Publicidad
El Ágora /
Gabriel García Márquez, el gran mediador entre la literatura y el periodismo

Uno de los fundadores del boom literario latinoamericano del siglo XX ha dejado Macondo inundando de tristeza, y al mundo de las letras y del periodismo un poco huérfanos. A Gabriel García Márquez le fueron conferidos sendos reconocimientos por su literatura, pero él siempre presumió que su verdadera pasión era el periodismo, 'el oficio más bello del mundo'. 


Fecha inválida
María Luz Nóchez / AFP

El padre del realismo mágico, Gabriel García Márquez, falleció el jueves 17 de abril en su residencia en la Ciudad de México a causa de un cuadro infeccioso en los pulmones y las vías urinarias, según dijo una fuente cercana a la familia a la AP. Gabo, como será recordado por su conocidos y lectores alrededor del mundo, fue vencido este mediodía, a sus 87 años, por una enfermedad contra la que había batallado, en diferentes etapas, desde 1999. Su última aparición pública fue en marzo, cuando festejó con la prensa su aniversario 87 en la puerta de su casa en México, donde recibió flores y pasteles, y cantó junto a los reporteros.

Gabriel García Márquez captado en Bogota, en marzo de 1982, camino al exilio. / Foto cortesía de la FNPI.
 
Gabriel García Márquez captado en Bogota, en marzo de 1982, camino al exilio. / Foto cortesía de la FNPI.

Aunque es mayormente reconocido por su faceta de novelista y cuentista, ha sido gracias a la visión de García Márquez que miles de periodistas en el mundo han tenido la oportunidad de formarse en distintas áreas del periodismo con grandes figuras del oficio, como Ryszard Kapuściński, Alma Guillermoprieto, Jon Lee Anderson, Miguel Ángel Bastenier, Tomás Eloy Martínez, Javier Darío Restrepo, entre otros. Más que la literatura, su pasión siempre fue el periodismo y cada una de sus obras era para él un reflejo de esa fusión: 'Soy un periodista, fundamentalmente. Toda la vida he sido un periodista. Mis libros son libros de periodista aunque se vea poco. Pero esos libros tienen una gran cantidad de investigación y de comprobación de datos y de rigor histórico, de fidelidad a los hechos, que en el fondo son grandes reportajes novelados o fantásticos, pero el método de investigación y de manejo de la información y los hehos es de periodista', declaró en 1991 en una entrevista en la Caracol radio, en Bogotá. Esa sinergia fue premiada en 1982 por la Real Academia Sueca de Ciencias, que a falta de un Premio Nobel de periodismo lo galardonó con el de literatura, convirtiéndose en el cuarto latinoamericano en recibir esta condecoración

Nacido el 6 de marzo de 1927 en el pueblo de Aracataca, en la zona Caribe de Colombia, García Márquez dejó una extensa lista de cuentos y novelas, de la cual 'Cien años de soledad' (1967) es considerada su obra cumbre.

Desde su nacimiento, la vida del premio nobel de literatura estuvo llena de historias anécdotas memorables para contar:“Gabriel no iba a ser su nombre. Debió llamarse Olegario. Acababan de sonar las campanas dominicales de la misa de nueve de la mañana cuando los gritos de la tía Francisca se abrieron paso, entre el aguacero, por el corredor de las begonias: “¡Varón! ¡Varón! ¡Ron, que se ahoga!”. Y nuevos alaridos enmarañaron la casa. Una vez liberado del cordón umbilical enredado en el cuello, las mujeres corrieron a bautizar al niño con agua bendita. Lo primero que se les vino a la cabeza fue ponerle Gabriel, por el padre, y José, por ser el patrono de Aracataca. Nadie se acordó del santoral. De lo contrario, se habría llamado Olegario García Márquez”, relata hoy el periódico español El País sobre las primeras horas del escritor colombiano en el mundo.

El escritor fue criado por sus abuelos en el pueblo de Aracataca, ubicado en la costa atlántica de Colombia, y a los 12 años fue enviado interno al puerto caribeño de Barranquilla, donde permaneció durante tres años, antes de partir para terminar sus estudios secundarios en la localidad montañosa de Zipaquirá, a las afueras de Bogotá. Tras su graduación, se matriculó en la carrera de Derecho de la Universidad Nacional en 1947, pero poco a poco se fue alejando de los estudios para dedicarse a sus colaboraciones como periodista en diarios como El Universal de Cartagena o El Heraldo de Barranquilla.

El legado del patriarca

Cuentos

  • 'La tercera resignación (1947)
  • 'La otra costilla de la muerte' (1948)
  • 'Amargura para tres sonámbulos' (1949)
  • 'Diálogo del Espejo' (1949)
  • 'Ojos de perro azul' (1974)
  • 'La mujer que llegaba a las seis' (1950)
  • 'Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles' (1951)
  • 'Alguien desordena estas rosas' (1952)
  • 'Un día después del sábado' (1955)
  • 'Los funerales de la Mamá Grande' (1962)
  • 'El ahogado más hermoso del mundo' (1972)
  • 'La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada' (1972)
  • 'Todos los cuentos' (1975)
  • 'El rastro de tu sangre en la nieve' (1981)
  • 'El verano feliz de la señora Forbes' (1982)

Novela

  • 'La hojarasca' (Bogotá, 1955)
  • 'El Coronel no tiene quién le escriba' (1958)
  • 'Las ocho menos cuarto' (1960)
  • 'Funerales de la mama Grande' (1962)
  • 'La mala hora', (1962)
  • 'Cien años de soledad' (1967)
  • 'El otoño del patriarca' (1975)
  • 'Crónica de una muerte anunciada' (1982)
  • 'El amor en los tiempos de cólera' (1985)
  • 'El general en su laberinto'
  • 'Eréndira' (guión de su propia novela), (N.P., Les Films du Triangle, 1983) (1989)
  • 'Doce cuentos peregrinos' (1992)
  • 'Del amor y otros demonios' (1994)
  • 'Memoria de mis putas tristes' (2004)

No ficción

  • 'Relato de un náufrago' (1955)
  • 'Cuando era feliz e indocumentado' (1973)
  • 'Crónicas y reportajes' (1975)
  • 'De viaje por los países socialistas'
  • 'Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo' (1969)
  • 'Chile, el golpe y los gringos' (1974)
  • 'Obra periodística. Vol. 1: Textos costeños'. (1981)
  • 'Viva Sandino' (Managua, 1982)
  • 'El asalto: el operativo con el FSLN se lanzó al mundo', (Nicaragua, 1983)
  • 'Aventura de Miguel Littin Clandestino en Chile' (1986)
  • 'Noticia de un secuestro' (1997)
  • 'Vivir para contarla' (autobiografía, 2002)
  • 'Yo no vengo a decir un discurso' (2010)

En 1955 tuvo que dejar su país, tras la publicación de una crónica sobre un naufragio, que más tarde se convertiría en la novela corta 'Relato de un náufrago', que molestó al régimen del general Gustavo Rojas Pinilla y los directivos del periódico decidieron enviarlo a Europa. Viajó entonces a Ginebra, Roma y París, donde en un apartamento del Barrio Latino concibió y terminó 'El coronel no tiene quién le escriba'.

En 1961 se estableció en Ciudad de México, que se convirtió en su residencia habitual, que alternó con temporadas en Cartagena de Indias, donde aún conservaba una casa. Allí hizo amistad con el escritor mexicano Carlos Fuentes, su compañero en la escritura varios guiones para cine que no tuvieron éxito.

A los 40 años, en 1967 publicó su novela total, 'Cien años de soledad', una historia que había comenzado a marinar en 1950 tras un viaje a Aracataca y que escribió en 18 meses de actividad febril. La novela, que cuenta la historia de la estirpe de los Buendía, plasma los recuerdos que 'heredó' de su familia y la tradición oral y las costumbres del Caribe Colombiano. Tras ganar el premio Rómulo Gallegos en 1972, la Academia Sueca le concedió el Nobel de Literatura, 10 años después.

Aunque su vida estuvo marcada por la literatura y el periodismo -entre sus frases más célebres figuran 'escribo para que me quieran mis amigos' y 'el periodismo es el mejor oficio del mundo'-, García Márquez estuvo siempre cerca de la política. Amigo de Fidel Castro, de Omar Torrijos y de Bill Clinton, defendió la revolución cubana y la sandinista, abogó por los exiliados de las dictaduras del Cono Sur, y fue miembro del Tribunal Bertrand Russell contra crímenes de guerra.

García Márquez estuvo en Cuba como periodista por primera vez en enero de 1959 en los albores de la revolución, y fue corresponsal de la agencia cubana Prensa Latina en Bogotá en ese año y en Nueva York en 1960. Su amistad con Castro comenzó a mediados de los años 1970 y le ha valido las críticas de numerosos intelectuales. Pero el colombiano nunca ha ocultado su admiración por el líder cubano, a quien visitó hasta 2008 en la isla. 'Nuestra amistad fue fruto de una relación cultivada durante muchos años en que el número de conversaciones, siempre para mí amenas, sumaron centenares', comentó Castro en aquella ocasión.

Después de la publicación de 'Cien años de soledad' se trasladó a Barcelona (España), donde conoció al peruano, también Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa. Ambos tuvieron una importante amistad rota abruptamente en 1976, con un puñetazo que marcó su distancia no solo en lo personal sino también en las posiciones políticas. Sobre los motivos de ese incidente se especuló a lo largo de casi 40 años. Pero sin que ninguno de los dos lo aclararse nunca. 'Vamos a dejar sin responder esa pregunta. Es un acuerdo que tenemos García Márquez y yo. Vamos a dejar a nuestros biógrafos, si los merecemos, que investiguen la cuestión', dijo en 2012 el Nobel peruano.

Además de su riquísma obra literaria, dejó como legado la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano en Cartagena (Colombia), y la Escuela Internacional de Cine y TV San Juan de los Baños (Cuba).

Fue una tarde de octubre de 1994, cuando Gabriel García Márquez llamó a Jaime Abello Banfi y decidió que era el momento indicado para echar a andar una nueva plataforma que liderara el proceso de cambio en el oficio periodístico, que en casi 20 años ha impartido más de 360 talleres de formación en distintas disciplinas, en el que un plantel, en constante crecimiento, de 30 maestros se han dirigido a un aproximado de 9 mil periodistas, 148 de ellos de origen salvadoreño.

El Director General de la FNPI, Jaime Abello Banfi, quien desde su inesperado encuentro con Gabo en 1994 ha llevado las riendas de la institución, lo despidió este día de parte de su equipo declarando que en honor a su memoria seguirán trabajando duro desde la fundación: “Nuestro querido Gabriel García Márquez se ha ido físicamente, pero permanecerá vivo entre nosotros a través de sus ideas, sus textos, su memoria en millones de personas que lo amamos en todo el mundo y el legado representado en el trabajo de sus fundaciones y escuelas de periodismo y cine. En su fundación en Cartagena, la FNPI, nos sentimos orgullosos de haber disfrutado la guía, acompañamiento y amistad del Gabo periodista y educador, comprometido a fondo con el periodismo como una pasión de toda la vida y como una forma de ejercer ciudadanía activa”.

Entre los maestros de la Fundación que expresaron sus condolencias en la red social Twitter están Jon Lee Anderson, periodista de The New Yorker, quien además era su biógrafo, “Descansa en paz, querido Gabo.Te extrañaremos siempre, como a un padre.Tu legado es muy grande”; y el Director del Knight Center for Journalism in the Americas, Rosental Calmon Alves, publicó “Se nos fue el amigo Gabo. Lloro con el mundo entero. Queda en mi memoria el honor de haber trabajado años con él en @FNPI_org'. Más allá de literatura, el legado de García Márquez incluye contagiante pasión por ‘mejor oficio del mundo’'. Por su parte, la revista El Malpensante, dirigida por el colombiano Mario Jursich, dijo entre sus trinos “Cheo Feliciano le andará dedicando un son a Gabo en el más allá”, en referencia al encuentro entre el escritor colombiano y el compositor puertorriqueño, quien falleciera la madrugada de este jueves en un accidente automovilístico.

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.
Publicidad
Publicidad
Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.