Los secretos de la iglesia El Carmen

  • Foto: Fred Ramos
    La historia de la edificación de la parroquia comienza en 1840 como cumplimiento de un voto a la Virgen del Carmen, hecho por el coronel León Castillo, militante del ejército de Francisco Morazán. Castillo, al borde de la muerte luego de una batalla, pide a la virgen por su vida y a cambio trabajaría el resto de sus días en la expansión de su culto y en la construcción de un templo. Y la Virgen le concedió vida.
  • Foto: Fred Ramos

    El estilo arquitectónico de la iglesia El Carmen es neogótico. Este inicia en Inglaterra a mediados del siglo XIII, y en Europa las grandes catedrales se construían en piedra, pero para El Carmen era impensable por los altos costos. En cambio, construirla en madera y lámina metálica sí era posible. La lámina fue importada de Bélgica y aunque la oxidación es evidente, es preferible seguir usando la misma, ya que su espesor de 1.6 mm no se comercializa en El Salvador.

  • Foto: Fred Ramos

    Este es uno de los tres arcos ojivales o arcos apuntados que funcionan como entradas principales al templo. Este tipo de arco es propio de la arquitectura neogótica.

  • Foto: Fred Ramos

    Otro sello distintivo de la arquitectura neogótica es el rosetón. Se le llama así por su apariencia, que evoca a una rosa, y tiene dos funciones: la primera es iluminar el templo, especialmente la nave principal, y la segunda es dotar al edificio de una atmósfera mística.

  • Foto: Fred Ramos
    Detalle de uno de los confesionarios. Monseñor Óscar Arnulfo Romero hacía uso de estos muebles, pues su confesor era el padre Segundo Azcue. Un día antes de ser asesinado, el 23 de marzo de 1980, acudió a la parroquia para platicar con Azcue.
  • Foto: Fred Ramos

    El material del que fueron construidas la paredes del templo es calicanto, nombre de la mampostería hecha con piedra y cal, que en algunos casos era aglomerada con clara de huevo, por sus propiedades cementantes. En esta pared se puede observar aún restos del estuco pintado a mano con motivos orgánicos que vestían a la pared.

  • Foto: Fred Ramos

    La mesa sacramental es de los muebles que en mejor estado se encuentran. Para la fabricación del altar mayor se utilizaron maderas preciosas como caoba, además de cortés blanco y granadillo.

  • Foto: Fred Ramos

    La figura clara que se proyecta sobre la pared proviene del arco ojival de uno de los ventanales superiores de la nave central. Lo agrietado en la pared es resultado del terremoto de 7.7 grados Richter del 13 de enero de 2001.

  • Foto: Fred Ramos

    Después del terremoto del 13 de enero de 2001 la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) realizó un estudio en que dictaminó que el templo era irrecuperable y debía demolerse. Recientemente un nuevo estudio de la misma institución determinó que sí es restaurable con un costo de aproximadamente un millón de dólares.

  • Foto: Fred Ramos

    Los sábados se realizan tours nocturnos por la parroquia y, como atractivo, frente al presbiterio se ha montado un modesto museo en donde se exhiben algunas piezas históricas como los chapiteles que coronaban las torres y la imagen de la Virgen del Carmen.

  • Foto: Fred Ramos

    Desde la construcción de la parroquia los donativos de la comunidad han sido ingresos muy importantes; ahora, en la etapa de restauración, cuando se recibe una donación significativa, a modo de agradecimiento se le entrega al donante una pequeña imagen de la virgen incrustada en uno de los trozos de madera de la piezas originales del templo.

  • Foto: Fred Ramos
    En esta fotografía tomada en la noche, sobre la nave principal se observa otro de los distintivos de la arquitectura neogótica: la bóveda de crucería, nombre que recibe por la intersección de dos bóvedas de cañón apuntado.
  • Foto: Fred Ramos

    El arco ojival aparece en el siglo X en la arquitectura musulmana y además de su aporte estético también otorga una apariencia de mayor altura a los edificios.

  • Foto: Fred Ramos

    Las persianas originales que estaban en algunas ventanas serán sustituidas por unas nuevas debido al deterioro y a que la separación entre las lamas (elementos horizontales que forman la celosía de madera) es demasiado grande y no protegen bien de la intemperie el interior del edificio.

  • Foto: Fred Ramos

    Detrás de la fachada de la parroquia se esconde otra, más antigua, hecha de mampostería. Esta última fue revestida a finales de 1904  por el padre José María López Peña, quien al fallecer el coronel León Castillo toma el proyecto. El propósito era darle estilo neogótico al templo y para eso tapó la fachada original.

  • Foto: Fred Ramos

    Así luce de noche una de las torres en restauración. La parroquia El Carmen le da el nombre al corredor cultural creado en 2009 por la alcaldía de Santa Tecla, "Paseo El Carmen".

  • Foto: Fred Ramos

    Aunque la restauración de la fachada ha comenzado y lleva un avance de más del 50 %, el interior del templo aún requiere gran cantidad de trabajo y costoso en términos monetarios.

  • Foto: Fred Ramos

    La luz de las farolas de la calle se cuela dentro de la capilla izquierda del templo, construida en 1894 y dedicada a la Sagrada Familia bajo la dirección del padre José María López Peña. Más tarde, con la llegada de los jesuitas, fue dedicada al Sagrado Corazón de Jesús.

  • Foto: Fred Ramos

    La luz artificial del exterior ilumina la capilla derecha, construida en 1898 bajo la dirección del padre López Peña. En ella se entronizó las imágenes del misterio de la Santísima Trinidad, traídas de la iglesia San Francisco, de San Salvador, luego de que dicho templo fuese destruido por el terremoto de 1873. Todas las imágenes que se encontraban en el templo han sido extraídas para su restauración por medio de la Secretaría de Cultura y del Museo Nacional de Antropología. Artistas tecleños trabajan ad honórem en la restauración de las piezas.

  • Foto: Fred Ramos

    La tómbola del bingo ha estado presente en la historia de la parroquia desde 1856, cuando el coronel León Castillo peregrinaba de puerta en puerta consiguiendo objetos para después entregarlos como premios a los ganadores del juego. Así pudo financiar la construcción del templo. Ahora el patronato aún utiliza este juego como una de sus actividades recaudatorias.

  • Foto: Fred Ramos

    Después del terremoto del 13 de enero de 2001, la iglesia El Carmen pasó por una etapa de abondono de más de 10 años, período que aprovecharon cientos de palomas de castilla, que hicieron de ella su hogar. Ahora que hay trabajos de restauración y con el tránsito de personas grande, la mayoría de palomas han abandonado el edificio.

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.

En un país en donde los monumentos arquitectónicos son una especie en extinción, la iglesia El Carmen, de Santa Tecla, es un edificio digno de atención. En 1855 se comenzó a edificar el primer templo de la ciudad, la parroquia El Carmen y desde 1904 ha albergado a jesuitas. Dañada gravemente por el terremoto del 13 de enero de 2001, ahora espera un milagro que la salve a ella y a sus tesoros.

Publicada el 18 de Noviembre de 2013
Publicidad