Regresar al inicio

Guatemala

Extraditan a Estados Unidos al expresidente Alfonso Portillo por lavado de dinero

Edgar Calderón (AFP) / El Faro
El Faro / Publicado el 24 de Mayo de 2013
El expresidente guatemalteco Alfonso Portillo fue extraditado este viernes a Estados Unidos para que enfrente cargos por lavado de dinero, y se convirtió en el primer exgobernante latinoamericano en ser entregado a la Justicia estadounidense. Se le acusa de haber lavado unos 70 millones de dólares y se expone a 20 años de prisión.

Ciudad de Guatemala, GUATEMALA. “¡Hasta luego, pueblo de Guatemala!”, expresó el expresidente guatemalteco Alfonso Portillo (2000-2004) poco antes de abordar una aeronave estadounidense en la sede de la Fuerza Aérea Guatemala, en el sur de la capital, adonde fue llevado en medio de un fuerte despliegue de seguridad.

Portillo, de 61 años, quien vestía una chaqueta negra y camisa rosa, fue custodiado por agentes estadounidenses hasta la aeronave, mientras en las afueras se agruparon decenas de seguidores.

Ante la prensa, el gobernante calificó su extradición como un “secuestro” y acusó al Gobierno del presidente Otto Pérez de “violar la ley”, pues, según dijo, aún tenía recursos pendientes en los juzgados guatemaltecos. “Están cometiendo una gran ilegalidad, han cometido ilegalidades conmigo desde el principio, me han violado todos mis derechos”, manifestó Portillo, quien llevaba dos libros en las manos.

Poco después, el ministro de Gobernación, Mauricio López, dijo haber firmado la extradición porque ya había culminado “todo el proceso judicial”. “No había pendientes recursos ni notificaciones” que resolver, afirmó en rueda de prensa.

Portillo es requerido por una corte de Nueva York que lo reclama por el delito de conspiración para lavar 70 millones de dólares en bancos norteamericanos durante su gestión, entre los que destacan 1.5 millones de dólares donados por Taiwán para proyectos para la niñez, según la acusación.

El delito es castigado con una pena máxima de 20 años de prisión, según la legislación estadounidense.

“Saludamos el compromiso de las autoridades guatemaltecas con el fortalecimiento del Estado de derecho y con el combate al crimen organizado y la corrupción”, señaló un portavoz del Departamento de Estado, William Ostick, en un correo electrónico enviado a la agencia AFP.

El ex presidente había presentado varios recursos para evitar su extradición a Estados Unidos, aprobada en noviembre de 2011 por el expresidente Álvaro Colom (2008-2012).

Portillo gobernó Guatemala bajo la bandera del Frente Republicano Guatemalteco, partido fundado por el exdictador Efraín Ríos Montt, a quien la Justicia procesa bajo acusaciones de genocidio contra indígenas perpetrados por el Ejército en su régimen (1982-1983).

Extradición sorpresiva

Sin previo anuncio público, el expresidente fue llevado la mañana de este viernes del hospital militar de la capital, donde estaba recluido desde hace varias semanas por problemas de salud, a la sede de la Fuerza Aérea, en un vehículo escoltado por patrullas.

“Me llevan enfermo, de tal manera que responsabilizo al Gobierno actual y al ministro de Gobernación de cualquier cosa que pueda pasar con mi salud. Estoy mal, tengo agua en un pulmón y tengo una arritmia cardíaca y aún así me llevan”, se lamentó.

Ante ello, la Embajada de Washington en este país dijo en un comunicado que debido a la salud de Portillo fue trasladado en “un avión hospital con equipo cardíaco y respiratorio, y medicamentos”. Además, en la tripulación había un doctor, una enfermera y una terapista respiratoria, según la nota.

El ex mandatario prometió regresar. “Vamos a desvanecer las pruebas allá, pero lo más grave de esto es que es un secuestro”, afirmó.

“El pueblo debe saber que estoy firme, fuerte, con mucha fe en Dios (...). Las pruebas que tienen no son suficientes para condenarme”, advirtió Portillo. Amigos y seguidores de Portillo se presentaron frente a las instalaciones de la Fuerza Aérea para manifestar su rechazo a la medida.

“Él va demasiado enfermo y lo que acaban de hacer es prácticamente un secuestro”, declaró a periodistas, entre llantos, Hilda Pérez, una exdiputada y líder de vendedores informales, quien sostenía una gran fotografía del exgobernante.

Su amigo personal y ex candidato presidencial en las elecciones de 2011, Mario Estrada, calificó de “inhumano” el traslado a Estados Unidos. “Se pone en riesgo la vida del expresidente por su estado de salud. Hoy fueron a secuestrarlo al hospital para llevárselo”, manifestó.

Para el abogado de Portillo, Mauricio Berriondo, la extradición fue ilegal y hecha “a la fuerza”, pues existen amparos pendientes. Y añadió que trasladarlo “enfermo” es “una circunstancia que está prohibida por las leyes internacionales”.

El ex presidente guatemalteco había sido capturado el 26 de enero de 2010 cuando intentaba abandonar el país de forma ilegal –rumbo a Belice–, un día después de emitida la petición de extradición por una corte de Nueva York. Portillo había sido absuelto en 2011 en tribunales guatemaltecos por el supuesto desfalco de unos 15 millones de dólares en el Ministerio de la Defensa en 2001, pero no recobró su liberad debido a la petición estadounidense.

Es el primer gobernante latinoamericano en ser extraditado a Estados Unidos.

El ex dictador panameño Manuel Noriega fue sacado de su país en una invasión estadounidense en 1989, estuvo preso 20 años en Miami por lavado de dinero y narcotráfico. Fue extraditado en 2010 por Estados Unidos a Francia, que finalmente lo extraditó a Panamá en diciembre de 2011.

Otro caso es el del exdictador boliviano Luis García Meza (1980-81), quien huyó con identidad falsa a Brasil que lo deportó en 1995 y actualmente purga 30 años en prisión.

© Agence France-Presse

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.