Regresar al inicio

México

Violentas protestas tiñen juramentación de presidente electo Peña Nieto

AFP / El Faro
El Faro / Publicado el 1 de Diciembre de 2012
Al menos 20 heridos dejaron los enfrentamientos entre policías y protestantes del movimiento #YoSoy132 en las afueras de la sede legislativa donde el presidente electo, Enrique Peña Nieto, tomó posesión de su cargo para dirigir las riendas de México en los próximos seis años.

MÉXICO, (AFP). La asunción de Enrique Peña Nieto como nuevo presidente de México se vio afectada por protestas de legisladores al interior de la Cámara de Diputados y choques entre policías y manifestantes armados con bombas Molotov y petardos afuera de la sede legislativa, con saldo de al menos 16 heridos, uno de gravedad, según confirmaron la cadena de noticias televisiva CNNMéxico y la periodista Carmen Aristegui

"No esperábamos algo tan violento", comentó a la AFP uno de los cerca de 200 uniformados que rodeaban el Palacio Legislativo, donde la policía federal instaló desde hace días vallas metálicas de unos tres metros de altura, que se convirtieron en auténticos muros de humo y fuego.

Al menos cinco uniformados resultaron heridos: uno resultó lesionado en el rostro por una pedrada, dos por una bomba incendiaria, y otros dos por los mismos gases lacrimógenos que lanzaron para repeler a los manifestantes, entre los cuales hay al menos un herido.

La sesión, citada para las 9 de la mañana (16 horas GMT), inició con unos 45 minutos de retraso y en medio de expresiones de protesta de legisladores. "Ha concluido un gobierno espurio y comienza la pesadilla de la imposición, la ilegitimidad, inicia la restaurtación, la vuelta al pasado", dijo el diputado de izquierda Ricardo Monreal en el recinto legislativo.

Diversas organizaciones críticas del nuevo poder, entre ellas el movimiento estudiantil #YoSoy132, organizaron manifestaciones en la capital y otras ciudades.

Una de ellas se realizará en la emblemática estatua del Ángel de la Independencia, encabezada por el líder de izquierda Andrés Manuel López Obrador, que perdió las dos últimas elecciones y quien acusa a Peña Nieto de haber comprado millones de votos para llegar a la presidencia, pese a que esas denuncias fueron desestimadas por el Tribunal Electoral.

Se prevé que el flamante presidente ingrese a la ceremonia oficial de toma de poder por la puerta principal del Palacio Legislativo, después de que los legisladores de cada grupo parlamentario hagan un pronunciamiento que ninguno de los presidentes, ni el entrante ni el saliente, escuchará.

Peña Nieto, un abogado de 46 años con imagen de galán que dice representar a una nueva generación del Partido Revolucionario Institucional (PRI, que gobernó con mano dura México entre 1929 y 2000, se trasladará posteriormente al histórico Palacio Nacional, en la plaza del Zócalo del centro capitalino, para dar su primer discurso.

A los actos asistirán Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos (en representación del presidente Barack Obama) y el príncipe Felipe de España.

También estarán el gobernador general de Canadá y los presidentes de Costa Rica, Honduras, Colombia, Panamá, Nicaragua, Guatemala y Perú, así como el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Una toma de poder previa y simbólica

En la madrugada, el presidente saliente, Felipe Calderón, entregó el mando a Peña Nieto en una ceremonia simbólica y luego tomaron posesión los miembros del nuevo gabinete de Seguridad, con lo que se buscó evitar una ausencia de poder mientras el flamante mandatario realiza la juramentación.

"Hoy comienzo a ejercer el honroso cargo de presidente" de México, expresó Peña Nieto al concluir el acto solemne que duró cinco minutos, y en el que ambos presidentes estrecharon manos pero no cruzaron palabra.

El juramento como nuevo presidente inició con protestas de los partidos de izquierda en contra del nuevo mandatario y del saliente.

Una manta de color negro y con varias cruces y la leyenda "México de luto" fue colocada en el salón de sesiones del Congreso, donde diputados y senadores esperaban la llegada de Calderón y Peña Nieto para la ceremonia constitucional de traspaso de poder, que se desarroolaba en medio de reclamos.

"Ha concluído un gobierno espurio y comienza la pesadilla de la imposición, la ilegitimidad, inicia la restauración, la vuelta al pasado", dijo el diputado Ricardo Monreal, de Movimiento Ciudadano y que fue jefe de campaña de Andrés López Obrador, el candidato de izquierda derrotado en los comicios del 1 de julio.

"Visto de blanco con un moño negro en señal de luto por los miles de mexicanos asesinados enel gobierno de Calderón (...). El gobierno que hoy inicia es ilegítimo de origen, no ganó la elección, la compró", dijo en la sesión el diputado del PT Ricardo Cantú.

El Partido del Trabajo (PT), el Movimiento Ciudadano y un sector del Partido de la Revolución Democrática (PRD) acusan a Peña Nieto (38,3% del voto) de comprar al menos cinco millones de votos, deuncias que fueron desestimadas por el Tribunal Electoral. López Obrador sumó 31,7% de los sufragios.

El gabinete de Seguridad de Peña Nieto está encabezado por Miguel Ángel Osorio Chong, al frente de la Secretaría de Gobernación (Interior); el general Salvador Cienfuegos en Defensa Nacional; y el almirante Vidal Francisco Soberón en la Secretaría de Marina.

Además, juramentó Manuel Mondragón, quien encabezará temporalmente la cartera de Seguridad Pública, de la cual depende la Policía Federal, y que, de aprobarse una reforma que Peña Nieto envió al Congreso, será fusionada con Gobernación. Mondragón fue nombrado subsecretario de Seguridad Pública y Planeación Institucional.

Peña Nieto, quien había prometido integrar un gabinete "incluyente" como una forma de desligar al PRI de su pasado autoritario y hegemónico, designó a tres independientes en el gabinete (Política Social, Seguridad Pública y Relaciones Exteriores), pero reservó para sus allegados secretarías clave, como las que dirigirán la lucha contra el crimen organizado y la economía.

México está sumergido en una ola de violencia que ha dejado decenas de miles de muertos y desaparecidos como consecuencia de las pugnas entre cárteles de droga que se disputan las rutas hacia Estados Unidos y la guerra que Calderón inició en 2006 para combatirlos.

La ceremonia realizada la madrugada de este sábado se asemeja a la que protagonizó en 2006 Calderón, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), cuando recibió el mando del también panista Vicente Fox, en medio de un ambiente político extremadamente sensible por la negativa de la izquierda a aceptar los resultados electorales.

Sin embargo, a diferencia de este sábado, en aquella ocasión la ceremonia se celebró en la casa presidencial de Los Pinos, sin la presencia de los dos gabinetes -el entrante y el saliente-, y se entregó el bando presidencial, en vez de una bandera nacional.

Lea más: 

Peña Nieto incorpora a independientes en su gabinete

Video: 

Enfrentamientos en San Lázaro antes de la toma de posesión (Tomado de Aristegui Noticias).

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.