Regresar al inicio

Guatemala cambia versión y culpa a Los Zetas por motín

Carlos Martínez y José Luis Sanz
El Faro / Publicado el 20 de Noviembre de 2012
Más de 100 reos de la cárcel de máxima seguridad Fraijanes II retuvieron durante 24 horas a ocho empleados del centro penal. Los rehenes fueron liberados este martes a cambio de mejoras en las condiciones penitenciarias y de la promesa de investigar los abusos que denunciaban. La Policía insiste en que la MS-13 es responsable del motín, pero el gobierno responsabilizó al cártel mexicano.

Los ocho funcionarios de la cárcel de máxima seguridad de Fraijanes II, en Guatemala, que eran retenidos en calidad de rehenes fueron liberados por los internos de esa cárcel que permanecieron amotinados durante casi un día, en el que también destruyeron las instalaciones de ese centro penitenciario. Este martes 20, cerca de las 7 de la mañana, los internos depusieron el motín y se sometieron a las autoridades.

A las 6 de la mañana del lunes 19 de noviembre, algunos prisioneros retenidos en la cárcel de máxima seguridad atacaron a siete agentes de seguridad en el momento en que estos iniciaban el reparto de alimentos en uno de los sectores del penal, según informó a El Faro la vocera del ministerio de Gobernación, Karla Herrera. Uno de los custodios era el "llavero" de la prisión y por lo tanto, al retenerlo, los prisioneros pudieron abrir las celdas de otros privados de libertad que se sumaron al motín. Finalmente los internos capturaron al alcaide de la prisión, Mario Landín, quien también permaneció retenido.

Según el ministro de gobernación, Mauricio López Bonilla, los responsables de iniciar el motín fueron los miembros del cártel de los Zetas que permanecen recluidos en Fraijanes II. El ministro aseguró a El Faro que el propósito de los internos era ser trasladados a penales de menor rigurosidad para poder fugarse y que eso explica las razones por las que destrozaron las instalaciones de la cárcel hasta dejarlas inutilizables.

López Bonilla explicó que los internos serán trasladados temporalmente, mientras se reparan las instalaciones de Fraijanes II, tomando en cuenta su grado de peligrosidad. Los miembros de Los Zetas pasarán a Fraijanes I, junto con otros internos considerados de alta peligrosidad, mientras que el resto de internos serán recluidos en las cárceles de Matamoros y Pavoncito.

La primera versión oficial es que la revuelta fue orquestada por miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) en protesta por un operativo de requisa que la policía realizó entre el viernes y sábado anteriores en la prisión El Boquerón, ubicada en el departamento de Santa Rosa, al sur del país. En el Boquerón, la policía decomisó a miembros de la MS-13 un total de 124 teléfonos celulares, 6 armas de fuego y 90 libras de marihuana distribuidas en paquetes de 2 libras y media. Los teléfonos, las armas y la droga se encontraban escondidas en "caletas", dentro de las paredes de la cárcel. Como parte del operativo, las autoridades trasladaron a la cárcel de máxima seguridad de Fraijanes II a más de una decena de pandilleros, a quienes las autoridades consideran líderes de su estructura criminal y que desde el Boquerón distribuían a todo el país las órdenes que recibían de otros líderes en Fraijanes II.

Fraijanes II no solo alberga a la cúpula de la Mara Salvatrucha, entre quienes destaca Jorge Jair de León, "Diabólico", supuesto líder de la Mara; sino también a miembros del cártel de los Zetas y a reconocidos capos locales como a Juan Ortiz Chamalé, a quien las autoridades consideraban el enlace del cártel de Sinaloa en Guatemala y que es requerido por los Estados Unidos por tráfico de droga. Herrera confirmó sin embargo que fueron miembros de la Mara Salvatrucha los que iniciaron el motín.

Mientras duró el motín varios medios de comunicación guatemaltecos difundieron imágenes tomadas por los internos amotinados con sus propios teléfonos celulares y enviadas por ellos mismos al exterior. Algunas de las fotografías mostraban a los ocho rehenes, que permanecieron juntos y esposados. Al ser liberados, solamente uno presentaba daños considerables en un ojo. El resto salió ileso.

Desde el mediodía del lunes las autoridades guatemaltecas conformaron un equipo de negociadores de alto nivel, entre los que se encuentraban el comisario de Policía Walter Vásquez Cerón, jefe de las fuerzas de tarea; el viceministro de seguridad y fuerzas de tarea, Edy Byron Juárez y el mismo ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, quien coordinó el diálogo con los amotinados.

A las 7 de la noche, la vocera de Gobernación comentó a este periódico que se había establecido una mesa de negociación en una de las salas del interior del penal, en la que participan cuatro miembros del gobierno -entre ellos un representante de la Procuraduría de Derechos Humanos y otro del Sistema Penitenciario- y tres internos encapuchados.

López Bonilla aseguró que los 156 amotinados habían amenazado con asesinar custodios si no se cumple una serie de demandas, que incluían permitir el ingreso de menores de edad, aumentar la frecuencia de las visitas, permitir que los internos gocen de más horas de sol a la semana y una mejora en la calidad de los alimentos. Este pliego de peticiones fue difundido por los internos directamente a los medios de comunicación haciendo uso de teléfonos que mantenían ocultos dentro de Fraijanes II.

Tanto la vocera de Gobernación como miembros de alto rango dentro de la policía aseguraron a El Faro que otra de las demandas es el regreso a El Boquerón de los líderes de la Mara Salvatrucha que fueron trasladados el pasado sábado.

Durante el transcurso del día, los internos hicieron circular varias veces entre los medios de comunicación ultimátums en los que se daban a las autoridades media hora de tiempo para cumplir sus demandas si no querían que comenzaran a asesinar a los rehenes; sin embargo hasta el cierre de esta nota no habían cumplido sus amenazas. Los reos también hicieron llegar más fotografías del motín a algunos periodistas, como Alberto Cardona, del canal Guatevisión, que las ha difundido en su cuenta de twitter @ACardona_gtv.

Fuentes policiales confirmaron desde Guatemala a El Faro que este hecho es la conclusión de una serie de reacciones de la MS-13 a la requisa y los traslados del viernes y el sábado. El mismo sábado al mediodía el subdirector del Preventivo de zona 18, Santos Benjamín González, fue asesinado a tiros mientras circulaba por la zona 9 de ciudad de Guatemala. Las fuentes de El Faro aseguran que la muerte del funcionario fue una represalia de la Mara Salvatrucha por los traslados y está ligada por tanto al motín de Fraijanes II.

Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.