Regresar al inicio

Un acercamiento al legado mitificado de los jesuitas

María Luz Nóchez
El Faro / Publicado el 29 de Julio de 2013
Ocho académicos salvadoreños y mexicanos reúnen sus ideas en torno a los aportes de los seis sacerdotes jesuitas asesinados por el ejército en San Salvador, en noviembre de 1989, para dar un impulso extramuros a su pensamiento y desmitificar el cliché de culto interno dentro de las universidades que preservan su legado.

Con el afán de romper el mito y la barrera que aparentemente ha mantenido condensado el pensamiento de los sacerdotes jesuitas asesinados en 1989 en las universidades que resguardan su legado, una generación de alumnos que se formaron bajo la guía de su pensamiento académico han compilado en “El puño y el verbo” un homenaje a los resultados que han ido germinando gracias a la influencia de su filosofía a y a la identificación de las carencias en la clase política y en la sociedad.

Sacar de las bibliotecas y de los círculos académicos la mística de los seis jesuitas que se convirtieron en actores políticos durante la guerra se convirtió en el cometido de Víctor Flores y Óscar Soto, quienes, movidos por la incomprensión general que perciben de la obra de sus mentores, decidieron poner en agenda el aporte que legaron desde Centroamérica al resto del mundo. “Este es un intento para que la obra tenga actualidad, que no se quede en los estantes de las bibliotecas y que tenga acceso a un público amplio que pueda interesarse por distintas facetas”, explica, entusiasta, Flores.

Ocho ensayos y una entrevista sirven para poner en perspectiva el significado de su paso por El Salvador y la expansión de su pensamiento en Latinoamérica. Entre los compilados están José Luis Benítez, presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador; Héctor Samour, viceministro de Educación, y Benjamín Cuéllar, director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA. En sus textos se exploran dos de las grandes vertientes del pensamiento de los religiosos. El teológico y el filosófico, en remembranza de dos de las grandes tareas inte­clectuales de estos mártires salvadoreños.

 

Portada de 'El puño y el verbo', un libro sobre el pensamiento de los jesuitas compilado por Víctor Flores y Rubén Aguilar.

Portada de 'El puño y el verbo', un libro sobre el pensamiento de los jesuitas compilado por Víctor Flores y Rubén Aguilar.

Estos ensayos sirven como antesala para, probablemente, uno de los puntos más fuertes de la selección, una entrevista con la abogada española Almudena Bernabéu, quien desde 2008 está a la cabeza de la querella contra los asesinos de los sacerdotes jesuitas, entre ellos cinco de sus compatriotas. En la entrevista realizada por Flores, Bernabéu enumera las circunstancias que la hicieron llegar hasta este caso, pasando por la captura de Pinochet y la reapertura de la investigación por genocidio en Guatemala, por la que hace unos meses fuera condenado el general Efraín Ríos Montt.

Si bien este compendio pretende ser un homenaje, los participantes no dejan pasar la oportunidad para objetar la evolución de la universidad según lo concibieron. Así lo expone David Fernández Dávalos, rector de la Universidad Iberoamericana de Puebla, en el ensayo que sirve de prólogo: "Los temas cruciales de la humanidad, de cada uno de nuestros países, no los está resolviendo la universidad actual. Orientada como está por cumplir estándares que le impone el mercado, se ha olvidado de cumplir demandas del conjunto social".

Concentrar estos textos en un libro es producto del coloquio “El legado jesuita: de Centroamérica al mundo”, que en ocasión del vigésimo segundo aniversario de los mártires de la UCA organizaran la Universidad Iberoamericana plantel Santa Fe, la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” y su Instituto de Derechos Humanos, el Centro de Estudios Ecuménicos y el Center for Justice and Accountability, de California, coordinados por el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, S.J., en Puebla. El esfuerzo está liderado por la Cátedra de Análisis de la Realidad Latinoamericana Ignacio Ellacuría, que tiene sedes en México D.F, Puebla y San Salvador.

"Uno de los grandes objetivos es tender puentes entre todas las personas que se sienten atraídas por esta tradición intelectual de la que están incomprensiblemente distanciados por la actualidad", agrega Flores, quien está consciente de que desde el asesinato de los jesuitas muchos, incluso de sus seguidores, se quedaron en el culto a la martirización. Para Marcel Vargas, director de Comunicaciones y Publicaciones de la UCA, se trata de un producto especializado por el abordaje académico con el que están redactados, pero no se puede hablar de "revivir" el pensamiento de los jesuitas, porque en realidad nunca murió.

Con esta publicación, la universidad ha empezado consignar por imprenta algo que se estaba quedando como tradición oral solo en conferencias, cátedras y discursos que no se publicaban sistemáticamente, lo cual hacía que su contenido se quedara encasillado en los círculos académicos. Un paso previo fue la creación de la Cátedra Ignacio Ellacuría para exportar el legado filosófico al resto de países de la región. Así lo explica Roberto Valdés, director de la sede de la cátedra en San Salvador, quien encabeza la cátedra, tiene claro que el culto académico no ha logrado salir de este campus, en el sentido de que si no fuera por la difusión que se ha impulsado desde 2004, en las universidades de Guatemala y Nicaragua no se habría empezado a elaborar tesis a partir de esta línea de pensamiento. "Nosotros lo sabíamos y lo teníamos muy claro, pero no sabíamos que era así en las demás universidades jesuitas", explica Valdés.

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.