El Faro http://elfaro.net Periodismo independiente y audaz de El Salvador y Centroamerica con noticias, reportajes, investigac es Copyright 2017, El Faro Sun, 22 Oct 2017 11:27:42 +0100 El Faro "Cuando terminamos el Cerro Verde se nos apagó el volcán" http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21070/Cuando-terminamos-el-Cerro-Verde-se-nos-apagó-el-volcán.htm 360 grados Sun, 22 Oct 2017 09:38:09 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21070/Cuando-terminamos-el-Cerro-Verde-se-nos-apagó-el-volcán.htm La concesión del Sitramss y la medida cautelar festinada http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21069/La-concesión-del-Sitramss-y-la-medida-cautelar-festinada.htm 360 grados Sat, 21 Oct 2017 10:02:37 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21069/La-concesión-del-Sitramss-y-la-medida-cautelar-festinada.htm Nayib, Jhonny y la quimera de los movimientos políticos http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000024383.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21068/Nayib-Jhonny-y-la-quimera-de-los-movimientos-políticos.htm Estamos en presencia de una situación política inédita: dos políticos jóvenes, Bukele y Wright, han declarado su pretensión de buscar la presidencia de la República y nuevos diputados en la Asamblea en las próximas elecciones. Nayib en 2019 y Johnny le apuesta a las legislativas del 2021.

La novedad de la que estamos hablando es el reflejo de una realidad: la sociedad está apática y harta de una clase política que ha pecado ya no solo de incapaz, sino también de corrupta.

Una pregunta que surge es: ¿La declaración de intenciones de estos caballeros afectará el tablero para el FMLN y ARENA? La respuesta es muy poco: Bukele puede quitarle algunos votos al Frente y lo de Wright simplemente es un anuncio que no tiene impacto electoral en lo inmediato.

No es comida de facebukeros construir un partido político con posibilidades de victoria para 2019 por varias razones: en primer lugar, por lo corto del tiempo; no se puede edificar una maquinaria electoral con asentamiento territorial de cobertura nacional en tan corto tiempo. No es tan fácil, como hacer café listo; es una labor de largo plazo, que supone integrar un destacamento de activistas con formación política, disciplinado, que en las ciudades y el campo promueva una candidatura; y después es necesario que ese nuevo partido cuente con “no afiliados” para que en las Juntas Receptoras de Votos defienda el sufragio.

En segundo lugar, a esta es hora nadie sabe, ¿cuál será el partido de Bukele? ¿Ya tiene elaborada una carta de principios?¿Cómo será la estructura organizativa? Uno se pregunta cuáles serán los ejes programáticos de su oferta electoral. No se conoce nada: ni el proyecto de estatutos ni quienes conformaran el organismo colegiado de dirección ni mucho menos cuál será la orientación ideológica del nuevo partido. Es un conjunto vacío este “proyecto de poder”.

Según Bukele el dinero para el funcionamiento partidario saldrá de donaciones hechas por medio de Paypal o utilizando una tarjeta de crédito. La verdadera realidad es que está por verse. Hacer política en El Salvador es caro. De acuerdo con datos de algunos medios de comunicación, solo los gastos en publicidad que hicieron el FMLN y ARENA en la última campaña presidencial rondaron los 11 millones de dólares.

El estudio de la experiencia internacional ayuda a ubicarse en lo que significa construir partido. Una experiencia ilustrativa es la de Podemos en España, que se se convirtió en tercera fuerza nacional en un tiempo récord. Como siempre, la personalidad no explica todo. Es cierto que el liderazgo de Pablo Iglesias fue clave; pero Podemos surgió de un robusto movimiento social: los indignados, que tomó las plazas de España en mayo de 2011 para pedir una regeneración política de ese país y recibió después el nombre de movimiento 15-M.

Esta experiencia de participación derivó luego en lo llamados "círculos", que conformaron el ADN de Podemos: Ellos organizaron asambleas de barrio o de pueblo en las que se empezaron a reunir ciudadanos descontentos, organizados geográficamente, por profesión, o por tema.

Además Iglesias, y el resto de los líderes destacados de Podemos, tienen una sólida formación académica y fueron profesores de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid, supieron ver la oportunidad política que generó en España la crisis económica y el descontento ciudadano con los partidos tradicionales y la aprovecharon.

Paremos de contar. Hay que decirlo de manera terminante: las aspiraciones de Bukele y Wright solo pueden ser viables en el largo plazo. En lo inmediato, lo positivo es que abren la discusión sobre un aspecto crucial de la vida política nacional: el fin del bipartidismo dominante en la clase política nacional.

Cada nueva encuesta que se publica genera el recurrente debate sobre el fin del bipartidismo, pero no hay que confundir deseos con realidad. Lo que verdaderamente tendría sentido es plantear una reforma constitucional para cambiar el artículo 85 de la carta magna donde se plantea que “los partidos políticos son el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del gobierno”. Al lograr esta modificación a la Constitución se abriría el camino para una nueva forma de organización, los Movimientos Políticos, cuestión que si podría cambiar el sistema político del país y enriquecerlo. Pero esto, en las condiciones actuales, es una quimera.

Roberto Cañas es docente-investigador universitario, excomandante del FMLN y firmante de los Acuerdos de Paz. Consultor en temas de violencia y seguridad, especialista en análisis de riesgo político y negociaciones y resolución de conflictos, es miembro de Red de Seguridad Triangulo Norte. 
 
Roberto Cañas es docente-investigador universitario, excomandante del FMLN y firmante de los Acuerdos de Paz. Consultor en temas de violencia y seguridad, especialista en análisis de riesgo político y negociaciones y resolución de conflictos, es miembro de Red de Seguridad Triangulo Norte. 

]]>
Columnas Sat, 21 Oct 2017 09:58:16 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21068/Nayib-Jhonny-y-la-quimera-de-los-movimientos-políticos.htm
Karla Avelar: “No estoy dispuesta a perder mi vida en El Salvador” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027610.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21067/Karla-Avelar-“No-estoy-dispuesta-a-perder-mi-vida-en-El-Salvador”.htm Karla Avelar, el rostro de la defensa por los derechos de las mujeres trans en El Salvador, notificó este viernes que Ginebra ha decidido darle asilo. "No estoy dispuesta a perder mi vida", escribió Avelar. La mañana de este viernes 20 de octubre, amigos e instituciones aliadas de Karla Avelar recibieron un mensaje a Whatsapp con la última actualización de su gira por Europa. Esta vez no era un resumen de la jornada, era una carta que desde Irlanda notificaba: “El motivo de la presente tiene como fin informar a ustedes sobre mi decisión irrevocable de no volver a El Salvador”.

Karla es una activista LGBTI que desde 1994 aboga por el cumplimiento de los derechos de las mujeres trans en El Salvador, un país en donde más de 500 personas LGBTI han sido asesinadas los últimos 23 años sin que se investiguen sus casos. Ese país, en donde la misma la Fiscalía General de la República se niega a dar a las organizaciones de derechos humanos y a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) el número de homicidios cometidos contra miembros de la población LGBTI, es con el que ella ha decidido cortar vínculos.

"El motivo de la presente tiene como fin informar a ustedes sobre mi decisión irrevocable de no volver a El Salvador, por razones estrictamente de seguridad, pues no estoy dispuesta a perder mi vida por razones de amenazas, extorsión, condición de VIH, identidad y expresión de género", reza la misiva.

Karla Avelar, mujer trans y directora de la oénege Comcavis, fue una de las defensoras de derechos humanos que demandó al estado salvadoreño ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para exigir el fin a la impunidad en los asesinatos de mujeres trans. Foto: Oliver Contreras/Eddie Arrossi. Cortesía de CIDH.
 
Karla Avelar, mujer trans y directora de la oénege Comcavis, fue una de las defensoras de derechos humanos que demandó al estado salvadoreño ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para exigir el fin a la impunidad en los asesinatos de mujeres trans. Foto: Oliver Contreras/Eddie Arrossi. Cortesía de CIDH.

Avelar está de viaje desde el pasado 8 de octubre. En abril 2017, se convirtió en la primera mujer trans en ser nominada al premio de la Fundación Martin Ennals, que reconoce la labor de defensores de Derechos Humanos. Su viaje por Europa responde al cumplimiento de los deberes que el reconocimiento conlleva. Desde Comcavis (Comunicando y Capacitando a mujeres) trans ha asesorado y acompañado a mujeres trans que por su identidad de género han sufrido violencia de todo tipo: desde doméstica hasta institucional.

El Salvador es predominantemente homofóbico y transfóbico que le ha fallado en todas las etapas de su vida, explica, y por eso está decidida a no regresar a un país que en lugar de garantizar el pleno goce de sus derechos, la ha ignorado. “El Salvador me falló al no capacitar a mis padres a aceptar a que lo que tenían era una hija; me falló cuando me mandó a la cárcel sin oportunidad de defenderme; me falló cuando mataron a Tania y otras mujeres trans y no hizo nada por esclarecer su asesinato; me falló cuando le pedí protección y me la negó; me falló en darme un tratamiento integral de salud”.

La última vez que Karla intentó que el sistema de justicia salvadoreño la acuerpara fue en junio de 2017, cuando denunció ser víctima de extorsión por parte de pandilleros. El Estado, una vez más, le dio la espalda. La Fiscalía la envió a hacerse un peritaje psiquiátrico a Medicina legal: “me querían hacer creer que lo que había denunciado era producto de mi imaginación”, explica.

La activista no dio detalles de cuándo se iniciaron los trámites de solicitud de asilo en Ginebra ni si había hecho el trámite en otros países, se limitó a contar que ese país se encargará de brindarle la estabilidad y protección que por años El Salvador se negó a otorgarle. Espera que su caso sirva además de precedente a las autoridades para que entiendan que “no necesitamos más mujeres trans muertas, espero que las autoridades tomen conciencia de eso”.

De entre el amplio espectro de la población LGBTI, las mujeres trans son las que más se ven afectadas por la violencia. En lo que va de 2017, el país ha registrado 20 asesinatos de mujeres trans. Por esta violencia, este sector de la población huye todos los años hacia México y Estados Unidos con el afán de que, en sociedades de mentalidad más abierta, lograrán vivir con la libertad que su país de origen les limita.

]]>
El Salvador Fri, 20 Oct 2017 16:54:15 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21067/Karla-Avelar-“No-estoy-dispuesta-a-perder-mi-vida-en-El-Salvador”.htm
Un general de la guerra valida el relato de la Comisión de la Verdad http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_325_352_1715_1280/images%7Ccms-image-000027608.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21065/Un-general-de-la-guerra-valida-el-relato-de-la-Comisión-de-la-Verdad.htm El general Juan Rafael Bustillo, excomandante de la Fuerza Aérea, se presentó al juicio por la masacre de El Mozote con el informe de la Comisión de la Verdad bajo el brazo. Bustillo, señalado por tres diferentes casos en ese informe, pretende usarlo para defenderse de las acusaciones en su contra. Juan Rafael Bustillo Toledo dejó de ser comandante hace mucho tiempo, más de dos décadas, pero todavía mantiene el hábito de dar órdenes. Eso es lo primero que hace al llegar al juzgado en el que se le acusa por la masacre de El Mozote. Sube las gradas del edificio con paso firme y, antes de firmar el libro de asistencias, encara a los periodistas que lo enfocan con sus cámaras como quien encara a una tropa: “¡Tomen fotos! ¡Tomen bastantes fotos!”, nos manda.

Bustillo fue el jefe de la Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) durante la mayor parte de la guerra civil: de 1979 a 1989. Llega al juzgado sin abogado, pero armado con un maletín café y flanqueado por dos de sus hijos.

—¿Cómo se declara, general? -le pregunto

Su hijo le dice que no conteste. El general me mira fijamente, espera unos segundos y dice: “Ahí el juez les va a hablar a ustedes”. Entra a la sala y, tan pronto como se sienta en el banquillo de los acusados, del maletín saca un libro rojo. Lo abre. Lo hojea. En un arrebato lo levanta y lo muestra a los periodistas que, frente a él, le apuntan desde un semicírculo; el momento en el que un general de la guerra valida el informe de la Comisión de la Verdad queda retratado para la posteridad.

El libro que carga Bustillo es una copia de aquel informe, elaborado por una comisión de Naciones Unidas tras la firma de los Acuerdos de Paz de 1992. Ese libro fue denostado por los militares y la derecha política porque responsabiliza al Ejército de la inmensa mayoría de violaciones a los derechos humanos cometidas durante el conflicto. En algunos casos, el informe señala con nombre y apellido a los comandantes responsables de las barbaries. Al igual que el original, la copia que carga el general dice varias cosas sobre un Juan Rafael Bustillo, jefe de la Fuerza Aérea Salvadoreña.

El general Bustillo espera que le cedan la palabra en la audiencia del jueves 19 de octubre. Frente a él, una copia del informe de la Comisión de la Verdad que el general quiere ocupar como prueba de descargo. En el relato de la masacre de El Mozote que hay en ese documento no aparece mencionado su nombre. 
 
El general Bustillo espera que le cedan la palabra en la audiencia del jueves 19 de octubre. Frente a él, una copia del informe de la Comisión de la Verdad que el general quiere ocupar como prueba de descargo. En el relato de la masacre de El Mozote que hay en ese documento no aparece mencionado su nombre. 

Dice que el 15 de noviembre de 1989, él estuvo en la reunión del Estado Mayor de la Fuerza Armada donde se decidió asesinar a seis sacerdotes jesuitas. El atentado se perpetró en la madrugada del día siguiente, en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). El libro también dice que subalternos suyos de la FAS asesinaron –el 15 de abril de 1989- a la enfermera francesa Madeleine Lagadec y al médico argentino José Ignacio Isla, quienes atendían personas en un hospital del FMLN. Ese hecho contraviene normas de derecho internacional que protegen a médicos en zonas de conflicto.

Pero además, el libro dice que otros subalternos de Bustillo son responsables de la desaparición de Miguel Ángel Rivas Hernández, de 17 años, quien fue visto por última vez el 27 de noviembre de 1986, cerca de la base de la FAS en Ilopango.

24 años después de presentado, todavía hay quienes dicen que el contenido de ese libro rojo es letra muerta. En marzo de 2017, en el inicio de las audiciencas por El Mozote, Lisandro Quintanilla, uno de los abogados de los militares, lanzó una pregunta:

—¿Quiénes eran la Comisión de la Verdad? –preguntó.
—Expertos internacionales –respondió un periodista.

Quintanilla arremetió:

—¡Mentiras! Eso es falso, no eran ni expertos ni nada, simplemente eran un grupo de personas que se nombraron para hacer un informe de recolección de algunas evidencias que nunca fueron judicializadas.

Bustillo, este día, se ha alejado de esos que no creen. De hecho, el general cree tanto en el contenido de ese libro que lo ha traído como instrumento de defensa, como prueba de descargo. En el Juzgado Segundo de Primera Instancia de San Francisco Gotera, Bustillo no está acusado por el asesinato de los jesuitas, o de la enfermera y el doctor, o la desaparición del joven. Bustillo está acusado por el operativo que terminó en la masacre de unas mil personas en El Mozote y lugares aledaños, entre el 8 y 14 de diciembre de 1981. Sin embargo, en el relato que ese libro hace de la masacre no aparece señalado su nombre y eso él lo ve como una oportunidad.

El Mozote empezó a ser juzgado en 1990, pero fue cerrado súbitamente en 1994, un año después de que la Asamblea aprobara la Ley de Amnistía. Los diputados de la derecha solo se tardaron cinco días desde que la Comisión de la Verdad presentó su informe para proteger a los militares señalados en ese documento. 24 años después, uno de los protegidos por la amnistía utiliza ese informe para defenderse.

El juez Jorge Guzmán comienza la audiencia de intimación. La mayoría de los militares acusados se presentaron en marzo de 2017, pero Bustillo no acudió. Entre los acusados, es el segundo general de la guerra con mayor peso y renombre, si le podemos llamar renombre al hecho de que fue uno de los hombres más poderosos del país en un contexto de violaciones a los derechos humanos. Entre los acusados solo hay un nombre por encima del de Bustillo, amén del que fuera su cargo y su trayectoria: el general José Guillermo García, exministro de Defensa para los años en los que, según el contenido en el libro rojo, se cometieron las más graves violaciones a los derechos humanos (1980-1983).

En 1989, Bustillo aspiró al cargo que tuvo García, en el primer periodo presidencial ganado por el partido Arena. Sin embargo, fue descartado por el presidente Cristiani. Un cable de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos reveló que aquel descontento llegó a tal extremo que la Fuerza Aérea se le rebeló a Cristiani, y en el ala más radical del partido de derechas incluso hubo quienes pensaron en asesinarlo.

Bustillo no había participado de la intimación en el juicio de El Mozote porque durante algún tiempo estuvo escondido, mientras era perseguido por otro caso. En marzo de 2017, él informó al tribunal que no se podía presentar porque estaba fuera del país, ya que había una orden de captura en su contra. España lo requería por el asesinato de los jesuitas (cinco de ellos eran españoles). En agosto de este año, la Sala de lo Constitucional salvadoreña dijo que esas órdenes de capturas ya no estaban vigentes. Y entonces, ahora sí, Bustillo llega al tribunal sin miedos.

El juez pregunta si el general está presente en la sala de audiencias, pero nadie responde. Bustillo no escucha bien. El juez repite y le pide que se ponga de pie. El general se para y quiere hablar. Pregunta:

—Señor juez, ¿puedo hablar entonces yo?
—Permítame -dice el juez-. ¿Me escucha bien?
—Soy un poco sordo.

Entonces el juez empieza a explicarle por qué está en la sala. Bustillo está acusado de homicidio, violación agravada, privación de libertad, violación de morada, robo, daño agravado, estragos especialmente sancionados, actos de terrorismo y actos preparatorios de terrorismo. Todos esos crímenes fueron hechos –dice la acusación- con abuso de autoridad y con unas víctimas que no tuvieron posibilidad de oponerse.

Durante media hora, Bustillo escucha un relato de la pieza 10 del expediente del Mozote, en el que se describe día por día y cantón por cantón, los hechos de la masacre. Bustillo no hace ni una mueca en todo el relato. Cuando Carlos Pineda, secretario interino del juzgado, termina su lectura, el general siente que es su turno de hablar.

—Quisiera ampliar un poco sobre este caso.
—Permítame, general -le dice el juez Guzmán, un hombre empeñado en explicarle a Bustillo cuáles son los derechos que le asisten como imputado.

El general está impaciente.

—¿No puedo explicar nada?
—Quiero saber primero si ha entendido los derechos sobre los que se le ha informado –dice el juez.
—Sí.
—¿Va a nombrar a un defensor particular?
—Tengo defensor público, le agradezco su presencia –responde Bustillo. A su lado se ha sentado Juan Perdomo, que llegó cuando el relato de los hechos ya había empezado.

El general Juan Rafael Bustillo junto a su abogado defensor, durante la audiencia del juicio por las masacres de El Mozote, celebrada el 19 de octubre. Bustillo escucha el testimonio de Rosario López, víctima de una de las masacres en el caserío La Joya.  Ella contó que los soldados le asesinaron a 24 miembros de su familia. Foto: Fred Ramos 
 
El general Juan Rafael Bustillo junto a su abogado defensor, durante la audiencia del juicio por las masacres de El Mozote, celebrada el 19 de octubre. Bustillo escucha el testimonio de Rosario López, víctima de una de las masacres en el caserío La Joya.  Ella contó que los soldados le asesinaron a 24 miembros de su familia. Foto: Fred Ramos 

—Ahora dígame sí va a rendir su declaración indagatoria –pregunta el juez, sin aspiraciones. Es una pregunta de rutina. Lo normal es que los acusados digan que no, pero en la sala Bustillo depara sorpresas.

—Sí, afirmativo –dice.

"Bueno", dice el juez, y a continuación Bustillo le interrumpe porque quiere hablar:

—Permítame. Como soy poco entendedor de las leyes, no comprendo por qué no puedo hablar en este momento. He escuchado todo lo que aconteció en diciembre de 1981, ¿y yo no puedo hablar aquí en este momento?

El juez le explica que esta una audicienca de intimación, que lo convocará para dar testimonio en otra ocasión. Pero como el general quiere hablar, el acusador David Morales y el fiscal Juan José Benavides huelen sangre. Hasta ahora, ningún militar ha rendido su declaración indagatoria. Varios han dicho que lo harán, pero terminan por arrepentirse, aconsejados por sus abogados. Entonces, Morales y Benavides piden al juez que tome la declaración de inmediato.

Hay tensión entre los defensores. Hay curiosidad en la querella y la Fiscalía. El general Bustillo podría convertirse hoy en el primer militar salvadoreño en declarar ante una corte por la masacre de El Mozote.

El defensor Perdomo reacciona. Dice que no se puede hacer hoy.

—Por primera vez tengo el privilegio de conocerlo, y necesito platicar con él para que me dé información y hacer una buena defensa. Esta no es una carrera de caballos, perdonen la expresión.

Ante la persistencia del general, el juez Guzmán abre la posibilidad.

—Entiendo su exigencia, general. Es su decisión. Si dice que sí quiere declarar hoy, suspendo la audiencia (de testigos) de las 11 de la mañana -le dice.

Aunque la Comisión de la Verdad no lo menciona, ya en 2006 la acusación particular señalaba a Bustillo como autor intelectual de la masacre de El Mozote. David Morales, acusador particular en el caso, explica que ellos siguen la tesis del “aparato organizado de poder”. Significa que “el que determinaba y tenía dominio de lo que iba a ocurrir de los hechos era el alto mando” de la Fuerza Armada, dice Morales. Bustillo, para cuando ocurrió la masacre, era jefe del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada y comandante de la Fuerza Aérea. “En este tipo de operativo de gran envergadura y fuerzas combinadas, evidentemente la participación de la Fuerza Aérea debe estar coordinada, avalada por el comandante general de ellos”, explica Morales.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, en octubre de 2012, también validó que la Fuerza Aérea participó del operativo militar que devino en una masacre. Las víctimas también vinculan a la fuerza aérea, cuando narran los helicópteros que sobrevolaban, disparaban, descargaban tropa en las montañas de la zona norte de Morazán.

Todo lo que pueda declarar Bustillo podría servir a la causa de las víctimas, pero entonces el general rompe el silencio. Ya ha tomado una decisión. 

—Mi defensor me ha recomendado que declare posteriormente –dice, aunque el general se queda con las ganas.

La audiencia termina y Bustillo nos habla fuerte:

—Voy a estar abierto a la prensa nacional e internacional.

Luego intercambia palabras con sus hijos y matiza su promesa:

—Yo no quiero hablar de este caso, sino del caso Jesuitas.

El general quiere hablar.

El general Bustillo escucha los comentarios de su hija durante la audiencia de intimación. Foto: Fred Ramos
 
El general Bustillo escucha los comentarios de su hija durante la audiencia de intimación. Foto: Fred Ramos

]]>
El Salvador Fri, 20 Oct 2017 10:02:00 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21065/Un-general-de-la-guerra-valida-el-relato-de-la-Comisión-de-la-Verdad.htm
¿Quién es Aura Lolita Chávez? Henry Morales Arana (AFP) / El Faro http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027605.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/centroamerica/21064/¿Quién-es-Aura-Lolita-Chávez.htm Símbolo de la lucha de los pueblos indígenas, la guatemalteca Aura Lolita Chávez es una de las tres finalistas de la edición 2017 del Premio Sajarov, que cada año desde 1988 otorga el Parlamento Europeo a las personas que hacen “una contribución excepcional a la lucha para los derechos humanos en el mundo”. El ganador se conocerá el 26 de octubre.
Aura Lolita Chávez, candidata al Premio Sajarov 2017, que otorga el Parlamento Europeo. Foto José Rodríguez (AFP).
 
Aura Lolita Chávez, candidata al Premio Sajarov 2017, que otorga el Parlamento Europeo. Foto José Rodríguez (AFP).

Ciudad de Guatemala, GUATEMALA. “Yo mamé la rebeldía, la revolución y la resignificación de mi ser, con la leche materna”, afirma la líder indígena guatemalteca Aura Lolita Chávez, quien dice que debe a su madre la inspiración que la tiene ahora a las puertas de ganar el prestigioso Premio Sajarov del Parlamento Europeo.

El ejemplo materno de organización comunitaria para enfrentar la represión militar durante la guerra civil en Guatemala (1960-1996), llevó a Aura Lolita Chávez Ixcaquic a dedicar su vida a la defensa de los territorios indígenas desde su natal departamento de Quiché, en el altiplano occidental, en un camino convulso donde ha visto de cerca a la muerte.

El historial de Aura Lolita, una exprofesora de 45 años, incluye varios atentados por su labor al frente del Consejo de Pueblos K'iche's por la Defensa de la Vida, Madre Naturaleza, Tierra y Territorio (CPK), fundado en 2007 para enfrentar los efectos del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó en 2005 medidas cautelares para protegerla, pero han sido incumplidas por el Estado guatemalteco, según la activista.

En junio pasado, la dirigente salió de Guatemala a España luego de que personas armadas dispararan contra un grupo del CPK que intentaba impedir la extracción ilegal de madera en Quiché.

Desde el exilio, la activista indígena dijo a la agencia AFP que ella y el movimiento que lidera son hostigados por mineras, hidroeléctricas, empresas de monocultivos y madereras, además de mantener conflictos provocados por militares y paramilitares en la región occidental.

El 10 de octubre, el Parlamento Europeo incluyó a Aura Lolita entre los tres finalistas del Premio Sajarov de los derechos humanos 2017, junto a la oposición democrática en Venezuela y el periodista Dawit Isaak, encarcelado en Eritrea.

Una mujer con mucha energía”

Aura Lolita está casada y es madre de dos hijos. Su salida obligada del país significa un “desarraigo de su comunidad”, destacó la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala (PDH) en un informe que envío a la CIDH.

“Al salir de forma involuntaria de su territorio, se afectó a la beneficiaria (Aura Lolita) y a su familia; sobre todo al considerar que para una mujer maya es vital permanecer en su lugar de origen”, precisó el informe que la PDH.

Para los que la conocen, Aura Lolita es una autoridad maya que se ha ganado el respeto del movimiento de resistencia indígena.

“Es una mujer con mucha energía, con muchas iniciativas, con un carisma que pocos líderes tienen y por eso ella se ha ganado el respeto”, dice Udiel Miranda, dirigente del Consejo de Pueblos de Occidente (CPO), organización que aglutina al grupo de Aura Lolita.

Según Miranda, la nominación de su compañera al galardón europeo refleja ante la comunidad internacional que Guatemala ha incumplido con la protección de los derechos colectivos del pueblo maya, con la persecución de los líderes: “Parte de la estrategia de neutralizar el movimiento es neutralizando a sus dirigentes. Hay varios casos montados contra ella con el propósito de silenciar el movimiento y la oposición a la explotación de los recurso naturales”.

Durante el conflicto armado interno, Aura Lolita integró la insurgencia en su natal Quiché, ante la represión militar de la época.

La guerra de 36 años dejó 200,000 muertos y desaparecidos, la mayoría en comunidades indígenas a manos de las fuerzas de seguridad del Estado, según concluyó en 1999 la Comisión de Esclarecimiento Histórico, auspiciada por la ONU.

“Sueño que un día se retire el ejército militar de Quiché, que ha torturado, masacrado, asesinado, desaparecido, violado sexualmente a las mujeres”, expresó la dirigente maya.

Las poblaciones indígenas, muchas de ellas sumidas en altos niveles de pobreza, representan 40 % de los 16 millones de guatemaltecos según datos oficiales, aunque dirigentes nativos señalan que sobrepasan el 60 %.

© Agence France-Presse

]]>
Centroamérica Fri, 20 Oct 2017 09:36:11 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/centroamerica/21064/¿Quién-es-Aura-Lolita-Chávez.htm
¿El fin de la era Jurásica? http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_915_0_1866_634/images%7Ccms-image-000027599.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/el_farolero/21062/¿El-fin-de-la-era-Jurásica.htm La mirada de Otto al surgimiento de nuevos movimientos políticos 'independientes'. El Farolero Thu, 19 Oct 2017 17:28:08 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/el_farolero/21062/¿El-fin-de-la-era-Jurásica.htm La lucha contra la impunidad y por los derechos de la mujer en las próximas elecciones http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027597.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/ef_radio/21060/La-lucha-contra-la-impunidad-y-por-los-derechos-de-la-mujer-en-las-próximas-elecciones.htm En este bloque hablamos con Ima Guirola, vocera de Cemujer sobre la lucha contra la impunidad y por los derechos de la mujer en las próximas elecciones. EF Radio Thu, 19 Oct 2017 16:07:59 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/ef_radio/21060/La-lucha-contra-la-impunidad-y-por-los-derechos-de-la-mujer-en-las-próximas-elecciones.htm Medio siglo de contar http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21059/Medio-siglo-de-contar.htm 360 grados Thu, 19 Oct 2017 15:14:45 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21059/Medio-siglo-de-contar.htm Pobrecitas iguanas que somos http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21058/Pobrecitas-iguanas-que-somos.htm 360 grados Thu, 19 Oct 2017 15:12:59 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21058/Pobrecitas-iguanas-que-somos.htm Medio siglo de contar http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000023431.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21057/Medio-siglo-de-contar.htm La editorial Océano de México me propuso una Antología Personal de mis cuentos escritos a lo largo de medio siglo, y tras un largo y duro debate sentimental conmigo mismo terminé eligiendo veinte de entre un centenar. “Los hijos, señor, son pedazos de las entrañas de sus padres, y, así, se han de querer, o buenos o malos que sean, como se quieren las almas que nos dan vida”, le dice don Quijote al hidalgo a quien se encuentra en el camino.

Pero a la hora de decidir cuáles quedaban de entre esos hijos de las entrañas, recordé también que, al cabo de su vida, Rubén Darío hizo una selección de sus poemas para una antología personal que publicó la editorial Corona de Madrid, y no le tembló el pulso al eliminar todo Azul, su celebrado primer libro de 1888.

Mi antología de Océano, que presentaremos en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, me ha dado la oportunidad de repasar mi carrera de cuentista empezada en la adolescencia.

Publiqué mi primer libro, Cuentos, a los 20 años, de mi propio bolsillo, una hermosa edición artesanal de 500 ejemplares, compuesta a mano por los tipógrafos que trabajan semidesnudos en el calor de 40 grados a la sombra, los torsos relucientes, como en las novelas de Balzac, en la imprenta de mi amigo el escritor Mario Cajina Vega, de la calle del Triunfo en Managua. Tulita, mi novia entonces, salió a venderlo de puerta en puerta por las calles de León, llena de entusiasmo, y yo, aterrorizado, pasé escondido tres días en mi pieza de estudiante.

Otra parte de la edición la dejé consignada a las pocas librerías de la capital que pulverizó el terremoto de la Navidad de 1972, para volver cada sábado a preguntar cuántos ejemplares se habían vendido. Me gusta repetir que en una de esas ocasiones la propietaria de la librería Selva, al contar los diez que le había dejado, halló que habían once.

Era impensable que una librería te pagara por adelantado. Impensable que un amigo comprara tu libro, pues siempre esperaba que debías obsequiárselo, y, además, estaba de por medio una broma lapidaria. Quien lo recibía de regalo, te decía: “firmámelo, para que no digan que lo compré”. Se lo conté una vez a Gabriel García Márquez, y cuando me dedicó El amor en tiempos del cólera, escribió: A Sergio, para que no digan que compró este libro; con el abrazo de siempre . 1987.

Mi padre quería que yo fuera el primer abogado en mi extensa familia. Y antes de presentarme delante de él con mi título universitario, primero le llevé aquel libro de cuentos. Temí entonces lo que iba a decirme, que de escribir no se come, primero la maldición de la música, pues mi abuelo y tíos paternos eran todos músicos pobres, y ahora la maldición de la literatura; pero tomó el pequeño volumen, le dio vuelta al revés y al derecho, lo hojeó, y me dijo: “ahora tenés que escribir una novela”.

No me desanimó, contra lo que yo esperaba, y me dio un consejo que él consideraba lógico: ir de la escala menor a la mayor, el cuento como un primer peldaño para ascender a la novela. El oficio me enseñó, sin embargo, que se trata de dos géneros con pesos distintos, pero no subordinados.

Yo me preparaba para ser cuentista, y lo que leía eran cuentos. Y en eso apareció Pedro Páramo de Rulfo, y entonces se me abrió una nueva perspectiva y me entregué también a leer novelas, ahora con el propósito de ver cómo estaban dadas las puntadas de la trama, cómo era el revés del bordado.

Cuando a un escritor se le pregunta por los primeros libros que leyó, generalmente comienza citando Sandokán, de Salgari, o La Isla del tesoro, de Stevenson. Pero yo no leí esos libros de niño, sino que los oí.

Soy de la mitad del siglo anterior, cuando dominaba la radio, y a comienzo de los años cincuenta reinaban las radionovelas, igual que reinaba el cine, también decisivo en mi formación de escritor, junto a las historietas cómicas.

Todos ellas son maneras de contar. La palabra, mi instrumento de expresión, se vería excitada por esos otros instrumentos que aparentemente le son ajenos: la imagen fija, pero cinética, de los dibujos de los comics; la imagen en movimiento del cine; y la voz sin imagen de la radio.

Era eso lo que me fascinaba de las radionovelas, el poder soberano de las voces, que se convertían en personajes por sí mismas, con autonomía de los rostros y figuras de los actores dueños de esas voces. Las voces me incitaban a imaginar la imagen.

YNW Radio Mundial tenía su propio “cuadro dramático”, y además de Sandokán, y La isla del tesoro, pasaba por capítulos El derecho de nacer, del prolífico escritor cubano Félix B. Caignet, guionista, novelista, poeta, periodista, crítico de teatro, compositor y cantante. Sus radionovelas, más tarde telenovelas, superan las trescientas.

También era popular una serie de la misma radio que tenía por personajes a la clásica pareja del marido oprimido y la esposa mandamás. Los oyentes eran invitados a enviar argumentos por correo, y si alguno era escogido, su autor se ganaba un premio. Mandé uno a los doce años, que se acercaba a un verdadero guión, y gané. Mi argumento, cuya trama no recuerdo, había sido dramatizado por aquellas voces famosas.

Mi padre, envanecido por mi triunfo, financió mi viaje en bus a Managua para que fuera a recibir el premio, y pude penetrar entonces al santuario mítico de Radio Mundial en el barrio San Sebastián. El director del “cuadro dramático” me acogió con elevados elogios. Luego tecleó en su máquina una orden para que retirara en las oficinas de Licores Bell, patrocinador del programa, dos botellas de ron Cañita, el más popular entonces en las cantinas de Nicaragua. Fue el primer premio literario que recibí en mi vida.

Madrid, octubre 2017

Sergio Ramírez, escritor nicaragüense. Premio Carlos Fuentes y Premio Alfaguara de Novela.
 
Sergio Ramírez, escritor nicaragüense. Premio Carlos Fuentes y Premio Alfaguara de Novela.

]]>
Columnas Thu, 19 Oct 2017 15:08:54 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21057/Medio-siglo-de-contar.htm
El documental del mes http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027602.png http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21056/El-documental-del-mes.htm Eventos Thu, 19 Oct 2017 13:23:05 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21056/El-documental-del-mes.htm Club de libros calientes de #ElHorno: "Los migrantes que no importan" http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_1200_800/images%7Ccms-image-000025418.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21054/Club-de-libros-calientes-de-ElHorno-Los-migrantes-que-no-importan.htm Eventos Thu, 19 Oct 2017 11:22:17 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21054/Club-de-libros-calientes-de-ElHorno-Los-migrantes-que-no-importan.htm El general Bustillo se enfrenta a El Mozote http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027591.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/ef_foto/21053/El-general-Bustillo-se-enfrenta-a-El-Mozote.htm El general Juan Rafael Bustillo, sentado en el banquillo de los acusados, muestra un ejemplar del informe de la Comisión de la Verdad, en el que se narran los casos ejemplificantes de violaciones a los derechos humanos cometidas en la guerra civil salvadoreña (1980-1992). Bustillo llegó a presentarse ante el Juzgado de Segundo de Primera Instancia de San Francisco Gotera para responder, al igual que otros 17 militares, por la masacre de El Mozote y caseríos aledaños, en la que participaron diversas unidades del Ejército salvadoreño y en el que se asesinó a alrededor mil campesinos en la zona norte del departamento de Morazán, en diciembre de 1981. Los cargos contra Bustillo son violación agravada, privación de libertad, robo, daño agravado, terrorismo, actos preparatorios de terrorismo y estragos especialmente sancionados. —¿Cómo se declara, general? –preguntó El Faro. —Ahí el juez les va a hablar a ustedes -dijo Bustillo. En la audiencia, Bustillo respondió al juez de la causa que daría testimonio, pero luego se abstuvo por recomendación de sus abogados. Esta era la última oportunidad de comparecer para el general, para escuchar los cargos en su contra. Hasta la mañana del 19 de octubre, Bustillo había enfrentado el proceso en ausencia, desde que el caso fue reabierto a mediados de 2016. Bustillo fue comandante de la Fuerza Aérea Salvadoreña entre 1979 y 1989, y en aunque en la narración sobre la masacre de El Mozote que hizo la Comisión de la Verdad no aparece señalado como uno de los responsables (por eso llevó el documento, como prueba de descargo), Bustillo sí ha sido vinculado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en este caso. También ha sido vinculado por las víctimas sobrevivientes. En su sentencia del 25 de octubre de 2012, la Corte IDH determinó que se “daba por establecido que entre el 11 y el 13 de diciembre de 1981, se habría llevado a cabo un operativo principalmente por parte del BIRI Atlacatl, con apoyo de otras dependencias militares, incluida la Fuerza Aérea Salvadoreña, en el cual se habrían perpetrado masacres sucesivas en siete localidades del norte del Departamento de Morazán con extrema crueldad, principalmente mediante el uso de armas de fuego, pero también a través de golpes con palos, degollamientos e incluso incendios en lugares en los cuales aún se encontraban personas con vida”. A diferencia del caso de las masacres de El Mozote, Bustillo sí aparece en otros casos reseñados por el informe de la Comisión de la Verdad que carga en sus manos. Ahí se responsabiliza a miembros de la Fuerza Aérea bajo su mando, en un ataque ocurrido el 15 de abril de 1989 a un hospital del FMLN en el que fue asesinada la enfermera francesa Madeleine Lagadec y el médico argentino José Ignacio Isla Casares. Este hecho contravino las reglas del derecho internacional humanitario, que protege al personal médico en zonas de conflicto. El informe también establece la responsabilidad de militares bajo el mando de Bustillo, en la desaparición de Miguel Ángel Rivas Hernández, de 17 años, visto por última vez el sábado 27 de noviembre de 1986 en las cercanías dela Base de la Fuerza Aérea de Ilopango. Bustillo, además, fue uno de los militares del más alto rango que la noche del 15 de noviembre de 1989 se reunieron en el Estado Mayor de la Fuerza Armada salvadoreña para discutir el curso de la ofensiva militar que había lanzado la guerrilla del FMLN sobre San Salvador. En esa reunión, según el informe de la Comisión de la Verdad, se decidió dar muerte a los sacerdotes jesuitas. El homicidio de los seis religiosos -cinco de ellos de origen español- se produjo la madrugada del día siguiente, y como la orden supuesta fue de no dejar testigos, los militares también dieron muerte a una empleada de los sacerdotes y a la hija de esta, que se encontraban en las instalaciones de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). *Con reportes de Nelson Rauda EF Foto Thu, 19 Oct 2017 10:52:41 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/ef_foto/21053/El-general-Bustillo-se-enfrenta-a-El-Mozote.htm La concesión del Sitramss y la medida cautelar festinada http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000025898.JPG http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21052/La-concesión-del-Sitramss-y-la-medida-cautelar-festinada.htm Primera parte: el fondo del problema

Hace unos pocos meses, cuatro de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional decretaron una "medida cautelar" en el caso del Sitramss que generó una ácida polémica pública entre el Ejecutivo y la Sala; y en la que participaron diversas organizaciones de la sociedad civil para defender lo resuelto por los cuatro magistrados o atacarlos. Sin embargo, pasada la diatriba, muy poco se argumentó sobre el fondo del problema: la constitucionalidad de la decisión del Viceministerio de Obras Públicas al otorgarle el exclusivo uso de una vía pública a una empresa privada. Tanto la medida cautelar de la Sala, como la acción del Gobierno al adjudicar el Sitramss, requieren de un serio estudio para determinar si el proyecto del Sitramss fue hecho de acuerdo a las normas constitucionales, y si los magistrados supieron atajar con transparencia este proceso.

En este caso, a mi juicio es evidente que la forma cómo se adjudicó el Sitramss, evitando presentarlo como lo que realmente es -es decir, una concesión- constituyó una violación al texto y espíritu de nuestra Constitución y por lo tanto se trata de un acto nulo. En aquella ocasión, el gobierno de Funes argumentó que no se trataba de una concesión sino del simple ejercicio de las facultades que la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial le confieren al Viceministerio de Transporte en el Art. 41.4, el cual explícitamente lo autoriza a "establecerse vías o carriles para uso exclusivo de determinado tipo de vehículos".

Si bien es cierto que la facultad concedida a Viceministerio se encuentra prácticamente en todas las legislaciones modernas que regulan el tránsito en los centros urbanos, y se trata de una facultad del Ejecutivo para reservar carriles en las vías públicas para la circulación distintos tipos de vehículos (como los de transporte público, las ambulancias, los bomberos y la policía), también es cierto que el Viceministerio de Transporte fue mucho más allá de establecer la reserva de vía para uno o varios "tipos de vehículos" como la ley dice. El Viceministerio le dio el goce exclusivo de un tramo de la vía pública a una empresa privada, e invirtió millones de dólares del erario público en el proyecto.

Esto le confiere una naturaleza jurídica radicalmente diferente al caso: se trata de un contrato de carácter privado entre el Gobierno y una empresa en particular, en la que por un lado el Gobierno reserva espacios materiales de la vía pública e invierte millones de dólares en infraestructura (cerca de 50 millones) y se los estrega en exclusividad a una empresa privada para que los administre y lucre de ello. Nuestra Constitución califica esto, de manera expresa, como una concesión. En su artículo 120, que trata de la Concesión, dice que cuando se trate de "obras materiales de uso público", otorgadas por el Estado a particulares para su explotación, deberán cumplirse condiciones especiales como ser licitadas públicamente y "…deberán ser sometidas al conocimiento de la Asamblea Legislativa para su aprobación".

Es claro entonces que el Gobierno anterior actuó más allá de la facultad de regular el tráfico de la ciudad y claramente se avocó a constituir una concesión entre el Estado y un particular. El Estado le confirió a una empresa el derecho exclusivo de hacer uso de "obras materiales de uso público", como son las calles de la ciudad y la infraestructura del Sitramss, para beneficiarse con ello. De igual manera, si el Gobierno hiciera un contrato con una empresa ferrocarrilera para revivir este servicio, sin pedir la aprobación de la Asamblea Legislativa, lo que se le discutiría no si es de beneficio público o no, sino que ha violado la Constitución al no seguir el procedimiento correcto.

Que el Sitramss es un sistema ventajoso y cómodo para miles de citadinos no está en discusión, eso es evidente; lo que se cuestiona es por qué el gobierno usó ese equivocado procedimiento. La insistencia del Gobierno actual de asentar su argumentación en las ventajas del Sitramss es loable, pero está fuera del tiesto.

Segunda parte: la medida cautelar

En los procedimientos judiciales, las medidas cautelares son instrumentos jurídicos que le permiten al juez impedir que se produzca un daño grave o irreparable para la parte peticionaria mientras el juez resuelve el caso. Sin embargo, la medida cautelar dictada por los magistrados en este caso es festinada y sospechosa.

Antes de decretar la medida cautelar, la Sala había evadido, durante dos años, una demanda de inconstitucionalidad del Sitramss. Fue hasta que cuatro de los cinco magistrados fueron recusados por las partes, cuando esos magistrados se apresuraron a emitir la medida cautelar, eliminando el uso exclusivo del carril a la empresa privada que administra el Sitramss. Lo curioso es que la misma Sala, en dos ocasiones, había denegado en el mismo proceso dos medidas cautelares solicitadas por los peticionarios. ¿Por qué emitieron esa medida cautelar horas antes de ser recusados? La coincidencia es sospechosa.

El argumento que los cuatro magistrados aducen en su resolución es altamente dudoso, pues se basan en que el Sitramss "no beneficia a toda la población circulante en el área del servicio", pese a las pruebas ofertadas por el Gobierno. El argumento del Gobierno señala que, diariamente, son miles de usuarios los que se benefician con el servicio, pero la Sala aduce que el Gobierno no le proporcionó el número de personas que "no se benefician" del Sitramss. En definitiva, la Sala abrió la calle para los autos particulares, es decir, excluyendo a los ciudadanos y ciudadanas que hacen uso del servicio público de buses; que serán “miles", muchos más que los que transitan en carros particulares por esas rutas. La Sala hace un uso arbitrario del concepto "bien público", amén de reducirlo a una mera evaluación estadística.

Los cuatro magistrados, con esta medida, creo que sin darse cuenta, han contradicho los artículos antes citados de la Ley de Transporte, que expresamente permite la reserva de circulación "para vehículos de cierto tipo". Ellos, de manera generosa, han abierto esa arteria a los vehículos que no autoriza la ley -los vehículos privados- y han excluido a los de transporte público, que son los que según la ley deberían beneficiarse de este privilegio para permitir una mayor fluidez del transporte de pasajeros. A todas luces han generado una absurda forma de privilegio de vía que, estoy seguro, no existe en ninguna parte del mundo.

Me permito hacerles estas preguntas reflexivas: ¿Al aprobar la medida cautelar, los cuatro magistrados se detuvieron a pensar en la afectación para los miles de salvadoreños y salvadoreñas que no tienen carro y que tienen que usar el servicio de transporte público para moverse en la ciudad? ¿Acaso estos no serán más que los miles, con vehículo, que los cuatro magistrados han favorecido? La única excusa que encuentro a este proceder, es que los magistrados estaban pensando en vehículos y no en personas.

La consideración del "bien público" no puede simplificarse a un número de más o menos, es algo mucho más complejo. No solo es matemática sino que toma en cuenta otros factores como cuestiones ambientales, necesidad de atender prioritariamente o especialmente a ciertos grupos de la sociedad, las capacidades técnicas y financieras del Estado, consecuencias negativas de mediano plazo, etc. De lo contrario puede convertirse en un "daño del público".

Ya anteriormente esta misma Sala ha tomado en cuenta consideraciones de oportunidad para la emisión de sus fallos. Por ejemplo, cuando se abstuvieron de declarar inconstitucional la candidatura del señor Saca en la última elección presidencial. El fallo vino hasta cuando la elección ya había terminado. Los magistrados adujeron que si lo hubieran hecho antes de la votación, se hubiese producido un daño irreparable al proceso electoral.

Personalmente coincido con la posición del magistrado que no acompañó la resolución; y que, sin decirlo explícitamente, calificó la medida cautelar de festinada, al plantear que no se han considerado otras alternativas. Me permito sugerir una, asumiendo que el contrato del Sitramss sea declarado nulo por inconstitucional: darle al Ejecutivo un plazo razonable para corregir su error, ya sea asumiendo que es una concesión y cumpliendo con los requisitos constitucionales. Otra alternativa es ordenarle al Ejecutivo que tome las disposiciones necesarias para que todos los empresarios que deseen hacer uso de la infraestructura de la vía rápida, puedan hacerlo, cumpliendo con los requisitos que el Viceministerio establezca para ese escenario. En otras palabras, que haga un uso adecuado de su facultad legal y en consonancia con la ley respectiva ya citada. En definitiva, la solución que surja debe garantizar el uso de un Sitramss que es útil para nuestra ciudad y que por lo tanto debe preservarse.

Rubén Zamora (1942) en la biblioteca de su casa, en los Planes de Renderos. Zamora es un político de izquierdas que fue embajador de El Salvador en Estados Unidos y ante las Naciones Unidas. Miembro fundador del Frente Democrático Revolucionario y de Convergencia Democrática, fue parte del equipo negociador de la guerrilla para los Acuerdos de Paz. En 1994 fue candidato a la presidencia por la coalición CD-FMLN-MNR. /Foto El Faro: Víctor Peña
 
Rubén Zamora (1942) en la biblioteca de su casa, en los Planes de Renderos. Zamora es un político de izquierdas que fue embajador de El Salvador en Estados Unidos y ante las Naciones Unidas. Miembro fundador del Frente Democrático Revolucionario y de Convergencia Democrática, fue parte del equipo negociador de la guerrilla para los Acuerdos de Paz. En 1994 fue candidato a la presidencia por la coalición CD-FMLN-MNR. /Foto El Faro: Víctor Peña

]]>
Columnas Thu, 19 Oct 2017 10:02:00 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21052/La-concesión-del-Sitramss-y-la-medida-cautelar-festinada.htm
DocuDelMes: Venus http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_150_0_1772_1080/images%7Ccms-image-000027598.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21061/DocuDelMes-Venus.htm Eventos Thu, 19 Oct 2017 02:59:51 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21061/DocuDelMes-Venus.htm Data ART Arte + periodismo + datos http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_5616_3744/images%7Ccms-image-000027585.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21048/Data-ART-Arte--periodismo--datos.htm Eventos Wed, 18 Oct 2017 20:17:59 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21048/Data-ART-Arte--periodismo--datos.htm Defensor del caso El Mozote admite que sí ocurrió una masacre http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000027581.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21043/Defensor-del-caso-El-Mozote-admite-que-sí-ocurrió-una-masacre.htm El abogado de uno de los militares acusados por la masacre de El Mozote dijo que no podía ser “inhumano” y no reconocer los hechos señalados al Ejército salvadoreño en 1981. La confesión de Lisandro Quintanilla, sin embargo, no es gratuita: él advierte que en el juicio se debe dejar de lado el debate sobre los hechos para centrarse en las pruebas que conecten a su defendido - y al resto de los acusados- de una participación directa en la masacre. Pruebas que, por el momento, no han desfilado en el juicio.
Dorila Márquez es recibida por su hija, luego de brindar su testimonio en la audiencia sobre la masacre de El Mozote y lugares aledaños. Márquez declaró durante el juicio que se realiza en el juzgado de San Francisco Gotera, en el departamento de Morazán, el viernes 13 de octubre. Al fondo, el abogado defensor, Lisandro Quintanilla, quien admitió en declaraciones que, el 11 de diciembre de 1981, sí ocurrió una masacre. Foto de El Faro, por Víctor Peña.
 
Dorila Márquez es recibida por su hija, luego de brindar su testimonio en la audiencia sobre la masacre de El Mozote y lugares aledaños. Márquez declaró durante el juicio que se realiza en el juzgado de San Francisco Gotera, en el departamento de Morazán, el viernes 13 de octubre. Al fondo, el abogado defensor, Lisandro Quintanilla, quien admitió en declaraciones que, el 11 de diciembre de 1981, sí ocurrió una masacre. Foto de El Faro, por Víctor Peña.

Lisandro Quintanilla, abogado de uno de los generales imputados por la masacre de El Mozote, admitió el pasado 13 de octubre que los hechos que están en juicio sí ocurrieron. Es decir, que el Ejército salvadoreño masacró a cerca de un millar de pobladores de cuatro caseríos y dos cantones en diciembre de 1981.

“¿Cómo va a creer que nosotros vamos a ser indolentes, incólumes, inhumanos en no reconocer esos hechos? Por supuesto”, dijo Quintanilla, tras la novena audiencia de testigos en el juicio reabierto por El Mozote, que se lleva a cabo en San Francisco Gotera, Morazán.

Este reconocimiento desde el bando de los militares supone un avance para el esclarecimiento de la verdad, aunque la masacre ya ha sido reconocida por instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, o la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas, que narró los casos emblemáticos de la guerra civil salvadoreña y señaló a comandantes de varias unidades del ejército como los autores materiales.

También el Estado salvadoreño ya reconoció, en enero de 2012 y de boca del expresidente Mauricio Funes, el cometimiento y la ocultación de la masacre. Sin embargo, en la defensa de los militares acusados, esta es la primera vez -desde que se reabrió el caso en 2016- que uno de los abogados reconoce los hechos. 

Quintanilla defiende al general Walter Oswaldo Salazar, uno de los 18 altos militares que están siendo procesados en San Francisco Gotera por el crimen cometido al inicio de la guerra civil.

El informe de la Comisión de la Verdad identifica a Salazar como uno de los oficiales al mando del Batallón Atlacatl, uno de las unidades militares que participó de la “Operación Rescate” en la zona norte del departamento de Morazán, en el momento en que se cometió la masacre. Salazar era capitán en ese momento y estudió un curso de ingeniería básica para oficiales en la Escuela de las Américas, según la SOAW (una organiación que pide el cierre de ese centro de entramiento). La Escuela de las Américas es la academia estadounidense que entrenó a generaciones de militares latinoamericanos, como Jorge Videla o Augusto Pinochet, en tortura, represión y persecución de enemigos políticos.

Hace casi siete meses, cuando asistió a la audiencia en que su cliente fue notificado de las acusaciones en su contra, Quintanilla hablaba de la masacre como quien habla de una ficción inventada por las víctimas y la querella. “Los hechos son tan vagos como una novela dantesca. Se ha contado una historia sobre la base de informes inverosímiles”, dijo Quintanilla el 29 de marzo de este año.

Ahora su postura ha cambiado, pero su cambio tiene que ver más con la estrategia de la defensa. El pasado 13 de octubre, Quintanilla escuchó el testimonio de Dorila Márquez, presidenta de la Asociación promotora de derechos humanos de El Mozote. Márquez ha asumido el rol de vocería de las víctimas que tuvo Rufina Amaya, la testigo principal de la acusación presentada en 1990, en el juzgado de Gotera. Pero Amaya falleció en 2007. Márquez viajó a Ecuador en abril de 2012 para testificar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Sin embargo, nunca había comparecido ante un tribunal salvadoreño.

Márquez narró cómo el 10 de diciembre de 1981 un grupo de soldados entraron en El Mozote y disparaban a su paso. Al día siguiente, cuando intentó huir junto a su familia, unos soldados les dispararon e hirieron en el talón a uno de sus hijos. "Mi hijo estaba desangrándose, no le hicimos nada. Yo me quedé con él. Entonces regresamos a mi casa, y pasamos todo ese día viendo el humo de las casas incendiadas y sintiendo olor a cuerpos quemados", dijo.

Cuando terminó la masacre, Márquez y su familia regresaron a El Mozote para presenciar los vestigios de las casas quemadas y los cuerpos masacrados. En la segunda ocasión, "mi suegra quería ir a ver a sus hijos. Esa vez encontramos a Nilo, mi cuñado, su esposa y sus niños: eran calaveras y huesitos debajo de un palo de café. Nilo estaba boca abajo, con el pantalón y la camisa prensada. Se había secado como un pescado, no se lo habían comido los animales. Mi esposo los enterró. Volvimos a ir a la plaza, pero ya no había restos. Un compadre me contó que los militares pasaron trayendo gente para que fueran a ayudarles a enterrarlos".

Cuando Dorila Márquez terminó su historia, los abogados defensores pidieron tiempo fuera. Le dijeron al juez Jorge Guzmán que necesitaban un receso para decidir si harían preguntas. Los abogados formaron un círculo y Lisandro Quintanilla estaba al centro. Él ejerce de portavoz, dicta la estrategia y hace la mayoría de objeciones ante el juez.

Quintanilla también tiene en su cartera de clientes a La Prensa Gráfica, un periódico de circulación nacional; y a algunos de los militares acusados por la masacre de los jesuitas, también cometida por el Batallón Atlacatl. El 12 de octubre, Quintanilla no pudo acudir a la audiencia del caso El Mozote porque estaba en una audiencia de otro de sus casos de alto perfil: el proceso por corrupción del expresidente de El Salvador, Antonio Saca. Pero aunque no acudió el primer día, nadie ocupó su silla, la que está en el escritorio de la defensa, frente al juez. Así como hay rangos en la milicia, entre los defensores también parece haber rangos. Quintanilla es como un general.

En el tiempo fuera que pidieron, los abogados concluyeron que no harían preguntas. "A veces el mejor contrainterrogatorio es el que no se hace", dijo el abogado Ricardo Donis.

Al finalizar la participación de Márquez, Quintanilla respondió algunas preguntas a periodistas. La primera pregunta tenía que ver con este hecho: una vez más, la defensa se abstuvo de hacerle preguntas a una víctima. 

—Ella ha venido a decir lo que ya conocemos todos. Lo que El Faro publica en sus editoriales, lo que UCA Editores publica en sus editoriales, lo de la Comisión de la Verdad, lo de la Comisión Interamericana…”, dijo Quintanilla.

—Otros testigos han venido y han planteado hechos similares.

—Todos hablan de los hechos. Mire, okay. No hay que perder de vista dos cosas.  Uno: el juicio de carácter internacional por el cuál se obliga al Estado de El Salvador a investigar y procesar el caso, y otro es 'el caso'. Y en este caso, la única manera de emitir una sentencia de condena contra fulano de tal es con prueba directa. No hay otra manera. Aquí se exige certeza. Una cosa es la Comisión, una cosa es cualquier análisis que se haga en relación a los hechos. Que nosotros, nuestra defensa no es negarlos. ¿Cómo va a creer que nosotros vamos a ser indolentes, incólumes, inhumanos en no reconocer esos hechos? Por supuesto. Pero en este juicio no se discute eso.

Quintanilla tiene clara su estrategia. "Sobre los hechos hay demasiado que aportar. Podemos pasar días enteros", dice. Su plan de juego es demostrar que no hay puntos que lleven de la existencia de la masacre a su defendido disparando un fusil o cometiendo crimen alguno. "En este juicio lo que se está discutiendo son dos cosas: si los hechos existieron y si esos hechos pueden ser atribuidos a personas naturales en concreto. Ese es el punto", asegura.

Para probar un delito en El Salvador se necesita comprobar dos supuestos: la existencia de los hechos y la responsabilidad personal de un acusado de esos hechos. Quintanilla da por cerrado el debate sobre la mitad de esos requisitos.

Hasta ahora, los testimonios vertidos en el juicio se centran sobre la existencia de los hechos y la forma en que se llevaron a cabo. La estrategia del abogado se concentra en demostrar que no hay evidencia que conecte a su defendido con los hechos narrados por las víctimas que sobrevivieron.  Solo algunos testigos han identificado al Batallón Atlacatl y solo una persona nombró a un militar específico: el teniente coronel Domingo Monterrosa, comandante del Batallón Atlacatl. Esa persona fue Dorila Márquez.

La opinión de Quintanilla no cuela entre todos sus compañeros. En el juicio que está en desarrollo, algunos abogados han sugerido que en El Mozote hubo “enfrentamientos” entre miembros de la guerrilla y soldados. Otro abogado, Rodolfo Garay Pineda, niega directamente que la masacre haya ocurrido y explica los múltiples hallazgos de cadáveres en El Mozote y poblados aledaños alegando que la guerrilla tenía un cementerio en los lugares. El gobierno de El Salvador negó el crimen durante décadas. Lo mismo hizo el gobierno de Estados Unidos, que entrenó al Batallón Atlacatl, responsable de ese operativo en el norte de Morazán, en diciembre de 1981.

Pero Quintanilla sigue su propio juego. “Ella (Dorila Márquez) no ha hecho ningún señalamiento. Es más que obvio que le han dicho que diga que fue el Batallón Atlacatl y creo que nosotros eso, podemos periféricamente contraargumentarlo con otros elementos de prueba que existen”, dijo tras oír el testimonio.

Para establecer que una persona es culpable de un delito se necesita que se cumplan tres requisitos. Uno, que la acción esté prohibida específicamente en la ley -tipicidad-; que la ley esté vigente -antijuridicidad-; y que una persona haya tenido la intención de cometer el delito -culpabilidad. La ley salvadoreña prohíbe algo que los abogados conocen como la responsabilidad objetiva: que una persona sea condenada solo por el resultado de sus acciones, sin tomar en cuenta su voluntad. En eso descansa la defensa de Quintanilla. "Un proceso penal en cualquier país del mundo exige establecer responsabilidad a nivel de autor mediato -los intelectuales- y autores materiales o participación: instigadores, cómplices y cooperadores", dice.

Por eso no le importa el señalamiento contra Monterrosa que hizo Dorila Márquez."Aquí ¿quién defiende al coronel Monterrosa? Ese no es nuestro punto", dice Quintanilla. Monterrosa murió en 1984, cuando se desplomó el helicóptero en el que viajaba, en el municipio de Joateca, vecino de El Mozote. La guerrilla se atribuye el incidente como un atentado organizado por el Ejército Revolucionario del Pueblo.

En el juicio de El Mozote en San Francisco Gotera, todavía no han desfilado pruebas que incriminen a los autores intelectuales -acusados por el crimen- mucho menos a los materiales. Desde 1981, el gobierno salvadoreño ha negado la existencia de información sobre quienes participaron en ese operativo. Y si los querellantes y la Fiscalía no logran romper ese sello, la masacre podría seguir en la impunidad. 

]]>
El Salvador Wed, 18 Oct 2017 17:08:17 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21043/Defensor-del-caso-El-Mozote-admite-que-sí-ocurrió-una-masacre.htm
“Las AFP no están haciendo nada especial: la comisión debería ser cero” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027485.JPG http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/20969/“Las-AFP-no-están-haciendo-nada-especial-la-comisión-debería-ser-cero”.htm Laurence Kotlikoff es un economista estadounidense con una sólida reputación en materia de seguridad social y en planificación financiera, que está por iniciar en El Salvador un estudio sobre inversión social y equidad. Del sistema previsional salvadoreño, Kotlikoff considera injustificable que las AFP cobren "por hacer un trabajo que puede hacerse con un costo cero". Asimismo, llama "deshonesta" a la contabilidad oficial -y avalada por el FMI- porque en los presupuestos anuales omite como deuda estatal las obligaciones que adquiere con las futuras generaciones.
Laurence Kotlikoff es doctor en economía por la Universidad de Harvard y ha sido consultor del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial. Su especialidad es el estudio del comportamiento de la inversión y la intergeneracionalidad y equidad de la deuda. Es un experto mundial en el tema y su metodología ha sido respaldada por más de 1,200 economistas incluyendo a 18 Premio Nobel. Foto de Fred Ramos.
 
Laurence Kotlikoff es doctor en economía por la Universidad de Harvard y ha sido consultor del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial. Su especialidad es el estudio del comportamiento de la inversión y la intergeneracionalidad y equidad de la deuda. Es un experto mundial en el tema y su metodología ha sido respaldada por más de 1,200 economistas incluyendo a 18 Premio Nobel. Foto de Fred Ramos.

Laurence Kotlikoff rompe el hielo con una anécdota que resume su trabajo: él yendo a un hospital en Noruega a visitar a una recién nacida para entregarle un recibo que representa lo que le espera cuando sea adulta. Esta acción tenía un propósito: hacer a la gente reflexionar sobre cómo los gobiernos asumen deuda en el presente para pagar pensiones y otros beneficios sociales para adultos mayores sin medir las consecuencias que va a tener en la presente generación de niños y en las futuras generaciones de adultos. Con el agravante de que los gobiernos no transparentan esta deuda sino que en sus contabilidades esa obligación a futuro no existe. Con esta clase de políticas -como sucede en El Salvador- las futuras generaciones tendrán que pagar esas deudas con impuestos más altos y con recortes en sus prestaciones.

Kotlikoff estuvo en El Salvador la última semana de septiembre para hablar sobre la desigualdad que genera la deuda pública. Se mostró sorprendido de que los trabajadores -por las últimas reformas a la Ley de Pensiones- estén obligados a entregar el 1.9 % de su salario para pagar comisiones a las Administradoras de Fondos de Pensiones (APF). Dice que las AFP no hacen nada especial: solo entregan al gobierno el ahorro de los trabajadores. Criticó la reforma porque a su juicio en la práctica carga con más impuestos y con recortes de prestaciones sociales a la niñez salvadoreña y a las futuras generaciones.

El economista estadounidense, que fue asesor del presidente Ronald Reagan y que se ha dedicado los últimos años a analizar el fenómeno de la deuda intergeneracional, sentenció que si El Salvador sigue con una inversión baja en educación, "nunca va a triunfar": no desarrollará en los niños las habilidades que necesitan para insertarse en el mercado laboral cuando sean adultos ni logrará que se genere empleos con mejores salarios. En esencia, eso mantendrá al país en una eterna historia de fracasos. 

Mejorar la inversión en la niñez y planificar cómo aminorar la carga de impuestos que heredarán cuando crezcan, dice, es la única forma en la que El Salvador puede ganar, pero a largo plazo. Y el primer paso para eso tener cifras creíbles sobre la situación del país. Kotlikoff se mostró preocupado por todas las irregularidades señaladas al Banco Central de Reserva, las cuales son reseñadas en un estudio del Fondo Monetario Internacional que El Faro reveló y que dice que el PIB de El Salvador es 14.4 % menor al reportado oficialmente. Dice que si hay certeza de que el PIB real es menor al que publica el gobierno, mejor sería dejar de publicar esas cifras. En su lugar, añade, debería encargarse a un equipo de técnicos independientes que calcule bien el déficit fiscal y que ayude a incorporar todas las obligaciones de pagos futuras en el presupuesto para no heredarle a la siguiente generación una factura que no puedan pagar.

Kotlikoff es doctor en economía de la Universidad de Harvard e imparte cátedra en la Universidad de Boston. Ha escrito 19 libros y ha sido consultor independiente para el Fondo Monetario Internacional, para el Banco Mundial, para los ministerios de Finanzas de Noruega y Suecia, y para los gobiernos de Rusia, Japón, Ucrania y Bolivia. En Estados Unidos diseñó una metodología de "cuentas generacionales" que sirve como una alternativa para medir el déficit fiscal (la diferencia entre los ingresos y los gastos de un Estado). Calculó con esta nueva metodología -que según Unicef es respaldada por 18 premios Nobel- que el déficit fiscal de Estados Unidos es 10 veces mayor que el reconocido oficialmente. Que equivale a 10 veces el PIB de ese país. Que no es de 20 billones (20 millones de millones), sino de 206 billones de dólares. La diferencia la marca la metodología, que incluye en los libros de contabilidad todos los pagos de seguridad social -entre ellos pensiones y seguros de salud- que debe hacer Estados Unidos. Dado que eso es deuda, no tiene por qué sacarse de la contabilidad gubernamental, aunque es eso lo que hacen muchos gobiernos.

Kotlikoff tiene en la revista Forbes un consultorio sobre seguridad social y es presidente de una compañía que ha diseñado unas herramientas de planificación financiera que prometen a las familias ayudarles a encontrar "formas seguras de maximizar el más alto estándar de vida sostenible".

En esta entrevista Kotlikoff también analiza la importancia de cifras macroeconómicas confiables, y a la par que señala la omisión de la deuda en la contabilidad estatal como "una vergüenza para la profesión de la contabilidad", advierte que el dato oficial sobre el producto interno bruto "es un número basura" porque está inflado y así es inútil.

Unicef trajo a Kotlikoff para llevar a cabo un conversatorio y una serie de conferencias durante la última semana de septiembre de 2017. También vino a El Salvador para oficializar su participación en un estudio en el que va a comenzar a trabajar sobre el comportamiento de la inversión social, sobre la equidad y la intergeneracionalidad de la deuda pública de El Salvador. Aceptó brindar esta entrevista con la condición de que se precisara que habla no en representación de Unicef, sino a título personal. 

En su libro "You are hired", usted habla de la política económica de Estados Unidos como una "Take as you go policy" (una "Política de quitar dinero mientras avanzas"). Define esta política como una expropiación del capital de los jóvenes para proveer servicios a los adultos mayores. Esa frase bien podría describir el sistema de pensiones de El Salvador: desde 2006 hay un fideicomiso que se alimenta del ahorro de los trabajadores actuales por medio de la compra obligatoria de títulos del Estado, y ese fideicomiso sirve para pagar las pensiones de los ya jubilados. Estos beneficios, sin embargo, tienden a ser más altos que lo que los trabajadores actuales aportan para financiarlos. Desde la perspectiva de "cuentas generacionales", ¿qué tipo de efectos puede tener este mecanismo?
Si tomas dinero de los jóvenes y se lo das a los viejos, los viejos consumirán más. El gobierno le dice a los jóvenes que les va a devolver su dinero más intereses. Entonces los jóvenes no reducen su consumo y el país tiene un consumo total que sube mientras el ahorro nacional baja. El ahorro es el que se invierte, pero si el ahorro es menor, tendrás menos inversión. Entonces tienes salarios más bajos y menos capital para trabajar. Si esto continúa, va a quedar claro que hay que tomar demasiado de los jóvenes... Así que se va a empezar a tomar tanto como sea posible de los jóvenes y a la par se recortará beneficios de jubilación. Lo que están haciendo es poner una gran carga a las generaciones futuras, porque estas tendrán que pagar impuestos más altos y se les recortará beneficios. Esta "Take as you go policy" es un mecanismo para expropiar a los jóvenes y a las futuras generaciones para beneficiar a la presente generación. No hay almuerzo gratis. Si damos mucho a los viejos, tenemos que quitarle a la generación joven y futura. Tiene efectos en la siguiente generación.

Como una altenativa para aminorar los efectos adversos de esta expropiación, usted predica sobre la necesidad de adoptar una "contabilidad de cuentas generacionales". ¿En qué consiste y cómo puede ayudar a aminorar los efectos de las políticas públicas del presente en las generaciones futuras?
En esta metodología calculamos cuán grande es el déficit fiscal. Calculamos que los niños de hoy o los jóvenes menores de 18 años tienen que pagar el mismo impuesto neto con un ajuste debido al crecimiento económico. Por lo tanto, asumimos que el PIB per cápita crecerá a cierto ritmo y entonces calculamos cuán grande es ese impuesto que tendrán que pagar. Ese es el proyecto de ley que presenté en Noruega. Esa contabilidad se llama "cuentas generacionales". No es complicado. Un estudiante de bachillerato puede hacer los cálculos. No es matemática de alta potencia. Incluso el FMI (Fondo Monetario Internacional) puede hacer ese cálculo. El FMI ha hecho estos cálculos para Estados Unidos y Francia y también puede hacerlo para otros países. El Salvador puede ser el país que los obligue a hacerlo, porque lo que el FMI hace es una vergüenza para ellos mismos y para el mundo. La forma en que el FMI y los gobiernos llevan la contabilidad es vergonzosa.

¿Cuando dice que la contabilidad de los gobiernos y del FMI es vergonzosa es porque tiene un problema de lenguaje contable al no incorporar todas las obligaciones futuras?
Toda esta política fue iniciada en Alemania hace más de un siglo por Bismarck: prestan dinero de los impuestos de los jóvenes y luego llaman "transferencias de capital" a los compromisos de pago, y luego suben los impuestos para que no haya déficit; pero es justo eso, una elección de lenguaje, porque aunque toman el dinero y lo llaman préstamo para pagar pensiones a los viejos, luego dejan fuera de los libros de contabilidad la obligación de regresar ese dinero, de modo que ninguno de los pasivos queda registrado. Que no esté en los libros esta obligación del gobierno de devolverle su dinero a los jóvenes cuando estén viejos implica un no reconocimiento de que se trata de deuda oficial. 

¿Podríamos decir que lo más difícil es cómo se lleva la contabilidad de esta expropiación?
No. No es una contabilidad difícil. Se trata de una mala contabilidad. La contabilidad correcta es la contabilidad del déficit fiscal que proponemos y que toma en cuenta los efectos en la siguiente generación. La contabilidad actual es malévola y deshonesta. Puede que la gente piense que es honesta, pero no lo es. Es un terrible pecado de la profesión de la contabilidad y que ha infligido daños a las futuras generaciones de todo el mundo. Solo en algunos países se han dado cuenta de este problema y han tomado acciones correctivas como Noruega, que creó un fideicomiso generacional; o países como Australia, Nueva Zelanda y Chile. Estados Unidos no y sus políticas están destruyendo el futuro de los niños estadounidenses. 

¿Cuál es el problema principal que usted le señala a cómo se lleva la contabilidad actualmente y en qué se diferencia con la contabilidad que usted propone?
El problema con la contabilidad actual es que subraya que mejorar la educación implica pagar más a los profesores, dar a los niños computadoras, pero a costa de hacer más grande el déficit fiscal, porque no tienes impuestos adicionales y no hay ninguna cadena de ingresos futuros asociados con esa inversión. Con la contabilidad que proponemos, niños que reciben mejor educación significan más dinero, porque ellos cuando crezcan van a tener mejores ingresos y van a pagar más impuestos. Eso hoy tiene un valor presente y eso es lo que nos va a mostrar nuestro modelo de contabilidad fiscal. Esas inversiones en educación son rentables para enfrentar el déficit fiscal de El Salvador. Van a pagar por sí mismas. De eso se trata toda inversión, alguien invierte en un hotel porque calcula que va a recibir como retorno más de lo que invirtió.

Usted subraya que la actual contabilidad implica que los gobiernos omiten decir que como consecuencia de sus decisiones van a cargar a la siguiente generación con una deuda demasiado grande.
La carga viene cuando sigues tomando de los jóvenes pero no tienes suficiente para pagarles de regreso. Tienes que subir los impuestos y eso se convierte en una carga aun más grande. Entonces no puedes cumplir tus promesas y comienza la escasez. No es que debas recortar los beneficios y que los impuestos sean perpetuamente altos, es que el país nada en una deuda implícita para siempre. La pobreza se convierte en una trampa permanente y El Salvador cayó en esa trampa al igual que la mayoría de los países de Suramérica y Estados Unidos, porque las futuras obligaciones de pagos están fuera de los libros de contabilidad. Ese dinero no puede usarse para invertir en la niñez. No se puede invertir en internet, en computadoras, en educación en línea y en infraestructura para que la gente no gaste horas en el tráfico para llegar a sus trabajos.

Usted también menciona el gigantesco déficit fiscal de Estados Unidos y cómo se agrava debido a todas estas cuentas que deberán pagarse pero que no son reconocidas en los presupuestos. El Salvador tiene un problema similar. Si traemos al presente la deuda de pensiones, esta representa el 100 % del producto interno bruto. Desde su perspectiva, ¿qué efectos puede tener en las siguientes generaciones el que esta obligación de pagar esta deuda se arroje a futuro?
Bueno, en Estados Unidos el déficit fiscal total es 10 veces el PIB. No es el 100 %, sino el 1000 % de nuestro PIB. No hemos hecho todavía un análisis del déficit fiscal de El Salvador. Así que no sé qué tan mal o bien puede estar el país. Puede que esté mejor de lo que pensamos, porque la demografía está a favor de El Salvador. Tienes a muchas personas jóvenes que se van a incorporar al mercado laboral durante los próximos 20 años y ellas representan el 40 % de la población, personas en sus 20 años de edad. Si los números están bien, ellas van a pagar muchos impuestos y más si El Salvador logra incorporarlas al sector formal de la economía. 

El Salvador acaba de hacer una reforma al sistema previsional. ¿Cómo la valora?
Mantener los beneficios de los pensionados fue un logro importante. Los dos partidos se pusieron de acuerdo, pero para que funcione necesitaron tomar una contribución de los fondos de pensiones e incorporarlos como un impuesto para asumir los pagos del sistema de pensiones y para llevar a cabo inversiones en el país. Otra parte deberían ponerla en cuentas individuales para que una computadora las invierta en "stock markets", bonos y "real estate market", pero con un costo cero. Así la gente no tendría que pagar este 1.9 % de su salario a estos dos bancos -las dos aministradoras de fondos de pensiones- que, hasta donde entiendo, no están haciendo nada con ese dinero, su única función es entregar una buena parte del dinero al Estado a través de la compra de estos títulos. Tal vez estén manejando un pequeña porción de ese dinero de otra manera, pero estos dos bancos no están en la posición de invertir en el mercado financiero mundial. Podrías tener una computadora que lo haga.

¿Considera que las AFP son innecesarias?
Lo que digo es que no están invirtiendo el dinero. Se lo están regresando al gobierno y están cobrando una comisión por eso. Una pequeña fracción puede estar siendo invertida de otra forma. Las AFP no están haciendo nada especial. Lo que hacen puede hacerse con un costo cero. El BID, por ejemplo, necesita un proyecto del que pueda sentirse orgulloso y ayudar a los trabajadores salvadoreños a acceder al sistema financiero internacional a cero costo, y eso puede hacerlos sentirse orgullosos. Lo pueden llamar el modelo de El Salvador y exportarlo a otros países. Las AFP no están haciendo nada especial. Hay miles de programas por los cuales el costo por invertir es cercano a cero. Pueden lograr que el BID les ayude gratis. Esos programa ya existen.

¿Qué otras opciones se le ocurren?
Otra opción es, por ejemplo, si tienes el 15 % de cotización y -digamos- decides destinar 1.5 % como una comisión que se paga a estos dos bancos, te queda 13.5 %. De ese 13.5 % podrías tomar 6.5 % como un impuesto para pagar por el actual sistema de pensiones y también para invertir en el país en educación en línea, internet para todas las escuelas y cursos intensivos de inglés. Y el 7 % restante podrías ponerlo en cuentas de ahorro individual para que una computadora lo invierta a bajo costo para el trabajador y este puede tener una cuenta de ahorro privada cuyo custodio no sea el gobierno, sino que el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo. De este modo cada trabajador salvadoreño podría tener una cuenta de ahorro individual. El dinero puede invertirse en un portafolio de inversiones diversificado y una computadora puede rebalancear el portafolio e invertirlo en "globa tax bonds" y bienes raíces. Una vez alguien llega a los 65 años, esta persona puede acceder a su cuenta de ahorros desde cualquier cajero automático, de este modo el gobierno nunca podría quitarle su dinero a los trabajadores y le daría un incentivo a la población en el sector informal de la economía para formalizarse y pagar impuestos. De esta manera, los ahorros no se invertirían en títulos del Estado y el Estado no tendría esta deuda. Sería un ganar-ganar. El gobierno podría obtener impuestos de cada nuevo trabajador que entra al sistema y suficiente recaudación, que no es lo que actualmente sucede. La reforma de pensiones que aprobaron no es la correcta. Esta reforma puso una comisión muy alta... ¿Cuánto comenzaron cobrando estas dos AFP de los ahorros de los trabajadores?

Si mal no recuerdo comenzaron cobrando 2.7 %. Después bajó a 2.2 %. Con esta última reforma, las AFP obtienen 1.9 % de comisión.
Es demasiado. Debería ser cero y este trabajo no deberían hacerlo estas AFP, sino una computadora del FMI o del BID. De este modo, cada trabajador que paga de forma honesta sus impuestos tendría una cuenta de ahorro y podría ser una forma de reorganizar las cosas, porque actualmente la deuda se hace más grande cada día, la deuda oficial... ¿Quién va a pagar esto? Se lo están heredando a la siguiente y a las futuras generaciones. No podemos permitir esta carga para los actuales trabajadores de este viejo sistema. Eso parece que ocurre. Si esto es necesario, depende del análisis sobre qué tan grande es en realidad el déficit fiscal de El Salvador. Puede que haya buenas noticias y no necesiten tomar medidas. Sin embargo, una parte de lo que es invertido en el actual sistema de pensiones necesita ser invertido en el mercado global, no en títulos del gobierno, porque la gente no confía en que les van a devolver su dinero. Si así lo pensaran, habría más incentivos para que la gente entre al sector formal de la economía, estarían motivados a tener una de esas cuentas y pagar en su justa medida impuestos, porque su ahorro estaría seguro e invertido en el mercado global. 

Kotlifoff se detiene a reflexionar sobre lo que ha dicho de las AFP. Sigue mostrándose sorprendido de que en El Salvador exista una ley que obliga a los trabajadores a entregar el 1.9 % de su salario a dos "bancos" para que estos le devuelvan estos ahorros al gobierno, pero matiza su comentario..."Quiero asegurarme de que no digas que yo apoyo "x" reducción de lo que reciben las AFP hasta que en realidad tenga la respuesta. No apoyo eso", dice Kotlikoff. Aunque luego vuelve a la carga y dice que los ahorros de pensiones deben invertirse en el extranjero, pero a un costo cero, no al 1.9 % que cobran las AFP.

Kotlikoff afirma que el cobro que hacen las AFP es excesivo, debido a que su única función es devolverle al estado lo que los trabajadores aportan. Foto de Fred Ramos.
 
Kotlikoff afirma que el cobro que hacen las AFP es excesivo, debido a que su única función es devolverle al estado lo que los trabajadores aportan. Foto de Fred Ramos.

¿Algún país ha dado ese paso de prescindir de las AFP e ir al FMI o al BID para que ayuden a administrar los ahorros para pensiones?
No exactamente así, pero podemos aprender de las medidas implementadas por Singapur. Yo diría que ellos lo han hecho de esa forma. La gente contribuye a un fondo soberano y luego colectivamente es invertido. Ellos obtienen retornos de dinero conforme a lo que aportaron.  Yo diría que es el modelo Singapur. Los noruegos, por ejemplo, una parte de sus ingresos por petróleo marítimo lo invierten en un "trust fund" (fideicomiso) y luego los fondos son puestos al alcance de los niños noruegos pero estos lo comienzan a disfrutar cuando alcanzan la edad de retiro. El Salvador podría hacer lo mismo que Singapur hizo y en 50 años la economía puede estar en mejores condiciones que las actuales. Hay mejores prácticas.

Los partidos no mostraron cómo se van a comportar los números con la reforma de pensiones.
Ese va a ser nuestro trabajo y es lo que queremos hacer. Ellos hicieron lo que tenían que hacer para seguir pagando pensiones como reducir la comisión de estos dos bancos, las AFP. Eso fue muy importante, pero es solo un inicio. 

¿Qué opina del modelo de sistema de pensiones que le copiamos a Chile?
El hecho de que otros países en Centroamérica y Suramérica hayan adoptados esas políticas no significa que El Salvador deba llevarlas a cabo. Pueden estar adoptando las peores políticas públicas y no las mejores. Si las conclusiones del análisis del déficit fiscal de El Salvador resultan positivas a pesar de esta reforma de pensiones, entonces un porcentaje de ese 13 % que no se llevan las AFP debería invertirse fuera del país y otra porción debería pasar a manos del gobierno como un impuesto para que las futuras generaciones cuando crezcan no deban pagar demasiado de la deuda tan alta del gobierno. Si lo hacen, creo que El Salvador estaría en la portada del Wall Street Journal y habría más garantías para que venga inversión de Estados Unidos e inviertan en bonos salvadoreños. Si los ahorros de los trabajadores se invierten fuera, no significa que El Salvador no va a recaudar suficiente dinero. La forma más fácil de permitir que el dinero entre es permitir que el dinero salga. Así la gente tendría garantía de que si mete dinero a El Salvador, va a poder sacarlo. El Salvador estaría adoptando una contabilidad fiscal moderna y podría implementar una buena reforma de pensiones permitiendo invertir en internet, computadoras y en educación en línea para equiparar la educación de los niños. Eso convertiría a El Salvador en un país en el que se quiera invertir. Pero a lo mejor no conozco suficiente El Salvador y no me gustaría que digan que esto es lo que yo recomiendo. No lo es. 

Cuando se refiere a posibles opciones, insiste en la condición de un déficit sano. En su libro usted critica a la Reserva Federal de Estados Unidos -cuyo equivalente en El Salvador es el Banco Central de Reserva-, porque no reporta todos los problemas ni las dimensiones reales del déficit fiscal en Estados Unidos. ¿Y si en El Salvador también sucede eso y la situación es más grave de lo que está siendo reportado oficialmente por el gobierno, más allá de que ya sabemos que el PIB oficial está inflado?
Por eso necesitas a una agencia independiente que haga ese trabajo. Pueden llevarlo a cabo académicos, tanques de pensamiento, personas que no estén vinculadas a partidos políticos. Nadie que trabaje en este tipo de contabilidad puede ser un miembro de un partido político. Si quieren afiliarse a uno, deben salirse de este grupo. El gobierno debe pagarle a un organismo independiente para que haga este tipo de análisis de forma rutinaria para cada ley o pieza de legislación que quieran aprobar y deben incorporar en el presupuesto los compromisos de este déficit fiscal. El Salvador podría convertirse en el primer país en hacerlo. Debería ser creíble para el presidente, la Asamblea Legislativa, los políticos, pero también para los ciudadanos, para el mundo, para la comunidad de inversionistas. Si resulta que -según la metodología de "cuentas generacionales"- tienen un déficit fiscal demasiado grande, entonces deben hacer ajustes. ¿Por qué no aportar un fracción de ese 13 % como un impuesto? No deben dejar un recibo tan grande a los niños que vienen detrás. Los adultos deben aceptar que en el pasado fueron cometidos demasiados errores, que las políticas estaban equivocadas porque no consideraban la carga que heredaban a las futuras generaciones, y no porque lo hicieran de forma consciente sino porque no sabían qué estaban haciendo. Cuando hicieron la primera reforma, no sabían lo que significaba. ¿Cuándo la llevaron a cabo?

La reforma de pensiones fue diseñada en 1996 e implementada en 1998. Tuvieron que modificarla desde los primeros años porque no era sostenible.
Correcto, pero todavía es insostenible o quizá esté bien, pero no deberían invertir en títulos del gobierno, porque si yo tengo todo mi dinero en ese tipo de títulos implica que tengo un portafolio demasiado riesgoso y por tanto un retiro que está en riesgo. La idea es sacar dinero de esos bonos para financiar mi retiro, pero si todo está en un solo tipo de activo... ¿Qué van a hacer si El Salvador tiene un enorme terremoto y destruye la mitad del país y el gobierno no puede pagar los bonos? ¿Sabes cuántos stocks hay para invertir en Estados Unidos? Son más de 6 mil. Si piensas en el resto del mundo, probablemente haya más de 15 mil "stock markets". Así que tienes una diversidad de activos en los que puedes invertir. 

¿Discutió con representantes del FMLN y de Arena sobre el estudio que va a realizar, que consiste en medir el déficit fiscal y en tratar de medir el impacto que va a tener en la siguiente generación?
Ellos dijeron que apoyaban esto. Si ambos partidos lo apoyan, entonces es de ellos. Me reuní también con tanques de pensamiento y con expresidentes del Banco Central de Reserva. Pediremos ayuda al FMI, porque si ellos tienen más confianza en algunas cifras del PIB... Vamos a buscar los mejores números. No importa de dónde vengan. No importa si no le gusta a la clase política de este país.

En 2016 supimos que el Banco Central de Reserva ha estado escondiendo información. Por ejemplo, una auditoría del FMI descubrió que el PIB que El Salvador reporta está inflado, que en realidad es 14.4 % más pequeño. Eso significa que la deuda de El Salvador como porcentaje del PIB no es 63 % sino mayor al 70 %. El gobierno se niega a reconocer el problema.
Si el PIB que reportan es en realidad menor, las cifras de la deuda no son significativas, porque entonces no importa que pongan dentro o fuera de los libros. Entonces no hay ningún incentivo para tomar como base el PIB, no necesitas un reporte que tome como base el PIB. Si el FMI lo quiere ver... no necesitas reportarlo, porque no te va a servir. No es un indicador útil de nada. Pero con el déficit fiscal es diferente. Deben reportarlo y deben asegurarse de que sea calculado por personas que no tengan vínculos partidarios. Solo eso necesitan reportar. Deberían reusarse a reportar la deuda como porcentaje del PIB, porque, ¿para qué quieres reportar un número que no tiene ninguna conexión con los fundamentos básicos? En este contexto, te va a hacer lucir mal y puede hacer que la carga sea mayor, ya que puede ser que en realidad tengas un aumento de tu deuda oficial del 120 % de tu PIB. Creo que es un número basura. En este caso les recomendaría lo que les diría a los italianos: no reporten su deuda, porque no es significativa. 

En este tema del cálculo de las cifras, probablemente aplique lo que usted dice: "los políticos se preocupan más por la siguiente elección en lugar de la siguiente generación".
Creo que el análisis del déficit fiscal los va a hacer cambiar de mentalidad. Puede forzarlos a ver más allá de un periodo presidencial. Necesitan que ambos partidos piensen a largo plazo y dejen de jugar con los números. Necesitan que Arena y el FMLN se unan por una causa común: la niñez, por ejemplo. Esa es una forma de que firmen una paz permanente, porque tendrían un mismo objetivo los niños y la futura generación. Probablemente tengan sus diferencias sobre cuánto van a tener que pagar los ricos en impuestos, pero pienso que ambos partidos reconocen que si los impuestos son demasiados altos, los ricos pueden irse del país y no van a ayudar a los más pobres. Puede que se lleven sus inversiones fuera y que la situación empeore. Necesitan incentivar a los ricos para que trabajen acá, para que se queden acá y para que inviertan acá. Necesitan inversiones. Me reuní con representantes de ambos partidos ayer y hoy. Están entusiasmados y quieren participar de este nuevo análisis.

Kotlikoff considera que la intervención del estado a través de programas educativos entre los 0 y los 3 años de edad es la mejor inversión educativa y la que genera mayores retornos, debido a que a esa edad es mayor el desarrollo cerebral. Foto de Fred Ramos.
 
Kotlikoff considera que la intervención del estado a través de programas educativos entre los 0 y los 3 años de edad es la mejor inversión educativa y la que genera mayores retornos, debido a que a esa edad es mayor el desarrollo cerebral. Foto de Fred Ramos.

En la conferencia usted afirmó que la mejor política pública de pensiones es atender a los niños en sus primeros tres años de vida (de 0 a 3 años) con educación temprana y un adecuado cuido.
Intervenciones tempranas -entre los 0 y a los 3 años- son mejores para enseñar normas culturales, de conducta y para enseñarles a los niños a ser pacientes. Enseñarles a tener paciencia por ellos mismos entre los 0 y 3 años de edad hace una gran diferencia en sus futuros ingresos.  Eso es lo que el trabajo del premio Nobel James Heckman ha descubierto en sus investigaciones que invertir temprano, entre los 0 y los 3 años, es mejor. Hay un experimento famoso con Marshmallows. A un grupo de niños los separaban y les ponían en frente un marshmallow. Si esperaban 3 minutos, les entregaban otro marshmallow. Los niños más pacientes resultaron ser aquellos a los que les iba mejor en la escuela y eso a largo plazo significaba mayores ingresos. Los niños tienen que aprender a esperar por el marshmallow. Eso no significa que hay que dejar de trabajar con los que están en noveno grado. Todos los niños necesitan laptops, buena conexión a internet y la mejor educación posible. No importa si los niños son ricos o pobres. La educación en línea, por ejemplo, puede mejorar el desempeño en el salón de clases. Puede ayudar a los profesores a hacer un mejor trabajo y por horas extras deberían poder ganar más dinero. Porque si educas a más personas, el gobierno obtiene más dinero, más ingresos. Singapur, por ejemplo, tiene PIB per capita de 70 mil dólares por persona. El de Estados Unidos es 45 mil dólares por persona. Singapur se ha vuelto más rico que Estados Unidos, a pesar de que antes era un país en vías de desarrollo. Ahora ellos están arriba de nosotros. Estoy sorprendido de lo que han logrado Singapur, de lo lejos que ha llegado. 

La clase política puede que vea en los términos "largo plazo" unas malas palabras, ya que solo piensan en la siguiente elección. ¿Cómo puede sensibilizarse a la clase política sobre la importancia de invertir en la niñez en una etapa temprana?
Creo que para cualquier adulto lo más importante son sus hijos. Si puedes demostrar de forma creíble que estás haciendo cosas por los hijos de la gente, puedes hacerlas que voten por ti. Yo creo que puedes decir: puede que yo no te esté ayudando a ti, no te daré dinero a ti, pero me aseguraré de hacer algo importante por tus hijos en esta etapa. Es un slogan ganador. Ambos partidos pueden unirse por esta causa común. 

Según Unicef, el 95 % de los niños de 0 a 3 años en El Salvador no reciben educación temprana ni un cuidado adecuado. ¿Qué nos muestra estos números sobre el futuro del país?
Es algo que el país necesita resolver, pero antes necesita el dinero para hacerlo. Necesitan prestar dinero o buscar donativos de la comunidad internacional. Creo que van a poder obtener el apoyo de la comunidad cuando hayamos calculado con nuestra metodología el déficit fiscal. Me encantaría poder acompañar a quien esté en el poder ante FMI y poder decir esta es la contabilidad fiscal de El Salvador y el país puede pagar los préstamos que vienen o poder decir el país está muy mal y necesita dinero gratis, pero que se va a invertir de tal manera. El FMI sería el responsable de que haya una historia de éxito y no el fracaso perpetuo en el que están. 

¿Si estas cifras tan bajas de atención a la niñez perduran, qué le espera a El Salvador?
El país nunca va a ganar. Si solo tienes el 5% de los niños recibiendo atención temprana y un número similar que llega a la universidad, El Salvador nunca va a triunfar. Necesitan que el 30%, 40% o el 50% reciban educación universitaria para triunfar. Necesitan un proyecto a largo plazo y un presupuesto a largo plazo que refleje eso.

]]>
El Salvador Wed, 18 Oct 2017 15:53:21 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/20969/“Las-AFP-no-están-haciendo-nada-especial-la-comisión-debería-ser-cero”.htm
#Excavación http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/portada/menu/21046/Excavación.htm Menu Wed, 18 Oct 2017 08:37:33 +0100 http://www.elfaro.net/es/portada/menu/21046/Excavación.htm Periodismo y sociedad ¿idilio roto? http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027589.JPG http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21051/Periodismo-y-sociedad-¿idilio-roto.htm Eventos Wed, 18 Oct 2017 01:19:08 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/eventos/21051/Periodismo-y-sociedad-¿idilio-roto.htm El choque de dos estrellas de neutrones http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21044/El-choque-de-dos-estrellas-de-neutrones.htm 360 grados Tue, 17 Oct 2017 21:37:37 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21044/El-choque-de-dos-estrellas-de-neutrones.htm Una sociedad cómplice http://www.elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21045/Una-sociedad-cómplice.htm 360 grados Tue, 17 Oct 2017 21:25:00 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/360grados/21045/Una-sociedad-cómplice.htm Cuatro paradas de buses donde apenas pasan buses http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027576.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/ef_foto/21042/Cuatro-paradas-de-buses-donde-apenas-pasan-buses.htm Ni una ni dos ni tres. Son cuatro las paradas de buses apiñadas una tras otra en un tramo de 40 metros de calle. Vistosas, limpias, modernas, integradas en su entorno. Con su banquita, para que la espera no se tenga que hacer parados; con su techito que remite a una casita rural de tejas, para no empaparse cuando llueve tropical; y con su espacio generoso para la publicidad, por supuesto, con iluminación interna para satisfacer al anunciante. Cuatro lindas paradas de buses que para sí quisieran los usuarios del transporte público en tantos rincones de la capital. Y entonces, ¿cuál es el problema con estas cuatro? Pues que las pusieron en un lugar por el que apenas pasan buses o microbuses. Las cuatro las han colocado frente a la plaza de las Banderas del CIFCO (lo que para muchos siempre será la Feria Internacional), en la exclusiva colonia San Benito de San Salvador. Apenas un puñado de buses de la Ruta 34 –los pocos que no van directos hasta Santa Elena, en Antiguo Cuscatlán– transita por el sentido sur-norte de esa calle, la avenida de la Revolución. En la práctica, las cuatro paradas son puro adorno, algo que resultaría muy difícil de explicar en una ciudad con carencias notables de mobiliario urbano... si no fuera por la verdadera razón de ser de estas estructuras: los anuncios publicitarios que albergan. Poderoso caballero es don dinero, dice el dicho. En El Salvador, es capaz de lograr que se coloquen cuatro paradas de buses, apiñadas una tras otra, donde apenas pasan buses. EF Foto Tue, 17 Oct 2017 16:48:42 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/ef_foto/21042/Cuatro-paradas-de-buses-donde-apenas-pasan-buses.htm Asesinan a periodista que lideró la investigación de los Panama Papers en Malta http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027573.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/internacionales/21041/Asesinan-a-periodista-que-lideró-la-investigación-de-los-Panama-Papers-en-Malta.htm La periodista Daphne Caruana Galizia, que lideró la investigación de los Panama Papers en Malta y acusó de corrupción y desvío de fondos a paraísos fiscales a figuras prominentes del Gobierno, murió este lunes 16 en la explosión de un coche bomba en las cercanías de su vivienda. Su familia acusa de 'cómplices' a las autoridades. La periodista maltesa Daphne Caruana Galizia, que participó en la investigación que vinculó funcionarios del Gobierno maltés con los Papeles de Panamá, murió este lunes en la explosión de un coche bomba en las proximidades de su casa. La explosión, que se produjo sobre las tres de la tarde, propulsó los restos calcinados del vehículo hasta un campo cercano.

El primer ministro, Joseph Muscat, tachó el asesinato de acto de "barbarie" y ordenó a los servicios de seguridad que dediquen los mayores recursos posibles a la investigación, en una rueda de prensa convocada en La Valeta.

"Lo que ocurrió hoy es inaceptable en varios niveles. Hoy es un día negro para nuestra democracia y nuestra libertad de expresión", dijo. "No descansaré hasta que se haga justicia", añadió.

La muerte de Caruana Galizia, de 53 años, ocurrió cuatro meses después de que el Partido Laborista de Muscat lograra una victoria rotunda en las elecciones generales que él había convocado, a raíz de una serie de escándalos en la que estaba implicado su círculo más cercano.

La fallecida bloguera tuvo un papel clave en la revelación de esos escándalos.

Muscat, primer ministro desde 2013, adelantó un año las elecciones después de que su ministro de Energía, su jefe de gabinete e incluso su esposa fueran acusados de tener cuentas en paraísos fiscales a raíz de la divulgación de los Papeles de Panamá (#PanamaPapers).

Muscat siempre ha negado esas acusaciones y ha prometido dimitir si la justicia demuestra su veracidad.

A principios de año, la revista estadounidense Politico situó a Caruana Galizia entre las "28 personalidades que hacen moverse a Europa", describiéndola como un "WikiLeaks entero en una sola mujer, que emprendió una cruzada contra la falta de transparencia y la corrupción en Malta".

En la noche del lunes miles de personas se reunieron en una vigilia en Sliema, cerca de La Valeta, para rendir homenaje a la bloguera.

Imagen de Daphne Capuana Galizia, tomada el 27 de abril de 2017 en la Corte de Malta.  AFP PHOTO / Matthew Mirabelli.
 
Imagen de Daphne Capuana Galizia, tomada el 27 de abril de 2017 en la Corte de Malta.  AFP PHOTO / Matthew Mirabelli.

La familia apunta al Gobierno

El hijo de la periodista, Matthew Caruana Galizia, que también es miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), acusó este martes a las autoridades de Malta de ser cómplices del asesinato. "Ustedes son cómplices, son responsables", dijo en Facebook.

Matthew Caruana Galizia apuntó al primer ministro laborista, Joseph Muscat, y a su entorno, investigados más de una vez por su madre, acusándolos de haber llenado el gobierno, la policía y los tribunales de "estafadores".

"No olvidaré jamás cómo corrí alrededor de las llamas en un campo intentando abrir la puerta mientras que seguía sonando la bocina (...). Miré el suelo y había restos de mi madre por todas partes", contó Matthew Caruana Galizia.

"A esto se parece una guerra y tiene que saberse (...). Somos un pueblo en guerra contra el Estado y el crimen organizado, que ya no se distinguen uno del otro", agregó.

El lunes por la noche, miles de personas se congregaron espontáneamente en Sliema, cerca de La Valeta, para una vigilia en homenaje a la periodista.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, dio cuenta en Twitter de su indignación y prometió una recompensa de 20.000 euros por toda información que facilite la condena de los asesinos.

El martes por la mañana, la familia de la periodista obtuvo la recusación de la magistrada de permanencia que debía instruir el caso, debido a que ésta había sido objeto de las investigaciones realizadas por la reportera.

La Comisión Europea dijo este martes estar "horrorizada" por el asesinato de Galizia.

"Estamos horrorizados por el hecho de que una periodista conocida y respetada haya perdido la vida en lo que parece ser un ataque específicamente dirigido contra ella", dijo el portavoz del ejecutivo europeo, Margaritis Schinas.

"Es un acto escandaloso", aseguró, "lo que ahora cuenta es que se haga justicia".

Caruana Galizia "era una pionera del periodismo de investigación en Malta", dijo el portavoz, y explicó que el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, y sus comisarios "condenan con la máxima firmeza este ataque".

El martes hacia el mediodía comenzó una nueva manifestación delante del tribunal de La Valeta, capital de este pequeño país mediterráneo de 430.000 habitantes, para reclamar justicia.

Los atentados con coche bomba en Malta no son novedad. El del lunes fue el sexto en la isla en 13 meses y el cuarto en el que hay víctimas mortales.

Hasta ahora, las víctimas eran miembros de las redes criminales u empresarios sospechosos de vínculos con esas redes. Los autores nunca fueron identificados.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación condenó el atentado de la periodista, exigió a las autoridades una profunda investigación que lleve a los autores ante la justicia y se manifestó preocupado por la libertad de prensa en Malta. 

]]>
Internacionales Tue, 17 Oct 2017 11:24:10 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/internacionales/21041/Asesinan-a-periodista-que-lideró-la-investigación-de-los-Panama-Papers-en-Malta.htm
Pobrecitas iguanas que somos nosotros http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027317.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21039/Pobrecitas-iguanas-que-somos-nosotros.htm A veces pienso que esas iguanas postradas en la morgue que Top Chef llama cocina somos nosotros. Que los tipos con cuchillo, delantal y gorrito blanco solo son políticos disfrazados que fueron al súper por votos como quien va al mercado por sal y aiguaste. Y que cuando, carretilla llena, vuelven al set, proceden a desangrarnos. Entonces nos agarran entre sus manos olorosas a cebolla y nos cercenan la memoria con la delicadeza de un carnicero con machete. Nos cortan la cola. Nos degüellan. Nos parten en trocitos. Y luego, brutos que somos, todavía miramos de reojo la tele para tragarnos el espectáculo sin digerir siquiera que somos nosotros mismos ahogados en el propio aiguaste que le vendimos en forma de votos. A veces pienso que vivimos en un “reality show” y no lo sabemos.

Otras veces pienso que esto es una telenovela. Ni siquiera coreana, ni de narcos (bueno, a veces sí); sino thaliesca, del verbo Marimar y del latín María Mercedes. Un melodrama en el que hay un supuesto héroe de nombre y apellido rimbombante, de elegantes calcetines e infame pañuelo (como diría Sabina), que sueña con flechar el centro del histórico corazón de una dama. Un príncipe azul que invita a su amada a elotes locos y a las ruedas. Que la arroba en Twitter con frases de Mario Benedetti y le declara su amor por Facebook Live. Pero no hay novela de Thalía sin su Laura Zapata. Entonces aparece lo que él llama villana. Una supuesta malvada y colorada enemiga que no lo dejará comerse la tercermundista manzana de sus amores y se interpondrá entre el galán y su sufrida conquista. No sigo. Aunque sepamos cómo sigue el guion, mejor no se pierda mañana el próximo capítulo por Canal 2, si es que no se cae la señal.

Y ya cuando me pongo estereotipado, esto me suena a circo. Candidatos que hacen acrobacias en motocicletas, diputadas que pretenden domar al diablo y cristianizarlo, borregos amaestrados que saben cómo cruzar aros de fuego sin trasquilarse y un show de troles enanos que se dan falsas cachetadas para hacernos reír. Show de circo de pueblo. Una pista con varios payasos. Globitos y pasteles decorados con rostros. Lentes ya sacados. Y una larga fila para tomarse una foto con el aspirante a dueño de la carpa, bailando La Bala, echando pupusas, acariciando mascotas, chineando bebés.

Show. Eso es la política; el mayor de los espectáculos. Y nosotros, espectadores, nada más. Desenfadados televidentes que nos hundimos en unos viejos sillones cubiertos de sábanas para que no se empolven, mientras comemos nachos jalapeños y una coca, despreocupados, como quien ve pasar la vida por esa pantalla chica o por la del celular sin decir ni “beee”, como mudos borregos. Pasivos asistentes a la función del circo que nos empolvamos los pantalones en las destartaladas tablas que rodean la pista, que nos reímos de las payasadas de los candidatos o que, peor aún, nos dejamos embobar por sus malabares. Votantes alucinados con el espectáculo de luces –y pollo– Campero. Insisto: espectadores nada más.

A veces pienso que vivimos en un “reality” y no lo sabemos. Otras que esto en una telenovela y otras que un circo. Pero, sobre todo, a veces pienso que parecemos –y me incluyo– unas iguanas que, aunque protegidas por la ley, yacemos amarradas sobre la tabla de picar, incapaces de hacer nada, casi muertas, mientras vemos a los políticos cocinarnos en aiguaste y hacer de eso una película gore, como pasó en Top Chef.

¿Nos escapamos? Nosotros aún estamos a tiempo.

 

Willian Carballo  ( @WillianConN )  es investigador, catedrático y consultor especializado en medios, cultura popular, jóvenes y violencia. Coordinador de investigación en la Escuela de Comunicación Mónica Herrera.
 
Willian Carballo  ( @WillianConN )  es investigador, catedrático y consultor especializado en medios, cultura popular, jóvenes y violencia. Coordinador de investigación en la Escuela de Comunicación Mónica Herrera.

]]>
Columnas Tue, 17 Oct 2017 09:50:25 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/columnas/21039/Pobrecitas-iguanas-que-somos-nosotros.htm
Costa Rica, la ruta del sur http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027570.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/salanegra/21036/Costa-Rica-la-ruta-del-sur.htm Las solicitudes de refugio en Costa Rica de personas que huyen del Triángulo Norte se han quintuplicado en los últimos tres años. De todos los Estados de la región, este cuenta con el sistema legal más eficiente para atender a esta población. Sala Negra Sun, 15 Oct 2017 10:12:42 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/salanegra/21036/Costa-Rica-la-ruta-del-sur.htm Calderón Sol: el “traidor” que empujó a Arena hacia la paz http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027569.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21035/Calderón-Sol-el-“traidor”-que-empujó-a-Arena-hacia-la-paz.htm Cuando Arena hizo candidato presidencial a Calderón Sol, Washington se crispó al recordar su cercanía a los escuadrones de la muerte. Calderón Sol fue un eficaz privatizador con voluntad concertadora. Fue dueño de un discurso agresivo —llamó “cerdos políticos” a sus detractores— y también un artífice discreto de la paz. Su desafío a los militares y a los areneros más radicales hizo que estos terminaran llamándole traidor. La tarde del jueves 27 de mayo de 1999 Armando Calderón Sol estaba a solo cinco días de entregar la presidencia de El Salvador y una preocupación repentina le martillaba la cabeza a tal punto que la antesala de su despacho en la casa presidencial se le hacía pequeña. "Estoy contento de dejar esto", admitiría minutos después, en referencia al alivio que le provocaría que Francisco Flores tomara las riendas de un país que aún estaba saliendo de los escombros de la guerra civil.

Calderón Sol terminaba un período en que como cabeza de gobierno había tenido la responsabilidad de que los otrora todopoderosos militares se encerraran en sus cuarteles y que muchos de los principales mandos pasaran a retiro porque también habían sido los principales violadores de derechos humanos. Aquel hombre que en sus cinco años había tenido que apagar multitud de incendios para salvar los Acuerdos de Paz, que había enfrentado el primer gran escándalo de corrupción financiera en la historia reciente de El Salvador y que había desafiado al sector más conservador al impulsar una nueva legislación penal que garantizaba el respeto a los derechos humanos, tenía dificultades para resolver un dilema de última hora.

Indeciso y sin personal de apoyo que le aconsejara en aquel momento de duda, finalmente reveló a los periodistas que estaban a punto de entrevistarle el motivo de su preocupación: “¿Me cambio la corbata? Es que si no, voy a salir con la misma en sus fotos y en la televisión”. El presidente acababa de grabar un mensaje para televisión y una pizca de vanidad lo hacía vacilar. Sin esperar respuesta, entró a su despacho con aquella corbata predominantemente amarilla y en un minuto regresó con una corbata roja.

Calderón Sol enfrentaba aquella entrevista a solas. Terminaba en solitario aquella maratón de cinco años, y poco más tarde explicaría que la sensación de que corría solo por una vereda escabrosa había aparecido en los momentos más críticos de su administración: “Se siente en ese momento la soledad del mando”.

El primer presidente elegido tras la firma de los Acuerdos de Paz anunciaría que a partir del 1 de junio se dedicaría más a sus asuntos personales, a la familia. Pero la verdad es que nunca se alejó demasiado de la política y en su partido Arena siempre fue una voz escuchada a lo largo de por lo menos los siguientes 15 años.

Cuando Calderón Sol falleció este 9 de octubre de 2017 en un hospital en Houston, Estados Unidos, muchos lo recordaron, y con acierto, como el gobernante que ejecutó una gran parte del proyecto privatizador de la derecha salvadoreña. Otros añadieron que fue el artífice de que el IVA subiera del 10 al 13 % en 1995 gracias a un pacto fraguado en secreto con siete diputados disidentes del FMLN. Pero pocos recuerdan o conocen su rol determinante para que la guerra civil terminara con una negociación y con un acuerdo fundó un nuevo país. Muchos en Arena tienen en mente a Alfredo Cristiani como “el presidente de la paz” y a Calderón Sol como “el presidente de la reconstrucción”. Pero en los momentos más difíciles de la negociación este tomó del brazo a Arena y a los militares más radicales para arrastrarlos hacia los Acuerdos de Paz. Fue la culminación de una transformación que también sufrió el mismo Calderón Sol, pues pasó de ser miembro de una organización vinculada a los escuadrones de la muerte, a convertirse en un activista de la paz.

Armando Calderón Sol dirigió Arena entre 1988 y 1994. El partido le rindió homenaje este viernes en la sede de la organización, en San Salvador. Foto de El Faro, por Fred Ramos.
 
Armando Calderón Sol dirigió Arena entre 1988 y 1994. El partido le rindió homenaje este viernes en la sede de la organización, en San Salvador. Foto de El Faro, por Fred Ramos.

Amigo de escuadroneros, heredero de un polvorín

Cuando Arena nació en 1981 Calderón Sol tenía 33 años de edad. Fue uno de los fundadores del partido e integró como director de asuntos jurídicos el primer Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) de Arena, su máximo organismo permanente de dirección.

Para entonces, Calderón Sol tenía casi dos años de estar en política. Cuando el general Carlos Humberto Romero fue derrocado en octubre de 1979, un grupo de empresarios jóvenes creó el Movimiento Nacionalista Salvadoreño. Uno de los fundadores, Alfredo Mena Lagos, reclutó a Calderón Sol, y así el joven abogado se convirtió en compañero de personajes como David Ernesto Panamá y Ricardo Paredes.

El MNS fue el precursor ideológico de Arena junto al Frente Amplio Nacional que lideraba el mayor Roberto d´Aubuisson. Este logró unificarlos en 1981, cuando dio vida al partido Arena. El MNS surgió con el propósito de hacer una lucha ideológica contra el régimen golpista y con simpatía por los organismos paramilitares que asesinaban a presuntos izquierdistas.

Los vínculos del MNS y de algunos de sus integrantes con los escuadrones de la muerte y con delitos como secuestros fueron ampliamente documentados desde temprano en la década de los 80. El nombre de Calderón Sol apareció en más de una ocasión.

Ricardo Paredes, uno de los fundadores del MNS, admitió al Albuquerque Journal, en 1983, que la pretensión de la organización no era jugar limpiamente a la política. “Esta no es una guerra civil, ni una guerra abierta, y tampoco una guerra legal”, dijo. Añadió que la clave para enfrentar a la incipiente guerrilla marxista salvadoreña estaba en apuntar a la población civil que apoyaba políticamente a los hombres en armas. “No queremos librar una guerra justa: tenemos que salir y hacerlos mierda”.

Los cables del Departamento de Estado y de la CIA desclasificados en 1993 brindaron información detallada sobre las relaciones de Calderón Sol con miembros de escuadrones de la muerte y sobre las actividades ilegales de algunos prominentes empresarios y políticos de inicios de la guerra.

En enero de 1981 un escuadrón de la muerte asesinó en el Hotel Sheraton de la colonia Escalón, de San Salvador, a dos asesores civiles estadounidenses y al presidente del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria. Uno de los involucrados en el triple homicidio, el teniente Isidro López Sibrián, dio amplia información sobre la operación de los escuadrones de la muerte y sobre diversidad de conspiraciones. López Sibrián llegó a decir que Calderón Sol había participado en atentados dinamiteros contra instalaciones del Ministerio de Agricultura, en protesta por la reforma agraria.

Los cables desclasificados en 1993 incluían un memorando fechado en 1990 y suscrito por el embajador William Walker, en el que este aseguraba que en 1981 el mayor D´Aubuisson y un grupo de allegados complotaron en la casa de Calderón Sol para secuestrar al presidente de la Liga Mayor del fútbol profesional salvadoreño. El cable aclaraba que no había “evidencia dura” de la participación de Calderón Sol en la conspiración. Pero esa fue la parvularia donde el futuro presidente comenzó su carrera política, y una década más tarde aprovecharía su influencia, su credibilidad y su ascendencia entre aquellos extremistas para que la firma de la paz fuera una realidad.

Armando Calderón Sol, líder de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), junto a su esposa Elizabeth Aguirre y su compañero de fórmula, Enrique Borgo, el 24 de abril de 1994, celebran la victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ante su contrincante Rubén Zamora. Foto: PEDRO UGARTE / AFP
 
Armando Calderón Sol, líder de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), junto a su esposa Elizabeth Aguirre y su compañero de fórmula, Enrique Borgo, el 24 de abril de 1994, celebran la victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ante su contrincante Rubén Zamora. Foto: PEDRO UGARTE / AFP

Desde aquellos días, el gobierno estadounidense puso en la mira a los escuadrones de la muerte salvadoreños y solo la presión política de Washington, D.C., que aportó alrededor de 5 mil millones de dólares durante toda la guerra, logró que aquellos delincuentes adinerados poco a poco redujeran su actividad.

En 1984 Arena perdió su primera elección presidencial, con el mayor Roberto d´Aubuisson como candidato. Dos años después, un puñado de militares, políticos y empresarios vinculados a Arena o del círculo más íntimo de D´Aubuisson, fueron acusados de integrar una banda de secuestradores. Uno de los más relevantes acusados era Víctor Antonio Cornejo Arango, señalado también por presuntamente ser miembro de escuadrones de la muerte. Cornejo Arango fue absuelto y 10 años después sería protagonista de la primera gran fractura arenera.

En 1988, Calderón Sol asumiría la presidencia del Coena y ganaría la alcaldía de San Salvador. Ese año, el partido de derechas designó al empresario Alfredo Cristiani como su candidato presidencial para 1989.

En 1993, cuando Calderón Sol desempeñaba su segundo mandato como alcalde de San Salvador y llegaba al quinto año como presidente de Arena, se autoproclamó candidato presidencial para 1994. Algunos en su partido lo acusaron de haberse robado la salida, pero él siempre sostuvo que en realidad no tenía contendientes para la postulación.

La candidatura de Calderón Sol despertó temores en Washington, D.C. Temores de que aquellos excompañeros de andanzas del candidato vieran en la llegada de Calderón Sol al poder un aliento a su disposición a la lucha violenta. A inicios de 1994, un funcionario del gobierno estadounidense explicaba a un periodista del Washington Post las razones de la preocupación del gobierno de Bill Clinton: "Cuando decían que Calderón Sol iba a ser el próximo candidato de Arena, nosotros esperábamos que estuvieran bromeando: él tiene todo lo malo que tenía D´Aubuisson, pero ninguna de las cualidades redentoras de este".

El 3 de diciembre de 1991, el Instituto de Estudios Jurídicos de El Salvador invitaba a un congreso en el que Calderón Sol sería uno de los encargados de las ponencias magistrales. La actividad pretendía enriquecer la discusión en torno a las negociaciones de la paz, pero para el gobierno de Cristiani, para el partido Arena y para Calderón Sol aquellas temáticas eran tierra minada. Aun así, Calderón Sol desafiaba a los que insistían en la solución armada y participaba en estas actividades, donde se discutía el más sensible de los temas: el futuro de la Fuerza Armada.  Ya en septiembre anterior las negociaciones habían permitido acordar que se crearía una Comisión de la Verdad y que los militares se subordinarían al poder civil.
 
El 3 de diciembre de 1991, el Instituto de Estudios Jurídicos de El Salvador invitaba a un congreso en el que Calderón Sol sería uno de los encargados de las ponencias magistrales. La actividad pretendía enriquecer la discusión en torno a las negociaciones de la paz, pero para el gobierno de Cristiani, para el partido Arena y para Calderón Sol aquellas temáticas eran tierra minada. Aun así, Calderón Sol desafiaba a los que insistían en la solución armada y participaba en estas actividades, donde se discutía el más sensible de los temas: el futuro de la Fuerza Armada.  Ya en septiembre anterior las negociaciones habían permitido acordar que se crearía una Comisión de la Verdad y que los militares se subordinarían al poder civil.

Las elecciones generales de 1994 fueron las primeras que se realizaban después de la firma de la paz y el FMLN debutaría en ellas. El día de la elección, el 20 de marzo, Calderón Sol no pudo celebrar el triunfo: con el 49.5 % de los votos tuvo que resignarse a resolver todo en una segunda ronda, contra Rubén Zamora, el candidato del FMLN.

El 24 de abril obtuvo el 68 % de los votos válidos y así heredó de Cristiani un polvorín: una economía estragada por 12 años de guerra, con una oposición feroz que pasaría a encabezar el FMLN. A esto se sumaban un sinfín de compromisos derivados de la firma de la paz que pasaban por cerrar el capítulo de los represores cuerpos de seguridad del pasado y por consolidar una nueva institucionalidad que incluía una nueva policía. Aquellos temores que a inicios de 1994 expresaba al New York Times un funcionario estadounidense estaban alimentados también por el hecho de que cuando Cristiani dejó el gobierno, los escuadrones de la muerte habían asesinado a algunos excomandantes guerrilleros, así que el nuevo gobernante tendría que dar respuesta a las suspicacias no solo del FMLN respecto de la voluntad de respetar los Acuerdos de Paz, sino también de la comunidad internacional garante, que se reflejaba en la Misión de Observadores de Naciones Unidas en El Salvador (Onusal).

El nuevo país en paz también demandaba una nueva legislación que enterrara los vestigios de autoritarismo reflejados aún en las leyes penales, y en esto Calderón Sol también encontraría gran resistencia de quienes preferían las prácticas de un Estado represor y autoritario.

El 1 de junio, en su discurso de toma de posesión, Calderón Sol trazó sus expectativas: "Queremos hacer una paz que sea un ejemplo para el mundo. La época del dogma y de la confrontación ya pasó". Pero la precariedad de recursos y la desmovilización de unos 55,000 combatientes (40,000 de la Fuerza Armada, entre militares y paramilitares, y otros 15,000 de la guerrilla) iban a jugar en su contra. Antes de que cumpliera un mes, era sorprendido por un cruento asalto a una agencia del Banco de Comercio, en San Salvador. Un puñado de hombres vestidos con uniformes de la Policía Nacional y protegidos con chalecos antibalas robó 1.5 millones de colones. El atraco causó la muerte de cuatro personas y quedó en la impunidad.

Tres meses después, el 26 de septiembre de 1994, centenares de exmilitares irrumpían en la Asamblea Legislativa para tomar como rehenes a 29 diputados durante tres días. Los desmovilizados exigían compensación económica para ex defensas civiles y acceso al crédito. Mientras la administración intentaba aplacar la furia de los desmovilizados, ese mismo año el presidente decidía usar la fuerza para despejar la carretera Panamericana, bloqueada por empresarios de buses en las cercanías de San Miguel, que exigían aumento al pasaje. La operación a cargo de la PNC se saldó con la muerte de algunos empleados del servicio de transporte.

Así comenzaban aquellos largos cinco años. Y por prescripción de los Acuerdos de Paz, 1995 amaneció sin la Policía Nacional y, desde entonces, toda la seguridad recayó en la inexperta PNC. Para agravar la situación, casi de inmediato comenzaron las denuncias de que el gobierno estaba incumpliendo los Acuerdos en lo relativo a la integración de la nueva policía, al permitir un exceso de miembros provenientes de la Fuerza Armada o al permitir que militares vinculados a actividades ilegales ingresaran a la institución.

Calderón Sol debía rendir cuentas a la ONU e insistía en que cumpliría los Acuerdos. Y el país no lo dejaba tranquilo. En agosto de 1995 una banda robaba 227 mil dólares al atracar un camión blindado, y en septiembre otra secuestraba a Andrés Súster, hijo de Saúl Súster, una eminente figura de la derecha económicamente más pudiente y muy cercano al partido Arena. Así continuaba aquel primer gobierno elegido en la posguerra que, al acercarse a su final, mostraría a un presidente encanecido y ansioso por entregar el cargo a Flores.

Más allá de un gran privatizador

Calderón Sol hizo un gobierno con tres aristas principales. Una, que el presidente no pudo escoger, pues fue la administración de esa herencia explosiva que le dejó Cristiani. Las otras dos fueron el sello que el presidente estampó a sus cinco años, y que él llamó “mi estilo”: por un lado, una serie de reformas legales que cambiaron el rumbo económico del país, y por otro, un discurso agresivo acompañado de esfuerzos de concertación y de disposición a dar explicaciones. Esto no lo eximió de algunos episodios oscuros en su administración pero, a diferencia de como actuaron sus sucesores, la mayoría de sus grandes reformas legales fueron ampliamente discutidas antes de que se votaran.

El segundo gobierno de Arena montó el piso para la privatización de las distribuidoras de electricidad y de las telecomunicaciones en noviembre de 1995, cuando el presidente creó la Comisión Especial para la Modernización del Estado. A partir de ahí, todo cobraría gran velocidad. Al año siguiente la Asamblea Legislativa aprobaba la venta de la Administración Nacional de Telecomunicaciones y en 1997 la de las distribuidoras de electricidad.

1997 es el año que mejor resume el afán reformador de Calderón Sol: mientras se privatizaba la electricidad, los diputados paralelamente trabajaban en un nuevo Código Penal y en un nuevo Código Procesal Penal. Además, en simultáneo, la Presidencia creaba el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales y preparaba la Ley del Ambiente, que se aprobaría al año siguiente. En mayo de 1997 también entraba en vigencia el nuevo sistema de pensiones, que había sido privatizado por decreto legislativo en diciembre de 1996.

La reforma previsional se hizo solo después de largos meses de debates y de consultas y en ella jugó un rol fundamental la hermana del presidente, la diputada Carmen Elena Calderón Sol de Escalón. Desde el Ejecutivo, Calderón Sol esperaba ansioso la nueva ley, mientras su hermana, que presidía la Comisión de Hacienda, conducía la discusión y la elaboración de la normativa. Salvo las últimas sesiones de la Comisión de Hacienda a finales de año, todo se hizo bajo escrutinio público. O, al menos, ante los ojos de la prensa.

En 1998 entraba en vigencia el nuevo marco normativo penal, que se echó a andar después de años de trabajo y de amplia divulgación y debate público, y pese a la oposición de sectores conservadores que preferían un sistema inquisitivo y alegaban que un sistema garantista era para países como Suiza. Esa perspectiva se expresaba a veces en las páginas de El Diario de Hoy, que denunciaba “ocurrencias” como que una persona fuera sobreseída si Policía o Fiscalía o jueces incumplían alguna parte del proceso. El Diario de Hoy también rechazaba las garantías para los menores infractores en aras de su posible recuperación.

Apenas entraron en vigencia los nuevos códigos, por iniciativa del mismo partido del presidente comenzó la Asamblea Legislativa un progresivo desmantelamiento de ellos, con el argumento de que la creciente violencia hacía necesario endurecer las penas y los procesos. Hubo diputados de Arena que valoraron proponer que se discutiera la confesión extrajudicial como medio legal de obtención de prueba. Esos extremos nunca lograron suficiente apoyo.

“Son cerdos políticos”

En su imagen ante el público, Calderón Sol resultó una contradicción: a su discurso frecuentemente agresivo sumaba una apertura a discutir prácticamente de todo. Él mismo se jactaba de sus entendimientos con el icono efemelenista Schafik Hándal, y a los periodistas nunca les negaba respuestas. Pero aunque era de espíritu afable y campechano, tenía dificultades para oralizar sus ideas y a veces lo traicionaba su impulsividad. A inicios de 1995 llegó a El Salvador el nuevo secretario general de Naciones Unidas, Boutros Boutros Ghali, interesado en el desarrollo de los Acuerdos de Paz. En esos días se celebraba la Teletón y Ghali apareció sorpresivamente en el Teatro Presidente. La presentación del visitante la hizo el presidente salvadoreño, quien sin proponérselo provocó risotadas en el público, que no pudo contenerse cuando Calderón Sol dio la bienvenida a “Brutus Brutus Ghali”.

Un año más tarde, en abril de 1996, la lengua zancadillaría de nuevo al presidente. Arena acababa de lograr un decreto legislativo para proteger a los alcaldes ante acusaciones penales. Los diputados del FMLN advertían que el fuero violaba la Constitución y que si Calderón Sol no vetaba el decreto, iba a amparar la impunidad. La respuesta de Calderón Sol fue llamarles “cerdos políticos”, aunque después intentó desdecirse. “Estamos claros en que hay que juzgar al que violente la ley, sea quien sea, pero tampoco vamos a prestarnos a una intriga y suciedad política, pues hay muchos cerdos políticos”, dijo. Después, la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia intentó persuadir a la prensa de que el gobernante había dicho “seudos políticos”, pero nadie se lo creyó. En el FMLN, el entonces diputado Gerson Martínez reaccionó con humor cuando los periodistas le pidieron opinión sobre el exabrupto presidencial. “Imagino que el presidente se veía al espejo cuando dijo eso”, dijo, como para restarle importancia al incidente.

Calderón Sol tenía aquellos tropiezos porque corría un riesgo que sus sucesores no estuvieron dispuestos a correr: exponerse a los cuestionamientos sobre la marcha del país, sobre los Acuerdos de Paz, sobre su programa privatizador o sobre la creciente violencia delincuencial. El presidente había establecido como norma una conferencia de prensa semanal con agenda abierta, y estaba dispuesto a dar declaraciones cuanta vez los periodistas lo tenían a su alcance. Y ante la que a veces era poca elocuencia y a veces una notable desarticulación de discurso, la gente elaboró numerosos chistes sobre una presunta torpeza del presidente. "¡Ya ni recuerdo los chistes! ¡Eran tantos, ja, ja, ja!", dijo a El Faro en agosto de 2008. "A mí eso no me molestaba. El que se moleste por esas cosas no entiende el privilegio de estar en la presidencia".

Expresidente (1994-1999) de la república de El Salvador Armando Calderón Sol . Foto de archivo
 
Expresidente (1994-1999) de la república de El Salvador Armando Calderón Sol . Foto de archivo

La diferencia fue notable cuando su sucesor, Francisco Flores, suprimió las conferencias semanales. Luego, ante las quejas de la prensa, Flores intentó retomarlas pero pretendía que los periodistas preguntaran solamente de los temas que él quería abordar. El sucesor de Flores, Antonio Saca, aunque con un gran don de gentes, daba declaraciones con frecuencia pero en realidad no daba explicaciones. Y luego Mauricio Funes y ahora Salvador Sánchez Cerén, terminaron de enterrar aquella práctica de rendir cuentas ante la ciudadanía por medio de la prensa.

Esa apertura no significa que Calderón Sol no tuvo episodios de escasa o nula transparencia. Como cuando en 1997 destituyó al superintendente general de electricidad y telecomunicaciones, Orlando de Sola, después de que este intentó subastar la frecuencia del canal 8 de televisión. De Sola decía que intentaba generar alguna competencia en el mercado de la televisión salvadoreña, acaparado por las frecuencias de la familia Eserski, y el presidente lo paró en seco. El argumento fue que el Ministerio de Educación quería reservar esa frecuencia de televisión. De Sola denunció públicamente que en esos días hasta recibió amenazas provenientes de la Secretaría de Información de la Presidencia. El presidente lo despidió y, al año siguiente, la asociación Ágape, liderada por el padre Flavián Mucci, obtuvo la concesión del canal de televisión sin mayores explicaciones por parte del gobierno.

Otro episodio que transcurrió en la oscuridad se produjo al final de su gobierno. Después de meses de trabajo conjunto, el Ministerio de Salud y el de Educación estaban listos en 1999 para implementar en los colegios el documento "De adolescentes para adolescentes: manual de salud sexual y reproductiva". Sin embargo, la férrea oposición de sectores ultraconservadores, encabezados por la Iglesia Católica, hicieron retroceder a la administración, que retiró su manual.

Tampoco fue nada claro cómo el gobierno obtuvo en 1995 los votos para subir el IVA del 10 al 13 % de siete diputados elegidos en 1994 por el FMLN. El alza al impuesto al consumo fue posible por el Pacto de San Andrés, que suscribieron los efemelenistas disidentes y el gobierno. A cambio, el excomandante guerrillero Joaquín Villalobos y los siete diputados disidentes salieron con un nuevo partido bajo el brazo: el Partido Demócrata.

En aquella entrevista del 27 de mayo de 1999, cuando le quedaban cinco días para entregar la presidencia a Flores, Calderón Sol dijo que esa había sido su mejor “movida política". "Hubo varias, y no fueron producto de mi astucia, sino que se produjeron porque El Salvador era el objetivo”, decía, con falsa modestia. "Lo del Pacto de San Andrés… cualquiera cree que fue audacia, pero solo fue creatividad". Acto seguido, felicitaba a los disidentes efemelenistas que lo apoyaron. "Mis respetos para ellos porque tuvieron la nobleza de suscribir el pacto pensando en los intereses de El Salvador". Esa "nobleza" selló la primera gran fractura del nuevo partido político.

Desertan los "maneques" y estalla un fraude financiero

El presidente sabía que aquella decisión de subir el impuesto al consumo con la complicidad del PD podía acarrearle algún costo electoral, pero también sabía que el Estado salvadoreño necesitaba recursos. Si de algo carecía Calderón Sol era de la inmovilidad. Durante todo su gobierno estuvo haciendo cosas significativas para el país. El alza al IVA posiblemente fue un factor en el decaimiento del dominio electoral de Arena a partir de 1997. Pero antes, en 1996, los areneros habían entrado en una agria disputa sobre cuán separados deberían estar partido y gobierno y fue imposible la conciliación de posiciones. Calderón Sol vio frente a sus narices la primera gran fractura arenera.

Sucedía que en Arena valoraban como un mandamiento divino un principio cuya autoría atribuían al fundador del partido, Roberto d´Aubuisson: gobierno y partido en el gobierno deben estar suficientemente distantes como para que el partido pueda tener una visión crítica del gobierno, pero suficientemente cerca como para que la crítica se pueda hacer llegar. A mediados de año, Víctor Antonio Cornejo Arango, que había sido mano derecha de D´Aubuisson, criticó en público la presunta injerencia excesiva del presidente de Arena, Juan José Domenech, en el gobierno. Cornejo Arango -a quien llamaban “El Maneque”- representaba, con otros políticos como el exvicepresidente Francisco Merino y el expresidente de la Corte Suprema de Justicia Mauricio Gutiérrez Castro, al ala más radical de Arena. Nunca se supo el motivo concreto de la disputa, pero esta se zanjó con divorcio: Domenech tuvo que dejar la presidencia del Coena y durante la asamblea general arenera de ese año, realizada en un hotel capitalino, el grupo de políticos descontentos a quienes se conoció como "los maneques" llegó a hacer una manifestación callejera. Después, estos desertaron y la mayoría recalaron en el PCN.

Esas discusiones sobre la relación entre partido y gobierno se repetirían poco después. Una de las mayores diferencias entre el gobierno de Calderón Sol y el de su sucesor, Franciso Flores, fue que Flores optó por una dinámica en la que el partido tenía un mínimo de participación en las políticas públicas que se diseñaban desde el Ejecutivo. Flores hizo un gobierno muy al margen de Arena, y Calderón Sol -como la gran mayoría de dirigentes areneros- llegó a resentir aquel distanciamiento. Las críticas comenzaron a permear hasta a los medios de comunicación. Hubo un día en que, en una entrevista con La Prensa Gráfica, el expresidente Cristiani soltó una crítica abierta: dijo que Flores se había olvidado de "la cara social del modelo de gobierno de Arena".

En el caso de Calderón Sol, a pesar de que aquella tarde de mayo de 1999 dijo que estaba contento de dejar la presidencia porque “ya es justo poder dedicarle más tiempo a mi familia”, en realidad no estaba anunciando su retiro. Acompañó a Arena durante la administración Flores y miraba de reojo cómo este imponía la dolarización de la economía prescindiendo del debate nacioinal. Años después Calderón Sol confesaría que él había sido partidario de dolarizar, pero que durante su gobierno no lo intentó porque al hacer los sondeos necesarios supo que la medida no tenía suficiente apoyo. Porque él no quería hacerlo solo porque tuviera los votos necesarios en la Asamblea. Calderón Sol en una entrevista con El Faro en 2008 se comparó con Flores. "Él emitió unos 57 o 60 vetos, y yo solo tres o cuatro”. Calderón Sol llegó a detestar a Flores a tal punto que cuando hablaba en privado no podía guardarse comentarios sumamente peyorativos.

Pocos meses después de la deserción de los maneques, en marzo de 1997, el FMLN arrebató a Arena las principales alcaldías del país, como San Salvador, Soyapango, Mejicanos, Ilopango y Santa Ana. Asimismo, los areneros vieron reducidos sus escaños legislativos de 39 en el período 1994-1997 a solo 28 en el trienio 1997-2000. En cambio, el FMLN, que había logrado 21 curules cuando debutó en elecciones en 1994, en 1997 casi igualó a Arena y, con 27 diputaciones, obtuvo la posibilidad de evitar que la Asamblea Legislativa tomara decisiones de mayoría calificada sin su respaldo.

Ese mismo año a Calderón Sol le estalló una bomba cuyas ondas expansivas dañaron aun más al partido Arena: el millonario fraude de las financieras Finsepro-Insepro, que bajo el esquema de pagar altos intereses a cambio de depósitos de dinero, construyeron una pirámide que se derrumbó en la insolvencia ese año. Rodaron algunas cabezas, incluida la del superintendente del sistema financiero, y fueron procesados los principales responsables de aquel engaño, entre ellos Roberto Mathies Hill, un millonario hijo de uno de los principales patrocinadores de Arena, que terminó preso. Del gabinete de Calderón Sol se salvó el presidente del Banco Central de Reserva, Roberto Orellana Milla, quien sobrevivió a una interpelación en la Asamblea Legislativa, donde sufrió un feroz ataque de los políticos del PCN que habían abandonado Arena.

Calderón Sol enemigo de Arena

Los cinco años de gobierno de Calderón Sol fueron estridentes. Cada año de su gobierno había más de un estremecimiento nacional. Esto fue en gran medida porque tuvo que estrenar un país que se retorcía en una profunda metamorfosis derivada de las reformas prescritas en los Acuerdos de Paz. Además, el documento firmado en Chapultepec ratificaba los objetivos del diálogo por la paz suscritos en Ginebra en 1990, que incluían la reconciliación de la sociedad. Así que, después de 12 años de enfrentarse a muerte, las partes beligerantes de un día para otro debían convivir en armonía y en paz. Y Calderón Sol debía administrar todo esto, sin descuidar su responsabilidad de relanzar una economía postrada por la guerra y que debía ayudarle a cumplir aquella su oferta del discurso de toma de posesión, el 1 de junio de 1994: “Debemos romper con la fatalidad de que el que nace pobre esté condenado a morir pobre”.

Con aquellas palabras, Calderón Sol reconocía tácitamente que una de las ofertas de gobierno de su antecesor, Alfredo Cristiani, no se había convertido en realidad o se había quedado corta. "Trabajaré para los más pobres de los pobres", había dicho Cristiani, para que al cabo de un lustro Calderón Sol afirmara que en El Salvador los pobres seguían condenados a morir pobres.

Cristiani había llegado al poder el 1 de junio de 1989, y cuando apenas habían transcurrido 10 meses, su gobierno y el FMLN suscribían en abril de 1990 en Ginebra, Suiza, un acuerdo para buscar una salida negociada a la guerra, con la intermediación de Naciones Unidas. Al siguiente mes, en el Acuerdo de Caracas, las partes pusieron en agenda el tratamiento del que eventualmente sería el tema más difícil para el gobierno: el futuro de la Fuerza Armada. Ya para julio, en el Acuerdo de San José, acordaron la creación de una Comisión de la Verdad, que terminaría señalando en su informe de 1993 que la Fuerza Armada había sido la gran perpetradora de las más graves violaciones a los derechos humanos durante la guerra.

Un cuarto de siglo después de la firma de Chapultepec, no muchos tienen en mente qué rol jugó Calderón Sol a partir de 1989, cuando Arena ganó la presidencia por primera vez tras hacer una atrevida oferta electoral: tender puentes a los guerrilleros para buscar una solución política a la guerra.

Cuando el gobierno de Cristiani y la guerrilla del FMLN acordaron firmar la paz, el abogado entonces de 43 años de edad tenía dos cargos relevantes: era alcalde de San Salvador y presidente del Coena. Los dos cargos desde 1988.

La llegada de Cristiani al poder coincidió con el inicio del derrumbe de la Unión Soviética, y para entonces Estados Unidos estaba exasperado de la guerra civil en El Salvador. En noviembre de ese año, los militares asesinaron a los sacerdotes jesuitas y, tal como había ocurrido en más de una ocasión en los 10 años pasados, el respaldo estadounidense al gobierno salvadoreño se hacía muy injustificable: la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Pentágono ayudaban a un gobierno que atropellaba los derechos humanos.

La decadencia soviética fue un hecho que a Estados Unidos le supuso un alivio, porque significaba que se reducía la amenaza de influencia de Moscú y eventualmente de La Habana al sur de México. Así que, en cuestión de año y medio Washington y la URSS dejaron claro que ya no les interesaba ganar ninguna guerra en El Salvador. Al contrario, comenzaron a exhortar a las partes a buscar una salida negociada. La guerra se quedaba sin nutrientes externos y, en cambio, la comunidad internacional se volcaba a apoyar las negociaciones de paz.

Pero el posible triunfo de la paz iba a significar la derrota para muchos. Algunos, porque iban a sufrir el castigo directo de los Acuerdos, que incluirían medidas contra la impunidad, y otros porque simplemente tenían la convicción de que a los “delincuentes terroristas” no se les podía hacer ninguna concesión y la única salida era la solución militar. Pero la debilidad de la Fuerza Armada quedó patente en noviembre de 1989, cuando en su última gran ofensiva el FMLN demostró la incapacidad de los militares para defender incluso la ciudad capital: los guerrilleros llegaron hasta las cercanías del Estado Mayor de la Fuerza Armada y de la residencia presidencial, en la colonia Escalón, de San Salvador. Estuvieron combatiendo en el Área Metropolitana de San Salvador durante más de una semana hasta que optaron por replegarse, de nuevo, a las montañas.

La ofensiva hizo que algunas voces radicales se alzaran contra la posibilidad de la negociación, pero Cristiani cumplió su promesa. Aunque sabía que no podía hacer el trabajo solo. Cristiani, es cierto, pertenecía a una millonaria familia cafetalera, pero eso no era garantía de poder dentro del partido fundado por el mayor D´Aubuisson. Cristiani había sido ya presidente del partido, pero para quienes se tomaban más a pecho la letra de la marcha arenera que anuncia que El Salvador será la tumba de los comunistas, eso no era suficiente. Y es que Cristiani no era un político nativo de Arena. Había nacido en el partido Acción Democrática y solo hasta 1985 se convirtió en arenero. Calderón Sol sí tenía un pedigrí tricolor cuando Arena tomó el poder, y tenía mucho arraigo en la ultraderecha, en la cual había militado desde el inicio de su carrera.

Las raíces areneras estaban en la oligarquía terrateniente pero tenían una fuerte ascendencia militar. El hecho de que el mayor D´Aubuisson hubiera creado la organización y que su discurso siempre hiciera guiños hacia los militares, hacía que el sector más conservador de la Fuerza Armada se identificara con la causa arenera, que tenía esencialmente una vocación anticomunista. Entre los militares célebres que fueron del entorno de D´Aubuisson está el capitán Álvaro Saravia, la única persona hasta ahora condenada por el asesinato de monseñor Romero. También están el mayor Mario Denis Morán y el teniente coronel Joaquín Zacapa, señalados por varios asesinatos y por crímenes como secuestros.

Estos ingredientes fueron fermentando a lo largo de una década hasta que llegó Cristiani a la presidencia. Un documento de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) de agosto de 1989 revela que justo cuando Cristiani tomó posesión en junio de ese año, un sector de la Fuerza Armada se rebeló ante el nuevo presidente. El descontento se originaba en que el jefe de la Fuerza Aérea, general Juan Rafael Bustillo, codiciaba el cargo de ministro de la Defensa, y Cristiani se resistía a nombrarlo en ese cargo. Otro cable, de 1990, habla de un complot dentro del mismo partido Arena para asesinar al presidente.

Armando Calderón Sol atribuía aquellas amenazas a la resistencia de aquellos que rechazaban la disposición al diálogo del gobierno, porque la veían como símbolo de debilidad y de claudicación ante “los comunistas”. El partido que había nacido con un himno que pregonaba que El Salvador sería la tumba de los comunistas del mundo, ahora tenía que escuchar un discurso de conciliación con sus enemigos. Había muchos que no concebían otra salida a la guerra que no fuera la eliminación física de los guerrilleros.

“Eso era lo lindo de un partido democrático, en el que había distintas formas de ver las cosas”, comentaba Calderón Sol a El Faro en la entrevista de 2008, en un esfuerzo por restar relevancia a la resistencia en su partido. Pero hubo un momento en aquellos días en que Calderón Sol, convencido de que continuar la guerra era inviable y cuando las negociaciones de paz avanzaban rápidamente, decidió encararlos: "Si no quieren la salida negociada, ganen la guerra. ¡Gánenla, pues!”.

El 30 de diciembre de 1991, La Prensa Gráfica destacó en su portada un artículo que titularon
 
El 30 de diciembre de 1991, La Prensa Gráfica destacó en su portada un artículo que titularon "Cristiani Viajó sábado a N. York". El viernes 27 de diciembre, el presidente de Arena, Armando Calderón Sol, había dicho a la prensa que no había condiciones para que el presidente salvadoreño se sumara a las negociaciones en Nueva York. Sin embargo, el mismo Calderón Sol partiría con Cristiani hacia la sede de la ONU al día siguiente. Dos semanas atrás, el secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, se había involucrado directamente en las negociaciones en un afán de lograr un acuerdo antes del fin de su mandato, el 31 de diciembre, y la semana previa había invitado al presidente de El Salvador a acompañar el diálogo en forma directa.

Las negociaciones se precipitaron en 1991, cuando se concretó dos acuerdos que impactarían en la Fuerza Armada: se acordó crear la Comisión de la Verdad que investigaría los principales crímenes ocurridos durante la guerra, y se decidió quitar la responsabilidad de la seguridad pública a los militares. Las fuerzas armadas se someterían al poder civil, y enfrentarían una purga para sacar de sus filas a los militares responsables de las más graves violaciones a los derechos humanos.

Su pasado junto a D´Aubuisson y junto a aquellos más radicales que creían que a los marxistas había que matarlos, le resultaba útil en esos días a Calderón Sol. Por eso él podía hablarles en un tono en que posiblemente Cristiani no podía hacerlo.

1991 entrañó mucho riesgo para Cristiani. Cuando se discutía el tema de la Fuerza Armada, el FMLN llegó a plantear la disolución de la institución. La contraparte en algún momento llegó a considerar la posibilidad de una reforma constitucional no para desaparecerla, sino para quitarle el carácter permanente que le otorga la Constitución de la República. Cuando los militares se enteraron de aquella posible concesión, que se discutió en abril de 1991 en México, volvieron a meditar la posibilidad de un golpe de Estado.

La mayor dificultad, sin embargo, aún estaba por venir. En septiembre, las comisiones de diálogo firmaron el Acuerdo de Nueva York. En este se acordó la reducción de la Fuerza Armada, su subordinación a las autoridades constitucionales y la depuración de sus miembros corruptos tras un informe de una comisión ad hoc. El Acuerdo de Nueva York también dio vida a la Comisión para la Consolidación de la Paz (Copaz), que estaría integrada básicamente por los partidos políticos y que tendría como misión esencial asegurarse de acompañar con las reformas legales que fueran necesarias los futuros Acuerdos de Paz.

Calderón Sol, al igual que los otros dirigentes de los partidos políticos, endosó el Acuerdo de Nueva York, que marcó la mayor crispación en la extrema derecha salvadoreña a tal punto que ni el presidente arenero se salvó de los ataques públicos. "Traidor", le llamó en un campo pagado publicado en los principales periódicos la Cruzada Pro Paz y Trabajo, que era una organización que desde hacía años hacía demostraciones de calle para reivindicar el rechazo a la negociación y la insistencia en que no se podía hacer concesiones a los terroristas.

"Eran sectores dentro de la sociedad salvadoreña, dentro del partido, que desgraciadamente no entendían la necesidad de la solución negociada", evocó el expresidente en la entrevista de 2008. Según Calderón Sol, en este punto el mayor D´Aubuisson volcó todo su respaldo al proceso de diálogo y eso hizo posible que la negociación sobreviviera.

A medida que se acercaba el fin de año, los equipos negociadores sentían la presión que significaba que el mandato del secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, expiraba el 31 de diciembre de 1991, y que no había garantías de que el entrante Boutros Boutros Ghali retomara automáticamente la responsabilidad de tutelar la negociación. El fin de año podía ser una fecha fatal para la negociación.

Se llegó diciembre y aún estaban pendientes de resolver detalles como la desmovilización del FMLN y su desarme, la integración de la nueva Policía Nacional Civil, y la definición general del calendario de implementación de los acuerdos, incluido el de la depuración de la Fuerza Armada y el cese del enfrentamiento armado. Y mientras no hubiera acuerdo general, todos los pactos firmados previamente en diversas ciudades del mundo, podían convertirse en letra inútil.

Y Calderón Sol no perdía tiempo y seguía prestándose al juego del diálogo. El martes 3 de diciembre, el Instituto de Estudios Jurídicos (IEJES) anunció en La Prensa Gráfica que al siguiente día comenzaría a celebrar un “Congreso nacional ciudadano” de tres días de duración, al que había denominado “Hacia un nuevo El Salvador”. Lo sorprendente eran la temática y los participantes.

“Ponencias magistrales: 1. Un representante del FMLN”, comenzaba el detalle del programa. Luego mencionaba a los representantes de los partidos MNR, PDC y Arena. Por Arena, por supuesto, la cara la pondría Armando Calderón Sol. El presidente arenero, de nuevo, legitimando a los guerrilleros del FMLN al participar en un debate cívico en San Salvador. Y luego el anuncio del IEJES detallaba las “ponencias especiales”. Y la primera estaba a cargo del jurista José María Méndez, quien abordaría nada menos que el tema más urticante de los últimos meses: “El papel de la Fuerza Armada”.

Aquel 4 de diciembre, mientras Calderón Sol disertaba sobre las virtudes de la búsqueda de la paz negociada, el vicepresidente arenero, Roberto Angulo, expresaba la posición del ala más radical y daba a entender que en la mesa de diálogo se discutía la posibilidad de que sobrevivieran grupos armados del FMLN, algo que ya había quedado descartado desde hacía meses: “El gobierno no debe aceptar que grupos del FMLN se escuden bajo el privilegio de las armas. Hacerlo implica aceptar una paz armada”, sentenciaba.

En la etapa final, el secretario general, Pérez de Cuéllar, decidió intervenir directamente en las conversaciones. El día 10 anunció dos cosas: que iniciaría una nueva ronda de discusión el 16 de diciembre en la sede de Naciones Unidas, y que ya se había decidido la integración de la Comisión de la Verdad.

Pérez de Cuéllar invitó a dar sus aportes al subsecretario de la ONU, el británico Marrack Goulding, quien asumió como su tarea particular ayudar a construir el calendario de cese al fuego, de separación de fuerzas y de desarme y desmovilización.

Para el día 19, el gobierno aún tenía pendiente la tarea de presentar a la mesa de diálogo su propuesta de reducción del ejército, que por aquellos días contaba con unos 55 mil hombres.

El jueves 26 de diciembre de 1991, Pérez de Cuéllar giró invitación oficial a Cristiani para sumarse a las conversaciones en Nueva York. Al día siguiente, Calderón Sol decía a la prensa que el FMLN persistía en su intransigencia y seguía demandando cuota de participación en la integración de la Policía Nacional Civil y que por esa razón no tenía sentido que Cristiani viajara: “No hay condiciones para que el presidente Cristiani viaje a Nueva York”. Mientras decía eso, en realidad preparaba su equipaje para viajar al siguiente día a la sede de Naciones Unidas en compañía de Cristiani.

Cristiani y Calderón Sol se sumaron a la mesa en Nueva York y las partes lograron un acuerdo definitivo la medianoche del 31 de diciembre, justo cuando expiró el mandato de Pérez de Cuéllar. El acuerdo fue posible gracias al compromiso y respaldo decidido de Armando Calderón Sol. La historia posiblemente recuerde a Cristiani como el presidente de la paz, pero tras Cristiani siempre estuvo luchando contra los militares más extremistas y contra los más rabiosos areneros anticomunistas un discreto Armando Calderón Sol.

En esos últimos 12 meses de negociación también se preparó el camino para elaborar la primera ley de amnistía que tendría como propósito la reinserción de los guerrilleros a la vida civil. Ese fue otro momento de exasperación para Calderón Sol ante las protestas de los militares, pero también otro momento de triunfo para su lucha por la negociación.

El presidente costarricense José María Figuers (D), Armando Calderón Sol de El Salvador (C) y Carlos Roberto Reina de Honduras (I) durante las ceremonias de firma de la paz de Guatemala el 29 de diciembre de 1996 en el Palacio Presidencial en la ciudad de Guatemala, Guatemala. El gobierno guatemalteco y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URGN) firmaron un histórico acuerdo de paz que terminó con 36 años de guerra civil en Guatemala. FOTO: Tomas STARGARDTER /AFP
 
El presidente costarricense José María Figuers (D), Armando Calderón Sol de El Salvador (C) y Carlos Roberto Reina de Honduras (I) durante las ceremonias de firma de la paz de Guatemala el 29 de diciembre de 1996 en el Palacio Presidencial en la ciudad de Guatemala, Guatemala. El gobierno guatemalteco y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URGN) firmaron un histórico acuerdo de paz que terminó con 36 años de guerra civil en Guatemala. FOTO: Tomas STARGARDTER /AFP

Una vez que se redactó el proyecto de decreto, antes de enviarlo a la Asamblea Legislativa se envió tres copias a la Presidencia de la República. Quien llevó esas copias fue Armando Calderón Sol, a bordo de un helicóptero. Lo esperaban Cristiani, parte de su gabinete y el alto mando de la Fuerza Armada. Rubén Zamora contó a El Faro que uno de los participantes en esa sesión le reconstruyó la escena: Calderón Sol distribuyó las copias y leyó el contenido. El ministro de Defensa, general René Emilio Ponce, dio un golpe en la mesa y advirtió que la Fuerza Armada bajo ninguna circunstancia iba a aceptar esa amnistía. Los militares no aceptaban un beneficio como tal para aquellos a los que se venía llamando delincuentes terroristas desde inicios de la guerra. Calderón Sol hizo su jugada: dejó claro que si el diálogo fracasaba podría responsabilizarse al general Ponce. Se puso de pie, lanzó los papeles sobre la mesa y, dirigiéndose a Ponce, le dijo: “¡Entonces sigan ustedes con su guerra y que hasta acá llegue todo esto!”

]]>
El Salvador Sat, 14 Oct 2017 12:56:25 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/el_salvador/21035/Calderón-Sol-el-“traidor”-que-empujó-a-Arena-hacia-la-paz.htm
Nostalgia frente a la pantalla por un pasado que no existió http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000021379.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/ef_academico/21029/Nostalgia-frente-a-la-pantalla-por-un-pasado-que-no-existió.htm En redes sociales y sitios web se encuentran videos y fotos históricas de El Salvador que se produjeron décadas atrás para promover ante el mundo una imagen de modernidad. Fuera del alcance del lente quedó todo rastro de pobreza, desigualdad y anomía social. El consumo acrítico de estas representaciones asépticas alimenta nostalgias de un pasado libre de problemas que nunca existió. El material fílmico de Bureau Pathé resguardado por The Social Human Film Archive del Smithsonian Institute, y ahora diseminado en las redes sociales, abre espacio a una mirada retrospectiva de El Salvador desde la que los espectadores intentan cristalizar un pasado bajo la memoria nostálgica basada en la idea de pérdida del sentido de ornato y uso de los espacios públicos escenificados en ese producto fílmico. La mirada de los espectadores del presente contrasta la actual realidad de calles que lucen descuidadas, abigarradas y delimitadas por una línea invisible que marca territorios a fuerza de violencia, en tiempos en que la criminalidad desconfigura la imagen de ciudad de postal.

Así se sustenta la idea de que cualquier tiempo pasado fue mejor. El material cinematográfico nos seduce con la promesa de entregarnos una versión aparentemente objetiva e inalterada del pasado.

¿Cómo debemos interpretar estas representaciones visuales? Las imágenes construyen nuestro universo simbólico, forman parte de nuestro proceso cultural en tanto creamos, nos representamos y leemos imágenes bajo un compleja producción y representación de narrativas visuales de una realidad pasada interpretada en el presente. Desde la perspectiva antropológica, el análisis de la imagen como símbolo hace referencia a las narrativas visuales del autor en un sentido de mirada. Y además de esa mirada de autor debemos incluir la del espectador, que la genera desde otro tiempo: el presente.

Ese desfase temporal permite identificar formas en las que el espectador percibe un sentido de pérdida, o de permanencia, en la representación propia o de su entorno. La lectura desde otra temporalidad vuelve a la imagen un dispositivo de memoria que, a su vez, está mediado por la mirada del autor o productor.

Postal de la Panama Mail Steamship Company que muestra el Hotel Nuevo Mundo alrededor de 1930, sobrepuesta al lugar de San Salvador donde se encontraba. Foto archivo El Faro/Mauro Arias.
 
Postal de la Panama Mail Steamship Company que muestra el Hotel Nuevo Mundo alrededor de 1930, sobrepuesta al lugar de San Salvador donde se encontraba. Foto archivo El Faro/Mauro Arias.

Se debe tomar en cuenta que, en una producción audiovisual. la mirada será siempre restrictiva en tanto incluye una labor de edición que disecciona o fragmenta la realidad. Como sugiere el autor Javier Abad, debemos saber que las imágenes permiten seleccionar qué y cómo queremos que la mirada entienda una situación, idea o evocación. Por ello, las imágenes permiten el juego de la descontextualización —seleccionar, fragmentar o tomar decisiones en la gestión de esa mirada— para enfocar o desenfocar lo que sabemos de las cosas desde nuestro patrimonio de percepciones. Además, el ojo del autor conduce de manera irrevocable a ver desde un ángulo, su ángulo. El punto de inflexión está, entonces, en las lecturas que hagamos en el presente, tomando en cuenta quién y bajo qué premisa de uso se producen esas imágenes.

Pasado idealizado

En El Salvador las imágenes fijas o en movimiento se han utilizado muy tímidamente en los procesos educativos. Es decir, no hemos apostado por una pedagogía visual en la que se exprese la palabra-imagen o se nos brinden herramientas que permitan una interpretación crítica de la imagen como de cualquier otro documento. Aunado a eso, carecemos de prácticas de resguardo y consulta de colecciones de imágenes, sea desde una fototeca o una filmoteca. Así, cualquier imagen con unos cuantos años de edad nos parece una invalorable joya del recuerdo que se vuelve, más que un documento a interpretar, un objeto curioso.

Esta introducción sobre la representación visual se vuelve necesaria a propósito de las lecturas que desde el presente suscitan las imágenes en movimiento de otros tiempos. Hago referencia a las miradas que emanan del producto compartido en la página de Facebook “El Salvador de antes”, que muestra, por ejemplo, un rodaje de las calles de la capital producido por British Pathé, una agencia noticiosa británica pionera en la industria cinematográfica, que produjo los primeros noticieros presentados desde 1910 en los teatros y salas de proyección en forma de cine-revistas o cine-noticieros.

Aquellas producciones incluyeron en un primer momento escenas de las urbes europeas, mostrando las virtudes de la industrialización y la construcción del imaginario de la modernidad. Posteriormente British Pathé fue contratada por diversos gobiernos para realizar rodajes similares en diferentes latitudes del mundo. En estos casos, las escenas fueron grabadas en las grandes ciudades de estos otros países, en las que la modernidad parecía afincarse, en vez de avanzar territorio adentro. La representación de la mirada de la modernización precisaba de recursos audiovisuales que dieran cuenta del progreso, a pesar de los años de dictadura del General Hernández Martínez, y la recurrencia de militares en el poder, y llega hasta el rodaje de estas imágenes en 1946, cuando el presidente de turno era Salvador Castaneda Castro, candidato único con el respaldo de los militares y la élite cafetalera.

Como sugiere Ricardo Roque Baldovinos, entre 1940 y 1970 se percibe un sensible avance en el sentido de modernización, que trajo consigo una ética y estética que incluía el consumo y reproducción de elementos culturales provenientes de los referentes de esa modernización —especialmente países europeos— de los que nutrimos nuestra idea de modernidad. El material audiovisual denominado Road to Panama, de British Pathé, es una muestra de ese ideario de representación. Las imágenes rodadas se vuelven una alegoría a la entrada a la modernización. El punto de vista de la cámara se coloca en un vehículo que va filmando por una calle asfaltada. En las primeras imágenes, se deja atrás una vieja carreta tirada por bueyes, para después entrar a la urbe, con sus ciudadanos que parecen convivir amablemente con la nueva idea de urbanidad. Las calles se muestran limpias, casi desiertas —en contraste con otros testimonios gráficos de la época, que nos muestran un San Salvador poblado de mercaderes y transeúntes—. En la escena final se deja atrás el breve paso por la capital salvadoreña y la cámara se adentra de nuevo en los entornos rurales. En el camino se encuentra de nuevo con una carreta jalada por bueyes que porta la venta de los mercaderes que vienen desde los pueblos vecinos a la capital.

Paradójicamente la realidad será, unos años después, radicalmente distinta. Seremos testigos de cómo una capital recibirá incesantemente nuevos pobladores, que habitarán en mesones o se hacinarán en viviendas precarias y que irán configurando nuevas relaciones vecinales en la urbe. La ciudad dejará atrás esa imagen de postal, si alguna vez la tuvo, para volverse una realidad en la que las desigualdades desfiguran aquel rostro idealizado de modernidad.

Los espejos del presente

El historiador francés Pierre Nora, en su compilación denominada Les Lieux de Mémoire (Los Lugares de la memoria) analiza la rememoración de la nación francesa a través de diversos espacios y objetos en los que cristaliza un “pasado que no quiere pasar”. Otro autor, Hugo Capeto, sugiere que un lugar de memoria es forjado no por la importancia que tuvo en su momento, sino por la importancia que le concede una “mirada retrospectiva”. En ese sentido los lugares de memoria parten del presente, pero no para establecer la continuidad con el pasado sino más bien para provocar una ruptura de equilibrio, de forma que los lugares de memoria se vuelven provocadores espejos del presente.

La construcción nostálgica o escenificada del espacio público y sus relaciones de uso, mostradas en el material fílmico, se vuelven una forma de identidad en proyección donde la idea de pérdida se traduce en una añoranza no vivenciada, pero si deseada, sobre la que se sostiene una construcción de civilidad idealizada.

En este ejercicio ciudadano de miradas quiero hacer referencia a libros como el de Gustavo Herodier “San Salvador el Esplendor de una Ciudad”, o a “Postales Salvadoreñas del Ayer 1900-1950”, de Stephen Grant, en cuanto a publicaciones de imágenes fijas, Y a otras producciones fílmicas como la contenida en la colección Massi, resguardada en el Museo de la Palabra y la Imagen, que contiene imágenes realizadas por Alfredo Massi en los años 30. Son las primeras imágenes aéreas que muestran paisajes urbanos y rurales, a funcionarios públicos de la época, o la evidencia visual de estragos de fenómenos naturales, mostrados a través del noticiero Lorotone, filmado en 35mm y presentado en la sala del Teatro Nacional en forma de cine-revista.

En suma, material visual que habrá que leer con el cuidado de reconocer, a través del lente de quiénes miramos y, sobre todo, conscientes de que nuestra mirada se reconstruye en el presente bajo una premisa de memoria nostálgica. Termino con una interrogante que se hace Manuel Cruz, catedrático de la Universidad de Barcelona: ¿Qué sentido podría tener la nostalgia por un pasado que atribuiríamos a un yo diferente del actual? Sin duda, estamos frente a una encrucijada identitaria en la que la imagen del presente se nos vuelve incómoda y preferimos aquella cristalizada, quizá nunca experimentada pero tranquilizadora, de lo que quisiéramos ser.

 

*La antropóloga Georgina Hernández Rivas es miembro fundadora del Museo de la Palabra y la Imagen.

]]>
EF Académico Sat, 14 Oct 2017 12:45:16 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/ef_academico/21029/Nostalgia-frente-a-la-pantalla-por-un-pasado-que-no-existió.htm
Reinicia el juicio por genocidio contra Ríos Montt http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027568.jpg http://www.elfaro.net/es/201710/centroamerica/21034/Reinicia-el-juicio-por-genocidio-contra-Ríos-Montt.htm Un tribunal de Guatemala reinició este viernes 13 de octubre un juicio por genocidio contra el dictador Efraín Ríos Montt (1982-1983), con tropiezos por la expulsión de dos defensores del anciano militar por denuncias planteadas contra los jueces. Ciudad de Guatemala, GUATEMALA. El dictador Ríos Montt, de 91 años, estuvo ausente de la sesión por sufrir demencia y serios padecimientos de salud.

En el inicio de la audiencia, los jueces expulsaron a los defensores Jaime Hernández y Luis Rosales, confirmó a la agencia AFP Héctor Reyes, jurista del querellante Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (Caldh).

El ex presidente guatemalteco (1982-1983), el general retirado José Efrain Ríos Montt, de 86 años, con lentes oscuros prescritos después de la cirugía de catarata, durante una audiencia en la ciudad de Guatemala el 19 de noviembre de 2013.  FOTO:  Johan ORDONEZ / AFP PHOTO 
 
El ex presidente guatemalteco (1982-1983), el general retirado José Efrain Ríos Montt, de 86 años, con lentes oscuros prescritos después de la cirugía de catarata, durante una audiencia en la ciudad de Guatemala el 19 de noviembre de 2013.  FOTO:  Johan ORDONEZ / AFP PHOTO 

Los abogados expulsados denunciaron al tribunal el año pasado ante la Fiscalía por abuso de autoridad y otros delitos supuestamente cometidos por los jueces, que en 2015 ordenaron internar a Ríos Montt en un hospital psiquiátrico público, indicó Reyes. La defensa de Ríos Montt la asumió una abogada de la oficina de Hernández, agregó.

Ríos Montt está acusado de la matanza de 1,771 indígenas mayas-ixiles en el norteño departamento de Quiché durante su dictadura (1982-83), considerada el período más sangriento de la guerra civil guatemalteca (1960-1996), que dejó unos 200,000 muertos o desaparecidos, según la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La justicia guatemalteca retoma el proceso contra Ríos Montt luego de que la Corte de Constitucionalidad, la máxima instancia judicial del país, avaló recientemente la separación del juicio contra el exdictador y el debate público contra el exjefe de inteligencia militar José Rodríguez, también acusado de genocidio.

Entre marzo y mayo de 2016, un tribunal llevaba ambos procesos en simultáneo y 25 testigos habían rendido su declaración, pero los querellantes, temiendo que los juicios fueran invalidados, solicitaron un amparo ante una sala de apelaciones que resolvió favorablemente y que luego fue avalada por la Corte de Constitucionalidad.

“Las víctimas han manifestado que ellos han dicho la verdad y están dispuestos a volver a dar sus declaraciones”, declaró Juan Francisco Soto, director del Caldh.

Durante el inicio del juicio, un grupo de activistas levantó un altar de flores y ramillas de pino frente a la Corte Suprema de Justicia.

El general retirado había sido sentenciado a 80 años de prisión por genocidio el 10 de mayo de 2013, pero la Corte de Constitucionalidad anuló el fallo por errores procesales y ordenó repetir el juicio.

“La salud del general Efraín Ríos Montt se ha ido deteriorando cada día más. Las hernias que tiene en la columna y su movilidad es muy difícil. Ya no hay una mejoría, tiene muy pocos momentos de lucidez” a causa de la demencia, señaló el abogado Hernández.

De ser encontrado culpable del genocidio, Ríos Montt no enfrentará una pena de cárcel sino el confinamiento en su residencia o un hospital, indicaron los representantes de Caldh.

© Agence France-Presse

]]>
Centroamérica Fri, 13 Oct 2017 14:09:23 +0100 http://www.elfaro.net/es/201710/centroamerica/21034/Reinicia-el-juicio-por-genocidio-contra-Ríos-Montt.htm