El Faro http://elfaro.net Periodismo independiente y audaz de El Salvador y Centroamerica con noticias, reportajes, investigac es Copyright 2019, El Faro Fri, 18 Jan 2019 22:17:34 +0100 El Faro El nuevo gobierno mexicano abrió las puertas a la caravana migrante Carlos Martínez* http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000031030.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/centroamerica/22900/El-nuevo-gobierno-mexicano-abrió-las-puertas-a-la-caravana-migrante.htm Lejos de impedir el paso de la nueva caravana de migrantes centroamericanos, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador les ofreció un estatus legal y permiso de trabajo a través de un trámite muy veloz. Muchos migrantes no creyeron en la oferta y decidieron ingresar a México sin ningún documento y sin que nadie tratara de impedírselos. Viernes 18 de enero. No hubo agentes federales con escudos, ni gases lacrimógenos. No hubo necesidad de atravesar el río Suchiate a nado o sobre balsas. Jamás apareció un helicóptero para intimidar a los centroamericanos que querían ingresar a México. Ni siquiera hubo un portón cerrado. Quienes quisieron ingresar lo hicieron: siguiendo los procedimientos legales o no.

El nuevo gobierno de México, presidido por Andrés Manuel López Obrador, ha dado un giro radical con respecto al trato que otorga a los migrantes indocumentados centroamericanos: para recibir a la nueva caravana migrante, que partió de Honduras el 15 de enero, había dispuesto todo un operativo de bienvenida, que incluía la posibilidad de obtener un permiso legal para permanecer en México durante un año renovable, con autorización para trabajar y con derecho a gozar de los servicios públicos de salud y educación. El permiso incluye la posibilidad de entrar y salir del país sin restricción alguna.

O al menos eso es lo que oficialmente se le ha ofrecido a los miembros del éxodo centroamericano.

Equipo del Instituto Nacional de Migración de México coloca brazaletes a los migrantes que se han sometido al proceso de registro para obtener una visa humanitaria. En la frontera Tecún Umán los centroamericanos siguen llegando para someterse al proceso. Foto: Víctor Peña.
 
Equipo del Instituto Nacional de Migración de México coloca brazaletes a los migrantes que se han sometido al proceso de registro para obtener una visa humanitaria. En la frontera Tecún Umán los centroamericanos siguen llegando para someterse al proceso. Foto: Víctor Peña.

Para acceder a estos beneficios el único requisito es tener algún documento de identidad y un mínimo de paciencia: a su llegada a la frontera mexicana, unos amables funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) orientan a los centroamericanos para que obtengan un brazalete –parecido a los que entregan en discotecas o en hoteles todo incluido–, que contiene un código QR. Eso garantiza estar inscrito en un registro de solicitantes de visa humanitaria. En un tiempo máximo de cinco días luego de otorgado el brazalete, los solicitantes pueden pasar a recoger una tarjeta que les otorga todos los beneficios mencionados.

Ni siquiera es requisito permanecer dentro de una instalación oficial durante los cinco días de espera: el brazalete permite permanecer legalmente en la ciudad fronteriza de Ciudad Hidalgo, e incluso regresar a territorio guatemalteco. Si no se cuenta con los recursos suficientes para costearse hospedaje y alimentación, el gobierno mexicano ha prometido que habilitará un albergue con capacidad para cientos de personas y les proporcionará alimentación. De momento, cientos duermen en la garita migratoria de Ciudad Hidalgo en colchonetas proporcionadas por Migración. 

Aunque una fuente, con un alto cargo diplomático, aseguró a El Faro que se trataba de una política permanente frente a la migración centroamericana y “un cambio de paradigma”, la versión oficial es que es una medida de contingencia diseñada para atender exclusivamente a esta nueva caravana de centroamericanos que huyen de sus países.

Ana Laura Martínez de Lara, directora general de control e identificación migratoria del INM, ha sido la única funcionaria que ha dado información oficial sobre las nuevas medidas. En una escueta conferencia de prensa, de menos de seis minutos de duración, aseguró que “es un programa que está aperturado para esta caravana, es una excepcionalidad”. Uno de los periodistas que asistieron a la conferencia insistió “¿O sea que si viniese dentro de un mes un centroamericano que viaje sólo no será aplicado esto?”. La funcionaria respondió tajante: “Ahorita es un programa que está aperturado solamente para esta caravana”.

A la llegada a los portones que dan entrada a México –que permanecen abiertos de par en par– hay un funcionario de Migración que pregunta a quienes van llegando: “¿caravana?”.

Cinco hondureños esperan turno para llenar su solicitud para una visa humanitaria, que les permitirá transitar y trabajar libremente por México durante un año. La caravana de migrantes se ha dividido en la frontera Tecún Umán entre quienes confiaron en las promesas del gobierno mexicano y quienes decidieron no hacerlo, entrar de forma indocumentada y seguir su camino hacia el Norte. Foto: Víctor Peña.
 
Cinco hondureños esperan turno para llenar su solicitud para una visa humanitaria, que les permitirá transitar y trabajar libremente por México durante un año. La caravana de migrantes se ha dividido en la frontera Tecún Umán entre quienes confiaron en las promesas del gobierno mexicano y quienes decidieron no hacerlo, entrar de forma indocumentada y seguir su camino hacia el Norte. Foto: Víctor Peña.

Creer o no creer

A lo largo de todo el jueves 17, cientos de centroamericanos se fueron congregando en el parque central de Ayutla, el municipio guatemalteco que colinda con la frontera mexicana. Entre ellos se fue extendiendo el rumor de que algo había cambiado en el cruce fronterizo.

Y se lanzaron a sacar sus propias cuentas.

Algunos agentes del INM llegaron por la mañana hasta el parque guatemalteco y comunicaron a la caravana las buenas nuevas. Algunos quisieron verlo con sus propios ojos y fueron al puente fronterizo a verificar la información. Varios volvieron con la pulsera puesta en la muñeca. Otros volvieron refunfuñando teorías del engaño y burlándose de los que habían caído en la “trampa”.

Entonces apareció Wendy –hondureña, treintañera, de ojos amarillos– para reinar sobre la duda. Wendy tenía una historia que contar sobre la última vez que creyó en las promesas del gobierno mexicano: ella fue parte de la primera caravana, que partió de San Pedro Sula el 12 de octubre de 2018, y decidió ser obediente. No se lanzó al río Suchiate, como hizo la mayoría, sino que soportó el calor atroz de la frontera, hizo cola durante días, durmiendo sobre el asfalto para someterse al procedimiento legal y solicitar refugio en México. Pero una vez que llegó su turno, la subieron en un autobús y la encerraron en un recinto sin permitirle llamar a sus familiares. Al cabo de cinco días, cuando tuvo claro que había sido engañada y que la caravana se había largado sin ella, solicitó su deportación. Todo eso le ocurrió cuando en México el presidente era Enrique Peña Nieto. 

Ayer volvió a Ayutla, en medio de una nueva romería de hondureños, y se puso a predicar su verdad a quien quisiera escucharla. Muy pronto tuvo a su alrededor a un corrillo de gente que escuchaba a la experimentada con atención. “Lo que quieren es separarnos”, decía. Y el público murmuraba que era cierto, que no podían ser tontos.

Más de 2,000 personas no se sometieron al proceso de registro ofrecido por México. Caminan en el Estado de Chiapas en una caravana que pretende llegar a Estados Unidos. Foto: Víctor Peña.
 
Más de 2,000 personas no se sometieron al proceso de registro ofrecido por México. Caminan en el Estado de Chiapas en una caravana que pretende llegar a Estados Unidos. Foto: Víctor Peña.

Otros más seguían llegando al parque con el brazalete en la muñeca, y un grupo de sabiondos se burlaban de su credulidad.

Horas más tarde se reunió un grupo de hombres que hacían sus análisis sobre cómo proceder:

“No hay que dejarse poner ese grillete, para dárselo a uno le piden las huellas y ahí es donde lo fichan”, decía un señor que no había ido a la aduana. “Lo único que buscan es separarnos”, dijo otro, “que nos quedemos cinco días dispersos y luego ya perdemos fuerza como caravana”. Dos mujeres se unieron al grupo y una proclamó que ella había hecho el proceso, pero que luego le dio desconfianza y se arrancó el brazalete. “¡Pero ya fuiste a dejar tus huellas!”, le reprendió uno. Avergonzada, la mujer respondió: “Es que yo no sabía”, y le citaron a la hondureña de ojos amarillos que al parecer había sido fichada en una ocasión anterior por el gobierno mexicano, y luego agregaron su propio remate: resultó que esos datos habían sido enviados al gobierno hondureño para que la persiguiera.

Cuando terminaba el día, aquel colectivo huraño había decidido no someterse al proceso y esperar que la noche engrosara su número, con los otros migrantes que no paraban de llegar. Al día siguiente, a las cuatro de la mañana, se presentarían ante la aduana e intentarían cruzar a cómo diera lugar. Sin permitir, eso sí, que nadie les pusiera ningún brazalete.

A las ocho de la noche, 969 personas habían optado por la opción legal y aguardaban, con sus brazaletes puestos, en la garita mexicana, a que les repartieran comida y colchonetas. De esos, la mayoría –766– eran hondureños; 155, salvadoreños; 39, guatemaltecos; y 9, nicaragüenses.

Un miembro de la caravana de migrantes salta el portón de la aduana Ciudad Hidalgo, en el estado de Chiapas, México. Al menos 2,000 personas cruzaron a México en horas de la madrugada para seguir su camino a Estados Unidos en una nueva caravana, rechazando la oferta de libre tránsito ordenado que hizo el gobierno de México. Foto: Víctor Peña.
 
Un miembro de la caravana de migrantes salta el portón de la aduana Ciudad Hidalgo, en el estado de Chiapas, México. Al menos 2,000 personas cruzaron a México en horas de la madrugada para seguir su camino a Estados Unidos en una nueva caravana, rechazando la oferta de libre tránsito ordenado que hizo el gobierno de México. Foto: Víctor Peña.

Portones abiertos

A las cuatro de la mañana del 18 de enero, el ejército de incrédulos se despertó cuando todavía no aparecía la luz del día, recogieron el campamento montado en el parque central de Ayutla y se dispusieron a lidiar con una frontera.

Pero cuando llegaron a la aduana mexicana, nadie los estaba esperando. Los portones estaban abiertos de par en par. Por no haber, no hubo ni quien les sonara un silbato. Así que siguieron caminando y entraron a México sin más.

Cuando al menos 2,000 personas habían cruzado la garita fronteriza, unos agentes del INM cerraron el portón. Cuatro centroamericanos rezagados se encontraron con ese inconveniente, pero decidieron saltarlo, ante la mirada calmada de los agentes, que se limitaron a filmarlos.

Ahora avanzan ya por las carreteras mexicanas, rumbo al norte, sin que nadie les moleste y escoltados por cuatro patrullas policiales. Solo el tiempo podrá aclarar si desperdiciaron una magnífica oportunidad o si evadieron una trampa.

Una familia camina justo después de haberse registrado en la aduana de Ciudad Hidalgo, en México. El Gobierno de México ha pedido a los migrantes que se someten a este proceso cinco días de espera para obtener una visa humanitaria. Foto: Víctor Peña.
 
Una familia camina justo después de haberse registrado en la aduana de Ciudad Hidalgo, en México. El Gobierno de México ha pedido a los migrantes que se someten a este proceso cinco días de espera para obtener una visa humanitaria. Foto: Víctor Peña.

 *Con reportes de Víctor Peña

]]>
Centroamérica Fri, 18 Jan 2019 12:06:49 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/centroamerica/22900/El-nuevo-gobierno-mexicano-abrió-las-puertas-a-la-caravana-migrante.htm
“Arena ha tenido que pagar a las pandillas para entrar a los territorios” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000031028.jpeg http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22896/“Arena-ha-tenido-que-pagar-a-las-pandillas-para-entrar-a-los-territorios”.htm El vicepresidente de organización del Coena, Eduardo Barrientos, afirmó en el programa de El Faro Radio que han tenido que "pagar" o pactar "arreglos" con las pandillas para desarrollar el trabajo territorial en campaña. Esto contradice el mensaje de la fórmula presidencial Calleja-Lazo, que ha buscado distanciarse o desvincularse de las estructuras criminales sin asumir una posición clara sobre si estarían dispuestos a dialogar o no con ellas. El dirigente del Coena insiste: no es diálogo, es un arreglo. El partido Arena ha tenido que pagar a líderes de clicas para poder llevar la campaña presidencial de 2019 hasta los territorios controlados por las pandillas. Así lo ha confesado el vicepresidente de organización del partido, Eduardo Barrientos, en una entrevista concedida este 17 de enero a El Faro Radio.
 
"Hay lugares, y le soy franco, donde para entrar hemos tenido que pagar, yo no sé si a los pandilleros. Pero el jefe de la clica, por ejemplo, nos ha llegado a decir: 'mire, aquí no entra si no tal cosa'. No digo pagar necesariamente en dinero, pero puede ser en otra forma, vea. Aquí no entran si no hacen tal cosa. Y hemos tenido que topar, pues, porque hemos querido entrar", dijo Barrientos.
 
Fundado en los ochenta, Arena es ahora el principal partido de oposición. Luego de haber perdido la presidencia en 2009, se acerca a una tercera elección presidencial esta vez a a la cabeza de la Alianza por un nuevo país, junto a los partidos (también de derechas) PCN, PDC y Democracia Salvadoreña. Su fórmula está compuesta por el empresario Carlos Calleja y la economista Carmen Aída Lazo. Las casas encuestadoras les auguran una desventaja de entre 15 y 20 puntos respecto al candidato Nayib Bukele, un exalcalde efemelenista que ahora compite bajo la bandera del partido de derechas, Gana.
 
Dueños de una larga tradición electoral tras 20 años en el poder (1989-2009), Arena es de los partidos con mayor control territorial y con mayor alcance a bases diseminadas en todo el país. Al frente de esa maquinaria ahora está Barrientos, uno de los fundadores del partido y exdiputado, que reconoce sin tapujos una realidad: ni los gobiernos de Arena ni los dos gobiernos del FMLN pudieron frenar a las pandillas, que ahora son capaces de decidir quién entra a sus territorios.
 
Barrientos rechaza que los acercamientos de los que habla se traten de diálogos o negociaciones, y señala que las pláticas se circunscriben a una realidad: el partido ha tenido que llegar a "arreglos" con pandilleros para poder ejecutar su campaña electoral en algunas comunidades del país. "Mire, el gobierno ha perdido el control de ciertos lugares y ahí los que mandan son ellos. Si usted no se pone de acuerdo con ellos de alguna forma, es imposible entrar", dijo. Esta posición coincide con lo que ya expresó en marzo de 2016 el actual alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt: "si querés ser político en este país tenés que tratar con ellos", dijo en aquella ocasión, en su calidad de vicepresidente de ideología del partido. 
 
El fundador de Arena y actual vicepresidente de organización. Eduardo Barrientos, en el programa de El Faro Radio del jueves 17 de enero de 2019.  
 
El fundador de Arena y actual vicepresidente de organización. Eduardo Barrientos, en el programa de El Faro Radio del jueves 17 de enero de 2019.  
 
El Salvador es el país más violento del triángulo norte y protagonistas de las cifras de violencia son las pandillas, que controlan territorios y están diseminadas a lo largo y ancho del país. En una investigación sobre extorsiones publicada por El Faro (mayo de 2015) se confirmó que su control territorial puede frenar la entrada de productos de grandes transnacionales o de servicios de empresas telefónicas, a menos que se les acepte el pago de una extorsión. En el caso de los partidos políticos, según ha confirmado Barrientos, las negociaciones son similares. Para poder entrar a hacer campaña, hay que pagar. El Faro preguntó a Barrientos por qué no denuncian estas extorsiones. Su respuesta, al igual que el de las empresas, es pragmática: necesitan entrar, están en campaña. "Imagínese a lo que se arriesga usted, si usted quiere llegar al final de las elecciones, no quedarse a medio camino".
 
La violencia de las pandillas, uno de los principales problemas del país, según las encuestas, ha sido uno de los temas que la fórmula presidencial de Arena ha intentado omitir en sus intervenciones. Lo mismo ha ocurrido con el resto de candidatos en contienda. Ninguno ha presentado una propuesta clara que apunte maneras para solucionar un conflicto que ya lleva más de dos décadas permeando y afectando a la mayoría de la población. En el caso de Arena, Carlos Calleja ha hablado de manera escueta sobre prevención y combate al crimen. Luego de que Carmen Aída Lazo mencionara que la apuesta no es buscar "una guerra de confrontación" con estas agrupaciones criminales, Calleja la desautorizó en septiembre de 2018. Él dijo que ese tema ni siquiera lo habían discutido, según declaraciones brindadas por el candidato a El Faro.
 
Desde que en marzo de 2012 el primer gobierno del FMLN instauró La Tregua, una política de diálogo y negociación con las pandillas que permitió beneficios carcelarios a cambio de reducción de homicidios en la calle, el acercamiento de los políticos con las pandillas se convirtió en un tema proscrito. El segundo gobierno del FMLN dio un giro a su política, y desde 2015 le ha apostado a un combate frontal. Esto ocurrió un año después de que ese mismo partido buscara a las pandillas para la campaña presidencial de 2014, y les ofreciera un pacto electoral a cambio de una promesa de 10 millones de dólares para microcréditos.
 
 
 
La tradición de dialogar con las pandillas bajo la mesa incluso llevó al actual candidato que lidera las encuestas a pactar con ellas. En su gestión como alcalde de San Salvador (2015-2018), Nayib Bukele pactó para llevar a cabo sus apuestas en la municipalidad. En una de las negociaciones, la comuna concedió a la facción revolucionaria del Barrio 18 la asignación de puestos en el proyecto del Mercado Cuscatlán.
 
El acercamiento entre políticos y pandilleros en tiempos electorales no es nuevo. En 2005, el productor de la BBC, Thomas Long, que pasó más de un año realizando un documental para la cadena británica sobre las pandillas salvadoreñas, aseguró en un artículo de opinión publicado en El Faro que varios pandilleros participaron activamente en la campaña de ARENA a favor de Saca.
 
Esta es la primera vez, sin embargo,  que un alto dirigente de un partido político reconoce de manera abierta -y en plena campaña electoral- que el proselitismo en los territorios es imposible sin el aval de las pandillas.
 
En sondeos de opinión pública, cualquier opción que favorezca el diálogo con grupos criminales como parte de una política de seguridad tiene altos niveles de desaprobación. También es incongruente con políticas represivas, como las medidas extraordinarias, que Arena como el resto de partidos han aprobado en la Asamblea. En tiempos de campaña, sin embargo, lejos de ratificar el discurso de persecución, Barrientos reconoce que se necesita resolver para llegar a los votantes. "No queremos entrar en contrapunto con nadie", dice. 

Si hay segunda vuelta en esta elección, tendrán que buscar una estrategia respecto al que no entre en la segunda vuelta. ¿Los fundadores del partido participan en la decisión de estos asuntos? 
No tenemos una voz predominante, pero sí estamos en los organismos más importantes como el COENA y la Comisión Política. Ahí estamos presentes, tenemos opinión y alguna fuerza, pues, tenemos que tener ahí. No creo que vayamos a llegar a una alianza con el FMLN. Nuestras ideologías son tan distantes que lo veo muy pero muy difícil. Quiero recordarle lo que nos pasó en las elecciones presidenciales pasadas. En la primera vuelta nos dieron una buena penquiada, en buen salvadoreño. Pero en la segunda, con solo que Arena se movilizó, con solo que los areneros vieron que estamos en la posibilidad de perder, nosotros dimos una remontada escandalosa. Tenemos el firme consentimiento que esas elecciones las habíamos ganado y terminamos perdiéndolas por la pequeña suma de seis mil votos. O sea, cuando Arena se propone, se logra. Y creo que tenemos un voto duro suficientemente fuerte que nos va a ayudar. Y además la gente está realizando que el candidato más capaz, que ha demostrado que puede hacer algo bueno por El Salvador lo llevamos nosotros. Y la gente no es boba, la gente es consciente. Ellos saben quienes lo han hecho mal, quienes no están diciendo la verdad, y quien está centrado en lo que está diciendo. Creemos que ese candidato es el nuestro.

Para la segunda vuelta presidencial en 2014 medió un episodio que dimos a conocer en El Faro: la negociación del FMLN y Arena con pandillas. Específicamente Ernesto Muyshondt y el exalcalde, ahora fallecido, Salvador Ruano, con voceros de las pandillas. ¿Ese fue un factor relevante en la remontada que usted alude?
Eso es lo que se ha dicho. No me consta que eso haya sido así.

¿No vio el video?
No, pero es que lo que sucedió realmente, y esto he platicado con Ernesto Muyshondt, él no les fue a pedir el voto a las pandillas. Él fue a tratar de arreglar con ellos que nos permitieran llegar a las comunidades que desafortunadamente las pandillas controlan. Esa fue la plática que se tuvo. No fue a pedirles el voto a ellos y a su familia. Había lugares, y todavía existen, donde no podíamos entrar porque las pandillas dominan. El gobierno ha sido incapaz de mantener eso abierto.

¿Y cómo han hecho en esta campaña para entrar en esas comunidades, Eduardo? Porque eso, como usted dice, sigue existiendo.

Ah, es que hoy posiblemente ya no nos están cerrando tanto las puertas.

¿Los pandilleros?
Sí, si a ellos les conviene también un buen gobierno. Eso le conviene a todo el país, no solo a unos y a otros. Ha habido problemas. Hay lugares, y le soy franco, donde para entrar hemos tenido que pagar.

¿A pandilleros?
Yo no sé si a los pandilleros, pero al jefe de la clica, por ejemplo, que nos ha llegado a decir: 'mire, aquí no entra si no tal cosa'. No digo pagar necesariamente en dinero pero puede ser en otra forma, vea. Aquí no entran si no hacen tal cosa. Y hemos tenido que topar pues porque hemos querido entrar.
 
¿Eso es una práctica recurrente?
No tan recurrente, pero sucede. 

¿Nos está diciendo que Arena ha tenido que pagar, dice que no necesariamente con dinero, para entrar a comunidades a hacer campaña?
Sí.

¿No cree que eso se pueda confundir con una ayuda económica para coaccionar el voto?
No, no es eso lo que ellos nos están pidiendo. Lo que pasa es que, mire, el gobierno ha perdido el control de ciertos lugares y ahí los que mandan son ellos. Si usted no se pone de acuerdo con ellos de alguna forma, es imposible entrar. Lo que tratamos de hacer es lograr entrar a hablar con las personas. No queremos dificultades, pleitos. No queremos estar en contrapunto con nadie. Ni siquiera con los otros candidatos, mucho menos con estas personas que a la fuerza controlan territorios. ¿Por qué nos vamos a pelear? Tenemos que buscar la forma de hacerlo sin pleitos y no tener mayores problemas.

¿Están dialogando con pandilleros en la campaña?
Que yo sepa no.

¿Han pagado pero no están dialogando? 
Es que no me le dé vuelta a la cosa porque no es así. Le voy a poner un ejemplo para que usted me entienda: íbamos con una brigada médica a un cierto lugar aquí en la zona metropolitana. Para entrar a esa zona, a nuestra brigada médica, uno de los jefes de ellos nos dijo: 'miren, está bien, entren. Pero les voy a pedir un  favor: traigánme de esas piscinas plásticas, me las llenan de agua para que los niños que vengan se puedan divertir'. Ese tipo de cosas. Eso está pasando. Eso no es una extorsión, pero es algo que nos piden para dejarnos entrar. 

¿No es un diálogo eso también? 
Yo siento que no es un diálogo, es un arreglo. Fuera diálogo si siguiéramos conversando sobre eso. Pero no. Dijimos 'cómo no, te traemos'; llevamos tres piscinas, llevamos unas mangueras, las llenamos de agua, los niños se bañaron, se hizo la jornada médica, le dimos servicio a la gente. Y san se acabó. No dialogamos nada.

Me sorprende, porque los políticos no son tan francos para admitir esto. Siempre se maneja como algo debajo de la mesa.
Bueno, yo se lo admito. Ha sucedido.

Mire, ¿y no han puesto la denuncia? Eso a mi sí me suena a extorsión.
Es que fíjese que es bien difícil poner la denuncia, ja. Imagínese a lo que se arriesga usted, si usted quiere llegar al final de las elecciones, no quedarse a medio camino.
 
En esta entrevista, el dirigente del Coena habla, además, del descrédito que le da a las encuestas que ubican a Arena en segundo lugar de preferencias; de la supuesta renovación del partido; y de por qué cree que Arena no tiene que hacer investigaciones interna respecto a los fondos que ingresaron al partido en las administraciones presidenciales de Francisco Flores y Antonio Saca.
 
Escuche la entevista completa aquí: 

]]>
El Salvador Thu, 17 Jan 2019 19:48:34 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22896/“Arena-ha-tenido-que-pagar-a-las-pandillas-para-entrar-a-los-territorios”.htm
#3FChallenge http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_461_374_1477_1051/images%7Ccms-image-000031029.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/el_farolero/22899/3FChallenge.htm La mirada de Otto a la elección presidencial. El Farolero Thu, 17 Jan 2019 18:00:26 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/el_farolero/22899/3FChallenge.htm Muy rico y todo, pero ese no fue debate http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22898/Muy-rico-y-todo-pero-ese-no-fue-debate.htm 360 grados Thu, 17 Jan 2019 17:42:20 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22898/Muy-rico-y-todo-pero-ese-no-fue-debate.htm Problemas urbanos sin propuestas presidenciales http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030774.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22897/Problemas-urbanos-sin-propuestas-presidenciales.htm No es posible pensar en el desarrollo de El Salvador sin enfrentar los desafíos de nuestras ciudades. En estas se concentra un gran porcentaje de la población salvadoreña y se manifiestan de forma particular y aguda muchas de las grandes problemáticas nacionales: la desigualdad, la violencia, la migración y la pobreza, entre otras, tienen un correlato directo con la fragmentación, la segregación y la exclusión sobre las que se constituye nuestro espacio urbano.

Estamos llegando al final de la campaña electoral y todavía quedan muchas preguntas por responder. Entre estas, a continuación destacamos algunas relacionadas con problemas urbanos y territoriales, cuyo fundamento está incorporado en la Política Nacional de Vivienda y Hábitat, así como también están contenidas en la Nueva Agenda Urbana, que nuestro país firmó en 2016. Se trata de cuestiones entendidas dentro del contexto de la necesidad de promover el ejercicio democrático del debate y de preguntar por sus propuestas a las diversas candidaturas que buscan gobernar nuestro país a partir de este año.

¿Cuáles son las propuestas para garantizar la función social del hábitat y el derecho a la vivienda y al territorio?

Más de la mitad de la población urbana del país vive en asentamientos humanos populares, es decir, población urbana que vive con privaciones como hacinamiento, falta de acceso a servicios básicos, viviendas de mala calidad, entre otros. Se trata de una de las manifestaciones más extremas de la pobreza y la desigualdad en las ciudades. Frente a tal situación, esta parte de la población salvadoreña debe solucionar sus necesidades habitacionales en ausencia o debilidad de políticas públicas y frente a la exclusión del mercado.

La población que vive en asentamientos humanos populares experimenta altos niveles de vulnerabilidad frente a amenazas de desalojos, inseguridad y catástrofes. Necesitamos propuestas que garanticen el derecho a la vivienda y al hábitat, fortalezcan la seguridad de la tenencia de los pobladores y reconozcan las diversas formas de producción del hábitat, de manera que avancemos hacia la garantía del derecho a la ciudad para todas y todos.

¿Cuáles son las propuestas para abordar las desigualdades socioeconómicas entre los territorios?

La ciudad de San Salvador representa 3% de la superficie nacional y el 18% de la población del país. Sin embargo, concentra el 32% del PIB de El Salvador. El debilitamiento de las formas productivas campesinas y de la producción agrícola en general, la concentración desregulada de la urbanización en un reducido número de ciudades, la predominancia de las actividades económicas terciarias y manufacturas, la dependencia de las remesas, entre otros, son algunos de los factores que favorecen la desigualdad dentro del espacio urbano, así como entre las principales ciudades del país y el resto del territorio nacional. Se requieren propuestas que permitan equilibrar, armonizar y promover el desarrollo socioeconómico sostenible con igualdad dentro y entre los distintos territorios del país.

¿Cómo se articulan los distintos niveles y sectores de gobierno para fortalecer la gobernanza democrática de las ciudades del país?

Se requiere de importantes reformas en la gobernabilidad y la participación ciudadana para poder fortalecer la gobernanza democrática de las ciudades. Las áreas metropolitanas del país cuentan con niveles de gobierno fragmentados, que requieren de fortalecimiento de sus competencias, profundización de los mecanismos de articulación intersectorial existentes e innovaciones respecto a la coordinación intra e internivel y de avances en la capacidad presupuestaria. Asimismo, a nivel latinoamericano, nuestro país tiene importantes rezagos en cuanto a mecanismos de democracia participativa, estos tienen un impacto directo en el funcionamiento de las ciudades y el involucramiento de la ciudadanía. Necesitamos políticas públicas que fortalezcan a los gobiernos locales, la coordinación territorial entre los sectores de gobierno, la gobernabilidad metropolitana y la participación ciudadana.

¿Existen propuestas de financiamiento del desarrollo urbano a través de políticas fiscales territoriales progresivas?

El financiamiento del desarrollo urbano debe contribuir a la reducción de desigualdades y la adecuada planificación para la inclusión de todos los asentamientos humanos. Las políticas fiscales progresivas tienen un papel importante en el desarrollo económico. Nuestro país está a la zaga latinoamericana en cuanto a una estructura fiscal territorial progresiva. Por ejemplo, somos de los pocos países en la región que no tienen impuestos prediales para garantizar contribuciones fiscales por la utilización privada del suelo, que es un como bien común, y tampoco contamos con una política que favorezca de manera efectiva la recuperación de plusvalías, para garantizar que el aumento del valor del suelo y la infraestructura producto de inversiones públicas (financiadas por todas y todos), sea utilizado en beneficio de la población. Requerimos políticas tributarias progresivas para un crecimiento inclusivo.

¿Propuestas electorales para fortalecer el régimen público y los derechos sociales?

Se ha insistido mucho en la necesidad de construir una nueva generación política, que ponga énfasis en el bienestar socioeconómico de la población para organizar nuestra vida en conjunto.

Las propuestas presidenciales deben procurar un modelo de políticas públicas impulsado por el Estado, que tenga como prioridad garantizar el pleno cumplimiento de derechos sociales, la defensa de los bienes comunes y el fortalecimiento de un régimen público, capaz de contribuir a la reducción de las desigualdades y al bien común. Específicamente servicios como el agua y la energía, así como también educación, la salud y la seguridad. Son áreas con importantes déficits en todos los territorios del país y que requieren ser fortalecidos desde un enfoque de derechos que garantice su carácter público y universal.

Como parte de la búsqueda de aportar al contexto político actual, diversas organizaciones que trabajamos desde el territorio sobre los temas de vivienda y hábitat hemos construido una serie de propuestas para enfrentar los desafíos mencionados anteriormente, para aportar desde la reflexión y la práctica al fortalecimiento del ejercicio democrático en nuestro país. En específico, se trata de una invitación a las distintas fórmulas presidenciales a poner énfasis en la necesidad del desarrollo sostenible e inclusivo en las ciudades en particular y en todo el territorio nacional en general.

Acápite: La retórica del cambio y la ausencia de propuestas

Sin excepción, todos los candidatos presidenciales coinciden en fuerte reivindicación de la necesidad de cambio. Asimismo, tienen en común la debilidad sobre la que se sustenta este discurso. Más allá de enunciados sobre lo que se espera lograr, necesitamos saber cuál es la ruta que proponen para lograrlo, así como los mecanismos, el equipo y los recursos con los que esperan alcanzar los fines propuestos. Solo así podremos conocer el verdadero sentido detrás de la retórica del cambio, tanto para las cuestiones urbanas planteadas acá, como para todos los desafíos a los que se enfrenta nuestro país.

Luis Bonilla es Economista y Magíster en Estudios Políticos y Sociales Latinoamericanos.
 
Luis Bonilla es Economista y Magíster en Estudios Políticos y Sociales Latinoamericanos.

]]>
Columnas Thu, 17 Jan 2019 17:40:28 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22897/Problemas-urbanos-sin-propuestas-presidenciales.htm
La nueva caravana camina dispersa http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000031026.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/ef_foto/22893/La-nueva-caravana-camina-dispersa.htm Una nueva caravana de migrantes hondureños ha dado sus primeros pasos hasta la frontera Tecún Umán, que conecta Guatemala y México. Según datos oficiales del gobierno de Guatemala, cerca de 1800 hondureños entraron legalmente a ese país el miércoles 16 de enero. La Casa del Migrante, el principal albergue de Ciudad de Guatemala, se abarrotó con la llegada de más de 700 personas. Muchos, en medio del frío, tuvieron que dormir en las calles aledañas a la Zona 1. La caravana avanzó dispersa el jueves 17 de enero para congregarse en el parque de la municipialidad de Ayutla, fronteriza con México. Grupos de migrantes se arriesgaron en la frontera y fueron recibidos con un trato inusual de parte de las autoridades migratorias mexicanas: la promesa de libre ingreso y la entrega de un brazalete que les garantiza libre tránsito. El Faro logró contactar a siete migrantes con brazalete en el puente Rodolfo Robles, y ellos explicaron que la promesa de acceso no es inmediata, sino más bien una pausa -vía registro- para que en cinco días puedan obtener un carné que les permita entrar sin contratiempos a México (y circular sin trabas) durante el trayecto. Mientras se cumple el plazo, ellos tendrán que esperar en el pueblo de Ayutla. En el parque del pueblo, un grupo de aproximadamente 500 personas debaten cómo ingresarán. Temen que el gesto mexicano sea, como le ocurrió a cerca de dos mil personas de la primera caravana, una trampa para congregarlos en refugios temporales en Tapachula. A la nueva marcha de hondureños se espera que se sume un grupo de alrededor de 200 migrantes salvadoreños que emprendieron camino el 16 de enero. EF Foto Thu, 17 Jan 2019 17:28:15 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/ef_foto/22893/La-nueva-caravana-camina-dispersa.htm Especial Educación http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/portada/menu/22891/Especial-Educación.htm Menu Wed, 16 Jan 2019 17:34:32 +0100 http://www.elfaro.net/es/portada/menu/22891/Especial-Educación.htm Kevin se resiste a morir y huye en su segunda caravana http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000031009.JPG http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22890/Kevin-se-resiste-a-morir-y-huye-en-su-segunda-caravana.htm Unos 200 salvadoreños salieron por cuarta vez en caravana huyendo de este país rumbo al norte. Entre ellos, un jardinero de 20 años, su hijo de casi dos y su pareja de 18. Kevin lo intenta por segunda vez en una caravana. Fue parte de la primera que salió el 31 de octubre. Fue deportado. Sin embargo, la amenaza que lo hizo partir la primera vez, sigue aquí, intacta. Kevin apenas duró unos días en El Salvador. Lo único que ha cambiado es su destino: ahora es México. Al pie del monumento del Divino Salvador del Mundo, Kevin cubre con su cuerpo a Axel, para que la brisa no le moleste el sueño y, mañana que huyan del país, el niño huya descansado.

Es noche del 15 de enero. 2019 inicia con una nueva caravana de salvadoreños que huyen de su país, que buscan vivir mejor en otro lado o al menos seguir viviendo. Kevin, un jardinero de 20 años, huye por segunda vez en una caravana. Salió en la primera, aquel 31 de octubre de 2018, cuando más de 1,000 salvadoreños se largaron de este país que, desde la paz en 1992, tiene una epidemia de muerte, al menos según los cánones de Naciones Unidas. Axel es el único hijo del jardinero, y está por cumplir los dos años. La madre, una muchacha pelirroja y silenciosa, tiene 18 y también espera esta noche que se congregue más gente en esta plaza capitalina, para poder huir en grupo bajo los primeros rayos del sol. 

Una pareja originaria del municipio de Tonacatepeque, departamento de San Salvador, espera la salida de la nueva caravana. Al igual que Kevin, la pareja huye de amenazas de pandillas en su municipio. Foto: Víctor Peña.
 
Una pareja originaria del municipio de Tonacatepeque, departamento de San Salvador, espera la salida de la nueva caravana. Al igual que Kevin, la pareja huye de amenazas de pandillas en su municipio. Foto: Víctor Peña.

Esta plaza, donde todavía queda el esqueleto del más grande árbol de Navidad que brilló en El Salvador el mes pasado, se ha convertido en punto de reunión de los que huyen en avalancha. "Ya vi salir de aquí a cuatro caravanas", dice el hombre que desde hace tres meses cuida la instalación navideña en ese lugar. La plaza tiene sobre una columna una estatua de Jesús, de pie sobre un globo terráqueo, con la mirada hacia el oriente. Allá, la ciudad empieza a ser más populosa, menos brillante, más El Salvador. Aquí, en esta plaza, termina el Paseo General Escalón, la avenida que asciende hasta el área más pudiente de la ciudad. Arriba, Casa Presidencial; arriba, Santa Elena y la embajada estadounidense; arriba, las iglesias de las clases acomodadas, sus restaurantes con platos de $20, $30, $50. Abajo, el centro capitalino y sus cenas de $1.50; abajo, Soyapango, Ilopango, Apopa, San Martín. Arriba, trabajaba de jardinero Kevin, dejando lindos los jardines de allá. Abajo, muy abajo, fuera de la ciudad, en una casa sin jardín, vivía Kevin antes de empezar a huir. Algunos empleados de embajadas en El Salvador que cuentan con servicios propios de seguridad tienen que avisar cuando piensan bajar de esta plaza. Ese es el verbo que ocupamos para decir que uno irá más al oriente de esta plaza: bajar.

De alguna manera, las caravanas salvadoreñas han huido siempre desde una frontera, desde esta plaza, una de las tantas fronteras nacionales entre los de arriba y los de abajo. 

El 12 de octubre de 2018, 200 hondureños salieron juntos hacia Estados Unidos desde la ciudad de San Pedro Sula. Desde entonces, los centroamericanos del norte no han dejado de irse de esa forma. Han entendido que la suma los hace fuertes o al menos no tan vulnerables. Grupos de Facebook o de telefonía celular empiezan a convocar de a poco y se convierten en columnas de a cientos. Aquella primera caravana, cuando llegó a la frontera con Estados Unidos a mediados de noviembre, ya era de casi 10,000 centroamericanos. Después salió otra desde Honduras y entonces, el 31 de octubre, la primera desde El Salvador. "Ahí iba yo", cuenta Kevin.

Migrantes salvadoreños que huyen de la pobreza y la violencia se concentraron en la plaza Divino Salvador del Mundo, en San Salvador, desde la noche del martes 15 de enero. Al menos 200 personas salieron de ese punto la mañana del 16, en una nueva caravana que va hacia el norte. Foto: Víctor Peña.
 
Migrantes salvadoreños que huyen de la pobreza y la violencia se concentraron en la plaza Divino Salvador del Mundo, en San Salvador, desde la noche del martes 15 de enero. Al menos 200 personas salieron de ese punto la mañana del 16, en una nueva caravana que va hacia el norte. Foto: Víctor Peña.

Antes de huir, Kevin vivía en una casita alquilada junto con su madre, su pareja y su bebé. Vivía en Cojutepeque, la capital del departamento de Cuscatlán. La casita quedaba en uno de los pasajes de una colonia que se llama Jardines de las Pavas. Esa colonia parece atroz. Si uno hace el ejercicio más a la mano y teclea en Google el nombre de la colonia sin más, sin ninguna otra palabra, esto aparece: encabezando la página uno, el titular "Maras se apoderan de más colonias en la ciudad de Cojutepeque", y luego una serie de ofertas de gente que alquila o vende su casa en esa colonia. Si uno pincha en la página dos, el primer titular es "Cae agente PPI en redada de pandillas en Cojutepeque", y luego ofertas de casas. Si uno sigue, y pincha por tercera vez, el primer título será "Capturan a 60 pandilleros de la MS...". 

Llamo a un agente policial de Investigaciones Oculares, que recoge escenas de homicidio en la parte central del país. Le pregunto si le suena la colonia. Responde: "Esa mierda es el infierno". Ahí vivía Kevin antes de empezar a huir. 

Kevin y los suyos pusieron una tienda. No se trataba de una bodega abastecida: "Vendíamos churros y charamuscas", dice, mientras los grupitos de migrantes en la plaza empiezan a enrollarse en las esquinas para intentar dormir. 

Desde siempre, desde el día uno de la tiendita, la pandilla de esa colonia, la MS-13, "los que mandan allá, los que gobiernan allá", según Kevin, dejó claro a esa familia el monto de la extorsión. 35 dólares mensuales por permitirles vender churros y charamuscas. La familia siempre pagó. Mientras tanto, Axel crecía. Y ese crecimiento demandaba ropa, leche, comida, medicinas. El trabajo de jardinero de Kevin, sus más o menos 300 dólares mensuales, dejaron de rendir. Los 35 para la pandilla empezaron a ser necesarios. La tienda, dice Kevin, les dejaba menos en ganancia de lo que pagaban en extorsión. Qué locura financiera, podría pensar alguien allá arriba de la plaza desde la que habla Kevin. Pero es que allá abajo, en Jardines de las Pavas, las finanzas no se cuadran en decenas, sino moneda a moneda. 

Un día, el emisario pandillero de turno llegó. "Gente conocida, con la que uno creció", dice Kevin, que en aquella ocasión, y por primera vez, no tenía el dinero. La pandilla le dio una semana de gracia. La semana pasó, pero la respuesta de Kevin no cambió. La pandilla le dio otro plazo. Esta vez, fue de 24 horas, y fue para largarse de la colonia junto a su familia. La otra opción no tuvieron que pronunciarla. Estaba clara. Para la gente de esa colonia -de esas colonias- estaba clara: la otra opción era morir. 

La familia huyó a casa de una amiga de la madre, donde les dieron posada mientras resolvían qué hacer. El primer día que amaneció allá, Kevin salió a trabajar. Vio alrededor y lo que vio le espantó. Había pintadas del Barrio 18. Ese mismo día, Kevin, que había visto en las noticias que en una semana saldría la primera caravana de salvadoreños, decidió ser uno de ellos. Antes de partir, anduvo escondiéndose donde pudo, en casas de amigos, de gente conocida, una noche aquí, otra allá, entrando de mañana y no dejándose ver en esas colonias. Kevin vivía como fugitivo.

Junto a otros migrantes, Kevin (de gorra) y su pareja esperan que amanezca en la base del monumento al Divino Salvador del Mundo. Foto: Víctor Peña.
 
Junto a otros migrantes, Kevin (de gorra) y su pareja esperan que amanezca en la base del monumento al Divino Salvador del Mundo. Foto: Víctor Peña.

"Es que ser así como yo en este país es como una enfermedad", dice Kevin.

Kevin no es alto, no tiene el pelo largo ni muy corto, no se viste de manera exótica. Es moreno. Es flaco. Podría decirse que es un joven común y corriente de El Salvador. A eso se refiere: ser así, como él, en El Salvador, es como una enfermedad. 

Kevin dice que desde que salió a trabajar a los 15 años se siente así, a disgusto. Dice que desde que toma buses y va por su cuenta a ganarse la comida, no logra ir a ningún lado tranquilo. "En el Centro, vas caminando y algún pandillero te pide el DUI, para ver de qué colonia sos -dice- y uno tiene que dar explicaciones y decir cosas y convencerlos". ¿Convencerlos de qué? "De que no lo maten a uno". "Si te sale un trabajito -prosigue Kevin-, tenés que ver que no haya colonias de pandilleros cerca, porque la MS no me quiere y la 18, por de dónde vengo, cree que soy de la MS".

Aquel 31 de octubre en la mañana, Kevin salió junto a unos 1,000 salvadoreños rumbo a Estados Unidos. Cruzaron dos fronteras y se estancaron en la tercera. En Tijuana, México, el muro estadounidense, los soldados, los patrulleros, los helicópteros, los obligaron a parar. Se juntaron tres caravanas allá en el norte. Los metieron en refugios improvisados a los migrantes y los migrantes se empezaron a desesperar. Kevin se desesperó. No era el agobio del impaciente, sino del que tiene en mente algo más urgente: la vida de los que dejó atrás. Kevin era el único proveedor de su familia. Tras más de un mes de haber salido de su país, se hartó un 8 de diciembre y saltó la barda cerca de la playa de Tijuana. "Unas cinco cuadras alcancé a caminar antes de que me agarraran", dice. Esas cinco cuadras y los centros de detención migratoria donde estuvo hasta principios de este enero es todo lo que Kevin conoció de Estados Unidos. 

En esos centros, recuerda, había gente que tenía "ocho, diez meses pidiendo asilo y seguían ahí". Eso y una dieta a base de burritos recalentados le hicieron firmar el acta de deportación y estar de regreso en su país la primera semana de este año. De vuelta, Kevin vivió como fugitivo. Yendo a ver a su familia, durmiendo aquí, allá, trabajando de lo que saliera, por días. Hasta esta noche, cuando con todo y su pareja y su hijo duermen al pie del Divino Salvador del Mundo y esperan huir a México e intentar vivir allá sin sentirse enfermos de juventud. Llevan $60 dólares en la bolsa y un bebé en brazos. 

A la par de la plaza donde duermen los que se van, hay una enorme pantalla publicitaria que ilumina esa esquina. Entre otros anuncios, refulgen los de los candidatos a la presidencia que competirán el próximo 3 de febrero. Y destaca uno: "Hagamos cachimbón El Salvador. Quedate. Votá por Carlos Calleja", pide la campaña del arenero. 

No vale la pena preguntar a Kevin si lo evaluaría, si se quedaría. Él se va. De hecho, se va más que la otra vez. Regresó de la primera caravana con más determinación. Ahora se va con todo y raíz. Ahora se va con su pareja y su hijo. Ahora se va para no volver. O quizá volver alguna vez. 

"No sé, quizá a ver a mi mamá, quizá más adelante, cuando pueda andar por la calle sin que me persigan, siendo de otro modo, con el pelo blanco", dice. 

]]>
El Salvador Wed, 16 Jan 2019 17:26:16 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22890/Kevin-se-resiste-a-morir-y-huye-en-su-segunda-caravana.htm
“Queremos que diputados que legislan de forma misógina no vuelvan a la Asamblea” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000028049.JPG http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22888/“Queremos-que-diputados-que-legislan-de-forma-misógina-no-vuelvan-a-la-Asamblea”.htm La activista salvadoreña Sara García Gross se convirtió, el pasado 9 de enero, en la primera latinoamericana en ganar el Premio Internacional Simone de Beauvoir. El martes 15, vía telefónica, desde Argentina, García habló de los retos actuales del movimiento feminista salvadoreño y del apoyo que significa este galardón internacional para la lucha por la despenalización del aborto. García (en la foto, primera a la izquierda) dijo que los avances de la causa feminista en El Salvador no deben solo analizarse por los logros a nivel político. "Es importante hacer un cambio en los imaginarios sociales. Si bien en la Asamblea no se ha logrado, vamos en un proceso importante de despenalizar las conciencias”, dijo la activista. Varios intentos de despenalizar algunas causales de aborto han fracasado en los últimos años en la Asamblea Legislativa. De hecho, para la actual legislatura, la fracción del FMLN ha abandonado el tema de aborto. "No está en la mesa", dijo la diputada Rina Araujo, poco antes del inicio de su periodo. Sin embargo, García dice que seguirán haciendo esfuerzos para que la Asamblea Legislativa retome el asunto. "Seguimos exhortando a los partidos y a las personas que han impulsado de alguna manera (la despenalización del aborto) a que no dejen de hablar, a que no se archiven las propuestas, sino que sigan siendo parte de su agenda", dijo García. La activista reconoce que la actual configuración de los escaños en la Asamblea hace más difícil imaginar un escenario favorable para alguna ley que flexibilice la dura ley del aborto salvadoreña. "El hecho de que la Asamblea tenga un corte más de derecha representa un obstáculo, pero eso no quiere decir que no se va a seguir colocando el tema para que se asuma un debate serio", dijo García. Incluso individualizó al diputado Ricardo Velásquez Parker, quien propuso aumentar la pena de cárcel hasta a 50 años para las mujeres que abortaran, como uno de los legisladores contra quien presentarán una férrea oposición. "Queremos fortalecer una conducta de no perdón y olvido para los que no legislan en favor de las mujeres. Que diputados como Velásquez Parker que legislan de forma misógina no vuelvan a legislar”, dijo García. El Premio Internacional Simone de Beauvoir es entregado desde 2008 por la Universidad de Diderot (París, Francia). Fue creado en honor a la escritora y filósofa feminista Simone de Beauvoir, quien luchó por la igualdad de derechos de la mujer y de la despenalización del aborto desde los años 50. Entre las anteriores ganadoras se encuentra la activista paquistaní Malala Yousafzai, también ganadora del Nobel de la Paz. EF Radio Wed, 16 Jan 2019 16:52:52 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22888/“Queremos-que-diputados-que-legislan-de-forma-misógina-no-vuelvan-a-la-Asamblea”.htm “Tiene mayor prioridad satisfacer necesidades básicas que un tren o un aeropuerto” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000031004.jpeg http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22887/“Tiene-mayor-prioridad-satisfacer-necesidades-básicas-que-un-tren-o-un-aeropuerto”.htm Expertos en planificación de transporte y restauración consideran que las propuestas de infraestructura realizadas por el candidato presidencial de Gana, Nayib Bukele, en su plan de gobierno carecen de respaldo técnico y de diagnósticos de las problemáticas sociales que serán necesarias abordar para que el desarrollo de cada obra pueda materializase. "Cuando uno lee la parte de infraestructura, parecen atacarse distintos ejes. Le falta un grado importante de integralidad entre las iniciativas y falta el respaldo técnico que avale sus alternativas como las mejores”, dijo en el programa de radio del martes 15 de enero el ingeniero civil con maestría en planificación de transporte, Saúl Castelar. Castelar estuvo acompañado de Joaquín Aguilar, arquitecto y restaurador con estudios de maestría en Italia. Entre los proyectos "insignias" que el exalcalde de San Salvador propuso durante una presentación televisada y pregrabada el pasado domingo 13 de enero están el rescate de los puertos de La Unión y de Acajutla; la construcción de un aeropuerto en la zona oriental que permita el tráfico de más de 300 mil pasajeros anuales para 2021; y el desarrollo de un tren de carga y pasajeros que atraviese la costa del pacífico. En la presentración y en la página web donde se ha cargado el plan, el candidato no detalla los costos de inversión y las fuentes de financiamiento. “Cuando tenemos municipios donde las condiciones básicas para la población no se han dado, satisfacer estas necesidades debería tener mayor prioridad que hacer un tren o un aeropuerto”, dijo Castelar. Para el experto, otro problema con la propuesta de Bukele es la falta de claridad en la apuesta. Castelar cuestiona si se ha hecho un estudio de factibilidad, un diagnóstico que explique qué se persigue un tren conectado de costa a costa. "Un tren podría contribuir al problema vehicular en El Salvador, pero volvería al tema de la demanda. ¿Cuánta es la demanda de personas que se movilizan de Acajutla a La Unión?”, cuestionó. “La conexión de dos puertos que están en el mismo océano no es la primera opción para conectar carga a través de un tren. Podría no ser el mejor uso de los recursos”, agregó el ingeniero.  El arquiecto y restaurador con estudios de maestría en Italia, Joaquín Aguilar, en el programa de radio del martes 15 de enero de 2019. Bukele también propone la remodelación de 50 centros históricos, 10 de ellos en las cabeceras departamentales, tomando como premisa los trabajos realizados en el centro de San Salvador y que son, hasta la actualidad, su obra más reconocida como alcalde de la capital. Sin embargo, en la propuesta tampoco detallas costos ni cuáles fuentes de financiamiento usaría, tratándose de una tarea que neceriamente deberá realizar junto a las alcaldías. "Se debe partir de un diagnóstico. Está bien que se toque el problema de los centros históricos, pero habría que ver cómo se va a lograr eso. No se trata solo de recuperar plazas y parques”, dijo Aguilar en relación a que todo proyecto de rescate de este tipo debe ir acompañado, entre otros aspectos, de una reorganización de los vendedores informales y de una estrategia de combate a la inseguridad en las zonas aledañas. El arquitecto mencionó que también será necesario la creación de leyes y la articulación de ministerios para que la ejecución de estos proyectos, desde las alcaldías, sea viable. Puntualizó que deben realizarse estudios previos al desarrollo de cualquier plan urbano. "Es necesario que hagan un poco más la tarea y digan las demandas que sustentan cada iniciativa para que todos las podamos valorar. Eso va para todos los candidatos", exigió Castelar al final de la entrevista. EF Radio Wed, 16 Jan 2019 15:56:10 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22887/“Tiene-mayor-prioridad-satisfacer-necesidades-básicas-que-un-tren-o-un-aeropuerto”.htm Padre de la Paes: “La prueba no es válida” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000031006.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/ef_tv/22889/Padre-de-la-Paes-“La-prueba-no-es-válida”.htm Agustín Fernández lideró desde 1997 hasta 2013 el equipo consultor que diseñó la Paes. Él fue el líder del equipo de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) que asesoró técnicamente al Ministerio para crear la prueba. 21 años después, Fernández explica que el examen dejó de ser una herramienta para mejorar al sistema educativo y se convirtió en un examen que pretende evaluar de la misma manera a todos los estudiantes que van a clases en un sistema desigual. De hecho, según Fernández, la historia de la Paes ha estado llena de errores y decisiones sin criterio técnico. Esa prueba, según el que puede considerarse su padre, es inválida. A pesar de ello, la Paes continúa realizándose año con año y presentándose como la vara de medir a los estudiantes del país.

]]>
EF TV Tue, 15 Jan 2019 18:57:27 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/ef_tv/22889/Padre-de-la-Paes-“La-prueba-no-es-válida”.htm
Tribunal de Ética perdona a Gallegos los favores a la oenegé de su esposa http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000031007.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22880/Tribunal-de-Ética-perdona-a-Gallegos-los-favores-a-la-oenegé-de-su-esposa.htm El Tribunal de Ética Gubernamental determinó que “no hay elementos suficientes que permitan determinar la existencia de una posible infracción ética” de Guillermo Gallegos por la asignación de 550 mil dólares a Apdemes, fundada por su esposa, Julia Nora Romero de Gallegos. El TEG aceptó el argumento de que Romero de Gallegos estaba desvinculada de la asociación desde octubre de 2014, pero no tomó en cuenta que en 2016 terminó como propietaria de un vehículo comprado por Apdemes con fondos públicos. El Tribunal de Ética Gubernamental ha perdonado al diputado Guillermo Gallegos y ha concluido que su participación en la discusión y aprobación (con sus votos) de los dictámentes que favorecieron con 550 mil dólares a una asociación fundada por su esposa no son elementos suficientes para determinar si el diputado violó la Ley de ética gubernamental. 

El martes 8 de enero, dos años después de una denuncia ciudadana contra Gallegos, el TEG resolvió que “no hay elementos suficientes que permitan determinar la existencia de una posible infracción ética” del diputado. Gallegos participó en la discusión y en la aprobación de los dictámenes (con sus votos) que dieron vida a los presupuestos de 2015 y 2016, y en los cuales se benefició a la Asociación para el Desarrollo Económico y Social de las Municipalidades en El Salvador (Apdemes), fundada en 2008 por su esposa, Julia Nora Romero.

El 2 de diciembre de 2016, los ciudadanos Emilio Orellana, Eva López y Roberto Burgos interpusieron una demanda ante el TEG en la que pedían una investigación sobre si hubo un "Beneficio Indebido" de Gallegos. En el escrito aseguraban que el diputado había incumplido su obligación de "Imparcialidad" cuando participó con su voto en una decisión que benefició a la asociación que fundó su esposa. Dos años después, el TEG responde que “no advirtiéndose elementos suficientes que permitan determinar la existencia de una posible infracción ética, es imposible continuar el presente procedimiento”.

La denuncia fue promovida luego de que El Faro revelara, en noviembre de 2016, que la Asamblea benefició a la asociación creada por Romero de Gallegos, amigos y miembros del partido Gana con fondos que fueron canalizados a través del Ministerio de Hacienda. Cuando El Faro preguntó a Gallegos por su involucramiento en esas aprobación, él respondió que desconocía que su esposa y sus amigos y colaboradores estuvieran detrás de esa entidad. 

Con los fondos aprobados en 2015 (250 mil dólares) la asociación se suponía que realizaría proyectos de prevención de la violencia en siete municipios del departamento de San Salvador. El Faro verificó que esos proyectos nunca pasaron por el radar de las municipalidades que se verían beneficiadas y que Hacienda se dio satisfecha con presentaciones escuetas de resultados, entre las que se incluían recibos simples de pagos a voluntarios o colaboradores, alquiler de viviendas y la compra de un vehículo que terminó en propiedad de la esposa del diputado Gallegos. Con los fondos aprobados para 2016 (300 mil dólares), la asociación dijo haber desarrollado un programa de atención al adulto mayor y Hacienda dio por válido otro escueto informe de rendición de cuentas. De esos fondos, sin embargo, Hacienda solo hizo un desembolso de 100 mil dólares, según documentos a los que tuvo acceso El Faro. 

La resolución del TEG ocurre semanas después de que la Asamblea Legislativa eligiera al nuevo fiscal general de la República, Raúl Melara, en una elección en la que el presidente de la institución, Néstor Castaneda, compitió por la plaza.  Castaneda estuvo en la terna final de favoritos, con una nominación impulsada por el partido Gana y por el diputado Gallegos.

La resolución fue firmada por la mayoría de miembros del Tribunal, excepto por Castaneda, que se excusó de conocer el caso (dos años después de haberlo impulsado) el 3 de diciembre de 2018. Según él, se apartó de conocer esta investigación para que no se le acusara de un conflito de intereses por su postulación para el cargo de fiscal general. "Me he apartado hasta de casos en los que en apariencia también pudiera haber conflicto, aunque no está claramente establecido. Es mejor apartarse. Esa es una obligación de todo juez. Abstenerse. Y para eso están los suplentes", dijo a El Faro en diciembre.

El Faro pudo confirmar que la resolución -que carece de nombres- fue firmada por los miembros propietarios del TEG Laura Hurtado y José Luis Argueta; junto a los suplentes Juan José Zaldaña (suplente de Castaneda) y José Matías Delgado Gutiérrez.

El TEG le cree a los Gallegos

Según el TEG, que se tardó un año después de planteada la denuncia para pedir explicaciones a la Asamblea por el favorecimiento a APDEMES, Gallegos no cometió ninguna falta ética porque su esposa ya no tenía ninguna vinculación con la asociación cuando esta fue beneficiada por la Asamblea Legislativa. Que Romero de Gallegos ya no pertenecía a la Apdemes cuando esta solicitó los fondos a la Asamblea fue un argumento que planteó, sin presentar pruebas, la representante legal de Apdemes, Ana Dolly Valiente, que a su vez es asesora de Gallegos en la Asamblea y notaria de otra oenegé que también recibió fondos en 2016. Se trata de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo y Fomento Urbano (Fusafur), beneficiada con 600 mil dólares. El local de esa oenegé -el número 17 del edificio Sunset Plaza- es en realidad una oficina de Valiente.

En 2016, cuando El Faro le pidió pruebas a Valiente de una supuesta renuncia al cargo de vicepresidenta de la junta directiva que ostentaba Romero de Gallegos, Valiente se comprometió a hacer llegar las pruebas, cosa que nunca hizo. En noviembre de 2016, El Faro tuvo acceso a la última credencial de Junta Directiva inscrita ante el Ministerio de Gobernación. En la credencial, elaborada ante la notaria Daysi Girón, quien en 2016 laboraba como tercera al mando de la Unidad Adquisiciones y Contrataciones Institucionales de la Asamblea Legislativa, quedó consignado que Julia Nora Romero había sido electa vicepresidenta de APDEMES del 18 de octubre de 2014 al 18 de octubre de 2017. Según esta credencial, en el periodo en el que Gallegos votó los dictámenes que favorecieron a APDEMES, ella ocupaba el puesto de vicepresidenta.

En su resolución, el Tribunal de Ética comunicó que habían tenido acceso a un documento en el que constaba que Romero de Gallegos renunció al cargo de vicepresidenta el 20 de octubre de 2014, dos días después de la fecha de elección de junta directiva inscrita ante Gobernación y un mes antes de que la Asamblea aprobara la primera asignación presupuestaria de $250,000.

“El día veinte de octubre de dos mil catorce la señora Romero de Gallegos renunció al cargo de Vicepresidenta de APDEMES y a su calidad de miembro de dicha asociación, según certificación expedida por la Secretaría de APDEMES de los puntos números dos y tres del acta número dos de asamblea general ordinaria de esa organización, celebrada a las nueve horas del día veinte de octubre de dos mil catorce, en los cuales se aceptaron ambas renuncias”, dice la resolución del TEG.

En la resolución, por esta apatente desvinculación de Apdemes, el TEG exculpa a Romero de Gallegos y a su esposo de las asignaciones de fondos. “No le era exigible al Diputado Gallegos Navarrete excusarse de intervenir en los actos legislativos que determinaron la entrega de fondos de los presupuestos correspondientes a los años dos mil quince y dos mil dieciséis a APDEMES”, dice uno de los párrafos de la resolución sobre Gallegos.

Otro argumento del TEG plantea que al ser APDEMES una asociación sin fines de lucro, no existe una intención de lucro de parte de los miembros de la entidad. “Si bien la asignación de fondos (en 2015 y 2016) del presupuesto a APDEMES implicaba un beneficio directo para esa entidad, ello no redundaba en el lucro de sus miembros y, por ende, tampoco en el de la señora Romero de Gallegos”, dice otro párrafo sobre la esposa de Gallegos.

El TEG concluye o da por hecho la versión de los Gallegos: Julia Nora Romero ya había renunciado a Apdemes antes de que se pidieran los fondos. Sin embargo, la institución no fue más allá y no da explicaciones para esta contradicción: con los fondos adjudicados a Apdemes en 2015, la asociación adquirió un pickup Toyota Hilux del año 2010 por 45 mil 500 dólares, más del doble del precio original con el cual fue introducido al país. Ese vehículo, en 2016, terminó en manos de la esposa del diputado Gallegos, según el Registro Público de Automotores. ¿Por qué si ella ya no tenía nada que ver con la asociación (desde el 20 de octubre de 2014), terminó en 2016 como legítima propietaria de un vehículo comprado por Apdemes?

Eva López, una de los tres ciudadanos demandantes, lamentó que el TEG se haya tomado dos años para dar a conocer la resolución y cuestionó los argumentos usados para fundamentar la resolución. "Se sabe que la vinculación (de Julia Nora Romera) con una institución no solo es formal (que se elimina con una renuncia) sino material: ¿sigue teniendo influencia dentro de la organización? ¿Qué ocurre con los bienes de la misma? ¿A quiénes pasan? Esas eran preguntas válidas de hacerse y que de haber hecho una investigación preliminar hubieran tenido una respuesta más completa y acertada", dijo.

Guillermo Gallegos junto a su esposa, Julia Nora Romero, durante un acto religioso celebrado en noviembre de 2016 a las puertas de la Asambea Legislativa. Foto El Faro, Víctor Peña
 
Guillermo Gallegos junto a su esposa, Julia Nora Romero, durante un acto religioso celebrado en noviembre de 2016 a las puertas de la Asambea Legislativa. Foto El Faro, Víctor Peña

Como devolvió el dinero, no hay infracción que perseguir

En diciembre de 2017, un mes después de que el Tribunal de Ética Gubernamental confirmara una investigación contra el diputado Guillermo Gallegos, Apdemes devolvió los 350 mil dólares recibidos del Ministerio de Hacienda en una maniobra que ahora es utilizada por el TEG para reforzar un argumento: no hay delito que sancionar. 

"Dicha devolución, a la postre, robustece la desvinculación de la señora Romero de Gallegos con los fondos asignados a APDEMES y por los cuales votó en el pleno legislativo su cónyuge, pues extingue cualquier posibilidad de que ella accediese a los mismos u obtuviese a partir de estos algún beneficio —económico o no— mediante la referida asociación, por haberla fundado, dirigido y porque, en razón de ello, podría haber adquirido compromisos, entablado relaciones de negocios, amistad o confianza con los asociados activos", resolvió el TEG.

Para López, la devolución de los montos transferidos no puede ni debería utilizarse como una excusa para impedir que se desarrolle un proceso sancionatorio. "El papel del TEG es verificar y determinar si hubieron conductas que faltaran contra la ética: eso no se solventa con la devolución del dinero; desde el momento que existía un conflicto de interés o una asignación indebida de fondos hay una falta a la ética y eso debe ser sancionado", dice. 

El abogado Roberto Burgos lamentó que el TEG no se pronunció sobre la práctica de asignar fondos públicos a fundaciones privadas y que no se haya pronunciado sobre la necesidad de imponer límites en nombre de la ética y de la transparencia. Dijo no estar conforme con los argumentos expuestos en la resolución. "El TEG hace caer las causas de exclusión de responsabilidad ética de Gallegos en el actuar de su esposa y no en él como funcionario público. Resalta el hecho de que la cónyuge de Gallegos renunció sorpresiva y convenientemente a su cargo y afiliación de la mencionada ONG. El camino debió ser otro: valorar el hecho de que Gallegos votara para dar fondos públicos a una ONG fundada por su esposa, finalizando el vínculo de formal, legal, pero no sabemos del vínculo material con la misma".

El martes El 15 de enero, El Faro buscó una reacción de Ana Dolly Valiente, de Guillermo Gallegos y de sus esposa. Se les solicitó una copia del acta de Apdemes en el que consta la renuncia y explicaciones sobre por qué devolvieron los fondos públicos. Un asistente de Gallegos dijo que haría llegar las preguntas al diputado y a su esposa, pero ya no hubo respuesta. Valiente no respondió a los mensajes enviados a su teléfono. 

Copia del registro original de inscripción de la nueva junta directiva de APDEMES, presentado al Ministerio de Gobernación el 12 de enero de 2015. En el documento se narra que Julia Nora Romero de Gallegos, esposa del diputado Guillermo Gallegos, fue electa como vicepresidenta de APDEMES el 18 octubre de 2014 para un periodo de tres años.
 
Copia del registro original de inscripción de la nueva junta directiva de APDEMES, presentado al Ministerio de Gobernación el 12 de enero de 2015. En el documento se narra que Julia Nora Romero de Gallegos, esposa del diputado Guillermo Gallegos, fue electa como vicepresidenta de APDEMES el 18 octubre de 2014 para un periodo de tres años.

*Con reportes de Nelson Rauda y Gabriel Labrador

]]>
El Salvador Tue, 15 Jan 2019 18:28:09 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22880/Tribunal-de-Ética-perdona-a-Gallegos-los-favores-a-la-oenegé-de-su-esposa.htm
Calidad docente, infraestructura y seguridad: tres claves para salvar la educación http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22881/Calidad-docente-infraestructura-y-seguridad-tres-claves-para-salvar-la-educación.htm 360 grados Tue, 15 Jan 2019 12:18:27 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22881/Calidad-docente-infraestructura-y-seguridad-tres-claves-para-salvar-la-educación.htm Muy rico y todo, pero ese no fue debate http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000031003.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22879/Muy-rico-y-todo-pero-ese-no-fue-debate.htm A diferencia de otras campañas, esta vez se nos han ofrecido más espacios para conocer, de primera mano, a los aspirantes a la presidencia del país. La capacidad organizativa de la Universidad de El Salvador, la UCA y de ASDER y AUPRIDES nos ha proporcionado insumos necesarios para conocerlos, en tiempos de desinformación y de comunicación mediada por computadora. Gracias a estos encuentros hemos tenido una aproximación a su personalidad, cara a cara, sin ediciones ni condiciones controladas por ellos. Considero que este es un buen comienzo para fomentar en las audiencias el ejercicio democrático de escuchar y evaluar, aunque no les guste, las posturas de todos los contendientes a la presidencia.

Presencié todos los "debates' presidenciales transmitidos por televisión y por Facebook Live. Escuché los vítores u abucheos de los jóvenes en el auditórium de la UCA con cada fórmula presidencial. Fui testigo del seguimiento, la cobertura y preparación rigurosa con la que cada debate se iba desarrollando y la forma en que cada organizador estableció las reglas del juego. ¿Por qué? Porque los debates se diseñan para que los candidatos se desempeñen profesionalmente y demuestren su garbo (no matonería), preparación y capacidad de presentar información, conocimiento y competencias para resolver los problemas del país frente a una audiencia.

No sé si por el poco conocimiento de la naturaleza del formato, o por lo incipiente de su aplicación en El Salvador, al menos formalmente, que los candidatos nos quedaron debiendo un debate. Aunque muchas notas dieron este nombre en sus coberturas, las participaciones estaban diseñadas para plantear puntos de vista de manera lineal y monótona. Presenciamos exposiciones de ideas en formatos variados, pero no vimos ninguna deliberación sobre la mejor forma -plantada por cada aspirante- de dirigir el país. En pocas palabras, vimos cómo los candidatos conversaron, hicieron “apariciones conjuntas” y dieron semi conferencias de prensa de carácter público o a puerta cerrada. Debate, no hubo. Me lo deben.

Rieke, Sillars y Peterson (2005), en su libro Argumentación y toma de decisiones críticas, sostienen que los debates presidenciales en Estados Unidos son una rutina en procesos electorales, generan expectativa y su ejecución dista mucho del ideal. Lo mismo pasa aquí, en El Salvador. Queríamos ver su desempeño, la calidad de sus respuestas, la forma en que diagnostican la presente gestión y cómo la suya puede mejorar nuestras condiciones de vida. Al menos, en esta ocasión, las audiencias salvadoreñas no presenciamos debates “porque los candidatos no confrontan directamente, cuestionan o refutan los puntos de vista mutuos”.

Por esto extrañé la riqueza de antecedentes, datos e información, la capacidad de enunciar una proposición, de explicar más detalles de esta y de cerrar con evidencia. Aunque los eventos se enmarcaban como un pacto entre caballeros, la caballerosidad denotaba excesiva condescendencia hacia las posturas, acertadas o no, de los postulantes a la presidencia. Me faltó “personalidad de mandatario en la presentación”, manejo de contexto y conocimiento profundo de los problemas del país.

Me rebalsó la falta de propuestas, de temple de los candidatos y la falta de honestidad al no reconocer los errores de gobiernos y gestiones anteriores. Faltó, además, la poca de honestidad para reconocer que algunas de las propuestas solo están diseñadas para dar seguimiento a muchos programas actualmente en ejecución o retomados de gobiernos de hace más de 20 años.

También me quedaron debiendo su conocimiento de estructura de gobierno, experiencia en gestión o resolución de problemas, análisis de situaciones y crisis y objeciones de puntos de vista. En definitiva, me debieron enfoques de los problemas de país que me dejen claro por quién me puedo decidir. Debo hacer una salvedad: en el Segundo Gran Debate Presidencial de ASDER y la Asociación de Universidades Privadas de El Salvador (AUPRIDES), Hugo Martínez, candidato por el FMLN, logró captar mi atención. Dejó el pacto de caballeros por un lado y proporcionó datos, manejo de contexto y apeló a una estrategia argumentativa que no puede ser usada por otros candidatos: su experiencia como funcionario de gobierno. Por unos minutos, se convirtió en un candidato seguro, con presencia y con conocimiento de la realidad del país y del funcionamiento del gobierno, además, de manejo de indicadores. Es decir, se redimió como un funcionario con carrera.

Los “debates” también me dejaron otro aprendizaje. Luego de leer las interacciones durante las transmisiones en redes, estoy convencida de que los salvadoreños debemos ser domesticados en lo que significa un debate racional y no una disputa. En primer lugar y, por más que los portales de contenido nos lo quieran enmarcar, los debates no son rines de boxeo. No sirve ver estos espacios desde la lógica, si la existe, de un knock out, de un empate técnico o el ganador del cinturón. Este tipo de “color” al cubrir estos eventos o al hacer un meme, solo sirve para enfatizar algo negativo de este proceso: el espectáculo, los puños, la violencia, lo poco sustancial y no lo informativo y formativo del espacio.

Necesitamos superar "las ahuevadas" que los portales de contenido o páginas hiperpartidistas de humor reportaban para generar desinformación y popularidades enmarcadas en la astucia y no en el conocimiento. Correligionarios, fans, detractores o afines deben dejar los insultos para defender sus puntos de vista; dejar de usar expresiones como "dar cátedra" para deslegitimar la formación académica y trayectoria de los entrevistadores o moderadores; limitar el emoji de los lentecitos oscuros para mostrar matonería o prepotencia y bajarle al “turn down for what” para mostrar exaltación o entusiasmo. Si no trascendemos esta forma de deslegitimar las posturas de otro, difícilmente servirán los esfuerzos de las universidades y otros agentes sociales para informarnos.

Tampoco contribuye comentar los debates con términos de conflicto. Se plantea que los debates son una guerra en la que "destrozó" el argumento del adversario y se "hizo pedazos" sus ideas. En la argumentación, no se destroza nada, solo la ignorancia, los enfoques tibios y políticamente correctos; se plantean frases claras, breves e informativas respaldadas con evidencia para demostrar que es cierto lo que decimos y que “la data nos respalda”. En los debates no sirve el discurso embellecido ni demasiado cortés. Existe un contraste de puntos de vista, de posturas y de desarrollo de planteamientos, no emociones.

Menos sirve enmarcar el debate como si se tratara de una final de La Liga entre el Real Madrid y El Barca, un “clásico,” pues. Ese enfoque sólo evoca fanatismos y opiniones enraizadas que no nos ayudan a ver lo importante: la presencia o capacidad de los candidatos para desenvolverse.

Finalmente, tampoco es útil preguntar, para justificar la ausencia de un candidato, si debatir es obligación. Esta pregunta distractora, además de superflua, me parece básica. Ningún candidato está obligado, en modo colegio, a asistir un debate presidencial. No, no es mandatorio y no está escrito en reglamento y tampoco está estipulado por la ley. Sin embargo, un candidato está obligado, nos debe a los ciudadanos su presencia en un debate. Estos espacios tienen el propósito de presentar a los postulantes frente a la ciudadanía con sus virtudes y sus defectos. Nos dan una oportunidad para ver las reacciones del funcionario, la calidad de sus respuestas, el manejo de los datos y, por qué no, su personalidad expuesta a situaciones de presión.

Los candidatos nos deben los debates no porque sean obligación, sino porque es su deber dar a conocer sus propuestas y validarlas con las audiencias y otros agentes ciudadanos (expertos, aunque este nuevo proselitismo no respete credenciales académicas) de este país. Es un deber ciudadano del que aspira a un cargo público exponerse y dar cuentas de lo que sabe y de lo que no, de lo que controla y lo que no; de sus carencias y sus fortalezas como funcionario.

 

Claudia Ivón Rivera es profesora a tiempo completo de la Licenciatura en Comunicación Social de la UCA. Se especializa, desde hace 20 años, en la investigación en comunicación, análisis de argumentos y metáforas. Sus áreas de trabajo incluyen el monitoreo de las nuevas tecnologías y las redes sociales y sus implicaciones en las campañas políticas a través del Observatorio de Comunicación Política del Departamento de Comunicaciones y Cultura de la UCA.
 
Claudia Ivón Rivera es profesora a tiempo completo de la Licenciatura en Comunicación Social de la UCA. Se especializa, desde hace 20 años, en la investigación en comunicación, análisis de argumentos y metáforas. Sus áreas de trabajo incluyen el monitoreo de las nuevas tecnologías y las redes sociales y sus implicaciones en las campañas políticas a través del Observatorio de Comunicación Política del Departamento de Comunicaciones y Cultura de la UCA.

]]>
Columnas Tue, 15 Jan 2019 12:16:35 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22879/Muy-rico-y-todo-pero-ese-no-fue-debate.htm
Disección de la Paes: el examen que reprobamos año tras año http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030984.JPG http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22864/Disección-de-la-Paes-el-examen-que-reprobamos-año-tras-año.htm La Prueba de Aprendizaje y Aptitudes para Egresados de Educación Media (Paes) se ha consolidado, tras 21 años de existir, como la vara que mide cómo salen los estudiantes salvadoreños de colegios y escuelas. El panorama que pinta esa herramienta es desalentador. La única consistencia en la Paes a lo largo del tiempo ha sido la reiterada reprobación a nivel nacional. Si esa prueba es uno de los indicadores oficiales con los que se evalúa al sistema educativo, presenta a ese sistema como un mal estudiante, uno que constantemente deja casi todas las materias. En esta entrega, a través de gráficos, ponemos bajo lupa este examen a lo largo de los años.
 

 

El diseño, la metodología de evaluación y los intereses a los que responde la implementación de la Paes han cambiado a través de las distintas administraciones desde su introducción en 1997. Estos cambios dificultan la comparación histórica de los resultados y ponen en duda la transparencia de su finalidad. Agustín Fernández, director técnico de la Paes desde 1997 hasta 2013, sostiene que la intención original de la prueba era evaluar al sistema escolar, no a los alumnos. A partir de este diagnóstico debían construirse políticas educativas. Según él, esto no ha sucedido, por lo que la Paes no está cumpliendo su objetivo inicial.

Por el contrario, el Ministerio de Educación (Mined) establece que la Paes evalúa los logros de todos los egresados de educación media general y la propone como un indicador de la calidad del sistema educativo salvadoreño.

Según una publicación de la Secretaría de Participación, Transparencia y Anticorrupción, antes de 2005, la Paes evaluaba los conocimientos de los estudiantes, no si sabían aplicarlos. Algo parecido a pedir a un estudiante mencionar tres obras de Salarrué, pero no analizar el contenido de esas obras. Este quiebre de enfoque establece otra barrera de comparación de los primeros siete años de aplicación con el resto.

Informes de resultados Paes señalan que desde 2005 hasta 2008, las autoridades del Mined decidieron alterar la nota de todos los estudiantes, sumándole 1.3 puntos, para alterar también la nota global. Esta curva inflaba los resultados de una prueba que el mismo Mined valora como indicador de la calidad del sistema educativo. Según Fernández, que es una especie de padre de la Paes, la exministra y el exviceministro de la época, Darlyn Meza y José Guzmán, justificaron ese incremento en las notas para obtener ayuda económica. “[Ellos] le dicen al jefe de informática de la UCA que hay que aplicar una curva, porque no se está llegando al objetivo del plan 2021, y si no hemos llegado el Banco Mundial no afloja plata”. 

Pauline Martin, directora de la Maestría en Política y Evaluación Educativa de la Universidad José Simeón Cañas, sostiene que los resultados Paes suelen utilizarse para crear condiciones de mercado en los centros escolares y que esa práctica va en detrimento de los que salen peor evaluados. “La idea es: si en mi escuela pública, que está en iguales condiciones que las otras escuelas, mis estudiantes sacan mejores notas Paes, quiere decir que más personas me van a buscar y van a querer estudiar aquí”, afirma Martin.

Fernández señala que la prueba ignora las diferencias territoriales e institucionales que las escuelas enfrentan. “La Paes es una prueba excluyente. No tiene un enfoque de inclusión, porque trata de homogeneizar a los estudiantes”. Según él, la comparación entre centros educativos urbanos o privados y otros rurales es injusta. Parafraseando al experto: se ha convertido en una vara de medir a todos, cuando no todos han tenido las mismas condiciones. 

Otro problema señalado por los expertos es que el Mined no tiene una metodología para atender las deficiencias mostradas por la Paes. La única razón por la cual la prueba es transversal en el tiempo es porque es una obligación de ley. Ningún plan explica, por ejemplo, qué se hará con esa sede virtual Edúcame de Metapán, cuyos estudiantes sacaron en 2017 un promedio de 2.2, la peor evaluada de ese año. La prueba es una herramienta diseñada para corregir errores en el futuro, pero sigue siendo utilizada para diagnosticar un muy opaco presente. Aún así, la Paes es lo más parecido en el consenso público a un diagnóstico anual de los estudiantes que está produciendo nuestro sistema de educación.


Más de dos décadas de aplazar

La gráfica hace un recorrido histórico de la nota global obtenida a nivel nacional desde el primer año de aplicación. Las diferencias corresponden en gran medida a los cambios técnicos que componen el diagnóstico. Además, se excluyó el período 2002 - 2004. Según Fernández, en esos años se pretendió cambiar de enfoque, y evaluar competencias en lugar de contenidos. Eso derivó en una escala distinta del 0 al 10, y arrojó un resultado denominado como “intermedio bajo” para esos años. Se sustituyeron números por categorías.

Otra variable importante ocurrió en el año 2009. Fue el primer año en el que se dejó de aplicar la curva estadística que subía el promedio por 1.3 puntos de la nota obtenida por cada alumno. La gráfica muestra de forma paralela el cálculo que hace el Mined para esos años si no se hubiera aplicado esa curva.

 

. .

Las matemáticas por el suelo

A lo largo de los últimos 10 años, los promedios nacionales de cada asignatura evaluada por la Paes no han logrado superar el 6. Las únicas excepciones en esta década la registraron ciencias sociales en 2015, con un puntaje de 6.17 y en 2018 con 6.25. La gráfica muestra cómo las materias de humanidades han sido las que levantan el promedio global, en contraposición de las ciencias exactas.

A pesar de que el ranking para cada año cambia en las primeras tres posiciones, matemáticas como la asignatura con el promedio más bajo es una constante. De hecho, el primer registro de que superó el 5 es también del año pasado, con 5.22. Ya en 2014, el ministro de Educación, Carlos Canjura, expresaba que la poca planta docente a nivel nacional capacitada en ciencias y matemática tiene consecuencias inmediatas, como su pobre desempeño en la Paes.

 

Escuela por escuela: las mejores y peores notas Paes

La gráfica muestra el puntaje que cada centro escolar obtuvo para cada año desde 1997. Para el año 2017 se pueden identificar los centros escolares privados con una cruz y los públicos con un círculo. Están distribuidos por departamento y agrupados por color según el nivel alcanzado. El nivel de logro básico son todas aquellas escuelas y colegios que tuvieron un promedio entre 0 y 3.75 en la Paes; el nivel intermedio, entre 3.76 y 7.50; y el nivel avanzado, entre 7.51 y 10. Este fue un canon usado por el Mined durante algunos años. 

Fernández indica que esta es una escala hecha a la medida, para poder decir que la Paes evalúa competencias, pero que en realidad no corresponde al estándar científico que esto exige. Según él explica, si la prueba evaluara competencias, se tomarían en cuenta componentes de valores y actitudes, y los resultados serían cualitativos, no números. Además, se debería cambiar el currículum y enseñar por competencias, para ser congruente entre lo enseñado y lo evaluado. “Ese es uno de los problemas graves que tiene la Paes, y es por eso que los resultados no mejoran y no van a mejorar a menos que disminuya la dificultad de la prueba”.

Esta distribución nos permite ver la brecha dentro de un mismo departamento, como en el año 2015 en La Libertad, donde encontramos al segundo lugar a nivel nacional, con un puntaje de 8.59, y también al último, con un promedio de 2.01. La gráfica permite seguir la pista a algunos centros educativos que, sin figurar en los primeros lugares, han escalado y superado la barrera de aprobación, como lo hizo el centro educativo “Las Vueltas”, de Chalatenango, en 2016.

 

 

 

 


Maestros: un problema de calidad, no de cantidad

En la mayoría de casos, las malas calificaciones en la Paes no responden estrictamente a que hagan falta docentes, sino a otros factores relacionados a la calidad, como el calendario escolar, la malla curricular, los recursos disponibles para los maestros y estudiantes, entre otros. La mayoría de centros escolares, públicos y privados que reprobaron la Paes en 2017 contaban con una planta docente capaz de atender a una cantidad de alumnos aceptable según los cánones internacionales. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) establece que lo máximo deseable es que un profesor lidie con 40 alumnos.

Cada uno de los círculos representa un centro educativo con bachillerato en 2017, y su tamaño aumenta o disminuye según el total de estudiantes matriculados ese año. A medida que avanzamos horizontalmente hacia la derecha, aumenta el promedio Paes, donde 8.76 fue la nota más alta.

Los centros educativos también se ubican en un ranking vertical: entre más sube, más alumnos debe atender cada profesor contratado; un docente para cada diez, veinte, treinta estudiantes.

Encontramos que los colegios y escuelas con mejores condiciones están ubicados en el cuadrante inferior derecho: sus promedios Paes superan la barrera de aprobado y sus docentes están menos saturados, con menos de 40 estudiantes para cada profesor. Caso contrario sucede con las esferas ubicadas en la esquina superior izquierda de la gráfica. Ahí, por ejemplo, el Centro Escolar Javier Francisco Menéndez, con una nota promedio Paes de 3.39, una matrícula inicial de 798 alumnos y solo 10 maestros registrados: alrededor de 80 estudiantes por cada docente.

Sin embargo, contrario a un diagnóstico que es vox populi cuando se habla de educación, la tendencia no está allí. En realidad son pocos los centros educativos que reprobaron la Paes y cuentan con una limitada planta docente. La gran mayoría está por debajo del límite que sugiere la Unesco, hayan aprobado el examen o no. Esta inclinación confirma que los esfuerzos por mejorar el sistema educativo parecen apuntar con urgenca hacia necesidades de calidad, no de cantidad.

 

 

 

 



]]>
El Salvador Mon, 14 Jan 2019 19:15:54 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/el_salvador/22864/Disección-de-la-Paes-el-examen-que-reprobamos-año-tras-año.htm
¿En qué se parece Nayib Bukele a los mismos de siempre? http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22877/¿En-qué-se-parece-Nayib-Bukele-a-los-mismos-de-siempre.htm 360 grados Mon, 14 Jan 2019 18:42:37 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22877/¿En-qué-se-parece-Nayib-Bukele-a-los-mismos-de-siempre.htm Calidad docente, infraestructura y seguridad: tres claves para salvar la educación http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030964.JPG http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22872/Calidad-docente-infraestructura-y-seguridad-tres-claves-para-salvar-la-educación.htm El sistema escolar salvadoreño está dividido entre público y privado. El privado tiene algunos colegios de élite, la mayoría bilingües y/o religiosos y el resto es un mosaico de opciones variopintas en calidad. Este sistema alberga a una minoría de alumnos a nivel nacional. Por otro lado, 9 de cada 10 salvadoreños ha sido o es parte del sistema público. Por esto, la escuela pública de El Salvador es no solo “el lugar común” de formación de capacidades cognitivas sino el espacio en el que aprenderán a socializar y a ser ciudadanos una amplia mayoría de salvadoreños. Sin dudas un lugar privilegiado por su potencial rol para construir un país desarrollado, un Estado de derecho y con oportunidades reales para la felicidad de su gente. A pesar de esto, lo hemos abandonado.

Listar los desafíos del sistema educativo público puede ser un ejercicio frustrante y poco productivo. Hay tantas áreas donde los resultados son alarmantes que al final de la lista nos quedamos con la sensación de que no hay “salida” al laberinto o, peor aún, decidimos simplificar el problema y caer en la fantasía de que con la tecnología y el bilingüismo lo solucionaremos todo y en el corto plazo. Lo cierto es que el país se encuentra en una situación educativa grave y que en educación no hay ni atajos ni opciones baratas.

Solo para los curiosos, los principales desafíos están en la calidad de los aprendizajes, idoneidad de los docentes, liderazgo directivo, infraestructura, seguridad en las escuelas, cobertura en el nivel inicial y medio, información para la toma de decisiones institucionales, falta de pertinencia de la educación, por nombrar algunos de los problemas a nivel más macro. Dentro de la escuela esto se traduce en niños que no aprenden a leer ni a escribir y no comprenden el mundo, maestros que dictan clases de materias para las que no fueron formados, un aula pobre y desvencijada que recibe a los niños recordándoles que la sociedad los ha dejado al margen.

He leído las propuestas en educación de los diferentes partidos en contienda electoral y creo que se perdieron en el laberinto. Las propuestas no contienen preocupación presupuestaria, son amplias y sin prioridades claras. En muchos casos caen en la ilusión de creer que medidas “light” resolverán problemas estructurales que requieren sudor e impopularidad para resolverse; y en otros, las propuestas no son realistas y parece que nadie está pensando en el tamaño del sistema que alberga más de 5,000 escuelas, de 45,000 profesores en servicio y alrededor de 1.5 millones de estudiantes.

Antes de proponer, el primer paso es ordenarse, diferenciar los problemas de sus causas y sus consecuencias. El segundo paso es priorizar los problemas más urgentes, entendiendo por urgencia resolver aquello que frena la posibilidad de que los Niños, Niñas y Adolescentes (NNA) y juventudes desarrollen su potencial para alcanzar proyectos de vida individuales y comunitarios que los hagan felices. Tercero, asignar el presupuesto y buscar alinear los recursos privados y de cooperación cuyo objetivo es impactar en educación alrededor de esas prioridades.

Resueltos los tres pasos anterior, un plan para la educación pública debería estar construido alrededor de un objetivo claro e innegociable: garantizar a los NNA salvadoreños una educación que les permita desarrollar su máximo potencial en la vida a nivel emocional, ciudadano y productivo.

Manteniendo este objetivo en mente, elegiría enfrentar tres problemas en este quinquenio, pues una vuelta de timón en estos temas sería el inicio de una transformación real.

Docentes de calidad

El primer problema para potenciar el aprendizaje de los alumnos es la limitada capacidad docente, que implica límites en manejo de contenidos específicos, habilidades socioemocionales y conocimientos culturales. Este es un problema grande y hay que hacer intervenciones inmediatas para iniciar un cambio de largo plazo.

Lo primero es que los docentes en servicio tengan las competencias para dar sus clases con calidad, pero como son más de 40,000 docentes, es necesario priorizar dónde formaremos con más agresividad. Dado los resultados de las pruebas nacionales, el país debe garantizar que sus NNA aprendan a leer comprendiendo y a escribir expresándose correctamente. Para ello hay que capacitar a los docentes en servicio -de parvularia a tercer grado-, las herramientas necesarias para que enseñen a leer comprensivamente y escribir creativamente de manera exitosa. Al final del quinquenio todos los docentes de esos niveles deberían de haber pasado por un proceso de formación centrado en este tema crucial. Si no garantizamos el manejo eficiente del lenguaje, estamos limitando no el desempeño escolar sino la comprensión del mundo de nuestros NNA. También estaremos ampliando la brecha de desigualdad, pues los más pobres no tienen manera de adquirir lenguaje en casa. Los niños formados correctamente en estos años, aprenderán de manera más autónoma en los años siguientes.

Para empezar a cerrar la terrible brecha de desarrollo entre lo rural y lo urbano, es urgente asegurar que todos los docentes que enfrentan el desafío del aula multigrado (mayoritariamente rural) tengan la formación pedagógica necesaria, el apoyo y supervisión cercana del MINED y materiales ad hoc.

Las medidas anteriores deben ser agresivas y certeras. Con miras a resultados de mediano plazo, es fundamental asignar presupuesto y capacidad técnica para fortalecer el Instituto de Formación Docente y transformarlo en un verdadero ejemplo de formación continua docente en las áreas clave de formación: lenguaje, matemáticas, ciencias, arte e historia. Este proceso ya ha iniciado y debe potenciarse y mejorarse a partir de la evaluación seria de los resultados. Es fundamental no retroceder en lo avanzado, pues es uno de los grandes logros de la gestión actual.

También es urgente asegurar la calidad de los docentes en formación y esto implica que el Estado defina estándares de calidad nacionales para la formación inicial docente y establezca la obligatoriedad de acreditar todos los programas de formación (esto incluye eliminar la formación en línea y exigir perfiles de ingreso de postulantes). Mirando a futuro y a las necesidades de cobertura, es necesario asignar becas para los estudiantes de educación inicial y de párvulos, de matemáticas, ciencias y arte pues urge tener el capital humano para cubrir las necesidades en estas áreas.

Poco valdrá todo lo que se haga en formación inicial docente si no se consigue el apoyo político y ciudadano para reformar, modernizar y dar coherencia interna a las leyes de educación. En particular es urgente terminar con el hecho que establece que la antigüedad y no el mérito y la idoneidad en la formación lo que determina el ingreso al magisterio público. Una vez logrado esto (¡no antes!), iniciaría un proceso de retiro voluntario para renovar la planta docente con los mejores perfiles disponibles en el mercado.

Infraestructura de calidad

El segundo problema urgente son condiciones de infraestructura escolar que no garantizan un ambiente seguro para el aprendizaje. Se han construido modernos institutos con dinero de la cooperación (Banco Mundial, FOMILENIO II) pero esto supone grandes inversiones y se logra hacer muy poco en escala. Es necesario garantizar adecuaciones básicas y mínimas de infraestructura para las 5000 escuelas del país. Al final del quinquenio, todas las escuelas deben tener techo y paredes en buen estado, baños limpios, cocina digna para el refrigerio saludable y aulas con pupitres y pizarra. Es urgente iniciar un proceso para que toda escuela tenga una biblioteca o una relación estrecha con la biblioteca municipal que permita tener libros en cada aula (con colecciones propias o itinerantes), además de una cancha o al menos un patio.

Deben hacerse nuevas construcciones, pero para la cobertura de parvularia y de bachillerato de centro escolares y escuelas que no tienen estos niveles y tienen demanda.

Me encantaría que cada aula tuviese una computadora, un proyector y conexión a internet pues la tecnología es equivalente a un “teletransportador” que puede llevarnos a recorrer el mundo estando sentados. La tecnología utilizada así, por un profesor formado para ello, daría alas a nuestros niños… Siempre y cuando ya entiendan lo que ven en la pantalla y para eso la prioridad es el lenguaje. Puedo vivir sin computadoras e internet un quinquenio más.

Aulas seguras

Un tercer problema es que las escuelas no son lugares seguros para nuestros NNA: discriminación y pandillas son para mí los dos enemigos más peligrosos. La educación inclusiva es un tema urgente y se ha quedado en políticas y papeles. Toda escuela debe ser capaz de acoger a los NNA en su diversidad de identidad de género, de raza, de condición social, de capacidades físicas y cognitivas o estado físico (embarazo, por ejemplo). Esto implica preparar personal exclusivamente para ello, por lo que cada escuela con más de ocho grados debe tener personal docente formado en la inclusión en el corto plazo o tener a distancia accesible el apoyo requerido si se trata de escuelas muy pequeñas. A mediano plazo, las instituciones formadoras de docentes deben incluir obligatoriamente en la curricula de todas las especialidades el desarrollo de ciertas competencias mínimas para favorecer la inclusión en todos los docentes.

El fenómeno de las pandillas es un desafío mayor que se vincula al ámbito de la seguridad más que de la educación, pero la escuela lo sufre. Sin embargo, la escuela debe ser un lugar de paz, debemos darles herramientas para “negociar” y convertirse en espacios de tregua. A partir de lo que he aprendido en nuestras escuelas, en esta “negociación” es clave el liderazgo directivo, su empatía, su capacidad de conciliar y abrir espacios a los jóvenes vinculados a pandillas o en conflicto con la ley para que sientan y acepten que hay otros caminos. Profesionalizar y formar a los directores en estas áreas y no solo en lo administrativo debe ser prioridad.

Coincidencias en primera infancia

Las propuestas de los candidatos ponen en la mesa la prioridad que debe darse a la primera infancia. Se trata de un periodo central en el desarrollo de las habilidades del ser humano y, además, las inversiones en esta edad reditúan con creces. Estoy totalmente de acuerdo. Discrepo con el hecho de que la atención a la primera infancia recaiga en el MINED. No creo que sea potestad de esta cartera. Creo que la primera infancia requiere al menos de una secretaría que aborde lo vinculado con este grupo que resulta ser el semillero de ciudadanos de nuestra nación. Esta secretaría debiese tener una junta colegiada en la que participarían, entre otros miembros, los ministros de Educación y Salud. La secretaría de la primera infancia debería de velar por la adecuada ejecución de un sistema de protección y atención integral a este grupo y tener un presupuesto independiente.

Todo esto requiere dinero. Creo que es posible reasignar recursos que no están utilizados de manera eficiente en educación y recuperar 50 o tal vez 100 millones de dólares anuales, pero se necesita más. Si hay una buena razón a mi juicio para subir el IVA de 13% a 15% es esta: 1% para educación y 1% para la secretaría de la primera infancia; serían alrededor de 180 millones de dólares para cada prioridad al año.

Frente a los problemas planteados, estas ideas para el quinquenio pueden parecer pocas, pero estoy segura que sentarían las bases para un cambio certero siempre y cuando se profundicen y mantengan en el tiempo. La continuidad no está en manos de un presidente o un ministro, está en manos de un país comprometido con el presente y el futuro de sus NNA. ¿Lo estamos?

Carolina Rovira es doctora en Ciencias de la Educación. Es coordinadora e investigadora de la  Fundación para la Educación Superior . De 2012 a 2016 trabajó como coordinadora de la Unidad de Política Pública y Gestión del Conocimiento para el Programa de las Naciones Unidas para El Desarrollo. Fue coordinadora del Informe de Desarrollo Humano de El Salvador (IDHES).
 
Carolina Rovira es doctora en Ciencias de la Educación. Es coordinadora e investigadora de la  Fundación para la Educación Superior . De 2012 a 2016 trabajó como coordinadora de la Unidad de Política Pública y Gestión del Conocimiento para el Programa de las Naciones Unidas para El Desarrollo. Fue coordinadora del Informe de Desarrollo Humano de El Salvador (IDHES).

 

]]>
Columnas Mon, 14 Jan 2019 18:28:16 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22872/Calidad-docente-infraestructura-y-seguridad-tres-claves-para-salvar-la-educación.htm
Callen a Munguía Payés http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22875/Callen-a-Munguía-Payés.htm 360 grados Mon, 14 Jan 2019 10:43:31 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22875/Callen-a-Munguía-Payés.htm ¿En qué se parece Nayib Bukele a los mismos de siempre? http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000028516.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22856/¿En-qué-se-parece-Nayib-Bukele-a-los-mismos-de-siempre.htm Los mismos de siempre nunca han transparentado sus gastos ni sus financistas de campaña . Los mismos de siempre tampoco dan entrevistas a periodistas con preguntas incómodas ni ofrecen ruedas de prensa abiertas a cualquier medio, sea este considerado aliado o adversario; no entienden de razones y argumentos. Se esconden detrás de ciegos seguidores que solo aplauden, pero nunca disienten. Les gusta predicar para los convencidos y tomarse en serio sus aplausos. Nayib Bukele promete acabar con los mismos de siempre, pero es importante advertir que no ha dado signos de ser realmente distinto a los políticos tradicionales que dice combatir.

Los mismos de siempre, aclaremos, son los políticos y dirigentes de Arena y el FMLN. Todos, también Hugo Martínez, el candidato del FMLN. Arena gobernó durante 20 años el país, el FMLN cumple este junio 10 años en la presidencia, aparentemente va de salida y fue el partido que creó y potenció a Bukele, hasta que rompieron relaciones en 2017.

El exalcalde de San Salvador se logró posicionar como el político antipartidos gracias a que es un mago del márketing. Promete un cambio con respecto a los 20 años de Arena y los 10 años del FMLN, aunque no ha dado pistas sustanciales de en qué estribará ese cambio. Su popularidad ante el votante menor de 35 años y los otros miles hartos del sistema de partidos de la guerra fría son sus principales fortalezas porque ha sabido administrar ese descontento. Apuesta por parecer rebelde y hablar distinto a los políticos curtidos en la guerra civil y tras la firma de la paz. Tiene razón en el fondo: los veteranos dinosaurios son los principales responsables del país que tenemos, un país pobre y de la generalizada corrupción, impunidad y violencia, pero salvo sus mensajes electorales, en los que se proclama “diferente”, no ha dado mayores evidencias de la distancia que lo separa de las viejas mañas de la política salvadoreña.

Por ejemplo, el primer candidato que hace tambalear el sistema de partidos privilegia la estridencia en lugar del diálogo. Su novedad es que creció, principalmente, como una especie de personaje digital. También es el dueño de la burbuja más grande en las redes: más seguidores en Twitter, más likes en Facebook, más seguidores en Instagram y usuario cotidiano de Snapchat. En lugar de conferencias de prensa, impulsa los monólogos en Facebook Live. No conversa. Tiene a su servicio una red de portales de contenido -difusores de fake news-, bots y seguidores auténticos que magnifican cualquiera de sus mensajes. Si los paga o si son fieles autónomos que lo hacen por simple simpatía no es el tema de este texto.

Bukele pide que lo elijamos como presidente, se presenta como un candidato diferente, pero en esencia se parece a los otros tres en la contienda. ¿Que empaquete mejor sus mensajes realmente lo hace diferente? Como el resto, promete generar más empleos, mejorar la educación y un país seguro. Promesas en abstracto, lo de cajón. Salvo Hugo Martínez, el tercer lugar en las encuestas y que arrastra el desgaste de un gobierno mediocre, ni Arena ni Nayib han mostrado un documento que contenga su plataforma.

A menos de un mes de las elecciones, ninguno ha dicho con claridad y transparencia qué hará, ni cómo lo hará ni con quién lo hará. El candidato de Vamos, conservador y moralino, se distingue por la irrelevancia de mensajes muy parecidos a los de la vieja derecha que receta a Dios como remedio, pero es incapaz de presentar políticas públicas claras y modernas. Y Bukele también coquetea con unciones divinas como lo han hecho los mismos de siempre.

A diferencia del candidato del FMLN y el candidato de Vamos, Calleja y Bukele viven de la burbuja de sus fieles y no dan entrevistas a espacios distintos a los tradicionales. Tal cual lo hacían los candidatos del FMLN cuando iban en primer lugar. Y, vaya sorpresa, Bukele comparte esa misma práctica que alguna vez utilizaron desde el expresidente Francisco Flores, pasando por Saca y Funes, hasta llegar a Sánchez Cerén: veta entrevistas a medios incómodos ahora que encabeza las preferencias electorales.

Otro parecido: al igual que los de Arena y los del FMLN, Bukele también pactó con las pandillas. Y también se resiste a dar explicaciones y prefiere guardar silencio, como si nada hubiera pasado.

Es igual a los demás: evita preguntas incómodas, solo defiende sus posturas en sus círculos y monólogos en redes. Ha anunciado la presentación de su plan de gobierno para el mismo día y en un horario que riñe con el debate organizado por la red de radios más grande del país, al que en principio asistiría. Es el candidato que todas las encuestas predicen como ganador y es preocupante que empiece a tener los visos antidemocráticos de cualquier populista latinoamericano. El talante populista y antiprensa que ya tiene Donald Trump.

Además, que un candidato con sus números de popularidad se “informe” o promueva plataformas desconfiables que se hacen pasar por medios de comunicación debería, al menos, generar un cuestionamiento. Sobre todo porque él promueve esos portales que se burlan y atacan a cualquiera que haga cualquier tipo de crítica. En sorna, Bukele se ha proclamado “rey del ejército de troles” y es una contradicción. Él mismo ha reconocido a este medio que “nuestro sistema partidario en general no está acostumbrado a la autocrítica, ni a la crítica constructiva, ni a pedir disculpas, ni a disentir, ni siquiera a tratar de corregir errores”.

Aunque su burbuja es en redes, ha comenzado a probar que también puede convocar en la vida real, aunque esas convocatorias no sean masivas como sus números en redes. Realiza movilizaciones de municipios del interior que lucen abarrotadas, pero que no distorsionan la proporción habitual a la que nos tienen acostumbrados los partidos con mayor tradición electorera. Pero de ganar la presidencia, sería el primer candidato que privilegió a la audiencia digital por encima de las visitas al terreno.

Y llegamos a una de las principales dudas contra el candidato que se vende como diferente: creció y se hizo popular al prometer una nueva forma de hacer política, pero se ha asociado a una de las banderas más cuestionadas de la política tradicional: Gana. Un partido fundado por exareneros y políticos que crecieron a la sombra del expresidente Antonio Saca. Un partido lleno de los vicios que infectaron tanto a Arena como al FMLN.

Tras el cambio de gobierno de 2009, Gana perpetuó con el Frente la práctica roñosa que tuvo el PCN con ARENA, donde la política no dependía de debates, de información, de datos o del consenso de la población. Gana fue el comodín de una aritmética matona, de repartos y componendas oscuras que casi siempre se realizaron a espaldas de los ciudadanos y que en no pocas ocasiones implicó negociar, como si fueran fichas irrelevantes, puestos en el Estado que garantizaron la perpetuidad de la corrupción y la impunidad. Gana simplemente llenó para el Frente las curules que alguna vez el PCN ocupó para ARENA.

Y por más que quiera hacer creer que está con Gana porque “los mismos de siempre” bloquearon a Cambio Democrático, está probado que siempre tuvo a ese partido en mente y se le ve muy cómodo cerca de la red de operarios de Gana. Ernesto Sanabria y Walter Araujo, por destacar algunos nombres. El primero fue operador político del expresidente Saca y de su primo, Herbert Saca. El segundo fue presidente de Arena y ahora denuncia la corrupción de un partido del que fue parte hasta hace muy poco. Solo ellos dos huelen a esa suciedad que el candidato promete extinguir de la política. Pero a la nariz de Bukele ese olor no le incomoda y prefiere callar antes de explicar si Sanabria o Araujo son simples simpatizantes o trabajadores a su servicio. En caso de ganar, debería de comenzar a explicar los perfiles de la gente que lo rodea, pero parece que preferirá guardar silencio como todos los demás.

Lo que más debería explicar Bukele es qué ha negociado con el otro poder detrás de Gana, Herbert Saca, el gran y oscuro operador político de Tony Saca y de Funes. Como ya reveló El Faro, a finales de 2015 y principios de 2016, el exfiscal Luis Martínez buscaba a Saca para hacer llegar mensajes a Bukele. En 2017, en su último año en la alcaldía, Bukele llegó a utilizar una camioneta vinculada al caso de corrupción que metió en la cárcel a Tony Saca. ¿Cuál es su relación con los Saca? ¿Eso permitió el acercamiento y el pacto con Gana? ¿Por qué se niega a explicar qué hay detrás de esos vínculos?

En resumen, Nayib siempre repitió que los principios no se pueden ceder: lo dijo a este medio a unos meses de su expulsión del FMLN. Pero decidió competir bajo las siglas de un partido conformado por los mismos de siempre y diseñado para perpetuar la relación parasitaria que la clase política ha tenido con las instituciones del Estado. Bukele no ha explicado el detalle de su acuerdo con Gana, ni tampoco el peso que este partido tendrá en su gobierno ni sus opiniones sobre personajes más que cuestionables como Guillermo Gallegos o el mismo Herbert Saca.

Para hacer honor a su estribillo y realmente distanciarse en acciones y discursos de los mismos de siempre, el candidato Bukele debe empezar a responder las preguntas que le incomodan. Esas que, los que tanto critica, siempre se han negado a responder.

Sergio Arauz es periodista de El Faro. Foto de Víctor Peña.
 
Sergio Arauz es periodista de El Faro. Foto de Víctor Peña.

]]>
Columnas Sun, 13 Jan 2019 19:12:05 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22856/¿En-qué-se-parece-Nayib-Bukele-a-los-mismos-de-siempre.htm
Lo que nos negamos a ver de Nayib, Hugo y Carlos http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22874/Lo-que-nos-negamos-a-ver-de-Nayib-Hugo-y-Carlos.htm 360 grados Sat, 12 Jan 2019 13:03:18 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22874/Lo-que-nos-negamos-a-ver-de-Nayib-Hugo-y-Carlos.htm “En El Salvador estamos empujando a que surja un Bolsonaro” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030977.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22871/“En-El-Salvador-estamos-empujando-a-que-surja-un-Bolsonaro”.htm El politólogo Marlon Anzora y Luis Villatoro, fundador de la organización Tracoda, analizaron la actual campaña presidencial, tras el debate de candidatos a la vicepresidencia organizado por la Asociación Salvadoreña de Radiodifusores (ASDER). Ambos coincidieron en que el ejercicio de ASDER no tuvo las características de un debate. "Es un buen avance el hecho que haya por primera vez un debate o una conversación, eso es rescatable, pero hay que ir al segundo paso: que puedan enfrentarse entre ellos", dijo Anzora. El cansancio de la población con los partidos tradicionales está justificado, dijo Anzora, pero advirtió que esto no debe ser razón para que los ciudadanos den carta blanca a ningún candidato. "Si los seguidores de los nuevos líderes que surjan son acríticos, se comportan como borregos, creo que estamos empujando al país a que surja un candidato a lo (Jair) Bolsonaro en Brasil, a lo (Donald) Trump en Estados Unidos o a que, de plano, vuelvan los generales", dijo. "No soy paranoico, somos El Salvador y tenemos una historia con el autoritarismo. Nuestra democracia es una excepción", añadió. Villatoro criticó la actitud de la fórmula de Gana, conformada por Nayib Bukele y Félix Ulloa, de no participar en espacios de debates, foros o entrevistas periodísticas que los incomoden. "Ha sido una estrategia que han utilizado para no exponerse a la crítica pública. La gente debe ser más acuciosa al ver que el candidato Bukele no va a estos debates", dijo. Bukele ya participó en un debate en 2015, cuando competía para ganar la alcaldía de San Salvador. Villatoro cree que en esa ocasión Bukele aceptó participar porque "no tenía una cola tan larga que le patearan”. Los expertos también repararon en lo que expusieron los candidatos a la vicepresidencia que sí asistieron al debate radiofónico. "Me quedó claro que Carmen Aída Lazo no está diciendo las verdaderas reformas que piensan hacer. En ningún momento habló de la privatización del agua, que es parte de lo que Arena está haciendo", dijo Anzora. ”Arena tiene en sus planes terminar las privatizaciones que no hizo, seguir sobre el modelo neoliberal", vaticinó. El fundador de Tracoda criticó que Karina Sosa dijera que su partido, el FMLN, siempre acató las resoluciones de la Sala de lo Constitucional, sin protestar. "Ella contaba con que a los salvadoreños se nos olvidan las cosas de un día para otra. El FMLN hizo pataletas por varias medidas de la Sala de lo Constitucional", recordó. Sobre el partido Vamos, ambos expertos coincidieron en que estaba exponiendo una plataforma conservadora. "Parece que Vamos quiere subirse a la ola de surf que se está dando en Latinoamérica con el discurso de ultraderecha", dijo Villatoro. Si no nos cuidamos estas podrían ser de las últimas elecciones que tengamos en cierta normalidad democrática

 

Si los nuevos líderes que surjan y los seguidores de esos líderes son acríticos, se comportan como borregos, creo que lo que estamos haciendo es empujando al país a que surja un candidato a lo Bolsonaro en Brasil, a lo Trump en Estados Unidos o a que, de plano, vuelvan los generales".

]]>
EF Radio Fri, 11 Jan 2019 18:51:56 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22871/“En-El-Salvador-estamos-empujando-a-que-surja-un-Bolsonaro”.htm
“La Corte de Constitucionalidad ha enmendado la plana a Jimmy Morales” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029950.JPG http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22867/“La-Corte-de-Constitucionalidad-ha-enmendado-la-plana-a-Jimmy-Morales”.htm Jordán Rodas, procurador de derechos humanos de Guatemala, ha sido un escudo para la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). Con numerosos amparos interpuestos ante la Corte de Constitucionalidad (CC), máximo tribunal guatemalteco, ha frenado las intenciones del gobierno de Jimmy Morales de incumplir órdenes judiciales para minar la misión internacional, que en 2015 metió a la cárcel a los entonces presidente y vicepresidenta del país, Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. Para el procurador Rodas, "el presidente Morales ya perdió la objetividad. Él mismo, su hijo y su hermano están siendo procesados penalmente y ya no está para tomar decisiones de Estado”. Rodas desechó el argumento de que la Cicig ha pisoteado la soberanía guatemalteca. "Nada más falso que ese argumento de la soberanía porque Guatemala fue soberanamente a la ONU y de ahí nació el convenio que dio paso a la CICIG. La soberanía (de Guatemala) en ningún momento ha sido vulnerada por la Cicig", dijo, en la primera parte del programa de El Faro Radio, de este jueves 10 de enero. La confrontación de grandes dimensiones entre el gabinete de Morales y la Cicig ha escalado rápidamente. El episodio más reciente fue cuando, el 10 de enero, la Corte Suprema de Justicia admitió a trámite una solicitud de antejuicio contra magistrados de la Corte de Constitucionalidad que son, los que, "han enmendado la plana, en varias ocasiones, al presidente de la República". Morales intenta apresurar la expulsión de la Cicig, y sus aliados en el Congreso pagaron una firma de abogados para promover el retiro de la inmunidad de los magistrados de la CC. Este proceso inició por una supuesta invasión de competencias de la CC al emitir un amparo a favor del embajador de Suecia, un país que está, junto a Estados Unidos, entre los principales financistas de la Cicig. Rodas explica que el antejuicio en realidad "busca erosionar a la CC", y la razón de fondo para quitarles la inmunidad es para que no sigan emitiendo resoluciones que permitan a la Cicig seguir trabajando en el país. En junio hay elecciones de diputados y varios de los congresistas que buscan reelección son investigados por el Ministerio Público (MP) y la Cicig. Un día después de que la Corte Suprema admitiera el antejuicio, Rodas interpuso una nueva acción constitucional de amparo para congelar el proceso y que la Corte no envíe las diligencias al Congreso. Los amparos han sido utilizadas por abogados y representantes de organizaciones para proteger la permanencia de la Cicig en el país. Mientras la CC no admita el amparo interpuesto por el procurador, el antejuicio seguirá su camino hacia el Congreso donde el presidente Morales tiene numerosos aliados, pues la mayoría de bancadas tienen diputados con investigaciones abiertas en el Ministerio Público y la Cicig. "Los diputados, por propia sobrevivencia, tienen que ser muy cautos a la hora de votar por el antejuicio contra los magistrados de la CC", dijo Rodas. El procurador recordó que en junio próximo hay elecciones y debilitar a la Cicig podría salirles caro. "El 70% de la población está a favor del trabajo de la Cicig", señaló Rodas. El Congreso solo necesita 105 votos (de 158) para aprobar el antejuicio a los magistrados. Rodas auguró que la ciudadanía guatemalteca volverá a manifestarse públicamente, tomando en cuenta llamados de organizaciones civiles y de la conferencia episcopal de Guatemala. El procurador adelantó que presentaría un amparo "para garantizar el derecho que tenemos todos los guatemaltecos de manifestarnos. Eso tendrá efectos de forma inmediata", dijo. EF Radio Fri, 11 Jan 2019 18:46:01 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/ef_radio/22867/“La-Corte-de-Constitucionalidad-ha-enmendado-la-plana-a-Jimmy-Morales”.htm Callen a Munguía Payés http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000028808.JPG http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22873/Callen-a-Munguía-Payés.htm Nunca lo he ocultado: los militares no me agradan. En lo absoluto. Nunca me han generado sensación de seguridad ni estabilidad emocional. Es más, todo lo contrario: ver a un uniformado de botas negras y ropas verdes me genera estrés y el deseo profundo en mi corazón de salir corriendo en sentido opuesto. Por supuesto que esto se debe a un trauma no superado de la infancia, ya que como hija de la guerra no guardo buenos recuerdos de los militares.

Ahora bien, el Acuerdo de paz regresó a la Fuerza Armada al lugar que le corresponde: nada de intromisión en la política nacional; los firmantes de la paz los enviaron a sus cuarteles y estar alertas para, en el caso requerido, garantizar la defensa y seguridad del territorio y la soberanía. Pero claro, a medida que los gobiernos de Arena y el FMLN no hicieron su trabajo, y dejaron crecer a las pandillas a sus anchas, perdieron el control de los territorios. ¿Y qué hicieron? A la clase política se le ocurrió una brillante idea: En lugar de fortalecer a las escuelas para prevenir, a la Policía Nacional Civil para controlar y a la Fiscalía para investigar acciones criminales, devolvieron de manera camuflada la participación de la milicia en labores que no le competen (seguridad pública) con los llamados “grupos de tarea conjunta”.

El resultado no se ha hecho esperar: los militares que no tienen formación para la seguridad pública cometen violaciones a derechos humanos con apoyo de la Policía Nacional Civil. Los dos principales partidos del país son cómplices en esta situación; sus decisiones de manejar la política de seguridad a pura represión, dejando de lado o en segundo plano la prevención, nos ha generado la desnaturalización del Ejército, pero también de la Policía. La apuesta por la erradicación de la violencia a partir de la represión en los territorios dominados por las pandillas ha contribuido a la desmejora en el nivel de confianza a este cuerpo por parte de la población civil. De ser una de las instituciones con mayor credibilidad, tiene ratos de ir bajando poco a poco de los puestos de instituciones confiables, según las encuestas y según el número de denuncias presentadas ante la PDDH. Y todos (políticos, militares) no quieren entender, y la medida de sacar a las calles al Ejército ha pasado de ser extraordinaria a ordinaria.

Es notable, y no puede pasarse por alto, que han sido dos gobiernos de izquierda los que han reforzado el papel y la participación política del Ministerio de la Defensa, dirigido desde hace casi 10 años por el general David Munguía Payés. Y en su primera gestión con Funes, como ahora con Sánchez Cerén, él ha demostrado tener muy poco compromiso con la rendición de cuentas y la aceptación de la crítica para revisar y corregir errores. Siempre que se busca al ministro de Defensa por las denuncias de violaciones, este sale a dar conferencias, acuerpado por el Alto Mando, para defender a sus militares. Con estos performances, a mi generación nos ha hecho revivir aquellas imágenes horrorosas de la infancia, donde salían tres o cinco filas de militares atrás del general de turno opinando sobre el devenir de la guerra y los triunfos contra los subversivos. Hoy es otro contexto, pero queda claro que este General algo nos quiere decir a los civiles cuando sale de esa manera. Y su mensaje entre líneas es peligroso.

Bajo el supuesto de “ataques contra la institución armada”, Munguía Payés se ha negado al poder civil, y ha irrespetado a instituciones como la Fiscalía o el Instituto Acceso a la Información Pública cuando se le exige, con argumentos legales, abrir los archivos del Ejército. Que diga que no hay archivos de la guerra puede ser creíble y comprobable, pero su palabra y su negativa nunca serán una razón de peso para incumplir la ley. Ningún general está por encima de la ley, ministro.

No sería descabellado afirmar que desde la firma de la paz, ningún militar ha tenido tal participación política y mediática como la del general Munguía Payes. Desde que Mauricio Funes lo rescató del olvido y lo ascendió a general (dos veces y de manera irregular), él no ha parado de dar entrevistas y conferencias, de inmiscuirse en la política salvadoreña. El culmen lo tuvo cuando se quitó el verde olivo y se disfrazó de civil para convertirse en ministro de Seguridad, al tiempo que puso a un militar a dirigir la Policía. Luego regresó a su puesto y no ha parado: sigue dando conferencias, sale a marchar el 15 de septiembre pintado del rostro y últimamente ha estado en entrevistas televisivas hablando de la importancia de que “no se deje fuera a ningún candidato porque ellos están vigilantes”; o también ha dicho que “confía en Tribunal Supremo Electoral”, como si la institución necesita su visto bueno para tener un sello de garantía en la administración del proceso electoral.

Aclaremos: el ministro no tiene que andar dando ese tipo de opiniones. Él no está para eso, los militares no están para ello. La Constitución ni ninguna ley le dan facultades de vigilante, General. Sus mensajes parecen, me temo, amenazas. Desde hace ratos, a la sociedad civil no nos interesa escuchar la voz de los militares, ni nos interesa saber si confían o no en una institución. Ellos están encargados de cuidar la integridad del territorio y punto. El rol que la Constitución le da a la milicia es otro, y mientras tanto, los militares deberían estar acuartelados y bien calladitos, cumpliendo órdenes de civiles sin inmiscuirse en política.

En la pasada navidad, Munguía Payés hasta lanzó un anuncio de felices fiestas cual candidato a la presidencia. ¿A quién le importa que los militares nos deseen feliz navidad o año nuevo? ¿Para qué gasta recursos en eso completamente innecesario? No es descabellado pensar que él todavía anhela ser presidente. Recordemos que coqueteó con esa posibilidad cuando se dio de baja en la carrera militar, coincidiendo con los plazos da la Constitución y con su paseo al frente del Ministerio de Seguridad, con la reducción abismal de los homicidios bajo la manga. De no haber sido descubierta la tregua, esa reducción de homicidios sería, a la fecha (como se vendió al inicio) un logro de su gestión.

Yo sigo creyendo en aquella frase maravillosa que dice: “más escuelas menos cuarteles, más lápices menos fusiles, menos militares más maestros”.

La sociedad salvadoreña ya sabe cómo gobiernan los militares, cómo manejan el Estado, sus tácticas represivas, sabemos cómo se roban las elecciones… No queremos regresar a esas épocas. Por ello es importante que alguien calle al general. Que le digan: ¡Señor, váyase para el cuartel y cállese! Debería ser su comandante civil, que ojalá ahora que va de salida, haga lo que no hizo en cinco años. O alguno de los candidatos en contienda, vaya. Es urgente y necesario.

Bessy Ríos en primera persona:
 
Bessy Ríos en primera persona: "Opinóloga, madre de 4, esposa de 1, con 3 hermanas y 1 hermano, comprometida con mi conciencia. Mi certificación de nacimiento no trae títulos, solo dice: 'Bessy Ríos, hija de Cruz y Bessy'".  

]]>
Columnas Fri, 11 Jan 2019 17:14:27 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22873/Callen-a-Munguía-Payés.htm
Gallardía http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_821_0_3279_1635/images%7Ccms-image-000030976.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/el_farolero/22869/Gallardía.htm La mirada de Otto a la ausencia de la fórmula de Gana en los debates presidenciales. El Farolero Fri, 11 Jan 2019 08:37:54 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/el_farolero/22869/Gallardía.htm Lo que nos negamos a ver de Nayib, Hugo y Carlos http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027317.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22868/Lo-que-nos-negamos-a-ver-de-Nayib-Hugo-y-Carlos.htm Las elecciones han vendado los ojos a muchos. A ciegas, cual Sandra Bullock en Bird box, varios seguidores de los partidos tradicionales andan por ahí navegando con un trapo alrededor de la cara –rojo, turquesa, tricolor– como si fueran a fallecer por mirar los monstruos internos de sus candidatos presidenciales favoritos, al igual que en la película de Netflix. Entonces, auto engañándose, se cubren la vista para no reconocer los demonios en el aspirante de su preferencia ni los ángeles en el hombro de su contrincante.

Una vez cegados del sentido común, estos fanáticos de la verdad absoluta empiezan a ver todo en clave de telenovela de Televisa. En su mundo falto de luz, el candidato de su partido es ese protagonista bueno, infinitamente bueno, casi virginal, mezcla de Marimar, María la del Barrio y María Mercedes. En cambio, el villano –el político oponente– es como si Catalina Creel, la usurpadora Paola Bracho y Soraya Montenegro se fusionaran en una mega villana superior a Darth Vader o Thanos, para resolver la duda existencial que no dejaba dormir a Nayib noches atrás.

Una vez anovelados, los tres aspirantes (son cuatro, pero el de Vamos reconoce en su propaganda que no quiere ser presidente; así que le tomo la palabra) se ven rodeados en buena parte por un séquito de personas que los escudan con más hígado que razón, con más espíritu de Premios TVyNovelas que de Golden Globes. Decenas de vendados (¿vendidos?) que hacen de las redes sociales una Arena Santa Anita virtual.

Ya con la vista obstruida, por ejemplo, a muchos republicanos nacionalistas les cuesta ver ojos celestes en cara ajena. Para ellos, Nayib Bukele, candidato a la presidencia por Gana-Nuevas Ideas es solo un narcisista, inmaduro, vanidoso, prepotente, sin estudios, creador de mercados fantasmas, revolucionario con aire acondicionado y avergonzado de su supuesta religión. En cambio, Carlos Calleja, el elegido de la derecha tradicional, es casi Aquaman: dueño del tridente mágico empleo-seguridad-educación, bañado en mares universitarios de sabiduría y con suficiente agua para lavar el chaleco corrupto de su partido. Surfista con furor del hot, agregaría la prensa porrista.

Pero si le preguntan a algunos seguidores del partido de la golondrina, su candidato es un mesías. Nayib es el tipo cool que conecta con los jóvenes porque usa gorra, se sube al Tagadá y exhibe gratis Dragon Ball. Tuitero destacado que ordenó el centro histórico, sacó del anonimato a Nuevo Cuscatlán y no envuelve en rosas las crudas verdades a los dos partidos tradicionales. Y sobre todo, es uno de nosotros. Basta ver cómo corre como cualquier maitro de colonia el 31 de diciembre después de prenderle fuego a los cuetes. Pero Calleja… El arenero, polo opuesto, es un explotador que obligó a los empleados del súper a trabajar la noche del 24, adulador de d'Aubuisson, falto de español, abraza viejitas para la foto y títere de la oligarquía. Un fantoche.

A los del FMLN, por su parte, les toca doble porción de este pastel pasado de calorías. Mientras su candidato, Hugo Martínez, es la diplomacia en dos pies, hombre cálido y preparado; Nayib, en cambio, es todo lo que dicen los areneros y Calleja, ajá, todo lo que dicen los de la golondrina. Y para estos dos, para Callejistas y Nayilibers por igual, el aspirante rojo no es más que una sandía que salió simple, un mal coreógrafo de El Baile del Sapito, una corcholata más en el tablero de damas de la dirigencia efemelenista. Quizás un buen tipo, sí, pero casado con un partido que hace años nos despertó de la luna de miel.

Y pobre aquel que los contradiga. Cegados por los estereotipos, estos fanáticos azotan con insultos a quien ose discrepar y muestre sentido crítico. Si un periodista cuestiona la ausencia de Nayib en el primer debate, automáticamente se vuelve un arenazi pluma pagada; si algún ciudadano pensante le recuerda a Calleja el manchado partido que lo acobija, es un frentudo; o si un votante escéptico le exige a Hugo que deje de saltar y diga por qué está ofreciendo lo que el FMLN no ha hecho en diez años, seguro es un golondrino.

En eso se nos va la campaña. Algunos van ciegos como Sandra Bullock o, en el mejor de los casos, queriendo ver solo Paolas Brachos y Marías Mercedes a su conveniencia. A los menos, en cambio, nos gusta más pensar en cadejos: seres que pueden ser blancos y salvarnos y, a la vez, ser negros y asustarnos; o incluso de más colores. Se trata de personas con virtudes, pero también con defectos; aspirantes a los que hay que evaluar críticamente no solo por los memes o videos virales que los estereotipan, sino por su contexto, por sus propuestas y por su equipo.

Quitémonos la venda. Abramos los ojos. Volvámonos esos ciudadanos pensantes, esos votantes escépticos, esos periodistas que cuestionan y hacen contrapeso a los enamorados de los candidatos monocromáticos tipo Televisa. Hay que ponerle más cabeza a la decisión y no andar por ahí creyendo que el mío es un santo y el otro un demonio. Nos jugamos algo más que una estatuilla TVyNovelas o un mes gratuito en Netflix. El premio es, jugando con los clichés de las telenovelas, ser felices para siempre, aunque ese siempre dure solo cinco años y ser felices sea tan simple como tener un país vivible.

 

Willian Carballo ( @WillianConN )  es investigador, catedrático y consultor especializado en medios, cultura popular, jóvenes y violencia. Coordinador de investigación en la Escuela de Comunicación Mónica Herrera.
 
Willian Carballo ( @WillianConN )  es investigador, catedrático y consultor especializado en medios, cultura popular, jóvenes y violencia. Coordinador de investigación en la Escuela de Comunicación Mónica Herrera.

]]>
Columnas Fri, 11 Jan 2019 08:36:20 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/columnas/22868/Lo-que-nos-negamos-a-ver-de-Nayib-Hugo-y-Carlos.htm
Magistrado de Ortega renuncia a la Corte Suprema y rompe con el régimen http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000030975.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/centroamerica/22866/Magistrado-de-Ortega-renuncia-a-la-Corte-Suprema-y-rompe-con-el-régimen.htm Rafael Solís, un magistrado fiel a Daniel Ortega en la Corte Suprema de Justicia nicaragüense ha renunciado a su cargo y a su militancia en el Frente Sandinista de Liberación Nacional. En una carta divulgada el 10 de enero, Solís acusa a Ortega de implantar un "estado de terror" y tilda a la pareja Ortega-Murillo de insensatos y faltos de cordura. Rafael Solís, magistrado de la Corte Suprema de Justicia y leal operador político en el sistema judicial de Daniel Ortega, renunció a su cargo dentro de ese poder del Estado, así como su militancia en el Frente Sandinista, tal y como lo informó en una carta enviada a Ortega, su esposa Rosario Murillo y el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras. Su renuncia supone un golpe duro para el régimen, que cerró la puerta al diálogo y ha acorralado a quienes considera sus enemigos: desde organizaciones proderechos humanos hasta periodistas.

Rafael Solís. Foto cortesía Confidencial.
 
Rafael Solís. Foto cortesía Confidencial.

“Presento mi renuncia inmediata, e irrevocable a partir de este momento a mi cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia, y todos los cargos políticos incluida la militancia en el FSLN”, argumenta Solís. En la misiva, fechada el 8 de enero, el operador político del orteguismo en la CSJ explica que su decisión se debe al manejo que Ortega y Murillo han hecho de la crisis política que vive el país y que ha dejado, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, al menos 325 personas muertas, más de 2 000 heridas, 550 detenidas y enjuiciadas; el despido de 300 profesionales de la salud y la expulsión de, al menos, 144 estudiantes de la UNAN.

La carta es una dura crítica a la forma en la que Ortega y Murillo han manejado la crisis y da credibilidad al informe por el que en diciembre pasado Ortega decidió expulsar a la CIDH y al GIEI. Según Solís,  más allá del número de los presos políticos y los muertos "que pueden ser más o menos de los 325 señalados y que en su gran mayoría fueron del sector opositor al gobierno y en circunstancias que en algunos casos pueden ser asesinatos según la CIDH y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI)", la falta de "sensatez y la cordura" de la pareja presidencial para buscar una salida política y negociada, que permitiera el adelanto de las elecciones lo orillaron a tomar la decisión.

"La realidad ha demostrado todo lo contrario", dice, y acusa a los Ortega de haber instaurado "verdaderamente un Estado de Terror con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales o aun de la Policía misma con armas de guerra, han sembrado el miedo en nuestro país y ya no existe derecho alguno que se respete, con las consecuencias inevitables de la instalación y la consolidación al menos de una dictadura con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que ha hecho desaparecer todos los Poderes del Estado, dejando al mismo Poder Judicial al que yo pertenezco reducido a su más mínima expresión”.

Según publicó Confidencial en febrero de 2015, además de ser una fuente influyente en temas políticos, Solís fue testigo de la boda presidencial y se mantiene cerca de la familia desde 1998, cuando Zoilamérica Narváez, hijastra de Ortega, lo denunció por violación. 

El ahora autonombrado “exmagistrado” asegura que desde el 18 de abril pensó en tres ocasiones poner su renuncia, pero que “siempre tuve la duda que a través del Diálogo Nacional de la naturaleza que fuera y aún con más actores y mediadores, el Gobierno presidido por ustedes (Ortega y Murillo) pudiera corregir los graves errores cometidos a lo largo de este período”.

El Diálogo Nacional inició a mediados de mayo, con la Conferencia Episcopal en un papel de garante y aunque la dictadora accedió en un principio a negociar, durante los días que duró el proceso sus representantes se empeñaron en boicotear las negociaciones, que al final fueron suspendidas por la cerrazón del Gobierno de Ortega de no discutir una agenda de democratización propuesta por los obispos.

“Finalizó el año 2018 y nada de eso ocurrió; más bien todo lo contrario: el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional casi total y no veo sinceramente la más mínima posibilidad que ahora en el 2019 se retome un verdadero y nuevo diálogo nacional que logre la paz, la justicia y la reconciliación en nuestro país”, explica Solís.

El magistrado cuenta en la carta que el 17 de abril estaba en México para tratarse un problema de la columna y que desde aquel país siguió los sucesos que terminaron en la peor crisis política vivida por Nicaragua en los últimos 40 años, incluida la peor matanza de la historia nacional en tiempos de paz.

El mismo Solís afirma que los magistrados de la Corte Suprema pueden revertir las decisiones arbitrarias tomadas por Ortega, principalmente en lo relacionado a las decenas de presos políticos que han sido enjuiciados y condenados en procesos arbitrarios, pero asegura que “es sumamente difícil que por el estado de terror impuesto, alguno de ellos se atreva a hacerlo en el futuro, y yo mismo voy a estar fuera del Poder Judicial y probablemente fuera de Nicaragua por un tiempo y no tengo por tanto el derecho de exigirles, por lo que estas condenas seguramente van a ser ratificadas y ojalá no estén presos por mucho tiempo (la mayoría son condenas de 30 años)”.

De aliado a crítico del régimen

Rafael Solís era uno de los más elocuentes voceros políticos del FSLN. Se mantuvo como magistrado de la Corte Suprema arropado por el decreto que en enero de 2010 emitió el presidente Daniel Ortega. Fue uno de los ejecutores de las reformas constitucionales que le permitieron a Ortega perpetuarse en el poder.

El abogado “Payo” Solís era el operador político de Ortega en la CSJ. En enero de 2009, la Corte emitió un fallo que liberaba al expresidente Arnoldo Alemán de una condena de 20 años por fraude al Estado, a cambio de que éste le garantizara a Ortega el control de la Asamblea Nacional. A finales de ese año la Sala Constitucional, de la que era miembro el magistrado Solís, emitió un fallo judicial que le garantizó a Ortega la posibilidad de reelegirse, a pesar de que la Constitución prohibía la reelección continua. En una entrevista, el magistrado Solís aseguró que le debía respeto a la Constitución, “lo que no quiere decir que vaya confrontarme con el partido”, al que ahora renuncia.

En abril de 2010 protagonizó una lamentable escena en a Corte cuando le espetó a su compañero Gabriel Rivera, de tendencia liberal, el ya famoso “Cállese, matón”, cuando Rivera le recordó a Solís ante las cámaras de los medios de comunicación que ya no era miembro de la Sala Constitucional y por lo tanto no podía firmar sentencias judiciales. “El matón es usted”, respondió Rivera en una discusión que ha dejó en evidencia la profunda crisis política y moral de la Corte, llamada a impartir justicia en uno de los países más pobres del continente.

Está por verse cómo reaccionará el régimen ante la renuncia de uno de sus leales. Solís era una de las voces más pragmáticas dentro del círculo de asesores que rodean a Ortega. El mismo Solís, que conoce muy bien a su excompañero, no tiene esperanzas de un cambio de rumbo en la deriva autoritaria del dictador. Así lo dejó claro en su misiva. “Ojalá ocurra un milagro y ustedes reflexionen, y retomen la senda del Diálogo Nacional y la verdadera reconciliación del País, pero la historia de Nicaragua nos ha enseñado otra cosa distinta y en este caso se va a volver a repetir la historia y si continúan sembrando vientos van a cosechar tempestades hasta llegar a un final que por la fuerza va a ser inevitable”, escribió Solís, quien acompaña la carta con una copia de su cédula.

La versión original de este texto fue publicada por Confidencial

]]>
Centroamérica Fri, 11 Jan 2019 08:03:23 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/centroamerica/22866/Magistrado-de-Ortega-renuncia-a-la-Corte-Suprema-y-rompe-con-el-régimen.htm
Ya basta de hablar de fraude http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22865/Ya-basta-de-hablar-de-fraude.htm 360 grados Thu, 10 Jan 2019 18:44:48 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22865/Ya-basta-de-hablar-de-fraude.htm El barco fantasma http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22863/El-barco-fantasma.htm 360 grados Thu, 10 Jan 2019 17:41:31 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22863/El-barco-fantasma.htm La escuela y su… ¿futuro? http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22862/La-escuela-y-su…-¿futuro.htm 360 grados Thu, 10 Jan 2019 17:21:27 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22862/La-escuela-y-su…-¿futuro.htm Nicaragua debe volver a la calle http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22861/Nicaragua-debe-volver-a-la-calle.htm 360 grados Thu, 10 Jan 2019 17:20:08 +0100 http://www.elfaro.net/es/201901/360grados/22861/Nicaragua-debe-volver-a-la-calle.htm