Publicidad
Sala Negra / Pandillas
“En Honduras la Mara Salvatrucha está pasando de ser pandilleros a ser empresarios'

Lo que cuenta Ricardo Castro, de la Fiscalía hondureña, evidenciaría que la Mara Salvatrucha de Honduras no es idéntica a la de El Salvador. Ambos grupos tienen una estructura similar, un mando nacional conocido como ranfla, dominan territorios, cometen delitos como homicidios y extorsiones, y una gran parte de su actividad criminal se dicta desde las cárceles. Sin embargo, la MS-13 de Honduras parece haber evolucionado desde 2010 para adaptar su estructura para el montaje de empresas para lavar dinero, que van desde pequeños comercios hasta hospitales.


Fecha inválida
Efren Lemus

Hay gobiernos que ponen a la Mara Salvatrucha en un solo cajón. En el 2012, Estados Unidos etiquetó a esta pandilla como una “organización internacional criminal sujeta a sanciones”, una lista en la que están otros grupos criminales de renombre mundial como Los Zetas o la Camorra. Un año después, en junio de 2013, el Departamento del Tesoro designó criminales transnacionales a seis pandilleros salvadoreños, encarcelados desde hace años por diferentes delitos y contra quienes la Fiscalía salvadoreña no ha logrado demostrar que amasen fortunas producto de su actividad delictiva.

Fue hasta el martes 23 de febrero de 2016 cuando la imagen de la Mara Salvatrucha se acercó a esa descripción de organización poderosa a la que hacen referencia los informes estadounidenses. Ese día, la Fiscalía de Honduras lanzó la “Operación Avalancha”, orientada a golpear el poder financiero de la Mara Salvatrucha en Tegucigalpa y San Pedro Sula, principalmente.

La Fiscalía ordenó 15 capturas. Uno de ellos era Jorge Neptalí Romero, alcalde de la ciudad de Talanga y que, en el 2014, ganó las elecciones gracias a que la Mara Salvatrucha financió, en parte, su campaña, según un funcionario de ATIC. Esa agencia también ordenó el arresto de Álvaro Ernesto García, un comisario de la Dirección Nacional de Investigación Criminal de la Policía, acusado de ser el enlace de la pandilla para corromper a otros policías.

Honduras es un país en el que la corrupción y el crimen organizado parece que están a otro nivel. Rafael Callejas, expresidente hondureño (1990-1994), está involucrado en los sobornos de FIFA y es procesado en los Estados Unidos. Una de las familias más influyentes de Honduras, el clan del banquero Jaime Rolando Rosenthal Oliva, enfrenta un proceso en Estados Unidos por lavar dinero relacionado con el narcotráfico. Unos narcotráficantes, el Cartel de los Cachiros, tenían jugosos créditos en la banca hondureña y también han sido requeridos por un tribunal estadounidense.

Políticos, narcos y también policías…

El 16 de abril de 2016, los periódicos El Heraldo, de Honduras, y el New York Times, de Estados Unidos, publicaron un informe interno de la Policía que detallaba la participación de los altos mandos de la Policía en el asesinato del zar antidrogas, el general Julián Arístides González. El gobierno hondureño ha creado una comisión para depurar a la cúpula policial por sus nexos con el crimen organizado.

Y así como los políticos, narcos y policías están involucrados en complejos casos de corrupción y narcotráfico, la ATIC asegura que la Mara Salvatrucha de Honduras también ha perfeccionado su actividad criminal. Eso lo sostienen a la luz de los resultados de la Operación Avalancha: el decomiso en efectivo de lempiras equivalente a casi un millón de dólares, el bloqueo de 137 cuentas bancarias (dos meses después del operativo, aún no se tiene una cifra exacta del monto de dinero congelado), Vehículos de lujo, casas con piscina, un hospital, una zapatería, una peluquería...

¿Cuánto tiempo demoró esta investigación? El Faro entrevistó en Tegucigalpa a Ricardo Castro, el jefe de la ATIC, una dependencia de la Fiscalía creada en enero del 2014 para resolver casos de “impacto”. Castro dice que el éxito de la investigación radica, en parte, a que no se involucró a la Policía y que se distanció de las estrategias y técnicas de investigación que aplican los otros países del triángulo norte: El Salvador y Guatemala.

¿Qué es Avalancha?

Consiste en una nueva estrategia de combate a las pandillas. Casi siempre se ha pensado que la pandilla solo es un grupo de muchachos que se reúnen en las esquinas, cometen robos, venden droga, la ocupan para su consumo, violan muchachas. Se ha pensado que andan marcados con un 18 y los otros con una MS, pero no han pensado nada más. Cuando hablo “no han pensado” es porque digo Guatemala, Honduras y El Salvador, el triángulo norte, que tiene la mayor cantidad de pandillas. No se ha visto a la pandilla como un grupo organizado, como una familia, como una empresa, como un grupo fuerte ligado al narcotráfico y lógicamente con aspiraciones. El trabajo que hicimos fue ver esas estrategias en el triángulo norte y que poco o nada han funcionado. La mayoría no ha funcionado porque lo que se está haciendo es agarrando siempre a las personas que están cometiendo un homicidio, un robo de forma aislada, pero no lo vemos como fenómeno. ¿Qué hizo la agencia? Nosotros empezamos a estudiar la pandilla: cómo eran, que comían, que hacían, de dónde surgía su plata, cómo subsistían, cómo estaban organizados.

Entrevista con Ricardo Castro, director de la ATIC de Honduras
 
Entrevista con Ricardo Castro, director de la ATIC de Honduras

¿Durante cuánto tiempo?

Como seis meses. Estudiamos cómo funcionaban, en qué se transportaban, si habían algunos que habían trascendido, si habían asesorías tanto de la Policía como de otras pandillas de Estados Unidos, de El Salvador o Guatemala. En el caso de Honduras vimos cómo nos iba dando una idea general de cuáles eran las diferencias grandes entre una pandilla 18 por ejemplo y una pandilla MS.

¿Cuántas personas integraron el equipo de investigación?

Cuatro.

Un equipo con pocos investigadores

Por estrategia, en estos casos, usted no puede involucrar a tanta gente. Y a veces podrán decir es poco el personal, pero la verdad es que entre menos personal sepa de trabajar un caso como este, hay menos posibilidad de contaminación, menos posibilidad de que se pierda la información.

Su oficina ordenó la captura del comisario Álvaro Ernesto García por su relación con la Mara Salvatrucha ¿El operativo Avalancha es la confirmación de que la Policía trabaja de la mano con las pandillas en Honduras?

Pues… realmente, mire... lo que nosotros le podemos decir es que Avalancha lo que dejó al descubierto es que es una operación exitosa que se manejó con un alto grado de compartimiento de la información. En esta operación no participó la Policía.

¿Por qué no involucró a la Policía en la investigación?

Por lo mismo.

¿Usted desconfiaba de la Policía porque ellos trabajan de la mano con las pandillas?

En esto hay que desconfiar de todo mundo y en este momento la Policía no estaba pasando un buen momento para poder trabajar con ellos en este tema. Y creo que la experiencia tampoco la tiene la Policía para trabajar un tema tan grande, en este momento. Esto ya es un crimen organizado, transnacional, podríamos decir. En este momento, tomamos la decisión de trabajar por nuestra parte y lógicamente en su momento, la Policía nos apoyó con un grupo de choque, para decirle algo. Lógicamente con información compartimentada. O sea, nadie conoce todo el tema, esa es una de las cosas que siempre tratamos de mantener. Nuestra estrategia es bien complicada y difícil de poder decírsela aquí.

¿El comisario es el único involucrado en la red?

No. Lo que pasa que… eh… nosotros ahorita necesitábamos capturar como las bases principales y él era una base principal, era un pilar fundamental dentro de la organización. Necesitábamos agarrar uno que pesara porque realmente agarrar un policía que estuviera involucrado de bajo rango es sustituible, mientras que este tipo no es sustituible porque era una persona que tenía influencia en muchos estratos de la policía.

Según su investigación, ¿Qué diferencia a la Mara Salvatrucha de Honduras con la Mara Salvatrucha de El Salvador y Guatemala?

Cada mara tiene como su línea de mando, pero en este caso Honduras había trascendido más alta que en El Salvador, en el sentido que en Honduras lo que vemos es que ellos ya miraban a la MS como una empresa dedicada al lavado, cosa que quizás no han visto en El Salvador. Dentro de las operaciones que han hecho no han visto a la MS como una empresa de lavado, como brazo armado de los carteles. La MS en Honduras es una pandilla que poco a poco fue agarrando terreno en el tema de sicariato de cartel, o sea, no el común sicariato que matan a X persona sino que asesinatos selectivos, dirigidos a empresarios, a grandes empresarios. La estrategia que habían hecho en El Salvador fue la negociación, que para mí es un fracaso, independientemente de los criterios que utilizaron en ese momento. Luego, la siguiente estrategia es llegar a una comuna, a un barrio, a una colonia y agarrar a todo el que anda tatuado… Veíamos cómo entraban 50 (pandilleros) y salían 49, se quedaba uno (en la cárcel). Eso lo que venía es hacer un desgaste del Estado porque usted para agarrar a 50 pandilleros necesita 300 militares o 300 policías ¿Cuánto recurso se gastaba? Y realmente el resultado era poco.

¿Cuándo la Mara Salvatrucha de Honduras incursionó en el lavado de dinero?

Ellos empiezan a ver ese tema de lavado como una forma de hacerse con más plata ¿por qué razón? Porque ya pueden maquillar el dinero que obtienen de la extorsión, de la droga, se olvidan un poco del secuestro porque ya no es rentable para ellos. Ya están viendo que tienen mucha plata y que, luego de mantener a las personas en las cárceles, a los ancianos, a las que quedaron viudas... todavía les sobraba plata. Y empezaron a ver que era lucrativo porque el negocio aunque no diera ganancias daba lugar a hacerlo legal y empiezan a fundar empresas, eso fue como en el 2010 para acá. Luego se dan cuenta que necesitan tener contactos en El Salvador, en Colombia, en México, en Estados Unidos y empiezan hacer esos contactos. Empezamos a ver que muchos de los muchachos habían pasado de ser simples muchachos tatuados o estar en una esquina defendiendo un barrio, habían solicitado una visa hacia Estados Unidos y se las habían dado. Esas personas habían trascendido y ya: “ah, ok, vamos a poner una venta de vehículos usados” pero ya con conectes en Estados Unidos. Ellos ven cómo las empresas le van a ayudar a lavar todo el dinero que van teniendo y empiezan a poner gente a estudiar, como ya son empresarios, ya no ven el simple hecho de darle dinero al barrio, verdad, siempre se siguen manteniendo con el dinero de las extorsiones, de la droga, pero ya ven que pueden hacer empresas y si pagan los impuestos están felices.

¿Cómo está relacionado el narcotráfico con esta evolución de la Mara Salvatrucha?

El narcotráfico necesitaba de las maras porque la droga que no pasa a Estados Unidos y que se queda en los países centroamericanos  es comercializada por la mara. El narcotráfico necesitaba también un grupo armado, un grupo que tuviera una estructura, capacidad de seguimiento, entonces, ¿a quién va utilizar? Utiliza a la mara. Los jefes de la mara empiezan a tener una visión diferente, esa visión diferente es la que le da esa apertura de poner a estudiar gente, de contratar, por ejemplo, contadores con maestría en finanzas, de abogados, de poner a estudiar doctores. Entonces, ellos ya ven que su mara es una empresa criminal que ya pasó de ser un simple peleador de barrio a ser un empresario. Y si ustedes ven en la operación, nosotros llegamos hasta los centros de gravedad más altos.

¿Cuáles?

Por ejemplo, ellos tenían, lo que llaman la cúpula, que en El Salvador llaman la ranfla; la cúpula grande está presa, los contactos en la policía están presos, no todos los contactos, pero si está preso uno de los mayores contactos. Entonces, vemos como la MS empezó a través de su círculo, de su grupo élite que es la ranfla de ellos, empezaron a tener contactos en todas las instituciones. Todo eso es lo que lleva es una corrupción de todo el sistema, ellos empiezan a ver cómo… eh… cómo entrar al mundo político.

¿Al mundo político?

Ya ellos tenían un alcalde. El alcalde está preso, también se le detuvo. La idea de ellos era hacer que ese alcalde llegara a ser presidente de el congreso, esa era una de las ideas. Invirtieron cantidad de plata, hicieron fraude electoral para que esta persona llegara a ese puesto. Entonces, ya la idea de la MS en el sentido de ser una simple mara pasó a otro plano y ahí es donde nosotros entramos, nos quitamos esa idea que el marero era el simple cobrador de impuestos, el muchacho tatuado, a ver a estas personas de diferente forma.

¿Y usted cómo sabe todos estos detalles que me está contando?

Bueno, eso se lo dejo de tarea.

¿Tiene intervenciones telefónicas o declaraciones de testigos?

Eso es una tarea para usted.

Usted dice que la Mara Salvatrucha quería un representante político y esa persona es el alcalde que capturaron. ¿El alcalde y el mando nacional de la mara se pusieron de acuerdo?

Claro.

¿Cómo ha llegado a esa conclusión?

Investigación.

¿Investigación de qué tipo?

Investigación.

A partir de su investigación, ¿Cómo perfila la relación del alcalde con la pandilla?

Si usted recuerda un poco de historia, en el caso de Colombia, en el 93, 92, cuando Pablo Escobar pasó de ser narcotraficante a querer llegar al Senado ¿Y cuál fue su fracaso? Fue ese. Entonces, la Mara había visto que habían de tener el poder político y alguno de los jefes se le antojó el poder político y vieron en este muchacho la oportunidad para hacer eso. Y comenzaron a invertir en eso. ¿Por qué invirtieron? Dígame una mara que invierte en política, ¿Hay alguna en El Salvador? Todavía no lo saben porque no lo han investigado, verdad. Entonces, con investigación se van a dar cuenta en qué están y a partir de que se den cuenta en qué están, ahí van a poder atacarla.

¿Lo que usted plantea es que el alcalde era consciente de ser una herramienta de la pandilla?

Bueno, que fuera consciente o no, yo creo que es algo que está en la psiquis de él, pero que estaba consciente que los muchachos que le estaban apoyando con 10, 12 millones (de lempiras) eran pandilleros sí estaba consciente.

¿La MS invirtió 12 millones en campaña política?

Quizás más.

¿Tiene los registros bancarios?

Por ahí vamos…

¿La mutación de la MS a crimen organizado también ocurrió con el Barrio 18?

La pandilla 18 sigue en lo mismo, la pandilla 18 sigue haciendo un trabajo casi similar a lo que hacía hace años, lo único que ya no se están tatuando, esa es la única diferencia, pero no ha mutado demasiado.

¿Qué conexión tiene la Mara Salvatrucha de Honduras con pandillas en Estados Unidos?

Bueno, eso es parte de la segunda parte de Avalancha, es como la parte judicial. Nosotros cuidamos mucho que si 20 metimos a la cárcel, que 20 sean condenados. Entonces, estamos en la otra parte, que es la parte de confirmación de algunas líneas de investigación que estamos verificando, lógicamente como le digo muchos tenían visa para viajar a Estados Unidos, contactaban empresas en Estados Unidos y se está trabajando en eso.

Entre los capturados, ¿hay algún deportado de los Estados Unidos?

Eh, creo que hay dos deportados.

En general, ¿las deportaciones han influido en perfeccionar la forma de cometer delitos?

Más que eso, creo, es la incursión de personas con más alto nivel educativo. Por ejemplo, el contador de la MS que está preso es un tipo que tiene un alto perfil de estudios en materia económica, un perfil universitario. No recuerdo el nombre en este momento, pero solo le decían: “máster”. Era el máster en finanzas. Entonces, este tipo de personas ven la vida de forma diferente. Es un empresario. Más que la influencia que pueda traer de Estados Unidos, que es posible, es más lo que yo pueda decirle como financista a un pandillero: “mira, vos tenés 50 mil, mejor invirtamos en algo y hagámoslo producir y ahí estamos lavando el dinero y vos te vas a convertir en empresario”.

¿Cómo funcionaba la contabilidad de la Mara Salvatrucha?

Funciona igual que una empresa. Pagaban impuestos normal, como que usted tenga su pulpería y usted paga impuesto, usted compra, usted vende y paga impuestos.

Me refiero a cómo era el mecanismo para inyectar el dinero ilícito en las empresas

Ah, es que no se había hecho investigación. Mientras usted no entrara a ese mundo no se podía hacer investigación porque las empresas no estaban a nombre de ninguno de ellos. Las empresas estaban a nombre de testaferros. El trabajo que se hizo no solo es sobre las personas que están directamente señaladas sino que es un trabajo que es en conjunto con toda la pandilla.

Algunas fuentes de El Faro en Honduras hablan de la figura de un “civil fuerte”, un no pandillero vinculado con otras estructuras criminales que está al frente de una clica y que decide sobre los negocios

Eso me imagino que se lo dijo un comisionado que estudia a las pandillas en libros. Es que en libros es bonito estudiarlas, lo bueno es hablar con un pandillero y escucharlo para volver e investigar. Cuando usted investiga se da cuenta que eso solo es en los libros, en las fábulas, en los cuentos. En la realidad los contactos son directos. ¿Necesito un contacto? Yo, pandillero, necesito un contacto en el sistema de registro, voy y lo hago y pago, no voy a buscar a otra persona que me haga el contacto.

¿Qué peso tienen los pandilleros detenidos dentro de este negocio?

El mayor peso. Como el dueño de cualquier hotel o el dueño de cualquier empresa de seguridad.

¿La cárcel maneja el negocio?

Son negocios que se manejan desde la cárcel. En este caso, todos los negocios los manejaban con personal fuera, con un gerente, una secretaria, abogados, doctores. Se incautó un hospital ¿Cuál es la idea de un hospital? Podían decir: ¡ah, un negocio más! ¡¡¡No!!! la idea es que si un pandillero sale herido va a un hospital público, el hospital público está en la obligación de notificar a la Policía, mientras que si yo tengo un hospital privado para mi empresa, solo yo manejo ese círculo, esa era la idea de un hospital privado.

¿Y cómo llegaron a ese hospital?

Bueno, la clínica era una estructura fuerte dentro de la pandilla. Nosotros le empezamos a montar vigilancia desde unos asesinatos anteriores, en esa clínica encontramos un vehículo con el que habían asesinado a un empresario ¿Qué tiene que ver esta clínica con todo eso? Empezamos a verificar lo que pasaba con esa clínica, vimos cómo esa clínica había crecido en poco tiempo, cómo había pasado de ser una simple clínica a un gran hospital y empezamos a ver quiénes eran los socios y ahí comienza todo…

¿Usted no dudaría en sostener esta afirmación: la Mara Salvatrucha mutó hacia un modelo de negocios?

Ahí están los negocios. Realmente eso es lo que ha pasado, no quiere decir que todos ellos se dedican a lo mismo sino que los grandes jefes ven cómo… y las empresas están decomisadas: estamos con empresas de aire acondicionado, de transporte de carga, de químicos, los narcolaboratorios, es algo bien estructurado.

¿La MS de Honduras tiene vínculos con la ranfla en El Salvador o Guatemala?

Yo creo que si, siempre hay. La MS siempre es una sola, siempre hay un patrón de colaboración, pero creo que se ha trabajado mal, en el sentido que cada país ha querido trabajar su estrategia y creo que ahí es un error. La idea es que nosotros, los países del triángulo norte, nos acerquemos, nos reunamos y empezamos a trabajar una misma estrategia porque yo veo que el modus operandi de la MS en El Salvador es muy fuerte, que toma mucha plata, mucho dinero ¿Y esa plata adónde se va? Solo es de preguntarse, pregúntese dónde se va la plata que saca de la extorsión, de la venta de droga ¿Va al sistema bancario? O ¿A dónde va? O ¿sirve solo para mantener a la gente que está presa? Es imposible. Entonces, esa es una buena pregunta que hay que hacer a los jefes de seguridad del país para que, como dicen, empecemos a ver de forma diferente a la pandilla.

¿A usted le parece que plantear la posibilidad de una economía de subsistencia es simplista?

Es como decir que la pandilla no ha mutado desde 2001, 2002 y 2003 y ha seguido haciendo lo mismo como para salir del paso, como usted mismo dice, es una teoría simplista. Usted saque su cuenta ¿Cuánto gasta o cuánto gana en extorsión? ¿Cuánto gana por venta de droga una pandilla como la MS en El Salvador? Millones ¿Qué hace con ese dinero? ¿Será que con eso subsisten, que es solo para subsistir? Esa es la primera pregunta que deben hacerse.

¿Qué otras preguntas deberían dirigir una investigación oficial?

La segunda pregunta que hay que plantearse es cuál es la estrategia que estamos siguiendo ¿Conocemos realmente a la pandilla o no la conocemos? ¿Realmente sabemos dónde está? ¿Sabemos si nuestras instituciones están infiltradas por las pandillas? ¿Hemos hecho algún estudio de eso? Es un tema un poco complejo que requiere investigación. Si no hay investigación seguiremos capturando al simple muchacho que va a traer el dinero de la extorsión.

¿Se puede seguir la ruta del dinero capturando al muchacho que recoge la extorsión?

Si usted lo que hace es capturar al muchacho que va a recoger el dinero, seguramente va tener 10 o 15 pandilleros más esperando turno para ir a traer ese dinero. Y… ¿sabe cuál es el daño que le causan a la persona (víctima)? Es que si los mareros perdieron ese dinero, la persona va tener que pagar el doble. Todo eso es un proceso que debe hacerse, pero es un proceso investigativo delicado.

¿Cuánto dinero incautaron con la operación Avalancha?

En efectivo encontramos 13 millones 198 mil lempiras, 300 mil 700 dólares. Eso es aparte de las cuentas bancarias porque se hizo bloqueo de 137 cuentas, pero no tengo el dato financiero final. A ellos se les decomisó 133 vehículos, 57 inmuebles, 32 sociedades mercantiles que estaban pagando impuestos, que tenían un director, que tenían un presidente, que tenían un contador, eh, entonces, cuando usted tiene esto, usted no puede hablar de una simple pandilla, está hablando de crimen organizado. Creo que ustedes en El Salvador ya los declararon terroristas, entonces, ya tienen una idea de qué está pasando con ellos. Ya no es el simple pandillero, la idea que tiene la sociedad o a veces los operadores es que el pandillero lo van a ver vestido de cholo, tatuado y que vive en una cuartería, esa es la idea que se tiene en El Salvador, en Guatemala, aquí muchos operadores lo mismo piensan, pero les demostramos que no. Si usted mira las casas, casas con piscina, de dos, tres plantas; vehículos Mercedes Benz. La MS ya no está robando vehículos, está comprando en la agencia ¿por qué? Porque así no los persiguen, están pasando de ser pandilleros a empresarios. Si ellos cambiaron su modus operandi tiene que cambiar la estrategia para combatirlas.

¿Cuando la Mara Salvatrucha dio este paso a los grandes negocios, dejó de extorsionar a las tiendas, a los pequeños negocios en los barrios?

No, no. Eso no cambia, es un dinero que tiene que estarles entrando. Por eso le digo que el problema se debe atacar de forma integral porque hay un tema que la extorsión genera demasiada plata fácil. Tenemos que atacar la extorsión, pero atacar a la estructura de arriba y venir de arriba hacia abajo. Nunca funciona, nunca, atacar el crimen de abajo hacia arriba. Tiene que atacarse desde las grandes cabezas hasta abajo, pero si lo atacamos al revés es paliativo para la prensa, pero nada más.

Entrevista con Ricardo Castro, director de la ATIC de Honduras
 
Entrevista con Ricardo Castro, director de la ATIC de Honduras

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.
Publicidad
Publicidad
Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.