Regresar al inicio

Honduras

Los altos mandos de la Policía Nacional se someten al polígrafo y a pruebas antidrogas

AFP / El Faro
El Faro / Publicado el 6 de Mayo de 2013
Unos 50 altos mandos de la Policía Nacional de Honduras, incluido su director, Juan Carlos “Tigre” Bonilla, serán sometidos a partir de este lunes a pruebas antidrogas y al polígrafo, en el proceso de depuración de la institución, infiltrada por el crimen organizado. La medida se enmarca dentro de una revisión integral de la estrategia de seguridad pública gubernamental.

Tegucigalpa, HONDURAS. “Todos irán al proceso de acuerdo a la programación que está elaborada (...) este es el primer paso de la evaluación de los mandos superiores operativos de la Policía“, afirmó a radios locales el jefe de la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), Eduardo Villanueva, al iniciar las evaluaciones este lunes.

Entre los que asistían a someterse a la evaluación estaban Juan Carlos Bonilla (a) Tigre , cuestionado por Estados Unidos por supuestas violaciones de los derechos humanos en años precedentes, pero que es respaldado por el presidente Porfirio Lobo.

En las llamadas “pruebas de confianza“, los altos mandos policiales se someten a exámenes sobre consumo de drogas, sicológicas, al polígrafo o detector de mentiras.

Asimismo, incluye la verificación del patrimonio de los policías, un proceso que busca determinar si coincide con sus ingresos y que abarca a familiares próximos, para detectar si les han transferido propiedades.

Las pruebas no se hacían en la sede de la DIECP en la colonia Alameda, al norponiente de la capital, como ocurre con el resto de policías; sino en la de la Sociedad Bíblica de Honduras en la zona de La Hacienda.

“Al concluir esta etapa, vamos a seguir con 50 más, lo que involucra a sus subalternos y colaboradores inmediatos para asegurarle a la sociedad que tenemos una Policía transparente haciendo su trabajo“, añadió el jefe de la DIECP.

Villanueva renunció al cargo el pasado 26 de marzo al ser cuestionado por la lentitud del proceso de depuración, pues apenas han sido despedidos siete policías de escala básica.

Argumentando que se debe tratar de mejorar el combate de la violencia, Lobo aceptó la renuncia de Villanueva como parte de una serie de cambios en la estructura de seguridad, que incluyó la separación del ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, sustituido por el hasta entonces canciller, Arturo Corrales.

Lobo había nombrado hace un año a Villanueva para que emprendiera la “depuración” de la Policía Nacional, luego de que la Fiscalía descubriera que sedes enteras de la institución, integrada por unos 14,500 agentes, tenían vínculos con narcotraficantes, sicarios, secuestradores, robos de carros, extorsiones y otros delitos del crimen organizado.

Honduras afronta una alarmante delincuencia que la ubica en el primer lugar en homicidios del mundo, con una tasa de 85.5 por cada 100,000 habitantes en 2012, según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional, casi diez veces la media mundial.

© Agence France-Presse



Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.