Publicidad

Goles en Brasil, bombas en Gaza

Bajo un calor aplastante, cientos de personas participaron este miércoles en Beit Hanun, en el norte de la franja de Gaza, en los funerales de seis miembros de una misma familia muertos en un ataque de la aviación israelí, que solo les dejó cuatro minutos antes de pulverizar su casa.

John Davison (AFP) / El Faro

 
 

Momento en el que un misil lanzado por Israel cae sobre la ciudad de Gaza. Unos 40 palestinos han fallecido en este operativo que coincide con la fase final del Mundial de fútbol Brasil 2014. Foto Jack Guez (AFP).

Momento en el que un misil lanzado por Israel cae sobre la ciudad de Gaza. Unos 40 palestinos han fallecido en este operativo que coincide con la fase final del Mundial de fútbol Brasil 2014. Foto Jack Guez (AFP).

Bait Hanun, PALESTINA. Una muchedumbre, compuesta por lo esencial de hombres, esperó en silencio delante de la mezquita de Beit Hanun (Gaza, Palestina) que hay cerca de la casa de la familia Hammad. Algunos intentaban ver los cadáveres, mientras otros recitaban oraciones. El misil destrozó la casa hacia la medianoche, cuando el padre de la familia, Hafez Hammad, un alto mando de la Yihad Islámica, volvía, cuentan varios vecinos.

Hafez murió junto con cinco familiares, entre ellos dos mujeres y una adolescente de 16 años. “Era una familia entera, gente respetada aquí. Ahora sólo queda el abuelo y uno de los hijos”, explica Mohamed Hammad, de 21 años.

Cuando los cadáveres, colocados en unas camillas, salen de la mezquita, llenando la atmósfera del perfume empleado en el ritual funerario, unos hombres los saludan disparando. Uno de los cadáveres está envuelto en la bandera palestina. Todos son colocados en una camioneta abierta, donde los muchachos del barrio se dan codazos para verlos aunque sea un instante.

La gente agita banderas de varias facciones palestinas: la verde de Hamas, la negra de la Yihad Islámica y la amarilla de Fatah. Lentamente, el cortejo avanza hacia el cementerio, situado a unos pocos kilómetros, mientras por un altavoz se cantan los méritos de los difuntos.

Con un rictus sombrío, los asistentes están visiblemente cansados por el ayuno del Ramadán, el calor y la angustia de no saber dónde caerá el siguiente misil israelí.

Según un miembro de la familia, la aviación lanzó una advertencia, y la mayoría de los habitantes del edificio tuvieron tiempo de huir, aunque algunos resultaron heridos.

“A modo de aviso, dispararon un cohete luminoso que dañó ligeramente el techo. Y cuatro minutos después dispararon por segunda vez”, explica Jaldun Hammad a la AFP.

“En la casa vivían tres familias, unas treinta personas, y el ataque iba contra un solo hombre. Pero los israelíes dispararon contra todo el edificio”, denuncia.

En el lugar ahora se ve un inmenso cráter, medio lleno de cascotes, placas de metal retorcido y muebles reventados. Por el suelo también hay palmeras y olivos desraizados. “Cuatro minutos no es bastante para llevarse lo básico”, lamenta Mohamed Hammad.

El ejército israelí lanzó la medianoche del lunes una vasta ofensiva aérea para terminar con los disparos de cohetes desde la franja de Gaza, atacando cientos de objetivos.

Desde entonces han muerto en las operaciones más de cuarenta palestinos. Hamas ha respondido disparando cohetes contra territorio israelí, que alcanzaron Jerusalén y Tel Aviv, sin causar muertos ni heridos.

© Agence France-Presse

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad