Regresar al inicio

El Faro y el comunicado de las pandillas

Óscar Picardo Joao
El Faro / Publicado el 26 de Marzo de 2012

Quienes generamos opinión o hacemos pedagogía no podemos quedarnos con los brazos cruzados siendo testigos silentes de problemas tan graves que ocurren en nuestra realidad nacional por razones misteriosas, poco transparente o de conveniencia política.

Ante la noticia publicada por El Faro en donde se conjugó la movilización penitenciaria de cabecillas de las pandillas versus una sensible baja de homicidios, debemos decir:

1.- Una cosa es dialogar, y otra muy distinta es negociar; a través del diálogo se escuchan y debaten ideas o propuestas, a través de negociaciones se ceden espacios, tiempos o recursos entre las partes para llegar a un acuerdo mínimo.

2.- Está muy bien que bajen los homicidios, pero está muy mal que sea a costa de privilegios inmerecidos; el fin no justifica los medios...

3.- Está muy claro que el proceso de "negociación" entre las autoridades gubernamentales y los cabecillas de pandillas, ha estado pautado por inconsistencias, mentiras, absurdos y lo peor: utilizando a jerarcas castrenses de la iglesia; desde milagros o conversiones hasta razones humanitarias y cohetes Law...

4.- La posibilidad estadística coherente y racional de bajar la tasa de homicidios en un 30% -del Ministro Munguía Payes (militar de baja, primero coronel, luego general y ahora civil) sólo podía lograse con un milagro; y efectivamente recurrió a una institución especialista en hechos sobrenaturales...

5.- Que todo culmine en una amenaza latente contra el periódico digital El Faro y contra su Director Carlos Dada es lo más lamentable para la democracia, para el periodismo y para los ciudadanos que creemos que este país puede mejorar con más educación, transparencia, ética e institucionalidad; y que se dé esta triste y lamentable circunstancia en el periódo gubernamental de un paladín del periodismo y de la libertad de expresión, no se puede explicar.

6.- Que la iglesia católica -Ecclesia Semper Casta Meretrix- se preste para politiquería, y sume al drama global de ocultar pedastras y al drama local de atentar contra el patrimonio de los artistas nacionales, este lamentable enjambre de mentiras para quedar bien con el gobierno y satisfacer los deseos de las autoridades de seguridad, nos parece un pecado grave.

7.- No cabe duda que hubo negociación, hay dos hechos fácticos: 1.- hubo traslados de reos de alta peligrosidad de una cárcel de máxima seguridad a cárceles comunes (sin justificación lógica); y 2 bajó la tasa de homicidios.

Al fin y al cabo, podrán engañar a un sector de la sociedad de baja escolaridad o a sus leales compañeros de camino ideológicos, fiduciales o gubernamentales; pero un sector importante de la sociedad no se cree esos cuentos; no cree en la eficiencia mágica, en los milagros, en que Dios juege a los dados, en los cohetes Law, en las razones humanitarias de un obispo conservador y castrense, en misteriosas ONG´s y fundaciones que abogan por los líderes de pandillas, en conversiones paulinas, y en otras historietas.

Nuestra sospecha es que hubo una negociación oscura y poco transparente ante la ineficiencia e ineficacia de los planes de seguridad; que El Faro y su equipo delataron este "negocio" que le puede costar muy caro en el futuro a los ciudadanos, y que ahora por presentar la verdad son víctimas de una amenaza advertida -inclusive a otros "colegas periodistas" de reputación dudosa- por parte de autoridades y comunicados sin firma.

Finalmente el comunicado titulado "Los Voceros Nacionales de la Mara Salvatrucha MSX3 y Pandilla 18":

a.- Tiene una redacción que nadie creerá que es obra de los mareros;

b.- Integra un conjunto de reivindicaciones, mea culpas y propósitos éticos típicas de un discursos eclesial;

c.- El párrafo Nº 2 es una verdadera oda a la reflexión y análisis sobre las causas de exclusión que les llevó a las maras a la situación actual ¿es creíble?

d.- El literal "c" sin lugar a dudas es digno de análisis sociológico y culpa de los 20 años del capitalismo ¿y en realidad cambió el modelo últimamente?; vale la penda decir que es lo único sensato del manuscrito.

e.- El párrafo 3 contra Carlos Dada define muy bien de dónde viene el comunicado: de los gabinetes gubernamentales, quienes se enojaron con Carlos Dada

f.- El párrofo 5 es una memorable pieza de confesión, casi se le cree...

g.- El párrafo 6 no se lo creen ni ellos mismos...

h.- En el párrafo 7 habla de... "el valor de su palabra" (menuda escala axiológica hasta hoy desconocida...)

En conclusión: el problema es la bajeza moral de Carlos Dada y de El Faro y los 20 años de los gobiernos anteriores... ¿le queda claro...?

He trabajado por años en rehabilitación de jóvenes desfavorecidos y en proyectos sociales en comunidades de muy escasos recursos en El Salvador, Nicaragua y Venezuela durante mis 11 años de religioso y últimamente con otros proyectos sociales; reconozco que el espíritu de esta carta es una realidad y la comparto; pero no en los términos y circunstancias en que está planteada; además, conociendo la raigambre de las comunidades y grupos creo firmemente que esta carta no ha sido redactada por jóvenes pandilleros, y es una pieza más del montaje... Tengo una duda más: ¿leen en las cárceles El Faro, hay conectividad a internet y tienen PC y procesadores de texto...?

Otra pregunta: ¿porqué Fabio Colindres sí y Antonio Rodriguez no...?; a Antonio Rodriguez lo expulsaron de la Comisión Gubernamental probúsqueda de niños desaparecidios por su conexión a las pandillas, y ¿a Fabio Colindres no lo van a expulsar como obsipo castrense?

La Carta de Paolo Luers publicada el 22 de Marzo y el amplio reportaje del día 23 de Marzo me tiene perplejo: cuánta credibilidad en una mente tan escéptica y crítica...

No sabemos qué más podemos esperar en este sufrido pueblo; y mientras esperamos seamos indignados e insumisos...

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.