Regresar al inicio

Manuel Rodríguez, secretario general del PCN:

"No podemos decir que metemos las manos al fuego por toda nuestra gente"

Óscar Martínez y Sergio Arauz
El Faro / Publicado el 6 de Mayo de 2013
El dirigente de Concertación Nacional acepta que los filtros de los partidos no han garantizado la impermeabilidad contra el crimen organizado. El suyo, heredero de gran parte de las estructuras y de las siglas del anterior PCN, intenta blindarse, dice, aunque hasta la Policía ha sido penetrada. "Uno no está obligado a conocer la vida personal de la gente", se excusa.

Manuel Rodrígez, secretario general del PCN.

Manuel Rodrígez, secretario general del PCN.

Para entender esta entrevista es necesario recordar a algunos hombres que están en prisión, a otros que enfrentan procesos judiciales y a uno más cuyo nombre aparece en los expedientes de las investigaciones fiscales. Todos ellos han sido políticos. Casi todos ellos han sido funcionarios públicos. Todos han pertenecido a un solo partido, el Partido de Concertación Nacional (PCN), que en los últimos años ha cambiado una u otra palabra en su nombre. 

Empecemos por los que están en alguna prisión. Fredis Osmín Escobar Alvarenga es un empresario de La Unión que en julio de 2009 fue condenado a siete años de prisión por el delito de lavado de dinero. A este hombre la Fiscalía le llamaba “el tesorero de Reynerio”. Reynerio Flores Lazo era reconocido como uno de los líderes de la banda de Los Perrones, que controlaba el tráfico de cocaína en el oriente del país. Flores Lazo cumple una condena de 80 años por cuatro delitos de narcotráfico en la prisión de máxima seguridad. “El tesorero de Reynerio” fue inscrito en las elecciones de 2006 por el PCN como candidato a segundo diputado suplente por el departamento de La Unión. Escobar no consiguió los votos para llegar a la Asamblea Legislativa. Quien sí lo hizo fue su vecino de casa y colega de partido, Roberto Silva Pereira. En 2006, Silva Pereira consiguió la inmunidad parlamentaria al convertirse en el primer diputado suplente del departamento de La Unión, suplente del ex dirigente pecenista Elizardo González Lovo. Silva Pereira huyó del país en 2006, cuando la Fiscalía pidió que se le retirara la inmunidad para poder juzgarlo por haber lavado unos 15 millones de dólares. En octubre de 2007 fue capturado en Estados Unidos, donde está desde entonces. La Fiscalía salvadoreña ya pidió su extradición, y Guatemala lo acusa del asesinato de los tres diputados de Arena en febrero de 2007. Los otros dos hombres que están actualmente tras barrotes fueron concejales de la Alcaldía de Metapán, liderada por el alcalde pecenista Juan Umaña Samayoa, señalado en diferentes informes de inteligencia policial y estatal como uno de los líderes del Cártel de Texis: el concejal Amadeo Figueroa Morales fue condenado en octubre de 2009 a 12 años de prisión luego de que le decomisaran 2.42 kilogramos de cocaína en su casa. Lo acusaron de tener tres años de dedicarse al tráfico de drogas. Su colega, el también concejal de Metapán Jesús Sanabria, fue capturado en enero de 2012, luego de que intentó vender cinco kilogramos de cocaína a dos policías encubiertos. Actualmente espera el juicio en un juzgado especializado en crimen organizado de Santa Ana.

El más reciente miembro del PCN que está en la mira de las autoridades es el diputado de Chalatenango Wilver Alexander Rivera Monge, suplente del diputado Reynaldo Cardoza. Este político en funciones aún no ha sido requerido por la Fiscalía, pero aparece en el expediente fiscal señalado por dos testigos que pertenecían a una red de tráfico de toneladas de cocaína hacia Estados Unidos como un miembro más de la estructura. La Fiscalía acusa en estos días a 12 miembros de esa supuesta estructura, incluyendo a quien señalan como su líder, el empresario salvadoreño Jorge Ernesto Ulloa Sibrián, conocido como El Repollo. Cuando se le pregunta al vocero de la Fiscalía si requerirán proceso penal contra el diputado Rivera Monge, la respuesta es: “La investigación sigue en curso, faltan más capturas, hay que tener paciencia”. Rivera Monge asegura que él está tranquilo, que todo es una confusión y que está esperando que la Fiscalía lo llame. 

Todos estos personajes han sido parte de una sola estructura partidaria que a lo largo de los años se ha visto obligada a vestirse con diferentes siglas. El PCN fue fundado como el Partido de Conciliación Nacional. Estuvo en el poder desde 1962 hasta 1979. En los tiempos de paz se convirtió en partido bisagra, un minoritario que funcionaba entre otros dos mayores asegurando con su apoyo la función del que gobernaba.  El principal gestor de este partido se llamaba Ciro Cruz Zepeda, quien se convirtió en secretario general pecenista en 1989, un cargo que perdió después de 22 años, cuando en 2011 la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia declaró la muerte legal del partido por no haber obtenido el porcentaje de votos que establecía la ley.

Para poder competir en las elecciones de 2012, se cambiaron de nombre y se pusieron Concertación Nacional. En 2013 sus dirigentes decidieron volver a llamarse PCN, Partido de Concertación Nacional. Dejaron de lado la palabra Conciliación.

Este PCN tiene la misma estructura del instituto que durante años gobernó Ciro Cruz Zepeda. Tras la sentencia, la idea de un PCN sin Ciro Cruz Zepeda nació de la mente de tres pecenistas: los diputados Antonio Almendáriz, Mario Ponce y Manuel Rodríguez, quien ahora mismo es el secretario general. Rodríguez no resultó electo en las elecciones legislativas de 2012.

En el pasado, Almendáriz ya se había distinguido por manifestar algunas diferencias respecto del modus operandi de Conciliación Nacional. En una ocasión, en 2000, cuando acababa de ganar su segunda diputación consecutiva, aseguró que él solo debía obediencia a Dios y que su aspiración personal era que el PCN dejara de ser llamado el “partido taxi” o “partido microbús” que había sido hasta entonces, para tomar decisiones en favor de los intereses de la gente.

Manuel Rodríguez es pecenista desde 1979, y ahora mismo le ha llegado el turno de intentar darle un nuevo rostro al partido que en diferentes ocasiones se ha visto envuelto en líos con la justicia gracias a algunos de sus miembros. Rodríguez asegura que los cambios son necesarios para evitar que se cuelen más delincuentes en la estructura del PCN, sin embargo, evita las críticas hacia la administración anterior del partido. En una entrevista de más de una hora en la sede del PCN, ante las cámaras de video de dos encargadas de comunicaciones del partido, Rodríguez contestó sin alterarse las preguntas que se derivan de una pregunta esencial: ¿por qué confiar en un partido como el PCN?

El tema que nos tiene aquí es el de las últimas denuncias que han sido publicadas, que están contenidas en un expediente fiscal y mencionan a uno de sus diputados suplentes, el señor Wilver Alexander Rivera Monge. Dos testigos, uno en poder de la DEA y otro en poder de la FGR, se reconocen como miembros de esa red y aseguran que el diputado de su partido forma parte de esa red de tráfico de toneladas de cocaína hacia Estados Unidos. ¿Qué ocurre adentro del PCN cuando esa noticia surge?
Somos un partido que desde 2011 que se inició un proceso de cancelación, hasta el momento que nos legalizamos como Partido de Concertación Nacional y recuperamos las siglas PCN, hemos tratado de dar una imagen diferente de la que se pudo haber vendido en el pasado. Tratamos de hablar con la prensa en una forma abierta, nos apegamos a la verdad y somos responsables de nuestros actos. ¿Qué es lo que nosotros hicimos? Nosotros lo que hicimos sencillamente fue llamar al diputado y preguntarle: "Mire, ¿cómo están estas transacciones que usted ha hecho?" Yo le he pedido a él que esté presente este día aquí, para que pueda platicar con ustedes. Él es la persona más indicada para decirles qué transacciones ha hecho y cómo las ha hecho. Recuerde que él es una persona que está en el área de comercio. Él tiene su negocio de venta de vehículos. Ahí puede llegar cualquier persona a comprar uno, dos, tres, cuatro, cinco carros. Él tiene un asunto... él se mete en asuntos de bienes raíces. Usted me pregunto qué hicimos, y lo primero que hicimos fue llamarle y preguntarle y decirle "mire, ¿qué está pasando?" Como ustedes bien han puesto en la nota, hay personas en el pasado que aparecen involucradas en situaciones delictivas, y yo me imagino que esos son los temas que quieren seguir tocando. El caso de este señor Fredis Osmín…

Fredis Osmín, Silva Pereira, el concejal Sanabria...
En lo personal a ellos no los conozco, pero, el hecho de que no los conozca no quiere decir que no vaya a preguntar cuando salga en la noticia, pero también cuando salió el nombre de este señor Escobar, lo primero que hice fue preguntar quién es. Hablé también con el ex diputado de la Unión, Elizardo González Lovo, le pregunté: “mirá, Elizardo, ¿cómo llega esta gente a ser suplente? Entonces me dijo que él también estaba abierto para poder tocar este tema. Los líderes de esa zona, Santa Rosa de Lima, Pasaquina, Bolívar, conocían a estos señores, tanto a Silva como a este señor Escobar. Entonces, ellos se los recomiendan (a González Lovo) como una persona que es reconocida, que tiene respaldo, que la población los apoya, que han hecho obras sociales en esa zona. Y uno confía también en los subalternos o los compañeros del mismo partido. Entonces esas fueron las explicaciones que yo recibí. Y en el caso de Wilver me mostró toda la documentación, que se las va a mostrar a ustedes este día y van a ir tocando tema por tema con ustedes. Yo le he pedido a Wilber que esté aquí presente y que los pueda recibir a ustedes para que él les diga qué es lo que él ha hecho.

Con gusto nos sentamos con él luego.
Y van a tener si quieren hasta copia de las documentaciones.

Ahora, nosotros nunca ponemos en duda que él haya hecho unas compraventas. De hecho, obtuvimos unos documentos del CNR. Lo que nos parecía extraño es la naturaleza de las compraventas. Por ejemplo: que él comprara una casa que pasaba por manos de "El Repollo" por 50,000 dólares y terminara, desde su hijo a él, devaluándose a 7,000 dólares. Son una especie de círculos donde participa con El Repollo y otros miembros de su red.
El más indicado de darles esa respuesta es él. Ya me dio una explicación. Porque nosotros como partido sí debemos cuidar nuestro partido. O sea, no nos hemos quedado en silencio. Los compañeros diputados quizás ese tema no lo han querido tocar. ¿Por qué? Porque no es el área de ellos. En el caso mío, como secretario general, a mí sí me corresponde preguntar a los compañeros y decirles "miren, este es el nuevo PCN, el nuevo Partido de Concertación Nacional", como lo dice nuestro nombre.

Cuando hablábamos sobre esto con el diputado Almendáriz, él nos marcaba una especie de "parteaguas": el cambio de siglas. ¿Cuál es la diferencia? ¿Por qué el electorado debe creer en el actual partido que tiene antecedentes de tener participación de miembros del crimen organizado en sus filas?
Mire, primero, y afortunadamente, ahora la votación es por rostro. La gente se da cuenta de quiénes son los candidatos. Y en un pueblo chiquito, como podría ser Santa Rosa de Lima o Pasaquina, para referirnos a los casos estos, conocen a la gente de ese lugar y saben en qué negocios es que él se desarrolla, lo conocen. Entonces nosotros ahora creemos de que este tipo de votaciones por rostro lo que permite es que la gente vote por la persona y los diputados suplentes juegan un papel también importante, porque ellos ganan a la par del propietario y eso lo hemos visto nosotros en esta campaña. Wilver es un hombre de terreno, junto al diputado de Chalatenango (Reynaldo Cardoza). Nosotros estuvimos de acuerdo desde el principio (con la votación por rostro) y lo hemos seguido apoyando. Esa experiencia que se ha tenido del pasado ha ido permitiendo también ir haciendo depuraciones de aspirantes. Yo le puedo poner un ejemplo: hay departamentos, como La Paz, en la cual la votación del PCN en alcaldes y diputados fue de 22,000 votos, y la votación de Gana fue de 21,000. Nosotros sacamos más votos para alcaldes que el mismo Gana. Entonces eso a la gente le llama la atención porque dice: "aquí está el departamento, es un departamento donde se puede trabajar para diputado y se puede sacar el diputado ganador".

¿O sea que mucha gente quiere correr por esos departamentos?
Así es, entonces ha venido mucha gente a querer hablar con nosotros. Diciendo: "mire, yo quisiera trabajar por La Paz". Lo mismo nos sucede en La Libertad, ahí se perdió el diputado por mil y tantos votos. Entonces, eso lo que hace es que sea atractivo para muchas personas el querer correr (por diputado o alcalde). Y nosotros en este momento, en la misma selección de candidatos que se está realizando, que estamos realizando; estamos metiendo los filtros y estamos preguntando. Quizás eso no pasaba antes...

¿Qué tipo de filtros?
La consulta...

¿Pero cómo se hace la consulta?
En el pasado no se hacía una consulta dentro de los departamentos. En la consulta (actual) ahí estaban las asambleas municipales y las asambleas departamentales. Nosotros hemos dicho que vamos a respetar nuestros estatutos y le hicimos modificación a nuestros estatutos. Los estatutos de Concertación Nacional no son iguales a los estatutos de Conciliación Nacional. Y empecemos por la cabeza, el secretario general no se puede reelegir más que una tan sola vez. En el pasado el secretario general, recordemos al licenciado (Ciro Cruz) Zepeda, fue secretario general por más de veinte y tantos años. ¿Eso qué es lo que provoca? Que las estructuras se vayan congelando. Entonces, nosotros dijimos: "Ya que tenemos la oportunidad de hacer un nuevo instituto político, pongamos reglas", y dijimos que primero vamos a limitar el tiempo al secretario general. ¿Para qué? Para que venga sangre joven, que venga a renovar y que venga ganándose a la base. Y para ganarse a la base tiene que trabajar la base, tiene que visitarla, tiene que conversar con ellos. Entonces, eso lo hemos logrado.

Nos queda claro que la consulta les garantiza que el candidato es popular, pero…
A eso es a lo que voy ahorita. Estoy hablando ahorita solamente de un pequeño cambio que para el partido es grande. El limitarle al secretario general el tiempo es un cambio que hicimos y que era necesario. O sea, porque ahí se evita uno del "amiguismo", porque mucha gente se le acerca: "mirá que yo soy chero tuyo, ayudame". Eso se va a acabar. Nosotros vamos con el cumplimiento de nuestros estatutos. Hoy viene el mes de agosto y septiembre, entonces van a ver nuestras asambleas municipales que vamos a estar realizando. Ahí hay elecciones para sacar la directiva departamental y la asamblea departamental, salen los delegados de los municipios para que vayan a la asamblea departamental, y ahí es donde se propone a los candidatos. Eso garantiza que el que va a elegir al diputado del departamento, por ejemplo de La Paz, van a ser los municipios que conforman el departamento de La Paz. El que quiera ser candidato va a tener que ir a trabajar, va a tener que ir a hablar con esta gente. Ahora, sí, definitivamente si a nosotros nos aparece una persona de dudosa reputación, definitivamente nosotros tenemos la obligación de frenar ese intento que pueda tener esta persona. Porque en una democracia se facilita la forma de penetración.

Empecemos analizando las viejas siglas, el partido que usted heredó de Ciro Cruz Zepeda. Es decir que en el PCN anterior, que no tenía este tipo de reglas, era por amiguismo que se nombraba a los diputados suplentes.
No quiero decir eso. No quiero decir eso. Porque tenía una estructura y se trabajaba en la estructura. ¿Qué es lo que pasaba en el partido? Pongo el ejemplo mío: yo soy pecenista desde el 15 de noviembre de 1979. Tenía 22 años cuando ingresé al partido. No me he cambiado de partido. Yo fui magistrado de la Corte de Cuentas de la República, del 93 al 96. Fui candidato en casi todas las elecciones para presidente a la Corte de Cuentas de la República. Pero yo tenía un bloqueo interno dentro del partido. A mí no me daban el espacio. Al final yo pedía "mire, no me ponga ni de candidato ya". Pero siempre ponían a Hernán Contreras y me ponían a mí. Pero la estructura de arriba le estaba dando el apoyo a Hernán Contreras, entonces yo decía "¿para qué voy a competir?" Entonces las cosas sí son diferentes. Porque aquí no es decisión de un Secretario General.

No entiendo, disculpe que le interrumpa. Lo que usted dice es que muchas cosas han cambiado entre el partido anterior y el actual, que en el anterior sí se pudieron meter los narcotraficantes…
No, no, no, yo no he dicho…

Lo estoy parafraseando. Intento explicar su lógica, para que me corrija si la he entendido mal. En el anterior partido, de hecho, se metieron tres personas que están judicializadas, Silva Pereira se ha salvado porque no lo deportan…
Ahora pregúntese por qué no lo deportan...

¿Por qué no lo deportan?
¡Esa es la pregunta! ¿Por qué no lo deportan?

No tengo la menor idea, ¿por qué cree usted que no lo deportan?
Entonces si Estados Unidos tiene una DEA que está interesada en el combate de la narcoactividad y tiene una persona allá que está acusada aquí -no sé cuales son los cargos, pues yo no sé si el cargo es por narco-afiliación.

Lavado de dinero y corrupción.
Eso es diferente, no hay narcoactividad. Pero él... Él está en Estados Unidos.

Pero no entiendo qué es lo que le llama la atención de eso.
¿Por qué no ha sido deportado? Si él está... Si hay pruebas, si existiesen pruebas de que él está metido en narcoactividad, ¿Por qué no lo han enviado?

¿Usted cree que Silva Pereira puede ser inocente?
Tal vez en el tema de narcoactividad sí puede ser que sea inocente.

El Ministerio Público de Guatemala lo señala también como uno de los involucrados en la red de crimen organizado que asesinó a los dos diputados de Arena en 2007.
Perdóneme, ¿cómo puede hablar Guatemala de esa manera si en la cárcel de máxima seguridad llegaron, penetraron y asesinaron a los autores materiales (de ese crimen)?

¿Está usted defendiendo al diputado Silva Pereira?
Yo no lo estoy defendiendo. Pero creo que nosotros debemos ser justos. Entonces, creo que las cosas no las tenemos claras. Por eso le pregunto cuál es la acusación que existe en el país contra él. Y no lo estoy defendiendo ni lo quiero defender.

A él se le acusa de lavado de dinero y activos, así como de corromper a varios alcaldes para ganar licitaciones. Sin embargo, ya volveremos caso por caso, nos interesa explorar la lógica de partido: algo tiene que haber cambiado en el PCN actual para que ustedes crean que este nivel de permeación de delincuentes es menor ahora. No entendemos cuál es ese cambio.
¿Quiénes son la gente que ahora está manejando los departamentos? Yo le digo, en San Miguel es una persona cristiana, pero cristiana íntegra, que es reconocido en las iglesias no solo de la zona de San Miguel. En La Paz es un cañero que ha sido presidente de los cañeros de toda la zona. Él fue diputado constituyente…

Permítame agregar un nombre: en Chalatenango, quien maneja el departamento es el diputado Reynaldo Cardoza, una persona a la que, por alguna razón, dos administraciones policiales de inteligencia lo vinculan con redes de crimen organizado. Es decir, por poner en una balanza el tema de probidad que puedan tener sus candidatos. ¿Qué dice usted al respecto de este tipo de acusaciones?
Yo le puedo decir lo que yo he escuchado también de algunos casos, que hay periodistas que están también mencionados en actividades ahí en... ¿Cómo se llama?... En esta dirección de inteligencia policial. Y eso es porque nos ha dicho la misma gente de ahí "mire, gente de tal periódico, fulano y fulano, los estamos investigando". Ahora, yo...

¿A quiénes están investigando?
No, yo no les voy a decir... Le voy a decir por qué: porque yo no le doy credibilidad. ¿Por qué? Yo le doy credibilidad a las cosas que se presentan. A eso hay que darle credibilidad, porque aquí hay rumores.

Y antecedentes: el diputado Cardoza fue detenido antes de ser diputado, por tráfico de personas...
¿Y fue condenado?

No, fue detenido.
No, yo le pregunto: ¿fue condenado?

Él no, otros detenidos junto a él, sí.
Vaya, ¿pero él fue condenado?

No, no fue condenado.
¿Entonces quiere decir aquí que según ustedes el hecho que a uno lo denuncien quiere decir que es culpable?

No, no hemos dicho eso.
Mire, el problema es que aquí lo que hay es intereses políticos. Aquí hay intereses políticos de dañar. Entonces, en ese sentido tratan de darle volumen a casos o a temas que no tienen sustento.

¿Usted lo que dice en el caso del diputado Cardoza es que pese a sus antecedentes y señalamientos el PCN no tiene ningún reparo sobre él? ¿Mete las manos al fuego por su diputado?
Mire, yo creo que nadie mete las manos al fuego. Yo no metería las manos al fuego por usted.

No, pero yo no soy diputado de su partido.
No, pero es salvadoreño.

No es lo mismo.
Pienso que es salvadoreño.

Soy salvadoreño.
Sí, porque me han venido algunos que son extranjeros y que me vienen a tocar temas políticos. Pero yo no metería las manos al fuego por nadie. Yo lo que hago, como secretario general, es preguntar qué está pasando. ¿Por qué? Porque nosotros debemos cuidar un nombre que ha sido creado, ha sido protegido, desde que empezamos a crearlo, desde ese momento nosotros dijimos: "mire, Concertación Nacional nos da la oportunidad a nosotros de mostrarnos realmente como somos".

Usted lo que dice es que la administración pasada de este partido cometió errores a la hora de establecer filtros. Quiero una frase contundente. ¿Está de acuerdo con esa idea?
Mire, yo creo que todos los partidos políticos, todos, sin excepción, y ahí va ARENA, FMLN, no tiene la capacidad de controlar los mismos candidatos. Yo le pregunto ¿Qué pasa con un candidato a concejal de una municipalidad allá por... Digamos...

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.