Publicidad

Con 481 asesinatos, marzo se convirtió en el mes más violento del siglo

En marzo de 2015 asesinaron a 16 salvadoreños cada día. Son 481 los homicidios registrados por la PNC, la cifra más elevada en solo un mes en los 15 años transcurridos desde que inició el siglo XXI. Los números contradicen el entusiasmo del gobierno, que el pasado 26 de marzo, en la marcha nacional, se comprometió a “no a ceder ni un solo espacio a la delincuencia”.

El Faro

 
 

En marzo la Policía Nacional Civil registró 481 homicidios. El promedio diario es de 15.52 –redondeado, son 16 los salvadoreños asesinados cada día–, la cifra más alta desde que inició el siglo XXI.

Hasta la fecha, el mes más violento del siglo era octubre de 2009, cuando se contaron 438 homicidios. Según los consolidados tanto de la PNC como del Instituto de Medicina Legal, la barrera de los 400 tan solo se había superado en seis ocasiones: a las dos ya referidas hay que agregar enero de 2010, enero y febrero de 2012, y diciembre de 2014.

Después de la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, hay que remontarse hasta mediados de esa década de los noventa para encontrar números más altos que los que El Salvador presenta en la actualidad. En 1994 y 1995, por ejemplo, durante el gobierno de Armando Calderón Sol y cuando comenzaron a proliferar bandas de asaltantes y secuestradores, se superaron los 7,000 asesinatos anuales.

Agregado el dato de marzo, el total de asesinatos en el primer trimestre de 2015 se eleva a 1,121 (en enero se registraron 336; y en febrero, 304). Si se mantuviera la tendencia, el año cerraría con más de 4,500 homicidios, las cifra más elevada del siglo. Cabe recordar que en la segunda quincena de enero, las pandillas anunciaron en un comunicado un cese unilateral de hostilidades, que se tradujo en una reducción –durante dos semanas– en el promedio diario de homicidios a siete.

El contexto

La noticia del récord de homicidios en un solo mes llega en un contexto en que han ocurrido dos decisiones importantes del gobierno en su atención al fenómeno de la violencia de pandillas. A inicios de enero, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, dio el carpetazo definitivo a la Tregua con las pandillas iniciada en marzo de 2012. Mes y medio después, el 19 de febrero, el gobierno regresó al Centro Penal de Seguridad Zacatecoluca a los principales palabreros tanto de la Mara Salvatrucha como de las dos facciones del Barrio 18 –Revolucionarios y Sureños.

Marzo es el primer mes completo desde los traslados.

Asimismo, el pasado 26 de marzo tuvo lugar en San Salvador y en otras 12 cabeceras departamentales la llamada ‘Marcha Nacional por la Vida, la Paz y la Justicia’ que, según el gobierno, movilizó a 300,000 salvadoreños en la capital y a otros 200,000 en el interior del país.

“Tenemos que restablecer las nuevas relaciones de amistad y amor en nuestras familias, tenemos que rescatar las comunidades y convivir en armonía, en convivencia, y tenemos que arrancar los odios de nuestros corazones y saber ser tolerantes, saber entender, saber comprender que en la vida todos somos indispensables”, dijo Sánchez Cerén desde la tarima montada frente a la estatua del Divino Salvador del Mundo.

“Combatir integralmente la violencia y la delincuencia es la gran prioridad de nuestro gobierno. De la mano del pueblo estamos dando pasos firmes y constantes”, dijo también.

“No vamos a ceder ni un solo espacio a la delincuencia”, concluyó entre aplausos.

Justo ese jueves 26 El Salvador amaneció con la noticia de la muerte a balazos de ocho presuntos pandilleros en un municipio al suroccidente de San Salvador. La Policía Nacional Civil informó que una patrulla policial fue atacada y que los agentes causaron la muerte de los asaltantes en un enfrentamiento a tiros.

Seis días después, se dio a conocer el dato de los 481 asesinatos en marzo.

Abril, en plena Semana Santa, inició con niveles similares de homicidios. Solo entre el viernes 3 y el sábado 5 la Policía reportaba un total de 30 asesinatos. 

Un policía custodia el área en el que el pasado 26 de marzo ocho jóvenes fueron acribillados por elementos del Grupos de Reacción Policial en San José Villanueva, departamento de La Libertad. La versión oficial asegura que fue un intercambio de disparos. Foto Marvin Recinos (AFP).

Un policía custodia el área en el que el pasado 26 de marzo ocho jóvenes fueron acribillados por elementos del Grupos de Reacción Policial en San José Villanueva, departamento de La Libertad. La versión oficial asegura que fue un intercambio de disparos. Foto Marvin Recinos (AFP).

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad