Regresar al inicio

Ovación, el premio que desafía a los artistas

María Luz Nóchez
El Faro / Publicado el 28 de Marzo de 2012
La inventiva, la originalidad y el profesionalismo de los artistas será puesta a prueba una vez más al competir en la contienda por el premio Ovación, galardón que la Fundación Poma y el Teatro Luis Poma entregarán por cuarto año consecutivo. El reto para los artistas es la formulación profesional de un proyecto artístico y cultural relacionado con las artes escénicas.

"El problema no es ganar un premio, sino tener los fondos para desarrollar un proyecto", sentencia el director creativo del Teatro Luis Poma, Roberto Salomón. Es por ello que confiesa sentirse sorprendido de que, ante la queja de los artistas de la falta de fondos, la convocatoria para obtener los $5,000 del Premio Ovación haya sido tan escasa en las tres ediciones anteriores que no ha pasado de seis o siete proyectos a concurso. 

La instauración de este premio data del 2009, a partir de la propuesta que Salomón hiciera a la Fundación Poma. Este es único en el rubro y que tiene como principal objetivo fomentar el desarrollo y la proyección de las artes escénicas a través de un incentivo que favorece su producción. La lógica de concurso es similar a la de una licitación, en donde la calidad, concreción y presupuesto de cada proyecto define el proyecto ganador. 

La formulación de un proyecto con estas características supone un desafío para los artistas. La bailarina y coreógrafa Eunice Payés, ganadora de la edición 2010 de Ovación, reconce el reto: "no estamos acostumbrados a concursar, cada uno tiene su manera de buscar los recursos", aduciendo a esto una de las principales razones por las que exista falta de claridad en las propuestas y los bajos niveles de participación. 

Las disciplinas aptas a participar abarcan las ramas del arte relacionadas con el teatro, que van desde la dramaturgia, actuación, dirección y coreografía, pasando por la escenografía, vestuario y maquillaje, hasta la fotografía y video. Los proyectos presentados pueden orientarse a cursos de capacitación, producción y difusión de obras. La convocatoria se abrió el pasado martes 20 y tiene como fecha límite el 15 de mayo del año en curso.

El interés por la variedad ha estado implícito en las ediciones anteriores y es precisamente eso lo que ha marcado el reto que se han impuesto los tres proyectos ganadores: "La Balada de Jimmy Rosa" puso a prueba al escritor y periodista Jorge Ávalos como productor y dramaturgo; Eunice Payés demostró con “Las Ofelias del mundo” la genialidad de fusionar en un mismo espectáculo el teatro, la música, la danza y el canto. Alejandra Nolasco, en cambio, optó por buscar la especialización a través de una residencia creativa en Argentina con el actor y director Sergio Mercurio, que le facilitará terminar de darle estructura a su proyecto “Niños”.

Para Salomón las propuestas de los dos primeros ganadores han demostrado en las tablas las razones que las hicieron merecedoras del galardón, aunque considera una pena que los autores "no lograran cristalizar que se siguieran presentando las obras después, incluso en otros espacios". Jimmy Rosa solo estuvo dos temporadas en el Teatro Luis Poma.

Payés considera que se deberían revisar las disposiciones administrativas actuales que determinan que el artista no tenga acceso al dinero en efectivo, sino que debe tramitar los costos mediante la administración de la Fundación, lo cual conlleva algunas dificultades al momento de estar ejecutando el proyecto. La bailarina, no obstante, sentencia que este premio debe ser un ejemplo que las instituciones y la empresa privada deberían de retomar, ya que para ella significó un gran aporte a su credibilidad y responsabilidad como artista independiente.

Por su parte, Ávalos agradece "el respaldo humano y social que significa ser el ganador del premio Ovación", considerando además el empuje que este le dio para enfrentarse al desafío que la historia de Jimmy Rosa le suponía. Para René Figueroa, quien presentó el año pasado un proyecto de publicación de un libro de fotografías, "el Premio es un oasis entre tanta escasez de aportes para la creación artística, tanto del sector gubernamental como del privado", y agrega que vio en él una gran oportunidad para aportar al teatro desde su palestra. 

Con ánimo de promover el espíritu de participación, Salomón anunció que para esta edición los participantes que lo soliciten contarán con la asesoría del escritor Jorge Ávalos y del periodista José Luis Sanz. Esta ayuda consistirá en una sesión en donde se convocará a los interesados para orientarlos a la correcta formulación de proyectos.

El jurado constará nuevamente de cinco personas que están empapadas en materia cultural y artística, y tendrá tres semanas para evaluar y calificar las propuestas, entre las cuales se elegirá a la que será reconocida en la premiación el próximo 12 de junio. Aunque no se atreve a revelar nombres, Salomón está convencido de la importancia de tener un jurado constante y de poder contar con la participación de personas extranjeras que tengan una visión de teatro distinta a la de El Salvador.

Un repaso por los proyectos ganadores 

Estimado lector: nuestro sistema de comentarios está siendo actualizado y esperamos tenerlo de regreso en la brevedad posible. Nos disculpamos por los inconvenientes y agradecemos su comprensión.
Lo sentimos, esta nota no tiene comentarios habilitados.