"Unidad Antipandillas" made in Nicaragua

  • Foto: Roberto Valencia
    Cada mañana, en torno a las 8, el ingreso de los más de 150 jóvenes que están formándose en el Centro Juventud tiene como paso previo el registro de cada uno de ellos. El procedimiento se repite a las 4:30 de la tarde, antes de que todos suban en los autobuses que los llevan a sus barrios.
  • Foto: Roberto Valencia
    En el centro se imparte una decena de cursos de formación diferentes. En la imagen se aprecia a los alumnos del taller de panadería en su aula -que está muy bien equipada- y con el resultado a la vista de una tarde de trabajo.
  • Foto: Roberto Valencia
    Así luce el aula en la que se imparte el taller de computación: computadoras, acceso a internet, aire acondicionado... A pesar de tratarse de jóvenes pandilleros o en conflicto con la ley, la apuesta de la Policía Nacional de Nicaragua es por una educación de calidad.
  • Foto: Roberto Valencia
    La inversión inicial para poner en funcionamiento el Centro Juventud ha sido de 4.5 millones de dólares, provenientes en su mayoría de la cooperación internacional, pero las obras no cesan. El resultado es un centro de formación para jóvenes en riesgo que resulta acogedor.
  • Foto: Roberto Valencia
    La apariencia de una joven pandillero nicaragüense no difiere tanto de la que tiene en la actualidad un pandillero en Honduras, El Salvador o Guatemala; sin embargo, el fenómeno de las pandillas nicas poco o nada tiene que ver con el fenómeno de las maras tan arraigado en el llamado Triángulo Norte.
  • Foto: Roberto Valencia
    El taller de belleza es uno de los más activos. Para que los jóvenes puedan practicar, los estudiantes de otros talleres se ofrecen como conejillos de indias, así como también los mismos policías o docentes. El aula está muy bien equipada.
  • Foto: Roberto Valencia
    La Policía Nacional de Nicaragua sigue apostándole al Centro Juventud, y en la actualidad se construyen nuevas aulas que albergarán talleres de carpintería, serigrafía y reparación de celulares. Se quiere replicar la iniciativa en Puerto Cabezas, la capital de la Región Autónoma del Atlántico Norte.
  • Foto: Roberto Valencia
    La relación entre los agentes de la Dirección de Asuntos Juveniles (Dajuv) y los pandilleros es muy cordial. Los dos colectivos -y también los docentes- viajan en los mismos buses fletados por la Policía Nacional y comen la misma comida sentados a la misma mesa.
  • Foto: Roberto Valencia
    Los cursos de formación son complementados con clases para fomentar los valores, con deporte y con inglés. La imagen recoge a un profesor de inglés que imparte una de sus clases.
  • Foto: Roberto Valencia
    El teniente José René Mendoza Centeno es el oficial a cargo de la disciplina en el Centro Juventud. Vocación, paciencia y autocontrol son tres cualidades que cita como indispensables en su trabajo. En la imagen bromea con la música de su teléfono en el trayecto de regreso a los distintos barrios de Managua.
Comentarios:
  • Facebook ()
  • El Faro (0)
Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.
El Centro de Formación y Desarrollo Juvenil “Juventud” –conocido como Centro Juventud– está bajo responsabilidad de la Policía Nacional de Nicaragua. El Centro Juventud aspira a dar un proyecto de vida a jóvenes de barrios empobrecidos. En 2011, la tasa de homicidios en El Salvador -el país que le apostó a la Mano Dura- sextuplicó la de Nicaragua.
Publicada el 19 de Octubre de 2012
Publicidad