Publicidad

"A los empresarios nacidos en cuna de oro les duele que un baboso sin profesión los ponga a parir anonas"

Guerra es el hijo de Juan Samayoa, alcalde de Metapán, a quien el Estado señala como miembro del Cártel de Texis. Considera a Adán Salazar, Chepe Diablo, como su segundo padre y asegura que en menos de 30 años es posible pasar de cargar bultos en un mercado a ser millonario. Esta entrevista es con el presidente de Agroindustrias Gumarsal y Molinos San Juan, donde el empresario Adolfo Salume insinúa que hay lavado de dinero.

Óscar Martínez y Efren Lemus

 
 

Wilfredo Guerra, presidente de Agroindustrias Gumarsal.

Wilfredo Guerra, presidente de Agroindustrias Gumarsal. Foto Mauro Arias

Nadie diría que el hombre que aparece en la cafetería es un millonario. Viste una camisa estilo polo sin marca visible, sencilla, un pantalón de tela arrugado y unas zapatillas negras un tanto desgastadas. Nadie lo acompaña. Wilfredo Guerra llega solo. El presidente de Agroindustrias Gumarsal (frijoles, arroz), de Molinos San Juan (harina de trigo) llega sonriente. Esta vez él solicitó la entrevista. La primera vez, el intento fue nuestro. La semana antepasada, llamamos a su oficina, le dejamos un recado con su asistente, le escribimos un correo. El empresario Adolfo Salume Artiñano, a quien habíamos entrevistado para un reportaje sobre una historia protagonizada por el periodista Lafitte Fernández y un payaso, acusaba a Guerra de bajar truculentamente los precios de la harina de manera que era imposible competirle. Salume insinuó que todo podía deberse a que Molinos San Juan parece ser una de las empresas donde el Cártel de Texis lava dinero. Salume insinuó que entre tantos sacos de harina, cualquiera esconde otro tipo polvo blanco. Tras la publicación del reportaje el pasado lunes, Guerra nos llamó. Quería hablar.

Las insinuaciones contra las empresas que Guerra dirige no son solo producto de su capacidad para vender arroz más barato, frijoles más baratos, harina más barata, sino por su familia y círculo cercano. Guerra es hijo del alcalde de Metapán, el pecenista Juan Umaña Samayoa. Samayoa es, según diferentes investigaciones realizadas por el Estado en los últimos 14 años, uno de los líderes de El Cártel de Texis, la organización reconocida por las Naciones Unidas que opera en el occidente salvadoreño. El empresario Guerra considera a José Adán Salazar, conocido como Chepe Diablo, como su “segundo padre”. Salazar es, según esos mismos informes, otro de los líderes de la organización. El tercero al mando según las investigaciones es Roberto Herrera Hernández, que ahora mismo está en prisión acusado de narcotráfico y robo de vehículos. Herrera intentó vender a dos agentes encubiertos varios kilogramos de cocaína a finales de 2011. En uno de los reportes, los agentes relatan que Herrera les dijo esta frase: “El cabrón de Chepe Diablo me ha dado la espalda, no me quiere dar más carga por la bulla mierda de El Faro”, en relación a la publicación del reportaje El Cártel de Texis en mayo de ese mismo año.

La gestión municipal de Samayoa tampoco ha sido nada normal. Uno de sus concejales intentó vender cinco kilogramos de cocaína a dos agentes encubiertos a finales de 2011, por lo que ahora cumple 14 años de prisión. Otro de sus concejales, Amadeo Figueroa Morales, fue arrestado en enero de 2009 con 2.42 kilogramos de cocaína valorados en 12,000 dólares. Guerra, el empresario que llega a la cafetería para esta entrevista, el hijo de Samayoa, el “ahijado” de Chepe Diablo, es también compadre de este último concejal.

Sin embargo, Guerra, en medio de todas estas relaciones y amistades, llega sin tapujos. No veta ningún tema, no pone ninguna condición. Durante casi dos horas, Guerra contesta.

La entrevista empieza explorando en los orígenes de su familia. Hijo del primer hogar de Samayoa, hijo de una vendedora del mercado municipal de Metapán, Guerra pasó su infancia en el cuarto de un mesón de la ciudad fronteriza. Asegura que descargó camiones, vendió en el mercado y finalmente, allá por 1992, cuando decidió ir a San Salvador a vender granos en el centro capitalino con su padre, su ascenso empezó. Asegura que compraban granos directamente a los agricultores que llegaban al centro con sus costales, que poco a poco, “de manera informal”, empezaron a importar y así fueron subiendo hasta llegar, gracias a los contactos de su padrino, José Adán Salazar, a distribuir a la gran empresa de chucherías embolsadas Diana. Chepe Diablo se encargaba de cambiarle a esa empresa el dinero de sus ventas en Guatemala y Honduras por colones salvadoreños. Chepe Diablo, asegura Guerra, iba a las fronteras Las Chinamas y San Cristóbal y se apoyaba de los cambistas de la calle para transformar los billetes.

En 1997, dice Guerra, y tras solo cinco años de haber llegado como comprador y vendedor de granos en el centro, menos de una década después de que su padre hubiera dejado El Salvador para buscar salir de su bancarrota en Nicaragua, su padre y él decidieron fundar Gumarsal, y le pidieron apoyo a Chepe Diablo. La empresa empezó a operar en febrero de 1998.

Esos fueron los tiempos de la escasez, del ascenso. Ahora, este hombre es millonario, y, según sus propias palabras, montar su más reciente empresa, Molinos San Juan, le habrá costado unos 4 millones de dólares. Ahora, Guerra es el presidente del equipo de fútbol Metapán -que también presidió su padre, que también presidió el exalcalde Gumersindo Landaverde, asesinado de cinco disparos por un sicario en 2006; que también presidió Bertín Peraza, hermano de uno de los síndicos asesinados; que también presidió Chepe Diablo-. Dice que el funcionamiento del equipo cuesta unos 40,000 dólares mensuales: “Es una coperacha. Si al final del torneo falta, nos apoyamos, es una cuestión de amigos”.

¿Usted es millonario?
¿A qué se le puede llamar millonario?

A una persona que tiene bastantes millones de dólares.
Fijate que bastantes no tengo, pero tengo.

Gumarsal es una empresa millonaria. Según Adolfo Salume, solo la inversión inicial de granos fue de 7 millones, y el montaje del molino fue de 30 millones de dólares...
Se lo vendo. Me di el trabajo de traer las facturas. Este fue el primer embarque que trajimos, y sí lo almacenamos con Alcasa, porque no contábamos en ese tiempo con la capacidad para manejar trigo y por el tema de que el producto venía al crédito y el proveedor nos dijo: almacenalo. Para podérselo pagar y tener él la garantía del producto. Son tres tipos de trigo que se importan. (muestra tres facturas, una por 970, 218.82 dólares, otra por un millón 118, 251.52 dólares y una última por 599,740 dólares a un crédito de 90 días).

¿O sea que ronda los 2 millones?
Dos millones y medio más o menos.

¿Montar Molinos San Juan le costó 30 millones?
Si me lo compran, lo vendo en eso. Nosotros compramos las instalaciones que eran del Ingenio Chanmico en Opico, le compramos al Ingenio El Ángel. La instalación tenía bodegas... había que remodelarlas un poco, tenía toda la chatarra que había de donde estaba instalado el molino. Compramos el terreno, incluyendo bodegas, chatarra. Nos dio como a 16 dólares la vara, como a 600,000 dólares el terreno. El terreno sin el material los vale y el material sin el terreno los vale. Construimos el edificio, montamos la torre, quizá con un 70 % de material reciclado, y compramos la maquinaria en Italia, que creo que nos costaron 121,000 dólares unos equipos y el resto un un millón 909,000 dólares. Eso es lo que invertimos en el molino.

Eso es cerca de cuatro millones de dólares para iniciar las operaciones.
Sí, más o menos, y aquí está el crédito cuando Scotiabank nos dio un millón 612,000 dólares, para cinco años, le pagamos como 35,000 dólares mensuales de cuota. No sé él -Salume Artiñano- de dónde haya tomado los datos.

Déjeme comentarle algo más que nos dijo el señor Salume Artiñano: el porcentaje de ganancia en el negocio de la harina de trigo es muy bajo. Dice que solo se le puede ganar alrededor de un dólar a cada saco, y un dólar para el proveedor, y que ese es el porcentaje de ganancia que tiene.
No, no, no: si no, ni de baboso me meto en ese negocio. Es un excelente negocio.

¿Cuánto le gana a cada saco de harina?
Yo estoy vendiendo en promedio de 16 o 17 dólares el saco. Cuando exporto, creo que vendo como a 15 dólares, ya con IVA, y gano plata.

¿Cuánto gana?
Son secretos de negocio, pero como 20 %.

¿El señor Salume Artiñano, que sabe de este negocio, que tiene años en el mercado, que tiene gran parte del negocio, miente?
No sé. Él tendrá como un 40 % o 45 % del mercado. Nosotros tenemos entre un 12 % o 15 %.

Él asegura que ustedes, al vender entre dos y tres dólares abajo del precio de ellos...
Y hasta menos...

No hay otra manera, dice Salume Artiñano, de que ustedes no estén perdiendo dinero o vendiendo al costo.
Mirá, lo que pasa es que depende de cuál sea tu estrategia en el negocio. Nosotros tenemos una estrategia... Yo no tengo, no ando con tres, cuatro vehículos que me andan siguiendo, no ando con 10 guardaespaldas, nos manejamos con costos bajos, vivo en una casa... no es humilde, pero no es una mansión, una casa regular, no cambio vehículo a cada rato, no tengo oficinas presidenciales, no voy de viaje a cada rato, entonces me alcanza la plata y al final del día ganamos. Y no creo que ellos no ganen plata. Yo he visto los balances de él y sí... creo que le podría administrar ese negocio y se lo hago ganar plata.

Si a usted le hicieran una auditoría sobre el precio final de un saco, ¿podría demostrar que, vendiendo al precio que vende, gana?
100 %.

Una pregunta ingenua, derivada de la lógica del señor Salume y de algunas investigaciones del Estado: ¿usted lava dinero producto de actividades ilícitas en sus empresas?
Ja, ja, ja. No.

Como sugiere el señor Salume Artiñano, ¿usted ocupa el transporte de harina para ocultar cocaína?
Mirá, bendito sea Dios, yo ni conozco esa tontera. Gracias a mi Dios... Fijate que nosotros, cuando salió el reportaje del Cártel de Texis, nos extrañó, me puse erizo, porque leyendo esa tontera me pareció una trama un poco complicada de... bien pipiripáu, el amigo del hermano del no sé qué. Entonces, eso nos extrañó cuando salió. No sabía ni que existían como periódico. Lo que sucede es que cuando nosotros iniciamos fue una... ha sido una tormenta yuca de difamaciones, de mencionarnos en esa cuestión, pero todo el tema fue que nos metiéramos en el tema de la harina de trigo.

Una libra de arroz de su competencia vale 0.75 dólares, mientras que la de usted vale 0.62 dólares; un saco de harina de trigo de su competencia vale unos dos dólares más que el suyo. Es raro que tenga mejores precios en cada negocio, quizá encontraron la fórmula para bajar los precios de forma que nadie les pueda competir.
Cada quien maneja su sistema de costos como puede... Depende del apetito que tengás de ganar plata. En el arroz, por decirte un caso, hemos ido creciendo, ¿pero qué sucede? Cultivo arroz, tengo el secado de arroz, le compro a los agricultores, les recibo 24 horas, al agricultor le gusta venderme producto a mí, secamos con cáscara de arroz, con leña, con tela, con cualquier tontera que le podamos meter a la caldera, almacenamos en nuestras propias instalaciones, construimos con chatarra. Nos manejamos con costos bajos. Importamos directamente frijol de Nicaragua, maíz, soya, arroz, trigo de Estados Unidos, aprovechamos los negocios...

Le pregunto por su papá y por su “padre adoptivo”, el señor Adán Salazar. ¿Ellos han participado de actividades ilícitas?
No, mirá, lo que pasa es que como dicen: pueblo chico, infierno grande.

¿Ustedes pasaron de un mesón a ser millonarios de forma completamente lícita?
Sí, es que el pecado nuestro ha sido trabajar. Lo que se ha ido, digamos, de un mercado informal a un proceso de formalización de negocios que se ha ido progresando y avanzando cada día más. Un ejemplo, cuando tú andas... Cuando estaba en la escuela yo salía a las 11, agarraba un pick up, me venía a Santa Ana, Chalchuapa a comprar café, cigarros, y al día siguiente los iba a vender al mercado a las demás señoras de los puestos, fui motorista jalando cemento, estudiando y trabajando. Eso te va generando un poco de capital y son negocios... De una tienda como la que teníamos, un negocito pequeño, pero no perdíamos plata, te vas haciendo de una propiedad, de otra cosita, y te vas consolidando, pero nuestro fuerte, donde nos hemos desarrollado, del 99 en adelante, ya como empresa. Al inicio son altibajos que tenés. El tema del comercio como persona no es tan fuerte ya como una empresa.

Su papá fue detenido a finales de los 80 por la Guardia Nacional, por intentar contrabandear unos sacos de café. Tenemos la portada de La Prensa Gráfica con la imagen de su padre detenido. Él, dijeron los guardias, intentó sobornarlos. Alguien que a finales de los 80 estaba así, puede ser millonario en poco más de dos décadas sin que haya de por medio ni un dólar ilícito. Sorprende la idea de una historia tan exitosa.
Es que entre un comercio informal a ese proceso de formalización es lo que se ha ido dando en el tiempo. Tú vas a la (calle) Gerardo Barrios, por ejemplo, llega el transportista o el agricultor, te lleva el maíz, el frijol, no te da factura, ese producto lo compra la gente en el mercado, hay mucho comercio informal de grano que en ese tiempo se pudo haber estado dando, pero nosotros conforme al tiempo se fue la cuestión ordenando... Te hablo de lo que yo hacía con mi madre, trabajando en el puesto del mercado y una tienda... Y bien. Mi papá en ese tiempo tuvo el problema de que él vendía cemento y granos en Metapán o llevaban o traían, picacheros o transportistas, que al final del día no sabés ni te importa de dónde es. Son cuestiones superadas.

¿Por qué diferentes informes durante diferentes administraciones (dos de Arena y una del FMLN), incluyen a su papá y a Adán Salazar como líderes de una organización criminal?
¿Y por qué no lo han capturado, pues? Mi papá anda sin guardaespaldas, yo no ando... No tenemos ningún temor, porque no debemos. No conocemos ni esa pendejada.

¿La cocaína?
Sí, no la conocemos ni la he probado, ni la marihuana. Entonces, el gran lío es que cuando uno toca intereses y hace... cuando rompes el esquema de cómo trabaja una gente que está cómoda, que ya nació en cuna de oro, es inaceptable que alguien salga de cero.

¿Cuáles intereses han tocado ustedes?
Cuando incursionamos en el mercado del arroz fue una competencia bastante fuerte con Arrocera San Francisco y hoy, últimamente, con el tema del trigo.

Entiendo que casi llevan a la quiebra a la Arrocera San Francisco.
Ellos manejan su negocio, yo estoy ganando muy bien. Este año me ha ido muy bien. Ganamos plata, pero sudamos la camiseta. Cuando uno toca intereses de gente que está cómoda, que es gente que solo manda, que es gente que tiene una pirámide... Que mantiene al hijo, a la esposa, que tiene al hijo estudiando en Estados Unidos, tiene casa en Miami y no quiere hacer crecer ese negocio... Es imposible. Dan por hecho algunos tipos de gasto que ellos tienen, dicen: este ha de tener esos gastos, y no.

Hablemos en otra línea. El concejo municipal de Metapán conformado por su papá en 2006 es muy raro: lleva dos síndicos asesinados, dos concejales arrestados por narcotráfico y…
Sí, y es concuño mío. Amadeo es compadre.

¿Cómo es posible que su papá haya tenido tan mal tino para elegir a tanta gente metida en la venta de droga?
Sinceramente el problema es que cuando alguien anda en política, un montón de gente que los anda… ¿cómo es la palabra? Son melosos, los andan chinchineando, y mi papá ha sido… quizás tuvo mala suerte con estos muchachos, porque al final, te digo, por lo menos lo de Amadeo, cuando le sucedió esa situación me extrañó y me molestó porque... como padre de familia la gente trata de atar cabos... pero no necesitas, ¿por qué? Si trabajando las cosas se pueden hacer, pero se portó muy cómodo, quizás no querían, como dicen, enrollar las mangas y trabajar, y se metió en ese lío. Desesperación económica, no sé qué problema pudo haber tenido. Para decirte: en ese tiempo la niña de él, que es mi ahijada, estuvo acá en el (hospital) Bloom, porque tenía una arritmia, y a mí me tocó que ayudarle a costear el tema porque no tenía… y él aparece con esa su pendejada.

¿Por qué asesinaron a los dos síndicos del concejo de su papá?
Con Bertín, no sé si fue el segundo, en ese cantón donde andaban en un jaripeo... eh, al final, él como que era de ese cantón y no sé si fue pleito. Con el otro señor, como la gente habla tanta tontera, dicen que lo que sucedió fue que en el concejo se pusieron bastantes estrictos con la matanza de ganado en el rastro, y como que no… a saber si alguien estaba haciendo un ganado robado, y donde (el síndico) quiso poner orden... hay un rumor de que por eso fue. Y como que Israel era el encargado del tema del rastro, entonces, dicen que por eso.

¿Por qué balearon a su papá en un punto ciego de la frontera?
No sé exactamente si sería por algún punto de asalto o tema de que si el mismo (agente de) seguridad se pudo haber metido, y quizá le dispararía él primero y se defendieron y le acertaron la bala a él. Con mi papá nunca hemos llegado como a la conclusión de qué es lo que pudo haber pasado. Tal vez fue una cuestión circunstancial.

A su papá, el exalcalde Gumercindo Landaverde lo acusó de pertenecer a un cártel antes de ser asesinado por un sicario de un balazo en la cabeza.
Es que mira… como dicen, una mentira se puede convertir en verdad en el fervor político. Uno decía que el otro era mañoso, el otro decía que era mafioso. Era el calor político, porque se hablaban y todo, era prácticamente una cuestión que por principio mi papá decía: “Yo lo llevé a la alcaldía y yo lo voy a sacar de la alcaldía porque no está haciendo las cosas bien”.

El antecesor de su papá es asesinado por un sicario de una bala en la cabeza. Al concejo de su papá le arrestan a dos por droga y le asesinan a dos síndicos. Intentan asesinar a su papá en un punto ciego...
No, no es un punto ciego. Esa es una calle que va de la cementera a un cantón que se llama San Jerónimo.

San Jerónimo es reconocido por la Policía como uno de los puntos utilizados para el contrabando y paso de droga.
Mira, es una tontera eso.

Termino con esto. Además de lo que ya mencioné, hay una declaración de dos policías encubiertos con El Burro Herrera diciendo que Chepe Diablo le ha dado la espalda en un negocio de drogas. Dígame, ¿es un mundo muy extraño o solo nosotros lo vemos así?
Mira, fíjate que… vaya… a veces, un ejemplo… como dicen, se alinean las estrellas, ¿vea? Las cosas se ponen así como bastante difícil de creer o te hacen sentido. Un ejemplo: mataron a este, hicieron esto, hicieron lo otro… es una cuestión, eh, podría decir que no sé si pudo haber sido circunstancial. Cuando, un ejemplo, este señor Herrera dice eso sobre don Adán... para decirte que a mi papá, cuando salió esa noticia, le digo: “Mire, ¿y usted es amigo de este fulano (Herrera)?” “No, me dice. A veces, en algún jaripeo o en alguna actividad, no puedo decir que no voy a platicar con alguien, que no le voy a dar la mano como funcionario público, pero sí, trato de evitarlo porque a él le gusta tomar, le gusta así como mucho el relajo”. Cuando sucedió esta situación le dije: "Mire, papá, trate de evitar a esta gente, ya suficiente experiencia la que le ha pasado con el tema de Amadeo, con el tema de los regidores, sea más selectivo con sus amistades".

¿Y qué le dijo Adán Salazar, su padre de cariño, sobre esto?
No sé. Tal vez en el tema de jaripeo o en el tema de ganado en alguna ocasión, pero cuando comenzó la bulla esta del reportaje, eh, comenzó a decir: "Mira, tal vez por ahí la situación, y si nos ven, piensan que somos amigos, lo mejor es evitar contacto o una amistad con X o Y persona, porque al final del día nosotros tenemos que perder empresarialmente", y asumíamos más o menos de dónde, el porqué del tema de querernos ocultar o involucrar en esta cuestión.

¿Ustedes asumían que esto es un complot de empresarios?
Sí, sí, te digo…

¿Ustedes piensan, por ejemplo, que nos pagaron dinero por escribir El Cártel de Texis?
Mira, nos lo dijeron alguna gente. Que les habían pagado 50,000 dólares.

Ja, ja, ja…
Que les habían dado 50,000 mil dólares, que ese reportaje se lo habían llevado… hasta el mismo Lafitte dijo que se lo habían llevado a él, que se lo habían llevado a los del diario, que se lo habían llevado a otras… A nosotros nos dijo que ustedes hasta habían ganado por esa situación, ya ni me recuerdo quién fue. Nos han dicho que fue cuando el país quería que le dieran un dinero, una tontera, una reunión que hubo en Guatemala, (Plan) Mérida, no sé qué tontera, y querían decir que en El Salvador hay algo, hay narcotráfico: “Soltá esa noticia, algún archivo que tengas ahí botado”. Entonces, hay un montón de gente que le llega a calentar la cabeza a uno. Es esto, es lo otro… y entonces, y también la hipótesis de que era por el tema empresarial. Yo siempre lo he visto, un ejemplo, si alguien te filtró eso, ¿cuál es el interés? ¿Por qué no lo judicializaron? ¿Por qué no dijeron: aquí están las pruebas?

Wilfredo Guerra, presidente de Agroindustrias Gumarsal.

Foto Mauro Arias

Pero ya hay capturas de nombres que estaban en esos informes, más de 20 capturas. Por ejemplo, la del señor Herrera.

Pero el detalle, yo no estoy diciendo que las cosas... Hasta en broma decía, bueno, y estos babosos de El Faro por qué no le ponen el Cártel de Metapán, si mencionan más a gente de Metapán, je, je, je… Yo te respondo de mis actos, de los de mi papá, y en una buena parte por los de don Adán, pero a este señor Herrera no lo conocía.

¿Usted mete las manos al fuego porque la justicia salvadoreña no va a poder demostrar que su papá y don Adán participan en actividades ilícitas?
Es que no andamos en drogas, en tonteras ilícitas. Oíme, nosotros lo que hemos hecho es trabajar y tocar intereses grandes. Ese ha sido nuestro pecado, que venimos de un tema de comerciante individual a empresario.

¿Su versión es que el Cártel de Texis es una creación de empresarios a los que les ha molestado que unas personas que fueron pobres ahora sean millonarias?
Fíjate que no sé si el famoso cártel existe o no existe. Si nos involucraron, pensamos que sí han sido intereses de neutralizarnos como empresarios, porque lo que sucede es que de todo ese montón de gente que han mencionado ahí empresarialmente, a quien nos afectan es a don Adán, don Raúl Salazar, de (la empresa) Salazar Romero, y a Gumarsal. Ha sido más que todo que es un grupo económico que ha salido, que se ha posicionado y que está generando mucha incomodidad en empresarios o grupos que ya estaban consolidados.

¿A usted le sorprendería si en algún momento la justicia logra demostrarle algo a su papá o a Adán Salazar?
Sí, sí. La verdad que sí, porque, como te digo, nos han tratado de involucrar. Hay un libro que hasta dice “El Reino del Mal”, nos han satanizado.

Los informes del Estado que señalan a su papá y a Salazar, bases del reportaje de El Faro, hicieron incluso que Naciones Unidas reconozca al Cártel de Texis como una organización criminal.
Es que yo no te digo de que existe o no existe, o sea... Yo como te digo te puedo responder por lo que soy yo, en una buena parte por mi papá y don Adán, y no andamos en tonteras. Recuerdo que cuando incursionamos en el tema del arroz sí tuvimos bastantes acusaciones de esa índole.

¿De estar metidos en el tráfico de la cocaína?
Que… digamos que nuestro dinero, que… es que todo el tema siempre ha sido por qué nosotros somos competitivos para vender, ese ha sido el tabú. No sé si compramos más barato, si gastamos menos, si somos más eficientes para vender. Nos va bien.

¿Usted cree que los empresarios salvadoreños, esos que dice nacieron en cuna de oro, están mal acostumbrados a ganancias exorbitantes?
Sí, sí. Te pongo un ejemplo: a los siete años salía de la escuela, agarraba una bandeja de baterías, la llenaba de fósforos y me iba a gritar al mercado. Fui motorista, he cargado camiones, me he quemado el lomo. Tienen demasiada comodidad (los empresarios), han nacido en cuna de oro, donde los mandan a Harvard, a Monterrey, y hoy tal vez mis hijas lo van a poder hacer, vea, y ellas van a ser mal amañadas como esta gente… pero les duele que un baboso sin profesión los ponga, como dicen, a parir anonas.

¿De cuánto es su fortuna?
Mirá, unos seis, siete millones de dólares. Dividendos de la empresa, acciones, pues, la verdad que hemos sido exitosos.

¿Alguna vez le ha dicho a su papá que eligió mal partido? El PCN tiene una amplia historia de narcos que eran diputados suplentes, concejales…
No, mira, lo que pasa es que como cada quien es responsable de sus actos. Con el FMLN no podía ir, porque mi papá no era una persona de izquierda. Arena tenía su candidato, entonces, el vehículo que era un ganar ganar era el PCN. Al final ha sido una buena elección porque, por medio del PCN, Metapán ha cambiado un montón. Francisco Merino ha apoyado tanto en la Asamblea con el tema de los impuestos de Holcim, Metapán antes recibía 40,000 dólares mensuales de impuestos, ahora recibe 500,000 dólares.

¿Su papá financia al diputado Francisco Merino?
No, no.

¿Le puede pedir a su papá que nos dé entrevista?
Yo creo que sí. Lo que sucedía es que nosotros veíamos, cuando vimos el tema del reportaje, sí lo vimos horrible y nos molestó bastante porque lo vimos como muy irresponsable porque el daño que le generan a uno familiarmente, social, económicamente... nos quisimos mantener al margen porque decíamos que era un reportaje amañado, para serte sincero lo catalogábamos de esa manera.

Debo recordarle que ya hay más de 22 capturas. Para el reportaje, además de los documentos que recibimos, entrevistamos fuentes vivas que nosotros encontramos, incluyendo un policía que aseguraba estar vinculado con el transporte de cocaína. Y llamamos a su papá…
Lo que pasa es que solo por salir del compromiso le llamaste. Ese día habíamos sido campeones con el Metapán, andábamos celebrando, y llaman creo que a las 8 de la noche, un domingo, perdona, pero creo que no fue un derecho de respuesta justo. En ese sentido, nosotros dijimos que esta cuestión venía con dolo. Una vez que le llamaron les dijo que no se metía en chambres de putas, mi papá es pelado para decir las cosas. ¿Qué estrategia había para que los bancos...? Tenía crédito por 4 millones de dólares con Scotiabank: “Mirá. Ya no te lo vamos a renovar por riesgo reputacional”. Otro banco me cerró una cuenta, otros bancos me duplicaron las tasas de intereses, lo que querían eran cerrarnos las válvulas de operación. Definitivamente te joden. Hasta publicaron un libro, ese libro se encargaron de andarlo regando en directivas, en bancos, en instituciones, gremiales.

¿Ustedes tienen claro que nosotros no hicimos ese libro?
Sí. Lo que pasa es que hay gente muy habilidosa para estructurar, habla bonito, escribe bonito. No hemos sido una empresa acostumbra a favores políticos, no le hemos dicho a un fulano, a un ministro, a alguien: mirá, hacenos el favor, jodé a alguien, y han levantado esos rumores de pasillos o historietas de pueblo. Me dicen algunos competidores: "Mirá, no es justo lo que estamos ganando. Mirá los partidos de fútbol, hay alguien que los juega bien y otro mete el gol, la cuestión es de meter el gol". Te voy a contar algo, en el 2011 hubo escasez de frijol y maíz, el maíz llegó a 33 dólares, y el frijol llegó a 120 dólares. ¿Qué sucedió? Corrimos un riesgo, fuimos a Etiopía, trajimos frijol, ganamos plata. Otras empresas trajeron el frijol de Etiopía y se sentaron sobre el producto y dijeron: “ya va subir”. Si el mercado estaba en 90, ellos querían vender en 95; si estaba en 80, querían venderlo a 85. Este mismo señor que entrevistaste (Adolfo Salume) trajo 5,000 toneladas de México.

Lafitte Fernández dice que no es Adolfo Salume quien le paga por los comunicados, pero dice que sí son empresarios, y que ellos no revelan su nombre porque le tienen miedo a usted…
Esa es la estrategia de él, satanizarnos. En ese libro mirá cómo aparece que somos la gente más mala del mundo. ¿Y por qué no lo hace él (Lafitte)? Si dice que no hay delito, ¿por qué no lo hace él?

Otro de los argumentos de Lafitte es que su papá de cariño, Adán Salazar, tiene comprado al exfiscal Barahona. ¿Son amigos?
Fíjate que no sé. Ahora en el tema que estamos haciendo contrademandas no sé si lo haya buscado como representante o para que lo asesorara, no sé. Pero en el tiempo que el señor ha ejercido, por lo menos a mi persona no me gusta estar pidiendo favores políticos ni de ninguna índole. Yo no conozco a este señor. Cuando salió lo del libro, don Adán me dijo que había solicitado a la Fiscalía que investigara de dónde había salido, quién había mandado hacer ese libro. Hasta hace poco hicimos las demandas respectivas porque antes, ¿a quién iba a demandar? A ustedes, como El Faro, no podía decir que lo que decías era mentira, que el hermano de mi esposa está casada con Amadeo (el concejal encarcelado), eso es cierto...

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad