Los privilegiados de San Luis de la Reina

  • Foto: Mauro Arias
    Epifania Gómez de Vásquez es la segunda suplente del concejo de San Luis de la Reina. Hace un par de años, ella era completamente analfabeta hasta que empezó a tomar clases que le imparte su propia hija. Epifania es la partera del cantón San Antonio, el más grande del municipio. Es literalmente la chamana del lugar. Sus vecinos la buscan para encontrar alivio para sus malestares y enfermedades. Es una activa organizadora de su comunidad. Por sus cualidades de liderazgo fue buscada por varios partidos para que trabajara con ellos. Es así que llegó a ser parte del poder local del gobernante FMLN.
  • Foto: Mauro Arias
    José Fermín Sorto Requeno es el alcalde de San Luis de la Reina por el partido FMLN. Él era simpatizante de Arena, "de corazón", como él mismo declara, pero los militantes del partido de izquierdas lo convencieron de participar con ellos en las elecciones de 2009. "Yo invertí de mi propio dinero para la campaña, para comprar gaseosas para las reuniones. Gracias a Dios gané", dice. Una de las armas que tuvieron sus contrincantes políticos fue resaltar el hecho de que no sabía leer ni escribir. Desde hace un par de años acude a la escuela de alfabetización ubicada en la casa de su concejala, Epifania Gómez. Cuando era más joven emigró a los Estados Unidos, donde ahorró dinero para comprar un camión y dedicarse al negocio del transporte. Aun como alcalde sigue trabajando como motorista de sus propios buses que conectan los poblados del norte de San Miguel.
  • Foto: Mauro Arias
    Pablo Edgardo Hernández es el párroco de San Luis de la Reina. Posa frente a la fachada de la parroquia, pintada por sus amigos del Grupo Maíz. Es originario de Candelaria, Cuscatlán, pero tiene 11 años de vivir en el municipio del norte de San Miguel. Es seguidor de la teología de la liberación y romerista. Bajo su iniciativa se han realizado varias obras que han intentado llevar desarrollo a los pobladores. Actualmente dirige una escuela de música a la que asisten 80 niños. Critica a los políticos del municipio por su falta de visión de futuro, falta de seguimiento a los programas sociales y despilfarro de dinero en compra de votos.
  • Foto: Mauro Arias
    José Candelario Nolasco fue alcalde de San Luis de la Reina desde 1988 hasta 1994. Empezó su trabajo en la municipalidad como policía municipal. Según él, ddurante la guerra civil nadie quería ser alcalde, pero aceptó el reto de competir por el partido Arena durante una borrachera. Se siente orgulloso se haber sido amenazado de muerte por la guerrilla y a la vez no haber renunciado a su cargo. Aprendió a leer y escribir gracias a la visión de su tutores, que lo mandaron a la escuela a pesar que "en aquellos tiempos" se creía en el campo que estudiar era un desperdicio de tiempo.
  • Foto: Mauro Arias
    Omar Posada es el juez de Paz de San Luis de la Reina. Cuando tomó posesión del cargo se encontró con empleados que no sabían utilizar un fax. El aparato permanecía nuevo en su caja porque nadie podía instalarlo. El notificador del juzgado era una persona que apenas sabía escribir y para mejorar su desempeño, lo obliga a hacer planas. Los casos más frecuentes que se ven en el juzgado son problemas de vecinos con los límites de los terrenos. La mayoría de propietarios no tienen escrituras de sus tierras, heredadas de generación en generación por palabra. El juez describe al pueblo como tranquilo, a pesar de que el año pasado un grupo de unos cinco maleantes locales entraron a una cervecería del pueblo. Cuando el propietario se negó a servirles más alcohol, estos lo violaron y asesinaron. Uno de los participantes del asesinato sirvió de testigo criteriado y los delincuentes están en prisión.
  • Foto: Mauro Arias
    José Antonio Márquez es el secretario municipal de San Luis de la Reina. Es una persona de confianza del alcalde y es su pariente político y amigo. Como uno de los tres profesionales universitarios en la alcaldía, es responsable incluso de las labores administrativas de la institución.
  • Foto: Mauro Arias
    Saúl Amaya es el único sociólogo del municipio. Está empleado en la alcaldía como promotor social. Su papel es ser el enlace entre la población organizada y el concejo municipal. Se queja de la actitud de la juventud del pueblo. El sueño de todos es cumplir 15 años y marchase a los Estados Unidos para poder comprarse un carro y una casa cuando regresen con ahorros. Es la máxima aspiración de superación.
  • Foto: Mauro Arias
    María de Jesús Vásquez es hija de la concejala Epifania Gómez. En el corredor de su casa se ha creado la escuela de alfabetización de adultos, promovida por la Iglesia de los Santos de los Últimos Días. María es bachiller y lleva dos años enseñando cada día el alfabeto a sus vecinos y parientes. Entre ellos, su propia madre y el alcalde municipal.
  • Foto: Mauro Arias
    Candelario Henríquez es agricultor que tiene dos años de asistir a la escuela de alfabetización en el cantón San Antonio. Dice que envidia cómo los niños pequeños aprenden rápido a escribir con mucha soltura. "De viejo cuesta más", confiesa, y a pesar de haber pasado a segundo grado, quiere repetirlo porque es consciente de no saber aún lo básico.
  • Foto: Mauro Arias
    María Victoria trabaja de cocinera en la parroquia junto al padre Edgardo Hernández. Su mayor deseo es poder leer el libro de canto en la iglesia.
  • Foto: Mauro Arias
    Noemí Gómez es prima de María Gómez, la maestra de la escuela de alfabetización de adultos que durante mucho tiempo la convenció de que siguiera estudiando. Ella cursó en su infancia hasta el segundo grado y es miembro de la iglesia Apóstoles y Profetas. 
  • Foto: Mauro Arias
    Marta Cabrera es habitante del cantón San Antonio, de San Luis de la Reina. Tuvo 16 hijos, de los cuales 10 están vivos. Nunca acudió a la escuela cuando era niña y ahora es una de las alumnas más disciplinadas de la escuela de alfabetización de adultos.
  • Foto: Mauro Arias
    Ana Gloria Rodríguez es tortillera y cocinera en el mercado municipal de San Luis de la Reina. Después de un largo trabajo de persuasión, accedió a mostrar su nivel de escritura y a ser retratada. Las instalaciones del mercado donde ella trabaja tienen pocos usuarios y están en mal estado pero para el alcalde y su concejo no es prioridad mejorarlo. La prioridad, dice, es engramar la cancha de fútbol municipal en este lugar donde el agua escasea. Varios alcaldes pasados engramaron la cancha antes de las elecciones para luego dejar morir el pasto.
  • Foto: Mauro Arias
    Manuel Pocasangre, de 98 años, es según varios habitantes -y él mismo- el hombre más viejo en el municipio. Trabajó para la alcaldía cuando era joven. Cuenta que el pueblo era un lugar muy aislado del mundo. Al pedirle si podía escribir su nombre y la importancia que tiene para él saber leer y escribir, dijo que ya solo puede escribir su firma porque lo hace de memoria. Su pulso y su vista ya no le permiten escribir.
Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.
Durante nuestra visita al municipio de San Luis de la Reina para investigar las razones y las consecuencias de su alto índice de analfabetismo, pedimos a varios de sus habitantes que nos escribieran de su puño y letra las razones que cada uno cree que hacen importante saber leer y escribir.
Publicada el 29 de Abril de 2013
Publicidad
RECOMENDACIONES

Los huesos que no enterró la amnistía

Daniel Valencia Caravantes, Mauro Arias

ESFoto 2013

ESFotoperidismo 2013