Regresar al inicio

Entrevista con Lorena Peña, diputada y secretaria de Arte y Cultura del FMLN

“Yo soy la muestra de que el FMLN ha puesto interés en la Ley de Cultura”

Élmer L. Menjívar y María Luz Nóchez
El Faro / Publicado el 19 de Noviembre de 2012
El FMLN tiene listo ya un proyecto de Ley General de Arte y Cultura que ingresará oficialmente esta semana a la la Comisión de Cultura y Educación de la Asamblea Legislativa. La dirigente nacional Lorena Peña ha sido la cabeza política del proceso y con ella exploramos las posibilidades reales de que El Salvador tenga por fin una Ley que apunte a darle a la Cultura un lugar en la institucionalidad del país.

Los políticos salvadoreños casi nunca hablan de cultura pero, cuando lo hacen, demuestran limitantes conceptuales y poco interés en superarlas. Lorena Peña reconoce que hace 18 meses ella era ignorante de muchas cosas que ahora ha empezado a entender. Afirma que su partido, el FMLN, le ha dado alta prioridad a la cultura y afirma que ella es la prueba fehaciente: “A mí no me encargan cualquier cosa”, sentencia, pero confiesa que tardó más de un año en conseguir que le dieran un cuartucho para poner un escritorio para Cultura: “No es fácil, hay mucho que aprender en todos los partidos”.

El FMLN tiene listo ya un proyecto de ley general de cultura al que le darán iniciativa formal en la Asamblea Legislativa en pocos días. Aunque fueron las papeletas con la cruz sobre la bandera del FMLN las que llevaron a Mauricio Funes a la presidencia de la república, su Secretaría de Cultura tiene su propio proyecto en marcha. Para Peña eso no es otro signo de divorcio entre el partido y el gobierno, sino algo más básico: “El presidente pidió autonomía y nosotros respetamos eso”, dice, y agrega que no hay funcionarios del frente en la Secretaría del presidente.

En esta entrevista le dimos voz al componente político de este proceso, que en términos prácticos es el que puede lograr que se apruebe una ley de cultura para el país. El desarrollo conceptual estuvo a cargo de Breni Cuenca, la primera secretaria del cultura del presidente Mauricio Funes, a quien destituyó 7 meses después. Ahora el Frente asume varios de los proyectos que Cuenca tenía en mente y los vuelca en su propio proyecto de Ley. Peña, experta en técnica legislativa, calcula que en 12 meses podría estar ya aprobada, y asume que en el proceso se tomarán en cuenta los dos proyectos, y espera que Arena presente uno también.

¿Por qué durante un gobierno del FMLN se generan dos procesos paralelos para una ley de cultura, uno dentro de la Secretaría de Cultura de la presidencia y otro desde dentro del partido?

En la Secretaría de Cultura no hay funcionarios del Frente dirigiendo, o sea, que no es que estemos haciendo dos procesos. Nosotros partimos de que el ejecutivo tiene un trabajo sobre un proyecto de Ley que a nosotros nos parece muy interesante, y el FMLN, desde su perspectiva, también está trabajando un proyecto de ley. A lo mejor Arena tal vez presenta otro, así pueden juntarse para sacar una ley lo mejor posible para el país.

Con los pocos recursos que se le suelen otorgar a la cultura en general, y siendo el FMLN quien llevó a este gobierno al poder ¿No era lo lógico que hubiera un esfuerzo conjunto?, para optimizar recursos como mímino, por decir lo más básico.

Acuérdese de que el presidente Funes prometió desde un inicio no ser títere de nadie y eso significa tener su autonomía respecto al partido para desarrollar sus visiones y nosotros lo respetamos. Y el Frente tiene que cumplir esa promesa porque es parte de su plataforma legislativa. Si el Frente se mete a hacer el proyecto del gobierno dicen que lo manipula. Aquí nunca se queda bien. Entonces partimos de que cada quien, desde su espacio, debe hacer lo que le corresponde.

Lorena Peña. Foto José Carlos Reyes

Lorena Peña. Foto José Carlos Reyes

¿Y qué valoración tiene usted del proceso que hizo el gobierno?

Creo que ellos empezaron por el final y han mejorado su metodología, porque entiendo que tienen una serie de mesas trabajando. Nosotros el 20 (de noviembre) vamos a hacer el gran acto de devolución, pero ya hicimos el trabajo de hormiga, que es el clave. El trabajo intelectual no es en mitines, ni es de masas. Hemos recibido, a parte de los talleres realizados, una serie de aportes escritos muy valiosos, y ahora vamos al cierre de este proceso para iniciar otro. Las consultas fueron un espacio muy interesante, muy participativo. Con personas muy conocedoras del arte. Yo he aprendido de eso. Para mí ha sido un aprendizaje valiosísimo.

¿Tomaron en cuenta el proyecto de Ley que hizo Gonzalo Castellanos (consultor colombiano) y que Secultura prácticamente descartó?

Ahí hay una serie de elementos, pero hemos tratado de ir a los artistas. Ellos saben realmente donde les aprieta el zapato. Y son uno de los sujetos principales del proceso de ley, es en quienes nos hemos enfocado más. Ellos saben de sus derechos laborales, si existe o no la libertad de creación.

Castellanos decía que se había reunido con ustedes…

Y quedamos en lo mismo que hemos quedado con Magdalena (Granadinos), que vamos a concurrir aquí al final. Así fue la Ley de Medicamentos, la Ley para una vida libre de violencia… Parten de varios anteproyectos, y al final aquí nuestros técnicos logran hacer matrices comparativas que luego arriban a proyectos únicos.

¿Cuáles son sus diagnósticos sobre el proceso de aprobación de la Ley de Cultura, cree que haya consenso fácil?

No, no es fácil. Aquí ninguna ley general es fácil. Primero hay que ver que la comisión de Cultura y Educación está terminando la Ley de Ciencia y Tecnología; yo calculo que este año van a terminar ellos ese proceso. Yo me imagino que allá por enero va a empezar el debate de la Ley, y que ahora que lo presentemos se van a repartir copias, cada grupo va a ver lo propio, y los diferentes grupos parlamentarios se empiezarán a familiarizar con los contenidos. Y a lo mejor de aquí a enero hay otras propuestas. Por lo menos la del gobierno estará entrando de aquí a enero. Un su año le doy a esta Ley para aprobarse.

¿Eso en el supuesto que solo se presenten dos proyectos?

No, es lo mismo porque es un solo debate. Al final lo que se va discutiendo es la síntesis, los puntos en común que tiene cada proyecto. No vamos una por una, es una síntesis, esa es una metodología, dicho sea de paso, muy buena que tienen los técnicos aquí.

¿Cree usted que esta ley se vea como una prioridad en la Asamblea Legislativa como para lograr que en un año se logre su aprobación?

Sí. El presidente de la comisión, Jaime Valdez, me ha dicho que va a meter la ley en agenda al concluir la que están trabajando ahorita. Y como aquí el presidente define la agenda... Y es un compañero muy bueno del FMLN, tengo fe de que va a poner en agenda la ley cuando ha dicho, que es el otro año.

¿Se podría considerar una promesa de la bancada tener una Ley de Cultura de aquí a un año?

Tenemos que ver cómo operan las demás bancadas. Yo esperaría que todos los partidos estén anuentes a dotar al país de un Ley de Arte y Cultura.

¿No está al tanto usted si Arena ha preparado algo?

Es que yo no me he enfocado en andar averiguando a otros, porque mi función es cumplir con mi responsabilidad, que es que la secretaría de Arte y Cultura del FMLN construya una propuesta aceptable y de calidad de Ley de Arte y Cultura.

Cuando se habla de cultura se tocan aspectos transversales como la diversidad cultural, sexual, la repartición de impuestos de manera diferente, de presupuesto general de la nación… Integra muchas cosas institucionales que pueden despertar resistencia ideológica.

La ley debe dejar bien claro qué se entiende por cultura. Nosotros partimos de que institucionalmente no tenemos por qué dirigir la cultura, no se trata de que ahora vamos a decir la cultura va por aquí o va por allá. Al Estado lo que le corresponde es generar los espacios para que toda la sociedad salvadoreña pueda generar y disfrutar de la creación artística y cultural de este país.

¿Y cómo se concreta eso de generar espacios?

Fortaleciendo y mejorando el funcionamiento de las casas de la cultura, por ejemplo. Crear el instituto superior de las artes, fortalecer las cátedras de antropología y todas la carreras afines. Aquí usted es músico y no puede ser licenciado en música, entonces no es profesional, por más que dedique su vida a eso. Aquí no está acreditado. Hay una serie de cosas que podemos hacer: primero el seguro social y la jubilación de los artistas. Ahorita aquí ser artista es como ser loco, no es correcto pero así lo ve mucha gente. La ley pretende dignificar a los artistas y, por otro lado, crear espacios para la profesionalización de los artistas. Crear un fondo concursable (Fondo Nacional Concursable para la Cultura y las Artes) para que pueda haber un fideicomiso y un fondo que dé financiamiento al desarrollo artístico y estructural. Una política de rescate y resguardo de los aportes de nuestros pueblos originarios, que no la hay. Las leyes implican obligaciones presupuestarias, y temprano o tarde el Estado las paga. No es que va a haber un cambio cultural el otro año. La ley genera cambios culturales y establece a nivel institucional lo que se permite, lo que se manda y lo que se prohíbe.

Gobierno tras gobierno se ha constatado que la cultura no tiene los apoyos sociales ni institucionales de peso como para influir en un presupuesto general de la nación.

Por eso nosotros pedimos que haya un Ministerio, porque es el consejo de ministros el que aprueba el presupuesto y ahí no entran los Secretarios, por ejemplo. Nosotros no somos magos ni podemos ser demagogos, y yo no puedo prometer que dentro de tres años va a haber un Teatro Nacional por departamento. Usted lo que debe de validar es, en el marco de las limitaciones, cuáles son las prioridades.

¿Qué se atrevería a prometer de aquí a tres años?

Cuando Salvador (Sanchez Cerén) sea presidente, lo primero que yo espero es que haya un ministerio de cultura, que hayamos arrancado la creación del instituto superior en Artes y que podamos haber creado el seguro social para los artistas, y lo más importante es que hayamos logrado que la sociedad se empodere de esta ley y genere el movimiento cultural más grande de los últimos tiempos. Necesitamos eso, es parte de la asfixia que tiene El Salvador.

Si la ley se aprueba, tendrá que funcionar independientemente de que sea o no Salvador Sánchez Cerén el presidente, una ley no está hecha para que la dirija un partido.

No, pero usted me pregunta a mí que soy del FMLN que qué propongo. No puedo decir lo que va a proponer Arena, y como soy diputada del Frente tengo que proponer lo que podría hacer un gobierno del Frente. No sé si Arena le va a pedir a la Sala de lo Constitucional que la revise para declararla inconstitucional.

Pero es responsabilidad de los partidos garantizar la fortaleza jurídica de la ley.

La Ley es fuerte, pero si hay gente que hace trampa se salta la ley. Nosotros no somos los todopoderosos, no somos los poderes fácticos.

Con el conocimiento que ahora tiene sobre cultura, cómo evaluaría al gobierno de Mauricio Funes en su desempeño institucional sobre la cultura.

Creo que ellos tienen un gran activismo cultural, como nunca había existido en El Salvador. El programa Vive San Jacinto es muy importante. La reactivación del MUNA, la apertura al pueblo del Palacio Nacional, la dinamización de todos los espacios culturales en San Miguel, en Santa Ana… Hay un activismo cultural indiscutible por parte de la Secretaría de Cultura. Lo que resiento un poco es el nivel de reflexión y creo que esa es una parte que ellos podrían perfectamente mejorar. Y espero que cuando hagan su propuesta de ley podamos ver esa otra arista de la Secretaría.

Y del manejo institucional que el presidente Funes le ha dado, es decir, es una Secretaría que ha tenido tres secretarios en tres años.

Y la primera secretaria es nuestra asesora, Breni Cuenca...

... Destituida, por cierto... Nunca hubo un pronunciamiento respecto a esa destitución de parte del FMLN. Pero llama la atención que ustedes la pusieran a liderar su proceso interno, ¿podría interpretarse que es porque respaldaban su gestión?

A mí me pareció muy bueno el trabajo que la doctora Cuenca venía haciendo. Breni es una intelectual connotada, conocedora por su propia formación y por su experiencia de todo el trabajo relacionado con arte y cultura. Creo que es un pilar clave en todo este proceso de formación del proyecto de Ley, y realmente no me metería a opinar las condiciones que ella ya ha explicado sobre la problemática que ella tuvo con la Secretaría. Para mí lo más importante de todo esto es que podamos sacar adelante nuestro trabajo. Luego Héctor Samour se fue para asumir como viceministro de educación y eso no es una controversia. La controversia real la tuvieron con Breni. Y yo he aprendido algo en mi trabajo, que trabajar con el mundo académico, cultural y artístico es un gran ejercicio de amplitud y de paciencia. Porque a veces los que hacemos el trabajo político no tenemos la paciencia del caso. Y creo que quizás con Breni faltó paciencia en el gobierno para aprovechar todo el potencial que ella tiene. Pero sé que es complicado. Mire, también ahora la Secretaría de Cultura no tuvo paciencia con su consultor para su Ley (Gonzalo Castellanos)… El mundo académico no tiene tiempo político, y el mundo político no se preocupa a veces por los contenidos académicos. Mi aporte al debate de la ley han sido los tiempos políticos.

En el caso de la salida de Samour se vio como que era muy bueno para tenerlo en cultura y era mejor ponerlo a hacer algo más importante...

Yo considero que Magdalena está haciendo lo mejor que puede institucionalmente. Los que podemos pagar el teatro no valoramos lo que está haciendo, pero ella está llevando el arte al pueblo y eso se agradece, y eso genera cambios.

¿Cree que esa es la misión fundamental de una Secretaría de Cultura?

Es una de las misiones fundamentales. La Secultura no es la Secretaría de los perfumados. Es una secretaría del pueblo como lo son todas. Y para mí es muy importante el activismo cultural que ellos llevan adelante. Claro, queremos más.

Cuenca, al salir de la Secretaría, denunció la instrumentalización de la cultura... Ella planteó muchas cosas, como el ministerio, la ciudad de las artes, y este gobierno le dijo que no, a lo mejor porque no iba a alcanzar a hacerlo en cuatro años y no les iba a servir para publicidad...

No te sabría decir si esa era la opinión del gobierno, ni me voy a meter al pleito ese, porque no estaba yo ni en el gobierno ni en la Secretaría. Nuestro posicionamiento es claro desde el momento en el que Breni entra como nuestra asesora principal.

¿La comisión de arte y cultura del Frente cambia por legislatura o es parte del trabajo del partido?

Es una secretaría de la comisión política del FMLN. Yo entré a la comisión política hace dos años y medio. Entonces me nombran secretaria de Cultura e inmediatamente llamo a Breni y le pido su ayuda. Y comenzamos a tener una serie de conversaciones con ella y con Wilfredo Zepeda, nos trazamos unos grandes ejes de la secretaría del partido. Y para que se dé cuenta de lo difícil que es el trabajo cultural, y reto a los demás partidos a que me demuestren lo contrario, un año me esperé para que me dieran oficina. Me eché un año errante, no había un cuartucho en todo el FMLN en donde pudiera poner un escritorio de Cultura. Hasta que al final me dieron un cuarto en el Instituto (de formación política) y nos agarramos la terraza. Pero es difícil. Ni siquiera hay locales de cultura en los partidos. Cuando invitamos a los artistas a la primera consulta dijo uno “Vaya, 32 años teníamos de estar pidiendo un cuarto”. Y en Arena creo que todavía no les han dado un cuarto, ni han de tener Secretaría de cultura.

Antes de que llegara el Frente al poder, había mucha expectativa de que probablemente la mejoría para la cultura iba a venir de un gobierno de izquierda…

Y no se han engañado, porque aquí viene esta Ley de Arte y Cultura. Y estoy segura de que la de la Secultura es muy buena y va a salir de las dos, o si otro partido o gremio mete, va a salir algo muy bueno.

¿Cree que esta la manera con la que se va a empezar realmente un proceso para mejorar la situación cultural del país?

Esta es una manera muy importante. Pero los procesos no empiezan solo desde los partidos, los partidos son un resultado de lo que el pueblo plantea. Y los artistas tienen topados a los partidos. Y eso es bueno, porque están exigiendo sus espacios, nuevas legislaciones, sus derechos.

¿Cómo percibe a los gremios?

Están muy activos. Mire lo del mural (de Catedral), que de hecho nosotros sí nos pronunciamos al respecto. Hubo un gran dinamismo y no eran solo artistas de la izquierda los que estuvieron defendiendo el patrimonio cultural del país.

Pero no se hizo más allá de eso.

Es que no hay regulaciones, no hay base legal. Por eso es tan importante esta ley. Para que por lo menos la base legal obligue y podamos exigir un derecho. Porque los derechos no son abstractos, si no están en la ley no es un derecho.

¿Y la ley de patrimonio?

Es bien débil. Es de mediados del siglo pasado. No es muy buena. Por eso nosotros estamos planteando algunos puntos sobre ese tema y después habría que adecuar la ley de patrimonio a esta ley. Así como la Ley de libro… hay varias leyes que después hay que seguir trabajando.

¿Han coordinado con la Secultura sobre los tiempos para presentar los proyectos de ley?

Sí, hemos estado en conversaciones. Hay que dejar atrás la confrontación por deporte. Hay que construir. Creo que ellos tienen mucho que aportar. Ahí hay gente como Mayra Barraza, Silvia Elena Regalado, Astrid Bahamond, ahí hay gente valiosa que estará trabajando en su proyecto. Le he pedido a la Secultura que delegue un miembro permanente de debate. Estamos tratando de coordinarnos lo más que podamos con el gobierno.

Cuando ustedes empezaron a hablar de reformas educativas, que es afín a hablar de cultura, se empezó a denunciar por todos lados que se quería adoctrinar y ya no se siguió hablando de eso y no hubo reforma ¿Y si pasa eso?

Pero eso que lo diga Arena que está en campaña. Ellos son lo que salen con esos cuentos siempre. El FMLN participó en la comisión de cultura de Calderón Sol y en la de Paco Flores, y fuimos artífices, junto con el gobierno de Arena, de la gran reforma educativa. El FMLN ha tenido una actitud de concertación y consenso en los temas de nación. Esperemos que Arena tenga una actitud similar. Yo no creo que los demás sean tan atrasados. Lo que esperaría es que ellos propongan otra cosa y sería interesante.

¿Qué similitudes y diferencias encuentra en las dos propuestas (la de Castellanos y la de Cuenca) que ya han sido discutidas por la comunidad artística?

Yo revisé el proyecto de Castellanos, él está muy enfocado en las industrias culturales, la nuestra casi no tiene de eso. Es interesante porque ahí hay otra arista. Nosotros hemos trabajado desde la perspectiva de los derechos humanos a la cultura.

Castellanos enfatizó mucho de cómo proveer recursos a la cultura.

En eso estamos de acuerdo. Él proponía el ministerio y nosotros también. El problema es que la Secretaría no puede proponer el ministerio, porque ellos dependen del presidente y si el presidente no quiere ministerio no lo pueden proponer. Pero nosotros nos podemos dar ese grado de libertad, vamos a ver qué pasa. Ya votadito, si es que logra los votos, vamos a ver qué dice el presidente. Yo las encuentro complementarias. Imagínese que presentara Federico Hernández otra, sería apasionante. Tal vez ellos hablen de otros temas de los que no hablen estas dos.

¿Y se puede garantizar que promover esta Ley va a ser una prioridad del Frente?

Ha sido una prioridad. Yo estoy de cabeza en eso y yo soy una dirigente nacional del frente. Mi tiempo dedicado a eso refleja una prioridad del partido. A mí no me encargan cualquier cosa.

¿Lorena Peña es la garantía de la prioridad que va a tener la ley?

No, soy la muestra de que el Frente ha puesto interés.

¿Se puede confiar en una Comisión Legislativa de Cultura y Educación cuyo trabajo hasta ahora ha consistido en entregar diplomas de reconocimientos por trayectoria artística?

La Ley los va a cambiar. Les va a pasar las mías. Van a aprender mucho, al meterse a estudiar van a aprender.

¿Pero qué tan preparados van a estar?

Se van a preparar al ir estudiando, al tener los asesores de apoyo, van a empezar a dominar el tema.

Usted es nueva en esa comisión. ¿Su entrada ha sido una estrategia para agilizar el debate?

Claro. Los diputados del Frente han estado en los diálogos previos. Además, en el tema cultural casi nadie es conocedor, en el mundo de la academia tampoco crea que hay muchos. Va a ser un proceso de aprendizaje de todos.

Cuando surgieron las dudas de parte de los artistas respecto al presupuesto, usted mencionó que eso se podía superar logrando que la ley entrara gradualmente en vigencia. ¿Cuáles serían la prioridades?

Lo primero que debemos hacer es fortalecer todo lo que tiene que ver con el fondo concursable. Para mí eso es lo primero, y luego seguir con lo del instituto y la formalización.

¿Y el seguro para los trabajadores del arte?

Eso es más fácil, es lo menos caro. Es más mental. Los artistas, cuando tengan el derecho lo van a exigir. La ley siempre es una interacción con los ciudadanos.

¿La fórmula presidencial del Frente va a abanderar esta Ley en su campaña?

Lo que yo espero es que el martes (20 de noviembre) le digan a los artistas en qué quedamos. Para que digan: “Me caso. Lo asumo”. Y Salvador es una persona muy seria y de palabra. Y la ventaja es que el concepto que él está planteando pasa por la cultura y el arte.

Pero también el que se planteaba con Funes…

Sí, pero el eje era más por desarrollo económico. Economía para el bienestar era el eje, y lo demás era complementario. Mientras que el planteamiento del buen vivir de Salvador está articulado a un cambio cultural. Conceptos interesantes que no lleva a más que pensar que va a aplicar esta ley y que la va a promover.

¿Prevé que la Ley tenga obstáculos al llegar al presidente?

Es que hay una complicación legal. Ahorita estamos todavía en consultas, porque si creamos el ministerio sería primera vez que se crea por decreto legislativo; normalmente se crean por decreto ejecutivo. Y eso creo que fue parte de la controversia que hubo con Castellanos.

¿Y es por qué no se puede hacer vía legislativa?

Eso es lo que estoy investigando. Pero yo digo que probemos, y que sean los juristas los que diluciden eso. Pero que no sea por escasez de decisión política.

Lo cierto es que tanto Breni como el mismo Samour promovían la idea de un ministerio de Cultura, pero no tuvieron eco.

Y creo que Magda en el fondo también. Pero no exageremos el drama de Secultura. Después de que salió Breni los cambios han sido de trámite.

Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus