Regresar al inicio

Detroit, símbolo de la industria automotriz, se declara en quiebra

Joe Szczesny (AFP)
El Faro / Publicado el 19 de Julio de 2013
Tras más de medio siglo de agonía, la ciudad se declaró en quiebra el jueves, con una deuda municipal récord de 18 mil 500 millones de dólares, equivalentes a cuatro veces el presupuesto nacional de El Salvador. Algunos números evidencian el nivel de la crisis: Detroit tiene 78 mil edificios abandonados y el 40 % de la ciudad carece de alumbrado público.
Detroit, ESTADOS UNIDOS. La quiebra de la ciudad estadounidense de Detroit, símbolo del auge de la industria del automóvil en el siglo XX, es una oportunidad para mejorar, dijo este viernes el gobernador de Michigan, en un momento en el cual muchos jubilados en la ciudad temen ver recortadas sus pensiones.

Detroit se declaró el jueves en quiebra, en el último capítulo de una lenta agonía de más de medio siglo y de pésimas gestiones financieras, convirtiéndose así en la ciudad más grande de Estados Unidos en haberse acogido a esta posibilidad que ofrece la ley.

La ciudad, en el noreste de Estados Unidos, tiene una deuda récord de 18 mil 500 millones de dólares y las autoridades municipales ya habían advertido el mes pasado que no podrían pagar parte de este monto.

En una conferencia de prensa, el gobernador Rick Snyder defendió la decisión de declarar la ciudad en quiebra e intentó calmar a los ciudadanos. "Queremos tranquilizar a los ciudadanos: todo va a seguir funcionando con normalidad", expresó. "Llegó el momento de encaminar a Detroit".

La población de Detroit ha disminuido a menos de la mitad desde 1950, pasando de 1.8 millones de personas a 685 mil habitantes actualmente.

"Llegamos al punto donde no podemos seguir aplazando eternamente el problema", declaró por su parte Kevyn Orr, experto encargado de gestionar la crisis.

Casas abandonadas y récords de criminalidad

El lento declive económico y financiero de Detroit ha ido en paralelo al éxodo de sus habitantes y la ciudad ha perdido la mitad de su población en los últimos 60 años.

La ciudad ofrece un aspecto desolador, con 78 mil edificios abandonados y problemas graves en los servicios públicos. Por falta de presupuesto sólo están en actividad un tercio de las ambulancias y el 40 % del alumbrado público no funciona, lo que deja a muchos barrios sin luz.

Los índices de criminalidad son los más altos de los últimos 40 años y la policía tarda 58 minutos en llegar al lugar de un crimen en promedio, frente a 11 minutos en todo Estados Unidos.

Este proceso es seguido con atención por los trabajadores cuyas pensiones dependen en alguna medida de la ciudad, que temen que sus ingresos se vean disminuidos.

Detroit debe 9 mil millones de dólares a los fondos de pensiones de sus trabajadores. Según el encargado de gestionar el proceso de quiebra, la ciudad tiene cerca de 2 mil millones de dólares para pagar el total de 12 mil millones de la deuda que no está asegurada, lo que incluye a los fondos de pensión.

"Los empleados públicos de Detroit han trabajado muy duro y han seguido las reglas, y ahora su derecho a retirarse con dignidad está en peligro", dijo en un comunicado el presidente del sincato de funcionarios estadounidense, AFSCME, Lee Saunders.

Durante la jornada, los empleados públicos lograron que un juez local ordene que se detenga el proceso legal para declarar la quiebra, pero queda por ver si su dictamen va a ser considerado en la corte federal encargada del caso.

Para Milton Walker, un habitante de Detroit de 45 años, es una pena que los trabajadores pierdan sus beneficios, pero cree que declarar la quiebra fue lo correcto.

Más allá de los aspectos jurídicos y financieros, la quiebra de Detroit es el reflejo de la caída de la industria del automóvil en Estados Unidos, que vivió su edad de oro a principios del siglo XX.

Detroit vio nacer a los pesos pesados de la industria, los "Big Three" ("Los tres grandes", Ford, Chrysler, General Motors). La ciudad estuvo marcada durante décadas por la cultura del automóvil, con grupos de rock como MC5 ("Motor City 5") o la legendaria discográfica Motown (abreviación de "Motor Town").

Ahora un juez tendrá que dictaminar si Detroit puede acogerse a la ley de quiebras, lo que le permitiría renegociar su deuda.

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.