Regresar al inicio

Juez EUA consideró a Vides Casanova responsable de "sinnúmero de asesinatos y torturas"

Carlos Dada
El Faro / Publicado el 12 de Abril de 2013
El juez dispuso la deportación del militar salvadoreño por encontrarlo responsable de ordenar o asistir en varios crímenes cometidos por personal bajo sus órdenes, entre ellos la masacre de Las Hojas, el asesinato de cuatro monjas estadounidenses y el caso conocido como los asesinatos del Sheraton. El general retirado respondió que Estados Unidos todo el tiempo estuvo al tanto de la conducta de los militares.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos hizo pública la sentencia íntegra que ordena la deportación del ex ministro de Defensa salvadoreño Carlos Eugenio Vides Casanova, en la que se revelan los detalles que llevaron al juez a concluir que el general retirado fue responsable de “un sinnúmero de asesinatos extrajudiciales” y otros crímenes durante su período como director de la Guardia Nacional (1979-1983) y como ministro de Defensa (1983-1989).

La sentencia dictada por el juez James K. Grim puso fin al proceso de apelación de una sentencia similar iniciado por Vides Casanova el 9 de mayo de 2012.

La orden de deportación obedece a nuevas leyes estadounidenses que permiten la expulsión de un extranjero que haya ordenado, participado o colaborado en casos de torturas y ejecuciones extrajudiciales. Para aplicar esta ley se considera también la responsabilidad de mando; es decir, si los comandantes sabían que sus subalternos estaban llevando a cabo crímenes de esta naturaleza y no hicieron nada para impedirlos ni para castigar a los responsables.

El juez sostuvo que “dado el gran número de asesinatos extrajudiciales involucrados en este caso, la Corte encuentra implausible que el acusado no supiera del involucramiento de sus subordinados en al menos uno de estos asesinatos” y que Vides Casanova no tomó medidas "para prevenir o detener tales actos o investigar en un esfuerzo genuino para castigar a los perpetradores”.

En su defensa, el general argumentó que durante la guerra civil siempre dependió de “la asesoría y la asistencia militar y financiera del gobierno de Estados Unidos, que estaba plenamente conocedor de la conducta de las unidades de la Guardia Nacional y de los militares salvadoreños”.

En el juicio, un exembajador estadounidense -del que no se proporciona la identidad- admitió que 55 oficiales estadounidenses mantenían presencia en guarniciones militares salvadoreñas para asesorar el trabajo.

Entre los casos más destacados que se le imputan a Vides Casanova está el asesinato de cuatro religiosas estadounidenses en 1980. Ita Ford, Dorothy Kazel, Jean Donovan y Maura Clarke, que fueron detenidas, abusadas sexualmente y asesinadas el 2 de octubre de ese año por elementos de la Guardia Nacional que después admitieron su participación obedeciendo órdenes superiores. El juez consideró sustentadas las acusaciones de que Vides Casanova obstaculizó la investigación y protegió a los responsables.

También se le imputa a Vides Casanova haber “ordenado o asistido” el asesinato del expresidente del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, Rodolfo Viera, y de los asesores estadounidenses Mark Pearlman y Michael Hammer. Esto ocurrió el 3 de enero de 1981 en el Hotel Sheraton (hoy Crowne Plaza) por guardias nacionales. Los asesinos eran parte de la seguridad personal del jefe de inteligencia de la Guardia, el teniente coronel Mario Denis Morán, y de su segundo, el teniente Isidro López Sibrián. Las investigaciones también determinaron la participación del capitán de la Guardia Roberto Ávila Ávila y del empresario Hans Christ.

En el caso de la masacre conocida como Las Hojas, en la cual más de 70 campesinos fueron asesinados en Sonsonate en febrero de 1983 por soldados del ejército, a Vides Casanova se le señala por haber encubierto a los responsables y no proceder para castigarlos. La masacre fue cometida dos meses antes de que Vides Casanova tomara posesión como ministro de Defensa, pero el juez Grim determinó que fue él quien, tras tomar posesión del cargo, evitó que se procesara a los responsables.

La sentencia incluye otros casos de asesinatos extrajudiciales y de torturas, de los cuales se responsabiliza al ex oficial salvadoreño.

La orden de deportación fue dada a conocer en agosto del año pasado, pero la sentencia íntegra del juez Grim fue hecha pública apenas el pasado miércoles, 10 de abril, en respuesta a una solicitud de acceso a la información hecha por el periódico The New York Times para conocer los detalles de las audiencias del juicio.

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.