Regresar al inicio

Iglesia Católica asegura que medió en un acuerdo de paz entre la MS-13 y el Barrio 18

Carlos Martínez y José Luis Sanz
El Faro / Publicado el 20 de Marzo de 2012
El capellán del ejército, Fabio Colindres, aseguró que la súbita reducción en los homicidios en El Salvador se debe a su mediación entre las dos principales pandillas del país. En la negociación también habría participado el exdiputado del FMLN Raúl Mijango. Ambos aseguraron que el gobierno siempre estuvo al tanto del proceso.

El obispo Fabio Colindres anunció la tarde de este martes, 20 de marzo, que la Iglesia Católica fue mediadora en un pacto sellado los últimos días entre la Mara Salvatrucha-13 y el Barrio 18, las dos mayores pandillas de El Salvador. Según Colindres, que funge como capellán castrense y policial, gracias a su intercesión, los líderes de ambas pandillas, que desde hace décadas libran una sangrienta guerra, acordaron no realizar de aquí en adelante “agresiones mortales” entre ellas.

Desde hace al menos una década, las autoridades de El Salvador aseguran que la MS-13 y la Barrio 18 son responsables de entre el 60% y el 90% de los homicidios en el país. Sin embargo, Colindres dijo que ante sus ojos accedieron a dejar de matar a cambio de nada. Acompañado por el nuncio apostólico, representante oficial del Vaticano en El Salvador, el capellán repitió varias veces que este pacto se debe a la intervención divina: “El terreno estaba maduro. Quedamos sorprendidos de que ellos eran los primeros en darse cuenta de la necesidad de un entendimiento. Se dieron cuenta de que son parte del problema, pero también parte de la solución”, dijo Colindres.

El sacerdote aclaró sin embargo que este pacto no es la única razón que explica el drástico descenso en el número de homicidios -de un promedio de 14 diarios a una media de 5- que se ha registrado en el país durante los últimos 10 días. También lo atribuye al “excelente” trabajo del ministro de Seguridad y Justicia, el general David Munguía Payés. Colindres pidió que esta súbita reducción de criminalidad no sea “motivo de sospechas infundadas para nadie”.

El pasado miércoles 14 de marzo El Faro reveló la existencia de una negociación entre el gobierno de Funes y las dos principales pandillas del país para lograr una reducción de las cifras de homicidios a cambio de contraprestaciones que incluyen mejoras en las condiciones penitenciarias de los líderes de la MS-13 y el Barrio 18. El artículo se sustentaba en fuentes de inteligencia del Estado y miembros del gabinete de Gobierno que vinculaban directamente el traslado de presos desde Zacatecoluca con esa negociación.

El viernes siguiente, el ministro de Seguridad negó las negociaciones y atribuyó la reducción de los homicidios a una mayor “operatividad policial” desde su llegada al cargo el pasado diciembre. Desde entonces hasta ahora, Munguía nunca mencionó que la Iglesia estuviera interviniendo en la búsqueda de un arreglo, en tanto que en la conferencia de prensa de este martes, Colindres se hizo acompañar de un excomandante guerrillero y ex diputado del FMLN a quien presentó como el mediador, y quien aseguró que en todo momento las autoridades de Seguridad estuvieron informadas sobre el proceso.

El anuncio de Colindres se produjo cuatro días después de que Munguía Payés atribuyera en parte a la mediación del capellán el reciente traslado de 30 líderes de la MS y la 18 de la cárcel de máxima seguridad de Zacatecoluca a otras de menor rigor. El ministro dijo que Colindres había intercedido por algunos reos en concreto. Esa misma tarde, entrevistado por La Prensa Gráfica, el sacerdote dijo que él no había pedido tal traslado, sino solicitado mejores cuidados para presos enfermos, sin nombres específicos. Esta vez amplió que había solicitado al gobierno dos cosas: “El gesto humanitario de crear un mecanismo que permita verificar la salud de los prisioneros, y clemencia por ellos”.

Fabio Colindres insistió en desvincular ese traslado del acuerdo de paz. Dijo que los movimientos de presos desde Zacatecoluca se debían a la iniciativa personal del ministro Munguía Payés, y se asombró diciendo: “Cualquiera hubiera dicho que los militares no son capaces de un gesto humanitario”.

En la negociación, según el capellán, también participó el ex comandante guerrillero y ex diputado Raúl Mijango, que en la misma conferencia de prensa realizada en la sede de la Nunciatura Apostólica en San Salvador, dijo haber actuado como “escritor y miembro de la sociedad civil”.

Mijango explicó su participación en el proceso de la siguiente manera: “Ellos (los pandilleros) pidieron que yo fuera parte de los facilitadores porque la mayoría ha leído mis libros (…) de alguna manera, cuando ellos inician el proceso de reflexión (…) apareció mi nombre, me buscaron los familiares de ellos y coincidió con que las familias estaban buscando a monseñor y eso de alguna manera fue permitiendo que naturalmentne nos juntáramos e hiciéramos este esfuerzo”. Aseguró también que Mario Belloso, un ex militante del FMLN preso en Zacatecoluca por el asesinato de dos policías en una manifestación en 2006, recomendó a los pandilleros la mediación del exguerrillero.

Colindres y Mijango describen un supuesto proceso de negociación en el que, dicen, participaron “cientos de pandilleros” en distintos penales del país, pero pese a las reiteradas preguntas de los periodistas ninguno supo explicar las fechas o plazos en los que este se desarrolló ni los actores que presuntamente suscribieron ese acuerdo. Cuando se insistió en que detallaran los nombres de los líderes pandilleros que sellaron el pacto, Colindres dijo: “Nunca hemos tenido el morbo de hacer listas de nombres. La Iglesia ayuda sin rostro. Que tu mano derecha no sepa lo que hace la mano izquierda”. Ambos dijeron que no podían garantizar nada sobre la duración del acuerdo interpandillas.

Mijango, que inició su intervención diciendo “he sido testigo de la construcción de un milagro”, aseguró que el gobierno del presidente Mauricio Funes estuvo informado todo el tiempo del proceso que derivó en el supuesto acuerdo entre la Mara Salvatrucha y el Barrio 18. Relató al menos una reunión en la que habrían participado 50 miembros de ambas pandillas en un mismo lugar dentro del penal de máxima seguridad en Zacatecoluca.

Los dos periodistas que firman esta nota sostuvieron durante 2011 varias entrevistas con líderes del Barrio 18 en el penal de Zacatecoluca. Las autoridades explicaron en aquella ocasión que los protocolos de seguridad del penal hacían imposible reunir a dos o más internos para una entrevista simultánea. Todas las entrevistas con presos de Zacatecoluca se realizaron con el interno esposado y en presencia de al menos cinco personas, entre custodios del sistema penitenciario y efectivos del ejército. Si las mismas medidas de seguridad se hubieran aplicado en las reuniones que describe Mijango esto hubiera implicado amplísimos despliegues de seguridad.

Mijango fue comandante guerrillero del ERP durante la guerra civil salvadoreña. Formó parte de la cuadrilla que dinamitó el puente Cuscatlán el 1 de enero de 1984. Fue diputado del FMLN entre 1997 y 2000 y en 2002 fue expulsado del partido por volcarse al movimiento renovador que encabezaba Facundo Guardado.

En 2009 fue capturado acusado de pertenecer a una banda que robaba tambos de gas propano, imputación de la que fue absuelto por falta de pruebas. También fue acusado de tenencia ilegal de armas de uso privativo de la Fuerza Armada, pero fue exonerado de responsabilidades porque probó que tenía autorización para poseer un fusil AK-47.

Munguía Payés, en sus declaraciones del viernes pasado, adujo tres razones para haber dispuesto que los 30 pandilleros dejaran máxima seguridad: razones humanitarias, el cumplimiento de un 10% de su pena en máxima seguridad, e indicios de que las pandillas podrían intentar un ataque al penal de Zacatecoluca para procurar una fuga masiva.

Fabio Colindres fue expositor en un foro sobre exorcismo en septiembre de 2011. Foto Mauro Arias

Fabio Colindres fue expositor en un foro sobre exorcismo en septiembre de 2011. Foto Mauro Arias

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.