Regresar al inicio

Los sobresueldos ocultos del gabinete

Sergio Arauz
El Faro / Publicado el 31 de Marzo de 2013
Los últimos cuatro gobiernos han ocultado la remuneración real que reciben ministros, viceministros y otros ejecutivos que, aparte del sueldo nominal, reciben un complemento en efectivo -en billetes de 100 dólares- sobre el que no pagan impuesto de renta. No hay registro oficial público de cuánto ha gastado cada gobierno en estos sobresueldos que, en algunos casos, llegan a los 10,000 dólares mensuales.

“Mi secretaria me avisaba. Ella recibía una llamada de otra secretaria que le decía cuándo se podía pasar por el sobre. Por lo general era en los últimos días de cada mes. Era algo muy natural. Mi secretaria me decía: ʻya puede ir a Casa Presidencialʼ, y uno entendía qué significaba. Una vez en Casa Presidencial recuerdo que caminaba por un pasillo que llevaba a una pequeña sala de espera, donde un militar me atendía muy educadamente. Ahí esperaba sentado. A los minutos, aparecía un hombre de saco y corbata que me entregaba un sobre manila en el que estaban los billetes de 100 dólares.”

Llamadas de Casa Presidencial, despachos y sobres con dinero. El testimonio es de un funcionario que acepta haber recibido, desde que se unió al gabinete del presidente Mauricio Funes, un sobresueldo de 3 mil dólares mensuales en efectivo, fuera de su nómina y como complemento al sueldo que oficialmente le paga el Estado. Como él, otros 12 funcionarios y exfuncionarios de las últimas cuatro administraciones -entre ministros, viceministros, secretarios de la Presidencia y técnicos de Casa Presidencial- dieron su testimonio a El Faro sobre el sistema de pagos mensuales en efectivo en concepto de sobresueldo del Órgano Ejecutivo, del que ellos supieron porque recibieron la remuneración complementaria, o porque la negociaron para otros funcionarios. Todos ellos aseguran que esta práctica, que hasta hoy se ha mantenido en secreto, está vigente al menos desde el gobierno del presidente Armando Calderón Sol (1994-1999).

Según los testimonios de quienes aceptan haber recibido sobresueldos o de quienes fueron gestores, cada mandatario y cada administración han establecido diferentes mecanismos para realizar estos pagos fuera de la planilla oficial, aunque coinciden en que sí hay un registro escrito.

Al inicio, explican, la gratificación extra alcanzaba solo a ministros de máxima confianza del presidente o a ciertos funcionarios llegados desde el sector privado a quienes de otra manera era difícil convencer de que trabajaran en el Estado con sueldos muy inferiores a los que podían percibir en la empresa privada. Sin embargo, la práctica se ha ampliado en la última década a casi todo el gabinete.

La mayoría de las fuentes relatan cómo debían acudir mensualmente a recoger su pago y firmar un recibo en las instalaciones de Casa Presidencial, aunque algunos exministros que aparentemente tenían ciertas prerrogativas dicen que el sobre de papel manila -un detalle que se repite en todos los casos- lo recibían en sus oficinas y sin la necesidad de firmar ni un solo documento.

Los funcionarios del gobierno de Funes que admiten haberlo recibido coinciden también con los que lo hicieron durante las administraciones areneras en otro detalle: no pagan impuestos sobre ese ingreso y, de hecho, reciben la advertencia de la administración de que no pueden incluirlo en su declaración de renta. Además, la mayoría se ha acostumbrado a usarlo para cubrir sus gastos cotidianos, lo que les permite ahorrar el sueldo nominal y público que obtienen. Por lo general, y debido a que es una remuneración supuestamente oculta a los ojos de Hacienda, lo administran al margen del sistema bancario.

De los cuatro jefes del Ejecutivo que, según las fuentes consultadas, autorizaron este tipo de pagos, El Faro solo logró una declaración al respecto del expresidente Calderón Sol, que admite implícitamente la práctica y señala el aumento, en los últimos gobiernos, del monto total destinado a esos pagos: “Mire, yo celebro que haga esa investigación (sobre los sobresueldos) que quiere hacer”, dijo, cuando este periódico le pidió vía telefónica una entrevista para hablar del tema. Luego sugirió que el Ministerio de Hacienda tiene información al respecto: “Yo no le puedo decir nada, pero le invito a que pida en el Ministerio de Hacienda esa información y haga una comparación entre todos los gobiernos. En serio, le haría un bien al país."

Un exfuncionario de máximo nivel del expresidente Antonio Saca y que aún es parte de su círculo más cercano -ahora como candidato a la presidencia para 2014-2019, reconoce haber recibido ese tipo de pagos fuera de planilla durante sus cinco años de gestión (2004-2009). Según él, el pago de sobresueldos era una práctica heredada del anterior presidente, Francisco Flores (1999-2004), y fue común en el gobierno de Saca.

Este exfuncionario asegura que aquella acusación sobre la supuesta apropiación ilegal de 219 millones de dólares durante la administración Saca en realidad carece de fundamento y gran parte del destino de esos fondos puede explicarse en el pago de sobresueldos a funcionarios. A finales de 2009, cuando el partido Arena rompió con Saca, vinculó a este con actos de corrupción y lo relacionó con los más de 200 millones de dólares cuyo destino supuestamente no se documentó. Este señalamiento lo hicieron los dirigentes areneros a pesar de que la Corte de Cuentas de la República dictaminó que la presidencia de Saca estaba libre de responsabilidades.

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.