Regresar al inicio

Ni Estados Unidos ni Argentina

Mauricio Silva
El Faro / Publicado el 5 de Diciembre de 2012

Las crisis que Estados Unidos y Argentina enfrentan en sus finanzas públicas deben servirnos para reflexionar sobre las finanzas de nuestro país y lo que su manejo reciente significa para nuestra economía y política. La deuda de EUA como porcentaje de su PIB superó ya el 100%, es decir ese país debe más de lo que produce en un año. Ello ha producido serios efectos negativos en su economía, especialmente el detener su crecimiento. También ha llevado a EUA a enfrentar ahora lo que se llama el “precipicio fiscal”, ya que existe una ley que obliga a sus legisladores a aprobar una solución a la deuda pública para fin de año o automáticamente entran en vigencia una serie de medidas, incluyendo impuestos y recorte de gastos. Hay propuestas de medidas fiscales que afectan a más del 90% de la población y corte de gastos principalmente en defensa, todo lo que podría provocar una nueva recesión económica.

Ante el precipicio fiscal los partidos políticos de EUA vuelven a enfrentarse y presentar alternativas muy diferentes. Los demócratas, liderados por el Presidente Obama, proponen medidas que incrementan los impuestos de los más ricos de la población y recortes de gastos sobre todo por acabar las guerras en Irán y Afganistán y ajustes en programas de asistencia social. Los republicanos no aceptan el quitar privilegios a los más ricos y recortar el presupuesto de defensa.

Argentina no ha pagado su deuda con extranjeros tenedores de bonos, ello la llevó a una pelea en cortes internacionales que perdió, aunque ha apelado. Esa situación le ha complicado su relación con sus principales socios comerciales y sus bonos ya están en categoría muy baja, valiendo casi un tercio de su valor original. Todo ello encarece mucho su financiamiento. En mucho, ello se debe a como el gobierno de ese país ha manejado sus finanzas y su política fiscal. Interesante comparar el manejo de las finanzas públicas en nuestro país con esos dos casos.

La deuda publica en nuestro país, incluyendo la deuda por pensiones que no se incluye en el total de la deuda de EUA, es de un poco más del 50%. Ello implica que nuestra deuda pública es menos de la mitad de la de EUA, sin embrago, el gobierno de El Salvador ya propuso medidas para reducir la misma, algunas de ellas similares (como el impuesto a propiedades suntuarias y alguna racionalidad del gasto) a las que proponen los demócratas en EUA, y Arena ha propuesto un plan de responsabilidad fiscal.

Nuestra deuda todavía es manejable, pero se debe hacer desde ahora un esfuerzo para bajarla. Momento oportuno para diseñar y consensuar un plan de acción para ello es el próximo año, para así– como en EUA - poder implementarlo después de las elecciones pero antes de que asuma el nuevo gobierno. Ese periodo es una ventana de oportunidad muy grande que facilita la ejecución de medidas difíciles. Antes de las elecciones todas las partes creen que pueden ganar por lo que tienen interés en encontrar consensos para lograr unas finanzas publicas más sanas para cuando ellos sean gobierno. Las medidas producto de ese acuerdo podrían implementarse por el gobierno actual antes de terminar, absorbiendo el algunos de los costos políticos que ellas conlleven. El ejemplo de EUA de imponer metas fiscales de interés nacional y medidas para lograrlas, a menos que se logre consensuar otras, es también valido para el país. El gobierno de El Salvador, previa autorización de la Asamblea Legislativa, acaba de colocar bonos en el mercado internacional con el objetivo de prever una situación como la de Argentina, ya que existe la posibilidad de que los tenedores de una deuda que se contrajo anteriormente, exijan su pago. La venta de los bonos anula la posibilidad de que el país tenga que enfrentar un incumplimiento de sus obligaciones como lo que le está sucediendo a Argentina. Las condiciones en que se vendieron los bonos - a un 100% de su valor y a tasas bastante buenas, indican una confianza satisfactoria de los mercados internacionales en las finanzas nacionales. Las finanzas de El Salvador están lejos de la catástrofe financiera con que se amenazaba antes de las elecciones del 2009. El manejo de las finanzas públicas ha demostrado bastante cordura, sobre todo si se considera la crisis económica mundial actual, que afecta a nuestro país de manera especial. Ello sin embargo, no quiere decir que todavía hay mucho por hacer, las medidas por hacer se deberían reflejar en un pacto fiscal para no llegar a la situación ni de EUA ni de Argentina.

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.