Regresar al inicio

Asia oriental

Crece la retórica de guerra de Corea del Norte hacia el Sur

AFP / El Faro
El Faro / Publicado el 29 de Marzo de 2013
Las Coreas firmaron un armisticio, no un tratado de paz, en 1953 para dar fin a una guerra de tres años. Desde entonces, ambas naciones viven en un estado ni de guerra ni de paz el cual se tensiona cada vez que alguna de las dos naciones hace demostraciones de fuerza como ha ocurrido en las últimas horas. Varios medios de comunicación alrededor del globo han salido al paso para matizar la ola de rumores sobre la supuesta declaración de guerra de Corea del Norte y han explicado que todo ha sido un error de traducción.

Pyongyang, COREA DEL NORTE. Corea del Norte anunció este sábado que estaba en "estado de guerra" con Corea del Sur y que negociaría cualquier asunto intercoreano sobre esta base pero la seriedad de dichas afirmaciones han sido matizadas de inmediato por diversas voces alrededor del globo quienes califican las amenazas del régimen de Pyongyang como mensajes sin mucha trascendencia. “La retórica no ha escalado significativamente en el último año, pero el lanzamiento del misil de largo alcance por parte de Corea del Norte y también la prueba nuclear han prestado a la vieja retórica una renovada fuerza”, dijo al New York Times B.R. Myers, un especialista en el conflicto coreano.

Mientras la consternación parece crecer en el mundo al grado de que varios gobiernos -incluyendo el salvadoreño- se han mostrado preocupados desde la publicación de noticias sobre el estado de guerra entre las Coreas, el propio gobierno surcoreano ha aclarado que las amenazas de su vecino del norte no son nada nuevas. “No es una nueva amenaza, sino que forma parte de una serie de sucesivas amenazas incitantes", ha dicho el Ministerio de Unificación, según una publicación del Huffington Post. 

Una cronología del conflicto, publicada por el diario El Mundo de España, muestra que las tensiones han mantenido un tono similar durante muchos años aunque acompañadas por pequeñas acciones. En las últimas horas, tanto Seúl como Washington han calificado las amenazas de Corea del Norte como un nuevo capítulo de bravuconería aunque han tomado las precauciones de vigilancia. 

Los entendidos en la materia explican que la tensión en ambos países no ha permeado la capa de la realidad y se ha quedado en el nivel de la retórica. "Corea del Norte tiene una larga historia de retórica belicosa y amenazas y el anuncio de hoy sigue ese patrón familiar", señaló la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Caitlin Hayden.

Pero lo que no ocupaba mucho espacio en las notas de seguimiento era que, en realidad, cualquier acción militar por parte de una de las dos naciones se daría solo si la contraparte atacaba primero. En otras palabras, nadie está pensando en atacar... a menos que sea como reacción a una afrenta que venga del otro lado de la frontera. 

“Debemos tener en mente que Corea del Norte y del Sur no se están dedicando a vender sus amenazas hacia su enemigo si no más bien que están fanfarroneando de cómo tomarían represalias de ser atacados”, explica Myers en un artículo titulado por el NY Times como “Preguntas para un experto en propaganda de Corea del Norte”. La impresión de este especialista, según explica en el artículo, es que la prensa internacional está distorsionando la realidad de alguna manera mediante la simple publicación de la segunda mitad de esas frases condicionales.

En un cable emitido por el régimen de Pyongyang el viernes, el tono beligerante era evidente y era eso lo que precisamente recogieron muchas agencias de prensa. "A partir de ahora, las relaciones intercoreanas están en estado de guerra y todos los asuntos entre ambas Coreas se tratarán de acuerdo a un protocolo adaptado a la guerra", declaraba Corea del Norte pero tras esa declaración de Kim Jong Un, líder norcoreano, la capital del sur, Seúl, informaba que todo transcurría con normalidad en la zona fronteriza y que no se había detectado movimientos en el Norte a pesar de sus amenazas. El analista Robert Marquand, citado por el Huffington Post, señalaba que esas amenazas “son creadas por Pyongyang para generar olas y hacer creer que los norcoreanos creen que su mundo es el centro del universo”.

La oleada de noticias sobre la supuesta entrada a situación de guerra surgió a raíz del comunicado de la agencia portavoz del gobierno norcoreano, KCNA, y fue traducido entre otros medios por la agencia oficial surcoreana: “Desde este momento -citaba la agencia Yonhap, del sur-, las relaciones entre el Norte y el Sur entrarán en estado de guerra y todas las cuestiones entre ambos países serán abordadas de acuerdo con las leyes que regulan el tiempo de guerra”. Pero según la agencia de noticias Rusa, RIA Novosti, esa declaración norcoreana también enfatizaba que el régimen solo respondería en caso si son atacados.

Técnicamente, las dos Coreas siguen en guerra desde el fin de la Guerra de Corea (1950-53), que terminó con un armisticio y no con un tratado de paz.

Corea del Norte anunció este mes que iba a anular el armisticio y otros tratados bilaterales de paz firmados con Seúl en protesta por las maniobras militares conjuntas de Corea del Sur y Estados Unidos.

La anulación del alto el fuego abre teóricamente el camino para una reanudación de las hostilidades, pero según los observadores, esta no es la primera vez que Corea del Norte anuncia el fin del armisticio.

El armisticio fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y, a la vez, la ONU y Corea del Sur han rechazado una retirada unilateral de ese acuerdo por parte del Norte.

El comunicado del sábado también advierte que cualquier provocación militar cerca de las fronteras terrestres o marítimas entre Corea del Norte y Corea del Sur acarrearía "un conflicto en gran escala y una guerra nuclear".

© Agence France-Presse

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.