Vistazo a la ciudad más violenta del mundo

  • Foto: Edu Ponces
    Enrique M. Yllescas, propietario y director general de ISS (International Security Systems) -una de las principales empresas de seguridad privada en San Pedro Sula-, realiza ejercicios de "cargar y apuntar" con su escopeta en una de las salas de la empresa. Yllescas dice que el incremento en los índices de violencia en su país, en los últimos cuatro años, ha creado una época de bonanza para las empresas de seguridad. Según este expolicía, en Honduras hay 380 empresas de seguridad privada operando de manera legal, y alrededor de 450 que actúan sin los permisos correspondientes.
  • Foto: Edu Ponces
    Un joven de la colonia Rivera Hernández –y presunto miembro de la pandilla "Los Tercereños"- es arrestado por un agente, luego de ser sorprendido con una motocicleta robada. La Rivera Hernández es uno de los puntos más calientes de San Pedro Sula, la ciudad más violenta del mundo.
  • Foto: Edu Ponces
    Una mujer llora desconsolada al descubrir que uno de sus hijos fue asesinado a tiros frente a la escuela básica del Barrio Cabañas, ubicado al sureste de la ciudad. El joven tenía 17 años.
  • Foto: Edu Ponces
    Decenas de agujeros de bala provocados por armas automáticas se esparcen por toda la carrocería de un vehículo confiscado por la Policía de San Pedro Sula. Según la Policía, el vehículo pertenecía a un narcotraficante local.
  • Foto: Edu Ponces
    El cuerpo de Kevin Ignacio Vásquez Maldonado yace en brazos de su madre, Janeth Maldonado, pocos minutos después de haber sido asesinado. El atacante llegó en una motocicleta, se bajó, disparó y huyó a pie para perderse entre el tumulto de los niños que salían de la escuela básica del Barrio Cabañas.
  • Foto: Edu Ponces
    Dos sombrillas colocadas por familiares protegen el cuerpo de Kevin Ignacio Vásquez. La escuela frente a la que se perpetró el asesinato fue evacuada poco después de la llegada de la Policía.
  • Foto: Edu Ponces
    Giovanni Espinal es un expolicía de 29 años que quedó en silla de ruedas tras recibir un disparo que le rozó la columna vertebral, hace poco más de dos años. Espinal había tenido numerosos enfrentamientos con sus colegas del cuerpo policial luego de haberlos descubierto cometiendo robos y extorsiones en las zonas que patrullaban. Su caso no pudo ser resuelto ya que Giovanni no recuerda las 24 horas anteriores al ataque. Perdió ese pedazo de memoria en su cerebro. Él fue herido frente a la posta policial a la que estaba asignado. Los dos policías que testificaron en su caso dieron versiones completamente distintas. Uno dijo que Giovanni intentó suicidarse; el otro, que sufrió un accidente mientras manipulaba su arma. Ahora el exagente trabaja reparando celulares y pide ayuda para poder comprar una nueva silla de ruedas.
  • Foto: Edu Ponces
    Gladys Yolanda Villalta no pierde la esperanza de encontrar a sus dos hijos. Su familia dirigía una empresa de bienes raíces y el 13 de septiembre de 2010, sus hijos intentaban solucionar un problema con un cliente, en la casa que ellos les habían alquilado, cuando desaparecieron. Nunca más se supo de ellos. Gladys cree que fueron secuestrados por un grupo del crimen organizado, en un operativo que tenía como objetivo principal a los mexicanos que alquilaban la casa. Esos mexicanos también desaparecieron sin dejar rastro. Ella y su familia han acudido a las más altas autoridades del país pidiendo ayuda, pero su caso no ha sido resuelto. Las paredes de la casa de Gladys están tapizadas con textos religiosos que ella misma escribe, todos los días, y que le dan fuerzas para continuar con su búsqueda.
  • Foto: Edu Ponces
    Dos agentes de la Policía Nacional de Honduras vigilan una de las carreteras cercanas a San Pedro Sula, mientras esperan la identificación de un vehículo abandonado. La Policía hondureña ha sido señalada por su constante implicación en actos de corrupción y de violación a los derechos humanos. Una comisión especial -dirigida por el exsecretario de Seguridad, Víctor Meza- intenta depurar a la institución de sus malos oficiales y agentes.
  • Foto: Edu Ponces
    Un policía registra a un cliente de un billar situado en las afueras de San Pedro Sula, durante un operativo especial para buscar armas. El 80% de los homicidios cometidos en Honduras entre 2005 y 2011 fueron perpetrados con arma de fuego, lo que significó más de 25 mil muertos en este período.
  • Foto: Edu Ponces
    Dos miembros de la pandilla Barrio 18 son trasladados de un puesto policial hacia el Centro Penal de San Pedro Sula. El diario La Prensa, de Honduras, informó este año que este centro tiene más de un 400% de sobrepoblación y que se encuentra bajo el control interno de los propios reos.
  • Foto: Edu Ponces
    Una niña camina frente a donde la Policía realiza un operativo para recuperar un vehículo robado. Investigadores de la División Nacional de Investigación Criminal (DNIC) de Honduras aseguran que en el 50% de los homicidios que se cometen en San Pedro Sula hay algún tipo de participación de menores de edad.
  • Foto: Edu Ponces
    Pintas que recuerdan a pandilleros asesinados en la colonia Rivera Hernández, de San Pedro Sula. Esta ciudad alcanzó en 2011 un índice de 159 homicidios por cada 100 mil habitantes, convirtiéndose en la ciudad más violenta del mundo, según un estudio de la ONG mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal. En enero de 2012, el secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, se negó a comentar o a desmentir esa cifra.
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.
San Pedro Sula se convirtió en 2011 en la ciudad más violenta del mundo, con una tasa de 159 homicidios por cada 100 mil habitantes, por encima de Ciudad Juárez, icono de la "guerra del narco" en México. Este fotorreportaje es un recorrido por la llamada "capital económica" de Honduras, el país más violento del mundo, el país por donde pasa más del 70% de la droga que se consume en Estados Unidos.
Publicada el 21 de Octubre de 2012
Publicidad
RECOMENDACIONES

Los huesos que no enterró la amnistía

Daniel Valencia Caravantes, Mauro Arias

ESFoto 2013

ESFotoperidismo 2013