Regresar al inicio

Los aliados de Saca pretenden una carrera de relevos con Funes hasta 2024

Sergio Arauz
El Faro / Publicado el 11 de Febrero de 2013
El plan de los aliados del expresidente Antonio Saca pasa por fusionar su nombre al de su sucesor, de tal manera que el gobierno de uno parezca el seguimiento del otro. Los dirigentes de Gana, PCN y PDC hablan de construir para 2014 una alianza comprometida a dar seguimiento a los programas sociales de Funes, quien bien podría pensar en buscar su propia reelección en 2019 para dar continuidad a un eventual segundo quinquenio de Saca.

Foto de visita que hizo en 2009 el recién ganador de las elecciones, Mauricio Funes, al entonces presidente Antonio Saca en Casa Presidencial. Foto Archivo El Faro

Foto de visita que hizo en 2009 el recién ganador de las elecciones, Mauricio Funes, al entonces presidente Antonio Saca en Casa Presidencial. Foto Archivo El Faro

El inminente lanzamiento del expresidente Antonio Saca como candidato presidencial para 2014 será el primer punto en la ejecución de un plan que pasa por fichar a funcionarios afiliados al partido Arena y a algunos del gabinete de Mauricio Funes, y realizar una campaña electoral que haga ver las últimas dos gestiones presidenciales como eslabones de una cadena que garantiza seguimiento a programas sociales y que requiere un tercer quinquenio.

El discurso que pretenden construir los políticos de los partidos Gana, PCN y PDC alrededor de la candidatura de Saca converge con el de un presidente Mauricio Funes que tiene casi un año de venir pidiendo a los salvadoreños que, en 2014, voten por aquel candidato que garantice defender los cambios hechos durante esta administración.

Una de las tácticas previstas por el movimiento de organizaciones que abrazan la postulación de Saca es convencer a los ciudadanos de que el exgobernante y sus aliados constituyen una solución alternativa electoral a la que puedan ofrecer los partidos mayoritarios Arena y FMLN, que han ganado las últimas cinco elecciones presidenciales. Si Saca ganara la presidencia con la promesa de continuar y ampliar los programas sociales de la gestión actual, Funes podría cerrar el ciclo que rompa con el modelo de partidos y tome la estafeta en las presidenciales de 2019 en una carrera de relevos no vista desde hace un siglo. Esos son las cuentas que están haciendo los cerebros saquistas.

Nelson Guardado es el jefe de la bancada de Gana y diputado por Chalatenango. Guardado es uno de los dos dirigentes de Gana que preparan los detalles de la alianza que relaciona el nombre de Funes y Saca como solución electoral: "Es una etapa la de los últimos dos presidentes. Saca y Funes son los que más han hecho por combatir la pobreza, por mejorar la calidad de vida de gente menos favorecida, mejorar seguridad social..."

El mismo expresidente Saca lo dijo en su primer acto público de este año, el 25 de enero, cuando dio su primer salto en la oficialización de su candidatura: “Existen muchos programas sociales que hizo el presidente Saca y hay otros programas sociales que hizo el presidente Funes y que los está desarrollando", comentó el exmandatario, con su acostumbrado uso de la tercera persona para referirse a sí mismo.

El mapa de esta ruta empezó a dibujarse desde finales del año pasado. Después de mantener su nombre en la agenda pública como posible candidato prácticamente desde cuando dejó el cargo en 2009, Saca hizo movimientos precisos en el último semestre de 2012, al reunirse con dirigentes de los partidos de derecha -excepto Arena- para discutir las condiciones de su eventual postulación. En diciembre llegó a decir a los periodistas que las posibilidades de que sea candidato en 2014 eran del 200 %. Para finales de año la discusión estaba en que Saca insistía en ser el candidato de un movimiento llamado Unidad.

Unidad es una idea que ya tiene propuesta de bandera para adornar la boleta electoral y que ya ha sido medida en encuestas con las que hace cálculos el expresidente. Aunque en la negociación esa bandera aún no está acordada, los aliados de Saca ya preparan los detalles del lanzamiento oficial.

En este acto esperan la asistencia de algunos areneros de gran peso, como Francisco Laínez, excanciller del gobierno de Saca, ex precandidato presidencial de Arena en 2007, y ex vicepresidente de organización de Arena. Esperan también que algunos alcaldes areneros se unan al plan de Saca. En la bancada legislativa de Arena, los diputados parecen estar resignados a sufrir otra oleada de tránsfugas, la tercera en poco más de tres años: estiman que habría una emigración mínima de 10 alcaldes y una máxima de 50.

El presidente Mauricio Funes, quien en su asunción el 1 de junio de 2009 lanzó un discurso con intensas críticas a la corrupción de las administraciones anteriores, reaccionó con tibieza a la iniciativa de Saca el año pasado. “Una candidatura del expresidente Saca cambia el espectro político nacional; para comenzar, con que exista una tercera opción eso ya abre la posibilidad para que los resultados no se definan en una primera vuelta, comparto con el ex presidente cuando él dice que su candidatura podría dar lugar a una segunda vuelta”, fue la valoración que hizo. No habló de peligros de corrupción ni nada parecido.

A partir de lo que este periódico ha conversado con los dirigentes políticos que preparan la Unidad, se puede decir que lo que está o ha estado en la mesa de negociación es la definición de cómo presentarse ante el electorado -como una sola organización que deje en segundo plano la identidad de cada partido, o como varias organizaciones tras el mismo objetivo-, cuáles serán los mensajes de campaña y quiénes integrarán los equipos de campaña.

En cuanto al discurso, las voces de los dirigentes de Gana, PCN y PDC coinciden en que debe ir tras esta idea: los adversarios de los salvadoreños son los partidos políticos mayoritarios Arena y FMLN, y la herramienta para convencer a los votantes es construir un dueto formado por los últimos dos presidentes de El Salvador, Saca y Funes.

Guardado destaca la importancia del presidente Mauricio Funes para el proyecto detrás de Saca. "Funes y Saca son los dos mejores presidentes que ha tenido el país", dice. En esto coincide plenamente la voz del secretario general del PCN, Manuel Rodríguez: "Tenemos que defender los logros sociales que se hicieron durante la gestión del presidente Saca y los que se hicieron durante esta gestión."

Entre la diversidad de fuentes de El Faro para este reportaje -la mayoría diputados-, muchas mencionan el interés en reclutar para la candidatura a la vicepresidencia no solo al excanciller Laínez, sino también al ministro de Seguridad actual, general David Munguía Payés. "Hemos escuchado de eso", dice, en referencia al militar retirado, "y también de gente que estuvo en Arena, uno fue vicepresidente organización", añade, en referencia a Laínez, "y hemos escuchado de otras personas también, pero no puedo decirle más, no es el momento", comenta el secretario general del PCN.

Al ser consultado por El Faro, Laínez responde que no puede negar o afirmar nada porque nadie le ha ofrecido nada. "No puedo emitir ni una opinión. He escuchado que se mencionan nombres, pero nadie se me ha acercado para plantearme tal cosa. Sería irresponsable hacer declaraciones si nadie me ha ofrecido nada."

El Faro consultó este tema con el general y ministro de Seguridad a mediados del año pasado. Entonces aseguró que su nombre lo han ventilado en algunos partidos, pero que ninguno le había ofrecido nada. El general que pasó a retiro justo a tiempo para evitar una inhabilitación constitucional a los aspirantes a la presidencia está a la espera, y se imagina un vicepresidente a la cabeza de un ministerio o como asesor principal del presidente. Dice no ser de izquierda, y cree que en 2014 solo Arena, FMLN y Gana serán protagonistas.

No enojar a Arena

Antonio Almendáriz es diputado por el PCN y dirigente de este partido, que en las elecciones pasadas tuvo que competir con una bandera distinta a la tradicional debido a una sentencia que lo declaró extinto. Concertación Nacional es el nombre con el que se inscribieron en el Tribunal Supremo Electoral. La bandera de CN era una simulación de la bandera original del Partido de Conciliación Nacional, ese que nació en 1961 y gobernó hasta 1979. En las próximas elecciones presidenciales, Concertación Nacional le va a agregar la P a sus siglas y volverá a llamarse PCN: Partido de Concertación Nacional, mismas letras, casi la misma gente y una palabra de diferencia.

Este PCN, que ya no tiene a Ciro Cruz Zepeda como principal dirigente, ha creado una comisión de tres miembros para negociar la coalición con Saca: Antonio Almendáriz, Francisco Merino y Manuel Rodríguez.

Almendáriz asegura que ellos han empezado a negociar una coalición en la que prefieren ir con banderas separadas. Sin embargo, dice, no es un punto de honor. "Se está haciendo un estudio serio, a partir de ese estudio es que se determinará qué es mejor, si ir con banderas separadas o ir con una sola bandera", agrega Rodríguez.

¿Y por qué no buscar una alianza con Arena, con la que tradicionalmente han ido aliados? "Arena es el pariente rico de la derecha, nosotros antes íbamos con Arena porque no había otra opción de derecha, ahora hay otra", dice Almandáriz.

En el PCN la discusión sobre la sociedad con el expresidente Saca ya terminó. La bancada legislativa decidió aliarse, pese a que hay voces de algunos diputados que no parecen muy contentos. Uno de ellas es Mario Ponce, diputado que públicamente expresó su rechazo a la iniciativa de una reforma que impulsan Gana y PDC de incluir el retrato de los candidatos presidenciales en la papeleta. "Eso es una payasada", sentenció. Ponce se negó a dar su opinión sobre la coalición electoral que negocia su partido. "Yo de ese tema no hablo, no estoy autorizado", dijo, a pesar de que es uno de los dirigentes nacionales.

Tanto en el PCN como en el PDC existe la idea de que Arena los trataba con cierto menosprecio yque nunca los tomó en serio como aliados. En este escenario electoral, creen, tienen la ventaja de promocionar a través de sus estructuras partidarias un candidato con posibilidades de entusiasmar. "Ahora somos socios, antes, con Arena, ni en cuenta nos tomaban. Es que mire, Arena nos menospreció", dice Almendáriz.

Manuel Rodríguez explica que todo lo que se negocie en esta alianza quedará plasmado en un protocolo que establecerá qué ganará cada quién, cómo participarán. Rodríguez, eso sí, advierte que no quieren problemas con Arena: "Tenemos que hacer una campaña amistosa, no insultante, evitar la parte de señalamientos con partidos políticos que tengan afinidad con la ideología que nosotros tenemos." Para este pecenista es importante mantener una relación armoniosa con Arena para, en caso de segunda vuelta, buscar una alianza.

El trabajo de todos estos dirigentes, hasta la fecha, sin embargo, se centra en asistir a mesas de trabajo que afinen un documento, una especie de contrado de la sociedad. Para los dirigentes del PCN y PDC es importante.

Al hablar de cuánto capital aportará cada uno en esa sociedad, los políticos entrevistados hablan de pobreza de recursos. Rodríguez, del PCN, dice que el único dinero del que puede hablar para hace campaña es el adelanto de deuda política que equivale a un poco más de 50 mil dólares.

¿Cuánto dinero tienen pensado gastar? ¿Cuánto podrá cada partido? Extraoficialmente, la apuesta es vender el nombre de Tony Saca para conseguir el apoyo de algunos empresarios para la campaña. Sin embargo, las voces oficiales hablan de carencias de fondos.

"La campaña recién pasada fue con base en bolsillos propios, cada amigo nos prestaba un carro, nos regalaba hojas volantes, no fue del gran capital, de ellos me sobran los cinco dedos de la mano. No contamos con nada. 57 mil dólares para cada uno le podría decir. En 2009 Gana, PDC y PCN no participaron. Ese es el monto de anticipo de deuda política", comenta Rodríguez.

Guardado, el diputado de Gana, usa un discurso similar: "Mire, tenemos personas que pueden hacer campaña, se necesita salir a la calle a vender a Tony Saca como presidente, no se necesita más que personas, no dinero. Nosotros no contamos con recursos millonarios", dice Guardado. Lo que está en discusión no solo es la forma en qué van a competir, ni el dinero para competir, también deben ponerse de acuerdo en quién de los partidos se llevara el magistrado del Tribunal Supremo Electoral al que tienen derecho los tres partidos que saquen el mayor número de votos en una contienda presidencial.

Lo que sí tienen claro es un trayecto en el que Saca fue el primer eslabón entre 2004 y 2009, Funes el segundo, y Saca sería el tercero de 2014 a 2019. "Los dos grandes partidos le han fallado a la clase media y ahí entra la figura del expresidente Saca", dice. "En el caso de Funes, a la larga va a terminar con una gran popularidad, similar a la que tiene el expresidnete Saca. Incluso está la posiblidad de que quiera volver en 2019", dice Guardado.

Para el lanzamiento, previsto para finales de febrero o, en el más lejano de lo casos, inicios de marzo, prepara la lectura de una carta a la nación. Ese acto, previsto como multitudinario, se pretende que sirva para meter el nombre Saca en las encuestas del primer trimestre como candidato, aunque la verdad es que el expresidente nunca ha salido de ellas.

El Faro ha tramitado una entrevista con el expresidente desde hace dos semanas, pero hasta el cierre de este reportaje no había respondido la solicitud.

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.