabras que escucharía de él. Desalentado por el prospecto de trabajar bajo las órdenes de Romero, Schindler había comunicado a su obispo en Cleveland su decisión de volver a casa tras ocho años de trabajo parroquial en El Salvador.

“Caminó hacia el frente del salón y comenzó a hablar -dijo Schindler- y media hora después me dije: ‘No me voy a ningún lado’”.

Esto sucedió antes de que Romero tomara posesión del arzobispado y antes del asesinato del sacerdote Rutilio Grande.

Desconocido para Schindler–y para muchos otros–Romero había cambiado durante una estancia larga, a mediados de los años setentas, lejos de la capital. A principios de esa década, cuando ejercía como obispo auxiliar en San Salvador, era visto como un conservador; ese fue el periodo en el que atrajo la ira de los sacerdotes que más adelante se molestarían tanto por la noticia de su nombramiento arzobispal. Pero en 1974 había sido nombrado obispo de la diócesis rural de Santiago de María. Allí se acercó a los campesinos y catequistas víctimas de la represión gubernamental. Lo que allí vio le guió a un cambio mayúsculo de perspectiva.

Durante su primer año en Santiago de María, la Guardia Nacional masacró a campesinos en el caserío de Tres Calles. Tras una visita al lugar, Romero escribió una carta al entonces presidente, el coronel Arturo Molina, expresando su “firme protesta” por

la forma en que un "cuerpo de seguridad" se atribuye indebidamente el derecho de matar y maltratar. . . . Fui allá para consolar a las familias que habían sido atropelladas por un pelotón de la Guardia Nacional. Pero antes de llegar a los afligidos hogares, a donde me dirigía, tuve que detenerme para rezar ante el cadáver insepulto de Juan Francisco Morales que yacía, entre el llanto de su madre y de su esposa, acribillado con un balazo en la cabeza. Al llegar, después, a las dos casitas que habían sido invadidas por la fuerza armada, créame, Señor Presidente, que se me partió el alma al oír el amargo llanto de madres viudas y niños huérfanos que, entre inconsolables sollozos, me narraban, sin explicaciones estudiadas, el cruel atropello y lamentaban la orfandad en que se les había dejado.

Como contó Kevin Clarke en su libro Oscar Romero: Love Must Win Out,

Romero visitó más tarde al comandante local de la Guardia Nacional para protestar por la masacre. El oficial minimizó los asesinatos como si fueran un ajuste trivial de cuentas con malhechores locales y, apuntando a Romero, le dijo: “las sotanas no son a prueba de balas”

Romero comenzaba a entender la situación.

Cuando llegó a la diócesis, los terratenientes insistían en que cerrara un centro pastoral local que ofrecía entrenamiento de acuerdo con el pensamiento de la Iglesia después del Concilio Vaticano II y la reunión de los obispos latinoamericanos en Medellín, Colombia en 1968. Los terratenientes estaban especialmente molestos con uno de los sacerdotes que enseñaba allí. Decían que era un comunista.

Una noche Romero fue al centro y, sin que el sacerdote lo supiera, se paró afuera de su clase, escuchando su presentación. Romero no encontró nada contrario a la ortodoxia y, cuando le preguntaron después por el sacerdote, comentó: “Si él es un comunista, yo soy un marciano”. A pesar de ello decidió cerrar el centro temporalmente. Cuando su decisión fue desafiada, aceptó reconsiderarla y eventualmente, para consternación de los terratenientes, reabrió el centro.

Romero estaba horrorizado por los sufrimientos de los trabajadores itinerantes–a menudo familias enteras, incluyendo esposas e hijos–que migraban a esa zona a trabajar en la cosecha del café. Obligados a pasar las frías noches durmiendo en el suelo a la intemperie, frecuentemente terminaban enfermos. Antes, Romero había citado en tono aprobatorio un pasaje de la encíclica de León XIII sobre el trabajo y el capital ( Rerum Novarum, 1891) que condenaba la práctica de que los trabajadores fueran “traspasados, solos e indefensos, a la inhumanidad de los amos”.

Entonces Romero abrió unos edificios de la iglesia en horas nocturnas para ofrecerles alimento y refugio, y frecuentemente pasaba noches con ellos, escuchándolos. Era claro que, para que tuvieran una vida digna, el país tendría que implementar una gran reforma agraria, devolviéndoles las tierras que les habían sido quitadas antes. Ese prospecto era impensable para los terratenientes, tanto que, cuando el dictador Arturo Molina anunció una pequeña reforma agraria como táctica para debilitar al naciente movimiento de protesta campesino, los terratenientes lo obligaron a retractarse.

Inalterado por la hostilidad de los terratenientes, Romero veía el asunto de la reforma agraria como algo tan importante que programó una conferencia de tres días sobre el tema para sacerdotes y laicos de la diócesis, invitando a expertos de San Salvador a que vinieran a dar charlas. Años después, uno de esos expertos, Rubén Zamora, dijo:

No se me borra esa imagen: yo explicándole a todo aquel curerío y Romero sentado en primera fila en un pupitre, tomando notas, escuchándome atentísimo, queriendo aprender el hombre. . . Qué podía aportar la Iglesia en aquella ocasión, eso era lo que a él le preocupaba.

Estas y otras experiencias están detalladas en un libro cuyo título es una cita de Romero: En Santiago de María me topé con la miseria (Zacarías Díez y Juan Macho Merino, eds., 1995). Romero estaba tan afectado por lo que vio allí que cuando volvió a San Salvador en 1977 y dio la charla que le hizo a Paul Schindler dar un giro, era claro que Romero mismo había dado un giro.

Le pregunté a María López Vigil, periodista, editora y autora del libro Piezas para un Retrato, cómo veía la evolución de Romero:

Yo creo que se ha publicitado en exceso el relacionar casi de una manera mecánica su conversión con el asesinato de Rutilio Grande y el conjunto de hechos que lo rodea. . .A monseñor Romero no le cambian las ideas, le cambia la realidad. Eso es básico. Cuando fue obispo auxiliar en San Salvador, su contacto con la realidad estaba muy mediada por el oficio que tenía y por la oficina en la que estaba. En cambio, en Santiago de María, él se acercó, en momentos de represión, al campesino en su sufrimiento, su trabajo y su compromiso como delegado de la palabra, y estos hechos lo fueron cambiando. Creo que es importante rescatar eso para no simplificar el proceso de su conversión. Lo sucedido con Rutilio es el final de un camino que él venía haciendo...

¿El "milagro de Rutilio"?

En un reciente tributo a Romero, el teólogo eminente Fr. Charles Curran escribió: “Lo que muchos llaman `el milagro de Rutilio´ no es otra cosa que la realidad que originó el compromiso de Romero”. Sin duda el asesinato de Grande fue doloroso para Romero, dado lo cercanos que eran, pero no fue el "milagro" que algunos–como el reconocido sacerdote y activista John Dear–insisten que fue. Dijo Dear, "de repente, el país tenía en su seno una figura sobresaliente. Esa noche, a la par del cadáver de Grande, Romero fue transformado en uno de los grandes campeones de los pobres y los oprimidos en todo el mundo."

Pero Romero no fue "transformado de repente" ni "convertido". Su cambio fue un proceso que se había estado llevando a cabo por varios años antes del asesinato de Grande.

La película Romero es otro de los culpables en extender la creencia de que el cambio de Romero se dio por el asesinato de Grande. Además de sus otras falsedades (la película retrata a Romero arrestado y encarcelado y, en otra ocasión, detenido y desvestido, y tiene a uno de los sacerdotes que trabajaban con Grande optando por las armas, nada de lo cual jamás sucedió), Romero la película inventa una ruptura entre Grande y Romero justo antes del asesinato de Grande, con el padre Rutilio molesto, diciéndole Romero:

¿No ves lo que sucede aquí? Cualquiera que diga lo que piensa sobre la reforma agraria o los salarios o Dios o los derechos humanos… automáticamente es señalado de comunista… Vive con temor… Se lo llevan… Lo torturan, lo matan… No me crees, ¿verdad?

Adiós, Óscar.

Esta es una fabricación total. Romero sabía muy bien lo que estaba sucediendo, y Grande, lejos de romper con él, estaba constantemente defendiéndolo, tratando de convencer a la desconfiada curia de darle una oportunidad. ¿Una ruptura entre ambos? De ninguna manera. Aunque claro, si has decidido que tu película presentará el asesinato de Rutilio Grande como un momento de “Camino a Damasco” en el que Romero, como Pablo, se “convirtió” de pronto, la narrativa de la ruptura ayudará mucho a la historia. Solo hay un problema: No es verdad.

De hecho, Romero objetaba a quienes hablaban de su “conversión”. El Cardenal Gregorio Rosa Chávez dice:

Una vez le pregunté: “Monseñor, dicen que usted se convirtió, ¿es cierto?” Recuerdo muy bien su respuesta: “Yo no diría que ha sido una conversión, sino una evolución”.

Fue, como Romero escribió en otra ocasión,

Una evolución de mi mismo deseo que siempre he tenido de ser fiel a lo que Dios me pide; y si antes di la impresión de ser más ’prudente’ y ‘espiritual’, era porque así creía sinceramente que respondía al Evangelio, pues las circunstancias de mi ministerio no se habían mostrado tan exigentes de una fortaleza pastoral que en conciencia creo que se me pedía en las circunstancias en que asumí el arzobispado.

Esta era también la percepción de Héctor Dada Hirezi, economista y excanciller quien conoció bien a Romero y trabajó de cerca con él en asuntos eclesiásticos. Dada dice que la palabra “conversión”, cuando se usa en relación a Romero,

Algunas veces parecería que se ha utilizado exageradamente ... , en ciertos casos queriendo significar un cambio radical en sus concepciones fundamentales. Para quien les habla esto va más allá de lo que era posible en un hombre de la vivencia espiritual de Romero. ... [E]s una conversión como la que nos exige el Evangelio: leer cada día el mensaje del Señor a través de los hechos, y definir nuestra acción a partir de esta lectura. Desde la misma postura teológica, desde la misma espiritualidad, ... las circunstancias diferentes nos llevan a diferentes líneas de acción, más aún a un obispo responsable de expresar y vivir el Evangelio en una sociedad dada y en un momento dado.

Monseñor Ricardo Urioste era el vicario general de Romero y posiblemente la persona más cercana a él. Urioste también rechazaba la versión de que hubo tal cosa como un “milagro de Rutilio”.

Se dice que monseñor Romero cambió drásticamente con el asesinato del padre Grande, y que esta conversión sucedió menos de un mes después de que se convirtiera en arzobispo. No creo… [Él] comenzó a ver gradualmente, al tiempo que descubría más sobre el Evangelio, el magisterio de la Iglesia y la dolorosa situación de la gente. Todo esto lo cambió. Nunca habló de sí mismo en términos de conversión; él hablaba de evolución. Por esta razón, él hablaba de “la disposición al cambio. Aquel que no cambia no se ganará el reino”.

"Un mártir para el magisterio”

Otra idea equivocada sobre Romero es que era un rebelde eclesiástico que actuaba con poca deferencia hacia la Iglesia institucional. No es cierto, dice María López Vigil:

Siempre encontré en monseñor Romero a un hombre tremendamente fiel a la Iglesia institucional y a la Iglesia de base, a ambos. Monseñor Romero nace, crece, madura y muere con una inmensa fidelidad a la Iglesia institucional. Entonces, no me gustaría clasificarlo como "a pesar de", sino "dentro de la Iglesia".

Por ende, las posturas que Romero tomó–y que lo metieron en problemas y que eventualmente le costaron la vida–no fueron instancias en las que ignore la doctrina de la Iglesia o se rebeló contra ella, sino por el contrario, fue llevarla hasta sus últimas consecuencias.

El ejemplo más conocido son las palabras finales de la homilía que ofreció en la víspera de su asesinato. En esa ocasión, como escribió Julian Filochowski, director del Romero Trust, “(Romero) atajó la espinosa cuestión de qué debían hacer los soldados ordinarios si se les ordenaba asesinar y masacrar”.

Dijo Romero:

Ante una orden de matar que dé un hombre, debe de prevalecer la ley de Dios que dice: ‘No matar’. Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el Gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡Cese la represión!

Cuando Romero hizo aquella súplica, Thomas Quigley, asesor de la oficina de justicia y paz de los obispos de Estados Unidos, estaba sentado en el santuario, a pocos metros del altar. Quigley escribió después:

Les dijo a los soldados, simples campesinos ellos también en su mayoría, que no estaban comprometidos por órdenes injustas para asesinar; eso es teología estándar elemental, pero si se aplica a lo concreto usualmente se considera un acto de traición. Así fue descrito por un vocero del ejército en un periódico del día siguiente.

Romero fue asesinado a primera hora de la noche del lunes mientras celebraba misa. La "teología estándar elemental” fue considerada digna de castigo con la muerte.

Ricardo Urioste recordaba otra ocasión en la que Romero ofreció una homilía particularmente fuerte. Después Urioste le expresó sus temores de que pudiera provocar una respuesta violenta. Romero respondió: “Tenía que decirlo. Si hubiera dicho menos que eso me habría quedado corto; no habría estado expresando la plenitud de la enseñanza de la Iglesia". Por esa razón es que Urioste, cuando le preguntaban qué clase de mártir era Romero, respondía: “Era un mártir para el magisterio”.

Es apropiado, pues, que en su tributo a Mons. Romero, el p. Curran incluya un ejemplo de la enseñanza magisterial de la Iglesia, tomado de "La Justicia en el Mundo", la declaración del Sínodo Mundial de Obispos Católicos de 1971:

La acción en favor de la justicia y la participación en la transformación del mundo se nos presenta claramente como una dimensión constitutiva de la predicación del Evangelio, es decir, la misión de la Iglesia para la redención del género humano y la liberación de toda situación opresiva.

Con mucha frecuencia esas palabras han sido ignoradas, pero no por Romero. Y por encarnarlas fue acusado de enemigo de gobierno. No, dijo él. “El conflicto no es entre la Iglesia y el gobierno. Es entre el gobierno y el pueblo, y la Iglesia está con el pueblo”. Esto le llevó a chocar con las autoridades pero, como señalo el p. Curran,

La lucha de Romero contra el gobierno y sus injusticias no significó un involucramiento incorrecto de la Iglesia o sus líderes en el mundo de la política. Todo lo que afecta a personas humanas, comunidades humanas y el medio ambiente es, por su propia naturaleza, no solamente un tema político o legal. Es un tema humano, moral y–para el creyente–cristiano. La tradición cristiana ha reconocido de manera consistente que el orden político está sujeto al orden moral.

Esta visión del papel de la Iglesia–compartida por Romero pero rechazado por aquellos que durante años bloquearon efectivamente su proceso de canonización–fue ratificada por el Papa Francisco cuando desbloqueó el proceso y lo aceleró.

Francisco hizo algo más, que debió haberse hecho muchos años antes: Pocos están al tanto, pero Francisco sabía que Romero fue tratado miserablemente por todos los obispos de su Conferencia Episcopal, salvo por monseñor Arturo Rivera Damas. Pocas veces ha habido una condena a obispos tan fuerte como la que Francisco expresó a un grupo de peregrinos salvadoreños en el Vaticano en 2015:

Quisiera añadir algo también que quizás pasamos de largo. El martirio de Mons. Romero no fue puntual en el momento de su muerte, fue un martirio–testimonio, sufrimiento anterior, persecución anterior, hasta su muerte. Pero también posterior, porque una vez muerto–yo era sacerdote joven y fui testigo de eso–fue difamado, calumniado, ensuciado, o sea que su martirio se continuó incluso por hermanos suyos en el sacerdocio y en el episcopado. No hablo de oídas, he escuchado esas cosas.

Fue bueno ver, por fin, a Romero reivindicado de esa manera.

"Cambié, sí, pero también volví de regreso"

A finales de los años setentas, Romero visitó el Vaticano en compañía de César Jerez, S.J.¸ entonces el provincial jesuita para Centroamérica. Algunos años antes, Romero había atacado a los jesuitas por el trabajo de concientización que llevaban a cabo en su colegio en San Salvador, el Externado de San José. Romero había liderado también el esfuerzo por expulsar a los jesuitas del seminario interdiocesano, donde habían enseñado durante décadas. También se había referido de manera poco favorable a los escritos de Jon Sobrino, S.J., un prominente teólogo de la liberación que enseñaba en la UCA. Pero cuando Romero volvió a San Salvador como arzobispo, en 1977, invitó a los jesuitas a producir un programa diario de una hora de noticias y análisis para la radio de la arquidiócesis, y consultaba a Sobrino, entre otros, cuando debía preparar sus cartas pastorales.

Jerez cuenta de una noche en la que hicieron juntos una larga caminata por la Via della Conciliazione:

Ya era muy noche. Yo sentí que aquel hielito, lo oscuro, el silencio, favorecían las confidencias. Me atreví a hacerlo hablar.

-Monseñor, usted ha cambiado, eso se nota en todo... ¿Qué pasó?

-Vea, padre Jerez, yo también me hago esa misma pregunta en la oración–se paró y se quedó callado.

-¿Y halla alguna respuesta, Monseñor?

-Alguna, sí. Es que uno tiene raíces... Yo nací en una familia muy pobre. Yo he aguantado hambre, sé lo que es trabajar desde cipote. Cuando me voy al seminario y le entro a mis estudios y me mandan a terminarlos aquí a Roma, paso años y años metido entre libros y me voy olvidando de mis orígenes. Me fui haciendo otro mundo.

Después, regreso a El Salvador y me dan la responsabilidad de secretario del obispo de San Miguel. Veintitrés años de párroco allá, también muy sumido entre papeles.

-Me mandan después a Santiago de María y allí sí me vuelvo a topar con la miseria. Con aquellos niños que se morían nomás por el agua que bebían, con aquellos campesinos malmatados en las cortas de café.

Ya sabe, padre, carbón que ha sido brasa, con nada que sople prende. . . . Cambié, sí, pero también es que volví de regreso.

Estas palabras ilustran que fue su experiencia en Santiago de María, y no un “milagro de Rutilio”, lo que formó el compromiso de Romero. Sin embargo, el asesinato de Grande le ayudó a cristalizar ese compromiso, llevándolo a tomar medidas drásticas. Dos años antes, cuando escribió al presidente Molina sobre la masacre de Tres Calles, mantuvo esa carta en privado. Pero tras el asesinato de Rutilio Grande decidió actuar de manera pública, denunciando el crimen y declarando que si el gobierno no llevaba a cabo una investigación seria, él boicotearía–como de hecho hizo–todos los eventos del gobierno, incluyendo la toma de posesión del general Carlos Romero, recientemente declarado presidente electo.

Adicionalmente, pensando que era necesario un mensaje de unidad eclesiástica tras los ataques contra Rutilio Grande y otros trabajadores pastorales, Romero decretó que el domingo siguiente al crimen todas las misas de la arquidiócesis serían suspendidas y una sola misa sería celebrada en Catedral, con toda la arquidiócesis invitada a atenderla. También canceló las clases en las escuelas católicas durante tres días, que debían ser dedicados a estudiar los problemas del país.

Estos gestos molestaron al Ejército y enfurecieron al nuncio y al grupo de obispos salvadoreños que el Papa Francisco denunciaría después. El nuncio había recomendado el nombramiento de Romero como arzobispo, pensando que sería una figura dócil y manejable. Como a Paul Schindler, ahora le tocaba al nuncio ser sorprendido por Romero.

¿Cómo se explican las acciones de Romero? En sus propias palabras:

Cuando yo lo miré a Rutilio muerto, pensé: Si lo mataron por hacer lo que hacía, me toca a mí andar por su mismo camino.

Y por ese camino anduvo, sabiendo muy bien adónde lo llevaría. Dejó claro que no habría vuelta atrás:

...Quiero asegurarles a ustedes, y les pido oraciones para ser fiel a esta promesa, que no abandonaré a mi pueblo sino que correré con él todos los riesgos que mi ministerio me exige...

Una vez tuve la oportunidad–fue un regalo, realmente–de escucharlo expresar su compromiso en persona. Fue durante la reunión de obispos latinoamericanos en Puebla, México, en 1979.

Justo antes de que Romero partiera hacia Puebla, la Guardia Nacional asesinó a Octavio Ortiz, un sacerdote para quien Romero había sido como un segundo padre. Ambos crecieron en el seno de familias pobres en áreas rurales del oriente del país; ambos entraron al seminario siendo aún muy jóvenes. Ortiz fue el primer sacerdote al que Romero ordenó tras ser consagrado obispo.

Los guardias también mataron a cuatro jóvenes que se encontraban en el retiro que Ortiz estaba llevando a cabo y, después, pasaron una tanqueta sobre la cabeza de Ortiz. Romero denunció la versión del gobierno, que hablaba de un enfrentamiento, como “una mentira de principio a fin”. Durante aquellos días, con una dictadura militar gobernando El Salvador, una declaración como esa podía fácilmente convertirse en las últimas palabras de una persona; y aún antes de ello Romero había ya comenzado a recibir amenazas de muerte.

Un día en Puebla, algunos periodistas estábamos hablando con él. Uno de nosotros, sin mencionar explícitamente las amenazas, preguntó: “¿Y de verdad va a regresar a El Salvador?” Queriendo decir, pero sin decirlo: “Si regresa, lo van a matar”.

Romero lo entendió. “Ya sé por dónde va. Pero dicen que soy el pastor, y se supone que el pastor debe estar allí para su rebaño. Y el rebaño está allá en El Salvador. Así que sí, voy a regresar”.

Uno no olvida palabras como esas. Volví a casa, en Nueva York, después de la conferencia de Puebla, y comencé a ahorrar para comprar un pasaje hacia El Salvador. Cerca de mi partida, un lunes por la noche, fui a una parroquia a escuchar una charla sobre la teología de la liberación. Finalizando la reunión, mientras salíamos de la sala, el sacristán esperaba para cerrar la puerta.

Llevaba un radio de transistores en la mano. “¿Ustedes estaban allá adentro hablando de Latinoamérica?”

“Sí."

“Bueno, pues acaban de decir en la radio que por allí acaban de matar a un obispo”.

Viajé a El Salvador y me quedé. Pero ya no volvería a verlo.

La fotografía de Óscar Arnulfo Romero y del papa Pablo VI  en la fachada de la  basílica de San Pedro en el Vaticano. 14 de octubre de 2018. Foto: Marco Valle.
 
La fotografía de Óscar Arnulfo Romero y del papa Pablo VI  en la fachada de la  basílica de San Pedro en el Vaticano. 14 de octubre de 2018. Foto: Marco Valle.

*Gene Palumbo es un periodista freelance basado en El Salvador, y corresponsal local del New York Times.

]]>
Columnas Mon, 12 Nov 2018 12:32:36 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22688/Monseñor-Romero-¿conversión-o-evolución.htm
Pulso en Arena para cederle a Gana dos sillas en la CSJ http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000028872.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22687/Pulso-en-Arena-para-cederle-a-Gana-dos-sillas-en-la-CSJ.htm El partido que hace una semana prometió que elegiría a los mejores candidatos para el cargo de nuevos magistrados de Corte Suprema de Justicia, ahora debate cederle dos plazas a Gana: una en la Sala de lo Constitucional y otra en la Sala de lo Civil. Un grupo de diputados ha provocado un pulso al interior del partido Arena al plantear que para desentrampar la elección de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, estarían dispuestos a votar por la carta que Gana quiere para la Sala de lo Civil, con lo cual entregarían dos de los cinco nuevos puestos en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) al partido que lidera las encuestas para las elecciones presidenciales de 2019.

La Asamblea Legislativa se acerca a los cuatro meses de retraso en la elección de cinco nuevos magistrados, y pese a que Arena presionó o intentó presionar hace dos semanas para forzar una votación, ahora el partido intenta prevenir una ruptura en su propia bancada. El miércoles 7, el jefe de fracción, Carlos Reyes, junto a otros tres diputados, declararon que no descartaban un escenario en el que Sonia Cortez de Madriz, actual procuradora general, se convierta en magistrada de la Sala de lo Civil, como lo ha propuesto Gana y como lo respalda el FMLN.

Con una votación a favor de esa candidatura, Arena estaría cediendo otra silla al partido naranja. Con una de las cartas, Arena parece no tener problema, y la ha manejado dentro de su “lista oficial” desde hace dos semanas: Marina Marenco de Torrento, actual miembro del Consejo Nacional de la Judicatura.

Un bloque formado por los partidos Arena, PCN y PDC −que en febrero de 2019 concurrirán a las elecciones como coalición− propuso a Marenco de Torrento junto a otros tres abogados de trayectoria en instituciones que administran justicia para la Sala de lo Constitucional: Aldo Cáder, exsecretario de la Sala; a Carlos Sánchez, actual magistrado suplente de la CSJ y a Carlos Sergio Avilés, exprocurador general adjunto y exmagistrado suplente de la Sala de lo Constitucional. Su propuesta también incluía a Alex Marroquín para la Sala de lo Civil. Marroquín tiene experiencia en la aplicación del derecho de familia.

La Procuradora General de la Républica, Sonia Elizabeth Cortez de Madriz, en su juramentación como magistrada suplente en 2006. Foto: CSJ.
 
La Procuradora General de la Républica, Sonia Elizabeth Cortez de Madriz, en su juramentación como magistrada suplente en 2006. Foto: CSJ.

El pulso por Sonia de Madriz

Una semana después, en Arena hay quienes están dispuestos en ceder una segunda silla a Gana, al quitar a Marroquín de la lista de elegibles y poner en su lugar a Sonia Cortez de Madriz, actual procuradora general de la República, y una carta que Arena llegó a considerar en el inicio de las negociaciones. 

Los diputados Gustavo Escalante, Arturo Simeón Magaña, Bonner Jiménez y el jefe de fracción, Carlos Reyes, abrieron las puertas a esa posibilidad el pasado miércoles 7 de noviembre, horas después de la presentación de la contrapropuesta que hizo Gana, y en la que De Madriz es una carta innegociable. Estos cuatro diputados aparecieron en Twitter dando su apoyo a Madriz, en contraposición a la lista que Arena consideraba como “la lista oficial”.

El primero fue el diputado Gustavo Escalante, cuando publicó en Twitter que “En aras de desentrampar la elección de magistrados que tanto aclama la población, estoy listo para dar mi voto por la licenciada Sonia de Madriz una mujer que en la PGR ha demostrado honestidad y capacidad; con ello abonaré al dialogo y a la democracia en el proceso de elección (sic)”. A esa publicación en Twitter respondieron Arturo Simeón Magaña, de Ahuachapán, y Bonner Jiménez, de La Paz.

Minutos más tarde, citado por la cuenta oficial de la fracción arenera, el diputado Carlos Reyes no descartó que podrían pensar en una propuesta que dejaría fuera a Marroquín para, en su lugar, votar por Sonia de Madriz. En la versión de Carlos Reyes, esto ocurriría siempre y cuando se respete que Marenco de Torrento mantenga su silla en la Sala de lo Constitucional. Según dijo Reyes, Marenco de Torrento ha sido una carta que postuló Gana desde el inicio de las negociaciones. “Lo que creemos que no tiene claridad es que las dos estén (en la Sala de lo Constitucional). Así que mantenemos la posición inicial de que la licenciada de Madriz pudiera estar en la Sala de lo Civil”, dijo Reyes, quien luego intentó matizar su declaración diciendo que de no concretarse este plan, seguirían con la carta de Marroquín para la Sala de lo Civil.

A la iniciativa de estos cuatro diputados se sumó el alcalde de San Salvador, exdiputado y exvicepresidente del partido, Ernesto Muyshondt. En sus redes sociales, Muyshondt compartió una frase atribuida a Carlos Reyes: “Habíamos dicho que perfectamente podríamos aceptar a la licenciada Sonia de Madriz en la Sala de lo Civil”.

La división provocó que al final de la tarde, el presidente de Arena, Mauricio Interiano, y la cuenta oficial de la bancada, publicaran en redes sociales la lista “oficial” del partido, como para distanciarse de la propuesta de Escalante, Jiménez, Magaña y del jefe de fracción. “Como @ARENAOFICIAL nos mantenemos firmes en nuestra posición de elegir y a la brevedad, los magistrados que más le convienen al país”, escribió Interiano, junto a la lista de nombres que excluía a Madriz y colocaba en su lugar a Marroquín.

Fracción del partido Arena durante la instalación de la nueva Asamblea Legislativa, del periodo 2018- 2021. Instalación del 1° de mayo, en el Salón Azul, de la Asamblea Legislativa. Foto de El Faro, por Carlos Barrera.
 
Fracción del partido Arena durante la instalación de la nueva Asamblea Legislativa, del periodo 2018- 2021. Instalación del 1° de mayo, en el Salón Azul, de la Asamblea Legislativa. Foto de El Faro, por Carlos Barrera.

De “los mejores” a las cuotas

Cuestionado por la prensa el jueves 8, Bonner Jiménez intentó defender su postura. “Hemos mostrado nuestro punto de vista, algunos pueden estar de acuerdo, otros no, pero lo externamos como una manera de alcanzar el consenso de 56 votos. La semana pasada solo nos faltaron cinco votos para elegir”, dijo Jiménez.

El Faro le preguntó si era más importante tener una Sala de lo Constitucional rápido o tener una sala idónea. “Queremos una Sala de primer nivel, El Salvador se lo merece”, dijo, en concordancia con la consigna de su partido. Arena ha dicho que la idoneidad de los candidatos es un requisito indispensable para elegir magistrados de la CSJ, aunque ese argumento desentona con las propuestas de Marenco de Torrento y Cortez de Madriz.

El Faro le repreguntó a Jiménez sobre esa incoherencia, dado que de Madriz fue una de las peor evaluadas en los baremos de organizaciones observadoras; y que Marenco de Torrento, fuera de los 10 mejores perfiles, fue sancionada dos veces, en junio de 2018, por el Tribunal de Ética Gubernamental. Según el Tribunal, ella propuso a su sobrino a un cargo de juez e intervino en un acuerdo que benefició a ese mismo sobrino para que pudiera cursar un diplomado en gerencia pública. La sanción implicó una condena equivalentes a 10 salarios mínimos distribuidos en dos multas que ascendieron, en conjunto, a los $2,387.20.

El diputado se escudó en que el consenso requiere pragmatismo. “Somos 37 diputados, no podemos elegir a los magistrados de manera unipartidaria, tenemos que lograr ese consenso que por cuatro meses ha tenido al país sin Sala y sin corte plena”, dijo.

En total, son siete diputados de Arena los que coinciden en que para para desentrampar la elección de los nuevos magistrados estarían dispuestos a olvidarse de los mejores candidatos a cambio de una repartición de cuotas.

“Nadie puede elegir magistrados como quien va al sastre y dice ‘hágame el traje en este estilo’”, dice el presidente de la Asamblea, el exalcalde y excandidato a la presidencia de Arena, Norman Quijano. “Tenemos que entender que el ciudadano es sabio y reparte las cuotas de poder. Y todos tienen una cuota de poder: la tiene Gana e incluso el diputado independiente”, dijo.

Los diputados admiten que la única manera de desentrampar la elección es mediante la repartición de cuotas de poder entre las bancadas. “La elección de magistrados se va a supeditar a las cuotas partidarias. No lo digo en el tono de afirmar, pero es lastimosamente el mecanismo que por ahora tenemos”, dice el diputado de Arena David Reyes, cuando se cumplen casi 120 días de que no hay Sala de lo Constitucional.

La elección de los magistrados ha estado cerca de concretarse en dos ocasiones: una en agosto y otra la semana pasada cuando en la Comisión Política se aprobó un dictamen con cinco nombres. Sin embargo, en el pleno no se han logrado alinear los 56 votos mínimos que se necesitan para su nominación. La semana pasada, faltaron seis votos para lograrlo.

El escenario electoral, a falta de tres meses para las elecciones presidenciales, ha condicionado la elección de la CSJ por la necesidad de los dos partidos con mayores posibilidades de hacerse del Ejecutivo de, también, lograr el control de la Sala de lo Constitucional.

“No es cuestión de agarrar a los mejores”

El miércoles 7, Felissa Cristales, diputada de Arena, fue la primera en reaccionar en redes sociales contra el comentario a favor de Sonia de Madriz publicado por su colega de fracción, Gustavo Escalante. Cristales dijo que no votaría por Madriz ante la desconfianza que le generaba la insistencia del nombre por parte del FMLN y Gana. Los diputados David Reyes, Emilio Corea y Marcela Villatoro confirmaron ese mismo día que tampoco darían su apoyo a la candidata debido a que para ellos sus calificaciones en las evaluaciones y su trayectoria no le dan las acreditaciones necesarias para el cargo de magistrada.

“Creo que hay personas bien calificadas que podrían ser mejor y hay diez personas que merecen el lugar más que otros. Creo que los primeros diez que aparecen en los baremos deberían formar parte de la sala de lo constitucional y de lo civil”, respondió Villatoro a El Faro con respecto a si le daría su voto a Sonia Cortez de Madriz.

A pesar de no ser parte de la Comisión Política, Villatoro ha estado en las reuniones de fracción que conciernen a la elección de magistrados de la CSJ. Ella confirma que Marina de Torrento es una pieza para lograr consensos en la lista oficial de Arena. “Nosotros no votaremos en ningún momento por Sonia Cortez de Madriz. Para evitar entrampar la elección definimos que podría ser Marina de Torrento para llegar a un acuerdo”, dijo.

Según Quijano, el ideal para la Sala es escoger a los mejores, pero que en el escenario actual “Esto no es de agarrar a los cinco mejores, se trata de acercar las posiciones”, dijo.

Junto a la ruptura que supone invocar la carta de Sonia de Madriz, los diputados de Arena también enfrentan el dilema de saberse apoyando una lista donde no están los mejores. Diputados como David Reyes o como René Portillo Cuadra incluso mencionaron los nombres de los candidatos a quienes preferirían nominar, en lugar de Sonia de Madriz o Marina de Torrento.

Portillo Cuadra, por ejemplo, mencionó que a él le hubiera gustado votar por Óscar Canales Cisco, un capacitador de la Escuela de Capacitación del Concejo de la Judicatura, o Martín Rogel, juez de una cámara penal. Según el diputado, “esto no es cuestión de 56 votos, esto es cuestión de idoneidad”. El Faro entonces le cuestionó por qué no habían propuesto a Martín Rogel Zepeda o a Canales Cisco –quienes según su opinión están entre los mejores. “Aquí es donde viene que la libertad que tiene cada diputado para poder interpretar la idoneidad de acuerdo a su formación”, dijo.

David Reyes afirmó que él reemplazaría a Cortez de Madriz y a De Torrento por Alex Marroquin e Ivette Cardona. “Siendo realistas, la Corte Suprema ideal no la vamos a tener, lastimosamente porque se supedita a la decisión una institución colegiada como es la Asamblea” dijo el diputado Reyes a El Faro, cuando se le cuestionó por qué no habían incluido en su propuesta a los mejores, si esa había sido la promesa del partido.

De Madriz también fue carta de Arena

El subjefe de fracción, Julio César Fabián, confirmó a El Faro que cuando en el mes de julio su bancada propuso a la Comisión Política a Sonia Cortez de Madriz, hubo varios diputados que protestaron, entre ellos Marcela Villatoro y Felissa Cristales, porque consideraban a De Madriz como poco idónea. Cristales, en aquel momento, criticó a los miembros de su bancada que la habían promovido para la nominación. Cuando el dictamen no fue aprobado en sesión plenaria, Cristales publicó en su cuenta de Twitter: “Regresa el dictamen a la comisión política por no contar con los votos. Espero haya quedado claro q para escoger magistrados con vínculos partidarios NUNCA estaremos unidos (sic)”.

Fabián no quiso decir a El Faro si dentro de las discusiones que tiene Arena iba a votar a favor en contra de Madriz o de Torrento pero argumentó que, a su criterio, los 30 candidatos tienen la capacidad de asumir el rol con idoneidad con el solo hecho de haber sido electos, como en un intento de soslayar los baremos y rankings.

Emilio Corea, otro diputado de Arena, confirmó en una conversación con El Faro que para desentrampar la elección han tenido que sacrificar la idoneidad:

—Con Marenco o Madriz les tocará sacrificar idoneidad

—Para llegar a 56 votos. En ese caso es muy probable, aunque Torrento tiene la ventaja porque fue la más votada por el gremio.

—Pero ha sido sancionada dos veces por el Tribunal de Ética 

—Por supuestamente inclinar la balanza para nombrar un sobrino como juez, estamos claros. Ella no es propuesta nuestra, es propuesta de Gana y hoy se quieren retractar.

—Yo comprendo que ella es propuesta de Gana, pero elegirla implicaría sacrificar idoneidad, que Arena ha dicho que es lo más importante.

—Lo sé pero entre alguien que está en la posición 12 o 30, ¿a quién prefiere usted? Lo que sí le puedo asegurar es que la votación no será por unanimidad. No tendrá los 84.

]]>
El Salvador Sun, 11 Nov 2018 21:58:28 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22687/Pulso-en-Arena-para-cederle-a-Gana-dos-sillas-en-la-CSJ.htm
La rebusca por agua http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030461.JPG http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22622/La-rebusca-por-agua.htm Tres comunidades del interior de El Salvador retratan la crisis de agua que viven muchas zonas empobrecidas. En un año de protestas por supuestos intentos privatizadores y de un proyecto de ley entrampado en la Asamblea Legislativa, un recorrido por algunos confines de El Salvador ilustra el atraso en la materia. La comunidad La Maraña, en Sensuntepeque; el cantón La Uvilla, en Ciudad Victoria, ambos en Cabañas; y la Isla Perico, en La Unión, ponen en escena a los que nunca han tenido chorros útiles. Según dijo la ONU en 2016, más de 600,000 salvadoreños no tenían acceso al agua potable. El 99%, en zonas rurales. Estos son salvadoreños al margen del debate del agua potable. Se rebuscan, se bañan; se rebuscan, beben; se rebuscan, lavan; se rebuscan, hay agua.
Entre las hidroeléctricas Cerrón Grande y 5 de Noviembre hay vida en una comunidad compuesta por 157 familias, construida en las orillas del embalse. Es el caserío La Maraña, en el cantón Santa Rosa, del municipio de Sensuntepeque, en Cabañas, zona fronteriza con el departamento de Chalatenango. En el año 2013, les inauguraron un proyecto de agua. Hasta la fecha nunca han visto caer líquido de un chorro. En la imagen, Jaqueline Echeverría , de cinco años, extrae agua de un pozo para bañar a Gerson, su hermano de tres años.
 
Entre las hidroeléctricas Cerrón Grande y 5 de Noviembre hay vida en una comunidad compuesta por 157 familias, construida en las orillas del embalse. Es el caserío La Maraña, en el cantón Santa Rosa, del municipio de Sensuntepeque, en Cabañas, zona fronteriza con el departamento de Chalatenango. En el año 2013, les inauguraron un proyecto de agua. Hasta la fecha nunca han visto caer líquido de un chorro. En la imagen, Jaqueline Echeverría , de cinco años, extrae agua de un pozo para bañar a Gerson, su hermano de tres años.

 

La familia Escobar invirtió alrededor de $115 para hacer la conexión de tuberías internas en su hogar. Además, pagó $30 por el derecho a un contador y una acometida. En los patios de la vivienda, los tubos y grifos son una decoración más de esa precariedad, donde el agua para el uso diario la extraen del Río Lempa. Hubo tuberías, pero nunca agua potable. 
 
La familia Escobar invirtió alrededor de $115 para hacer la conexión de tuberías internas en su hogar. Además, pagó $30 por el derecho a un contador y una acometida. En los patios de la vivienda, los tubos y grifos son una decoración más de esa precariedad, donde el agua para el uso diario la extraen del Río Lempa. Hubo tuberías, pero nunca agua potable. 

 

El agua que llega al caserío La Maraña llega contaminada por las aguas negras que bajan de la capital, a través del río Acelhuate. Los habitantes de esta zona rural del municipio de Sensuntepeque la usan para sus oficios de rutina, y para sobrevivir por medio de la pesca.
 
El agua que llega al caserío La Maraña llega contaminada por las aguas negras que bajan de la capital, a través del río Acelhuate. Los habitantes de esta zona rural del municipio de Sensuntepeque la usan para sus oficios de rutina, y para sobrevivir por medio de la pesca.

 

Con tres cubetas semanales se abastece una familia de cinco integrantes del caserío La Maraña. Es agua que extraen de un pozo ubicado a 200 metros de distancia. Agua que, según un estudio del Laboratorio Fisicoquímico de Aguas de la Universidad de El Salvador, realizado entre el 25 de noviembre al 5 de diciembre de 2014, contiene altos niveles de aluminio, arsénico, manganeso y plomo. Todas las familias consumen agua de un pozo, es la única a la que tienen acceso.
 
Con tres cubetas semanales se abastece una familia de cinco integrantes del caserío La Maraña. Es agua que extraen de un pozo ubicado a 200 metros de distancia. Agua que, según un estudio del Laboratorio Fisicoquímico de Aguas de la Universidad de El Salvador, realizado entre el 25 de noviembre al 5 de diciembre de 2014, contiene altos niveles de aluminio, arsénico, manganeso y plomo. Todas las familias consumen agua de un pozo, es la única a la que tienen acceso.

 

A las 5 de la mañana, Tránsito Rivas (izquierda), de 45 años, se baña junto a su hijo Óscar, de diez años, para comenzar la jornada del día. Esta familia almacena agua lluvia que se mezcla con tierra y hojas secas, en un estanque de cemento de dos metros de profundidad y cuatro de diámetro, ubicado a unos diez metros de la vivienda. En el cantón La Uvilla, del municipio de Ciudad Victoria, en el departamento de Cabañas, sus habitantes nunca han disfrutado el agua potable.
 
A las 5 de la mañana, Tránsito Rivas (izquierda), de 45 años, se baña junto a su hijo Óscar, de diez años, para comenzar la jornada del día. Esta familia almacena agua lluvia que se mezcla con tierra y hojas secas, en un estanque de cemento de dos metros de profundidad y cuatro de diámetro, ubicado a unos diez metros de la vivienda. En el cantón La Uvilla, del municipio de Ciudad Victoria, en el departamento de Cabañas, sus habitantes nunca han disfrutado el agua potable.

 

El cantón La Uvilla es una comunidad precaria en medio de montañas, con una dinámica ecónomica que se sostiene por la agricultura y la ganadería. El invierno es un bálsamo para sus habitanes. Es la época en la que menos se les dificulta tener agua. Acueductos improvisados que bajan el agua de los techos han sido instalados en la mayoría de viviendas.
 
El cantón La Uvilla es una comunidad precaria en medio de montañas, con una dinámica ecónomica que se sostiene por la agricultura y la ganadería. El invierno es un bálsamo para sus habitanes. Es la época en la que menos se les dificulta tener agua. Acueductos improvisados que bajan el agua de los techos han sido instalados en la mayoría de viviendas.

 

En la vivienda de Josefina García, de 37 años, viven ella, sus esposo y sus cuatro hijos. El agua para beber y cocinar la obtienen con un sistema de tubería artesanal, hecho con tubo negro de plástico y soportado por alambres, que extrae el agua de un nacimiento, desde un terreno ubicado a un kilómetro y medio de distancia. Por este servicio, la familia del cantón La Uvilla paga $20 cada dos meses, y tiene derecho a llenar sus recipientes dos veces por semana.
 
En la vivienda de Josefina García, de 37 años, viven ella, sus esposo y sus cuatro hijos. El agua para beber y cocinar la obtienen con un sistema de tubería artesanal, hecho con tubo negro de plástico y soportado por alambres, que extrae el agua de un nacimiento, desde un terreno ubicado a un kilómetro y medio de distancia. Por este servicio, la familia del cantón La Uvilla paga $20 cada dos meses, y tiene derecho a llenar sus recipientes dos veces por semana.

 

Los nacimientos de agua están en la parte baja del cantón La Uvilla. Todos hacen uso de los tres manantiales que se abstecen por las filtraciones de agua que bajan desde la montaña, pero que a su paso, esas mismas filtraciones recorren las zonas donde están ubicadas las letrinas en la parte alta de la comunidad. En su recorrido, el agua se filtra por tierra mezclada con excrementos. 
 
Los nacimientos de agua están en la parte baja del cantón La Uvilla. Todos hacen uso de los tres manantiales que se abstecen por las filtraciones de agua que bajan desde la montaña, pero que a su paso, esas mismas filtraciones recorren las zonas donde están ubicadas las letrinas en la parte alta de la comunidad. En su recorrido, el agua se filtra por tierra mezclada con excrementos. 

 

La casa de Cristian David Orellana, de seis años, en el cantón La Uvilla, es casi la última en lo alto de la comunidad. Para obtener un poco de agua, su madre ha colocado los escombros de una refrigeradora, donde almacena lo que baja del techo cuando llueve. Cristian vive en una casa fabricada con láminas, junto a sus padres y su hermana menor.
 
La casa de Cristian David Orellana, de seis años, en el cantón La Uvilla, es casi la última en lo alto de la comunidad. Para obtener un poco de agua, su madre ha colocado los escombros de una refrigeradora, donde almacena lo que baja del techo cuando llueve. Cristian vive en una casa fabricada con láminas, junto a sus padres y su hermana menor.

 

El caserío La Ceiba es un asentamiento aislado del cantón La Uvilla. Este nacimiento abastece a sus pobladores. El agua para beber, que extraen de este hoyo de dos metros de profundidad, contiene residuos de jabón, con el que lavan ropa. Para poder llenar un recipiente, antes deben ensuciar el agua con los pies que pisan la escalera improvisada con un tronco.
 
El caserío La Ceiba es un asentamiento aislado del cantón La Uvilla. Este nacimiento abastece a sus pobladores. El agua para beber, que extraen de este hoyo de dos metros de profundidad, contiene residuos de jabón, con el que lavan ropa. Para poder llenar un recipiente, antes deben ensuciar el agua con los pies que pisan la escalera improvisada con un tronco.

 

María Cristina Rivas sube tres veces al día a un nacimiento de agua desde el caserío La Ceiba. Debe recorrer 300 metros desde su casa, en medio de la maleza, para lavar la ropa, los trastes y conseguir un poco de agua para beber.
 
María Cristina Rivas sube tres veces al día a un nacimiento de agua desde el caserío La Ceiba. Debe recorrer 300 metros desde su casa, en medio de la maleza, para lavar la ropa, los trastes y conseguir un poco de agua para beber.

 

En el caserío El Ocotillo, cercano a La Uvilla, sus habitantes han construido un reservorio de 20 metros de diámetro y diez de profundidad, con una base de plástico negro. Este acumula toda el agua lluvia, que en época seca les abastece para regar los cultivos de maíz, frijol y café.
 
En el caserío El Ocotillo, cercano a La Uvilla, sus habitantes han construido un reservorio de 20 metros de diámetro y diez de profundidad, con una base de plástico negro. Este acumula toda el agua lluvia, que en época seca les abastece para regar los cultivos de maíz, frijol y café.

 

Cuando baja la marea, cinco pozos aparecen como una ilusión que dura cuatro horas en la Isla Perico, en La Unión. La comunidad ha escarbado la arena para recolectar agua agridulce. Se trata de hoyos donde insertan un tubo de cemento o plástico, al que le colocan arena blanca al fondo para filtrar. Es el invento más importante de esta comunidad. Gracias a él, tienen agua cuatro horas al día.
 
Cuando baja la marea, cinco pozos aparecen como una ilusión que dura cuatro horas en la Isla Perico, en La Unión. La comunidad ha escarbado la arena para recolectar agua agridulce. Se trata de hoyos donde insertan un tubo de cemento o plástico, al que le colocan arena blanca al fondo para filtrar. Es el invento más importante de esta comunidad. Gracias a él, tienen agua cuatro horas al día.

 

Balbina Viera, a sus 42 años, lava la ropa de las maestras del Centro Escolar de la Isla Perico una vez por semana. Lava cuatro docenas en cuatro horas. Eso le garantiza un ingreso de ocho dólares, imprescindibles para dar de comer a sus siete hijos. Su tiempo es valioso mientras la marea no suba.
 
Balbina Viera, a sus 42 años, lava la ropa de las maestras del Centro Escolar de la Isla Perico una vez por semana. Lava cuatro docenas en cuatro horas. Eso le garantiza un ingreso de ocho dólares, imprescindibles para dar de comer a sus siete hijos. Su tiempo es valioso mientras la marea no suba.

 

En medio de ese desierto que genera la bajada del mar por cuatro horas, Oneyda Mendoza, de 25 años, toma un baño a media mañana. En esa isla, el mar es el que manda en su rutina.
 
En medio de ese desierto que genera la bajada del mar por cuatro horas, Oneyda Mendoza, de 25 años, toma un baño a media mañana. En esa isla, el mar es el que manda en su rutina.

 

Las familias de la Isla Perico funcionan bajo las normas de las aguas del Golfo de Fonseca. Cuando la marea sube, pescan para vivir; cuando baja, recolectan agua para vivir.
 
Las familias de la Isla Perico funcionan bajo las normas de las aguas del Golfo de Fonseca. Cuando la marea sube, pescan para vivir; cuando baja, recolectan agua para vivir.

 

]]>
EF Foto Sun, 11 Nov 2018 19:16:09 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22622/La-rebusca-por-agua.htm
“La subasta es una foto del arte que se hace en El Salvador” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030588.jpeg http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22680/“La-subasta-es-una-foto-del-arte-que-se-hace-en-El-Salvador”.htm El Museo de Arte de El Salvador acaba de realizar su más reciente subasta de arte contemporáneo en beneficio de diferentes programas educativos nacionales. Jorge Palomo es curador de arte y uno de los jurados responsables de elegir a las obras seleccionadas para la subasta. Con él conversamos en la contraportada de El Faro Radio del jueves 8 de noviembre. "Tenés una foto en el tiempo de lo que se está haciendo en arte en el país en este momento", dijo Palomo sobre las treinta piezas que formaron parte de la subasta y que integraron, además, una exhibición en el MARTE. El jurado también seleccionó una fotografía de Ricardo Flores relacionada a la problemática de las pandillas como la obra ganadora del Premio Único "Rodolfo Molina". La subasta fue dirigida exclusivamente a coleccionistas invitados, pero las piezas se mostraron durante varias semanas en el museo de arte. EF Radio Fri, 09 Nov 2018 20:03:30 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22680/“La-subasta-es-una-foto-del-arte-que-se-hace-en-El-Salvador”.htm “Los demócratas pueden frenar el apetito antimigrante de Trump” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030545.JPG http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22679/“Los-demócratas-pueden-frenar-el-apetito-antimigrante-de-Trump”.htm Las elecciones de mitad de mandato dejaron a los republicanos de Donald Trump con el control del Senado y a los demócratas con el dominio de la Cámara de Representantes. Para Óscar Chacón, director de Alianza Américas, organización dedicada a la defensa de los migrantes en Estados Unidos, el resultado es positivo en cuanto a que puede entenderse como un freno al discurso antimigración que buscó reforzar al partido republicano. Positivo, además, porque abre las puertas para que el partido demócrata sea un contrapeso a las políticas antimigrantes en la Cámara de Representantes. "Los demócratas pueden frenar lo que pretenda hacer Trump y los intentos del presidente de cambiar la ley para satisfacer su apetito antinimigrante”, dijo sobre el triunfo de los demócratas en la cámara de representantes. Sin embargo, acotó, el balance sigue tambaleando hacia el lado trumpista, pues los republicanos siguen acuerpando cerca de la totalidad de los escaños del senado. Chacón subrayó que los frenos desde el poder legislativo a las decisiones de Trump sólo serán posible si los demócratan asumen una posición abierta y enfática sobre el tema. En el programa del jueves 8, Chacón advirtió que podría darse un nuevo decreto presidencial de la administración Trump que despoje a los centroamericanos de su derecho a solicitar asilo político. “Mañana podría darse a conocer un nuevo decreto presidencial que en principio tratará de despojar a las personas centroamericanas de su derecho para pedir asilo político. Buscaremos alternativas para evitarlo”, dijo Chacón durante el programa de El Faro Radio. El viernes 9, Trump firmó una orden ejectuvia para denegar solicitudes de asilo a los migrantes que crucen ilegalmente las fronteras con Estados Unidos, endureciendo aún más el sistema actual, que permite tramitar asilos independientemente de cómo haya entrado una persona al país. La medida, con dedicatoria a la caravana de migrantes centroamericanos que intenta llegar a la frontera sur, suspende y limita la entrada de migrantes por la frontera con México hasta por 90 días, salvo los residentes permanentes legales y los ciudadanos estadounideses. En Estados Unidos, organismos de derechos humanos ya han alertado que la medida es ilegal y anuncian batallas legales en cortes. A nivel internacional, la oficina del Alto Comisionado para los Refugiados (Acnur) de Naciones Unidas ha dicho, además, que todos los países deben dar "protección internacional sin obstrucción ni dilación". Acnur plantea que “en un mundo ideal los solicitantes de asilo deberían cruzar las fronteras legalmente”. Sin embargo, la organización aclara que “la insuficiente capacidad de los puestos fronterizos el sur de Estados Unidos fuerza a personas desesperadas a cruzar ilegalmente”. EF Radio Fri, 09 Nov 2018 20:00:44 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22679/“Los-demócratas-pueden-frenar-el-apetito-antimigrante-de-Trump”.htm “Gana es un medio necesario para llegar a la presidencia” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030589.jpeg http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22681/“Gana-es-un-medio-necesario-para-llegar-a-la-presidencia”.htm Yesenia Hernández, concejal del Partido Demócrata Cristiano en la alcaldía de San Salvador, es una de 14 líderes políticos de la Alianza por un nuevo país que declinaron apoyar a Carlos Calleja y se han decantado a favor de Nayib Bukele, el candidato del partido Gana. A inicios de septiembre, dos meses después de que firmara la alianza entre los partidos Arena, PCN, PDC y DS, Hernández anunció su apoyo a Bukele en una conferencia, junto a Orlando Ulloa otro concejal pedecista de San Miguel, en la que cuestionó a la alianza (y a su partido) porque "ellos han traicionado la confianza de nuestra gente". Su anuncio ocurrió, además, dos semanas después de que un grupo de alcaldes del partido también anunciaran su respaldo a Bukele. Aunque esos alcaldes suman varios lustros como funcionarios públicos bajo la bandera pedecista, Hernández, miembro de la comisión política, es hasta el momento la dirigente con más peso en abandonar a la alianza de derechas. Su cambio, dice ella, tuvo que ver con dos factores: que la dirigencia del PDC decidió aliarse con Arena sin consultar como se debía a las bases y a otros dirigentes, y que ella cree que Bukele es la mejor carta para la presidencia del país. Según Hernández, ella había propuesto en una reunión de la comisión política evaluar la posibilidad de una alianza con Bukele, hecho que el secretario general del PDC, Rodolfo Parker, ha rechazado en conversaciones con El Faro. “Nunca ellos dijeron que no estaban satisfechos con esa candidatura, cuando estábamos en el plan de las consultas. Y tampoco presentaron en momento alguno, una opción diferente para que también fuese consultada”, dijo Parker en una entrevista concedida al periódico a mediados de septiembre. La concejal cuenta que ella tomó la decisión por Bukele luego de que le pidieran ser la vocera de la alianza para promover a la fórmula presidencial de Calleja y Lazo. Esto, sin embargo, ocurrió hasta dos meses después de firmado el pacto con Arena. “Después de eso fue que decidí darle mi apoyo como ciudadana a Nayib Bukele, porque no es posible que una cúpula nos esté manipulando y obligando a hacer algo que no queremos”. La concejal argumentó que sus seguidores le han mostrado su respaldo al candidato de Gana y que apoyar a la fórmula presidencial de Arena era cumplir como "títeres" la decisión de la cúpula del PDC. A la fecha, Hernández no ha renunciado al partido ni el partido tampoco la ha expulsado, aunque ella los reta. Hernández contó que su primer acercamiento con Bukele fue durante los encuentros que el entonces alcalde de San Salvador sostuvo con los candidatos a la alcaldía de ese municipio en las elecciones del 4 de marzo pasado. Ella asegura que detrás de su apoyo no hay ningún ofrecimiento en un eventual gobierno de Bukele. Consultada sobre qué tan cómoda se siente respaldando una candidatura abanderada por un partido cuestionado por irregularidades y hechos de corrupción desde su fundación, Hernández dice Gana es un vehículo necesario para que el exalcalde logre competir en las presidenciales de 2019. "Mi apoyo ha sido directamente para Nayib. El partido bajo el cual él utilizó como medio de transporte para competir en las presidenciales, yo ahí no tengo ni mayor comunión ni amistades ni nada", dijo en el programa de El Faro Radio del jueves 8 de noviembre."Lo veo como un medio necesario para que él participara, me es indiferente", dijo. Consultada sobre si consideraba que los partidos políticos y los candidatos debían transparentar su financiamiento, Hernández fue categoricamente en responder que sí. Sin embargo, hasta la fecha ni Nuevas Ideas ni Gana ni Cambio Democrático lo han hecho. "No, desconozco quienes son sus financistas. Considero que esas son quizás preguntas que se le deberían de hacer a la cúpula para que ellos puedan rendir cuentas reales", respondió. La joven política, que dice luchar por la transparencia y cree que Bukele es el candidato que está liderando una visión diferente de hacer política en El Salvador, todavía no le ha preguntado a su candidato cuáles son los términos en que negoció su candidatura con Gana. EF Radio Fri, 09 Nov 2018 19:24:21 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22681/“Gana-es-un-medio-necesario-para-llegar-a-la-presidencia”.htm Corriendo la cortina http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_875_237_1747_817/images%7Ccms-image-000030590.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/el_farolero/22683/Corriendo-la-cortina.htm La mirada de Otto al último mensaje a la nación del presidente Salvador Sánchez Cerén. El mandatario no hizo ninguna mención a los cerca de dos mil salvadoreños que recorren México en la caravana migrante que intenta llegar hasta los Estados Unidos. El Farolero Fri, 09 Nov 2018 11:51:23 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/el_farolero/22683/Corriendo-la-cortina.htm La marcha de los marginados se aleja de El Salvador http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_1577_1051/images%7Ccms-image-000030587.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/ef_tv/22678/La-marcha-de-los-marginados-se-aleja-de-El-Salvador.htm El pasado 31 de octubre, cientos de personas salieron de El Salvador en caravana hacia los Estados Unidos. Cientos de hombres y mujeres dejaron el país debido a la violencia y la pobreza. Muchos eran desempleados, y los que trabajaban aseguraron no ganar lo suficiente para mantener a sus familias. En El Salvador, el salario mínimo en el sector de comercio es de $304.17 por mes; y en el agropecuario, de $202.00. A estos montos se descuentan impuestos de ley. Mientras tanto, la canasta básica cuesta $199.36 en el área urbana y $149.04 en el área rural, según información oficial. Hay muchos salarios que apenas alcanzan para sobrevivir. Marcharon fuera de su país también jóvenes universitarios que no encontraron una oportunidad de empleo, jornaleros, motoristas, vendedores ambulantes y amas de casa con sus hijos. Imitando a la caravana hondureña que partió 19 días antes, los salvadoreños emprendieron un viaje de más de 5,000 kilómetros desde San Salvador hasta la frontera con los Estados Unidos.

]]>
EF TV Wed, 07 Nov 2018 22:16:48 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_tv/22678/La-marcha-de-los-marginados-se-aleja-de-El-Salvador.htm
Candidato de las “nuevas ideas” se opone al matrimonio igualitario http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030174.JPG http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22660/Candidato-de-las-“nuevas-ideas”-se-opone-al-matrimonio-igualitario.htm El exalcalde que prometió una capital inclusiva y dijo querer estar "del lado correcto de la historia", en el debate por los derechos de la población LGBTI, ha declarado que no está a favor del matrimonio igualitario porque este solo puede darse entre un hombre y una mujer. El candidato presidencial de Gana, Nayib Bukele, se ha posicionado en contra del matrimonio igualitario con un discurso que desentona con el discurso a favor de los derechos de la población LGBTI que promulgaba cuando fue candidato a la comuna capitalina (2014) y cuando gobernó la capital entre 2015 y 2018.

Bukele, que en 2014 se reunía con líderes de la población LGBTI y prometía convertirse en un político "del lado correcto de la historia" para fortalecer los derechos de la población, descartó que esté a favor del matrimonio igualitario en un foro celebrado el pasado 31 de octubre en la Universidad Centroamericana (UCA). 

Junto a su compañero de fórmula, Félix Ulloa, tuvo 50 minutos para explicar propuestas concretas en materia de fortalecimiento institucional, educación, medio ambiente, seguridad y economía. Al final de la sesión, la audiencia preguntó cuál era su postura respecto al matrimonio igualitario, un tema al que la derecha política -y grupos conservadores- han convertido en una suerte de campaña contra la población LGBTI. Aunque la Federación Salvadoreña LGBTI ha insistido que el matrimonio igualitario no es, por el momento, una prioridad en su agenda (y apuesta más por el derecho a la seguridad y el derecho a la identidad), la diatriba contra el matrimonio igualitario ha sido recurrente en la Asamblea Legisaltiva en los últimos años.

“Yo tengo amigos y conocidos que son gays”, dijo Bukele para explicar que cree en el respeto hacia la población LGBTI, y agregó que está convencido de que debe de penalizarse todo tipo de discriminación “por ser mujer, joven, latino”. No obstante, dijo: "yo creo que el matrimonio era solamente entre hombre y mujer.

“El agua está en la botella y yo tengo la opción de tomármela ahí o en un vaso, pero no por eso el vaso se va a convertir en botella”, añadió.

La nueva postura de Bukele contrasta con la del político que en 2014 promulgaba una capital inclusiva en San Salvador. Andrea Ayala, directora ejecutiva del Espacio de Mujeres Lesbianas Salvadoreñas por la Diversidad (Esmules) fue parte del equipo que trabajó en la plataforma de "nuevas ideas" cuando él era candidato a la alcaldía de San Salvador, y explica que su postura era totalmente opuesta en 2014.

En un video publicado el 21 de noviembre 2014 por El Salvador G, el periódico y portal informativo de la diversidad sexual en El Salvador, Bukele le asegura a una decena de activistas de la población LGBTI que él quiere estar "del lado correcto de la historia". Se declaró aliado y convencido de que la discriminación es sinónimo de ignorancia: "Estoy seguro de que al final a la gente lo que hay que hacer es explicarles. [...] Yo siento que es cuestión un poco de ignorancia", aseguró. 

Parte de sus propuestas también buscaban convertir a la capital en una "ciudad inclusiva", pero el proyecto, dijeron a El Faro distintos activistas de la población LGBTI que participaron en las reuniones, nunca se puso en marcha una vez que tomó posesión, y se limitó a dar apoyos logísticos a la celebración de la marcha del orgullo LGBTI, que desde 1997 sucede en el último fin de semana de junio. 

Erick Iván Ortiz, representante de la Federación Salvadoreña LGBTI, y miembro del Colectivo Normal, dijo a El Faro que era una contradicción hablar de no discriminación cuando los políticos pretender limitar el goce de un derecho solo para la población heterosexual. Explicó, además, que "Si bien el matrimonio igualitario no es parte de la agenda inmediata ni de la política en la que está trabajando por ahora la Federación, la discriminación en todos los niveles sí es uno de ellos". 

El debate sobre la reforma a la Constitución para establecer que en El Salvador el matrimonio es entre hombre y mujer "así nacidos" es un tema que se reactiva en época electoral, impulsado sobre todo por organizaciones conservadoras. Para esta campaña, sin embargo, la discusión aún no ha escalado al nivel legislativo. Hasta el 31 de enero de este año, solo faltaba votar por la ratificación de la reforma para cambiar la carta magna, pero una resolución de la Sala de lo Constitucional frenó el proceso. En su resolución, los magistrados inhibieron a los diputados de la legislatura 2015-2018 de ratificar el acuerdo para “garantizar la seguridad jurídica”, ya que no se le informó a la ciudadanía y tampoco fue discutida.

Bukele también fue cuestionado sobre su postura respecto al aborto, su respuesta fue tajante: solo cuando la vida de la madre está en peligro. Esta es apenas una de las cuatro causales que desde 2016 hasta abril de 2018 estuvieron en discusión en la Asamblea Legislativa, pero que no logró los votos necesarios para aprobar la reforma al Código penal.

Respecto a este tema, según una encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública de la UCA (IUDOP) publicada en mayo de este año, la población solo está de acuerdo en que se practique un aborto en los casos en donde peligre la vida de la madre y cuando la vida del feto sea inviable después del nacimiento.

Bukele no aclara su acuerdo con Gana

En el evento, el politólogo Álvaro Artiga intentó obtener del candidato de Gana y de Nuevas Ideas una postura clara respecto al acuerdo que lo ha llevado hacia la candidatura presidencial. 

Artiga le recordó que parte de una democracia sólida pasa por tener partidos grandes y fuertes, en correspondencia con las declaraciones de Bukele de que hay que eliminar a los partidos políticos. Artiga le expuso dos escenarios: en el primero, le explicó que Nuevas Ideas es un partido apenas en formación. En el segundo escenario, Gana, su partido por ley (Bukele se ha inscrito como militante para poder aspirar a la candidatura), ya es un partido constituído y con una fracción sólida de diputados en la Asamblea. “¿De qué manera vas a fortalecer a Nuevas Ideas para que crezca?”, preguntó. El candidato evadió la pregunta y dijo que eso no dependía solo de él, sino que del pueblo salvadoreño “los verdaderos dueños del partido”.

Cuestionado sobre su acuerdo con Gana, y sobre cuál será el escenario en el gabinete de gobierno si gana la presidencia, Bukele solo dijo que el único que tiene potestad para elegir al gabinete es el presidente. “El FMLN nunca nos logró controlar ni en Nuevo Cuscatlán ni en San Salvador, mucho menos lo va a hacer Gana en el gobierno”, dijo. 

]]>
El Salvador Wed, 07 Nov 2018 19:08:42 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22660/Candidato-de-las-“nuevas-ideas”-se-opone-al-matrimonio-igualitario.htm
La campaña antimigrantes no salvó a Trump del revés electoral http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000028126.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/internacionales/22672/La-campaña-antimigrantes-no-salvó-a-Trump-del-revés-electoral.htm Las elecciones de medio término significaron un revés para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, protagonista de una campaña en la que su política antimigrantes dominó el discurso electoral. Con estos resultados, los demócratas retomarían por primera vez en ocho años el control de la Cámara de Representantes, cambiando el equilibrio de poderes en Washington. Un Estados Unidos profundamente divido enfrenta la perspectiva de una amarga guerra partidista tras las elecciones de mitad de mandato, que dejaron a los republicanos de Donald Trump con el control del Senado y a los demócratas con el dominio de la Cámara de Representantes. De los resultados del martes 6 de noviembre puede concluirse que la estrategia de Trump, que protagonizó la campaña con un discurso antimigración que buscó reforzar al partido republicano, no fue suficiente para convencer a unos electores que esta vez le han impedido el control absoluto del Congreso. 

Al igual que sus predecesores Barack Obama y George W. Bush en su segundo mandato, Trump falló a la hora de romper la "maldición" de las elecciones de mitad de mandato, cediendo la mayoría en la Cámara a la oposición.

A falta de los resultados finales, según las proyecciones, los demócratas arrebatarían a los republicanos una treintena de escaños, de los 23 que necesitan para la mayoría, sumando en total cerca de 229 frente a 206 de los republicanos, según las estimaciones del diario The New York Times.

Con estos resultados, los demócratas retomarían por primera vez en ocho años el control de la Cámara de Representantes, cambiando el equilibrio de poderes en Washington, donde Trump gozó del favor de las dos cámaras desde su llegada a la presidencia tras su sorpresiva victoria en 2016.

Trump, que enfocó el cierre de campaña en la segunda mitad de 2015 con un discurso antimigrantes, en respuesta a la caravana de miles de centroamericanos que ahora mismo cruzan México para llegar a los Estados Unidos, celebró los resultados como un "tremendo éxito", cuando en realidad perder la cámara baja del Congreso le impidiría llevar a cabo dos de sus apuestas de campaña: el muro fronterizo con México y la abolición del programa de salud impulsado por la administración de Barack Obama. El éxito, sin embargo, puede que responda a sus propios intereses. Un Senado dominado por los republicanos termina con cualquier especulación sobre un procedimiento de destitución en el Congreso, un fantasma que lo acechaba en los últimos meses.

Este miércoles Trump celebró nuevamente los resultados en Twitter. "Recibí tantas felicitaciones de tantas personas por nuestra Gran Victoria anoche, incluyendo países extranjeros (amigos) que estaban esperando, y esperando, para los acuerdos comerciales. Ahora, podemos volver a ponernos a trabajar para hacer las cosas", dijo.

Luego de la aguerrida campaña, Trump intentó mandar un mensaje de cercanía a la oposición demócrata. "Ojalá podamos trabajar juntos el próximo año para seguir cumpliendo con el pueblo estadounidense", dijo Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca, en la que indicó que ambos partidos podrían buscar soluciones en temas como la salud, la infraestructura, el comercio y el crecimiento económico.

En el Senado, compuesto por 100 bancas 35 estaban en liza. Los resultados finales no han sido anunciados, pero los medios locales proyectan que los republicanos mantendrán la mayoría con un resultado entre 51 y 53 escaños.

Todavía faltaban las cifras finales en tres contiendas muy cerradas en Florida, Arizona y Tennessee.

"Contrapoderes" 

En la carrera por las gobernaciones, donde estaban en juego 36 cargos, los demócratas le arrebataron a los republicanos siete, pero se estrellaron en Florida, el estado que es un barómetro electoral de cara a 2020 y donde el partido se creía lo suficientemente fuerte como para desafiar a los republicanos.

En este importante estado del sur Andrew Gillum, que aspiraba a convertirse en el primer gobernador negro de Florida, perdió ante republicano Ron DeSantis, un entusiasta partidario de Trump.

Los estadounidenses eligieron un Congreso dividido, lo que augura que los dos últimos años del gobierno de Trump van a ser movidos.
Pese a contar con un expediente económico descollante, con una expansión de la economía y un desempleo del 3,7%, perder el control del Congreso es un revés para Trump.

Ahora los demócratas podrán no sólo bloquear iniciativas del mandatario sino también investigar sus finanzas y ahondar en la presunta colusión entre su equipo de campaña y Rusia en 2016.

"Hoy se trata más que de demócratas y republicanos, se trata de restaurar los poderes y contrapoderes constitucionales en la administración Trump", dijo Nancy Pelosi, la actual líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, que probablemente vuelva a presidirla.

Una de las facultades de la Cámara es convocar a un impeachment contra el presidente, en un escenario en el que la investigación por la intromisión rusa en las elecciones de 2016. Como si se tratara de una respuesta al resultado en la Cámara, Trump anunció el miércoles 7 en un tuit la salida de su gobierno del fiscal general, Jeff Sessions, un despido que podría tener consecuencias en esa investigación.

Sessions dijo que dimitió a solicitud del presidente. "A petición suya, presento mi renuncia", escribió en una carta dirigida a Trump. Sessions será reemplazado temporalmente por su propio jefe de personal, Matthew Whitaker, dijo el mandatario.

Whitaker va a asumir temporalmente la tarea de supervisar las investigaciones del fiscal especial, Robert Muller, designado para indagar la interferencia de Rusia en la elección presidencial en la que resultó como ganador Trump.

El titular de la Casa Blanca tenía desde hace meses una relación tensa con Sessions, a quien recriminaba por haberse recusado en la pesquisa que lleva adelante el fiscal especial Robert Mueller, exjefe del Buró Federal de Investigaciones (FBI), encargado de investigar si la campaña electoral de Trump coludió con los esfuerzos rusos para tratar de dañar a su oponente, Hillary Clinton.

Sessions había anunciado el 2 de marzo de 2017 que no supervisaría o participaría en la investigación sobre Rusia, causando el malestar de Trump. Sessions tomó esta decisión porque había trabajado en la campaña de Trump, y porque tuvo contactos con el embajador de Rusia durante esa época.

La investigación de Mueller se ha ampliado para examinar los posibles intentos por parte del propio Trump de obstruir la pesquisa, lo que, de probarse, podría conducir al juicio político del presidente, aunque el resultado de este proceso -de llegar a darse- quedaría a expensas de un segundo fallo en el Senado, que continuará en manos de los republicanos. 

De hecho, Trump advirtió a los democrátas de una guerra política si deciden investigarlo a él o a sus negocios. “Pueden jugar a eso, pero nosotros lo podemos jugar mejor porque tenemos una cosa llamada Senado de EE UU y un montón de cosas cuestionables que han hecho como las filtraciones de información clasificada y otras cosas que no deberían haber ocurrido”, dijo este miércoles, citado por El País.

Camino a 2020 

Pese a que no se concretó la idea de una victoria aplastante que llegó a plantarse en algún momento de la campaña entre los demócratas, el partido logró importantes triunfos y aporta al nuevo Congreso un crisol de nuevas voces.

La estrella Alexandria Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueño y nacida en el Bronx, Nueva York, hace apenas 29 años, hizo historia al convertirse en la mujer más joven en llegar al Congreso.

Sharice Davids y Deb Haaland también se destacaron como las primeras mujeres indígenas en la Cámara baja.

En Florida, Donna Shalala se quedó con el escaño de la legendaria republicana Ileana Ros-Lehtinen, la primera cubana-estadounidense que llegó al Congreso y quien se jubila; en tanto en Virginia Jennifer Wexton desbancó a la saliente Barbara Comstock.

En el Senado, Bob Menéndez fue reelecto en Nueva Jersey, para alivio de los demócratas, que temían que las acusaciones de corrupción en su contra, y las que fueron retiradas tras un juicio nulo, le costaran el escaño.

]]>
Internacionales Wed, 07 Nov 2018 17:49:01 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/internacionales/22672/La-campaña-antimigrantes-no-salvó-a-Trump-del-revés-electoral.htm
La romería de los niños sin país http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030559.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22667/La-romería-de-los-niños-sin-país.htm Según Unicef, 2,300 niños entraron en México como parte de la primera caravana de migrantes, la que partió el 12 de octubre de San Pedro Sula, Honduras. Han recorrido cientos de kilómetros bajo el pesado calor de Chiapas, el viento de Oaxaca y el frío de Puebla. Han soportado, hacinados, dentro de camiones de carga. Han dormido en el asfalto. Han comido lo que la caridad ha donado. Todo por alejarse de sus países. Según las brigadas médicas que atienden a la caravana, el 100% de ellos está enfermo: diarreas, gripes, ampollas... A todos estos niños, la pobreza o la violencia los han hecho huir antes de ser capaces de siquiera comprenderlo. EF Foto Wed, 07 Nov 2018 16:24:21 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22667/La-romería-de-los-niños-sin-país.htm “El festival de cine busca que todo Suchitoto se una” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030583.jpeg http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22670/“El-festival-de-cine-busca-que-todo-Suchitoto-se-una”.htm La productora asociada del Festival Internacional de Cine de Suchitoto (FICS), Sandra Becerra, contó a El Faro Radio la cartelera que se proyectará en la quinta edición del Fics, que arranca funciones el 9 de noviembre (y estará abierto al público hasta el 18). “Tenemos un documental elaborado por un salvadoreño y una cinta de ficción también de un salvadoreño. Edson Amaya, Justin Mills y Edwin Arévalo son los salvadoreños que exhibirán sus obras”, dijo Becerra. El espacio cada año presenta estrenos exclusivos de producciones cinematográficas tanto nacionales como internacionales, y todas sus actividades son gratuitas. Según Becerra, este año en el festival también contará con proyecciones de Francia, España y Colombia, y tendrá dos estrenos mundiales: el documental Las chicas del carmelo (Cataluña, España) y la cinta El camino de las sombras (El Salvador). “Suchitoto es el pájaro flor que marca lo que queremos mostrar. Que vean que en El Salvador hay otras noticias, muy buenas, positivas y qué mejor lugar que en Suchitoto", dijo Becerra en El Faro Radio del martes 6 de noviembre de 2017. El FICS es impulsado por la galardonada cineasta salvadoreña Paula Heredia y arrancó en noviembre de 2015. Este festival invita a ver cine al aire libre, en las calles de la ciudad, un pueblo marcado por la guerra civil y uno de los principales destinos turísticos del país por su arquitectura. En la última edición, los organizadores calcularon una asistencia de tres mil expectadores. Para más información del festival visite www.festivalfics.com. EF Radio Wed, 07 Nov 2018 15:59:43 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22670/“El-festival-de-cine-busca-que-todo-Suchitoto-se-una”.htm Los desaciertos de los partidos en campaña http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22676/Los-desaciertos-de-los-partidos-en-campaña.htm 360 grados Wed, 07 Nov 2018 15:15:20 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22676/Los-desaciertos-de-los-partidos-en-campaña.htm Chucho (medio de comunicación o periodista) no come chucho http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029052.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/defensoria/22675/Chucho-(medio-de-comunicación-o-periodista)-no-come-chucho.htm La ropa sucia de los medios de comunicación no se lava en casa. Tampoco en la de la competencia ni en ninguna otra parte. Así se podría resumir un código no escrito... La ropa sucia de los medios de comunicación no se lava en casa. Tampoco en la de la competencia ni en ninguna otra parte. Así se podría resumir un código no escrito, pero que se aplica como ley en los medios de muchos países. El resultado es tan nítido como el pacto que lo origina: cuando un gobierno, grupo político, económico, social o religioso paga por crear, distorsionar o sobredimensionar una noticia que agregue valor a su producto, o para ocultar su responsabilidad criminal en un hecho que daña a la población, se empeñan en que ese acto de corrupción no sea conocido por los ciudadanos. También se esconden –o disfrazan- los pagos a un medio o a periodistas por esa operación espuria.

Es un problema grave, porque bien sabemos el enorme poder que tienen en sus manos los medios de comunicación, que si se usa para desinformar o manipular a la población, corroe la democracia y la fe pública. Más aún en tiempos de elecciones.

El periodismo se ha convertido en la herramienta más eficaz de que dispone la ciudadanía para exigir transparencia en cómo manejan los fondos quienes detentan el poder. Pero resulta difícil seguir exigiendo cuentas claras respecto a cómo se financian los políticos, si las vías por la que se financian los medios de comunicación siguen envueltas en un velo opaco.

Ese velo, código de encubrimiento, fue el que El Faro rompió en agosto al publicar la investigación “Testigo involucra a periodistas Gabriel Trillos y Nacho Castillo en sobornos de Casa Presidencial”, y luego en septiembre con “Los cheques originales de la corrupción de Saca”.

En el primer reportaje se informó que en los procesos de investigación por corrupción contra los expresidentes Elías Saca y Mauricio Funes, un testigo clave aseguró que de los gastos reservados de Casa Presidencial bajo la administración de Funes, se entregaron miles de dólares al director editorial de La Prensa Gráfica (Gabriel Trillos) y al entonces director de Canal 33 (Narciso Castillo). ¿A cambio de qué?: de coberturas favorables -o de moderar las críticas, que es lo mismo- a su gobierno, según afirmó el mismo testigo.

La información fue corroborada por dos exfuncionarios del gobierno de Funes, quienes confirmaron a los periodistas de El Faro lo que declaró el testigo, mientras que Trillos y Castillo lo negaron.

En este caso, el uso de fuentes cuya identidad el periodista no entrega al público fue motivo de preocupación del lector Carlos Mauricio Herrera Rodríguez, por ser ésta una zona muy delicada. Herrera interpela al equipo de El Faro expresando que muchas veces “los que escriben en los periódicos o exponen sus opiniones en los medios radiales, se excusan en la prerrogativa legal de no revelar la fuente”. Para este lector, eso no es aceptable no solo “porque no es un comportamiento democrático, sino porque Faro en su etimología es luz”.

Esa investigación periodística estuvo avalada, además, por el acceso que tuvo El Faro a 2.714 cheques originales del Banco Hipotecario (suman pagos por $118.8 millones), de los $300 millones que fueron extraídos de la partida secreta del Gobierno de Antonio Saca, por cuyo uso ilegal el expresidente fue condenado en septiembre a diez años de prisión por lavado de dinero y peculado.

En el reportaje publicado el 14 de septiembre “Los cheques originales de la corrupción de Saca”, se detalla que entre los destinatarios de esos cheques El Faro descubrió tres transferencias por un total de $450,000 -entre el 27 de marzo y el 12 de junio de 2008- a dos empresas relacionadas con Jorge Hernández. En ese momento, Hernández era el principal entrevistador de Frente a Frente, el programa matutino de la Telecorporación Salvadoreña, televisora de la que Hernández además era vicepresidente de Noticias. Las empresas fueron “Unicentro” y “Marketing and Service”, de propiedad de la esposa de Hernández.

Esos reportajes provocaron varios correos de los lectores. En ellos se grafica el misterio que rodea, a ojos de los ciudadanos, la forma en que se comporta un medio frente al dinero que ofrece el gobierno de turno para silenciar sus irregularidades o para poner en un megáfono sus supuestos éxitos.

Eso fue lo que planteó el lector Gerardo Martínez: “Ustedes son la nueva generación comprometida de este país. Un periódico serio, periodistas formados, responsables y valientes. Leerlos me da tranquilidad, me da también ánimos de ser un comprometido más por este país y también desde la profesión, pues soy un comunicador graduado hace un año, con corta carrera en los medios pero que está luchando por hacerse de un nombre respetable, como los que integran su equipo de investigación”.

Y continúa: “Ahora, quiero que ustedes se sinceren: ¿Está en ese supuesto listado de periodistas que recibieron bonificaciones en gobiernos de ARENA el nombre de alguno de sus periodistas, actuales o excompañeros? Esa lista sabemos que no es pública, pero que no sea pública no quiere decir que ustedes no tengan información. Eso me lleva a ponerlos ante un dilema ético: ¿publicarían nombres de colegas que siendo parte de El Faro o excompañeros del medio hayan recibido dinero público? Y de comprobarse, ¿cuál sería su decisión en caso de que sean parte todavía del medio?”.

Antes de darle paso a la respuesta del director de El Faro, debo decir que si la ley tácita de no exponer las podredumbres de la prensa es acatada por muchos medios en distintos rincones del mundo, es porque ella lleva implícita una realidad retorcida: no se denuncia a otros medios o periodistas que reciben dineros o prebendas del poder político, económico, social o religioso, porque mañana puede uno mismo estar en alguna nómina y espera reciprocidad.

Por eso, precisamente, es muy importante romper el cerco del silencio. Es un acto de transparencia que lleva implícito un aviso: no recibimos dinero que no esté justificado en nuestras cuentas.

Romper ese código no es fácil. Menos en tiempos en que el periodismo independiente, aquel que hurga y escudriña por donde transita el poder real, es sindicado como el enemigo principal de los corruptos, se busca silenciarlo a como dé lugar y la mejor arma es quitarles fuentes de financiamiento. Tampoco es fácil encontrar las pruebas de esos pagos espurios, que adoptan distintos disfraces (el más recurrente es la publicidad o asesorías comunicacionales) y se valen de intermediarios que hacen casi imposible seguir la ruta del dinero.

El director de El Faro, José Luis Sanz, responde: “Es cierto, normalmente los medios de comunicación no cuestionan a otros medios; impera la cultura del encubrimiento y, en el mejor de los casos, cierto pudor al juzgar a otros cuando todos, todos, cometemos también errores. Pero en El Faro tenemos dos principios claros: no corrompemos nuestra mirada y el interés general está por encima del instinto natural de no hablar de las propias equivocaciones. El periodismo solo es útil cuando es honesto, y solo es coherente cuando busca la transparencia. También la propia, también en los medios de comunicación y las redacciones”.

“Por eso, El Faro admite cuando se equivoca. Aunque duela”, sigue Sanz. “Por eso, creó su Defensoría del Lector. Por eso, responde periódicamente, cara a cara, preguntas de los y las excavadoras ciudadanas. Por eso, no oculta sus accionistas y sus fuentes de financiamiento. Y por eso, cree que el periodismo, como poder fiscalizador del poder, ha de ser cuestionado por los lectores y vigilado por el mismo periodismo”.

Sigue el director de El Faro: “En cuanto a si aplicaríamos a otros, o a nosotros mismos, el rasero que aplicamos en la nota “Testigo involucra a periodistas Gabriel Trillos y Nacho Castillo en sobornos de Casa Presidencial”, la respuesta es muy simple: sí. En el proceso de elaborar y publicar ese artículo nos preguntamos en la redacción si haríamos lo mismo si los periodistas señalados fueran amigos personales, familiares nuestros, o incluso miembros de nuestro equipo. Y la respuesta es: sí. Lo haríamos si tuviéramos las mismas fuentes diversas, sólidas y creíbles. Y expulsaríamos de nuestro equipo a cualquier persona de la que tuviéramos ese tipo de información”.

Las fuentes protegidas

Para el lector Emilio Puente, la preocupación por el artículo de El Faro sobre posibles sobornos a periodistas se centra en la fuentes: “Ese artículo se basa solo en las declaraciones judiciales de un testigo criteriado (parte interesada) y en el relato de dos exfuncionarios de gobierno (testigos referenciales, no de primera mano). ¿No le parece que faltan más pruebas o testigos de primera mano para publicar? A mí me parece irresponsable. Aprecio el alto nivel de El Faro, por lo que mis comentarios van dirigidos hacia la búsqueda de la permanencia de dicha rigurosidad y credibilidad”. El reclamo de Emilio Puente también fue expresado por otros lectores.

Conversé con los dos autores del artículo –los periodistas Efrén Lemus y Carlos Martínez- sobre algunas falencias que detectamos en la nota en cuestión. He aquí el resumen de ese intercambio:

¿Por qué no revelan el nombre del “testigo protegido” si a lo largo del artículo se hace evidente que los involucrados que ustedes interpelan, así como otras fuentes consultadas, saben muy bien su identidad e incluso lo han tratado en el plano de la amistad?
Porque la ley contra el lavado de dinero y activos ordena la reserva de este tipo de casos. Además, el testigo goza de un régimen de protección. Esa ley castiga hasta con cuatro años de prisión a la persona que revela detalles sobre la identidad de un “testigo protegido”.

¿Por qué en el artículo se dice que solo se refieren a una parte de la declaración del testigo secreto? ¿Por qué no hacen referencia a toda la declaración?
No hacemos referencia a toda la declaración del testigo porque no la tenemos. De la confesión inicial que rindió ante la Fiscalía (675 páginas), nuestras fuentes nos permitieron acceso a un centenar de folios del documento confidencial. El Faro sigue trabajando en documentar el testimonio completo. Entre esos folios a los que accedimos está la parte del presunto pago a periodistas durante el gobierno de Mauricio Funes. Es importante mencionar que jueces y fiscales se han empeñado en ocultar la información proporcionada por el testigo (en el testimonio anexado en el juicio, el nombre de empresas y de personas está tachado). Además, el testigo declaró a puerta cerrada durante el juicio, a pesar de que en ninguna otra declaración se impidió la presencia de periodistas en la sala de audiencias.

¿Por qué no hay más nombres de periodistas que recibieron pagos indebidos, si en el texto hay una clara mención a que era una práctica que incluía a varios?
El testigo menciona a dos periodistas, Nacho Castillo y Gabriel Trillos, como las personas a las que entregaba dinero a cambio de no atacar a la presidencia. Dos fuentes off the record revelaron a El Faro el nombre de cinco periodistas en total que, según conversaciones en el círculo de confianza del presidente Funes, recibían sobornos. El Faro cruzó la información del testimonio con los datos de las fuentes off the record y se decidió publicar los nombres en los que había coincidencia. El Faro continúa investigando la posibilidad de que otros periodistas hayan recibido dinero de la partida secreta.

¿Por qué no hay en el artículo o en un segundo reportaje sobre el mismo tema un seguimiento de la ruta del dinero pagado por el gobierno?
Porque en este caso no existían indicios bancarios (cheques, transferencias) para seguir la huella del dinero. Todos los pagos se hicieron en efectivo y, por lo tanto, el rastreo no se podría realizar sino directamente. Además, intentamos que la nota se limitara a señalar los hechos descritos por el testigo a los que pudimos dar verosimilitud a través de otras fuentes. La ausencia de rastro del dinero ha sido una constante en este caso, no solo para el pago a periodistas. Hay millones de dólares que se sabe que salieron del banco en bolsas con efectivo, pero que la Fiscalía no sabe dónde pararon, pues uno de los mecanismos, según algunos de los acusados que se declararon culpables, era hacer entregas en efectivo a mucha gente.

¿Por qué no hay pruebas de cómo se expresaron esos pagos en las publicaciones (o en la línea editorial) de los periodistas señalados?
Preguntamos a tres colegas de La Prensa Gráfica sobre la censura a investigaciones durante el gobierno de Funes. Nos comentaron que este periódico no publicó un reportaje sobre el aumento de la pobreza en el país, al parecer, sin ningún argumento periodístico. También nos hablaron sobre la censura a una investigación que señalaba irregularidades en el Ministerio de Defensa. Sin embargo, el equipo editorial de El Faro decidió que no se podía inferir que decisiones de ese tipo fueran prueba suficiente o guardaran relación directa con la posible entrega de dinero a jefaturas de esos medios de comunicación desde Casa Presidencial.

Hasta aquí las respuesta de los periodistas Efrén Lemus y Carlos Martínez. Por supuesto, siempre habrá lectores que exigirán más explicaciones y detalles de cómo obtiene El Faro la información delicada que publica. Pero este es un ejercicio de transparencia que sobre todo en tiempos de elecciones cobra valor y señala un camino.

 

(La defensoría del lector de El Faro fue creada el 1 de junio de 2018 y se rige por un reglamento disponible aquí. Puede enviarle preguntas o comentarios a defensora@elfaro.net.)

]]>
Defensoría del lector Wed, 07 Nov 2018 14:49:20 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/defensoria/22675/Chucho-(medio-de-comunicación-o-periodista)-no-come-chucho.htm
Una caravana llamada Centroamérica http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22674/Una-caravana-llamada-Centroamérica.htm 360 grados Wed, 07 Nov 2018 12:42:51 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22674/Una-caravana-llamada-Centroamérica.htm Los desaciertos de los partidos en campaña http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000025877.JPG http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22673/Los-desaciertos-de-los-partidos-en-campaña.htm Los partidos, a un mes de campaña, siguen con campañas vacías o sucias, sin propuestas realistas, sin fuentes de financiamiento claras. No hay propuestas de soluciones basadas en costo-beneficio... Desde el privilegiado escenario académico observamos el escenario político electoral, y nos preguntamos: ¿Qué posibles errores están cometiendo los partidos políticos? A la luz de las encuestas, también nos cuestionamos: ¿qué demanda la ciudadanía? A continuación, apuntamos para la reflexión sobre las actuaciones –pecados u omisiones- de los partidos y candidatos en contienda.

Los de Arena

Falta de observación geopolítica electoral: Desde la caída de AD y Copey en Venezuela, hasta el ascenso de Macron en Francia (derrocando a Socialistas, conservadores y ultraderechistas) o de Trump en Estados Unidos (voto contra el establishment de Washington), proyecta una realidad innegable: Los partidos políticos viven su peor crisis en la historia contemporánea, la cual ha sido mediada por las tecnologías de la información y las comunicaciones a través de las redes sociales. Los errores de los partidos políticos –su historia, corrupción, personajes, desgaste, etcétera- se redimensionan exponencialmente en las redes sociales.

No acomodar el equipaje ideológico: Mientras canonizan a san Óscar Romero, el presidente de Arena manifiesta sentirse orgulloso del pasado político del partido… En función del primer punto, Arena pudo haber hecho un ejercicio de reacomodo ideológico con sus símbolos, con su historia, con su lastre de errores y corrupción; pudo pedir disculpas y volver a comenzar. Pero no, es más importante su himno anticomunista y la evasión de los errores, que asumir un mea culpa real para recuperar la credibilidad en el marco de un relevo generacional. Si no me creen pregunten a Johnny Wright o a Juan Valiente…

Sobre los candidatos: Carlos Calleja es un joven empresario con buenas credenciales y con un gran potencial que se debió cultivar; pero en este momento no conecta muy bien –hablamos de lo teatral-; no tiene el “garbo demagógico o popular” –en términos romanos- que demandan las campañas tradicionales. Le falta la imagen y la voz, la fuerza de los discursos, ese “algo” que convence. Javier Simán pudo haber sido mejor pieza, o Mauricio Interiano también. Hacer un candidato en pocos meses es una tarea complicada.

Del otro lado, su compañera de fórmula, Carmen Aída Lazo, es una mujer joven con credenciales impecables, para estar… “en el lugar que estaba”, en la academia. Llevarla a la arena política, y a en la forma en la que se le llevó, fue un error. Su candidatura padece además de los mismos síntomas del candidato presidencial: no logra buena conexión.

Asesores peligrosos: En el país hay agencias de harta calidad; traer a los gurús de la sospecha y el rumor para crear una campaña contra los que van arriba en las encuestas es un error. Sea JJ Rendón o Antonio Sola. Esto sin contar el costo de cientos de miles de dólares… creo que hay capacidad local y con mejor contexto.

Los del FMLN

La mejor fórmula en los peores tiempos: Posiblemente esta fórmula, de Hugo y Karina, haya sido la mejor en el desarrollo electoral del FMLN, pero lamentablemente aparece en el peor momento, con el mayor desgaste político en la historia democrática del Frente. Esta circunstancia mantiene al partido con las peores estadísticas electorales de su historia, al filo del 10 %, lo que implica hasta un desconocimiento del voto duro.

Conexiones erróneas: Más allá del típico desgaste electoral de dos periodos de gobierno con limitados aciertos, el FMLN no quiere cortar el cordón umbilical con personajes que le hacen muchísimo daño. Mauricio Funes, por ejemplo. El connotado periodista que con su candidatura llevó a la izquierda al Ejecutivo por primera vez, pero que terminó su mandato señalado por irregularidades, está asilado en Nicaragua mientras en El Salvador se le acusa de corrupción (persecución política, lo llama él). Los 351 millones que se desviaron en su gestión, según la Fiscalía, pesan. Los nuevos ricos aún más.

El cambio que no fue: En 10 años se mantuvieron los principales indicadores socio-económicos estáticos; desde la PAES hasta las tasa de crecimiento económico o la limitada inversión extranjera. SOlo se logró disminuir los homicidios y encarcelar gente. El Salvador es el mismo de 2009; sigue la pobreza, los migrantes, la misma tasa de matrícula de educación media. Todo está intacto. Las grandes obras públicas –bien hechas y con transparencia- solo movieron los problemas de tráfico unos 100 o 200 metros. Se esperaba más del gobierno de izquierda, mucho más.

Lejos de USA, cerca de China: Las decisiones del gobierno en materia de política exterior no han sido las más felices; perdimos el TPS y hasta nos ganamos un embajador de la CIA… Así nos alejamos del histriónico Trump y nos acercamos a la incertidumbre cultural de Xi Jinping. Nadie entiende por qué ni para qué, las asimetrías son más dramáticas. Lo cierto es que hay más conexión migratoria con USA que con China.

Los de Gana y Nuevas Ideas

Entre el acorralamiento y las peores opciones: Nayib Bukele, el mejor de los candidatos en las encuestas serias (por un fenómeno un tanto misterioso), comenzó a ser acorralado y perseguido por la “institucionalidad”. De Nuevas ideas saltó al CD y del CD a GANA; no tuvo paciencia para esperar o no quiso por rebeldía. Las dudas latentes son: ¿Qué gabinete y qué compromisos se puedan desarrollar desde GANA?; ¿qué tan hackeada pueda quedar su independencia y sus Nuevas Ideas con GANA de por medio?; ¿cómo sostener la ética de su candidato a vicepresidente en un escenario tan perplejo?

Viejos partidos, nuevas ideas: Resulta perplejo entender como sobrevive el discurso de Nuevas Ideas (sin ideología), en un partido de viejas ideas y multi-ideológico. Al fin de cuentas, Gana -siendo un partido de “derecha”- siempre ha votado en la Asamblea Legislativa con el FMLN. También resulta complicado armar el rompecabezas de liderazgos internos con figuras de Gana que tienen en su equipaje político un pasado tan histriónico o de derecha.

Nuevas Ideas sin ideología: Al parecer, Nayib Bukele se distancia del concepto de ideología; no sabemos si está cerca o lejos del mercado o del Estado, y tampoco sabemos con quién comulga mejor, si con la izquierda o con la derecha, pues comenzó con el FMLN y terminó en GANA. ¿Está de acuerdo o no con el Imperio Yankee o con la Ruta de la Seda? Tampoco sabemos cómo va a convivir con las iglesias salvadoreñas, que suelen intentar ser correctivos éticos o morales de nuestra sociedad.

¿Cuáles son las Nuevas Ideas? Esta es una pregunta recurrente que no tiene respuesta. Ya intentamos explicar un hipotético escenario de su misión y visión sobre la base de su distanciamiento de los partidos políticos tradicionales. Podríamos interpretar de forma muy débil que las Nuevas Ideas son: no ser como ARENA y como el FMLN, pero nos quedamos muy cortos con esta tesis. También suena a un tema de relevo generacional: los jóvenes de este tiempo no vivieron la Guerra Fría, ni les interesa tanto esto de derechas e izquierdas; están más vinculados emocionalmente a la moda rebelde de Nayib y a su discurso.

Los de VAMOS

Buen slogan, pero… El slogan y las intenciones son de lo mejor: “Un partido sin pasado para el futuro”; la campaña “FRENAR la corrupción” es genial; todo muy conectado con la diáspora, dos outsiders… Sin embargo, el partido es estructuralmente débil en ideas y propuestas. Al momento de escribir este artículo la web (vamos.org.sv) está en construcción en plena campaña, no pude leer casi nada. En el debate de ENADE, Josué Alvarado sugirió hacer bilingüe el sistema educativo sin cifras (y sin maestros). Es posible que tenga futuro… en el futuro.

En todos los partidos hay más de lo mismo

En un mes de campaña electoral, siguen con campañas vacías, sin propuestas realistas, sin fuentes de financiamiento claras; siguen con slogans, con ideas de marketing político y con campañas sucias; siguen sin proponer soluciones basadas en costo-beneficio ni en tasa de retorno a los problemas reales; siguen con cifras maquilladas o inventadas.

Finalmente, les planteo 12 preguntas cuyas respuestas quiere oír la gente:

1. ¿Qué van a hacer para tratar con seriedad el problema de violencia y el de pandillas?

2. ¿Tienen alguna idea concreta con números para mejorar la Policía, la investigación del delito y la situación de las cárceles?

3. ¿Qué piensan diseñar –en materia de oportunidades- para detener la migración y darle más oportunidades a los jóvenes?

4. ¿Con qué política, programa o propuesta van a atraer inversión extranjera?

5. ¿Cómo piensan mejorar la calidad educativa y los resultados de la PAES?

6. ¿Cómo van a dignificar a los docentes salvadoreños?

7. ¿Cómo van a detener la caída de matrícula en tercer ciclo y bachillerato?

8. ¿Cuánto van a invertir en la UES, en qué y de dónde van a salir los fondos?

9. ¿Con qué estrategia mejorarán la proveeduría de medicinas en los hospitales públicos?

10. ¿Tienen alguna idea concreta plausible y viable para comenzar a solucionar el problema de tráfico y del transporte público?

11. ¿Tienen alguna propuesta para mejorar la situación económica del salvadoreño promedio?

12. Sobre reformas fiscales ¿cuáles y cómo?

*Óscar Picardo Joao ( opicardo@asu.edu ) es investigador y especialista en política educativa. Licenciado en Filosofía, con maestrías en Teología y Educación y Doctorado en Didáctica y Organización Escolar. Dirige el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Universidad Francisco Gavidia y asesora en materia educativa al diputado Reynaldo Carballo. Foto El Faro: Víctor Peña
 
*Óscar Picardo Joao ( opicardo@asu.edu ) es investigador y especialista en política educativa. Licenciado en Filosofía, con maestrías en Teología y Educación y Doctorado en Didáctica y Organización Escolar. Dirige el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Universidad Francisco Gavidia y asesora en materia educativa al diputado Reynaldo Carballo. Foto El Faro: Víctor Peña

]]>
Columnas Wed, 07 Nov 2018 12:27:15 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22673/Los-desaciertos-de-los-partidos-en-campaña.htm
Gana lidera gasto en propaganda electoral con $2 millones, según Acción Ciudadana http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030582.jpeg http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22671/Gana-lidera-gasto-en-propaganda-electoral-con-$2-millones-según-Acción-Ciudadana.htm La organización Acción Ciudadana presentó este martes 6 de noviembre su primer informe sobre la inversión en propaganda de los partidos políticos en contienda para las presidenciales de 2019. Según este reporte, Gana, el partido del exalcalde Nayib Bukele lideró en octubre la inversión en spots televisivos, vallas publicitarias y cuñas de radio: 2 millones de dólares. Le siguen a Gana el partido que respalda la candidatura del empresario Carlos Calleja para la presidencia y el de Carmen Aída Lazo para la vicepresidencia, Arena, con 1.8 millones de dólares; y el FMLN, de Hugo Martínez y Karina Sosa, con 827 mil. En el cuarto puesto, queda Vamos, que lleva como candidatos a Josué Alvarado y Roberto Rivera Ocampo, con 40 mil dólares de inversión. El quinto es el partido Nuevas Ideas, formación creada a partir del movimiento político de Nayib Bukele, que habría gastado 13 mil dólares en propaganda. Los dos restantes forman parte de la coalición de partidos que junto a Arena y la democracia cristiana abanderan a Calleja: Democracia Salvadoreña con 10 mil dólares y el Partido Concertación Nacional con 2 mil. Son 4.7 millones en total el monto invertido en propaganda por parte de estos partidos. El PDC no aparece en el monitoreo. Gana es un partido surgido apenas 2009, luego de la escición en Arena de un grupo de diputados tránsfugas liderados por Guillermo Gallegos, actual vicepresidente de la Asamblea Legislativa. El informe de la oenegé coloca a este partido en un escenario inédito en la política salvadoreña: por primera vez, un partido colista lidera la colocación de propaganda en medios, superando incluso a las maquinarias electorales de Arena y el FMLN. El representante de la oenegé, Eduardo Escobar, responsable del centro de monitoreo de transparencia, explicó en El Faro Radio que la metodología utilizada para este informe incluyó un rastreo -a través de un sistema informático- de la propaganda difundida por los partidos en contienda en la radio, televisión y vías públicas. Este ejercicio sólo permite suponer, acotó Escobar, cuánto se está gastando en la campaña electoral y presuponer que está siendo pagado por los propios partidos políticos, desconociendo la fuente original de los fondos. Hasta la fecha, ninguna de las fórmulas presidenciales ha revelado quiénes son los financistas de su campaña electoral. Ha sido el tema del financiamiento el asunto al que los partidos políticos siempre se han rehusado a transparentar. Evidencia de ello han sido otros informes de Acción Ciudadana donde esa institución ha constatado la omisión de información de los partidos políticos al Ministerio de Hacienda sobre sus donantes, los montos y cómo gastan ese dinero. “En 2014 y 2015 había una diferencia de más o menos $15 millones que no se había reportado al Ministerio de Hacienda", detalló Escobar refiriendo los estudios que han realizado respecto al financiamiento de los partidos políticos y en el que su organización solicita la información directamente a los partidos y la contrasta con los reportes ofrecidos a Hacienda. Escobar expresó su indignación por la renuencia de los candidatos a revelar la identidad y el valor de los recursos econonómicos que están recibiendo. Lamentó, además, la fragilidad de las instituciones del Estado para fiscalizar el origen y el destino de esos fondos, en su mayoría proveniente de empresas privadas. “No hay quién fiscalice a los partidos, ya sea dentro del Tribunal Supremo Electoral o fuera de él. La Corte de Cuentas tampoco lo ha hecho. No sabemos qué hacen los partidos con el dinero que reciben de deuda política”, dijo Escobar. EF Radio Tue, 06 Nov 2018 18:58:22 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_radio/22671/Gana-lidera-gasto-en-propaganda-electoral-con-$2-millones-según-Acción-Ciudadana.htm Jorge Hernández, con arresto domiciliar por lavado de dinero, está con permiso en Estados Unidos http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_3_1996_1338/images%7Ccms-image-000030557.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22665/Jorge-Hernández-con-arresto-domiciliar-por-lavado-de-dinero-está-con-permiso-en-Estados-Unidos.htm El experiodista y empresario Jorge Hernández, parte de los entramados de blanqueo de dinero encabezados por los expresidentes Saca y Funes, viajó bajo custodia a Michigan el pasado mes de septiembre para acompañar el tratamiento médico de uno de sus hijos. Ni jueza ni fiscales antilavado explican con qué criterio se dio al expresentador este permiso. La embajada de Estados Unidos en El Salvador otorgó visa a Hernández cuando ya estaba bajo arresto domiciliar por lavado. El expresentador de televisión Jorge Hernández, con orden de arresto domiciliar vigente en El Salvador por presuntos vínculos con una compleja red de lavado de dinero vinculada al expresidente Antonio Saca, y ligado según la Fiscalía también a delitos de corrupción de la administración de Mauricio Funes, viajó el pasado mes de septiembre a la ciudad de Ann Arbor, Michigan, donde ha permanecido al menos durante cinco semanas según distintas fuentes ligadas a la investigación en su contra.

Información oficial de la Dirección General de Migración a la que El Faro tuvo acceso confirma que Hernández salió del país el pasado mes de septiembre rumbo a los Estados Unidos. El empresario viajó con una visa otorgada por la embajada estadounidense en El Salvador el 20 de julio de 2018, a pesar de que desde el tres de noviembre de 2017 se encuentra bajo detención y acusado del delito de lavado de dinero. Tras su detención hace justo un año, Hernández fue recluido en una bartolina policial, pero posteriormente, en una fecha que las autoridades salvadoreñas no han precisado, se le concedió el beneficio del arresto domiciliar.

Dos fuentes cercanas a la investigación contra el expresentador de noticias aseguran que su viaje a Estados Unidos fue para acompañar el tratamiento médico de uno de sus hijos en un hospital de Michigan, y se realizó con permiso del juzgado que lleva su caso y de la Fiscalía. En el extranjero, Hernández sigue bajo custodia. La visa que le concedió la embajada estadounidense tiene vigencia de un año.

Ni los fiscales de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) ni el Juzgado Noveno de Instrucción de San Salvador han explicado por qué se le concedió ese beneficio. Las autoridades alegan que las investigaciones por lavado de dinero gozan de reserva.

La Fiscalía acusa a Hernández de un delito grave: blanqueo de 8.1 millones de dólares desviados desde las arcas públicas. Sin embargo, apenas unos meses después de su captura, las autoridades le concedieron el beneficio de estar en su casa bajo custodia policial. “Jorge Hernández estaba hospitalizado, pero hoy está bajo arresto domiciliar. Es una decisión que tomó el juez”, dijo Howard Cotto, director de la Policía, durante el programa radial Pencho y Aída el cuatro de junio de 2018.

Jorge Hernández fue capturado el tres de noviembre de 2017 por lavado de dinero. Un juzgado ordenó su arresto domiciliar. En septiembre de 2018, Hernández viajó a Estados Unidos. Foto: Archivo/El Faro
 
Jorge Hernández fue capturado el tres de noviembre de 2017 por lavado de dinero. Un juzgado ordenó su arresto domiciliar. En septiembre de 2018, Hernández viajó a Estados Unidos. Foto: Archivo/El Faro

Apenas un mes después de que el director de la Policía confirmó el arresto domiciliar, el expresentador de televisión inició los trámites para la renovación de su visa estadounidense. Una fuente de la embajada de Estados Unidos confirmó la emisión de ese documento. La información proporcionada por la Dirección General de Migración lo respalda. Una fuente policial asegura además que Hernández recibió un trato preferente: personal de la sede diplomática le facilitó el ingreso a las instalaciones por un lugar diferente al destinado para el público general, y se encargó de su custodia durante la gestión. 

El miércoles 31 de octubre de 2018, El Faro preguntó al encargado de prensa de la embajada de los Estados Unidos en El Salvador, Douglas Tobar, por qué el expresentador Hernández recibió una visa pese a estar bajo arresto domiciliar. Tobar dijo que haría las consultas respectivas, pero hasta el cierre de esta nota no hubo una explicación oficial.

Por su parte el vocero de la Fiscalía, Salvador Martínez, no negó la salida de Hernández hacia los Estados Unidos. “Entendemos que es por una decisión personal”, dijo. Sin embargo, Martínez intentó desmarcar a la Fiscalía de la salida de Hernández al extranjero. “Son los jueces los que otorgan el permiso. Eso no depende de la Fiscalía”. La jueza novena de instrucción, Nora Montoya, encargada de la investigación judicial por el dinero que Hernández presuntamente lavó por medio de sus empresas, se limitó a decir que el proceso judicial está bajo reserva.

Hernández fue presentador estrella y subdirector de noticias de Telecorporación Salvadoreña (TCS), y es propietario de cinco empresas dedicadas a la publicidad, marketing y medios de comunicación. Hace un año fue detenido porque, según la Fiscalía, dos de esas compañías fueron usadas para triangular fondos de la partida secreta de Casa Presidencial hacia cuentas bancarias del expresidente Elías Antonio Saca. Saca, presidente de la República entre 2004 y 2009 por el partido Arena, confesó en juicio ese y otros delitos y ha sido condenado a 10 años de cárcel.

El Faro tuvo acceso a más de dos mil documentos originales (cheques, notas de abono y solicitudes de transferencias cablegráficas) que reseñan cómo la administración Saca entregó millones de dólares a empresas, fundaciones, iglesias y personas naturales. Algunos de esos documentos confirman la entrega de dinero a las empresas de Hernández por medio de una cuenta del Banco Hipotecario. “Por este medio solicito la emisión de doce cheques que suman la cantidad de ciento cincuenta mil dólares a favor de Marketing and Service de C.A”, se lee en un documento que data del 27 de marzo de 2008.

Cuando el expresidente Saca le entregó ese dinero, Hernández era el principal entrevistador de TCS, la mayor cadena de televisión en El Salvador. Ocupaba además el cargo de vicepresidente de noticias. En septiembre de 2012 renunció a TCS y dijo que se dedicaría a sus empresas y a la política. En ese momento era propietario de los canales 25 y 29 de televisión. Este último se lo vendió posteriormente a personas relacionadas con Alba Petróleos, empresa ligada al FMLN.

En 2012, año de su retiro de TCS, Hernández creó una empresa a la que bautizó como Multimedia. La Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia descubrió una relación anómala entre esa empresa y Carlos Mauricio Funes Cartagena, el primer presidente del FMLN, condenado en juicio civil por enriquecimiento ilícito e investigado actualmente por otros delitos relacionados con su gestión. Funes está asilado en Nicaragua y la Fiscalía ha pedido su extradición para juzgarle por lavado de dinero.

Multimedia giró en estos años 121 mil 500 dólares, por medio de nueve cheques, al expresidente Funes. Según el Ministerio de Hacienda, esa empresa no tenía suficientes ingresos para hacer esos desembolsos de dinero, que casi tripicaron el salario mensual oficial que Funes devengaba como presidente.

Hernández y su contador, Esteban Cañas Calderón, fueron arrestados al mismo tiempo, pero Hernández goza de arresto domiciliar mientras que su empleado está en prisión. Otras tres personas que crearon empresas para lavar dinero de la partida secreta están prófugos de la justicia: el empresario Enrique Guatemala, y los abogados Carlos Agustín Gamero Quintana y Laabin Nimrod Tochez Maravilla, sobrino del expresidente de la Corte de Cuentas Rosalío Tochez.

]]>
El Salvador Tue, 06 Nov 2018 15:16:03 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22665/Jorge-Hernández-con-arresto-domiciliar-por-lavado-de-dinero-está-con-permiso-en-Estados-Unidos.htm
La traición del gobernador de Veracruz lleva La Caravana al límite http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030572.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22668/La-traición-del-gobernador-de-Veracruz-lleva-La-Caravana-al-límite.htm El gobierno de Veracruz ofreció este sábado 155 autobuses para transportar a los miembros de La Caravana Migrante directamente a Ciudad de México. Una hora después de su anuncio, se retractó. Los migrantes bregan contra la corriente política y contra los miles de kilómetros que los separan de su destino. La unión de la marcha se tambalea. Domingo 4 de noviembre. La promesa, mientras duró, supo dulce. Fue un bálsamo. Fue un viento fresco.

El gobernador de Veracruz había ofrecido terminar con el periplo de La Caravana Migrante, al menos hasta su primer destino, la Ciudad de México. Miguel Ángel Yunes ofreció enviar 155 autobuses al municipio de Sayula de Alemán para subirlos a todos: una avalancha de 7 mil personas que ya no se arrastraría por carreteras, que no deambularía más por el Istmo de Tehuantepec, la delgada cintura de México y también la que más migrantes centroamericanos ha devorado en la última década, secuestrándolos, deportándolos, matándolos a manos de corruptos policías, de asaltantes de caminos, de cárteles sin misericordia. Escaparían de esa estrechez en autobuses con aire acondicionado. Ya no subirían la serranía poblana, desde donde se ve el pico nevado del Popocatépetl, con niños enfermos en brazos de adultos que nunca han conocido el frío. Verían pasar más de 500 kilómetros por la ventana y entrarían en masa a la ciudad más grande del continente.

Era viernes 2 de noviembre cuando se extendió el rumor de que el gobierno de Veracruz les aliviaría el calvario. La Caravana venía de pasar su noche más oscura desde que entró a territorio mexicano, donde una lluvia convirtió su campamento, en Matías Romero, Oaxaca, en un barrizal inhabitable y los obligó a dormir apuñados en aceras, buscando algún bordillo protector del agua. Apenas habían dormido. Los niños, todos, estaban enfermos. En el ambiente flotaba la tensión acumulada durante cada uno de los 635 kilómetros que patearon, de los 10 campamentos en los que durmieron sobre el asfalto, de los dos estados mexicanos recorridos, de los tres países atravesados. Pero de pronto la esperanza, que se contagia como la gripe, se fue abriendo paso entre aquel rebaño desaliñado.

Las autoridades municipales de Sayula de Alemán habían montado una enorme pantalla, donde pasaban las aventuras del Hombre Hormiga.

Cuando uno de los delegados –electo a mano alzada por la masa– interrumpió la película, hubo quien gritó: “¡Por la gran puta, al menos dejen la película!”. Pero el líder conocía las palabras mágicas: “Tengo buenas noticias. ¿Quieren oír las buenas noticias o prefieren ver la película?”. Todos votaron por las buenas noticias, claro. Se pusieron de pie. Hicieron silencio. Desde el megáfono salió aquella alegría. Todos sonreímos. Los hondureños levantaron los puños, celebrando; hicieron su tradicional grito apache –que solo hacen cuando están o muy contentos o cuando acaban de hacer alguna maldad– “Yeeeeeeey, yiiiiija”. Gritaron que sí se pudo. Que sí se pudo.

Se quitaron las cachuchas para orar, alzaron sus manos abiertas y el delegado se dirigió al altísimo: “Gracias, padre amado, gracias, señor misericordioso… muchas gracias, gracias, gracias. El pueblo de Dios dice gracias” y aquella masa maltratada, aquellos miles criados en el espanto, gritaron, juntos, “¡Gracias!”. Muchos nos echamos a llorar.

A esas alturas, el estadounidense Alex Mensing, uno de los voluntarios que acompañan la marcha, ya se había aprendido el grito apache y luego de abrazarme lo lanzó al aire para que quedara ahí, flotando. “Yeeeeeey, yiiiiiiija”.

Al cabo de una hora el gobernador de Veracruz, miembro del Partido Acción Nacional, Miguel Ángel Yunes, los iba a traicionar. Pero en aquel momento la esperanza supo dulce, fue un bálsamo. Fue un viento fresco.

La Caravana celebró al recibir la noticia que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yanes, les iba a brindar autobuses ilimitados hacia la Ciudad de México. Foto: Fred Ramos
 
La Caravana celebró al recibir la noticia que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yanes, les iba a brindar autobuses ilimitados hacia la Ciudad de México. Foto: Fred Ramos

El verbo traicionar

Para que no quedara duda de que el ofrecimiento de transporte era oficial, el gobernador Yunes se hizo filmar, enfundado en un chaleco para el frío, diciendo “es muy importante que puedan moverse pronto de Veracruz hacia otro lugar, por eso les ofrecimos transporte, para que de ser posible el día de mañana, tres de noviembre, puedan trasladarse a la Ciudad de México o a la ciudad que ellos deseen… Atendemos todas las indicaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en torno al apoyo de esta Caravana”.

Los coordinadores de la marcha se movilizaron para organizar a la muchedumbre, girando indicaciones logísticas. A las cinco de la madrugada todos deberían estar en pie para asear el campamento –es un ritual que han mantenido constante a lo largo del camino– y formarse: primero las mujeres que viajan solas con sus niños. Luego las familias y después el resto.

Hubo febriles reuniones entre los delegados de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y sus pares de la Ciudad de México, de Veracruz, y de Oaxaca para coordinar el acompañamiento a los autobuses. La secretaría de gobierno de la capital giró instrucciones a sus centros de refugio para que se prepararan a recibir a cinco, o seis o siete mil almas sedientas y hambrientas, con apoyo médico y víveres. Los reporteros rehicimos nuestras rutas.

Entonces apareció, pasada más o menos una hora, un segundo video. Yanes, ahora con una chamarra campirana azul, se retractaba. “No se trata de pasar una papa caliente de una mano a la otra, o de un estado a otro. Ofrecí darles apoyo para trasladarse a la Ciudad de México, pero La Ciudad de México enfrenta todo el fin de semana, y probablemente hasta el lunes o martes de la otra semana, un problema grave de abasto de agua, que afecta a más de siete millones de personas. No sería correcto que agraváramos esta situación. Por esto quiero ofrecer a los migrantes que, mientras los problemas se resuelven, y en espera de una solución de fondo de este asunto, acepten la invitación de ir a una ciudad de Veracruz más al sur, una ciudad grande, donde podamos tener condiciones, sobre todo de seguridad”. Una papa caliente, dijo.

“¿De qué estás hablando?”, se sorprendió una fuente, parte de la delegación de la Ciudad de México que acompañaba La Caravana, cuando le llamé por teléfono para intentar entender algo. Esta persona no había escuchado el segundo video y no tenía idea de ese viraje derrapante. “Pero si nosotros estamos listos para recibirlos. Ya se han tomado medidas por lo del agua”.

Desde hace semanas –desde que La Caravana entró a México, el 20 de octubre– se sabía que la capital padecería un corte del suministro de agua, debido a unas reparaciones en las tuberías de la ciudad. Todo México lo sabía. El gobernador lo sabía, pero ahora lo argumentaba como la razón de que su oferta se hiciera aire. Les ofrecía autobuses, sí, pero para hacerlos retroceder hacia el sur y estacionarlos durante un tiempo indefinido en un lugar que tampoco mencionó. Era, a todas luces, una oferta que los migrantes no aceptarían.

Si presuponemos que el gobernador no se enteró repentinamente, durante esa hora, con dos semanas de retraso, del corte de agua que había sido anunciado por todos los medios posibles, habrá que inferir que en ese tiempo pasó algo que lo cambió todo. Algo que sigue siendo un misterio.

Los dos videos de Yunes fueron grabados en exactamente la misma locación, con exactamente el mismo plano. Solo cambia su chaqueta. Él aparece sentado sobre el borde de un escritorio –quizá el suyo– con una biblioteca de fondo. La silla ligeramente movida, como si alguien se acabara de levantar de ahí. Sobre el escritorio, unos papeles y un lapicero colocado sobre ellos, exactamente en el mismo lugar. Al lado, una pequeña libreta de apuntes, en blanco. Sobre una extensión lateral del escritorio hay dos teléfonos. Uno es negro. El otro es rojo.

El agua fría

A las cinco de la mañana del tres de noviembre, un matrimonio de edad madura se había subido a un camión sisterna para tener una buena panorámica de todo aquel campamento haciendo fila para subirse a los buses que los llevaría a la Ciudad de México. Antonia y Mario son médicos. Son mexicanos, nacidos en Sayula. Desde que La Caravana llegó dejaron sus trabajos y se lanzaron a atender –gratis, desde luego– a los más niños.

Miles y miles hacían fila, cada vez más impacientes, esperando la promesa que los mandó a soñar sonriendo. Pero los buses no llegaban nunca. Y en las filas comienza a tensarse la paciencia. “¿Dónde están esos buses?" Preguntaba alguien. “Ya van a venir”, respondía otro. “Nos dieron paja”, gritó uno más. Y todo se puso tembloroso. Antonia me preguntaba, sobre el techo del camión, si yo sabía algo. No tuve el valor de pronunciar lo que sabía en voz alta. “Los niños están deshidratados, no creo que aguanten caminar más”, me dijo Mario.

Los minutos pasaban y las filas comenzaban a desgranarse. Unos migrantes se subieron en un remolque y uno de los coordinadores les gritó por megáfono que si se iban perderían los buses. Se bajaron. Pero los buses no llegaban nunca. “¿Para que nos bajaste, hijo de puta, perro?”, le reclamó al cabo de unos minutos una mujer enfurecida. “Es peligroso separarnos”, le respondió desde el megáfono. “Tengo más huevos que vos, hijo de puta”, le dijo la tipa, con la paciencia esfumada.

A las seis de la mañana, Ginna Garibo –la cara más visible entre los coordinadores de la marcha– junto a Alex Mensing y unos funcionarios de derechos humanos, le pidieron espacio al matrimonio de médicos para subirse al camión y lanzar desde ahí una baldada de agua fría.

Ginna Garibo y Alex Mensing le anuncian a La Caravana que han sido engañado.  Foto: Fred Ramos
 
Ginna Garibo y Alex Mensing le anuncian a La Caravana que han sido engañado.  Foto: Fred Ramos

“También a nosotros nos engañaron”, les dijo. La Caravana lo recibió como un golpe en la cara. Para aquellos miles y miles cuyos gobiernos les fallaron al punto de abandonar su país, que viajan con un historial de promesas rotas a cuestas, las mentiras y las falsedades han salido de la misma boca: de la de Ginna Garibo y el resto de coordinadores. Ginna puso el audio de los dos videos por el megáfono. Pero en la cabeza de aquella gente pasaban rutas, carreteras, camiones y remolques. Muy pocos escucharon al gobernador Yanes traicionarlos. La Caravana comenzó a ponerse en marcha, enfadada. En esta fuga masiva, tener esperanza y perderla es perderla dos veces. “Mucha paja”, dijo un muchacho flaco. Y se largó.

Ginna se enteró de la traición igual que todos: viendo el video. Luego de sus muchas reuniones de coordinación y logística, con la Cruz Roja, con la policía, con distintas comisiones de derechos humanos, se enteró que les habían engañado. Ningún representante del gobierno de Veracruz dio la cara.

“¿Quieres saber cómo estoy?, estoy de la verga”, me dijo Ginna al bajar del remolque. “Pensé que nos iban a linchar”. Maggie, otra de las voluntarias, respondía a un grupo que la acosaba a reclamos: “A nosotros también nos engañaron. ¿Cómo creen que nos sentimos de tener que darles esta noticia?"

Antes de bajar del camión, Ginna les dijo que la siguiente ruta era hacia el municipio de Isla, siempre en Veracruz, a 62 kilómetros. Los primeros tomaron la dirección contraria, maldijo alguien. Se perdieron. El reino del caos y de la frustración.

Antonia, la doctora, se resguardaba en el regazo de su marido y lloraba sin consuelo: “Qué crueldad, qué gran crueldad”. Alex Mensing llevaba en los ojos un brillo gris, una agüita mala que se le derramaba aunque intentara disimularlo.

Al límite

En el cruce de caminos que lleva al municipio de Isla hay violencia. A los más jóvenes los 62 kilómetros les supieron a poco. Estaban hartos de caminar al ritmo de los más lentos. Muchos desoyeron la indicación de permanecer en aquel lugar y siguieron de largo hacia adelante. Sin saber bien cómo se llamaba ni a cuánto quedaba “adelante”.

Un grupo apalizó a un chico negro, que había tomado un garrote para repeler a una turba que inundaba el camión que él había conseguido abordar. El conductor del camión les dijo que eran muchos, que no avanzaría si no se bajaban algunos, y el muchacho intentó espantarlos. Lo destruyeron a golpes y lo entregaron a la Policía, que lo llevó con el rostro ensangrentado hacia la delegación. Otros manotearon la cámara de un periodista y la turba se les echó encima: “Gracias a los periodistas hemos conseguido llegar hasta aquí, porque están ellos es que nos respetan”, gritaba una mujer enardecida. La masa rodeó al agresor, con afán de linchamiento. El reportero pidió calma y se negó a denunciarlo a la Policía. Nadie sabía a quién mirar para tomar decisiones.

Migrantes centroamericanos en un camión que les dio un aventón hacia Puebla, el 3 de noviembre. Foto: Fred Ramos
 
Migrantes centroamericanos en un camión que les dio un aventón hacia Puebla, el 3 de noviembre. Foto: Fred Ramos

Cuando Ginna Garibo apareció, a bordo de un furgón de carga, ya cientos se habían largado, a pie, sobre camiones de piña o sentados en llantas de repuesto bajo la carrocería de los remolques. Ginnna supo que era imposible intentar detenerlos. Subida en los hombros de un migrante, tomó un megáfono y les dijo que ella permanecería ahí, en honor al acuerdo hecho, pero que si el resto estaba dispuesto a seguir les recomendaba detenerse en la ciudad de Puebla, capital del estado Homónimo. Mencionó la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, como punto de encuentro. Les pidió mantenerse unidos y les deseó suerte. Faltaban 400 kilómetros hasta Puebla.

En términos prácticos, La Caravana se deshizo. Ya no dormirían juntos, ya no serían una avalancha multitudinaria. Ya no irrumpirían como un río desbordado por pequeños municipios, llenando las calles y las plazas. Cada quien avanzaría según su propio cuerpo se lo permitiera.

Migrantes centroamericanos corren tras un camión para abordarlo en su trayecto hacia Puebla, el 3 de noviembre. Foto: Fred Ramos
 
Migrantes centroamericanos corren tras un camión para abordarlo en su trayecto hacia Puebla, el 3 de noviembre. Foto: Fred Ramos

Los primeros llegaron a Puebla, al albergue preparado en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, cerca de las 9 de la noche. Tres mil durmieron en Isla; 1,500 en Tierra Blanca, 600 en Loma Bonita. No se sabe del resto.

Al albergue de Puebla llegaron fantasmas con la mirada del boxeador que ha sido noqueado. Algunos no sabían dónde estaban, incoherentes, famélicos, destrozados. Llegó lo que quedó de ellos, luego de seis horas hacinados en camiones, o soportando el viento frío de la sierra poblana sobre trailers. Una mujer se consumía de la fiebre. Un hombre, con el pie retorcido, tenía inflamadas las palmas de las manos de tanto apoyarse en sus muletas. Otro llevaba un ronquido en el pecho y escupía una flema densa que lo asfixiaba. Casi mil personas llegaron al borde de sus cuerpos a Puebla, donde una brigada de médicos hacía magia sobre ambulancias insuficientes.

De esta Caravana despedazada, 500 han entrado ya a la Ciudad de México. Miles vienen en camino.

Un camión con migrantes llegó a la media noche  a la parroquia Nuestra señora de la Asunción en Puebla. Los migrantes realizaron un recorrido de aproximadamente 350 kilómetros el dia ayer 3 de octubre. Foto: Fred Ramos
 
Un camión con migrantes llegó a la media noche  a la parroquia Nuestra señora de la Asunción en Puebla. Los migrantes realizaron un recorrido de aproximadamente 350 kilómetros el dia ayer 3 de octubre. Foto: Fred Ramos

]]>
Centroamérica Sun, 04 Nov 2018 18:56:51 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22668/La-traición-del-gobernador-de-Veracruz-lleva-La-Caravana-al-límite.htm
El ojo que ve y que siente http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22669/El-ojo-que-ve-y-que-siente.htm 360 grados Sun, 04 Nov 2018 18:07:00 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/360grados/22669/El-ojo-que-ve-y-que-siente.htm Una caravana llamada Centroamérica http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_5472_3648/images%7Ccms-image-000030414.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22664/Una-caravana-llamada-Centroamérica.htm No fueron necesarias conspiraciones del señor Trump ni componendas del señor Soros, planes de ISIS ni proyectos políticos de Demócratas estadounidenses o izquierdistas hondureños. La caravana de migrantes solo ha sido una sorpresa para quienes hoy descubren a los migrantes y sus razones para huir. Para quienes apenas hoy, después de décadas de haberse formado el corredor humano más grande del mundo entre Tegucigalpa y el desierto de Arizona, prestan alguna importancia a los centroamericanos escupidos por sus propios países.

Esta caravana, que se ha multiplicado ya en varias, no es ninguna sorpresa. Apenas se necesitó de una convocatoria en Facebook para entusiasmar a miles a huir en masa. Los movimientos, en estos tiempos, se autoconvocan. También los que denuncian escapando.

Por más mentiras que diga Donald Trump, las caravanas no están formadas por criminales que conspiran en masa para invadir Estados Unidos sino por hombres y mujeres desesperados al punto de cargar a sus hijos en brazos durante cuatro mil kilómetros. Si lo hacen en caravana, en filas que se pierden en el horizonte, es para evitar algunos de los riesgos que enfrentan los grupos pequeños que atraviesan el camino mexicano, plagado de criminales.

En su albergue de Ixtepec, Oaxaca, el sacerdote Alejandro Solalinde recibe desde hace años a migrantes que llegan a esas alturas exhaustos, asaltados por todo tipo de bandas, golpeados o saqueados por autoridades mexicanas; a mujeres violadas en el camino; a gentes que han salvado la vida de milagro. Alguna vez Solalinde lanzó la pregunta: “¿de qué huye esta gente como para arriesgar la vida de esta manera?”

Es una pregunta vigente, central para quien quiera entender estas caravanas. Más allá de quién las organizó, de quién puso el primer anuncio, de quién encabeza los grupos, la pregunta pertinente es la de Solalinde: de qué escaparán estos miles cargando a bebés de pocos meses en sus brazos; de que se alejan familias enteras expuestas al camino cruel, al poder de los territorios del narco, a la violencia sexual, al secuestro, y hoy incluso a las amenazas del presidente de Estados Unidos de enviar al ejército a detenerlos; de qué huyen.

Los hondureños que han iniciado esta modalidad de migración huyen, precisamente, del engendro antidemocrático creado en Honduras por Estados Unidos, forjado en la tolerancia al golpe de Estado de 2009 y encarnado en la reelección fraudulenta, hace justo un año, del presidente Juan Orlando Hernández y su camarilla de corruptos legitimados por Washington.

La caravana que se dirige a Ciudad de México huye de una acumulación insoportable de violencia, corrupción, pobreza y crimen organizado que les ha cerrado las posibilidades de una vida digna. Los hondureños huyen de un gobierno corrupto, de una oposición corrupta también, de las mentiras repetidas en las que ya no creen.

Su ejemplo lo han seguido otros miles que organizan sus propias caravanas en los países vecinos. Huyen de la represión de un tirano en Nicaragua y de los delirios de un corrupto incapaz en Guatemala. Huyen de la incapacidad de los gobiernos salvadoreños, tanto de ultraderecha como de ultraizquierda, para poner fin a los homicidios, a la desigualdad y a la corrupción. Huyen de la violencia ejercida por pandillas deportadas por Estados Unidos, que exige ahora lealtades a cambio de migajas, cuando es corresponsable de la situación en el istmo. Huyen de élites indolentes y de décadas de esperar un futuro que nunca llega.

Si algo representa hoy Centroamérica no son sus gobiernos, sus cuerpos diplomáticos ni sus banderas; sino estas caravanas que a cada paso expresan un discurso congruente e irrebatible sobre la situación en la región.

Con su huída, esos hombres y mujeres definen de lo que huyen: una tierra en la que para ellos ya no hay posibilidad de vida digna. Ni futuro para sus hijos. Tan no tienen futuro aquí, tan no son tomados en cuenta, que en El Salvador ninguno de los cuatro candidatos a la presidencia se ha manifestado en su defensa ni en contra de las amenazas de Trump. Para el futuro presidente, cualquiera que resulte electo, quedar bien con Estados Unidos es más importante que procurar el bien de su propia población; y ganar la votación es más importante que ofrecer solución alguna a las razones estructurales de las que huyen los centroamericanos. En masa, para que el silencio de los líderes políticos no logre invisibilizarlos.

En esas caravanas están las claves de todos los problemas de la región, incluyendo a México y Estados Unidos. La solución no es detenerlas por la fuerza, porque esos migrantes no son el problema. Criminalizar la caravana es evadir las difíciles preguntas necesarias para resolver las causas de la migración. Es un vil acto de cobardía. Es culpar a los migrantes por las respuestas que los gobernantes de la región, de Managua a Washington, no saben encontrar.

Viernes 19 de octubre. Varios balseros mexicanos se aproximaron al puente fronterizo e incitaron a los migrantes a saltar al río Suchiate, ofreciéndoles llevarlos a la orilla mexicana. Cientos de migrantes se lanzaron al río desde un altura aproximada de 10 metros. Foto: Fred Ramos.
 
Viernes 19 de octubre. Varios balseros mexicanos se aproximaron al puente fronterizo e incitaron a los migrantes a saltar al río Suchiate, ofreciéndoles llevarlos a la orilla mexicana. Cientos de migrantes se lanzaron al río desde un altura aproximada de 10 metros. Foto: Fred Ramos.

]]>
Columnas Sat, 03 Nov 2018 13:47:13 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/columnas/22664/Una-caravana-llamada-Centroamérica.htm
Las lecciones aprendidas del río Suchiate http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030555.JPG http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22663/Las-lecciones-aprendidas-del-río-Suchiate.htm Los miles de migrantes salvadoreños que salieron el miércoles de San Salvador no quisieron repetir los errores de la primera caravana y desconfiaron de las autoridades mexicanas, que les ofrecieron llevarlos a un albergue en Tapachula donde ya hay centenares de centroamericanos retenidos. Prefirieron vadear el río Suchiate e ingresaron a México por un punto ciego en el que el agua les llegaba hasta las rodillas.
La caravana de migrantes espera frente al portón de la aduana guatemalteca, en el paso de la frontera Tecún Umán. Unas 2 mil personas llegaron a este lugar para cruzar a México. Foto: Víctor Peña.
 
La caravana de migrantes espera frente al portón de la aduana guatemalteca, en el paso de la frontera Tecún Umán. Unas 2 mil personas llegaron a este lugar para cruzar a México. Foto: Víctor Peña.

—Era que nos abrieran. ¡Puta, mierda! Creo que nos vamos a retachar.

Marvin caminaba enfurecido sobre el puente Rodolfo Robles, fronterizo entre Guatemala y México. El líder más reconocible de la caravana de migrantes salvadoreños venía de uno los extremos del puente, donde hay un portón acorazado con púas metálicas y alambre razor que separa a Ciudad Hidalgo, en Chiapas, de Ayutla, en San Marcos, Guatemala. Allá oyó la oferta del gobierno mexicano en boca del cónsul en Tecún Umán, Manuel Ituarte. México los dejaría entrar siempre que estuvieran dispuestos a registrarse, tramitar un asilo y desintegrarse en grupos de 50 personas.

—Nos quieren hacer la camita. No soy estudiado pero entiendo la ideología— dijo Marvin.

La oferta de Ituarte incluía el libre paso hacia autobuses que llevarían a la gente a un albergue ubicado en la Feria Mesoamericana de Tapachula, a unos 35 kilómetros. A mediados de octubre, la primera caravana de migrantes hondureños quedó atascada en ese mismo puente durante dos días. Antes de que la inmensa mayoría lograra cruzar por la fuerza, algunos creyeron en una promesa similar: libre tránsito si se registraban y se subían en los autobuses del Instituto Nacional de Migración (INM). Todos ellos terminaron encerrados en Tapachula, mientras que el grueso de la caravana ahora avanza hacia Ciudad de México tras cruzar Oaxaca, un centenar de kilómetros más al norte. A los oídos de algunos de los salvadoreños ya había llegado esta historia, y por eso a esa feria le llamaban “el corralón”.

Detrás del cónsul Ituarte había decenas de policías federales y funcionarios del INM. Los federales fotografiaron a Marvin y a los primeros miembros de la caravana, que partió de El Salvador el 31 de octubre y llegó a Tecún Umán un día después.

Temprano en la mañana del viernes 2 de noviembre, sobre el puente ya había decenas de salvadoreños convencidos de que entrarían sin problemas a México. El grueso de la caravana, sin embargo, esperaba en el lado guatemalteco. A los que ya iban alineados en las filas de Ituarte, Marvin les instruía, paciente: “Que nadie se mueva, no se metan”. Cuando se convenció de que aquello era una trampa comenzó a subir el tono y dar órdenes: “¡La orden es que nadie se mueva!”.

En esas estaba Marvin cuando encontró a Ramón, un hombre que carga un megáfono. Se detuvieron a mitad del puente y Marvin dio un discurso que invitaba a la retirada:

—El diálogo que migración mexicana está teniendo con nosotros es que no van a abrir esos portones. Quieren subirnos a buses, tienen un centro en Tapachula. La mayoría de ahí están siendo deportados. En ese corralón de Tapachula las colchonetas apestan a miados.

La muchedumbre respondió con un prolongado “¡Noooo!”.

Salvadoreños oran antes de pasar el puente hacia México. Las autoridades bloquearon el paso y eso obligó a los migrantes a vadear el río Suchiate. Foto: Víctor Peña.
 
Salvadoreños oran antes de pasar el puente hacia México. Las autoridades bloquearon el paso y eso obligó a los migrantes a vadear el río Suchiate. Foto: Víctor Peña.

“¡Que se mueran!”

Desde la noche anterior, la caravana de salvadoreños ya tenía elaborados dos planes de acción. En el primero, intentarían entrar por las buenas a México, cruzando el puente, sin arriesgarse por río Suchiate. En la primera caravana, la desesperación y el caos provocó que muchos se aventaran al río. Hace una semana, otra caravana de centroamericanos intentó cruzar ese tramo cuando fueron sorprendidos por un helicóptero que intentó frenarles el paso. “Si no logramos el objetivo, vamos al plan B”, decía Marvin, un hombre convertido en líder natural desde que la caravana entró a Guatemala el miércoles 31.

Los migrantes habían hecho llegar un mensaje al cónsul Ituarte para comenzar un proceso de negociación. Habían acordado iniciar el diálogo temprano, pero a las 6:30 a.m. Ituarte no aparecía por ningún lugar y la caravana ya comenzaba a perder la paciencia. Como si el recuerdo del caos que generó la primera caravana los persiguiera, un funcionario guatemalteco corrió con su celular en la mano y lo puso en altavoz, a través de la reja, para que Marvin lo oyera. Ituarte ya estaba en el puente. Minutos después apareció vestido de blanco, sin guardaespaldas. Pidió prestado el megáfono.

—¡Bienvenidos! México no se opone a que ingresen. El gobierno tiene el programa Mano Amiga. México les brinda oportunidades de ser recibidos.

La multitud aplaudió. El portón se abrió. Algunos miraron al cielo, como agradeciendo a un Dios que había escuchado las plegarias que habían entonado en la madrugada, en un acto religioso. Las autoridades dieron las indicaciones para formar las filas, y tres jóvenes se pusieron a la cabeza del grupo. Uno de ellos cargaba una bandera de El Salvador.

Israel, de 21 años, es de Ahuachapán, en el occidente; Jairo, de 22, vivía en Usulután, al oriente. El tercero era Marvin, líder desde el parque Pedro de Alvarado, hace 318 kilómetros. Hasta hace unos días, Marvin vendía dulces y galletas en buses de la ruta 29 en San Salvador. Quizá ahí ejercitó su facilidad de palabra. Pero en realidad él se define como “chin rockero”, un neologismo para describir el trabajo con tabla yeso que hacía en Dallas, Texas, adonde llegó con 15 años. Fue deportado en 2014, no halló trabajo en San Salvador y ahora va de nuevo en ruta a Dallas, para reunirse con su esposa. Los tres hombres no lo saben quizá, pero cargan los tres a cuestas con los principales problemas de El Salvador: los tres tienen familias desintegradas por la migración que los esperan en Estados Unidos; los tres huyen de las pandillas o de la pobreza. O de ambas.

No son los únicos que hablan de El Salvador. Quienes viajan en esta caravana son el resultado de un rosario de problemas: aquí va gente que desertó de las escuelas en un país en el que solo cuatro de cada 10 de los que empiezan la educación se gradúan de bachilleres ; van madres adolescentes en un país en el que no hay educación sexual pública y el aborto está totalmente criminalizado ; aquí marchan personas que tienen que sobrevivir con un salario mínimo miserable ; víctimas de desplazamiento interno por las pandillas, un problema que el gobierno salvadoreño no reconoce oficialmente . Aquí incluso marchan excombatientes de la guerrilla y exmilitares, protagonistas de una guerra civil (1980- 1992) en la que Estados Unidos financió a un régimen violador de derechos humanos y en la que murieron 75 mil personas. Gente a la que ninguna ley protegió, pero a quienes ahora se les exige que cumplan las leyes de migración.

Cuando los primeros en ingresar al puente llegaron al extremo mexicano, el cónsul Ituarte y otros funcionarios hacían malabares para tratar de convencerlos de su plan en Tapachula. Ituarte apeló a la dureza de un camino de 450 kilómetros; ofreció aliviarlos con comida y medicinas. Ituarte explicó lo mismo, muchas veces. Su arenga se repetía y repetía: alimento, medicina, alivio, “piensen en las mujeres y los niños”. Hubo un momento en que el ofreció documentación temporal en México, pero un hombre lo felicitó por la oferta, le agradeció y le respondió: “No me interesa”.

Marvin ya había convencido a los del puente de que cruzar, con esas condiciones, no era una opción. Sin embargo, antes de decidirse por el plan B, intentaron que la amenaza de una protesta provocara que los mexicanos abrieran los portones.

"Entonces aquí nos vamos a quedar. Vamos a empezar a morir y va a ser culpa de ustedes. Aquí va a haber una huelga de hambre. Los niños vienen aguantando hambre", dijo un migrante. Otro más secundó: "¡No hay agua, no hay comida!".

Del lado mexicano no hubo misericordia:

—Es su problema, ustedes se pusieron en esta situación. Aquí no hay paso libre —dijo un agente de migración mexicano, harto de la negociación y el ruego.
—¡La gente se va a morir! —repitieron desde la fila.
—Bueno, ¡que se mueran! —respondió el lado mexicano.

Antes de ordenar la retirada, Marvin recibió una sugerencia de otro migrante: “Mirá, papi, por ahí dicen que mejor nos tiremos al río”. Marvin se negó a este plan: “Calma, no quiero que muera nadie”, le dijo.

La caravana de migrantes salvadoreños camina sobre el monte para buscar un punto ciego donde cruzarse el río Suchiate, en la frontera entre Guatemala y México. Foto: Víctor Peña.
 
La caravana de migrantes salvadoreños camina sobre el monte para buscar un punto ciego donde cruzarse el río Suchiate, en la frontera entre Guatemala y México. Foto: Víctor Peña.

Un vado en el Suchiate

Cuando Marvin y los del puente se dieron cuenta de que no los dejarían cruzar a menos que se subieran a los autobuses del INM, hubo quienes comenzaron a desesperarse. Temían quedar atrapados, temían no reunificarse con la caravana que los esperaba del lado guatemalteco. Adentro estaban Sandra, una salvadoreña que se dirige a Virginia para reencontrarse con sus tres hijas; también estaban Fátima y Balmore, la pareja de 23 años que viaja desde Quezaltepeque con sus tres hijos pequeños. Algunos se creyeron tanto que quedarían atrapados que comenzaron a saltarse la reja. A cada brinco, la multitud celebraba con aplausos. Pero Guatemala no los quería encerrar y abrieron el portón para que salieran.

De vuelta en el parque de Ayutla, los del puente le contaban al resto sus propias versiones de la negociación. Fátima y su familia decía que el cónsul les había ofrecido paso libre, aunque el cónsul nunca dijo eso. Por la plaza también se paseaba un hombre barbado con chaleco celeste amarillo que los alentaba para consumar el plan B. Era el padre Mauro Verzelleti, de la orden de escalabrinianos y dirigente de la Casa del Migrante. Verzelleti le decía a los migrantes que el cónsul mexicano los estaba engañando, que México está siguiendo el plan de Donald Trump y que la ley es farisaica e hipócrita.

—Padre, ¿pero no va contra la ley cruzar a México de manera ilegal? —le pregunté. 

—Esto va más allá de la ley. Mi consejo es que si se agarran todos de las manos cruzan el Suchiate —respondió el religioso.

En el parque de Ayutla, la caravana se congregó alrededor de la parroquia y comieron en Guatemala por última vez. Cerca de las 11:00 a.m. se pusieron en marcha. Una inmensa procesión salió desde el parque, tomó la segunda avenida de Ayutla y después enrumbó hacia la primera calle.

Los pobladores de Ayutla les tomaron fotos, les regalaron agua, bolsas plásticas, les desearon buena suerte. La procesión serpenteó hasta llegar a una calle polvosa y luego serpenteó más, unos dos kilómetros, hasta la orilla del río Suchiate. Fueron astutos. El plan B era un plan sin riesgo de ahogados. Oyeron de un lugar donde es posible pasar a pie, y que es conocido como “el paso de la culebra”.

Al llegar a la orilla, Marvin se dobló el ruedo de los pantalones. Antes de cruzar, muchos tiraron al suelo las cosas que no les servirían más adelante, se acomodaron los bultos sobre la cabeza, guardaron los documentos en bolsas plásticas. Cuando cruzaron el río alzaban los puños, gritaban con júbilo, se sintieron invencibles.

Al otro lado divisaron a unos policías vestidos de negro. “Allá van los zopilotes”, dijo alguien. Una patrulla federal los estaba esperando. ¿Pero qué podía hacer una pequeña patrulla federal para detener a esa multitud que se atravesó el río? Ya en México, alguien gritó: “¡Viva El Salvador!”, pero alguien más le corrigió: “N’ombre, si no no viniéramos huyendo”.

Los migrantes salvadoreños se cruzan el río Suchiate para tocar territorio mexicano, dos días después de haber salido de San Salvador. Foto: Víctor Peña.
 
Los migrantes salvadoreños se cruzan el río Suchiate para tocar territorio mexicano, dos días después de haber salido de San Salvador. Foto: Víctor Peña.

]]>
Centroamérica Sat, 03 Nov 2018 12:19:40 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22663/Las-lecciones-aprendidas-del-río-Suchiate.htm
Partidos se disputan la quinta silla de la Sala de lo Constitucional http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000026095.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22650/Partidos-se-disputan-la-quinta-silla-de-la-Sala-de-lo-Constitucional.htm El pulso por la quinta silla de la Sala de lo Constitucional mantiene bloqueada la elección de magistrados, que ya acumula 110 días de atraso. FMLN y Gana proponen nombrar a Sonia Cortez de Madriz. Arena y sus aliados electorales, PDC y PCN, se oponen. A tres meses de las elecciones, las negociaciones para nombrar nuevos magistrados de la nueva Corte Suprema de Justicia anticipan el mapa político que acompañará al futuro presidente. Cuatro meses después de que se cumpliera el plazo legal para nombrar nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), su elección sigue entrampada. En la Asamblea Legislativa se mantienen enfrentados dos bloques en disputa por el control de la futura Sala de lo Constitucional, espacio clave de poder que tanto Arena como el FMLN quieren tener de su lado en el caso de ganar la elección presidencial 2019, y que será especialmente estratégico si, como sugieren las encuestas, ninguno de los dos partidos tradicionales logra la presidencia.

Un bloque formado por los partidos Arena, PCN y PDC −que en febrero de 2019 concurrirán a las elecciones como coalición− propuso a cinco abogados de trayectoria en instituciones que administran justicia: para la Sala de lo Constitucional proponen a Aldo Cáder, exsecretario de la Sala; a Carlos Sánchez, actual magistrado suplente de la CSJ; a Marina Marenco de Torrento, actual miembro del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ); y a Carlos Sergio Avilés, exprocurador general adjunto y exmagistrado suplente de la Sala de lo Constitucional. Su propuesta también incluye a Alex Marroquín para la Sala de lo Civil. Marroquín tiene experiencia en la aplicación del derecho de familia.

FMLN y Gana dicen respaldar a cuatro de esos cinco aspirantes, pero no dan sus votos para un acuerdo, a la espera de lograr incluir a su candidata preferida, Sonia Cortez de Madriz, actual procuradora general de la República.

Pese a saber que no contaban con los 56 votos necesarios para elegir magistrados, Arena y sus aliados aprobaron este miércoles 31 a las 3 de la tarde un dictamen en la Comisión Política de la Asamblea y forzaron una votación en la sesión plenaria unas horas más tarde. Apenas alcanzaron 50 votos; los de los tres partidos más el del diputado de Gana Francis Zablah. El 23 de agosto pasado, el FMLN y Gana ya se negaron a aprobar un decreto que tenía a cuatro de los cinco nombres propuestos este miércoles.

“Mientras sigan creyendo que con 50 votos les alcanza, así nos vamos a estar”, dijo Mario Tenorio, diputado de Gana, satisfecho por el poder de bloqueo de su bancada de diez diputados. Temprano, Tenorio ya daba por hecho que su compañero de bancada Francis Zablah votaría junto a Arena, PCN y PDC. Zablah explicó luego que a él le parecía urgente nombrar a los magistrados "porque no podemos seguir esperando y necesitamos cumplirle como diputados a El Salvador".

Oficialmente, la propuesta del FMLN para la Sala de lo Constitucional incluye a Carlos Avilés, Carlos Sánchez, Nelson Palacios y Sonia Cortez de Madriz o Aldo Cader, aunque la realidad demuestra que la figura de Cortez es innegociable para ellos. Para la Sala de lo Civil proponen a Alex Marroquín. Por otro lado, Gana dijo que respaldaba las propuestas del resto de partidos respecto a Cader, Avilés, Marroquín y Sánchez, pero exigen que en la Sala de lo Constitucional haya un miembro de la terna Sonia Cortez de Madriz, Nelson Palacios y Erick Zelaya.

Un diputado del FMLN, bajo condición de anonimato, confirmó que su bancada no votó a favor del dictamen porque no estaba el nombre de Cortez de Madriz. El subjefe de la bancada del FMLN, Jorge Schafik Hándal también confirmó a El Faro que Cortez de Madriz es una de sus cartas predilectas, pero se abstuvo de precisar si era específicamente por ella por lo que no habían votado a favor del dictamen.

Es evidente la alianza entre el FMLN y Gana en este momento del proceso. La coordinadora de fracción del FMLN, Nidia Díaz, había dicho más temprano: “No estamos de acuerdo que se quiera inhibir o aplastar a Gana, diciendo: ‘No le aceptamos ninguna de sus propuestas’. No es correcto descalificar los nombres porque ya partimos que todos llenan los requisitos”. Díaz se refería, entre líneas, al bloqueo a la procuradora Cortez de Madriz. Al final de la sesión plenaria, cuando la negociación volvió a entramparse, El Faro preguntó a Díaz por qué no habían votado por el dictamen si había coincidencia en todos los nombres a excepción de uno. Díaz respondió: “Estamos votando por el conjunto de nombres, por todos, no por separado”.

Gana, partido llave en la Asamblea, ha facilitado al FMLN la mayoría en el congreso desde que el partido de izquierda llegó al Ejecutivo en 2009. La historia reciente de ambos partidos ha ido de la mano: en octubre de 2009, apenas cinco meses después de la llegada de Mauricio Funes a la Presidencia, 14 diputados de Arena abandonaron el partido y fundaron Gana, que durante la legislatura 2009-2012 dio al FMLN la posibilidad de conseguir mayoría calificada ignorando a Arena. En la siguiente legislatura la alianza FMLN-Gana se debilitó: necesitaban de cinco votos de Arena para alcanzar la mayoría calificada, pero para beneficio del Gobierno de izquierda, el partido naranja siguió atrayendo hacia sus filas más diputados tránsfugas que abandonaban Arena. En la elección presidencial de 2014, Gana compitió en una coalición denominada Unidad e integrada junto al PCN y PDC, que debilitó el voto de derecha y facilitó la ajustada victoria del FMLN. Su candidato era el expresidente arenero Antonio Saca, ahora en la cárcel por corrupción. Investigaciones judiciales en curso apuntan incluso a que Unidad nació con financiamiento ilegal del primer Gobierno del FMLN.

Este miércoles, Gana denunció que Arena pretende excluir su única carta para la Sala de lo Constitucional, en una confirmación tácita de que la elección de la nueva Sala ha quedado reducida a un reparto de cuotas partidarias. “Están actuando de manera desesperada y quieren ocupar lo que siempre quieren ocupar, que aquí las cosas se tienen que hacer como ellos", dijo Mario Tenorio, actual diputado de Gana y exdiputado arenero. "Nos echan el camión, como se dice en buen salvadoreño”.

El también diputado de Gana Numan Salgado confirmó explícitamente el criterio de reparto:

−No lo apoyamos (el listado) porque no va incluida ninguna de las propuestas así que no estamos de acuerdo -dijo.

−Pero, ¿no están los nombres del dictamen entre los mejores evaluados de los baremos?

−No, esto del baremo es una excusa como para decir “los mejores evaluados son los que yo propongo”. No vamos a caer en ese juego.

−Usted propone otro juego, que es que se tome sí o sí al candidato que ustedes proponen.

−Todos las propuestas de nombres son de los partidos. Son cuotas. A nadie le gusta decirlo pero esa es la verdad.

−Si la señora Cortez es su cuota, ¿por qué qué han decidido proponerla?

−Era para que hubiese un consenso y que se tomase en cuenta al menos una propuesta por Gana, no nos podemos quedar con tres propuestas para la Sala de lo Constitucional de Arena, solo una del FMLN, y luego otra de Arena para la Sala de lo Civil. La lógica es ¿por qué le vamos a dar a Arena el control total de la Sala de lo Constitucional? No es correcto, no abona en nada.

−Entonces, ¿ustedes quieren hacer contrapeso o realmente elegir a los más idóneos?

−Es que los 30 aspirantes tienen la misma característica: todos son idóneos.

−Los partidos, entonces, ¿no deberían sincerarse y decir que lo que buscan son cuotas en la CSJ?

−Sí, y también deberían decir que es para lograr un balance de propuestas, como ha sido históricamente en todas las elecciones de magistrados.

−¿Nos debemos resignar a que siempre sea así?

−No. Se logrará (cambiarlo) cuando la población mande a descansar a las dos fracciones mayoritarias, que falta poquito para febrero. Mientras tanto, no se puede hacer nada, hay que pelear por cuotas.

Cuando faltan tres meses para la elección presidencial el candidato de Gana, Nayib Bukele, encabeza con holgura las encuentas y es probable que se enfrente en segunda vuelta con el candidato de Arena y sus aliados, Carlos Calleja. Su esos pronósticos se cumplen, el papel del FMLN durante la próxima administración podría depender de una eventual alianza electoral con Gana en esa segunda vuelta. Las relaciones de un posible gobierno de Bukele con la Asamblea dependerían, asímismo, del apoyo o no de Arena o el Frente a sus iniciativas desde el Ejecutivo.

La carta de Gana y del FMLN para ocupar la quinta silla de la Sala de lo Constitucional, Sonia Cortéz de Madriz, ha estado en la lista de ambos partidos desde el inicio del proceso. Madriz ha sido por dos periodos Procuradora General de la República y ese es el principal logro que resaltan los partidos políticos. No tiene especializaciones ni maestrías, ni tampoco ha sido docente, lo cual la pone en desventaja frente otros candidatos según los criterios habituales de idoneidad. Tampoco es abogada constitucionalista y, según sus publicaciones, tampoco tiene especiales conocimientos en materia de derechos humanos, aunque en su hoja de vida dice haber publicado dos ensayos en materia de derechos de la mujer.

Según la evaluación que hizo la organización no gubernamental Fundación para el Debido Proceso, Cortez de Madriz estaba dentro de la lista de las no recomendadas —con una calificación de 5.68 sobre 10— para ocupar el cargo de magistrada. Un panel independiente creado por esta organización la excluyó de sus recomendaciones por no poder ratificar la notoriedad de su moralidad. También la organización de sociedad civil Acción Ciudadana publicó su propio baremo y Sonia de Madriz, nuevamente, resultó entre las peor evaluadas con una calificación de 51 sobre 100 puntos posibles.

Una estrategia de presión

El dictamen con los nombres de los aspirantes a magistrado había logrado, al mediodía de miércoles, un favorable en la Comisión Política con los siete votos de los representantes Arena, PCN y PDC. El presidente de la Asamblea, Norman Quijano solicitó la modificación de agenda a eso de las 4:30 p.m. para incorporar el dictamen y también para que se llevara a cabo la votación nominal y pública de los nombres. Ambas peticiones se aprobaron con 50 votos de Arena, PCN, PDC y del diputado de Gana Francis Zablah. Los que votaron en contra fueron el FMLN y el diputado Guillermo Gallegos, de Gana. Los restantes ocho diputados de Gana se abstuvieron.

A las 5:30 de la tarde del miércoles, cuando ya era evidente que la discusión estaba entrampada, Quijano suspendió la sesión plenaria. “Dicto un receso indefinido con la finalidad exclusiva que centremos toda nuestra inteligencia, pensamiento y voluntad para poder elegir a los magistrados”, dijo, ante diputados de su bancada que incluso se levantaron de sus curules para aplaudir su decisión. Era el anuncio de una medida de presión con la que Arena intentaba golpear la imagen del FMLN y de Gana, exhibiéndolos como los dos partidos que se resisten a nombrar magistrados, después de 110 días de entrampamiento.

“Los salvadoreños podrían ver quién tiene la voluntad política de elegir”, dijo el diputado Quijano, en la sesión plenaria.

Nidia Díaz, coordinadora de diputados del FMLN, reclamó que esa sea una estrategia para desestabilizar a los partidos, en especial a Gana, cuyos 10 diputados ya votaron de manera dividida. “Sabiendo que no había consenso lo sometieron a votación, esto es muy delicado. Lamentamos la presión que hicieron, han quebrantado la unidad de los partidos”, dijo Díaz.

Las horas previas habían sido de gran presión para la bancada naranja. Los diputados de Arena filtraron a los periodistas que había “varios” diputados en Gana que iban a votar a favor de la propuesta. Los miembros de Gana se abstenían de responder. La presión fue tanta que la bancada convocó a una reunión a eso de las 3:30 pm. Al filo de las 4 de la tarde, Mario Tenorio trataba de callar los rumores. “Nueve de 10 diputados de Gana no vamos a dar nuestros votos. Francis Zablah votará con Arena”, decía

Ya en la sesión plenaria, en el momento en el que se pasaba lista para votar a favor o en contra del primer candidato de la lista del dictamen, Aldo Cáder, dos diputados de Gana mostraron cierta duda: Osiris Luna y Lorenzo Rivas. La diputada arenera Patricia Valdivieso, quien llevaba el control de la votación este miércoles, tuvo que repetir el nombre de Luna un par de veces para que este manifestara su voto. Sus compañeros lo miraban entre risas y con cierto asombro. Luna tardó unos siete segundos en responder, hasta que dijo que se abstenía. En ese momento, varios diputados del lado de Arena gritaron un “ahhh”, como una expresión infantil de decepción.

En las últimas semanas, Osiris Luna ha tenido encontronazos con su partido al grado que ser removido de la Comisión de Seguridad de la Asamblea, un puesto clave para un partido que se caracteriza por sus propuestas de corte manodurista. Luna ha sido asistente en la Asamblea del vicepresidente de Gana, Guillermo Gallegos. También fue director de juventud en el departamento de San Salvador, pero hace dos meses fue removido también de ese cargo. Luna ya se distanció de Gana el 17 de octubre, cuando votó junto al resto de partidos de derecha para superar el veto que impuso Salvador Sánchez Cerén a una reforma a la Ley Orgánica de la Fiscalía. Esa decisión le costó el puesto en la Comisión de Seguridad

Al día siguiente, el jueves 1 de noviembre, la estrategia de presión del bloque de derecha seguía en marcha. Un campo pagado, de página entera, full color, en los periódicos impresos denunciaba a los nueve diputados de Gana que no habían votado a favor del dictamen, citando sus nombres. El anuncio lo firmaba una organización identificada como Decide. A los diputados los llamaba "culpables" de retrasar la elección de la Sala de lo Constitucional. 

No están los mejores cinco

La lentitud del proceso y la evidente intención de que la nueva Sala de lo Constitucional tenga a personas de confianza de cada partido permite suponer que todas las fuerzas políticas están tratando de elegir una Sala que no les dé sorpresas, después de que durante los últimos años la Sala, en la que destacaban los magistrados Belarmino Jaime, Rodolfo González, Florentín Meléndez y Sidney Blanco, desafiara de forma constante las decisiones del Ejecutivo y el Legislativo. En estos años, la Sala forzó al voto por rostro y cruzado, con listas desbloqueadas, en las elecciones legislativas; abolió la Ley de Aministía y presionó para que se investiguen los crímenes de la guerra civil; destituyó a numerosos funcionarios de segundo grado elegidos por los diputados; y obligó a transparentar la llamada "partida secreta" del presupuesto de la Presidencia de la República. 

De entre los nombres con más posibilidades de unirse ahora a la Corte Suprema, Marina Marenco de Torrento y Carlos Sánchez tienen una sólida trayectoria en derecho de familia y derecho penal, respectivamente, mientras que Aldo Cáder y Carlos Avilés han trabajado en la Sala de lo Constitucional. En cuanto a la idoneidad y la capacidad de los aspirantes, en el dictamen que se discutió en la Asamblea este miércoles hay una mezcla de aspirantes que alcanzaron los primeros lugares en la mayoría de baremos y evaluaciones de organismos independientes, con otros aspirantes que lograron una posición cercana a la media.

El Faro ha cruzado evaluaciones elaboradas por las organizaciones Acción Ciudadana, Iniciativa Social para la Democracia (ISD) y el Consorcio por la Transparencia para elaborar un ranking de los 30 aspirantes que han llegado a la etapa final de la elección de magistrados. El mejor posicionado es Aldo Cader, quien obtuvo las mejores calificaciones según los tres estudios mencionados.

Cader, no obstante, no alcanzó el mínimo de votos en el pleno del miércoles. Recibió 51 votos a favor y 33 abstenciones. Es abogado y notario, ha realizado numerosas publicaciones en materia procesal civil y mercantil y laboró por diez años en la Sala de lo Constitucional, entre 1996 y 2006, período en el cual fue colaborador en el área de amparos y secretario de la Sala. Desde 2009 hasta la fecha se desempeña como intendente de investigaciones de la Superintendencia de Competencia.

Carlos Sánchez se ubica en segundo lugar en el ranking según estas organizaciones de sociedad civil. Su especialización y trayectoria es vasta en derecho penal y administración de justicia penal. Actualmente es magistrado Suplente de la CSJ, y en los últimos diez años se ha dedicado a la docencia en distintas universidades del país. Tiene una larga trayectoria en los tribunales: ha sido juez de lo penal en Sonsonate y en San Salvador, así como también juez de paz en San Salvador. También se desempeñó como magistrado Suplente de la Cámara de la Cuarta Sección del Centro, Santa Tecla.

Alex Marroquín, un abogado con experiencia en derecho de familia, es la propuesta consensuada por todos los partidos políticos para llenar la magistratura en la Sala de lo Civil. Es segundo magistrado de la Cámara Especializada de la niñez y la adolescencia de San Salvador y tiene un máster en administración de justicia con énfasis en relaciones familiares de la Universidad Nacional de Costa Rica. Entre 2003 y 2010 se desempeñó como juez de paz en el departamento de Morazán y ha sido catedrático de la Universidad Gerardo Barrios.

Marina de Jesús Marenco de Torrento , actual integrante del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ), ocupa el lugar número 13 en el ranking que resulta de cruzar las evaluaciones de las tres organizaciones. Ella contaba, en agosto pasado, con 56 votos de las bancadas de Arena, Gana y PCN. Ha sido sancionada dos veces por el Tribunal de Ética Gubernamental por favorecer a un familiar. Cuenta con maestría en Gerencia Pública, Justicia y Seguridad, y ha sido jueza de familia en San Salvador y Santa Ana.

Sobre Marina de Torrento, el dirigente de Arena y diputado René Portillo Cuadra dijo que había sido incluida en el dictamen como “muestra de apertura” para incorporar las propuestas del FMLN y Gana. “Ivette Cardona tuvo que apartarse para darle espacio a la licenciada Marenco, para que se respetara aquello de la Constitución que dice que deben de representar las diferentes las corrientes de pensamiento jurídicos”, dijo Portillo Cuadra.

Gana había sido uno de los más férreos propulsores de Marina de Torrento, pero este este miércoles el partido anunció, sin dar explicación, que dejaba de apoyarla.

Carlos Sergio Avilés es, de los probables nuevos magistrados, el peor evaluado por las organizaciones de sociedad civil. Obtuvo el puesto número 20 en el ranking de Acción Ciudadana; el número 18 en la lista del Consorcio por la Transparencia y la Lucha contra la Corrupción; y el puesto 14 en el ranking de Iniciativa Social para la Democracia.

La experiencia de Avilés es en materia de derechos humanos, y está especializado en materia de niñez y adolescencia. Se ha desempeñado como magistrado suplente de la Sala de lo Constitucional, como procurador adjunto en la Procuradoría General de la República en el 2010. Es notario graduado de la Universidad Alberto Masferrer e ingeniero Agrónomo por la UCA.

]]>
El Salvador Sat, 03 Nov 2018 11:55:01 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/el_salvador/22650/Partidos-se-disputan-la-quinta-silla-de-la-Sala-de-lo-Constitucional.htm
A 325 kilómetros del país más violento Víctor Peña http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000030547.JPG http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22662/A-325-kilómetros-del-país-más-violento.htm La caravana de migrantes salvadoreños que partió el pasado 31 de octubre en la madrugada ha tocado suelo mexicano y va rumbo a Tapachula. Más de 2 000 personas recorrieron durante tres días 447 kilómteros, desde la plaza El Salvador del Mundo, en El Salvador, hasta el estado de Chiapas, en México. 325 kilómetros fuera del país de origen, el más homicida de los países sin guerra. Durante alrededor de 50 horas recorrieron las carreteras de El Salvador y Guatemala, en medio del sofocante calor, el hambre, el llanto de los niños. Su última hazaña antes de dejar Centroamérica fue cruzar las aguas del río Suchiate, para tocar la primera tierra donde son indocumentados, México. EF Foto Fri, 02 Nov 2018 19:17:41 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22662/A-325-kilómetros-del-país-más-violento.htm Los pastores de una caravana difícil de pastorear http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000030517.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22651/Los-pastores-de-una-caravana-difícil-de-pastorear.htm Los líderes de la caravana son voluntarios de perfiles tan variopintos como un hondureño que vende burritos en Tijuana y una estudiante de doctorado en sociología. Quienes pastorean este rebaño salvaje, sin más intención que aminorar su sufrimiento, intentan mantenerlo unido. La desesperación, la enfermedad y la fatiga comienzan a hacer estragos entre los migrantes que llevan casi dos semanas caminando por México. viernes 2 de noviembre. Hace trece días que la avalancha imparable de migrantes se abre camino por México, arrollando –hasta hoy– cuanto obstáculo encontró a su paso.

Resulta asombroso ver tanta fuerza junta atravesando ríos, garitas migratorias, caminos candentes y cercos policiales. Pero no es lo único sorprendente: esta caravana está conformada por miles de hombres de algunos de los lugares más violentos del mundo; por miles de mujeres que también vienen de ahí, que duermen a merced de los elementos, junto a centenares de pequeños niños, niñas, de adolescentes haciéndose adultos en el camino. Están cansados, la comida escasea, hay que hacer filas enormes para obtener un plato que siempre será incapaz de domar el hambre que arrastra esta romería que lleva ya 21 días desde que salieron los primeros de San Pedro Sula, Honduras. Deben dormir cuerpo a cuerpo, disputándose el suelo mínimo de un parque, de una acera. Se levantan de madrugada a volver a competir: por agua, por un espacio en un remolque, por un trocito de sombra. Y hasta el domingo 28 de octubre no había brillado el filo de una sola navaja, de un solo machete. No habían ocurrido motines desbordados, no había crujido una trompada.

Pero ese día, a decir verdad, sí crujieron algunas. Varias decenas, para ser francos, y otras tantas patadas. Pero hay que decir también que en una sola ocasión, y todas dedicadas al mismo tipo.

Albergue provisional para los migrantes de la caravana en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. 31 de octubre de 2018. Foto: Fred Ramos.
 
Albergue provisional para los migrantes de la caravana en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. 31 de octubre de 2018. Foto: Fred Ramos.

Mientras la caravana se estacionaba en San Pedro Tapanatepec, Oaxaca, una multitud hacía fila para obtener algo de cenar, con los consabidos empujones y arrebatos normales. En medio de aquel apretujamiento, Denys, uno de los “chalecos verdes” –equipo coordinador de la caravana– reprendió a un muchacho guatemalteco que intentaba saltarse el orden de espera.  Al muchacho no le hizo gracia y Denys le repitió la instrucción, molesto, megáfono en mano, y el guatemalteco se le echó encima. Fue un error.

Entonces pasó una de esas cosas que nacen sin madre ni padre: alguien expandió el rumor de que ese guatemalteco –ese en particular– era un ladrón de niños y que justo en aquel momento, según dijo ese alguien, se acababa de robar a uno. En segundos, aquella voz se hizo verdad y se hizo odio. La turba lo arreó a patadas, a botellazos, a puñetazos. Descargaron sobre el tipo todo el calor, toda el hambre, todo el hastío, todo el miedo. Un rumor casi lo mata. Consiguió escapar de la tormenta que lo vapuleaba metiéndose debajo de una banca del parque, donde la multitud lo siguió azuzando a pescozones y arañazos. De no ser porque el doctor Manuel Valenzuela –bajo el único amparo de su chaleco verde– saltó en medio del linchamiento para pedir clemencia, el guatemalteco no la habría contado. Finalmente fue entregado entero a las autoridades municipales que lo sacaron del parque en medio de una lluvia de proyectiles.

Nadie se había robado a ningún niño.

El ambiente quedó rumoroso y delicado. Gina Garibo, la cara más visible entre los coordinadores de la caravana, junto al resto del equipo, decidió que lo mejor sería estacionar la marcha un día más en San Pedro Tapanatepec, para reflexionar y calmar los ánimos.

“¿Te imaginas qué hubiera pasado si lo linchan? ¿Te imaginas?”, dijo para sí misma Gina Garibo, dos días después, exhalando una bocanada de humo de cigarro mentolado. Pero la calma para ella es un estado efímero: en ese momento, uno de los miembros del comité de seguridad –enfundado en su chaleco– llevó ante ella otro caso: una familia viajaba con su machete, objeto prohibidísimo por obvias razones. Garibo instruyó que el machete fuera entregado a la policía, sin que se dijera a quién le pertenecía, y explicó a la familia que debía quitarles su propiedad. Entonces apareció otro caso: el de unos voluntarios que, a merced de la autoridad que confiere el chaleco verde, se habían dedicado a pedir dinero. “Quítenles los chalecos”, ordenó Garibo sin tener que pensarlo mucho. Y volvió a su cigarro, a sonreír achinando los ojos al punto de desaparecerlos. “¿Te imaginas?”, repitió dos días después de aquel conato de linchamientoo, con la caravana sana y salva y montando el campamento en Santiago Niltepec.

En aquel momento, la desesperación y el hambre, la urgencia de ver pasar kilómetros bajo los pies sin que la meta esté mucho más cerca -faltan más de 3,000 kilómetros hasta Tijuana, frontera con Estados Unidos-, no habían roto ningún cauce. Había esperanza flotando en el ambiente. Soñaban con acortar el camino, viajando en autobuses que los trasladarían a la Ciudad de México. Pero con el paso de los días, la caravana se acerca al borde de sí misma.

La caravana no sabe de política

La marcha de los migrantes no hizo buenas cuentas con el timing político. Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, anunció que movilizaría 15 000 soldados a la frontera sur de su país, para evitar que la Caravana de centroamericanos pobres invada al país más poderoso del mundo. Cuando esas tropas lleguen –si llegan todos– habrá más militares de los que hay en Irak y Siria juntos. Más la policía fronteriza, con sus drones y sus cercas y sus radares y sus sensores de movimiento. Más algunos rancheros que se organizan para hacer su safari privado de migrantes.

Trump ha decidido que estos migrantes deben ser una preocupación nacional. Ha repetido que ninguno de los países de origen son amigos del suyo y ha soltado una bandada de amenazas del río Bravo para abajo, prometiendo eliminar cualquier ayuda económica que los Estados Unidos brinde a México, Guatemala, Honduras y El Salvador, si esos países no consiguen convencer a sus ciudadanos de que no se larguen en masa.

Algunos medios estadounidenses han acusado al presidente de usar la caravana como un cuco, para acicatear el sentimiento xenófobo de sus votantes y así mejorar sus números en las elecciones del 6 de noviembre, en las que se decide el control del Congreso federal. Como cereza de sus proyectos, Trump también anunció que eliminaría la disposición constitucional que convierte en ciudadanos a todas las personas que nazcan en Estados Unidos. Palabras más, palabras menos, la idea es evitar que los hijos de esa chusma que viene llegando puedan ser tan “americanos” como las blancas bases del presidente. Anunció además, mientras la caravana apenas derrapa en el sur mexicano, que consideraría las piedras como armas de fuego y que autorizaría a sus tropas a responder en consecuencia, con balas. A cada kilómetro que avanza la caravana, suben de tono las amenazas de Trump.

En México, las cosas tampoco son sencillas. El gobierno actual tiene los días contados. 29 para ser exactos. Sobre sus espaldas pesa la presión diplomática –y no tan diplomática– de su vecino del norte para detener a los migrantes.

Por otro lado, para el presidente Enrique Peña Nieto no es una buena foto de salida la de unos agentes federales aporreando a una multitud de desarrapados, en la que viajan miles de mujeres, niños y bebés de pecho. Pero tampoco se puede permitir –se supone– quedar como un pelele del que se burla precisamente un puñado de desarrapados, cargando niños y bebés de pecho. Desde que la caravana atravesó su frontera en Ciudad Hidalgo, hace ya 12 días, Peña Nieto ha emitido tres comunicados oficiales: en los primeros dos, advierte que no podrán atravesar su país si no llevan los papeles en regla, aunque ya lo atraviesan En el tercero, con los centroamericanos subiendo como hormigas por las faldas de México, les presentó el plan “Estás en tu casa”, donde les prometía que si dejaban de caminar hacia el norte y permanecían en los estados de Chiapas y Oaxaca, les otorgaría papeles temporales de residencia y trabajo, pero los migrantes van ya por Veracruz. La Caravana abominó la invitación. Entonces, el presidente envió un contingente de agentes federales para impedirles el paso.

Migrantes centroamericanos abordan un autobús para llegar a la ciudad de Matías Romero, Oaxaca. Los voluntarios de la caravana se encargaron de solicitar al motorista que los llevara a su destino. 1 de noviembre de 2018. Foto: Fred Ramos.
 
Migrantes centroamericanos abordan un autobús para llegar a la ciudad de Matías Romero, Oaxaca. Los voluntarios de la caravana se encargaron de solicitar al motorista que los llevara a su destino. 1 de noviembre de 2018. Foto: Fred Ramos.

Por la madrugada del día del 27 de octubre, un contingente de cientos de policías federales mexicanos llegó sigilosamente al puente Las Arenas y se instaló a lo ancho de la súper carretera que conecta los estados de Chiapas y Oaxaca. Formaron cuatro filas sólidas de agentes resguardados por escudos y trajes protectores y ahí, en la oscuridad de las 3 de la madrugada, esperaron a la caravana de centroamericanos. Las comisiones de derechos humanos de ambos estados se enteraron del cerco antes de que la marcha se estrellara con los federales y corrieron a crear una barrera humana que los separara.

La explicación oficial de la Policía Federal fue que estaban ahí, justo en ese puente, justo a esa hora de la madrugada, para explicar a la gente los beneficios del plan “Estás en tu casa”, que había sido anunciado por Peña Nieto el día anterior. Al cabo de unas horas, los policías se fueron como llegaron. Y la marcha marchó como lo hace desde hace semanas. 

Los funcionarios de Derechos Humanos que acompañan la avalancha humana consiguieron obtener un acuerdo de ambas partes: el Gobierno Federal y los migrantes designarían sendas comisiones de negociación. El Gobierno quería hablar en Oaxaca; los centroamericanos, en la Ciudad de México. Al cabo de seis días no ha habido más comunicación entre el Gobierno y la marcha.

El gobierno venidero, dirigido por Andrés Manuel López Obrador, no ha dicho esta boca es mía. Fuentes cercanas al presidente electo confiaron a El Faro que el nuevo mandatario piensa mantenerse así hasta asumir su mandato. López Obrador cree, según las fuentes, que no existe la posibilidad de decir nada –en ninguna dirección– que no le genere un problema prematuro. 

Los gobiernos de El Salvador y Honduras ven intrigas políticas en cada viajero. Sospechan –dicen que sospechan– de misteriosas manos peludas que mueven la voluntad de miles desde las sombras.

En la frontera entre Chiapas y Guatemala, siguen llegando nuevas caravanas, inspiradas en el nuevo modelo migratorio patentado por la primera romería. Un helicóptero de la armada mexicana realizó un vuelo rasante sobre el río Suchiate, para aterrorizar a los centroamericanos que lo atravesaban a nado. Más agentes federales, más humos lacrimógenos, más bebés espantados, nuevas hormigas congregándose para subir en masa hasta la capital mexicana.

Ese explosivo rebaño, ese ejército de alas rotas, ese enjambre de espantos cucos pobres bebés hombres mujeres, esa enorme cicatriz que avanza, está pastoreada por gente como Gina Garibo, como Denys Contreras, como el doctor Manuel Valenzuela.

Los Chalecos Verdes

La mayor parte de los coordinadores de la caravana son voluntarios de la organización Pueblos sin Frontera, cuyo director, Irineo Mujica, se ha encadenado a un poste frente a las oficinas de Migración, en Tapachula, donde se niega a comer como protesta.

Hace 15 años, Irineo Mujica fundó esta organización, cuyo trabajo es velar por los derechos de los migrantes. Pueblos sin Frontera (PFS) ha emprendido varias peregrinaciones de migrantes y las ha acompañado a lo largo de su recorrido por México, para orientarlas en el camino, enseñándoles a mantenerse en bloque. Pero esta marcha en particular no fue organizada por ellos.

La primera cara visible de la caravana fue un ex periodista y ex diputado de izquierda hondureño, llamado Bartolo Fuentes, que encendió la chispa que desencadenó toda esta esta crisis internacional. Fuentes colgó en su Facebook personal una invitación para salir en bloque desde la terminal de San Pedro Sula. Al principio se sumaron 200, que se convirtieron en 1 200 antes de atravesar la frontera con Guatemala, y que ha ido creciendo sin parar durante todo el recorrido, engordando mientras camina por el norte centroamericano. Pero a Fuentes, la Policía guatemalteca lo arrestó y lo acusó de haber entrado de forma irregular a su territorio. Fuentes no llenó la hoja migratoria que se pide en las aduanas centroamericanas. Casi nadie lo hizo en realidad. Pero a él lo deportaron antes de que consiguiera llegar a la capital. Con su detención, la caravana se quedó sin una sola voz que la representara. Actualmente, Fuentes se ha refugiado en El Salvador. Dice temer que el gobierno hondureño lo aprese por haber iniciado el éxodo.

Migrantes centroamericanos escuchan un culto evangélico en el albergue provisional en Juchitán de Zaragoza. 30 de octubre de 2018. Foto: Fred Ramos.
 
Migrantes centroamericanos escuchan un culto evangélico en el albergue provisional en Juchitán de Zaragoza. 30 de octubre de 2018. Foto: Fred Ramos.

La marcha se precipitó por instinto hasta la frontera de Tecún Umán, acéfala, guiada nada más por la voluntad colectiva de abandonar Centroamérica. Entonces la Policía mexicana arrestó a Irineo Mujica, que había organizado una manifestación en solidaridad con los migrantes que se acumulaban en la aduana mexicana de Ciudad Hidalgo, frontera con Guatemala. Lo acusaron de generar desórdenes públicos, de haberse resistido al arresto y de haber dañado propiedad federal. Todo esto antes de que La Caravana pusiera un pie en territorio mexicano.

Los activistas de Pueblos sin Frontera no habían llegado al sur de México para sumarse a la marcha. Habían llegado ahí para organizar protestas por el trato que las autoridades de migración dan a los solicitantes de refugio. Pero al ver aquel torrente desbocado, tan sin ruta, tan sin brújula, decidieron sumarse. Entre los voluntarios estaba Denys Contreras.

Cuando la caravana apenas estaba estacionada ante la aduana mexicana, sobre el puente fronterizo de Tecún Umán, Contreras –sin camisa–, subió al techo de lámina de la estación fronteriza y gritó a la multitud para que desconfiara de las promesas de las autoridades mexicanas. En cambio, les dijo, debían cruzar el río Suchiate en balsa, a menos de que quisieran quedar detenidos en Tapachula. Tenía razón. Gran parte de los que aceptaron someterse a los procesos legales en aquella aduana, siguen detenidos en una estación migratoria improvisada de Tapachula.

Contreras fue, como todo este caudal de gente ahora mismo, un migrante hondureño queriendo llegar a Estados Unidos. El 6 de enero de 2010, el cártel de los Zetas lo secuestró en Coatzacoalcos, Veracruz, junto a un grupo de migrantes. Lo trasladaron a Córdova, municipio del mismo estado, donde lo torturaron, por considerar que era el coyote del grupo. Muestra las cicatrices en sus dedos como prueba y dice que aquellas 48 horas fueron “las más tristes” que ha conocido. Para su fortuna, un helicóptero sobrevoló la casa de secuestros y sus captores se dieron a la fuga. “Cuando se fueron habían dejado un cadáver y nosotros estábamos amarrados. Un guatemalteco se soltó y nos desamarró a todos. Mis manos estaban deformes y mi cara estaba gruesa, gruesa”, recuerda. Jamás consiguió llegar a su destino. Se estableció en Tijuana, donde vive de vender champurradas y burritos durante la alocada madrugada de esa ciudad fronteriza. En Tijuana conoció a Pueblos sin Frontera y decidió sumarse como voluntario para compartir su experiencia en el camino con otros centroamericanos. Contreras experimentó lo que han vivido miles de migrantes cuando migran por México de forma normal, sin ser parte de una avalancha humana. 

En abril de este año guió a una caravana de más de 1 000 personas hasta la frontera con Estados Unidos. Fue el sexto “viacrucis” que acompañó a través de México, pero el primero en pasar de la capital.  Esta es la séptima vez que realiza el recorrido y asegura que nunca había visto una multitud como esta. Conoce el camino como la palma de su mano. Es bajito, recio, tiene los ojos de un amarillo turbio y una propensión a treparse a las cosas para hablar a la multitud. Lleva siempre un megáfono y las venas del cuello se le inflaman cuando habla.

Irineo Mujica fue dejado en libertad a condición de no abandonar el estado de Chiapas, donde debe concluir su juicio. Acompañó la marcha hasta Arriaga, la última estación de la caravana en el estado mexicano del que no debe pasar. Mientras pudo seguir la marcha, se convirtió en la voz política de la caravana: exigió diálogo con las autoridades federales, coordinó la llegada de alimentos y albergues y se convirtió en la cara visible de la marcha. No es la primera vez que se encadena a un poste, en huelga de hambre, para protestar contra las autoridades migratorias. En 2010 estuvo encadenado casi hasta el límite del infarto, con ocho años y algunas libras menos. Es hijo de padres mexicanos, pero estadounidense por nacimiento. 

Mujica ha conformado un ejército de voluntarios: estadounidenses, centroamericanos y mexicanos, poseedores de distintos talentos. El año pasado, en medio de una peregrinación, conoció a una estudiante de doctorado, que acompañó la marcha hasta ciudad de México y la convenció de sumarse a la organización. Su nombre es Gina Garibo.

Garibo es mexicana, oriunda del estado de Guerrero, socióloga, tiene 30 años, es profesora en la Universidad Iberoamericana de Puebla y lidia con su tesis doctoral. Su investigación, titulada según la circunspección que la academia demanda “Imbricación del sistema patriarcal con el control fronterizo…” pretende establecer patrones diferenciadores, ventajas y desventajas propias de las mujeres migrantes.

Se sumó a la caravana hace siete días, en Mapastepec, Chiapas. Tiene un don natural de liderazgo y un manejo bien asimilado del lenguaje inclusivo: “Todos y todas tenemos que decidir…”; “Hay que tener solidaridad con el otro y con la otra”.  Ante la ausencia de Mujica, es quien coordina las asambleas nocturnas, donde la masa vota a mano alzada hacia dónde seguir, o a qué horas levantarse y se informa de las eventualidades más relevantes del día. También es a quien todos ven cuando las cosas comienzan a complicarse

Subida en una silla, enfundada en su gorra y su eterna camiseta negra, había conseguido un micrófono en San Pedro Tapanatepec:

"¿Quién decide que nos vayamos mañana en la madrugada?", preguntó. Y la multitud gritó en un coro sin dirección: “¡vámonos, vámonos!”. 

Pero Garibo no estaba convencida: “Les invito a que pensemos en las mujeres, los niños y los adultos mayores que vienen muy cansados y que tienen los pies con llagas. Recuerden que la unidad de esta caminata es muy importante, nuestra unidad es poder y no podemos tener a las compañeras dañadas de sus pies sin que nos importe. Lo que les pasa a ellas nos pasa a todos”. Caos. Voces que gritaban de todo en todos los tonos. Desconcierto. Prevalecieron finalmente las voces juveniles que insistían en que había que levantar el campamento.

Gina Garibo, insistió: “Si la mayoría, la mayoría de hombres, está decidiendo que salimos mañana, tenemos que llegar a un compromiso: cada uno de los primeros aventones van para mujeres y niños”. Griteríos de aprobación. Se sumaron voces de mujeres.  

“He visto a muchos hombres trepados en las camionetas y les vale que las mujeres estén caminando y cargando a los niños y eso no es justo, eso no es solidaridad, 1 200 personas tienen sus pies muy dañados para continuar mañana”, dijo Garibo, pero la voluntad de la mayoría es implacable. Así que ella sentenció: “Si continuamos es un compromiso y deben tener palabra, los aventones son para mujeres y niños, y si hay un solo hombre, un solo hombre en los aventones, no vamos a salir”. Las mujeres aúllan en aprobación, la aclaman.

El asesor de tesis espera que Garibo le entregue una. La universidad espera que siga dando las clases de sociología y en la caravana las cosas se ponen oscuras. Los reportes de las brigadas médicas dicen que el cien por ciento de niños –todos los niños– están enfermos. Todos los niños enfermos. Otra vez: todos, los incontables bebés de semanas, niños que viajan pegados a la teta cansada de sus madres; niñas obligadas a caminar distancias cruentas, cuyas rodillas se doblan en el asfalto maligno de las carreteras, niños que apenas entienden que huyen… están enfermos. Todos. Y la gente mira a Garibo.

El doctor Valenzuela no da abasto. Dejó de atender gripes hace rato. Teme que los niños se le mueran, secos como pasas, quemados por el sol. Teme que tanta juntura provoque una epidemia de cólera y solo lleva consigo una mochila de medicinas que le desaparecieron de las manos.

El doctor Manuel Valenzuela  (centro con chaleco verde) es ejerce en el Paso, Texas, pero ahora acompaña la caravana como voluntario. En la foto, se encarga de conseguir aventones para los migrantes hacia la ciudad de Matías Romero, Oaxaca. 1 de noviembre de 2018. Foto: Fred Ramos.
 
El doctor Manuel Valenzuela  (centro con chaleco verde) es ejerce en el Paso, Texas, pero ahora acompaña la caravana como voluntario. En la foto, se encarga de conseguir aventones para los migrantes hacia la ciudad de Matías Romero, Oaxaca. 1 de noviembre de 2018. Foto: Fred Ramos.

Aunque las municipalidades han puesto unidades médicas y la Cruz Roja monta carpas para pinchar ampollas, curar pies heridos, ofrecer pastillas y sueros, el doctor Valenzuela es el único médico que se involucra en otras lides.

Durante la salida de Juchitán de Zaragoza, hacia Matías Romero, en Oaxaca, el doctor Valenzuela detenía los autobuses que entraban en Juchitán y convencía a los pasajeros de abandonar el vehículo; convencía al chofer de que diera media vuelta, cargado de migrantes, de que los llevara hacia Matías Romero y de que no cobrara nada. Convenció a varios. Para ayudarlo, una cooperativa de mototaxis –Los Mártires– puso a disposición sus unidades para transportar, hasta sus casas, a los pasajeros locales que accedieran a abandonar los buses. El doctor Valenzuela se encargaba de que sólo abordaran mujeres con niños.

Tiene abandonado su propio consultorio médico en El Paso, Texas. Más temprano que tarde deberá abandonar la marcha.

Hay más, hay muchos más. No todos son miembros de PSF: Ian Philabaum, es de San Diego, y está aquí para ver con sus ojos el número de gente que viaja. Se ha impuesto la misión de conseguir un ejército de asesores legales para explicar a la caravana, en sesiones individuales, sus posibilidades de conseguir asilo en Estados Unidos. Francis Suazo es dominicano. Se ha adjudicado la tarea de ayudar a organizar este rebaño, grita en un megáfono, recopila instrucciones y luego las vocea ente la masa. Él es un migrante buscando una visa humanitaria. Son muchos, pero la mayoría de ellos tienen sobre sus espaldas la cuenta regresiva de sus vidas cotidianas: un despacho médico, una orden de restricción de un juzgado de Tapachula, una tesis, unos alumnos. Y también a una caravana cansada, harta, herida.

La Caravana contra La Caravana

Anteayer, 31 de octubre, Garibo creía haber atrapado la esperanza por la cola. Había gestiones para movilizar a toda la marcha hacia la Ciudad de México en autobuses, achinaba los ojos y repetía, quizá también para ella: “Hay gestiones, hay gestiones”, como un mantra benéfico.

Garibo albergaba la esperanza de convencer al gobierno de Oaxaca y al de Ciudad de México para que patrocinaran cerca de 100 autobuses, con su respectivo combustible y chofer, y sacaba cuentas alegres: “En tres días podríamos estar en Ciudad de México”. Podrían evitar la peligrosa carretera que sube la sierra oaxaqueña, con sus curvas serpenteantes, con su clima frío, con su pendiente extenuante. Podrían evitar caminar por Veracruz, lugar de asaltos y de secuestros masivos cometidos por los más temibles cárteles; de gobiernos tan corruptos, tan corruptos, que son capaces de indignar al resto de gobiernos mexicanos. Podrían iniciar unas jornadas médicas profundas, podrían comenzar con la asesoría jurídica. Podría también volver el domingo a su tesis y el lunes a ser maestra de sociología, al menos hasta que la marcha decidiera qué hacer… podría, podría…

Mientras tanto, los voluntarios de PFS organizaron la elección de representantes de la caravana por aclamación popular entre los miles que viajan. Los candidatos debieron apuntarse en una lista y enfrentarse al gusto masivo. Se eligieron ocho personas: cuatro hombres, tres mujeres y un miembro de la comunidad LGTBI, que exigió su espacio de representación y pidió ser considerado candidato.

Quienes han sido hasta ahora las caras visibles, tienen por delante un trabajo difícil para hacer un traspaso de liderazgo hacia esos ocho representantes. ¿Cómo se convence a una multitud que cambie la dirección de la mirada, de la confianza, de un día para otro? Garibo, como todos los voluntarios de PSF, duermen en los albergues, sobre mantas precarias tiradas en el suelo, como un migrante más. Comen lo que llega de donaciones, se levantan antes que el resto, barren, usan los baños portátiles nauseabundos que usa todo mundo. Aún, cuando suenan las alarmas, la marcha busca a los mismos.

“Nunca hubo ninguna posibilidad. Jamás existió la posibilidad de que los gobiernos de Oaxaca ni de Ciudad de México apoyáramos con transporte. Sería ir en sentido contrario de la decisión del gobierno federal”, dice una fuente del gobierno de la capital mexicana. “Por hoy no tienen otra alternativa que caminar”, puntualiza.

Anoche, 1 de noviembre, la esperanza de encontrar un atajo se había desvanecido. Sobre el campamento montado en Matías Romero orbitaban unas tinieblas pesadas y un ambiente denso. Varios jóvenes desobedecieron la prohibición de emborracharse y de fumar marihuana. Algunos se apoderaron de los cuartos de un hotel abandonado. Entre ellos, dijo la Policía, unos jóvenes se liaron a navajazos en la oscuridad de aquel edificio. Todos tosen, les gotean las narices, están famélicos. Entonces llovió.

El enorme campo deportivo sobre el que montaron carpas y plásticos se convirtió en lodo, que se mezcló con el rebalse de los baños portátiles, y el ánimo se asemejaba a aquel barrizal cruel y maloliente. El campamento se deshizo. Algunos cuestionaban las decisiones tomadas por los líderes. Valoran abandonar la caravana y seguir por su cuenta. La masa se regó por toda la ciudad, por aceras, parques, y bajo cualquier sitio que ofreciera de techo un bordillo que les resguardara. Dejaron de ser masa.

Los coordinadores decidieron que el día siguiente se avanzaría apenas 40 kilómetros, hasta un pueblo llamado Donaji, en la frontera con Veracruz, pero siempre en territorio de Oaxaca. De manera que al día siguiente, 2 de noviembre, de forma ordenada, con las luces del alba, se ingresara en Veracruz. Ese movimiento implica rechazar la oferta del Gobierno federal, y retar la paciencia del presidente Peña Nieto, que bastante retada ha sido ya.

Pero esta mañana, por primera vez, la caravana desobedeció. Siguió de largo hasta Acayucan, Veracruz, saltándose las previsiones de los coordinadores, hartos de desperdiciar gran parte del día estacionados, caminando al ritmo de los más lentos. Faltan cientos de kilómetros para la Ciudad de México, cientos de peligros y de espantos aguardan a una romería cada vez más indomable, con los ánimos más flojos.

Garibo ya no achina más los ojos.  

]]>
Centroamérica Fri, 02 Nov 2018 18:39:12 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/centroamerica/22651/Los-pastores-de-una-caravana-difícil-de-pastorear.htm
El ejército estadounidense espera a los migrantes en el río Bravo John Moore (AFP) http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000030534.jpg http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22661/El-ejército-estadounidense-espera-a-los-migrantes-en-el-río-Bravo.htm Soldados del ejército de Estados Unidos instalan cables de protección a lo largo del río Bravo en la frontera con México en Hidalgo, Texas, el 2 de noviembre de 2018. El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó este jueves a las tropas de la frontera que refuercen la seguridad en los puntos de entrada por los que la caravana de miles de migrantes centroamericanos, que actualmente se encuentra en el Sur de México, podría intentar cruzar en las próximas semanas. EF Foto Fri, 02 Nov 2018 16:39:42 +0100 http://www.elfaro.net/es/201811/ef_foto/22661/El-ejército-estadounidense-espera-a-los-migrantes-en-el-río-Bravo.htm