Regresar al inicio

Supremo venezolano avala continuidad de Chávez aunque no pueda asumir este jueves

AFP
El Faro / Publicado el 9 de Enero de 2013
Este 10 de enero, en el inicio del cuarto mandato de Hugo Chávez, será el vicepresidente Nicolás Maduro quien asuma las riendas del poder, después de que el máximo tribunal de justicia venezolano dijo que las circunstancias permiten la "continuidad" del gobierno, a pesar de que el gobernante reelecto en octubre pasado no puede estar en la toma de posesión por su tratamiento contra el cáncer en La Habana.
Caracas, enero 9. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) avaló este miércoles la continuidad en sus funciones del gobierno venezolano, aunque el presidente Hugo Chávez no jure este jueves ante la Asamblea Nacional y lo haga posteriormente ante ese tribunal, decidiendo así una controversia constitucional entre el oficialismo y la oposición.

Los siete jueces de la mesa constitucional del TSJ consideraron que "el poder Ejecutivo constituido (...) seguirá ejerciendo cabalmente sus funciones con fundamento en el principio de la continuidad administrativa".

Por lo tanto, el vicepresidente Nicolás Maduro, designado por Chávez como su heredero político, seguirá en funciones, así como el resto del gabinete.

El líder opositor Henrique Capriles, que el martes había pedido al Tribunal que diera una respuesta al "conflicto constitucional", aceptó la decisión del TSJ. "Ya tienen una sentencia, ahí hay una interpretación que hizo el Tribunal Supremo; se acabaron las excusas, señor (vicepresidente Nicolás) Maduro: ahora le toca a usted asumir la responsabilidad del cargo que ocupa y gobernar", declaró Capriles, quien reconoció el carácter vinculante de la sentencia.

Capriles había argumentado que el 10 de enero "termina un período constitucional y comienza uno nuevo" y que "el pueblo no votó por Nicolás Maduro" ni "por los ministros, sino por el presidente de la República".

De su lado, la diputada Vestalia Sampedro afirmó que se trata de "una sentencia que es política, no una sentencia apegada a la acción jurídica" por lo que "lamentablembente se ve que no existe indepedendencia de poderes en nuestro país", según dijo en una reacción preliminar a nombre de la coalición opositora MUD.

La presidenta del TSJ, Luisa Estella Morales, dijo, sin embargo, al leer el dictamen de la Sala Constitucional, que "a pesar de que el 10 de enero se inicia un nuevo período constitucional, no es necesaria una nueva toma de posesión (de Chávez, reelecto el 7 de octubre) por no existir interrupción en el ejercicio del cargo".

Reiteró que Chávez podrá jurar "en ocasión posterior ante el TSJ" y aseguró que "no se han dado las circunstancias para que se dé la falta temporal", como pide la oposición.

La falta temporal del presidente, que puede extenderse seis meses y puede llevar a la falta absoluta y la convocatoria de elecciones, debe ser "expresamente solicitada a través de un decreto" por el propio Chávez, agregó Morales.

La magistrada descartó que Chávez deba delegar temporalmente el poder al presidente de la Asamblea Nacional e indicó también que "no existen méritos para la convocatoria de una junta médica" que evalúe si su estado de salud permite al mandatario ejercer la presidencia, ambos reclamos solicitados por la oposición.

Según el último reporte médico difundido el lunes por el gobierno, el mandatario se "encuentra en una situación estacionaria" de la insuficiencia respiratoria que sufrió, tras la cirugía contra el cáncer a la que fue sometido el 11 de diciembre.

El jueves se cumplirá un mes desde que Chávez partió a La Habana para operarse, y desde entonces los venezolanos no han visto imágenes suyas ni han oído palabras suyas, si bien durante 14 años corridos fue una presencia casi cotidiana en la pantalla de sus televisores.

"No hay absolutamente ninguna sorpresa en la decisión del TSJ", reaccionó en Twitter el analista político Luis Vicente León, quien recuerda que el máximo tribunal, controlado por magistrados cercanos al chavismo, ha emitido un solo fallo contra el gobierno desde 2003.

Antes de partir a Cuba a operarse, Chávez delegó poderes limitados a Maduro, dijo que si quedaba inhabilitado para gobernar su delfín asumiría la presidencia temporal hasta el fin del mandato, el 10 de enero, y que sería además el candidato del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las presidenciales que deberían celebrarse en 30 días.

Maduro, un ex sindicalista del metro de Caracas, ya avisó días atrás que seguiría en su cargo más allá del 10 de enero, incluso si el mandatario no podía asumir ese día ante la Asamblea Nacional como fija la Constitución.

Tras varias semanas de suspenso, el gobierno confirmó el martes que Chávez no podrá asistir el jueves a la toma de posesión porque su proceso de recuperación se extenderá más allá de esa fecha y lo hará más adelante ante el TSJ.

La Asamblea votó un permiso al mandatario para seguir ausente del país.

En apoyo a Chávez, el gobierno hizo un llamado a una gran manifestación el jueves frente al palacio de Miraflores, a la que asistirán varios presidentes y personalidades de la región.

En un masivo acto con los trabajadores de la PDVSA, el ministro de Petróleo y presidente de la estatal petrolera, Rafael Ramírez, reiteró el llamado a la concentración entre gritos de "¡Todos somos Chávez!".

El presidente de Uruguay, José Mujica, fue recibido por Maduro en el aeropuerto de Maiquetía, que sirve a Caracas. También llegó el vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, Miguel Díaz Canel.

También se espera la presencia de los presidentes de Bolivia y Nicaragua, Evo Morales y Daniel Ortega. Según la cadena regional Telesur, el presidente de Haití, Michel Martelly, también viajará a Caracas.

Varios de los líderes y representantes presentes el jueves en Caracas participan también este miércoles en una reunión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y de Petrocaribe, un convenio de venta de petróleo venezolano en condiciones crediticias preferenciales a varios países del Caribe.

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, debe visitar el jueves La Habana y el presidente peruano, Ollanta Humala, pidió permiso al Congreso para viajar a la capital cubana entre el 11 y 12 de enero.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que una ausencia de Chávez en la presidencia sería un "golpe" para la región, pero anotó que el proceso político que éste lidera en Latinoamérica debe continuar.

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.