Por aquí pasó el huracán Norman

  • Foto: Mauro Arias
    Estéfani Grande ayuda a rescatar algunos materiales que sobrevivieron a la maquinaria pesada que destruyó los puestos en la calle Arce de San Salvador, durante el desalojo de la madrugada del sábado 27 de octubre. Su madre, Lisa Grande, creció en este lugar, donde la mamá de Lisa tenía una venta de ropa. Ahora, Lisa queda sin trabajo, con tres hijas y una deuda que pagar por la hipoteca de su vivienda.
  • Foto: Mauro Arias
    Vista de la calle Arce donde antes había una zona peatonal en la que predominaban ventas de ropa y electrodomésticos. Al fondo destaca la cúpula de la Catedral de San Salvador.
  • Foto: Mauro Arias
    Eva Hernández llora mientras contempla los escombros de su tienda de ropa ubicada sobre la acera del parque Hula Hula. Eva trabajó en este sitio durante 30 años. La zona peatonal fue creada durante la administración edilicia de Anton¡o Morales Ehrlich, después del terremoto de 1986, pero en el centro ya proliferaban ventas callejeras. Eva ha quedado desempleada a los 66 años de edad y no comprende cómo fue posible que nadie interviniera en defensa de los comerciantes para evitar la destrucción de sus puestos de trabajo. "Soy creyente, por eso no le deseo nada malo al alcalde. De eso se encargará Dios. Lo que no entiendo es la dureza de su corazón", dice.
  • Foto: Mauro Arias
    Vista a la 3a. Avenida Norte, donde por primera vez dese hace décadas se puede apreciar las fachadas de los edificios de los años 30, 40 y 50 que permanecieron intactos mientras estuvieron rodeados de la champas de lámina de los comerciantes informales que ocupaban cuatro cuadras de esta vía. Hasta ahora el tráfico vehicular ha estado vedado hasta ahora.
  • Foto: Mauro Arias
    La 3a. Avenida Norte hoy luce despejada desde la plaza Hula Hula hasta la alameda Juan Pablo II.
  • Foto: Mauro Arias
    Con el parque Hula Hula despejado y solo cubiertos por los escombros de las cervecerías que ocupaban el lugar es posible apreciar las fachadas de las edificaciones de medio siglo de antigüedad que se levantan sobre la 3a. Avenida.
  • Foto: Mauro Arias
    Restos de una bodega de cervezas donde también funcionaba el Comité Heliberto Domínguez, del FMLN, integrado por vendedores que estaban instalados en el parque Hula Hula y sus alrededores.
  • Foto: Mauro Arias
    Las cervecerías instaladas en el parque Hula Hula hoy son una montaña de láminas y hierros retorcidos.
  • Foto: Mauro Arias
    Agentes de la PNC patrullan por la calle Arce desalojada. El presidente Mauricio Funes afirma que la Policía Nacional Civil no participó en el desalojo, salvo como fuerza disuasiva. Durante los intentos de desalojos que trataron de realizar los primeros gobiernos municipales del FMLN, estos se quejaban de que la PNC y sus antimotines de la UMO no ayudaban a contener la furia de los vendedores.
  • Foto: Mauro Arias
    Edificio comercial que ahora muestra los detalles arquitectónicos de su fachada en la esquina de la calle Arce y la 3a. Avenida Norte.
  • Foto: Mauro Arias
    Fachadas finalmente despejadas de edificios comerciales en la calle Arce.
  • Foto: Mauro Arias
    En esta imagen del costado poniente del parque Hula Hula sobre la 3a. Avenida Norte aparece un amplio espacio público antes ocupado por un enmarañado complejo de champas de todo tipo de negocios.
  • Foto: Mauro Arias
    Un afiche, que servía de decoración en una cervecería del parque Hula Hula yace en el suelo junto a los restos del local.
  • Foto: Mauro Arias
    Decenas de vendedores observan la calle Arce desde el otro lado de un cordón montado por agentes del CAM y la PNC. A falta de pelota, una niña juega con una alcancía en forma de cerdito, que pertenecía a su abuela, quien tenía un puesto en esta calle.
Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus
El alcalde Norman Quijano realizó la madrugada del viernes uno de los desalojos de ventas de la calle más grandes en la historia de San Salvador: cerca de un millar de puestos instalados desde los años 80 en la calle Arce, en la 3a. Avenida y en la 5a. Avenida. Las montañas de escombros evocan destrucción pero también permiten apreciar por primera vez en décadas edificios de al menos medio siglo de antigüedad.
Publicada el 29 de Octubre de 2012
Publicidad