Regresar al inicio

Presidente Mauricio Funes:

"La elección anticipada de la Corte Suprema es un asunto jurídico y de aritmética, no de ética"

Sergio Arauz
El Faro / Publicado el 29 de Marzo de 2012
El presidente avala la intención del FMLN de evitar que sea la Asamblea entrante -en la que Arena tendrá poder de veto- la que renueve la Corte Suprema de Justicia. Lo importante es si esta legislatura junta los votos suficientes, dijo Funes. Cuando en 2006 el FMLN carecía de poder de veto y Arena forzó el adelanto de la elección, los efemelenistas dijeron que se burló la voluntad popular expresada en las urnas.

El presidente de la República, Mauricio Funes, dijo este miércoles que no le veía un problema a que la Asamblea Legislativa actual se atribuya la potestad de renovar dos veces a la Corte Suprema de Justicia, apresurando el nombramiento de cinco nuevos magistrados antes de que los diputados elegidos por los salvadoreños el pasado 11 de marzo tomen posesión de sus cargos.

Los partidos FMLN, Gana y CN están negociando un acuerdo para que sea la Asamblea Legislativa saliente la que elija a la nueva Corte y al próximo Fiscal General de la República, con lo que evitarían que Arena pueda bloquear los nombramientos, algo que sí podría hacer en la legislatura que inicia mandato el 1 de mayo.

Una tercera parte de los 15 magistrados del máximo tribunal termina mandato a mediados de año y el trienio del fiscal Romeo Barahona llega a su final en septiembre, y la aritmética de este período legislativo favorece un trato en que el FMLN puede marginar a su principal adversario, Arena.

Hasta antes de las eleciones pasadas, el FMLN sostenía que su interpretación de la Constitución es que a cada legislatura le corresponde elegir una vez a los magistrados de la Corte Suprema, que se renuevan por tercios cada tres años. Esta Asamblea Legislativa, que termina su trabajo el 30 de abril, ya eligió magistrados en julio de 2009, con intervención fundamental del presidente Funes, quien ayudó a desentrampar el proceso. "Nosotros siempre hemos creído que a cada legislatura le toca elegir una sola vez", dijo en febrero pasado Roberto Lorenzana, vocero del FMLN. 

Después de la derrota, y para evitar negociar con el otro partido mayoritario, el partido de gobierno cambió de discurso y de postura: desde esta semana empezaron a ver nombres y a negociar, un proceso que para el presidente Mauricio Funes es cuestión de números.

En su primera intervención pública en 17 días, el mandatario sostuvo que lo que prima en la elección de funcionarios que requieren mayoría calificada es la aritmética. Cuando una periodista le preguntó si no considera que riñe con la ética que un partido aproveche su correlación en la Asamblea para lograr que el mismo grupo de diputados nombre magistrados dos veces, Funes desestimó esas consideraciones: "Si esta Asamblea cuenta con mayoría calificada para elegir Corte, si esta Asamblea cuenta con mayoría calificada para elegir Fiscal, ¿por qué no lo van a elegir? Que yo sepa no existe ningún impedimento legal, por lo tanto aquí no intervienen razones de orden ético, intervienen razones de carácter jurídico. Aquí es un problema aritmético, de lograr mayorías", dijo Funes.

El presidente agregó que si hacen lo que la ley exige y tienen la intención de hacerlo, el problema lo resuelve la aritmética. "Además, entiendo que no es primera vez que se hace, no es primera vez, tanto con fiscal como con Corte Suprema de Justicia".

La Asamblea Legislativa, particularmente las bancadas de FMLN, Gana y CN, empezaron a revisar y sostener conversaciones de nombres y propuestas en afan de acelerar la elección del próximo presidente de la Corte Suprema de Justicia  y cuatro magistrados más que, en teoría, serían repartidos en otras salas de la Corte.

Hasta el momento, no hay claridad ni posturas definidas sobre la reeleción del actual presidente ni si este asocio de bancadas de izquierda y derecha tiene la intención de mover a los magistrados que integran la Sala de lo Constitucional.

En este debate, la principal contradicción es en el discurso del FMLN, que en el pasado llegó a protestar, retirándose del pleno, cuando sin capacidad de bloquear decisiones de mayoría calificada, veía impotente cómo el partido Arena aprovechaba la posibilidad de hacer correlación con PCN y PDC y en el período 2003-2006 forzó la elección de dos Cortes distintas.

Esa Asamblea había elegido magistrados en 2003. Llegado 2006, cuando la bancada del FMLN ya se había fracturado y había perdido los 31 escaños que le hubieran permitido evitar mayoría calificada sin su participación, Arena empujó una segunda renovación de la Corte. Esto lo hizo después de ver cómo, en las elecciones legislativas de marzo, los efemelenistas habían logrado el mayor número de diputaciones en su historia: 32. Eso le permitiría al partido de izquierdas asegurarse que en la siguiente legislatura no pudiera tomarse decisiones de mayoría calificada sin su visto bueno. Pero cuando agonizaba la legislatura 2003-2006, la Asamblea montó una sesión plenaria que duró cuatro días, y cuatro de los 31 diputados originales del FMLN habían desertado para integrarse al FDR.

El último día de vida de la Asamblea saliente, el 30 de abril de 2006, Arena logró el nombramiento de los nuevos magistrados con 57 votos, ignorando las críticas efemelenistas de que esa elección trastocaba el sentido de la concatenación de períodos legislativos y de la Corte Suprema de Justicia. Además, el jefe de la bancada efemelenista, Salvador Sánchez Cerén, hizo otro señalamiento que su partido ahora parece querer ignorar: "No nos sentimos satisfechos con que esta elección se haya hecho con el mecanismo de la dispensa de trámites. No compartimos las valoraciones que se han hecho porque de por medio hay una votación popular que se ha ignorado."

Ahora es el partido Arena el que podría estar alegando lo mismo que el FMLN hace seis años. Pero más allá de eso, el FMLN no solo se desdice de su discurso anterior, cuando consideró incorrecto que una misma legislatura nombre a dos Cortes distintas, sino que dos semanas antes de las pasadas elecciones del 11 de marzo, el partido aseguró que no pensaban adelantar la elección de magistrados.

En la nota de El Faro publicada el 29 de febrero, los diputados efemelenistas Roberto Lorenzana, Zoila Quijada y Margarita Velado desestimaron las posibilidades de elección adelantada, asegurando que ese era un tema que la comisión política del FMLN no tenía en agenda y subrayando que ese no es el espíritu de la Constitución al escalonar renovaciones de Asamblea y Corte Suprema. En ese momento, Lorenzana señaló que de acuerdo con el espíritu del constitucionalista a cada legislatura renovada le correspondía renovar Corte Suprema.

Esta semana, sin embargo, el mismo Lorenzana, en una entrevista con la radio Mayavisión, anunció que la Comisió Política del FMLN había decidido buscar la elección inmediata de los cinco nuevos magistrados de la Corte. "Si antes fue válido, ahora tiene que ser válido", argumentó Lorenzana, en referencia a la práctica que a su partido le pareció incorrecta hace seis años.

Según un estudio de Fusades y la Universidad de Salamanca publicado en junio de 2011, detrás de los acuerdos legislativos para nombrar Corte Suprema lo que hay es un reparto de magistraturas. El estudio, "Selección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia", describe cómo desde 1997 lo que ha prevalecido es una distribución de cargos en el máximo tribunal entre los partidos que logran la elección. Funes dijo que a él no le parecía malo que los partidos que logren juntar los votos suficientes hagan la elección adelantada. "Lo que hay que pedirles es que no lo hagan por razones partidarias, sino en beneficio del país", dijo.

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.