Publicidad

El presidente Funes, una cadena de favores y un spa

En 2011 comenzaron a incorporarse al gobierno varias personas cercanas al empresario Miguel Menéndez, "Mecafé". En 2013, Mecafé vendió una casa a Latin America Spas, donde toma las decisiones una mujer a quien la Presidencia dio pasaporte diplomático: Ada Mitchell Guzmán Sigüenza.

Efren Lemus y Carlos Dada

Mecafé S.A. de C.V. compró el inmueble de la Urbanización Altamira por 179 mil 122 dólares, el 26 de junio de 2013.

Mecafé S.A. de C.V. compró el inmueble de la Urbanización Altamira por 179 mil 122 dólares, el 26 de junio de 2013.

El 24 de junio de 2011, Manuel Rivera Castro fue nombrado presidente del Banco Hipotecario, en una maniobra que fuentes del gobierno, incluido un asesor de Casa Presidencial, vieron entonces como un pulso ganado por el empresario Miguel Menéndez. Este, conocido como Mecafé, fue uno de los patrocinadores de la candidatura presidencial de Mauricio Funes y uno de los promotores del grupo “Amigos de Mauricio”. Al nombramiento de Rivera Castro le sucedieron concesiones de préstamos por cientos de miles de dólares tanto para Mecafé como para Ada Luz Sigüenza de Guzmán. Esta tenía 15 meses de estar trabajando en el gobierno y en cuestión de seis meses más también tendría a una hija, Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, contratada por la Presidencia de la República y con pasaporte diplomático.

Los nombramientos de Rivera en el BH y de las dos mujeres en el gobierno muestran cómo uno de los mecenas del presidente Funes logró colocar en cargos clave de la administración a sus socios, amigos o empleados a lo largo de los últimos cinco años, y cómo tenían razón los usuarios de redes sociales y diversidad de políticos y otras personas al señalar vínculos entre el presidente y Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, conocida popularmente como “La Michy”.

En agosto de 2011, apenas un mes después de la llegada de Rivera, el BH otorgó a la empresa Mecafé S.A. de C.V. un préstamo por 750 mil dólares. Como garantía, la empresa de Mecafé hipotecó una propiedad ubicada en el número 30 de la calle Maquilishuat, en la colonia del mismo nombre, en el poniente de San Salvador.

La propiedad mide 1,387 metros cuadrados, ocultos por dos portones verdes de doble puerta que sirven de ingreso a una casa de dos pisos, que comenzó a ser remodelada casi inmediatamente después del otorgamiento de aquel préstamo para convertirla en un salón de masajes y terapias relajantes: un spa.

A principios de 2012, el Distrito Tres de la Alcaldía de San Salvador suspendió la construcción del spa porque Mecafé no contaba con los permisos para construir ni para operar un local comercial.

En marzo, el Distrito Tres recibió una carta de la Asociación Comunitaria El Maquilishuat en la que los vecinos denunciaban que la construcción del spa se había reiniciado, desconociendo la orden de suspensión. Para finales de agosto de 2012, los vecinos elevaron su queja hasta el alcalde de San Salvador, Norman Quijano.

Mecafé desconoció todas las órdenes de suspensión de construcción, pero no pudo abrir el spa al público. El local ahora tiene, por encima del portón y el muro de la fachada, una malla verde que impide que los vecinos del edificio de enfrente –la Torre Maquilishuat- puedan ver quiénes entran al lugar. No tiene un solo rótulo que indique que allí hay un spa. Pero cuando hay gente adentro, afuera permanecen dos hombres fornidos, canosos, que visten chalecos de esos que usan los guardaespaldas para ocultar armas. Los hombres vigilan la calle.

El spa ya no pertenece a Mecafé, sino a Latin America Spas S.A. de C.V., una empresa que, incluso antes de existir legalmente, compró el inmueble. Mecafé lo vendió por debajo del precio de la hipoteca: a 665 mil dólares.

Según la escritura de compraventa del inmueble, Latin America Spas entregó, el 13 de octubre de 2012, un anticipo de 25 mil dólares a José Miguel Menéndez Avelar, el administrador único de Mecafé S.A. de C.V., por el número 30 de la calle Maquilishuat. Y de acuerdo con el Registro de Comercio, Latin America Spas nació cuatro meses y medio más tarde, el 26 de febrero de 2013.

Latin America Spas fue fundada con 100 dólares por dos socios: Virginia María Vilanova Vargas, estudiante de 29 años y entonces residente de Soyapango, que compró 199 acciones por 99.50 dólares; y José Manuel Castillo Aguilar, de 39 años, abogado domiciliado en Mejicanos, que compró una acción con 50 centavos de dólar.

El 13 de marzo de 2013, dos semanas después de su fundación, Latin America Spas se convirtió en propietaria legal de la casa de la calle Maquilishuat, comprometiéndose a pagar los 665 mil dólares; es decir que, sin tomar en cuenta la inversión para convertir la casa en Spa, y aun si el banco le hubiese hipotecado la casa por su valor total de mercado, Mecafé terminó perdiendo al menos 85 mil dólares en la operación.

El compromiso de compraventa estableció que Latin America Spa pagaría los 665 mil dólares así: 25 mil dólares de anticipo más 340 mil dólares que pagaría cuando la nueva empresa obtuviera financiamiento bancario o pagara la hipoteca al Banco Hipotecario; 150 mil más cuando el spa comenzara a operar y otros 150 mil seis meses después de iniciada la operación del spa. Según la escritura de compraventa, el pago sería responsabilidad del representante legal de Latin America Spas, Abner David Recinos Rivera, un estudiante de Mejicanos que en ese momento tenía 27 años.

Transcurrido solo un poco más de un mes de aquel acuerdo, el 26 de abril de 2013, Miguel Menéndez Avelar pagó el crédito al BH y así la propiedad quedó libre de hipoteca.

En cuanto al responsable de hacer los pagos, Recinos Rivera, este era el tercer apoderado en la historia de Latin America Spas, nombrado aquel 13 de marzo. Recibió el poder de César Arístides Lemus Hernández, un estudiante de Ayutuxtepeque de 29 años de edad que esa misma tarde lo había recibido, a su vez, de manos de una mujer que solo tuvo ese poder durante un día, una mujer que aún da órdenes en el spa y desde el cual además despacha sus asuntos personales: Ada Mitchell Guzmán Sigüenza.

Ada Mitchell Guzmán Sigüenza aparece en los registros de la empresa como una ejecutiva, domiciliada en San Salvador y mayor de edad. Los registros de la empresa no detallan la edad, pero tiene 25 años. Y tampoco dicen, por supuesto, que le fue otorgado un pasaporte diplomático cortesía de la Casa Presidencial del presidente Mauricio Funes Cartagena.

 

Favores presidenciales para dos Adas

Esta es la otra residencia registrada a nombre de Latin America Spa. La persona encargada de administrar el imueble es Maritza Barrera, quien trabaja para Ochoa Benítez Asociados, empresa de Pablo Ochoa, actual ministro de Agricultura.

Esta es la otra residencia registrada a nombre de Latin America Spa. La persona encargada de administrar el imueble es Maritza Barrera, quien trabaja para Ochoa Benítez Asociados, empresa de Pablo Ochoa, actual ministro de Agricultura.

Ada Luz Sigüenza Rodríguez de Guzmán es la madre de “Michy”. Es administradora de empresas y hasta antes de 2011 había registrado dos propiedades a su nombre: una en la colonia Sierra Morena 2, de Soyapango, que adquirió en 1992 con un préstamo del Banco Agrícola por 12 mil dólares y que vendió 11 años más tarde por esa misma cantidad. En 2001 compró, en copropiedad con su esposo, Juan Carlos Guzmán Verdugo, una vivienda en Arcos de la Cima por 34 mil 285 dólares.

Una década después, el 30 de diciembre de 2011, según consta en el acta CC50/2011, el Banco Hipotecario presidido por Manuel Rivera Castro aprobó otorgarle a la señora Sigüenza de Guzmán un crédito por 309 mil dólares pagadero a un plazo de 35 años. En garantía, el banco hipotecaba el inmueble que ella compró con el préstamo: dos lotes en la urbanización Cumbres de Cuscatlán, que entre ambos medían 960 metros cuadrados.

Para entonces, Ada Luz Sigüenza de Guzmán ya trabajaba con el gobierno. El Ministerio de Relaciones Exteriores la había contratado por ley de salarios el 1 de marzo de 2010 como Director 1 de planificación; o como Jefa de Planificación, según la memoria de labores de Cancillería de ese año.

Este periódico tuvo acceso a la solicitud laboral de la señora Sigüenza, en la que ella consignó sus estudios de administración de empresas, graduada en la Universidad Modular Abierta y, al momento de presentar la solicitud, decía estar estudiando inglés en nivel intermedio en Fepade. También declaró que sus tres hijas dependían de ella. En el certificado colectivo del seguro de vida, la señora Sigüenza, originaria de Santa María Ostuma, departamento de La Paz, nombró beneficiaria única a una de sus hijas, Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, la misma veinteañera que fue por un día apoderada legal de Latin America Spas y que aún hoy administra el spa que nunca abrió.

Hugo Martínez era entonces el ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador y volverá a ocupar ese cargo el 1 de junio en el gobierno de Salvador Sánchez Cerén. Por hoy, Martínez es secretario general del Sistema de Integración Centroamericano (SICA), y revela que la contratación de la señora Sigüenza se hizo a solicitud del presidente de la República, Mauricio Funes. “Hubo ciertas contrataciones y destituciones que fueron ordenadas por el presidente. Este es uno de esos casos”, afirma Martínez. Al preguntarle por esos otros nombramientos y destituciones ordenados por el presidente, Martínez evita la respuesta: “Tendría que revisar. Este caso lo he recordado dada la información que ustedes citan”.

No fue lo único que el Ejecutivo solicitó a Relaciones Exteriores para la familia Guzmán Sigüenza. En un documento fechado 6 de diciembre de 2011, a las 11:33 de la mañana, la Dirección General de Protocolo de Cancillería ordenó la emisión del pasaporte diplomático D005383 a nombre de Ada Mitchell Guzmán Sigüenza. La orden no aclara en virtud de qué autoriza la emisión, porque apenas caracteriza a Guzmán Sigüenza como “EMPLEADA”, sin especificar de qué dependencia. La orden consigna: “SOLIC. CAPRES”. El término “CAPRES” hace referencia a “Casa Presidencial”. La solicitud fue aprobada por el subdirector general de Protocolo del Ministerio de Relaciones Exteriores, C. Arévalo.

Hugo Martínez también se desentiende de responsabilidad en esta acción: “No recuerdo haber autorizado ningún pasaporte diplomático con ese nombre”, dice, aunque luego aclara que había otras personas facultadas para hacerlo: “Sin embargo, yo no era la única persona que podía autorizarlo”. La solicitud no fue dirigida a Martínez, sino que fue enviada directamente desde Casa Presidencial hasta la subdirección de Protocolo.

El Faro preguntó a la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia si Ada Mitchell Guzmán Sigüenza labora o ha laborado en Casa Presidencial durante la administración del presidente Funes, pero hasta el cierre de esta nota el secretario de Comunicaciones, David Rivas, no había respondido.

Ada Luz Sigüenza, la mamá de Ada Mitchell, dejó cancillería y fue nombrada, el 28 de mayo de 2013, Directora Propietaria y Vicepresidenta de Administración de Industrias Sintéticas de Centroamérica, Insinca, una autónoma copropiedad del Estado y de empresarios japoneses. Llegó comisionada por la Corporación Salvadoreña de Inversiones, Corsain, la accionista estatal de Insinca, en sustitución de Manuel Enrique Tablas.

El actual presidente de Corsain, Eddy Emilio Henríquez Cerritos, se incorporó a esa institución como miembro de la junta directiva el 30 de noviembre de 2011, acompañando al nuevo presidente de la corporación, Leopoldo Samour, nombrado un mes antes por el presidente Funes. Samour, amigo de Mecafé, dejó el cargo en mayo de 2012 para asumir la presidencia de CEL; y Cerritos pasó a la presidencia de Corsain. Fue él quien propuso a Ada Luz Sigüenza de Guzmán como directora de Insinca.

Sigüenza de Guzmán nunca pudo ocupar su nuevo cargo en Insinca. Se lo impidió un pequeño escándalo generado cuando el diputado Roberto d’Aubuisson, del partido opositor Arena, hizo la denuncia pública. El 4 de junio de 2013, D’Aubuisson denunció en la Asamblea que el gobierno no estaba regido por la meritocracia y citó el flamante nombramiento de Ada Luz Sigüenza como ejemplo. El 2 de julio Corsain retiró del Registro de Comercio el acta de elección de ella como directora y en su lugar nombró al que fuera suplente de Manuel Enrique Tablas, Carlos Danilo Cabrera. El Faro no ha podido documentar que Sigüenza haya ocupado otra plaza como empleada pública o funcionaria tras su salida de Relaciones Exteriores.

Corsain es accionista o propietario absoluto de varias empresas más, entre ellas Industria Cárnica Salvadoreña, adonde llegó como director en 2013 Manuel de Jesús Angulo Carrillo, quien continúa en el cargo. O como Inversiones Corsain, adonde el mismo Manuel de Jesús Angulo Carrillo llegó en enero de 2014 como director vocal. Manuel de Jesús Angulo Carrillo es actualmente, además, el apoderado legal de Latin America Spas.

Latin America Spa entregó un poder a la ejecutiva Ada Mitchell Guzmán Sigüenza. Empero, la compra de dos inmuebles por casi un millón de dólares fue delegada a unos estudiantes.

Latin America Spa entregó un poder a la ejecutiva Ada Mitchell Guzmán Sigüenza. Empero, la compra de dos inmuebles por casi un millón de dólares fue delegada a unos estudiantes.

Una mansión por un cuarto de su valor

El 12 de julio de 2012, Latin America Spas compró otra propiedad, ubicada en la calle Apaneca #2, en la urbanización Sierra de Santa Elena, en Antiguo Cuscatlán. Las escrituras fueron notariadas por la misma persona que certificó la compraventa del spa de la Maquilishuat. Pero la residencia de Santa Elena es eso, una residencia. Para llegar a ella hay que pasar un control de seguridad que a su vez notifica a las patrullas de vigilancia privada adónde se dirige el visitante. Cualquier desvío en una calle no anunciada provoca de inmediato la intercepción de una de las patrullas para guiar al extraviado a la dirección autorizada para su visita.

Según las escrituras, la casa de Apaneca #2 fue comprada a la señora Irma de Charur por 325 mil dólares. Un negocio redondo para Latin America Spas, porque esa propiedad en el mercado tiene un valor cuatro veces mayor. En junio de 2011, la casa fue anunciada en la página de bienes raíces Arriaza Vega, con un precio de 1.3 millones de dólares. 

Poco después de la compraventa, José Miguel Menéndez Avelar, “Mecafé”, se presentó ante la junta de vecinos como propietario de la casa y anunció que la señora Maritza Barrera, del despacho Ochoa Benítez, se encargaría de los pagos trimestrales de mantenimiento a nombre de Latin America Spas. Ochoa Benítez es una empresa que ofrece servicios de auditoría y consultoría, fundada por Pablo Alcides Ochoa, uno de los miembros del movimiento Amigos de Mauricio, que acompañó la candidatura presidencial de Mauricio Funes; Ochoa fue nombrado presidente del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, ISTA, en enero de 2010 y en septiembre de ese año renunció oficialmente al despacho Ochoa Benítez; en septiembre de 2012 juramentó como ministro de Agricultura, cargo que ocupa actualmente.

Barrera, la empleada de Ochoa Benítez Asociados, paga trimestralmente la cuota de mantenimiento a la junta de vecinos y notificó que la casa pasaría por un proceso de remodelación.

La remodelación ha sido, en realidad, una reconstrucción. La casa de la señora Charur, con arcos, terrazas y patios abiertos, terminó convertida en una edificación moderna, de ángulos, líneas rectas y grandes ventanales con vista al volcán de San Salvador; de tres pisos, con una piscina apenas ajustada al jardín.

Los obreros comenzaron a llegar al lugar en octubre de 2013, pero suspendieron las obras en diciembre, después de que fotos de esta casa comenzaran a circular en las redes sociales como la nueva propiedad de Ada Mitchell Guzmán Sigüenza. Los trabajadores regresaron el 18 de marzo, justo el día siguiente de que el Tribunal Supremo Electoral declarara presidente electo al candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén.

Ada Mitchell Guzmán Sigüenza ha estado en esta casa, dicen vigilantes y vecinos. Ha venido en la misma camioneta Porsche Cayenne blanca en la que llega al spa de la colonia Maquilishuat.

La presencia de Guzmán Sigüenza ha alborotado la vida de una colonia de residentes con gran poder económico, que rara vez se comunican entre ellos más allá de los saludos cordiales a cada encuentro casual o las reuniones de negocios en oficinas. Ahora hay llamadas telefónicas, correos electrónicos, intercambios de opiniones, comentarios. Vida de barrio. De barrio de ricos. Las empleadas domésticas son las mensajeras de noticias que se van transmitiendo de delantal en delantal cada vez que la Porsche blanca traspasa la pluma de ingreso a la residencial: “Ya vino la señora de la minifalda”. Pero nadie la ha visto en los últimos tres meses.

Ada Mitchell Guzmán Sigüenza adquirió fama a partir de 2010, cuando las redes sociales comenzaron a prestarle atención y vincularla emocionalmente con el presidente. Incluso circularon fotos en las que se veía presuntamente a ambos, de compras, en Panamá. Estas fotografías y otras que han circulado desde entonces nunca pudieron ser verificadas. Más allá de los rumores, dos fuentes de Casa Presidencial confirmaron a este periódico que la relación existe y que el presidente pasa mucho tiempo con ella.

A principios de este año, la administración de Sierra de Santa Elena recibió a Aracely Cifuentes. Ella es una ciudadana colombiana, residente en Panamá, donde labora como gerente general de Sharp Look, un salón de belleza ubicado en el centro Comercial El Dorado, en la ciudad de Panamá. El Registro Público dice que esa empresa se dedica a realizar operaciones financieras y a la importación y exportación de mercadería. Dice ser quien va a vivir en la residencia de la calle Apaneca #2.

La calle Apaneca tiene muy pocas casas. Apenas cuatro, con dos terrenos baldíos intermedios, del lado donde Latin America Spa reconstruye la propiedad. Al final de la calle, que topa con el monte, hay una mansión que en la pared frontal muestra un enorme medallón con fondo rojo, una luna creciente y una estrella en blanco. Es la residencia del cónsul honorario de Turquía en El Salvador, uno de los mayores contribuyentes de la campaña de Mauricio Funes y primer designado a la Presidencia que termina este 31 de mayo: Nicolás Salume.

 

Haga clic aquí para ampliar el gráfico. Haga clic en cada nombre para obtener más información.

Los funcionarios de Mecafé 

En octubre de 2011, El Faro reportaba que el presidente había cambiado su círculo de influencia. Los hermanos Cáceres, Carlos y Gerardo, perdían acceso privilegiado a Funes mientras Miguel Menéndez lo ganaba. Ese segundo semestre de 2011 vio muchos cambios en el gobierno, ordenados todos por el presidente. El más significativo de ellos llegó en noviembre, cuando el general David Munguía Payés asumió el Ministerio de Seguridad Pública y el general Francisco Salinas la dirección de la Policía Nacional Civil. A estos nombramientos le sucedió el regreso a mandos policiales de oficiales policiales acusados de corrupción y vínculos con el crimen organizado, que estaban bajo investigación de la Inspectoría General.

Pero hubo muchos otros cambios, menos notorios, que reflejan el viraje que dio la administración Funes y la consolidaron del control de Mecafé sobre varias instituciones del Estado.

José Miguel Menéndez Avelar, “Mecafé”, es un ex corredor de autos deportivos y un hombre de negocios que fundó decenas de empresas en los años ochenta y noventa, algunas de las cuales comenzaron a dar ganancias significativas apenas en este período presidencial.

Estuvo dos años, hasta el 14 de junio de 2011, como presidente del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), al tiempo que se lucraba de gran cantidad de contratos del Estado para proveer servicios privados de seguridad. Hasta febrero del 2013 había ganado contratos por 14.6 millones de dólares para proveer seguridad privada a instituciones del gobierno.

A pesar de haber renunciado a la presidencia de CIFCO, mantuvo allí su oficina, lugar de frecuentes encuentros con el presidente Funes, formando un nuevo grupo alrededor del mandatario entre cuyos miembros se encontraban Herbert Saca, primo y asesor del expresidente Elías Antonio Saca. 

Mecafé logró el nombramiento de familiares, empleados y socios en varias instituciones estatales, principalmente en la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) y varias de sus subsidiarias.

Además de la amistad desarrollada en viajes de pesca con yates en Jaltepeque, el punto de encuentro entre Menéndez Avelar y el actual presidente de CEL, José Leopoldo Samour Gómez, es un abogado que les ha creado empresas y ha realizado trámites para la inscripción de inmuebles: Carlos Agustín Gamero Quintana.

Gamero Quintana es el fundador de Mercadeo y Publicidad Internacional (Merpinsa), creada el 13 de septiembre de 2007 para asesorar en la recuperación de mora. Durante tres años no reportó actividad al Registro de Comercio, pero en el 2010, cuando pasó a manos del cuñado de Mecafé, German Herrera Barahona, la compañía compró a lo largo de tres años ocho propiedades por un millón de dólares.

Gamero Quintana también es el fundador de Credit Group S.A de C.V. que también se dedica a la asesoría para la recuperación de mora. El 22 de noviembre de 2012, Elvia Lila Castro de Samour fue elegida administradora de esa empresa. El apoderado legal en algunas transacciones y esposo de Elvia Lila es el actual presidente de CEL, Leopoldo Samour.

Samour es un empresario textil que el 31 de marzo de 2011 fue nombrado presidente de LaGeo, un asocio público-privado que explota la energía geotérmica en el país. Cuatro meses y medio después, el 12 de agosto de 2011, Samour pasó a la presidencia de la Corporación Salvadoreña de Inversiones (CORSAIN), autónoma que administra el puerto de La Unión.

El 12 de marzo de 2012, tras la renuncia de Irving Tóchez, Samour fue juramentado presidente de CEL. Para esa fecha, varios familiares y empleados de “Mecafé” ya formaban parte de las directivas de empresas con inversión del Estado que manejan el área energética.

Por ejemplo, el 6 de enero de 2010, el hermano y socio de “Mecafé”, Jaime Roberto Menéndez Avelar, fue nombrado cuarto director suplente en la directiva de la Empresa Transmisora de El Salvador (ETESAL S.A de C.V), subsidiaria de CEL que se encarga del mantenimiento y operación del sistema de transmisión de la energía eléctrica.

Seis días más tarde, el 12 de enero de 2010, el hermano y socio de Mecafé fue juramentado, además, como tercer director suplente de la Compañía Eléctrica Cucumacayán (CECSA S.A de C.V), otra de las empresas subsidiarias de CEL que opera la planta Cucumacayán, en Sonsonate, y otras siete pequeñas centrales hidroeléctricas para la generación de energía eléctrica.

Cuando Jaime Roberto Menéndez Avelar llegó a las directivas de ETESAL S.A de C.V y de CECSA S.A de C.V su experiencia en manejo de asuntos eléctricos era inexistente. Hasta entonces, su vida empresarial había girado alrededor de la comercialización de café (fue fundador de Mecafé S.A de C.V, en 1985) y de contratos de seguridad privada (directivo de Cosase S.A de C.V).

Jaime Roberto Menéndez Avelar salió de la directiva de ETESAL S.A de C.V el 28 de junio de 2011, el mismo mes en que Mecafé renunció a la presidencia de CIFCO, probablemente alertados del conflicto de intereses que representaba que dos funcionarios públicos recibieran contratos del Estado a través de su empresa de seguridad Cosase.

La renuncia de Jaime Roberto Menéndez Avelar no significó que “Mecafé” perdiera presencia en ETESAL porque el nuevo primer director suplente seleccionado fue Romeo Antonio Hernández Morán, un empleado de “Mecafé”, quien hasta la fecha se mantiene en el cargo.

El mismo día que Hernández Morán fue nombrado director de ETESAL, el 28 de junio de 2011, el gobierno de Funes dejó la presidencia de esa empresa en manos de Sandra Beatriz Molina Munguía, hija del ministro de Defensa, David Munguía Payés. Ella continúa en la presidencia de ETESAL.

Romeo Antonio Hernández Morán, empleado de Mecafé, es una de las siete personas de confianza de Miguel Meléndez que fue nombrado en empresas de CEL.

Romeo Antonio Hernández Morán, empleado de Mecafé, es una de las siete personas de confianza de Miguel Meléndez que fue nombrado en empresas de CEL.

El hermano de Mecafé cortó toda relación oficial con CEL el 11 de julio de 2012, día en que dejó de ser directivo de CECSA S.A de C.V, la compañía estatal que opera la central Cucumacayán, en Sonsonate. Pero Mecafé, de nuevo, no perdió distancia allí: su hermano fue sustituido por otra persona vinculada al grupo empresarial.: Eduardo Antonio Ramos Rosales, quien fue nombrado secretario de CECSA S.A de C.V. Ramos Rosales es un abogado que desde la década de los noventa ha elaborado varios documentos de Mecafé S.A de C.V. También ha sido apoderado de Sumez S.A de C.V otra de las empresas de Miguel Menéndez que se dedica a la industrialización y comercialización de café.

En enero de 2013, este abogado se presentó al Registro de la Propiedad a inscribir un inmueble que Mecafé se compró en la lotificación turística La Cangrejera, a orillas del mar, La Libertad. También hizo algunos trámites del inmueble en la Urbanización Maquilishuat, el cual se convirtió en un spa camuflado.

Otro de los empleados de “Mecafé” nombrado en una subsidiaria de CEL es José Constantino López Barraza, el tercer director suplente de LaGeo desde el 17 de enero de 2014. En el Registro de Comercio no hay antecedentes de que López Barraza tenga experiencia en el área de energía. Él es ingeniero y trabaja como gerente de seguridad electrónica de COSASE S.A de C.V, la empresa insignia de Miguel Menéndez.

El 22 de octubre del 2013, Sigfredo Edgardo Figueroa Cruz fue nombrado presidente de Inversiones Energéticas (INE S.A de C.V), compañía que controla las acciones que la CEL tiene en LaGeo. El nuevo presidente de INE S.A de C.V es hijo de Zoila del Carmen Cruz, la abogada que, tres décadas antes, escrituró la creación de la empresa Mecafé S.A de C.V. propiedad de los hermanos Jaime y Miguel Menéndez Avelar.

El esposo de Zoila y padre del actual presidente de INE S.A. de C.V., Sigfredo Edgardo Navarrete, también ha trabajado para los hermanos Menéndez elaborando documentos legales, como el poder administrativo que Mecafé S.A de C.V le dio a Romeo Antonio Hernández Morán, el hombre que llegó como director suplente de ETESAL en sustitución de Jaime Menéndez Avelar.

El spa llega a Panamá

Latin American Spas Inc. es una empresa panameña cuyas oficinas centrales están ubicadas en un edificio en una zona de gran actividad comercial. Hay un hotel, una avenida de cuatro carriles, un restaurante y un edificio que alberga varias oficinas de abogados y auditores. El de Latin American Spas Inc. es el local 508.

El Faro visitó esas oficinas en la capital panameña para buscar al presidente de esa compañía, Raúl Elías Berrío Castillo. Lo que El Faro quería era preguntarle quién, cómo y por qué lo nombraron administrador de la empresa salvadoreña Latin America Spas S.A de C.V, esa compañía que inició operaciones con 100 dólares y que en sus primeros cinco meses de vida fue capaz de comprar inmuebles por casi un millón de dólares.

Berríos Castillo no estaba en su oficina. Ni nadie más. La oficina estaba vacía. La dirección que Latin American Spas Inc. proporcionó a las autoridades panameñas como su lugar de operación es la misma que tiene registrada CPA/Tax Chambonett & Asociados, una firma de auditores-contadores.

A la izquierda está Las Torres El Dorado, en Panamá. En el quinto nivel de ese edificio está la oficina de Raúl Berrío, el administrador que contrató la empresa salvadoreña Latin America Spas.

A la izquierda está Las Torres El Dorado, en Panamá. En el quinto nivel de ese edificio está la oficina de Raúl Berrío, el administrador que contrató la empresa salvadoreña Latin America Spas.

Latin American Spas Inc. fue fundada por José Eugenio Silva Ritter, panameño que trabaja para Morgan & Morgan, una firma de abogados involucrada en casos de corrupción y lavado de dinero en América Latina.

Silva Ritter, por ejemplo, fue socio de José Dirceu de Oliveria, el exministro del gobierno de Lula, condenado en Brasil por el caso de corrupción del Partido de los Trabajadores (PT). También se le relacionó con una empresa del hermano del presidente de Ecuador, Rafael Correa, en un caso de corrupción. Este hombre es el que fundó Latin American Spas Inc, el 4 de marzo de 2013.

Luego la compañía pasó a manos de Berríos Castillo, quien fue contratado en San Salvador el 15 de marzo de 2014 como administrador Latin America Spas, la empresa salvadoreña.

Se alquila casa con juguetes

Desde octubre de 2013, en la calle Guacalchía de la residencial Lomas de Altamira, en el sur de San Salvador, se ha levantado una casa a toda velocidad. Fue construida sobre un terreno de 1,565 metros cuadrados. Tiene doble muro y una torreta de vigilancia.

Mecafé S.A de C.V. compró esa propiedad, por 179 mil 122 dólares, el 26 de junio de 2013. La persona que se presentó al Registro de la Propiedad a realizar los trámites de la inscripción fue Ananías Abimelec Delgado Flores, la misma persona que realizó los trámites de los inmuebles en Maquilishuat y en Sierra de Santa Elena que compró Latin America Spas S.A de C.V.

Pero a diferencia de aquellas dos propiedades, los papeles sobre la compraventa de este terreno en Altamira se han extraviado en el Registro de la Propiedad. El Faro intentó consultar la escritura que elaboró René Ovidio Luna Leiva (notario que también trabajó para Latin America Spas), pero el documento no aparece en el sistema. El Departamento Jurídico del Registro de la Propiedad informó que el jefe de escaneo había buscado en los dos servidores de la institución y que no tenían una explicación de por qué la información está incompleta ni dónde está el registro de esa escritura.

La propiedad está a nombre de la empresa de Mecafé, pero no es a él a quien los vecinos han visto visitar la construcción, sino al presidente de la República, Mauricio Funes. 

Mecafé S.A. de C.V. compró un terreno baldío por 179 mil 122 dólares. En apenas siete meses ha construido esta casa que visita el presidente Mauricio Funes.

Mecafé S.A. de C.V. compró un terreno baldío por 179 mil 122 dólares. En apenas siete meses ha construido esta casa que visita el presidente Mauricio Funes.

La casa está rodeada por un anillo interior de concreto separado un par de metros de otro anillo exterior. Es una construcción de dos bloques principales de concreto, que en la primera planta cuenta, además de dos salas y un comedor, con una amplia cocina, una biblioteca, una cava, área de juegos para niños, un salón de piano, una pequeña piscina y vestidores. Los planos, a los que El Faro tuvo acceso, develan la construcción de dos plantas más un área de servicios y un gran patio trasero diseñado para mantener a varios perros.

Los obreros trabajan a toda marcha y prácticamente han terminado ya la construcción, a cargo de la constructora HBASA, propiedad de Hugo Barrientos, exviceministro de Vivienda y nombrado por el presidente Funes, dos meses antes del fin de esta administración, como presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria y Aeroportuaria, CEPA, en sustitución de Alberto Arene, en un cambio visto con sospechas incluso por el FMLN, como lo reveló hace dos semanas Roberto Lorenzana.

La vecina de la casa, la ex presidenta de la Cámara de Comercio María Elena de Alfaro, se ha quejado ante la junta de vecinos de problemas causados por la construcción, por camiones que obstaculizan la entrada a su residencia y por escoltas presidenciales desfilando a toda velocidad por la pequeña calle cerrada. “Vi al presidente visitando la casa, en marzo, llevaba una guayabera azul y caminaba con bastón. Vino con una mujer y con un hombre que creo que era Hugo Barrientos. No sé qué tan grande será la vía de acceso, porque por el portón metieron a casi toda la escolta presidencial”, dice. Adentro hay tres cocheras para siete carros y más de 400 metros cuadrados de circulación vehicular.

Por encima del muro externo se ha colocado una malla metálica cerrada para evitar que los movimientos de la casa sean observables desde afuera o desde la casa de la vecina. Algunos proveedores, que hablaron con El Faro en condición de anonimato, aseguraron que todos los pagos por sus servicios, al igual que en las dos propiedades de Latin America Spa, se hacen en efectivo.

Estos mismos proveedores coinciden con vecinos en que la semana pasada comenzaron a ingresar muebles y juguetes a la vivienda, alistándola para el traslado de un nuevo inquilino. Pero el jueves pasado, al mediodía, la constructora HB colocó un letrero en el portón de la casa: Se Alquila. Y un número telefónico: 62075077. El Faro llamó a ese número y nadie respondió. Minutos más tarde desde ese número una mujer devolvió la llamada y respondió que ella no está alquilando ninguna casa. "Está equivocado". 

H. Barrientos Arquitectos es la empresa que está a cargo de la construcción de la vivienda en la Urbanización Altamaria. La constructora es propiedad de Hugo Barrientos, exasesor de Funes y actual presidente de CEPA.

H. Barrientos Arquitectos es la empresa que está a cargo de la construcción de la vivienda en la Urbanización Altamaria. La constructora es propiedad de Hugo Barrientos, exasesor de Funes y actual presidente de CEPA.

Publicidad

 CERRAR
Publicidad