Regresar al inicio

Rosalío Tóchez, presidente de la Corte de Cuentas:

"Si la Corte de Cuentas anterior hubiera cumplido su trabajo no tendríamos mora de 1,243 expedientes"

Efren Lemus
El Faro / Publicado el 26 de Agosto de 2013
Rosalío Tóchez dice que encontró una mora de 1,243 expedientes, muchos de los cuales extrañamente tienen una sentencia lista pero nunca notificada a los involucrados. Sabe que está en una institución partidizada y que en estos 10 meses de mandato tendrá que estar sentado entre políticos. Pero él va a enderezar las cosas y para evacuar la mora y, como intuyendo lo que hallarán, pidió a la Fiscalía un equipo de fiscales, que ya están aprobados.

Hace un mes, la Asamblea Legislativa juramentó a Rosalío Tóchez como presidente de la Corte de Cuentas, una institución dura y largamente cuestionada en las últimas décadas por organizaciones promotoras de la probidad en el sector público, tanques de pensamiento e incluso por los mismos diputados, por su pobre rol en el combate a la corrupción, cuya causa ubicaban en una dirección institucional partidizada. Tóchez, un exdirigente del PDC, sabe que el prestigio de la Corte de Cuentas revolotea por el suelo y que su mandato es de solo un poco más de 10 meses, pero promete cambios neurálgicos.

Y ha comenzando enviando señales claras. En su primera semana completa de trabajo, después de las vacaciones de agosto, Tóchez emitió una resolución que su antecesor, Gregorio Sánchez Trejo, soslayó en sus dos años en el cargo: declarar ilegal un bono que, en concepto de "retiro voluntario", Hernán Contreras cobró como presidente de la Corte de Cuentas cuando expiró su mandato en 2009. El nuevo funcionario también anunció una investigación contra cinco exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que se ampararon en un “retiro voluntario” para llevarse 122 mil dólares a sus bolsillos. “Estamos tratando de corregir ciertas cosas que a nuestro saber y entender, no son correctas”, dijo sobre los cobros que realizaron los exfuncionarios.

Rosalío Tóchez. Foto Corte de Cuentas

Rosalío Tóchez. Foto Corte de Cuentas

El Faro conversó con Tóchez, en una breve entrevista, el pasado 19 de agosto. Ese día su oficina lucía vacía: unas libreras sin libros y sobre su escritorio ni un apero de oficina. Él, sin embargo, en esa oficina ya hablaba de cifras-problema y de cómo atacarlas: que la Cámara de Segunda Instancia, esa que antes presidieron Hernán Contreras y Sánchez Trejo y que ahora conduce él, tiene una mora de 1,242 casos. Y muchos de esos casos ya tienen sentencias redactadas y Tóchez dice no entender por qué sus predecesores nunca las notificaron a los involucrados.

Para los poco más de 10 meses que le quedan en el cargo, tendría que resolver a un ritmo de más de 100 mensuales. 25 semanales. Y eso pretende. Por eso ha nombrado equipos especiales de trabajo que resuelvan esos expedientes, aunque lamenta que por la falta de actuación de las administraciones anteriores muchos casos ya no sean perseguibles, ya hayan prescrito.

La prescripción no es algo que suceda ocasionalmente en la Corte de Cuentas por falta de celeridad en las instancias superiores de la institución. Ahí murieron investigaciones sobre corrupción descubierta hace años en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y en el Banco de Fomento Agropecuario (BFA).

“Es un compromiso hacer las cosas bien y rápido”, dice Tóchez. Y como anticipando lo que podría encontrar en esta febril depuración de casos que dice emprenderá, pidió al fiscal general, Luis Martínez, que nombre un equipo especial para acelerar el traslado de los casos que ameriten persecución penal.

¿Qué ha encontrado en la Corte de Cuentas?
Un atraso. Esos cuatro meses han afectado tanto, pero sobre todo lo que apremiaba a la institución hacia adentro, como sus repercusiones con terceras personas. Por ejemplo, autorizar que los seguros se vayan a licitación ya para comprarlos, lo de la gasolina ya está resuelto, aunque como eso se declara desierto en cualquier institución, lo que hicimos fue el procedimiento. Me vine a encontrar con un atraso innecesario, razones no sé, y lo que sí hice fue lo correcto: solicitarle al financiero y a la unidad de adquisiciones que hiciera las peticiones a las distintas empresas para que presentaran sus ofertas y con la mejor nos vamos a ir. Otro problema que teníamos es que la gente no había podido recibir sus uniformes, ya autoricé el pago, ya fue liberado y fue sencillo. Yo ya he estado acá, entonces yo ya sé qué es lo que debo hacer, cómo lo debo hacer y con quiénes. En los primeros tres días yo ya tenía clasificado y separado qué es lo que iba a hacer, y el lunes que vine fui a escuchar a las distintas unidades, paralelamente a eso, el lunes, comencé a visitar a los compañeros de trabajo, en sus unidades, unidad por unidad. Y en la tarde me dediqué a trabajar en las direcciones, conociendo informes sintetizados de las cosas que se debieron contestar y así pasamos toda la semana. Paralelamente a ello, la preocupación para la población de que existan 1,243 expedientes atrasados.

¿Estamos hablando de expedientes en la cámara que usted integra?
Sí, estamos hablando de la cámara segunda… la gente solo decía: ¡1,242 expedientes! Las demás unidades están al día, están trabajando normalmente. Sus atrasos son naturales porque tienen que mandar a escuchar a los que se defienden, mandar a escuchar a la Fiscalía que se muestre parte porque se han admitido las apelaciones, de esas eran como 86 que estaban pendientes. Creo que más de la mitad, en lo que va de la semana la vamos a despachar.

¿En una semana?
Esta semana, ya depende del equipo que ya me está mandando, quizás mañana van como unas 25 que del miércoles para acá me han estado pasando esporádicamente, pero yo ya les dije que de una vez hagan los paquetes y me los pasen porque es prioridad uno. Pero además tenemos, como es la oferta que yo he hecho en 10 meses, no puedo dar más, y fíjese que Dios es sabio: yo vengo para 10 meses, justamente aquí ya pasó todo, o sea, ya se ejecutaron los presupuestos, las auditorías están en su funcionamiento, en ese sentido, e inspirado en que tengo poco tiempo, pero quiero dejar cosas que nos recuerden no a nosotros sino a los compañeros de trabajo que tuvieron gente que les estuvieron atendiendo y dirigiendo correctamente en la dinámica de trabajo. Entonces, los 1,243 expedientes ya los tenemos focalizados, ya tenemos organizada la gente que va trabajar. Mañana nos reunimos con los dos magistrados para determinar ya la forma en que vamos a ir revisando las sentencias que ya estaban y nunca las dictaban, los juicios que estaban pendientes de notificar, y además de eso, no sé cuántos juicios han prescrito o han caducado, que vienen de años, entonces. Yo no voy a entretener nada, problema que se presente, problema que lo resolvemos.

¿Se compromete a no dejar mora en la Corte de Cuentas?
Es una gran pretensión, caballero, recuérdese que estoy formando equipos y gracias a Dios, la gente, comunicándose bien con ellos, y diciéndoles bien claro a lo que hemos venido, hemos tenido respuesta. Prueba de ello es que las cámaras van a delegar gente, como ellos ya están en otra actividad más reciente en el año, nos van a proporcionar, por ejemplo, secretarios de cámara para que se… como es de resoluciones, ya no es de estar viendo si el documento viene bien instruido, si viene con sus pruebas. ¡No! Aquí ya estamos de que vinieron en apelación y hay que entrar a las apelaciones, hay que ver si están bien notificadas las partes, porque yo sí he prometido que todos van a tener un juicio justo, les voy a permitir que usen las leyes secundarias, leyes como procedimientos civiles y mercantiles aplicables; hay un apartado especial, me voy apegar a la Constitución relacionada al debido proceso, para que tengan derecho a defenderse, que pidan las pruebas que quieran que se exhiba, si quieren algunas diligencias que nosotros podamos ordenar porque mucha gente que sale de funcionario o de alcalde ya no tiene la misma atención, desgraciadamente. Se les niega porque tal vez son de otro partido político, no tengo un caso visto, pero me estoy imaginando, pero para evitar esas malas interpretaciones, nosotros le vamos a ayudar en el sentido de que se les esté notificando hasta que se les encuentre, para que no les quede ninguna tristeza de que no se les dio la oportunidad o digan después que no se les dio un momento para defenderse. Si ellos salen victoriosos se les reconoce y si no, pues, la Fiscalía sabrá qué hacer.

¿Su equipo ya le informó cuántos casos han prescrito?
No, eso lo vamos a determinar en esta parte, cuando a mí me entreguen sus informes los equipitos que estamos en proceso de formar, digo equipitos porque son pequeños grupos que vamos a tener para cada situación o problema que se nos presente. Tuve el honor de tener aquí al señor fiscal general de la república, que muy gentilmente vino a visitarme por una razón: yo dije en la televisión que me gustaría pedirle la colaboración a él, en el sentido de que nos deje un equipo atendiendo todos estos casos para que sea un poquito más… y él me habló por teléfono el lunes, el primer lunes que estaba acá, me pidió una cita y ya mandó decirme que ya está listo, que me va a proporcionar unos fiscales para darle seguimiento a lo que tenemos acá.

¿Cuántos fiscales?
No creo que sean más de cinco porque como es de notificación y de contestar, con solo que estén aquí cerca y no los andemos buscando es bien importante.

¿Son fiscales especiales, adscritos a la Corte de Cuentas?
Especiales no, sino que los deje como especiales atendiendo y ojalá los deje para siempre para que agarren experiencia. Inclusive, me ha solicitado que le capacite, en la Escuela de Capacitación acá, entonces, ya estamos preparando, ya le mandamos la propuesta de quiénes van a ser los que los van a capacitar a ellos allá en la Fiscalía. Esos son fiscales auxiliares que formarían un contingente experimentado en el área patrimonial, o las específicas que sean, aquí prácticamente es contra los funcionarios o alcaldes o gente que ha manejado dinero del Estado. Es un compromiso con esa buena intención de hacer bien las cosas y rápido.

¿Y hacer bien las cosas implica cambiar esa situación histórica de que las auditorías detectan un monto alto de dinero mal manejado, pero que todo se desvanece en los juicios?
Vamos a ver… lo administrativo y jurisdiccional son dos cosas que la Corte de Cuentas maneja. Lo que es administrativo, estamos hablando de hallazgos, es un auditor que encuentra hallazgos; yo he manejado la teoría de que por hallazgos no voy a exhibir a nadie porque es terrible cómo le arruinan la vida a la gente porque consideran que un hallazgo es una prueba, cuando en realidad es un indicio. Es más, los auditores nuestros hacen la investigación y encuentran ciertas deficiencias, se las hace saber al funcionario público, hasta ahí son indicios de prueba. Si ellos no se defienden, nosotros bueno, no se defendió en esta etapa, entonces, entramos a la última, ahí ya entró a la parte jurisdiccional. Cuando ellos han agotado la búsqueda y no han tenido respuesta, porque hay otra cosa, los alcaldes, yo siempre les dijo a los poco que me han llamado, que quieren una oportunidad de defensa las han dejado de hacer porque ellos en vez de traer al abogado a conversar con nosotros, trae al auditor y esto no es de contabilidad, ya pasó esa etapa. Era auditor con auditor, aquí son abogados con abogados. A veces la gente, con todo el respeto, es pura ignorancia, cae en grandes errores y algunos son subsanables, algunos simplemente son una operación contable y otros posiblemente que no.

Pero, entonces, algo falla. O los auditores se equivocan con hallazgos de montos altos, o los jueces se equivocan al desvanecer casi todo.
Ahí póngale atención don, una cosa es los hallazgos, cuando esta unidad de auditores dicen: “bueno, agoté mi trabajo” y le manda al juez de cuentas, o sea a una cámara, aquí le estoy dando el informe de los hallazgos, desde ese momentito se convierte en un juicio de cuentas cuando lo admite, el juicio de cuentas se le hace saber a la Fiscalía General de la República, al alcalde o funcionario, o al abogado que ellos pongan, desde ese momentito, nosotros nos hacemos por esta esquinita y les decimos peleen. La Corte de Cuentas no pierde juicios, los pierde la Fiscalía. Entonces, nosotros le podemos dar a cobrar 43 millones o 50 millones y si la Fiscalía solo recupera el 10 %, ya no es un problema de nosotros, ya es un problema de abogados porque ahí ya son razones jurídicas las que se van alegar, a veces sin prueba sino que procedimientos. Y hablando de procedimientos quiero contarle que estoy profundizando, y es otro de los aportes que vamos a dejar acá, un procedimiento igual como lo usamos en los tribunales, dentro de muy poco vamos a dar capacitaciones para que les den una nueva forma acá de hacer justicia, amparados en sentencias que hay de la Corte Suprema de Justicia que son aplicables acá, inclusive, acceso a sentencias internacionales, para que tengan un mejor juicio y criterio. Vamos a unificar todas las sentencias que han dado porque una cámara puede dar una sentencia distinta y tal vez sobre el mismo caso. Vamos a unificar, pequeñas cositas, pero que van a marcar la diferencia.

¿Habrá una plataforma digital?
Correcto, inclusive, hay le voy a contar: estamos en el proceso que le he pedido a dos asesores que nombré para que me indicaran cómo podemos hacer para poder tener un marco jurídico y cómo podemos hacer constante en estos 10 meses capacitaciones porque le quiero dar fuerza y vigor, que es la preventiva. El otro aporte que vamos a dejar acá, y que vamos a dejar huella, con el señor segundo magistrado que es contador público le he dado que me comande esa organización de un sistema de contabilidad, con un sistema de control contable para que se elabore un manual de aplicaciones y que las contabilidades queden integradas. Que no anden separadas porque las contabilidades a veces no cuadran una cuenta con otra. Aquí ha habido intentos de ello, pero nunca lo han concluido, las razones las ignoro, pero es una gran herramienta de trabajo.

¿Y sus antecesores no hicieron por falta de dinero o porque es muy difícil?
Para los que no saben, sí es difícil, pero para los que sabemos, no, perdone la modestia. Aquí es de saber y de entender, y lo mejor: tener la voluntad de hacerlo y no perder tiempo. A mí no me queda lugar de andar haciendo lobby y todo eso… Y como gracias a Dios, usted se dio cuenta de que al que más le tiraron a matar fui yo… ja, ja, ja… se divirtieron conmigo por todos lados, pero yo no estoy vanagloriándome, simplemente platiqué lo que yo sé.

Pero usted estuvo en la Democracia Cristiana y entonces...
Sí, sí… pero hasta el año 2000. ¿Y no se murió el partido? Yo no tengo afiliación, se me terminó, se me extinguió, pero mejor así porque vengo como un ciudadano libre.

Pero la Democracia Cristiana sigue existiendo.
No, me refiero al PDC, hombre… al PDC. Se acuerda que hubo una… legalmente lo extinguieron, vea. Pero antes de eso, mi primer voto fue para Duarte, año 68, y de ahí todo mi desarrollo político fue en la Democracia Cristiana, y de ahí no he pertenecido a ningún otro partido político, pero si usted tiene un partido especial, me invita, ja, ja, ja… son bromas.

¿Y usted apoya una transformación en la Corte de Cuentas para que se separen las cuestiones administrativas de las jurisdiccionales?
Si usted recuerda, me hicieron esa pregunta, por cierto el diputado Douglas (Avilés), qué opinión tenía sobre la Contraloría o en la forma en que estamos. Yo dije: voy a estudiar el caso, pero también le advertí a él, si esa ley que nosotros tenemos en la Corte de Cuentas nunca la han puesto en práctica a plenitud, ¿por qué criticarla? Déjeme trabajar con lo que tengo porque tengo que resolver 1,243 casos y mal haría yo en estos 10 meses que voy a estar trabajando que me meta a estudiar una ley que es eminentemente política. Yo presento un proyecto y allá la discuten y a todo esto no sé si es la que voy a proponer yo, o la que va proponer otro. Yo lo que digo es que me dejen estos 10 meses, yo para 10 meses nada más vengo. Usted ya se fijó, estoy huérfano, yo no tengo partido político, entonces, desde esa perspectiva, el que venga sí va a tener que enfrentar ello, pero si yo me meto a una transición de estas y presentarle un proyecto es como para no hacer nada ni con lo que viene ni con lo que tengo. Mejor voy a enfrentar este problema de una vez por todas y voy a dejar el caminito, fíjese bien, con el sistema de contabilidad integrado va quedar definido venga, quien venga, va a rezar en la misma iglesia y con los mismos santos. O sea, inamovible, son sistemas de control interno que favorecen a medio mundo. ¿Por qué me están exigiendo a mí, que solo voy a 10 meses, si han tenido dos años y no le han podido reclamar a los demás que cumplieran con su deber? Si hubieran cumplido no estuviéramos enfrentando los 1,243 juicios o expedientes. El que venga va a encontrar ya el camino y de ahí no se sale nadie, nadie, porque esos son los legados que voy a dejar con mis compañeros, y cuando digo compañeros estoy hablando de los dos magistrados y los empleados de la Corte de Cuentas que tienen que ver mucho en esta actividad, ellos saben hacer las cosas muy bien, ya le conté a usted que nosotros no perdemos juicios sino la Fiscalía... ¡A la orden, Pilatos, ja, ja, ja…!

Hablando de su personal, ¿hará cambios de jefaturas?
No, porque para mí, si estoy preocupado porque las cosas cambien, entonces, ¿por qué me voy a meter en esa parte? Pero es saludable que yo vea hacia adentro y usted sabrá que no he quitado a nadie, y ya andaban diciendo que yo quería quitar gente. Gracias a Dios yo fui a hablar con la gente, la última reunión fue hace dos días, que estuvimos en Santa Ana, como una medida sana de administración, le pedía al director de recursos humanos que actualizara los expedientes de cada individuo y no me entendieron. A mí me duele que haya gente aquí casi egresada y algunas tituladas y para contratarlas, por supuesto, yo entiendo que para hacerles el favor de trabajo, las pusieron de motoristas y ahí las han dejado. Para eso sirve eso, para actualizar expedientes y hacer cambios internos para que se vayan ubicando con dignidad, y no digo que otro trabajo no es digno, como no, pero que lo haga el especialista, el que entiende.

Gran parte de la estabilidad de su trabajo, quizás, esté determinada por su relación con el sindicato, el cual pide bonos, plazas, aumentos salariales. ¿Qué hará con esas demandas?
Ya lo hice, lo que pasa es que les agarró tarde. Yo estoy interesado en mi personal, fíjese, se reunieron conmigo bajo amenazas de que se iban a tomar… a mí risa me dio, me avisan, les dije, porque entonces yo voy a protestar contra el presidente, haciendo la broma. Y me han estado emplazando, pero fíjese bien, si yo he dicho que los bonos son de ellos cómo voy a quitarles un derecho adquirido. El bono es de ellos, con el aumento de salario ya les dije que no me jueguen política porque ellos saben que soy para 10 meses y me quieren tirar una cascarita para que resbale para estar peleando sobre eso y que yo no haga nada y ya estuvo. Yo no lo estoy haciendo para que me vuelvan a nombrar, no. Yo quiero cumplir con mi obligación de funcionario, ya les dije a ellos que no me preocupa en absoluto que se me termine el plazo porque yo tengo mi despacho desde hace tiempo, yo a los 24 años de edad ya era auditor independiente, yo nunca he sido empleado, yo no he venido acá a buscar trabajo, yo he venido a servirle al país. Usted dirá: qué generoso este hombre… ¡No! Hay momentitos en la vida de uno en que su objetivo no es buscar trabajo, buscar dinero. Con relación a los viáticos, les dije: háganme un favor, vayan al Ministerio de Hacienda como referente. ¿A esos auditores (del Ministerio de Hacienda), cuánto les pagan? Si ellos ganan más que ustedes en viáticos, pues busquemos una media aritmética, nivelándolos, y es lo justo. ¿Eso es justo o no es justo? Eso sí lo pudiera platicar con la Asamblea Legislativa, que nos ayuden en ese sentido.

¿Y los auditores de Hacienda reciben más viáticos que los de la Corte de Cuentas?
El viernes les supliqué, por segunda vez, que hicieran una comisión, pero yo con el sindicato no, sino que con los empleados, con los que están sufriendo, los 600 auditores. Resuelto ese problema, me presentan algo que ya está aprobado en el presupuesto, se van a gastar 30 mil dólares en la piscina de la institución, y me mandan otro presupuesto de 60 mil dólares para un pozo y otros gastos más que para mí no eran necesarios. Si nosotros ponemos para el otro año los 60 mil dólares, yo no estoy diciendo que lo voy hacer, es un pozo necesario, pero no se ha hecho todo el año, ¿por qué lo voy hacer hoy cuando hay necesidades que quizás va ser de mayor utilidad para el personal? Entonces, dígame usted, ¿qué puedo discutir con un sindicato si yo voy delante de ellos? Y coincidimos con ellos, es lo que les dije cuando vinieron a hablar conmigo, pero quieren que un día sí, un día no esté platicando con ellos... pues sí, como ellos no hacen nada… yo sí trabajo. La verdad es que mire, la democracia así es: unos pocos eligen y quieren mandar, pero aquí no, vamos a emplear la democracia natural: que todos tienen derecho y si es posible lo damos, de todas maneras esta institución no es mía, pero me tengo que asesorar bien para que no haya malas interpretaciones. Les dije a ellos: no tengo ninguna pretensión, y usted sabe, usted cree que se me olvida, si yo puedo leer, a usted le mandaba cosas para que publicara contra el presidente, no solo a usted, a la prensa porque yo lo veía. Pero sabe, el presidente de la asociación es jefe de una unidad de control de calidad y no sé de qué otras cosas más, pero ahí pasa toda la información de todo, entonces para mí es indecente que él esté sacando información para ir haciendo un mal pase. Mire, yo no conozco al licenciado Sánchez Trejo, pero no es justo que cuando él se va, empiecen a serrucharle cuando han hecho negocios con ello, negocios no de dinero: “mire, póngame tantas plazas aquí”, “mándeme a fulano allá”, es lo que he observado, no tengo pruebas, pero usted sabe que para esto no se necesita ser mago para entender muchas cosas acá, pero al no tener pretensión (de reelección), me voy a circunscribir a 10 meses y voy hacer lo que no se hizo durante todo el período.

Y eso implica evaluar esas plazas que se negociaron.
No, no. Yo se lo traía a cuenta porque cuando hablo de 10 meses era para decirle: como yo no tengo más mandato de 10 meses, yo no voy a ir a pedirles firmas a ustedes (empleados) para que pidan que no me vaya, yo tengo dignidad, yo soy independiente. No me van a salvequiar de que si me dan… porque yo vi las ridiculeces de andar… la gente, por ejemplo, en Santa Ana, “miren, yo no quería firmar eso, pero yo lo firmé”, me dicen. La misma gente le da a usted la respuesta, el disgusto de que los vayan a chantajear porque tu plaza, verdad. Eso no es justo. Ahora, como se los he dicho yo, no voy a quitar a nadie, pero también si yo veo alguna irregularidad se van y por un procedimiento que hay acá. También tengo la posibilidad de remover gente que no es de mi confianza y que están cerca de mí, y ya sé de dónde vienen, si se pasan de la raya. Recuerde, esta Corte de Cuentas, no le voy a contar nada nuevo, aquí la han jugado políticamente, yo estoy sentado entre políticos. Ya les dije: en estos 10 meses hagan política de las cuatro en adelante y que me digan en que partido andan y me invitan ja, ja, ja… pero durante el día que trabajen. No les voy a decir no hagan política, pero eso de andar metidos allá, haciendo lobby, queriéndome fregar y me doy cuenta, y lo llego a probar, ahí sí que se cuiden, ahí sí que voy a ser sin piedad porque eso es deshonestidad y yo eso no lo soporto.

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.