Foto de Mauro Arias
Un conacaste (Enterolobium cyclocarpum) vive en medio de un de un cañal en el municipio de San Julián, Sonsonate. Esta especie de árbol es de los gigantes entre la flora salvadoreña. Llega a crecer hasta 35 metros de altura. Su hogar eran los ininterrumpidos bosques que cubrían todo el territorio nacional antes de la aparición de la agricultura en Mesoamérica hace más 5 mil 500 años. Desde entonces, los bosques han ido desapareciendo de El Salvador, hasta llegar a unos pocos reductos que forman el 3% del área total del país más deforestado de América después de Haití. 
Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus
Publicidad