Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • 0
  • 107

Política

La marcha de los sindicatos es aplaudida por... ¿Arena?

Fotos: Fred Ramos / Texto: Fatima Peña

Este jueves 29 de septiembre alrededor de 15 sindicatos de trabajadores de los ministerios de Salud y Educación, empresas de seguridad privada y Policía Nacional Civil marcharon desde la plaza Gerardo Barrios hasta la Asamblea Legislativa para reclamar derechos laborales. 

Los empleados de salud marcharon para que se incluya el escalafón para su rubro en el presupuesto de la nación 2017. Los empleados del Ministerio de Educación pidieron un aumento salarial. El Movimiento de los Trabajadores de la Policía se unió a la protesta para exigir la entrega del bono de alimentación a los miembros de la PNC. Los miembros del sindicato de trabajadores del gremio de seguridad privada marcharon no para exigir un escalafón o por un aumento salarial, sino para demandar turnos de ocho horas diarias y no de 24. Las asociaciones de veteranos de guerra también se unieron a la marcha de los maestros, empleados de salud y policías.

Mientras todos los sindicatos y movimientos de trabajadores marchaban hacia a la Asamblea, gritaban consignas en contra del partido Arena y del FMLN. “Rojitos y tricolores igual de estafadores” decían los miembros del sindicato del Hospital Nacional Zacamil. Alcides Gómez, presidente del Sindicato de Médicos del Hospital Rosales, comentaba a los periodistas que “nunca antes habían desfilado tantos sectores con un mismo fin: maestros, seguridad, salud”. Gómez dijo que la protesta de este 29 de septiembre era una manera de pedirle al gobierno que respete las leyes y los trabajadores. La Ley del Escalafón para empleados del Ministerio de Salud está vigente desde 1994 y los sindicatos la consideran como una victoria.

Al llegar a la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, Alejandrina Castro, Ricardo Velásquez Parker, Silvia Ostorga, Orlando Cabrera Candray y René Portillo Cuadro conversaron con algunos representantes de los sindicatos y de los veteranos de guerra. El curioso recibimiento fue una sorpresa, sobre todo porque durante sus 20 años en el poder (1989-2009) el partido de derechas criminalizó las protestas, las marchas y ofuscó a los sindicatos. Pero esta vez incluso el diputado Portillo Cuadra tomó un micrófono y se unió a las arengas, diciéndoles que Arena apoyaba sus demandas y no perdió oportunidad para recalcar que la marcha de estos sectores se debía a las “políticas erradas” del gobierno. Quijano también señaló ante los medios que en el presupuesto de 2017 no está incluido el escalafón ni el subsidio al transporte. Algunos manifestantes empezaron a reclamar la presencia de diputados del Frente. Los acusaban de cobardes por no llegar a recibirlos.

Cuando los representantes de los manifestantes por fin lograron pasar la barrera de la UMO, fueron recibidos y acuerpados por los diputados de Arena, quienes los llevaron hasta la entrada de la Asamblea, mientras gritaban consignas en apoyo a los trabajadores . En un exceso de cortesía, Norman Quijano incluso pidió a la seguridad de la Asamblea que no registrara el ingreso de los sindicalistas porque “nosotros nos hacemos responsables”. Los diputados de Arena dejaron pasar a los sindicalistas, les tendían la mano, y Quijano decia: “ahora estamos con ustedes”.

x