Publicidad

Justicia absuelve a principal acusado de golpiza al agente del CAM transexual

El sistema judicial condenó a cuatro años de prisión a dos de los siete policías acusados de vapulear a Álex Peña, un activista transexual que labora en el CAM de San Salvador. El principal acusado, Luis Jesús Rivera, fue absuelto en el Juzgado de Instrucción de Ciudad Delgado, porque el juez creyó que actuó en cumplimiento del deber.

 
 

Alex Peña relata como fue golpeado por los agentes de la PNC de la subdelegación de Ciudad Delgado, San Salvador. Foto: Fred Ramos

Alex Peña atendió a El Faro días después de la paliza que le propinaron agentes de la PNC. Dos de los policías que lo golpearon fueron condenados a cuatro años de prisión. Foto: Archivo/ Fred Ramos

El sistema judicial salvadoreño determinó que solo dos policías cumplan penas de prisión por una paliza colectiva que agentes de la subdelegación de Ciudad Delgado propinaron a Aldo Alexander Peña, un hombre transexual que trabaja en el Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), de San Salvador. La golpiza ocurrió el 27 de junio de 2015. Cuatro de ellos fueron absueltos a finales de agosto. Catorce meses después de la golpiza, el principal acusado -Luis Jesús Rivera Salgado- ya había sido librado de los cargos.

Peña, activista de la diversidad sexual, regresaba a Ciudad Delgado, el municipio donde vivía el año pasado, tras participar en la marcha del orgullo LGBTI. Peña viajaba en un microbus de la ruta 4, junto con su pareja Sonia Haydeé Perez. El motorista no quiso parar donde Peña pretendía bajarse y ambos tuvieron un altercado. Ese motorista -devenido testigo en el proceso judicial- condujo hasta la subdelegación policial y les dijo a los policías que Peña lo había amenazado. "En vez de preguntarle qué es lo que pasaba, los agentes policiales lo empezaron a agredir. Lo tomaron del cuello, lo empezaron a golpear", relató la fiscal del caso. El agente Rivera sabía que no estaba peleando con un hombre: cuando comenzó el pleito, Peréz le gritó que revisara los papeles de Alex. Que él había nacido como mujer, aunque se siente y se identifica como hombre. 

La fiscal dijo que los policías siguieron golpeando a Peña, pese a que ya sabían que no había cargos graves contra él. El reconocimiento de sanidad que hizo el Instituto de Medicina Legal a Peña reveló la magnitud de los daños: una incapacidad de 32 días. Sonia tuvo mejor suerte, porque sus lesiones solo tardaron tres días en sanar.

Sin embargo, hasta el juicio solo llegaron tres de los siete policías que la Fiscalía General acusó de vapulear a Peña. Este seis de octubre, un jurado decidió que dos de los tres policías encartados eran culpables: Francisco Balmore Hernández Martínez y Melvin Neftalí Hernández Alvarado.

Los otros cuatro policías acusados tienen un sobreseimiento provisional desde el 26 de agosto de 2015, por decisión de René Gallardo Rivas, juez interino de Juzgado de Instrucción de Ciudad Delgado. A Luis Jesús Rivera Salgado lo libró por creer que actuó conforme a la ley. "Alicia (el nombre legal de Alex) manifestó que se le soltó del cuello al agente Rivera Salgado, cayendo al suelo, haciendo concluir al suscrito juez que si se le soltó al procesado existió un forcejeo, por lo que a criterio del suscrito juez internio nos encontramos dentros de las causales excluyentes de responsabilidad penal ya que no se le puede exigir una conducta diferente en el cumplimiento del deber a dichos agentes", sentenció Gallardo. El juez usó el mismo argumento para exonerar a Salomón Meléndez Linares, el policía que condujo la patrulla en la que Peña fue transportado para recibir atención médica. Peña denunció que él "rebotaba" en la cama del pickup, por la manera en que Meléndez condujo.

Gallardo consideró que no había testigos de las acciones de las agentes Aura Leticia Ruano de Renderos y Noemí Raquel García Valencia, acusadas de participar en la tunda a Peña. "Son hechos que no fueron susceptibles de haber sido observados por posibles testigos como el motorista del microbús ni por nadie más excepto por personal interno", aseveró Gallardo.

La fiscal aseguró que han apelado la decisión del juez. "Luis Salgado estaba dentro del juicio y hoy no aparece en el proceso, sino que aparece sobreseído provisionalmente, cuando en la audiencia preliminar se dijo que había un juicio para él. Vamos a investigar eso, vamos a corroborar la grabación que se hizo en el Juzgado de Instrucción de Ciudad Delgado para efecto de verificar si todavía está esa grabación", dijo la agente de la Fiscalía. 

El seis de octubre, el jurado emitió un veredicto de inocencia para el agente Manuel López. Según la acusación fiscal, López le dio dos patadas a Peña y le refirió insultos por su orientación sexual. El agente Hernández Martínez le dio a Peña golpes fuera y dentro de la subdelegación. "Patadas en diferentes partes del cuerpo; se paraba en su cabeza con la bota de equipo y lo agredía verbalmente por su orientación sexual", dice el expediente. Además, golpeó a Sonia Pérez. Hernández Martínez además es un policía que tiene antecedentes penales por violación agravada, robo agravado y lesiones. En el caso de Hernández Alvarado, el jurado lo condenó por haberle dado "patadas en las costillas, cabeza, brazos, cuando la víctima estaba en el suelo con el agente Jesús Rivera", según el expediente del Quinto de Sentencia. El juez Quinto de Sentencia de San Salvador, Luis Edgardo Larrama, les impuso las penas mínimas a ambos policías: tres años de prisión por Alex Peña y uno por Sonia Perez. 

La Inspectoría General de Seguridad Pública y la Policía Nacional civil negaron lo ocurrido en un primer momento, aunque tuvieron que rectificar poco después. “Obviamente, no le pegó en la cara. El policía no actuó así", defendió Hugo Salinas, el jefe policial de Ciudad Delgado, a sus subalternos, un día después de lo ocurrido. Ese mismo día, Katya Molina, la delegada regional metropolitana de la Inspectoría, dijo a El Faro que el agente del CAM "solo tiene raspones, según los agentes que realizaron el procedimiento”. 

El año pasado, la PNC acumuló el 64 % del total de las denuncias ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH). En septiembre de 2015, Mauricio Ramírez Landaverde -hoy ministro de Seguridad- era director de la Policía. El Faro le preguntó si la institución que conducía era homofóbica, tal como lo aseguran las organizaciones LGBTI: “Puede ser que en alguna medida tengan razón, por la forma como muchas veces se les ha atendido”, dijo Ramírez Landaverde.

Kerlin Belloso, colaboradora jurídica de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), asistió al juicio de Peña. "FESPAD está apoyando el caso porque él es golpeado brutalmente por su expresión de género, por actos de odio, homofóbicos y transfóbicos de los señores de la Policía Nacional Civil. Cuando lo bajan del microbus, Sonia les dice que vean que él es una mujer biológica. Entonces empiezan a insultarlo, a decirle que se comporte como hombre y que se defienda como tal", argumentó Belloso.

En diciembre de 2015, un jurado le encontró inocente de la acusación de haber agredido a seis policías, incluido Luis Jesús Rivera Salgado, el agente con quien inició el forcejeo. Ambos casos de Alex, tanto donde él era imputado como en el que es víctima, se decidieron con jurado. Así lo establece el artículo 52 del Código Procesal Penal, que incluye las lesiones, los daños y los delitos relativos a la autonomía personal como aquellos en los que corresponde a un jurado el juzgamiento.  

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad